Con­flic­to de inter­pre­ta­cio­nes – Félix Pla­cer

Con pre­ci­sión vati­ca­na se va cum­plien­do la cal­cu­la­da estra­te­gia para la Igle­sia de Eus­kal Herria. La recien­te toma de pose­sión de Mario Ize­ta como obis­po titu­lar de la dió­ce­sis de Bil­bao es un paso más para situar en el lugar pre­vis­to a quie­nes des­de Roma se con­si­de­ra las per­so­nas más aptas para diri­gir y con­tro­lar un pro­ce­so ecle­siás­ti­co que ende­re­ce, según sus direc­tri­ces ‑y en con­so­nan­cia con la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Española‑, la anda­du­ra con­si­de­ra­da como des­via­da.

Jun­to a estas deci­sio­nes estra­té­gi­cas, tam­bién se ejer­ce el con­trol ideo­ló­gi­co. El obis­po de Donos­tia, José Igna­cio Muni­lla, no ha duda­do en cen­su­rar dura e injus­ta­men­te a Joxe Arre­gi y con­ti­núan los inaca­ba­bles obs­tácu­los al cono­ci­do libro de José Anto­nio Pago­la.

Al mis­mo tiem­po cre­ce el males­tar de una amplia base ecle­sial con fre­cuen­cia des­con­cer­ta­da y, en sec­to­res cada vez más amplios, ale­ja­da de una ins­ti­tu­ción cuyo esti­lo auto­ri­ta­rio no com­par­te.

Pre­ci­sa­men­te aho­ra, en esta «nor­ma­li­dad» impues­ta, se vuel­ve hablar de la con­ve­nien­cia pas­to­ral de la Pro­vin­cia Ecle­siás­ti­ca Vas­ca. Con un per­fil, sin embar­go, anor­mal, ya que se inclui­ría la dió­ce­sis de Logro­ño (por supues­to, sin nom­brar la de Baio­na). Sería la fór­mu­la vati­ca­na para rubri­car la ope­ra­ción y dar su refren­do a la remo­de­la­ción de la nue­va cúpu­la ecle­siás­ti­ca vas­ca.

En esta coyun­tu­ra difí­cil­men­te pue­de negar­se la ten­sión inter­na a la que alu­dió implí­ci­ta­men­te en su homi­lía el nue­vo obis­po de Bil­bao ins­tan­do a «ser capa­ces de vivir en uni­dad» den­tro de la diver­si­dad. No hay duda de que la situa­ción actual de la Igle­sia vas­ca encu­bre un mar de fon­do cuyo cala­do y con­se­cuen­cias lejos de cal­mar­se deri­va­rán hacia posi­cio­nes más com­ple­jas y enfren­ta­das.

La razón, a mi modo de ver, está en que entre sus cau­sas más hon­das late un gra­ve y sig­ni­fi­ca­ti­vo con­flic­to her­me­néu­ti­co (inter­pre­ta­ti­vo), resul­ta­do de un deci­si­vo cam­bio para­dig­má­ti­co que afec­ta a las for­mas de creer y com­pren­der los con­ten­di­dos de la reve­la­ción y, por supues­to, de rea­li­zar la pre­sen­cia y com­pro­mi­so de la Igle­sia en Eus­kal Herria y en otros muchos luga­res.

Las cen­su­ras, con­de­nas, con­tro­les de nume­ro­sos teó­lo­gos en el ámbi­to mun­dial y local por su pen­sa­mien­to y opi­nión diver­gen­tes de la doc­tri­na ofi­cial en temas dog­má­ti­cos, ecle­sio­ló­gi­cos, mora­les, pas­to­ra­les son la res­pues­ta de los diri­gen­tes ecle­siás­ti­cos, ante lo que con­si­de­ran alar­man­tes des­via­cio­nes que hacen peli­grar el esta­tus de una ins­ti­tu­ción apo­ya­da más en el poder que en el ser­vi­cio libe­ra­dor a los pue­blos y a los pobres y, en últi­ma ins­tan­cia, en el evan­ge­lio de Jesús de Naza­ret.

Ante este con­flic­to de inter­pre­ta­cio­nes, se está inten­ta­do que pre­va­lez­can las doc­tri­nas con­ser­va­do­ras. Y en lugar de trans­for­mar y supe­rar vie­jos y anqui­lo­sa­dos mode­los de cris­tian­dad, asen­ta­dos y man­te­ni­dos duran­te siglos en con­vic­cio­nes cerra­das e ina­mo­vi­bles, se vuel­ve a fór­mu­las rígi­das. Sin embar­go, el con­ci­lio Vati­cano II invi­tó a res­pon­der a los inte­rro­gan­tes y sig­nos de los tiem­pos de un mun­do en cam­bio y nece­si­ta­do de res­pues­tas pro­fé­ti­cas libe­ra­do­ras, des­de pos­tu­ras de ser­vi­cio, diá­lo­go, coope­ra­ción, huma­ni­za­ción. Com­par­tien­do gozos y espe­ran­zas, dolo­res y anhe­los, con cer­ca­na y huma­na com­pa­sión hacia quie­nes sufren, en el mun­do y en cada pue­blo, las ava­lan­chas de las injus­ti­cias de un mun­do neo­li­be­ral glo­ba­li­za­do.

En con­tra de inter­pre­ta­cio­nes inmo­vi­lis­tas, la reli­gión en gene­ral y la fe cris­tia­na, siguien­do al con­ci­lio cita­do, y, en defi­ni­ti­va, al mis­mo evan­ge­lio, no pue­den des­vin­cu­lar­se ni enten­der­se al mar­gen de esas apre­mian­tes situa­cio­nes.

Son lugar autén­ti­co de lec­tu­ra her­me­néu­ti­ca des­de don­de bro­tan pre­gun­tas muy con­cre­tas y urgen­tes para nues­tra situa­ción espe­cí­fi­ca.

Aca­so no debe­ría la Igle­sia vas­ca recla­mar los dere­chos huma­nos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos de un pue­blo que desea ser suje­to de su pro­pio des­tino des­de su iden­ti­dad? ¿No tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad evan­gé­li­ca de exi­gir la erra­di­ca­ción de toda for­ma de tor­tu­ra y tra­tos inhu­ma­nos y degra­dan­tes denun­cia­dos por las víc­ti­mas e inclu­so por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les? ¿No debe ser la Igle­sia ins­tan­cia impor­tan­te para supe­rar todas las vio­len­cias y apo­yar un pro­ce­so de paz des­de la liber­tad, jus­ti­cia y diá­lo­go sin exclu­sio­nes? ¿No pue­de defen­der la par­ti­ci­pa­ción de todos los gru­pos polí­ti­cos en el pro­ce­so para la urgen­te de nor­ma­li­za­ción de Eus­kal Herria? ¿No debe­rá iden­ti­fi­car­se con todas las víc­ti­mas de tan­to sufri­mien­to, sin excep­cio­nes, y abo­gar por tan­tos pre­sos y pre­sas injus­ta e ile­gal­men­te tra­ta­dos en situa­cio­nes espe­cia­les por todos cono­ci­das? ¿No ten­drá que denun­ciar las cau­sas de una cri­sis eco­nó­mi­ca y de la pobre­za cre­cien­te cau­sa­das por un sis­te­ma eco­nó­mi­co injus­to y depre­da­dor?

Son cues­tio­nes can­den­tes que están en el pen­sa­mien­to y cora­zón de muchas per­so­nas. Con angus­tia y preo­cu­pa­ción. No son temas fron­te­ri­zos ante los hay que reser­var­se con cau­te­la para evi­tar crí­ti­cas polí­ti­cas, sino direc­ta­men­te evan­gé­li­cos y éti­cos. O ¿aca­so Jesús no vino a libe­rar a todos los opri­mi­dos?

No hay duda de que la lec­tu­ra de ese evan­ge­lio, que todos quie­ren inter­pre­tar según sus intere­ses, tie­ne una refe­ren­cia impres­cin­di­ble que le con­fie­re su auten­ti­ci­dad y vera­ci­dad. Son los pobres quie­nes sufren las con­se­cuen­cias del poder, las per­so­nas y pue­blos some­ti­dos por sis­te­mas injus­tos.

Des­de ahí nace una com­pre­sión hones­ta y fiel del evan­ge­lio que con­flu­ye con otras lec­tu­ras, denun­cias, rei­vin­di­ca­cio­nes, exi­gen­cias.

Y en nues­tro caso, sólo una Igle­sia vas­ca que bus­que, en el diá­lo­go con múl­ti­ples ins­tan­cias y ofrez­ca, con auda­cia, res­pues­tas a esas pre­gun­tas dan­do tes­ti­mo­nio arries­ga­do para rea­li­zar la paz en la jus­ti­cia, será creí­ble y escu­cha­da.

En su homi­lía, el obis­po de Bil­bo pedía la uni­dad en la Igle­sia. Pero ¿en qué Igle­sia? Su nom­bra­mien­to, como el de Baio­na, Donos­tia e Iru­ñea (y pro­ba­ble­men­te pron­to el de Gas­teiz) se han hecho des­de el Vati­cano, al mar­gen de comu­ni­da­des y gru­pos de esas dió­ce­sis, según el mode­lo ver­ti­cal ecle­siás­ti­co, mas que el de pue­blo de Dios. Sus geren­cias dio­ce­sa­nas esta­rán, por tan­to, más pen­dien­tes de lo que de allí pro­ven­ga y que estos pró­xi­mos días sub­ra­ya­rá el Papa Bene­dic­to XVI en su popu­lo­so y cos­to­so via­je al Esta­do espa­ñol.

Se con­ti­nua­rá negan­do el con­flic­to de inter­pre­ta­cio­nes exis­ten­te impo­nien­do el pen­sa­mien­to úni­co.

Sin embar­go, nadie podrá impe­dir que las flo­res crez­can en el bos­que y el vien­to del Espí­ri­tu siga soplan­do con aires de liber­tad, sus­ci­tan­do, alen­ta­do una Igle­sia dife­ren­te y un mun­do, don­de los pue­blos deci­dan, con demo­cra­cia y jus­ti­cia, y vivan su pro­pia dig­ni­dad soli­da­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *