Vic­to­ria Popu­lar: Cona­tel sacó del aire dos tele­no­ve­las colom­bia­nas – Apo­rrea

Los seria­dos y las nove­las inter­na­cio­na­les domi­nan la pan­ta­lla de las tele­vi­so­ras pri­va­das en Venezuela.Basta con estar unos minu­tos con­trol en mano y fren­te al tele­vi­sor para hacer la prue­ba. Los cor­tes publi­ci­ta­rios entre un pro­gra­ma y otro hablan por sí solos. Pro­duc­cio­nes colom­bia­nas, mexi­ca­nas y esta­dou­ni­den­ses con­for­man la parri­lla de pro­gra­mas de cor­te dra­má­ti­co. Dos cana­les, Tele­ven y Vene­vi­sión, son ejem­plo de esta reali­dad.

Trá­fi­co y con­su­mo de dro­gas. Sexo. Vio­len­cia urba­na y car­ce­la­ria. Pros­ti­tu­ción juve­nil. Son algu­nos de los temas recu­rren­tes que mues­tran los dra­má­ti­cos trans­mi­ti­dos. El per­so­na­je prin­ci­pal de la tele­no­ve­la El Capo, pro­du­ci­da por Fox­Te­le­co­lom­bia para RCN, se pre­sen­ta como un hom­bre astu­to que lle­va 25 años bur­lán­do­se de la Ley. Pedro Pablo León Jara­mi­llo no cree en el amor y se asu­me como due­ño del des­tino. Mien­tras que Rosa­rio, pro­ta­go­nis­ta de la tele­no­ve­la Rosa­rio Tije­ras, pro­du­ci­da por Tele­set para RCN, está basa­da en la vida de los sica­rios colom­bia­nos. Ella es una joven ase­si­na y nar­co­tra­fi­can­te.

VIOLACIÓN DE LA LEY RESORTE
Ambas tele­no­ve­las colom­bia­nas salie­ron del aire el pasa­do jue­ves 28 de octu­bre. El Capo se trans­mi­tía por Tele­ven a par­tir de las 10:50 pm, y Rosa­rio Tije­ras era tele­vi­sa­da por Vene­vi­sión des­de las 11:00 pm. El Esta­do vene­zo­lano, a tra­vés de la Comi­sión Nacio­nal de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (Cona­tel), decre­tó la sus­pen­sión por­que su con­te­ni­do vio­la la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Social en Radio y Tele­vi­sión (Resor­te).

La Ley Resor­te es un ins­tru­men­to jurí­di­co vigen­te des­de hace seis años. Se creó con la inten­ción de esta­ble­cer, en la difu­sión y recep­ción de men­sa­jes, la res­pon­sa­bi­li­dad social de los pres­ta­do­res de los ser­vi­cios de radio y tele­vi­sión, los anun­cian­tes, los pro­duc­to­res nacio­na­les inde­pen­dien­tes y los usua­rios y usua­rias. Todo ello, con el obje­ti­vo de “pro­mo­ver la jus­ti­cia social y de con­tri­buir con la for­ma­ción de la ciu­da­da­nía, la demo­cra­cia, la paz, los dere­chos huma­nos, la cul­tu­ra, la edu­ca­ción, la salud, el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co de la Nación”, reza la ley.

El artícu­lo 6 de la Ley Resor­te defi­ne los ele­men­tos cla­si­fi­ca­dos: len­gua­je, salud, sexo y vio­len­cia. Segui­da­men­te el artícu­lo 7 se refie­re a los tipos, blo­ques y res­tric­cio­nes por hora­rio, y en su nume­ral 3 defi­ne el Hora­rio Adul­to como “aquel don­de se podrá difun­dir men­sa­jes que están diri­gi­dos exclu­si­va­men­te para per­so­nas adul­tas, mayo­res de die­cio­cho años de edad”. Sin embar­go, nin­gún artícu­lo per­mi­te aten­tar con­tra la pobla­ción a tra­vés de los con­te­ni­dos tele­vi­sa­dos. Tam­bién, indi­ca que “duran­te el hora­rio Todo Usua­rio, no está per­mi­ti­da la difu­sión de: men­sa­jes que con­ten­gan ele­men­tos de len­gua­je tipo “B” y “C”, ele­men­tos de salud tipo “B”, “C” y “D”, ele­men­tos sexua­les tipo “B”, “C” y “D” ni ele­men­tos de vio­len­cia tipo “C”, “D” y “E”.

No es la pri­me­ra vez que un país lati­no­ame­ri­cano cesa la tras­mi­sión de tele­no­ve­las de cor­te vio­len­to. En junio de este año, el canal TC Tele­vi­sión, de Ecua­dor, tam­bién sus­pen­dió Rosa­rio Tije­ras, debi­do a su alto con­te­ni­do de esce­nas vio­len­tas y por hacer apo­lo­gía al nar­co­trá­fi­co.

LIGEREZA MEDIÁTICA

Para Vene­vi­sión y Tele­ven, ha sido sufi­cien­te colo­car cin­ti­llos que aler­tan al tele­vi­den­te con el men­sa­je: “Hora­rio sólo para adul­tas y adul­tos” o “Si son vis­tas por meno­res de edad, deben hacer­lo con la super­vi­sión de sus madres, padres o adul­tos res­pon­sa­bles”, como lo denun­ció el pasa­do miér­co­les 27 de octu­bre, a tra­vés de un comu­ni­ca­do ofi­cial, el Cen­tro de Estu­dios sobre Cre­ci­mien­to y Desa­rro­llo de la Pobla­ción, ente ads­cri­to al Minis­te­rio del Poder Popu­lar para las Comu­nas y Pro­tec­ción Social. “Des­de tem­pra­nas horas del día se tras­mi­ten pro­mo­cio­nes o avan­ces de esas tele­no­ve­las con esce­nas de vio­len­cia, len­gua­je mani­pu­la­dor y con­te­ni­dos agre­si­vos que pue­den esti­mu­lar a la audien­cia una visión favo­ra­ble o posi­ti­va de esas situa­cio­nes. La impo­si­bi­li­dad de que muchas madres, padres y repre­sen­tan­tes con­tro­len la pre­sen­cia de esas imá­ge­nes en la pan­ta­lla, por encon­trar­se fue­ra del hogar gene­ral­men­te en fun­cio­nes labo­ra­les, com­pli­ca la situa­ción y agra­va la influen­cia noci­va de los mis­mos”, reza el comu­ni­ca­do titu­la­do Nar­co­no­ve­las, dro­gas y sexo.

LOS NIÑOS SON VÍCTIMAS

La Fun­da­ción de la Emba­ja­da de los Niños, orga­nis­mo pre­si­di­do por Gui­ller­mo Barao­na, sos­tie­ne que ambas pro­duc­cio­nes vio­lan los dere­chos de los niños, niñas y ado­les­cen­tes, con­tem­pla­dos en la Ley Orgá­ni­ca para la Pro­tec­ción de los Niños, Niñas y Ado­les­cen­tes (Lop­na). En su artícu­lo 79, refie­re las prohi­bi­cio­nes para la “Pro­tec­ción de los Dere­chos de Infor­ma­ción y a un Entorno Sano”. El párra­fo C prohi­be difun­dir, duran­te la pro­gra­ma­ción diri­gi­da a los niños y ado­les­cen­tes o a todo públi­co, pro­gra­mas, men­sa­jes, publi­ci­dad o pro­mo­cio­nes de cual­quier índo­le que pro­mue­van terror en los niños y ado­les­cen­tes.

“No esca­ti­man recur­sos ni hora­rios para bom­bar­dear nues­tra infan­cia, nues­tra juven­tud y a algu­nos mayo­res que, de algu­na mane­ra muy con­fun­di­da, se recrean vien­do este tipo de nove­las alta­men­te con­ta­mi­nan­tes a los bue­nos prin­ci­pios”, reza la misi­va de fecha 26-10-2010 envia­da a Ciu­dad CCS por la Fun­da­ción Emba­ja­da de los Niños.

La preo­cu­pa­ción por la trans­mi­sión de estos espa­cios ya había sido mani­fes­ta­da el pasa­do jue­ves 21 de octu­bre por el dipu­tado Manuel Villal­ba, pre­si­den­te de la Comi­sión Per­ma­nen­te de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Comu­ni­ca­ción Social de la Asam­blea Nacio­nal. El par­la­men­ta­rio indi­có que duran­te el hora­rio “Todo Usua­rio” algu­nos cana­les pri­va­dos trans­mi­ten pro­gra­mas vio­len­tos y con una fuer­te car­ga sexual.

“Esta­mos fren­te a una tele­vi­sión mal con­ce­bi­da. No pue­de ser que a los medios sólo les impor­te el rating. En vez de trans­mi­tir este tipo de pro­gra­mas vio­len­tos, debe­rían res­ca­tar los clá­si­cos vene­zo­la­nos”, sos­tu­vo.

ORGANIZACIÓN DE USUARIOS

El repre­sen­tan­te de las Orga­ni­za­cio­nes de Usua­rios y Usua­rias (OUU) ante el Direc­to­rio de Res­pon­sa­bi­li­dad Social en Radio y Tele­vi­sión, Samir Luzar­do, sos­tu­vo que hay una defor­ma­ción de la tele­vi­sión. “La pro­duc­ción extran­je­ra ocu­pa los espa­cios. Son, ade­más, tele­no­ve­las que pro­mo­cio­nan anti­va­lo­res en hora­rio este­lar”, dijo.

Agre­gó que según la Ley Resor­te, cin­co horas de la trans­mi­sión tele­vi­si­va deben estar dedi­ca­das a la pro­duc­ción inde­pen­dien­te. “Los usua­rios debe­mos exi­gir que se abran esos espa­cios y, ade­más, los fun­cio­na­rios del Esta­do deben velar por el cum­pli­mien­to”, apun­tó.

Arley de la Rot­ta, voce­ro de los Pro­duc­to­res Nacio­na­les Inde­pen­dien­tes, con­si­de­ró posi­ti­va la medi­da. “El pue­blo tenía que pro­tes­tar la gro­se­ra pro­gra­ma­ción de Tele­ven y Vene­vi­sión”, dijo. Aña­dió la impor­tan­cia de impul­sar la pro­duc­ción nacio­nal inde­pen­dien­te en las tele­vi­so­ras pri­va­das. “Las auto­ri­da­des deben hacer cum­plir la Ley Resor­te. En esos medios ni siquie­ra las reci­ben”, ase­ve­ró.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Influen­cia de los con­te­ni­dos vio­len­tos

El Cen­tro de Estu­dios Sobre Cre­ci­mien­to y Desa­rro­llo de la Pobla­ción Vene­zo­la­na deter­mi­nó en el comu­ni­ca­do “Nar­co­no­ve­las, Dro­gas y Sexo”, publi­ca­do el pasa­do miér­co­les 27 en varios medios de comu­ni­ca­ción, algu­nos efec­tos de las tele­no­ve­las que hacen énfa­sis en el tema de la vio­len­cia.

> Las niñas y los niños pre­sen­tan tem­pra­na­men­te con­duc­tas de imi­ta­ción. Sin embar­go, no pue­den ser selec­ti­vos en los obje­tos que imi­tan, por lo cual no es extra­ño que mode­len a los per­so­na­jes que obser­van en las pan­ta­llas de tele­vi­sión. Cuan­do estos mode­los son ejem­plos de des­via­ción o pato­lo­gía indi­vi­dual y social, los efec­tos sobre la men­te y la per­so­na­li­dad infan­til pue­den ser devas­ta­do­res.

> Las y los ado­les­cen­tes en la cons­tan­te bús­que­da de reafir­mar su iden­ti­dad, son muy sus­cep­ti­bles a la influen­cia de mode­los socia­les. Cuan­do éstos se pre­sen­tan con atrac­ti­vos rela­cio­na­dos con la des­inhi­bi­ción de con­duc­tas, el sen­ti­mien­to de eufo­ria y omni­po­ten­cia, el reco­no­ci­mien­to social, el com­por­ta­mien­to aser­ti­vo en gru­pos de pares, el afán de seme­jar­se a las per­so­nas mayo­res, se incre­men­ta el daño a la per­so­na­li­dad de la y el menor en for­ma­ción y favo­re­ce el ini­cio de con­su­mo de sus­tan­cias adic­ti­vas.

> Neu­ro­ló­gi­ca­men­te, el cere­bro de niñas, niños y ado­les­cen­tes, no ha desa­rro­lla­do aún la capa­ci­dad de con­tro­lar cier­tos impul­sos debi­do a su inex­pe­rien­cia. Esta con­di­ción des­pier­ta su curio­si­dad indis­cri­mi­na­da, las y los inci­ta a la expe­ri­men­ta­ción de situa­cio­nes nove­do­sas que los hace vul­ne­ra­bles a adqui­rir hábi­tos noci­vos y posi­bles adic­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *