El sis­te­ma está des­com­pues­to”, tema de los par­ti­dos en EEUU para ganar votos – La Jornada

En toda elec­ción esta­du­ni­den­se, los can­di­da­tos ‑tan­to los que bus­can la relec­ción como sus opo­nen­tes- coin­ci­den en que el “sis­te­ma está descompuesto”.

Si uno revi­sa los espots polí­ti­cos, o escu­cha los dis­cur­sos, tan­to de un polí­ti­co que ha pasa­do déca­das como par­te del gobierno en Washing­ton, o los que desean lle­gar, casi sin excep­ción son varia­cio­nes sobre el mis­mo tema: se requie­re “com­po­ner” el sis­te­ma, o como lo repe­tía el enton­ces can­di­da­to pre­si­den­cial Barack Oba­ma jun­to con miles de polí­ti­cos más, se nece­si­ta “cam­biar” Washington.

En los comi­cios inter­me­dios que cul­mi­na­rán el 2 de noviem­bre, éste es una vez más el tema, emplea­do tan­to por dere­chis­tas, con­ser­va­do­res mode­ra­dos, libe­ra­les y pro­gre­sis­tas. Casi todos denun­cian la influen­cia de los “intere­ses espe­cia­les” en con­ta­mi­nar la polí­ti­ca, reco­no­cen la frus­tra­ción del elec­to­ra­do y su fal­ta de con­fian­za en los polí­ti­cos, pro­me­ten ser agen­tes del cam­bio y repre­sen­tar, esta vez sí, los intere­ses de la mayo­ría, del pueblo.

Y cla­ro, acu­san a sus con­trin­can­tes de sacri­fi­car los intere­ses del país para el bene­fi­cio de unos cuan­tos, y en esta elec­ción, algu­nos acu­san que sus con­trin­can­tes son casi trai­do­res al no defen­der los prin­ci­pios “fun­da­men­ta­les” del país. Duran­te meses, can­di­da­tos con­ser­va­do­res y ultra­de­re­chis­tas han emplea­do las imá­ge­nes de Sta­lin y Hitler para alu­dir a Oba­ma, como las pala­bras “socia­lis­ta” y “musul­mán”, com­bi­nan­do así los dos tér­mi­nos más “tóxi­cos” en el deba­te polí­ti­co estadounidense.

Aho­ra, has­ta los chi­nos y Mao (de quien ya ni en Chi­na se encuen­tra su ima­gen) son emplea­dos en el deba­te elec­to­ral sobre qué tan des­com­pues­to está el sis­te­ma. Uno de los espots más efec­ti­vos es el de un gru­po con­ser­va­dor, Citi­zens Against Govern­ment Was­te, que se opo­ne al gas­to social fede­ral y los impues­tos. El espot tras­mi­ti­do por tele­vi­sión en varias regio­nes (Nue­va York inclui­do) empie­za en una enor­me sala, y se infor­ma que esta­mos en Pekín en el año 2030. Un “pro­fe­sor” sube al podio fren­te a cien­tos de estu­dian­tes, y pre­gun­ta ¿por qué fra­ca­san las gran­des nacio­nes como los grie­gos, el impe­rio romano, el bri­tá­ni­co y Esta­dos Uni­dos? En chino (con rótu­los en inglés) res­pon­de que todos come­ten el mis­mo error: vio­lan sus prin­ci­pios fun­da­men­ta­les. Así Esta­dos Uni­dos que ‑todo en ten­so pasa­do- inten­tó gas­tar y gra­var para salir de una gran rece­sión con un lla­ma­do gas­to de estí­mu­lo, cam­biar su sis­te­ma de salud, “la toma de indus­trias ente­ras por el gobierno”, y una deu­da aplastante.

Con­ti­núa, ante una enor­me ima­gen de Mao, y de las ban­de­ras rojas nacio­na­les: “Cla­ro, noso­tros éra­mos due­ños de la mayo­ría de su deu­da” y con una risa, con­clu­ye: “y aho­ra ellos tra­ba­jan para noso­tros”, y esta­lla una gran car­ca­ja­da colec­ti­va de los estu­dian­tes (http://​swi​ne​li​ne​.org/​m​e​d​ia/).

Den­tro de una cri­sis eco­nó­mi­ca y la cre­cien­te ansie­dad, his­tó­ri­ca­men­te la dere­cha ha sido muy efec­ti­va en pro­mo­ver una agen­da racis­ta y xeno­fó­bi­ca, y pide “res­ca­tar” el país de las ame­na­zas exter­nas. En estas con­tien­das, varios can­di­da­tos dere­chis­tas han logra­do mani­pu­lar el racis­mo y la xeno­fo­bia, algo que se les faci­li­ta con el hecho de que el pre­si­den­te es afroestadunidense.

Como resul­ta­do, se pro­nos­ti­ca el triun­fo de dece­nas de can­di­da­tos de la ultra­de­re­chis­ta corrien­te repu­bli­ca­na Tea Party. Tam­po­co se pue­de des­car­tar que alguien como Tom Tan­cre­do, quien es tal vez la figu­ra polí­ti­ca antin­mi­gran­te más famo­sa del país, sor­pren­da al ganar la elec­ción para gober­na­dor en Colo­ra­do (esta­do con 20 por cien­to de lati­nos en su pobla­ción), y don­de los demó­cra­tas cele­bra­ron su últi­ma con­ven­ción polí­ti­ca nacional.

Fren­te a estas ame­na­zas, cuan­do fal­tan cua­tro días para la elec­ción, Oba­ma con­ti­nuó este vier­nes su exten­sa e inten­sa gira por varias esqui­nas del país y visi­ta­rá ciu­da­des en Vir­gi­nia, Con­nec­ti­cut, Pen­sil­va­nia e Illi­nois para pro­mo­ver el voto para los demó­cra­tas y tra­tar de redu­cir los daños pro­nos­ti­ca­dos para su par­ti­do. Los ana­lis­tas elec­to­ra­les más des­ta­ca­dos del país, como el Cook Poli­ti­cal Report, con­si­de­ran aho­ra que los demó­cra­tas podrían per­der has­ta 65 esca­ños en la cáma­ra baja (los repu­bli­ca­nos nece­si­tan una ganar un total neto de 39 para lograr la mayoría).

Por supues­to, todos advier­ten que lo que está ame­na­za­do es la “liber­tad”, esa pala­bra sagra­da de la retó­ri­ca polí­ti­ca aquí y, por tan­to, para sal­var­la se requie­re un “cam­bio” para com­po­ner el sis­te­ma (o con­ti­nuar con el “cam­bio” que Oba­ma dice pro­me­ter). Pero resul­ta que, como dijo un cómi­co aquí, jugan­do con las pala­bras en inglés “free­dom isn’t free or cheap” ‑la liber­tad no es gra­tui­ta ni barata.

Las elec­cio­nes inter­me­dias para “cam­biar”, “com­po­ner” y “res­ca­tar” al país serán las más caras de su tipo en la his­to­ria, dice el Cen­ter for Res­pon­si­ve Poli­tics ‑espe­cia­li­za­do en ras­trear fon­dos en el ciclo elec­to­ral- que las cifra en más de 3.7 mil millo­nes. The Washing­ton Post repor­ta que sólo los can­di­da­tos para la cáma­ra y el Sena­do están por gas­tar más que 2 mil millo­nes, unos 4 millo­nes para cada esca­ño que está en jue­go este año.

Gran par­te de estos fon­dos pro­vie­nen de empre­sas y mul­ti­mi­llo­na­rios, jun­to con algu­nos sin­di­ca­tos y aso­cia­cio­nes polí­ti­cas, que cada ciclo elec­to­ral lubri­can con dóla­res la maqui­na­ria “demo­crá­ti­ca”. Muchos de ellos son jus­to los que se han bene­fi­cia­do con lo que los polí­ti­cos repe­ti­da­men­te lla­man un “sis­te­ma des­com­pues­to”. Más bien, a veces, este sis­te­ma pare­ce estar muy com­pues­to, para algunos.

David Brooks

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.