Tipi­co­lean­do (Aus­ka­lo) – Jon Odriozola

Coll: «Para mí que estos mine­ros chi­le­nos, uno boli­viano, que­rían hacer un butrón para atra­car el ban­co local y se han lia­do». Tip: «No bro­mee con estas cosas, hom­bre, que bas­tan­te cir­co mediá­ti­co hay ya». Coll: «¿Y qué habrá sido de los otros dos­cien­tos y pico mine­ros, tam­bién explo­ta­dos allí?». Tip: «No tuvie­ron tan­ta “suer­te” como sus com­pa­ñe­ros de no ser sor­pren­di­dos en el úte­ro terráqueo».

Coll: «Cómo se ve que tie­ne usted veta y vena, que no gan­ga, poé­ti­ca, sin men­cio­nar lo hijopu­ta que es, maes­tro». Tip: «¡Cómo me cono­ces, gan­da­rias!». Coll: «Es un decir». Tip: «Ah, creía». Coll: «Es lo que tie­ne este sis­te­ma». Tip: «Aho­ra se dice “mode­lo”». Coll: «¿Qué es esto, una pasa­re­la o qué ostias, cagon­dios, y no juro?». Tip: «Cál­me­se». Coll: «Vale». Tip: «Para salir de pobre sólo hay dos mane­ras: robar un ban­co o fun­dar­lo». Coll: «Tam­bién que­da jugar a la lote­ría o a las qui­nie­las». Tip: «Cier­to, y/​o que­dar­te atra­pa­do en una mina». Coll: «Aho­ra quien bro­mea cruel­men­te y con pési­mo gus­to es usted, per­mi­ta que le diga». Tip: «Es que yo me enfa­do has­ta cuan­do gano». Coll: «Cla­ro, está acos­tum­bra­do a per­der». Tip: «Correc­to, por eso mal­di­go mi estam­pa por no haber esta­do den­tro de esa puta mina». Coll:«¡qué mala suer­te la suya!». Tip: «No lo sabe usted bien, milord, mi vida no habría sido mi vida, sino otra vida». Coll: «Entien­do». Tip: «¿Qué es lo que entien­de, si lo estoy enma­ra­ñan­do todo de mala mane­ra?». Coll: «The life is beau­ti­ful». Tip: «Get bent (que te den)». Coll: «¡Ufa!». Tip: «Sobre todo si tie­nes la for­tu­na de ser noti­cia que ha dado la vuel­ta al mun­do en ochen­ta minu­tos por haber sido res­ca­ta­do de una mal­di­ta mina que dios con­fun­da». Coll: «Y todo gra­cias a las malí­si­mas con­di­cio­nes de tra­ba­jo en que labo­ra­ban». Tip: «En efec­to, de haber sido satis­fac­to­rias, habría­mos pasa­do inad­ver­ti­dos, que no des­aper­ci­bi­dos, pues que aper­ci­bi­dos de las malas con­di­cio­nes de tra­ba­jo, mire usted, lo está­ba­mos». Coll: «Un mila­gro!». Tip: «Gra­cias a dios». Coll: «Y a la téc­ni­ca del hom­bre, digo yo». Tip: «Sí, y es que no hay nada como un “acci­den­te” labo­ral de este cali­bre y jaez, oiga, y su reper­cu­sión mun­dial para que el pro­gre­so y la revo­lu­ción cien­tí­fi­co-téc­ni­ca avan­cen cosa fina». Coll: «Gra­cias a uste­des, a su sacri­fi­cio, a su pun­do­nor, sabe­mos que Dios exis­te sin pajeos men­ta­les tipo “argu­men­to ontológico”».

Tip: «No le pegue tan­to al tra­go, que pue­den leer­nos». Coll: «Es pura dia­léc­ti­ca, o sea, es por mor de su mala suer­te que, al ser res­ca­ta­dos, tuvie­ron la bue­na suer­te de que aho­ra se los rifen los mass media y los que tuvie­ron la bue­na potra de no estar allí, sus com­pa­ñe­ros, lamen­ten su mala folla de no estar en el momen­to opor­tuno en el sitio jus­to y no encon­trar­se aho­ra sin tra­ba­jo y, enci­ma, nin­gu­nea­dos». Tip: «Su humor es fúne­bre». Coll: «Agra­dez­co el cum­pli­do». Tip: «Cabrón». Coll: «¡A mis bra­zos!» Tip: «Emo­cio­nan­te». Coll: «Qui pro­dest?». Tip: «Al capi­ta­lis­mo con ros­tro humano y la lucha de cla­ses debe­la­da, Piñe­ra, los dere­chos huma­nos y esas cosas cuan­do los vam­pi­ros se ponen sen­ti­men­ta­les». Coll: «Y a los mine­ros». Tip: «De lo úni­co que me ale­gro, pues es bien cier­to que el capi­tal, cuan­do le con­vie­ne, obra mila­gros. Oh, misericordia».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.