El sis­te­ma está des­com­pues­to”, tema de los par­ti­dos en EEUU para ganar votos – La Jornada

En toda elec­ción esta­du­ni­den­se, los can­di­da­tos ‑tan­to los que bus­can la relec­ción como sus opo­nen­tes- coin­ci­den en que el “sis­te­ma está descompuesto”.

Si uno revi­sa los espots polí­ti­cos, o escu­cha los dis­cur­sos, tan­to de un polí­ti­co que ha pasa­do déca­das como par­te del gobierno en Washing­ton, o los que desean lle­gar, casi sin excep­ción son varia­cio­nes sobre el mis­mo tema: se requie­re “com­po­ner” el sis­te­ma, o como lo repe­tía el enton­ces can­di­da­to pre­si­den­cial Barack Oba­ma jun­to con miles de polí­ti­cos más, se nece­si­ta “cam­biar” Washington.

En los comi­cios inter­me­dios que cul­mi­na­rán el 2 de noviem­bre, éste es una vez más el tema, emplea­do tan­to por dere­chis­tas, con­ser­va­do­res mode­ra­dos, libe­ra­les y pro­gre­sis­tas. Casi todos denun­cian la influen­cia de los “intere­ses espe­cia­les” en con­ta­mi­nar la polí­ti­ca, reco­no­cen la frus­tra­ción del elec­to­ra­do y su fal­ta de con­fian­za en los polí­ti­cos, pro­me­ten ser agen­tes del cam­bio y repre­sen­tar, esta vez sí, los intere­ses de la mayo­ría, del pueblo.

Y cla­ro, acu­san a sus con­trin­can­tes de sacri­fi­car los intere­ses del país para el bene­fi­cio de unos cuan­tos, y en esta elec­ción, algu­nos acu­san que sus con­trin­can­tes son casi trai­do­res al no defen­der los prin­ci­pios “fun­da­men­ta­les” del país. Duran­te meses, can­di­da­tos con­ser­va­do­res y ultra­de­re­chis­tas han emplea­do las imá­ge­nes de Sta­lin y Hitler para alu­dir a Oba­ma, como las pala­bras “socia­lis­ta” y “musul­mán”, com­bi­nan­do así los dos tér­mi­nos más “tóxi­cos” en el deba­te polí­ti­co estadounidense.

Aho­ra, has­ta los chi­nos y Mao (de quien ya ni en Chi­na se encuen­tra su ima­gen) son emplea­dos en el deba­te elec­to­ral sobre qué tan des­com­pues­to está el sis­te­ma. Uno de los espots más efec­ti­vos es el de un gru­po con­ser­va­dor, Citi­zens Against Govern­ment Was­te, que se opo­ne al gas­to social fede­ral y los impues­tos. El espot tras­mi­ti­do por tele­vi­sión en varias regio­nes (Nue­va York inclui­do) empie­za en una enor­me sala, y se infor­ma que esta­mos en Pekín en el año 2030. Un “pro­fe­sor” sube al podio fren­te a cien­tos de estu­dian­tes, y pre­gun­ta ¿por qué fra­ca­san las gran­des nacio­nes como los grie­gos, el impe­rio romano, el bri­tá­ni­co y Esta­dos Uni­dos? En chino (con rótu­los en inglés) res­pon­de que todos come­ten el mis­mo error: vio­lan sus prin­ci­pios fun­da­men­ta­les. Así Esta­dos Uni­dos que ‑todo en ten­so pasa­do- inten­tó gas­tar y gra­var para salir de una gran rece­sión con un lla­ma­do gas­to de estí­mu­lo, cam­biar su sis­te­ma de salud, “la toma de indus­trias ente­ras por el gobierno”, y una deu­da aplastante.

Con­ti­núa, ante una enor­me ima­gen de Mao, y de las ban­de­ras rojas nacio­na­les: “Cla­ro, noso­tros éra­mos due­ños de la mayo­ría de su deu­da” y con una risa, con­clu­ye: “y aho­ra ellos tra­ba­jan para noso­tros”, y esta­lla una gran car­ca­ja­da colec­ti­va de los estu­dian­tes (http://​swi​ne​li​ne​.org/​m​e​d​ia/).

Den­tro de una cri­sis eco­nó­mi­ca y la cre­cien­te ansie­dad, his­tó­ri­ca­men­te la dere­cha ha sido muy efec­ti­va en pro­mo­ver una agen­da racis­ta y xeno­fó­bi­ca, y pide “res­ca­tar” el país de las ame­na­zas exter­nas. En estas con­tien­das, varios can­di­da­tos dere­chis­tas han logra­do mani­pu­lar el racis­mo y la xeno­fo­bia, algo que se les faci­li­ta con el hecho de que el pre­si­den­te es afroestadunidense.

Como resul­ta­do, se pro­nos­ti­ca el triun­fo de dece­nas de can­di­da­tos de la ultra­de­re­chis­ta corrien­te repu­bli­ca­na Tea Party. Tam­po­co se pue­de des­car­tar que alguien como Tom Tan­cre­do, quien es tal vez la figu­ra polí­ti­ca antin­mi­gran­te más famo­sa del país, sor­pren­da al ganar la elec­ción para gober­na­dor en Colo­ra­do (esta­do con 20 por cien­to de lati­nos en su pobla­ción), y don­de los demó­cra­tas cele­bra­ron su últi­ma con­ven­ción polí­ti­ca nacional.

Fren­te a estas ame­na­zas, cuan­do fal­tan cua­tro días para la elec­ción, Oba­ma con­ti­nuó este vier­nes su exten­sa e inten­sa gira por varias esqui­nas del país y visi­ta­rá ciu­da­des en Vir­gi­nia, Con­nec­ti­cut, Pen­sil­va­nia e Illi­nois para pro­mo­ver el voto para los demó­cra­tas y tra­tar de redu­cir los daños pro­nos­ti­ca­dos para su par­ti­do. Los ana­lis­tas elec­to­ra­les más des­ta­ca­dos del país, como el Cook Poli­ti­cal Report, con­si­de­ran aho­ra que los demó­cra­tas podrían per­der has­ta 65 esca­ños en la cáma­ra baja (los repu­bli­ca­nos nece­si­tan una ganar un total neto de 39 para lograr la mayoría).

Por supues­to, todos advier­ten que lo que está ame­na­za­do es la “liber­tad”, esa pala­bra sagra­da de la retó­ri­ca polí­ti­ca aquí y, por tan­to, para sal­var­la se requie­re un “cam­bio” para com­po­ner el sis­te­ma (o con­ti­nuar con el “cam­bio” que Oba­ma dice pro­me­ter). Pero resul­ta que, como dijo un cómi­co aquí, jugan­do con las pala­bras en inglés “free­dom isn’t free or cheap” ‑la liber­tad no es gra­tui­ta ni barata.

Las elec­cio­nes inter­me­dias para “cam­biar”, “com­po­ner” y “res­ca­tar” al país serán las más caras de su tipo en la his­to­ria, dice el Cen­ter for Res­pon­si­ve Poli­tics ‑espe­cia­li­za­do en ras­trear fon­dos en el ciclo elec­to­ral- que las cifra en más de 3.7 mil millo­nes. The Washing­ton Post repor­ta que sólo los can­di­da­tos para la cáma­ra y el Sena­do están por gas­tar más que 2 mil millo­nes, unos 4 millo­nes para cada esca­ño que está en jue­go este año.

Gran par­te de estos fon­dos pro­vie­nen de empre­sas y mul­ti­mi­llo­na­rios, jun­to con algu­nos sin­di­ca­tos y aso­cia­cio­nes polí­ti­cas, que cada ciclo elec­to­ral lubri­can con dóla­res la maqui­na­ria “demo­crá­ti­ca”. Muchos de ellos son jus­to los que se han bene­fi­cia­do con lo que los polí­ti­cos repe­ti­da­men­te lla­man un “sis­te­ma des­com­pues­to”. Más bien, a veces, este sis­te­ma pare­ce estar muy com­pues­to, para algunos.

David Brooks

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *