Los insul­tos de Var­gas Llo­sa al pre­si­den­te Lula- Car­los Angu­lo Rivas

Des­pués de leer el exten­so artícu­lo de Mario Var­gas Llo­sa, publi­ca­do en El País de Espa­ña y repro­du­ci­do en la pren­sa lati­no­ame­ri­ca­na, me que­da cla­ra la impre­sión de que este escri­tor pro­fe­sio­nal, peruano de naci­mien­to, no sale de la dia­tri­ba enfer­mi­za de cual­quier libe­lo de folle­tín universitario.

Por ejem­plo nos dice en su viru­len­ta mer­can­cía para satis­fac­ción de los pode­ro­sos del con­ti­nen­te: “Esta maña­na he vivi­do una vez más esa sen­sa­ción de asco e ira, vien­do al risue­ño pre­si­den­te Lula del Bra­sil, abra­zan­do cari­ño­sa­men­te a Fidel y Raúl Cas­tro.” No podía ser de otra mane­ra, la ale­gría de quie­nes defien­den a los pobres resul­ta hirien­te para quie­nes defien­den a los ricos. Una foto­gra­fía de los seres huma­nis­tas revo­lu­cio­na­rios, son­rien­tes y abra­za­dos, admi­ra­dos por su obra socia­lis­ta de rei­vin­di­ca­ción social en lo edu­ca­ti­vo, cul­tu­ral, sani­ta­rio, ali­men­ti­cio, en mater­ni­dad e infan­cia, debe irri­tar a los dés­po­tas due­ños de la rique­za o a sus pro­pa­gan­dis­tas. Eso que­da cla­ro. Dece­nas de millo­nes de ciu­da­da­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, la gran mayo­ría, sabe­mos como pien­sa este cons­pi­cuo mere­ce­dor de los rédi­tos edi­to­ria­les. La pre­gun­ta es ¿a quién le impor­ta la ira de Mario Var­gas Llosa?

A esta gran mayo­ría de ciu­da­da­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, siguien­do con los ejem­plos, no nos dan ira sino repug­nan­cia las foto­gra­fías de abra­zos y son­ri­sas de Mario Var­gas Llo­sa con José María Aznar, el ex pre­si­den­te del gobierno espa­ñol que, con­fa­bu­la­do con Geor­ge W. Bush y Tony Blair, pro­pi­ció y eje­cu­tó la inva­sión arma­da a Irak bajo el pre­tex­to de las “armas de des­truc­ción masi­va” que nun­ca exis­tie­ron; y nos dan asco y repug­nan­cia por­que esta gue­rra ile­gal ha gene­ra­do más de un millón de muer­tos ino­cen­tes, des­apa­ri­cio­nes y tor­tu­ras. Muer­tes que pocos denun­cian y, por supues­to, no indig­nan al escri­tor pro­fe­sio­nal de marras. Nos dan repug­nan­cia, a su vez, las foto­gra­fía de Var­gas Llo­sa defen­dien­do a los terro­ris­tas cubano-ame­ri­ca­nos de Mia­mi, entre ellos a Luis Posa­da Carri­les, Car­los Alber­to Mon­ta­ner y Orlan­do Bosch y a otros, sus ami­gos, en cuan­ta jun­ta con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, a mane­ra de con­fe­ren­cias “demo­crá­ti­cas del mun­do libre” se orga­ni­zan a fin de derro­tar el gri­to libe­ra­dor de los pue­blos. Nos repug­nan las foto­gra­fías del escri­tor pro­fe­sio­nal con los pino­che­tis­tas redi­vi­vos con Sebas­tián Piñe­ra en Chi­le, con el demó­cra­ta nar­co-para­mi­li­tar Álva­ro Uri­be y con un hom­bre como Alan Gar­cía, acu­sa­do de enor­mes latro­ci­nios y los geno­ci­dios de su pri­mer gobierno y la sinies­tra matan­za de Bagua en la región amazónica.

Den­tro del mon­ta­je del muer­to útil de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na de Mia­mi, no podía fal­tar la his­to­rie­ta chi­lin­dri­na de Mario Var­gas Llo­sa, jefe de redac­ción del gru­púscu­lo de los Jor­ge Cas­ta­ñe­da, Enri­que Krau­se, César Hil­de­brandt, Fer­nan­do Ros­pi­glio­si o Car­los Alber­to Mon­ta­ner; y de los edi­to­ria­lis­tas de El País, el ABC, el Mun­do, La Razón, etc. de la pren­sa espa­ño­la. En el tin­gla­do de la pren­sa reac­cio­na­ria con­tra la revo­lu­ción cuba­na y de paso la vene­zo­la­na, el sui­ci­dio del delin­cuen­te cubano, ex obre­ro, Orlan­do Zapa­ta, sigue la línea de acción tra­za­da, difun­dir men­ti­ras, armar fal­si­fi­ca­cio­nes y embus­tes, sin impor­tar, en reali­dad, la muer­te de un ser humano equi­vo­ca­do que bien es uti­li­za­do sin llo­rar­lo ni sen­tir­lo. Y no podía fal­tar el diti­ram­bo por­que este escri­tor pro­fe­sio­nal es el prin­ci­pal encum­bra­do de la enten­te reac­cio­na­ria inter­na­cio­nal para asun­tos de Amé­ri­ca Lati­na. La deca­den­cia de Mario Var­gas Llo­sa es irre­ver­si­ble, lás­ti­ma­por él en su enfer­me­dad ter­mi­nal. Da pena ver a un indi­vi­duo cre­yén­do­se la con­cien­cia moral de Lati­noa­mé­ri­ca cuan­do des­po­seí­do de escrú­pu­los y de prin­ci­pios bási­cos de decen­cia y éti­ca, ha per­di­do toda cre­di­bi­li­dad y sólo los medios de comu­ni­ca­ción masi­va patro­na­les lo aco­gen como a todos los escri­bas, poli­zon­tes mone­ta­ris­tas de la con­tra­rre­vo­lu­ción con­ti­nen­tal. Hoy se vive en Amé­ri­ca Lati­na una épo­ca de cam­bio social, inten­tos de libe­ra­ción del yugo impe­ria­lis­ta neo­co­lo­ni­za­dor y el derro­ta­do escri­tor pro­fe­sio­nal no pue­de asu­mir su derro­ta ideo­ló­gi­ca de cuan­do por intere­ses cre­ma­tís­ti­cos se ale­jó de la revo­lu­ción cuba­na y por con­si­guien­te de los pobres del con­ti­nen­te y el mun­do. Sien­do un hom­bre ins­trui­do, ente­ra­do y cul­to, nos ins­pi­ra tris­te­za ver­lo defen­der una demo­cra­cia inexis­ten­te y una liber­tad sólo de los ricos, es decir, cuan­do lo vemos per­der­se en la sin­ra­zón de su causa.

Y como buen pro­vo­ca­dor que es, Mario Var­gas Llo­sa inten­ta, en medio de su rabie­ta, tal vez senil, una luz de cla­ri­vi­den­cia argu­men­ta­ti­va espon­jo­sa y falaz, típi­ca de los embau­ca­do­res y sofis­tas, pues pon­de­ra y ata­ca a la mis­ma vez al pre­si­den­te Lula median­te los siguien­tes jui­cios: “Pero de Luiz Inácio Lula da Sil­va, gober­nan­te ele­gi­do en comi­cios legí­ti­mos, pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de un país demo­crá­ti­co como Bra­sil, uno espe­ra­ría, por lo menos, una acti­tud algo más dig­na y cohe­ren­te con la cul­tu­ra demo­crá­ti­ca que en teo­ría repre­sen­ta, y no la des­ver­güen­za impú­di­ca de lucir­se, risue­ño y cóm­pli­ce, con los ase­si­nos vir­tua­les de un disi­den­te demo­crá­ti­co, legi­ti­man­do con su pre­sen­cia y pro­ce­der la cace­ría de opo­si­to­res des­en­ca­de­na­da por el régi­men en los mis­mos momen­tos en que él se foto­gra­fia­ba abra­zan­do a los ver­du­gos de Orlan­do Zapa­ta Tama­yo.” Aquí la teme­ra­ria acu­sa­ción del escri­tor pro­fe­sio­nal cae por su pro­pio peso, ya que ele­va a la cate­go­ría disi­den­te demo­crá­ti­co a un pro­ba­do delin­cuen­te común, a un cri­mi­nal agre­si­vo que le par­tió el crá­neo a un ciu­da­dano cubano de un cer­te­ro mache­ta­zo, a un con­de­na­do, des­de 1990, por los deli­tos de esta­fa, tenen­cia de arma blan­ca, daños a la pro­pie­dad públi­ca y lesio­nes a los ciu­da­da­nos pací­fi­cos. Así el terro­ris­ta cubano, Posa­das Carri­les, que voló en mil peda­zos un avión de Cuba­na de Avia­ción con la dele­ga­ción com­ple­ta de jóve­nes depor­tis­tas, ase­si­nan­do a 73 per­so­nas, resul­ta tam­bién un héroe de la “demo­cra­cia y el mun­do libre” en la natu­ra­le­za mez­qui­na de este escri­tor enri­que­ci­do por difun­dir sus men­ti­ras. Así tam­bién lle­ga al col­mo de lla­mar “ase­si­nos vir­tua­les y ver­du­gos” a los gober­nan­tes cuba­nos por no ceder al chan­ta­je de un con­vic­to sui­ci­da finan­cia­do des­de Miami.

Des­pués de las bar­ba­ri­da­des que escri­be, no me que­da cla­ro si Mario Var­gas Llo­sa, pro­duc­to de su derro­ta ideo­ló­gi­ca de neo­li­be­ral extre­mis­ta, aho­ra que la eco­no­mía capi­ta­lis­ta está de regre­so a las regu­la­cio­nes del esta­do, lle­ga al resen­ti­mien­to social o a la des­adap­ta­ción per­so­nal que ocu­rre a los suje­tos con ten­den­cia a la agre­si­vi­dad, el cinis­mo, la cons­pi­ra­ción y la impos­tu­ra. Pare­ce­ría una exa­ge­ra­ción de mi par­te apre­ciar­lo de esta mane­ra, pero mis dudas se disi­pan cuan­do leo de su par­te lo siguien­te: “Pero, cuan­do se tra­ta del exte­rior, el pre­si­den­te Lula se des­vis­te de los atuen­dos demo­crá­ti­cos y se abra­za con el coman­dan­te Chá­vez, con Evo Mora­les, con el coman­dan­te Orte­ga, es decir, con la hez de Amé­ri­ca Lati­na.” Allí resi­de el pro­ble­ma del des­equi­li­brio o la ena­je­na­ción tem­pra­na en este escri­tor pro­fe­sio­nal, por­que se pue­de dis­cre­par de los líde­res lati­no­ame­ri­ca­nos cita­dos pero de ahí a lla­mar­los “la hez de Amé­ri­ca Lati­na” no armo­ni­zar con el dis­cur­so de un hom­bre o inte­lec­tual que se pre­ten­de serio y creí­ble. El ALBA repre­sen­ta una corrien­te de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na demo­crá­ti­ca y soli­da­ria, don­de el indi­vi­dua­lis­mo, el egoís­mo, la des­leal­tad, el enri­que­ci­mien­to, la espe­cu­la­ción, la usu­ra y el lucro desor­bi­ta­do, en medio de la indi­gen­cia de más de la mitad de los habi­tan­tes de la tie­rra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­ta, no tie­nen cabi­da. ¿Será esta crea­ción de ALBA la que des­pier­ta la ira san­ta de Var­gas Llo­sa? Pues, pare­ce que sí, ¿qué otra expli­ca­ción pue­de dar­se al insul­to des­co­me­di­do res­pec­to a tres líde­res ele­gi­dos abru­ma­do­ra y demo­crá­ti­ca­men­te por sus pue­blos y res­pal­da­dos en la con­ti­nui­dad de las con­sul­tas popu­la­res, a las que no se atre­ven otros pre­si­den­tes envuel­tos en la corrup­ción, el atro­pe­llo, el cri­men y el enri­que­ci­mien­to ilícito.

No crea la pren­sa patro­nal masi­va que enga­ña a los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos con des­ati­nos como los de su escri­tor estre­lla, segui­do de otros por un sala­rio y las sine­cu­ras de sen­tir­se perio­dis­tas. Mario Var­gas Llo­sa ha per­di­do la noción del sig­ni­fi­ca­do de las pala­bras: moral, hones­ti­dad, hono­ra­bi­li­dad y decen­cia, por­que para él los héroes de la demo­cra­cia no la “hez” son sus ami­gos con quie­nes se retra­ta son­rien­te y abra­za­do, tales como José María Aznar de Espa­ña, Car­los Menem de Argen­ti­na, Sán­chez de Losa­da de Boli­via, Car­los Andrés Pérez de Vene­zue­la, Alan Gar­cía de Perú, Álva­ro Uri­be de Colom­bia, Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri de Méxi­co, es decir, con quie­nes com­par­te la mesa miran­do la caja de cau­da­les de cada uno de ellos, mul­ti­mi­llo­na­rios hechos a razón de expo­liar los recur­sos natu­ra­les de sus paí­ses y some­ter a la pobre­za extre­ma a sus pue­blos. Enton­ces, no esta­mos ya fren­te a un pro­ble­ma ideo­ló­gi­co, dis­cu­ti­ble y con­tro­ver­ti­do, sino fren­te uno sin solu­ción: el de los valo­res huma­nos inver­ti­dos. Valo­res huma­nos inver­ti­dos, ele­va­dos por los escri­bas, gra­ti­fi­ca­dos con bue­nas pagas, a ver­da­des de Pero­gru­llo, con la fina­li­dad de sal­var y for­ta­le­cer el sis­te­ma de domi­na­ción capi­ta­lis­ta impe­ran­te. Suje­tos sin prin­ci­pios siem­pre ha exis­ti­do, seres sin escrú­pu­los de nin­gu­na cla­se tam­bién, por ello mis­mo lla­man la aten­ción los hom­bres con idea­les, los hom­bres capa­ces de sacri­fi­car su bien­es­tar per­so­nal en fun­ción de los demás. Sin idea­les a defen­der no exis­ti­rían en la his­to­ria uni­ver­sal nom­bres como Mon­tes­quieu, Rous­seau, Marx, Lenin, Mao, Boli­var, Mar­tí, Ho Chi Minh, Mariá­te­gui, Che Gue­va­ra y otros tan­tos lucha­do­res socia­les cuyos valo­res huma­nos y mora­les estu­vie­ron por enci­ma del bene­fi­cio individual.

La bús­que­da de la jus­ti­cia social sig­ni­fi­ca crear una moral dis­tin­ta, ver­da­de­ra. Sig­ni­fi­ca lle­var a la prác­ti­ca los valo­res huma­nos decla­ra­ti­vos, jamás imple­men­ta­dos. El esfuer­zo de la revo­lu­ción cuba­na es des­co­mu­nal y ejem­plar en este sen­ti­do; y el reco­no­ci­mien­to al coman­dan­te Fidel Cas­tro es uni­ver­sal des­de hace cin­cuen­ta años, por todos los líde­res mun­dia­les vivos y muer­tos y por los inte­lec­tua­les de mayor renom­bre, le gus­te o no le gus­te a Mario Var­gas Llo­sa y sus escri­bas alre­de­dor. Cuba ha obte­ni­do resul­ta­dos inne­ga­bles, los índi­ces com­pa­ra­ti­vos de los orga­nis­mos espe­cia­li­za­dos de las Nacio­nes Uni­das, publi­ca­dos por PNUD, en cuan­to a desa­rro­llo humano, abo­li­ción del racis­mo, edu­ca­ción, salud, nutri­ción, mor­ta­li­dad infan­til, pro­tec­ción a los ancia­nos, acce­so a la cul­tu­ra, eman­ci­pa­ción de la mujer, medi­ci­na, pro­tec­ción del medio ambien­te, etc. sitúan a esta peque­ña nación en nive­les supe­rio­res, jun­to a los paí­ses más efi­cien­tes del mun­do. ¿Moles­tan estos resul­ta­dos al escri­tor pro­fe­sio­nal? ¿Le pro­du­ce una ira irre­me­dia­ble el avan­ce de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, el triun­fo abru­ma­dor de Evo Mora­les en Boli­via, la alfa­be­ti­za­ción masi­va de los pue­blos indí­ge­nas y de los pobres, la cura­ción de la cegue­ra y la aten­ción médi­ca (Ope­ra­ción Mila­gro) a un millón y medio de ciu­da­da­nos des­pro­te­gi­dos y aban­do­na­dos en doce paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be? ¿Y le da rabia que el gas­to social en Vene­zue­la se haya mul­ti­pli­ca­do por diez con pos­tas médi­cas, escue­las, edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria y ali­men­ta­ción y que ladro­nes como Car­los Andrés Pérez y sus ami­gos no se pue­dan levan­tar el dine­ro en costalillos?¿Y le da cóle­ra el triun­fo del tupa­ma­ru­Pe­pe Múji­ca en Uru­guay? ¿Y le da ale­gría el triun­fo de Augus­to Pino­chet resu­rrec­to en la per­so­na de Sebas­tián Piñe­ra? La cues­tión de fon­do señor Var­gas Llo­sa es que el mun­do vive de espal­das a la reali­dad del ham­bre y la des­igual­dad, de espal­das al infor­tu­nio de millo­nes de millo­nes de seres huma­nos, y usted lo sabe muy bien; sin embar­go, usted se ali­nea con los ricos y los sir­ve, noso­tros con los pobres y lucha­mos por la dig­ni­dad, la edu­ca­ción, la salud y el bien­es­tar de quie­nes no tie­nen nada.

En con­clu­sión, señor Var­gas Llo­sa, Usted defien­de a los ricos y pode­ro­sos por­que dis­fru­ta de ellos y con ellos; ade­más, pien­sa como ellos: que los anal­fa­be­tos son nece­sa­rios al sis­te­ma de domi­na­ción por­que de ese modo no cono­cen las pala­bras demo­cra­cia ni liber­tad; y que los igno­ran­tes son úti­les por­que des­co­no­cen sus dere­chos; y que los pobres son inevi­ta­bles a fin de mane­jar­los de acuer­do a sus nece­si­da­des y su ham­bre; y que los tra­ba­ja­do­res son pie­zas de recam­bio sin dig­ni­dad, reem­pla­za­bles en cual­quier momen­to por­que deben men­di­gar tra­ba­jo; y que los indí­ge­nas y cam­pe­si­nos deben que­dar­se tran­qui­los espe­ran­do la usur­pa­ción de sus tie­rras y los recur­sos natu­ra­les a favor de la inver­sión; y que los enfer­mos deben seguir enfer­mos por­que ya no sir­ven para tra­ba­jar y nada pro­du­cen; y que el Esta­do es pro­pie­dad de los ricos por­que el res­to de la ciu­da­da­nía no sabe gober­nar. Este es el mun­do ideal que pre­co­ni­za ¿ver­dad, señor Var­gas Llo­sa? Y si no es así como usted dice, por­que le vie­ne en gana, todos los líde­res de opo­si­ción al sis­te­ma de la fal­sa demo­cra­cia que defien­de son unos infec­to-con­ta­gio­sos a ser odia­dos con furia, son la “hez” que según usted le “revuel­ven l

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.