Valo­ra­ción de la sen­ten­cia sobre fotos de [email protected] [email protected] Ezker Aber­tza­lea

La acti­tud toma­da por el Con­se­je­ro de Inte­rior Rodol­fo Ares ante la sen­ten­cia dic­ta­da por la Audien­cia Nacio­nal por la que se absuel­ve a cua­tro com­par­se­ros de Txo­ri Barro­te juz­ga­dos por mos­trar fotos de pre­sos polí­ti­cos vas­cos y en la que se esta­ble­ce que exhi­bir foto­gra­fías de pre­sos no es deli­to, nos vie­ne a con­fir­mar el «esta­do de excep­ción» no decla­ra­do que pade­ce­mos en Eus­kal Herria.

Rodol­fo Ares imi­ta con sus pala­bras y actos al minis­tro fran­quis­ta Manuel Fra­ga, y hace suya la famo­sa fra­se de «la calle es mía». Nos encon­tra­mos en una situa­ción en el que los jefes polí­ti­cos de los dife­ren­tes cuer­pos poli­cia­les, como Rubal­ca­ba y Ares, se sitúan por enci­ma de leyes o jue­ces. Ellos son los que dise­ñan y diri­gen la estra­te­gia con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co, una estra­te­gia en la que todo vale.

Sin embar­go, y pese a su obs­ti­na­ción y al empe­ño de cien­tos de poli­cías, la «gue­rra de pro­pa­gan­da» impul­sa­da por Rodol­fo Ares ha sido un rotun­do fra­ca­so. El obje­ti­vo del PSOE al inten­tar eli­mi­nar de las calles de Eus­kal Herria las mues­tras de soli­da­ri­dad hacía los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y la rei­vin­di­ca­ción de sus dere­chos per­se­guía el obje­ti­vo de ocul­tar la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que el Esta­do espa­ñol desa­rro­lla con­tra el Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos. Pese a que algu­nos medios de comu­ni­ca­ción han que­ri­do mag­ni­fi­car los supues­tos «logros» de la gue­rra de pro­pa­gan­da diri­gi­da por Ares, lo cier­to es que a pesar de la vio­len­cia poli­cial las mues­tras de soli­da­ri­dad hacía los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos se han mul­ti­pli­ca­do en los últi­mos meses.

El pasa­do 25 de sep­tiem­bre diver­sos agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les de Eus­kal Herria sus­cri­bi­mos en Ger­ni­ka el «Acuer­do para un esce­na­rio de paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas». En dicho acuer­do las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes asu­mi­mos diver­sos pos­tu­la­dos y com­pro­mi­sos, tam­bién refe­ren­tes a la defen­sa de los dere­chos de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas.

El acuer­do de Ger­ni­ka es la refe­ren­cia para crear un esce­na­rio de míni­mos demo­crá­ti­cos como base para la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca, por lo que en opi­nión de la Izquier­da Aber­tza­le tene­mos que con­ti­nuar acu­mu­lan­do fuer­zas sobre los con­te­ni­dos del acuer­do sus­cri­to en Ger­ni­ka y arti­cu­lar una marea social en defen­sa de los prin­ci­pios que el acuer­do reco­ge y en espe­cial y con carác­ter de urgen­cia, en defen­sa de los dere­chos de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas y en denun­cia de la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que desa­rro­lla el Esta­do espa­ñol.

Ezker Aber­tza­lea,
2010eko urriak 13

Eus­kal Herria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *