Los insul­tos de Var­gas Llo­sa al pre­si­den­te Lula- Car­los Angu­lo Rivas

Des­pués de leer el exten­so artícu­lo de Mario Var­gas Llo­sa, publi­ca­do en El País de Espa­ña y repro­du­ci­do en la pren­sa lati­no­ame­ri­ca­na, me que­da cla­ra la impre­sión de que este escri­tor pro­fe­sio­nal, peruano de naci­mien­to, no sale de la dia­tri­ba enfer­mi­za de cual­quier libe­lo de folle­tín uni­ver­si­ta­rio.

Por ejem­plo nos dice en su viru­len­ta mer­can­cía para satis­fac­ción de los pode­ro­sos del con­ti­nen­te: “Esta maña­na he vivi­do una vez más esa sen­sa­ción de asco e ira, vien­do al risue­ño pre­si­den­te Lula del Bra­sil, abra­zan­do cari­ño­sa­men­te a Fidel y Raúl Cas­tro.” No podía ser de otra mane­ra, la ale­gría de quie­nes defien­den a los pobres resul­ta hirien­te para quie­nes defien­den a los ricos. Una foto­gra­fía de los seres huma­nis­tas revo­lu­cio­na­rios, son­rien­tes y abra­za­dos, admi­ra­dos por su obra socia­lis­ta de rei­vin­di­ca­ción social en lo edu­ca­ti­vo, cul­tu­ral, sani­ta­rio, ali­men­ti­cio, en mater­ni­dad e infan­cia, debe irri­tar a los dés­po­tas due­ños de la rique­za o a sus pro­pa­gan­dis­tas. Eso que­da cla­ro. Dece­nas de millo­nes de ciu­da­da­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, la gran mayo­ría, sabe­mos como pien­sa este cons­pi­cuo mere­ce­dor de los rédi­tos edi­to­ria­les. La pre­gun­ta es ¿a quién le impor­ta la ira de Mario Var­gas Llo­sa?

A esta gran mayo­ría de ciu­da­da­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, siguien­do con los ejem­plos, no nos dan ira sino repug­nan­cia las foto­gra­fías de abra­zos y son­ri­sas de Mario Var­gas Llo­sa con José María Aznar, el ex pre­si­den­te del gobierno espa­ñol que, con­fa­bu­la­do con Geor­ge W. Bush y Tony Blair, pro­pi­ció y eje­cu­tó la inva­sión arma­da a Irak bajo el pre­tex­to de las “armas de des­truc­ción masi­va” que nun­ca exis­tie­ron; y nos dan asco y repug­nan­cia por­que esta gue­rra ile­gal ha gene­ra­do más de un millón de muer­tos ino­cen­tes, des­apa­ri­cio­nes y tor­tu­ras. Muer­tes que pocos denun­cian y, por supues­to, no indig­nan al escri­tor pro­fe­sio­nal de marras. Nos dan repug­nan­cia, a su vez, las foto­gra­fía de Var­gas Llo­sa defen­dien­do a los terro­ris­tas cubano-ame­ri­ca­nos de Mia­mi, entre ellos a Luis Posa­da Carri­les, Car­los Alber­to Mon­ta­ner y Orlan­do Bosch y a otros, sus ami­gos, en cuan­ta jun­ta con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, a mane­ra de con­fe­ren­cias “demo­crá­ti­cas del mun­do libre” se orga­ni­zan a fin de derro­tar el gri­to libe­ra­dor de los pue­blos. Nos repug­nan las foto­gra­fías del escri­tor pro­fe­sio­nal con los pino­che­tis­tas redi­vi­vos con Sebas­tián Piñe­ra en Chi­le, con el demó­cra­ta nar­co-para­mi­li­tar Álva­ro Uri­be y con un hom­bre como Alan Gar­cía, acu­sa­do de enor­mes latro­ci­nios y los geno­ci­dios de su pri­mer gobierno y la sinies­tra matan­za de Bagua en la región ama­zó­ni­ca.

Den­tro del mon­ta­je del muer­to útil de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na de Mia­mi, no podía fal­tar la his­to­rie­ta chi­lin­dri­na de Mario Var­gas Llo­sa, jefe de redac­ción del gru­púscu­lo de los Jor­ge Cas­ta­ñe­da, Enri­que Krau­se, César Hil­de­brandt, Fer­nan­do Ros­pi­glio­si o Car­los Alber­to Mon­ta­ner; y de los edi­to­ria­lis­tas de El País, el ABC, el Mun­do, La Razón, etc. de la pren­sa espa­ño­la. En el tin­gla­do de la pren­sa reac­cio­na­ria con­tra la revo­lu­ción cuba­na y de paso la vene­zo­la­na, el sui­ci­dio del delin­cuen­te cubano, ex obre­ro, Orlan­do Zapa­ta, sigue la línea de acción tra­za­da, difun­dir men­ti­ras, armar fal­si­fi­ca­cio­nes y embus­tes, sin impor­tar, en reali­dad, la muer­te de un ser humano equi­vo­ca­do que bien es uti­li­za­do sin llo­rar­lo ni sen­tir­lo. Y no podía fal­tar el diti­ram­bo por­que este escri­tor pro­fe­sio­nal es el prin­ci­pal encum­bra­do de la enten­te reac­cio­na­ria inter­na­cio­nal para asun­tos de Amé­ri­ca Lati­na. La deca­den­cia de Mario Var­gas Llo­sa es irre­ver­si­ble, lás­ti­ma­por él en su enfer­me­dad ter­mi­nal. Da pena ver a un indi­vi­duo cre­yén­do­se la con­cien­cia moral de Lati­noa­mé­ri­ca cuan­do des­po­seí­do de escrú­pu­los y de prin­ci­pios bási­cos de decen­cia y éti­ca, ha per­di­do toda cre­di­bi­li­dad y sólo los medios de comu­ni­ca­ción masi­va patro­na­les lo aco­gen como a todos los escri­bas, poli­zon­tes mone­ta­ris­tas de la con­tra­rre­vo­lu­ción con­ti­nen­tal. Hoy se vive en Amé­ri­ca Lati­na una épo­ca de cam­bio social, inten­tos de libe­ra­ción del yugo impe­ria­lis­ta neo­co­lo­ni­za­dor y el derro­ta­do escri­tor pro­fe­sio­nal no pue­de asu­mir su derro­ta ideo­ló­gi­ca de cuan­do por intere­ses cre­ma­tís­ti­cos se ale­jó de la revo­lu­ción cuba­na y por con­si­guien­te de los pobres del con­ti­nen­te y el mun­do. Sien­do un hom­bre ins­trui­do, ente­ra­do y cul­to, nos ins­pi­ra tris­te­za ver­lo defen­der una demo­cra­cia inexis­ten­te y una liber­tad sólo de los ricos, es decir, cuan­do lo vemos per­der­se en la sin­ra­zón de su cau­sa.

Y como buen pro­vo­ca­dor que es, Mario Var­gas Llo­sa inten­ta, en medio de su rabie­ta, tal vez senil, una luz de cla­ri­vi­den­cia argu­men­ta­ti­va espon­jo­sa y falaz, típi­ca de los embau­ca­do­res y sofis­tas, pues pon­de­ra y ata­ca a la mis­ma vez al pre­si­den­te Lula median­te los siguien­tes jui­cios: “Pero de Luiz Inácio Lula da Sil­va, gober­nan­te ele­gi­do en comi­cios legí­ti­mos, pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de un país demo­crá­ti­co como Bra­sil, uno espe­ra­ría, por lo menos, una acti­tud algo más dig­na y cohe­ren­te con la cul­tu­ra demo­crá­ti­ca que en teo­ría repre­sen­ta, y no la des­ver­güen­za impú­di­ca de lucir­se, risue­ño y cóm­pli­ce, con los ase­si­nos vir­tua­les de un disi­den­te demo­crá­ti­co, legi­ti­man­do con su pre­sen­cia y pro­ce­der la cace­ría de opo­si­to­res des­en­ca­de­na­da por el régi­men en los mis­mos momen­tos en que él se foto­gra­fia­ba abra­zan­do a los ver­du­gos de Orlan­do Zapa­ta Tama­yo.” Aquí la teme­ra­ria acu­sa­ción del escri­tor pro­fe­sio­nal cae por su pro­pio peso, ya que ele­va a la cate­go­ría disi­den­te demo­crá­ti­co a un pro­ba­do delin­cuen­te común, a un cri­mi­nal agre­si­vo que le par­tió el crá­neo a un ciu­da­dano cubano de un cer­te­ro mache­ta­zo, a un con­de­na­do, des­de 1990, por los deli­tos de esta­fa, tenen­cia de arma blan­ca, daños a la pro­pie­dad públi­ca y lesio­nes a los ciu­da­da­nos pací­fi­cos. Así el terro­ris­ta cubano, Posa­das Carri­les, que voló en mil peda­zos un avión de Cuba­na de Avia­ción con la dele­ga­ción com­ple­ta de jóve­nes depor­tis­tas, ase­si­nan­do a 73 per­so­nas, resul­ta tam­bién un héroe de la “demo­cra­cia y el mun­do libre” en la natu­ra­le­za mez­qui­na de este escri­tor enri­que­ci­do por difun­dir sus men­ti­ras. Así tam­bién lle­ga al col­mo de lla­mar “ase­si­nos vir­tua­les y ver­du­gos” a los gober­nan­tes cuba­nos por no ceder al chan­ta­je de un con­vic­to sui­ci­da finan­cia­do des­de Mia­mi.

Des­pués de las bar­ba­ri­da­des que escri­be, no me que­da cla­ro si Mario Var­gas Llo­sa, pro­duc­to de su derro­ta ideo­ló­gi­ca de neo­li­be­ral extre­mis­ta, aho­ra que la eco­no­mía capi­ta­lis­ta está de regre­so a las regu­la­cio­nes del esta­do, lle­ga al resen­ti­mien­to social o a la des­adap­ta­ción per­so­nal que ocu­rre a los suje­tos con ten­den­cia a la agre­si­vi­dad, el cinis­mo, la cons­pi­ra­ción y la impos­tu­ra. Pare­ce­ría una exa­ge­ra­ción de mi par­te apre­ciar­lo de esta mane­ra, pero mis dudas se disi­pan cuan­do leo de su par­te lo siguien­te: “Pero, cuan­do se tra­ta del exte­rior, el pre­si­den­te Lula se des­vis­te de los atuen­dos demo­crá­ti­cos y se abra­za con el coman­dan­te Chá­vez, con Evo Mora­les, con el coman­dan­te Orte­ga, es decir, con la hez de Amé­ri­ca Lati­na.” Allí resi­de el pro­ble­ma del des­equi­li­brio o la ena­je­na­ción tem­pra­na en este escri­tor pro­fe­sio­nal, por­que se pue­de dis­cre­par de los líde­res lati­no­ame­ri­ca­nos cita­dos pero de ahí a lla­mar­los “la hez de Amé­ri­ca Lati­na” no armo­ni­zar con el dis­cur­so de un hom­bre o inte­lec­tual que se pre­ten­de serio y creí­ble. El ALBA repre­sen­ta una corrien­te de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na demo­crá­ti­ca y soli­da­ria, don­de el indi­vi­dua­lis­mo, el egoís­mo, la des­leal­tad, el enri­que­ci­mien­to, la espe­cu­la­ción, la usu­ra y el lucro desor­bi­ta­do, en medio de la indi­gen­cia de más de la mitad de los habi­tan­tes de la tie­rra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­ta, no tie­nen cabi­da. ¿Será esta crea­ción de ALBA la que des­pier­ta la ira san­ta de Var­gas Llo­sa? Pues, pare­ce que sí, ¿qué otra expli­ca­ción pue­de dar­se al insul­to des­co­me­di­do res­pec­to a tres líde­res ele­gi­dos abru­ma­do­ra y demo­crá­ti­ca­men­te por sus pue­blos y res­pal­da­dos en la con­ti­nui­dad de las con­sul­tas popu­la­res, a las que no se atre­ven otros pre­si­den­tes envuel­tos en la corrup­ción, el atro­pe­llo, el cri­men y el enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to.

No crea la pren­sa patro­nal masi­va que enga­ña a los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos con des­ati­nos como los de su escri­tor estre­lla, segui­do de otros por un sala­rio y las sine­cu­ras de sen­tir­se perio­dis­tas. Mario Var­gas Llo­sa ha per­di­do la noción del sig­ni­fi­ca­do de las pala­bras: moral, hones­ti­dad, hono­ra­bi­li­dad y decen­cia, por­que para él los héroes de la demo­cra­cia no la “hez” son sus ami­gos con quie­nes se retra­ta son­rien­te y abra­za­do, tales como José María Aznar de Espa­ña, Car­los Menem de Argen­ti­na, Sán­chez de Losa­da de Boli­via, Car­los Andrés Pérez de Vene­zue­la, Alan Gar­cía de Perú, Álva­ro Uri­be de Colom­bia, Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri de Méxi­co, es decir, con quie­nes com­par­te la mesa miran­do la caja de cau­da­les de cada uno de ellos, mul­ti­mi­llo­na­rios hechos a razón de expo­liar los recur­sos natu­ra­les de sus paí­ses y some­ter a la pobre­za extre­ma a sus pue­blos. Enton­ces, no esta­mos ya fren­te a un pro­ble­ma ideo­ló­gi­co, dis­cu­ti­ble y con­tro­ver­ti­do, sino fren­te uno sin solu­ción: el de los valo­res huma­nos inver­ti­dos. Valo­res huma­nos inver­ti­dos, ele­va­dos por los escri­bas, gra­ti­fi­ca­dos con bue­nas pagas, a ver­da­des de Pero­gru­llo, con la fina­li­dad de sal­var y for­ta­le­cer el sis­te­ma de domi­na­ción capi­ta­lis­ta impe­ran­te. Suje­tos sin prin­ci­pios siem­pre ha exis­ti­do, seres sin escrú­pu­los de nin­gu­na cla­se tam­bién, por ello mis­mo lla­man la aten­ción los hom­bres con idea­les, los hom­bres capa­ces de sacri­fi­car su bien­es­tar per­so­nal en fun­ción de los demás. Sin idea­les a defen­der no exis­ti­rían en la his­to­ria uni­ver­sal nom­bres como Mon­tes­quieu, Rous­seau, Marx, Lenin, Mao, Boli­var, Mar­tí, Ho Chi Minh, Mariá­te­gui, Che Gue­va­ra y otros tan­tos lucha­do­res socia­les cuyos valo­res huma­nos y mora­les estu­vie­ron por enci­ma del bene­fi­cio indi­vi­dual.

La bús­que­da de la jus­ti­cia social sig­ni­fi­ca crear una moral dis­tin­ta, ver­da­de­ra. Sig­ni­fi­ca lle­var a la prác­ti­ca los valo­res huma­nos decla­ra­ti­vos, jamás imple­men­ta­dos. El esfuer­zo de la revo­lu­ción cuba­na es des­co­mu­nal y ejem­plar en este sen­ti­do; y el reco­no­ci­mien­to al coman­dan­te Fidel Cas­tro es uni­ver­sal des­de hace cin­cuen­ta años, por todos los líde­res mun­dia­les vivos y muer­tos y por los inte­lec­tua­les de mayor renom­bre, le gus­te o no le gus­te a Mario Var­gas Llo­sa y sus escri­bas alre­de­dor. Cuba ha obte­ni­do resul­ta­dos inne­ga­bles, los índi­ces com­pa­ra­ti­vos de los orga­nis­mos espe­cia­li­za­dos de las Nacio­nes Uni­das, publi­ca­dos por PNUD, en cuan­to a desa­rro­llo humano, abo­li­ción del racis­mo, edu­ca­ción, salud, nutri­ción, mor­ta­li­dad infan­til, pro­tec­ción a los ancia­nos, acce­so a la cul­tu­ra, eman­ci­pa­ción de la mujer, medi­ci­na, pro­tec­ción del medio ambien­te, etc. sitúan a esta peque­ña nación en nive­les supe­rio­res, jun­to a los paí­ses más efi­cien­tes del mun­do. ¿Moles­tan estos resul­ta­dos al escri­tor pro­fe­sio­nal? ¿Le pro­du­ce una ira irre­me­dia­ble el avan­ce de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, el triun­fo abru­ma­dor de Evo Mora­les en Boli­via, la alfa­be­ti­za­ción masi­va de los pue­blos indí­ge­nas y de los pobres, la cura­ción de la cegue­ra y la aten­ción médi­ca (Ope­ra­ción Mila­gro) a un millón y medio de ciu­da­da­nos des­pro­te­gi­dos y aban­do­na­dos en doce paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be? ¿Y le da rabia que el gas­to social en Vene­zue­la se haya mul­ti­pli­ca­do por diez con pos­tas médi­cas, escue­las, edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria y ali­men­ta­ción y que ladro­nes como Car­los Andrés Pérez y sus ami­gos no se pue­dan levan­tar el dine­ro en costalillos?¿Y le da cóle­ra el triun­fo del tupa­ma­ru­Pe­pe Múji­ca en Uru­guay? ¿Y le da ale­gría el triun­fo de Augus­to Pino­chet resu­rrec­to en la per­so­na de Sebas­tián Piñe­ra? La cues­tión de fon­do señor Var­gas Llo­sa es que el mun­do vive de espal­das a la reali­dad del ham­bre y la des­igual­dad, de espal­das al infor­tu­nio de millo­nes de millo­nes de seres huma­nos, y usted lo sabe muy bien; sin embar­go, usted se ali­nea con los ricos y los sir­ve, noso­tros con los pobres y lucha­mos por la dig­ni­dad, la edu­ca­ción, la salud y el bien­es­tar de quie­nes no tie­nen nada.

En con­clu­sión, señor Var­gas Llo­sa, Usted defien­de a los ricos y pode­ro­sos por­que dis­fru­ta de ellos y con ellos; ade­más, pien­sa como ellos: que los anal­fa­be­tos son nece­sa­rios al sis­te­ma de domi­na­ción por­que de ese modo no cono­cen las pala­bras demo­cra­cia ni liber­tad; y que los igno­ran­tes son úti­les por­que des­co­no­cen sus dere­chos; y que los pobres son inevi­ta­bles a fin de mane­jar­los de acuer­do a sus nece­si­da­des y su ham­bre; y que los tra­ba­ja­do­res son pie­zas de recam­bio sin dig­ni­dad, reem­pla­za­bles en cual­quier momen­to por­que deben men­di­gar tra­ba­jo; y que los indí­ge­nas y cam­pe­si­nos deben que­dar­se tran­qui­los espe­ran­do la usur­pa­ción de sus tie­rras y los recur­sos natu­ra­les a favor de la inver­sión; y que los enfer­mos deben seguir enfer­mos por­que ya no sir­ven para tra­ba­jar y nada pro­du­cen; y que el Esta­do es pro­pie­dad de los ricos por­que el res­to de la ciu­da­da­nía no sabe gober­nar. Este es el mun­do ideal que pre­co­ni­za ¿ver­dad, señor Var­gas Llo­sa? Y si no es así como usted dice, por­que le vie­ne en gana, todos los líde­res de opo­si­ción al sis­te­ma de la fal­sa demo­cra­cia que defien­de son unos infec­to-con­ta­gio­sos a ser odia­dos con furia, son la “hez” que según usted le “revuel­ven l

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *