Vic­to­ria Popu­lar: Cona­tel sacó del aire dos tele­no­ve­las colom­bia­nas – Aporrea

Los seria­dos y las nove­las inter­na­cio­na­les domi­nan la pan­ta­lla de las tele­vi­so­ras pri­va­das en Venezuela.Basta con estar unos minu­tos con­trol en mano y fren­te al tele­vi­sor para hacer la prue­ba. Los cor­tes publi­ci­ta­rios entre un pro­gra­ma y otro hablan por sí solos. Pro­duc­cio­nes colom­bia­nas, mexi­ca­nas y esta­dou­ni­den­ses con­for­man la parri­lla de pro­gra­mas de cor­te dra­má­ti­co. Dos cana­les, Tele­ven y Vene­vi­sión, son ejem­plo de esta realidad.

Trá­fi­co y con­su­mo de dro­gas. Sexo. Vio­len­cia urba­na y car­ce­la­ria. Pros­ti­tu­ción juve­nil. Son algu­nos de los temas recu­rren­tes que mues­tran los dra­má­ti­cos trans­mi­ti­dos. El per­so­na­je prin­ci­pal de la tele­no­ve­la El Capo, pro­du­ci­da por Fox­Te­le­co­lom­bia para RCN, se pre­sen­ta como un hom­bre astu­to que lle­va 25 años bur­lán­do­se de la Ley. Pedro Pablo León Jara­mi­llo no cree en el amor y se asu­me como due­ño del des­tino. Mien­tras que Rosa­rio, pro­ta­go­nis­ta de la tele­no­ve­la Rosa­rio Tije­ras, pro­du­ci­da por Tele­set para RCN, está basa­da en la vida de los sica­rios colom­bia­nos. Ella es una joven ase­si­na y narcotraficante.

VIOLACIÓN DE LA LEY RESORTE
Ambas tele­no­ve­las colom­bia­nas salie­ron del aire el pasa­do jue­ves 28 de octu­bre. El Capo se trans­mi­tía por Tele­ven a par­tir de las 10:50 pm, y Rosa­rio Tije­ras era tele­vi­sa­da por Vene­vi­sión des­de las 11:00 pm. El Esta­do vene­zo­lano, a tra­vés de la Comi­sión Nacio­nal de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (Cona­tel), decre­tó la sus­pen­sión por­que su con­te­ni­do vio­la la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Social en Radio y Tele­vi­sión (Resor­te).

La Ley Resor­te es un ins­tru­men­to jurí­di­co vigen­te des­de hace seis años. Se creó con la inten­ción de esta­ble­cer, en la difu­sión y recep­ción de men­sa­jes, la res­pon­sa­bi­li­dad social de los pres­ta­do­res de los ser­vi­cios de radio y tele­vi­sión, los anun­cian­tes, los pro­duc­to­res nacio­na­les inde­pen­dien­tes y los usua­rios y usua­rias. Todo ello, con el obje­ti­vo de “pro­mo­ver la jus­ti­cia social y de con­tri­buir con la for­ma­ción de la ciu­da­da­nía, la demo­cra­cia, la paz, los dere­chos huma­nos, la cul­tu­ra, la edu­ca­ción, la salud, el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co de la Nación”, reza la ley.

El artícu­lo 6 de la Ley Resor­te defi­ne los ele­men­tos cla­si­fi­ca­dos: len­gua­je, salud, sexo y vio­len­cia. Segui­da­men­te el artícu­lo 7 se refie­re a los tipos, blo­ques y res­tric­cio­nes por hora­rio, y en su nume­ral 3 defi­ne el Hora­rio Adul­to como “aquel don­de se podrá difun­dir men­sa­jes que están diri­gi­dos exclu­si­va­men­te para per­so­nas adul­tas, mayo­res de die­cio­cho años de edad”. Sin embar­go, nin­gún artícu­lo per­mi­te aten­tar con­tra la pobla­ción a tra­vés de los con­te­ni­dos tele­vi­sa­dos. Tam­bién, indi­ca que “duran­te el hora­rio Todo Usua­rio, no está per­mi­ti­da la difu­sión de: men­sa­jes que con­ten­gan ele­men­tos de len­gua­je tipo “B” y “C”, ele­men­tos de salud tipo “B”, “C” y “D”, ele­men­tos sexua­les tipo “B”, “C” y “D” ni ele­men­tos de vio­len­cia tipo “C”, “D” y “E”.

No es la pri­me­ra vez que un país lati­no­ame­ri­cano cesa la tras­mi­sión de tele­no­ve­las de cor­te vio­len­to. En junio de este año, el canal TC Tele­vi­sión, de Ecua­dor, tam­bién sus­pen­dió Rosa­rio Tije­ras, debi­do a su alto con­te­ni­do de esce­nas vio­len­tas y por hacer apo­lo­gía al narcotráfico.

LIGEREZA MEDIÁTICA

Para Vene­vi­sión y Tele­ven, ha sido sufi­cien­te colo­car cin­ti­llos que aler­tan al tele­vi­den­te con el men­sa­je: “Hora­rio sólo para adul­tas y adul­tos” o “Si son vis­tas por meno­res de edad, deben hacer­lo con la super­vi­sión de sus madres, padres o adul­tos res­pon­sa­bles”, como lo denun­ció el pasa­do miér­co­les 27 de octu­bre, a tra­vés de un comu­ni­ca­do ofi­cial, el Cen­tro de Estu­dios sobre Cre­ci­mien­to y Desa­rro­llo de la Pobla­ción, ente ads­cri­to al Minis­te­rio del Poder Popu­lar para las Comu­nas y Pro­tec­ción Social. “Des­de tem­pra­nas horas del día se tras­mi­ten pro­mo­cio­nes o avan­ces de esas tele­no­ve­las con esce­nas de vio­len­cia, len­gua­je mani­pu­la­dor y con­te­ni­dos agre­si­vos que pue­den esti­mu­lar a la audien­cia una visión favo­ra­ble o posi­ti­va de esas situa­cio­nes. La impo­si­bi­li­dad de que muchas madres, padres y repre­sen­tan­tes con­tro­len la pre­sen­cia de esas imá­ge­nes en la pan­ta­lla, por encon­trar­se fue­ra del hogar gene­ral­men­te en fun­cio­nes labo­ra­les, com­pli­ca la situa­ción y agra­va la influen­cia noci­va de los mis­mos”, reza el comu­ni­ca­do titu­la­do Nar­co­no­ve­las, dro­gas y sexo.

LOS NIÑOS SON VÍCTIMAS

La Fun­da­ción de la Emba­ja­da de los Niños, orga­nis­mo pre­si­di­do por Gui­ller­mo Barao­na, sos­tie­ne que ambas pro­duc­cio­nes vio­lan los dere­chos de los niños, niñas y ado­les­cen­tes, con­tem­pla­dos en la Ley Orgá­ni­ca para la Pro­tec­ción de los Niños, Niñas y Ado­les­cen­tes (Lop­na). En su artícu­lo 79, refie­re las prohi­bi­cio­nes para la “Pro­tec­ción de los Dere­chos de Infor­ma­ción y a un Entorno Sano”. El párra­fo C prohi­be difun­dir, duran­te la pro­gra­ma­ción diri­gi­da a los niños y ado­les­cen­tes o a todo públi­co, pro­gra­mas, men­sa­jes, publi­ci­dad o pro­mo­cio­nes de cual­quier índo­le que pro­mue­van terror en los niños y adolescentes.

“No esca­ti­man recur­sos ni hora­rios para bom­bar­dear nues­tra infan­cia, nues­tra juven­tud y a algu­nos mayo­res que, de algu­na mane­ra muy con­fun­di­da, se recrean vien­do este tipo de nove­las alta­men­te con­ta­mi­nan­tes a los bue­nos prin­ci­pios”, reza la misi­va de fecha 26-10-2010 envia­da a Ciu­dad CCS por la Fun­da­ción Emba­ja­da de los Niños.

La preo­cu­pa­ción por la trans­mi­sión de estos espa­cios ya había sido mani­fes­ta­da el pasa­do jue­ves 21 de octu­bre por el dipu­tado Manuel Villal­ba, pre­si­den­te de la Comi­sión Per­ma­nen­te de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Comu­ni­ca­ción Social de la Asam­blea Nacio­nal. El par­la­men­ta­rio indi­có que duran­te el hora­rio “Todo Usua­rio” algu­nos cana­les pri­va­dos trans­mi­ten pro­gra­mas vio­len­tos y con una fuer­te car­ga sexual.

“Esta­mos fren­te a una tele­vi­sión mal con­ce­bi­da. No pue­de ser que a los medios sólo les impor­te el rating. En vez de trans­mi­tir este tipo de pro­gra­mas vio­len­tos, debe­rían res­ca­tar los clá­si­cos vene­zo­la­nos”, sostuvo.

ORGANIZACIÓN DE USUARIOS

El repre­sen­tan­te de las Orga­ni­za­cio­nes de Usua­rios y Usua­rias (OUU) ante el Direc­to­rio de Res­pon­sa­bi­li­dad Social en Radio y Tele­vi­sión, Samir Luzar­do, sos­tu­vo que hay una defor­ma­ción de la tele­vi­sión. “La pro­duc­ción extran­je­ra ocu­pa los espa­cios. Son, ade­más, tele­no­ve­las que pro­mo­cio­nan anti­va­lo­res en hora­rio este­lar”, dijo.

Agre­gó que según la Ley Resor­te, cin­co horas de la trans­mi­sión tele­vi­si­va deben estar dedi­ca­das a la pro­duc­ción inde­pen­dien­te. “Los usua­rios debe­mos exi­gir que se abran esos espa­cios y, ade­más, los fun­cio­na­rios del Esta­do deben velar por el cum­pli­mien­to”, apuntó.

Arley de la Rot­ta, voce­ro de los Pro­duc­to­res Nacio­na­les Inde­pen­dien­tes, con­si­de­ró posi­ti­va la medi­da. “El pue­blo tenía que pro­tes­tar la gro­se­ra pro­gra­ma­ción de Tele­ven y Vene­vi­sión”, dijo. Aña­dió la impor­tan­cia de impul­sar la pro­duc­ción nacio­nal inde­pen­dien­te en las tele­vi­so­ras pri­va­das. “Las auto­ri­da­des deben hacer cum­plir la Ley Resor­te. En esos medios ni siquie­ra las reci­ben”, aseveró.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Influen­cia de los con­te­ni­dos violentos

El Cen­tro de Estu­dios Sobre Cre­ci­mien­to y Desa­rro­llo de la Pobla­ción Vene­zo­la­na deter­mi­nó en el comu­ni­ca­do “Nar­co­no­ve­las, Dro­gas y Sexo”, publi­ca­do el pasa­do miér­co­les 27 en varios medios de comu­ni­ca­ción, algu­nos efec­tos de las tele­no­ve­las que hacen énfa­sis en el tema de la violencia.

> Las niñas y los niños pre­sen­tan tem­pra­na­men­te con­duc­tas de imi­ta­ción. Sin embar­go, no pue­den ser selec­ti­vos en los obje­tos que imi­tan, por lo cual no es extra­ño que mode­len a los per­so­na­jes que obser­van en las pan­ta­llas de tele­vi­sión. Cuan­do estos mode­los son ejem­plos de des­via­ción o pato­lo­gía indi­vi­dual y social, los efec­tos sobre la men­te y la per­so­na­li­dad infan­til pue­den ser devastadores.

> Las y los ado­les­cen­tes en la cons­tan­te bús­que­da de reafir­mar su iden­ti­dad, son muy sus­cep­ti­bles a la influen­cia de mode­los socia­les. Cuan­do éstos se pre­sen­tan con atrac­ti­vos rela­cio­na­dos con la des­inhi­bi­ción de con­duc­tas, el sen­ti­mien­to de eufo­ria y omni­po­ten­cia, el reco­no­ci­mien­to social, el com­por­ta­mien­to aser­ti­vo en gru­pos de pares, el afán de seme­jar­se a las per­so­nas mayo­res, se incre­men­ta el daño a la per­so­na­li­dad de la y el menor en for­ma­ción y favo­re­ce el ini­cio de con­su­mo de sus­tan­cias adictivas.

> Neu­ro­ló­gi­ca­men­te, el cere­bro de niñas, niños y ado­les­cen­tes, no ha desa­rro­lla­do aún la capa­ci­dad de con­tro­lar cier­tos impul­sos debi­do a su inex­pe­rien­cia. Esta con­di­ción des­pier­ta su curio­si­dad indis­cri­mi­na­da, las y los inci­ta a la expe­ri­men­ta­ción de situa­cio­nes nove­do­sas que los hace vul­ne­ra­bles a adqui­rir hábi­tos noci­vos y posi­bles adicciones.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.