Medio siglo .. y mar aden­tro- Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak

Hace medio siglo nació en Eus­kal Herria el movi­mien­to para uni­fi­car, en una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, la libe­ra­ción nacio­nal y la libe­ra­ción social del vete­rano y rebel­de pue­blo vas­co. Aque­llos jóve­nes obre­ros y estu­dian­tes que ini­cia­ron el pro­ce­so que pro­ta­go­ni­za­ría el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, rom­pían en con­tra del Esta­do –enton­ces dic­ta­du­ra del Gene­ral Fran­co- y con­tra las cla­ses domi­nan­tes y cola­bo­ra­cio­nis­tas, asu­mien­do de las corrien­tes revo­lu­cio­na­rias de Viet­nam, Cuba, Argelia…la voca­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y el nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo fun­da­men­ta­do en la apor­ta­ción libe­ra­do­ra, pero des­de su pro­pio espa­cio y con sus pro­pias fuer­zas. Reco­gien­do, así, la lla­ma libe­ra­do­ra de una cla­se tra­ba­ja­do­ra y de un pue­blo pro­gre­si­va­men­te aban­do­na­dos por los vie­jos ins­tru­men­tos polí­ti­cos, des­gas­ta­dos por la repre­sión y la enfer­me­dad refor­mis­ta, que ha con­clui­do con una des­nor­ta­da izquier­da en Euro­pa y que ya en los años seten­ta, al fina­li­zar la dic­ta­du­ra, no supie­ron estar a la altu­ra del momen­to his­tó­ri­co.

La lucha del Movi­mien­to Vas­co de Libe­ra­ción Nacio­nal, des­de sus pri­me­ros momen­tos, su con­tri­bu­ción a la de des­apa­ri­ción de la últi­ma dic­ta­du­ra fas­cis­ta euro­pea, y la lucha con­ti­nua a tra­vés de sus nume­ro­sos fren­tes por todo el mun­do, son cono­ci­dos por las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y movi­mien­tos de libe­ra­ción de los cin­co con­ti­nen­tes. Las per­se­cu­cio­nes por par­te de las nue­vas buro­cra­cias esta­ta­les here­de­ras de Fran­co y sus alia­dos euro­peos , las cár­ce­les, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes y eje­cu­cio­nes de patrio­tas revo­lu­cio­na­rios vas­cos ya eran cono­ci­das por todo el mun­do. Los últi­mos fusi­la­mien­tos, poco antes de la muer­te del vie­jo dic­ta­dor en 1975, habían sido los de dos mili­tan­tes de ETA y tres mili­tan­tes mar­xis­tas leni­nis­tas espa­ño­les que caye­ron jun­tos en el pare­dón.

Duran­te medio siglo, el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio vas­co ha sabi­do com­bi­nar dia­lec­ti­ca­men­te todas las for­mas de lucha con gran­des acier­tos muchas veces, con des­acier­tos algu­nas, pero con una con­ti­nua capa­ci­dad crí­ti­ca para rec­ti­fi­car y crear nue­vas for­mas de resis­ten­cia fren­te a los dos Esta­dos, espa­ñol y fran­cés que, con­jun­ta­men­te, han uti­li­za­do todos los medios vio­len­tos de sus apa­ra­tos admi­nis­tra­ti­vos y jurí­di­cos para aplas­tar un movi­mien­to que, empe­ro, ahí sub­sis­te, pese a la enor­me repre­sión que colo­ca a este peque­ño país en cabe­za de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del mun­do, en rela­ción con su pobla­ción. Todo ello no ha con­se­gui­do dis­mi­nuir el gran apo­yo social demos­tra­do en per­ma­nen­tes movi­li­za­cio­nes, o la implan­ta­ción en el movi­mien­to obre­ro con una mayo­ría sin­di­cal inde­pen­den­tis­ta, y en la leal­tad elec­to­ral man­te­ni­da a lo lar­go de los últi­mos sie­te años, pese a la ile­ga­li­za­ción, con un impor­tan­te sec­tor de pobla­ción que sigue optan­do por un voto inu­ti­li­za­do. La uti­li­za­ción de todos los medios y la no miti­fi­ca­ción de nin­guno de ellos , tie­ne que ver con la per­sis­ten­cia, su pro­ba­da duc­ti­li­dad y el poten­cial de la resis­ten­cia vas­ca.

Tras de una lar­ga expe­rien­cia de enfren­ta­mien­tos arma­dos , huel­gas gene­ra­les polí­ti­cas y duras movi­li­za­cio­nes la mayo­ría sin­di­cal vas­ca ha con­se­gui­do la hege­mo­nía en el movi­mien­to obre­ro, lo que ha per­mi­ti­do obte­ner las con­quis­tas socia­les que ponen al pue­blo de Eus­kal Herria a la cabe­za de Euro­pa en dina­mis­mo social; el “Mar­co Vas­co de Lucha de Cla­ses” fun­da­men­ta las posi­bi­li­da­des de una nue­va fase de lucha por una nue­va “for­ma­ción social inde­pen­dien­te”, foco de libe­ra­ción hacia el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co.

Pri­me­ro en Argel, y años más tar­de (1998) en Liza­rra-Gara­zi, por ini­cia­ti­va de la mayo­ría social vas­ca y pro­ta­go­ni­za­do por los agen­tes polí­ti­cos, socia­les, sin­di­ca­les y con la tre­gua uni­la­te­ral de ETA, se inten­tó supe­rar el con­flic­to median­te la nego­cia­ción, no obs­tan­te ello fra­ca­sa­ron por la acti­tud cica­te­ra y de blo­queo del Esta­do espa­ñol. A par­tir de este nue­vo inten­to de reso­lu­ción nego­cia­da la repre­sión, fabri­ca­da por los apa­ra­tos del esta­do espa­ñol y pro­yec­ta­da a tra­vés de los par­ti­dos de dere­cha y la sumi­sa social­de­mó­cra­cia, ha dado lugar al actual esta­do de excep­ción per­ma­nen­te que sufre Eus­kal Herria. Y es así que des­de 1998, para el esta­do espa­ñol, para sus ideó­lo­gos y sus polí­ti­cos laca­yos, no ha exis­ti­do otro pro­ble­ma que no fue­ra la vio­len­cia de ETA. Estra­te­gia que pre­ten­de escon­der bajo el para­guas del «anti­te­rro­ris­mo» un pro­fun­do pro­ble­ma de natu­ra­le­za colo­nial. Pero, pese a ocul­tar la reali­dad social vas­ca, no han logra­do impe­dir las nue­vas pro­pues­tas que lle­van a Anoe­ta, apos­tan­do por un pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción para lle­gar a la solu­ción del con­flic­to. El pun­to de par­ti­da pro­pues­to era el reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria como suje­to polí­ti­co mani­fes­ta­do en el res­pe­to a la capa­ci­dad de deci­sión del pue­blo vas­co.

Y así, tras cons­tan­tes inten­tos de abrir vías de diá­lo­go para resi­tuar el con­ten­cio­so vas­co con los Esta­dos, en un esce­na­rio sin vio­len­cia de nin­gún tipo, corres­pon­di­do por ile­ga­li­za­cio­nes, per­se­cu­ción poli­cial, deten­cio­nes, tor­tu­ras, prohi­bi­cio­nes sistemáticas…el Movi­mien­to de Libe­ra­ción ha deci­di­do empren­der el camino de cons­truc­ción de un pro­ce­so polí­ti­co demo­crá­ti­co inser­to en un esce­na­rio que fue­ra posi­ble sin vio­len­cia por ambas par­tes y exclu­si­va­men­te por las vías polí­ti­cas. El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio vas­co ha com­pren­di­do la debi­li­dad de los esta­dos espa­ñol y fran­cés en el cam­po ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y en el de los dere­chos huma­nos. De ahí su actual apues­ta polí­ti­ca.

La pro­pues­ta Zutik Eus­kal Herria, con que ini­cia este pro­ce­so la Izquier­da Abetza­le, pro­po­nien­do el cam­bio de esce­na­rio con la “úni­ca garan­tía” del apo­yo popu­lar, ha sido inme­dia­ta­men­te acom­pa­ña­da por la actua­ción soli­da­ria de agen­tes inter­na­cio­na­les ‑Pre­mios Nobel de la Paz, alguno de ellos‑, par­ti­dos polí­ti­cos de izquier­da y demó­cra­tas euro­peos, en una diná­mi­ca pro­gre­si­va. El Alto el fue­go uni­la­te­ral de ETA , que tan­to ha doli­do al debi­li­ta­do PSOE, actual ges­tor del gobierno de Madrid , lo mis­mo que a sus com­pa­ñe­ros de la ran­cia dere­cha espa­ño­la, ponen de mani­fies­to la bue­na direc­ción del pro­ce­so vas­co, pues pare­ce haber esta­lla­do la mayor car­ga explo­si­va en el cen­tro de gra­ve­dad de la estra­te­gia de un Esta­do falli­do y que­bra­do, muy toca­do por la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que des­ta­pa, a su vez, la sumi­sión del lla­ma­do Par­ti­do Socia­lis­ta a las polí­ti­cas anti­so­cia­les del FMI y del Ban­co Cen­tral Euro­peo. Nun­ca como hoy la reali­dad se ha pre­sen­ta­do tan tris­te­men­te peda­gó­gi­ca, ense­ñan­do la ver­da­de­ra cara del Impe­rio, de los Esta­dos, del Capi­tal, de la mise­ria, y de la alie­na­ción del tra­ba­jo que secues­tra la iden­ti­dad de muje­res y hom­bres para hacer­les caer pro­gre­si­va­men­te hacia un nue­vo escla­vis­mo, por la pen­dien­te de la sumi­sión.

Y para la cla­se tra­ba­ja­do­ra no exis­te solu­ción den­tro del sis­te­ma Una vez más la actual cri­sis estruc­tu­ral nos ha ense­ña­do el caos de un mode­lo que se repro­du­ce roban­do la vida de la inmen­sa mayo­ría; que acu­mu­la, al mar­gen de las nece­si­da­des, pro­du­cien­do la mayor mise­ria que la huma­ni­dad haya cono­ci­do y que pese a las tram­pas mone­ta­ris­tas de los eje­cu­ti­vos se derrum­ba hacien­do caer sobre los tra­ba­ja­do­res el peso del desas­tre. Habla­mos de un mode­lo cuya correa de trans­mi­sión son los actua­les Esta­dos, algu­nos de los cua­leas, como Espa­ña, Gre­cia y Por­tu­gal, admi­nis­tra­dos, para­dó­ji­ca­men­te, por deno­mi­na­dos par­ti­dos pro­gre­sis­tas.

Los vas­cos como otros pue­blos sin Esta­do, hemos com­pren­di­do la nece­si­dad de ini­ciar un pro­ce­so para cons­truir una nue­va For­ma­ción Social, dife­ren­cia­da y alter­na­ti­va, en el úni­co espa­cio posi­ble en estos momen­tos. Ade­más, des­de hace medio siglo el Movi­mien­to Socia­lis­ta Vas­co de Libe­ra­ción Nacio­nal vie­ne plan­tean­do que “aho­ra y aquí la lucha de libe­ra­ción nacio­nal es la con­tra­dic­ción prin­ci­pal en la lucha de cla­ses”.

Hace medio siglo se ini­ció el pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción de este País. En los últi­mos tiem­pos hemos com­pro­ba­do como des­de otros sec­to­res polí­ti­cos se asu­me pro­gre­si­va­men­te el pro­ce­so, al rebu­fo del movi­mien­to popu­lar. Los lucha­do­res revo­lu­cio­na­rios vas­cos de los pri­me­ros años tenían cla­ro que a Eus­kal Herria no la iba a libe­rar sola­men­te ETA, ni siquie­ra la Uni­dad Popu­lar, sino todo el pue­blo tra­ba­ja­dor de Eus­kal Herria en pie. Es tiem­po de remar mar aden­tro. El camino de la auto­de­ter­mi­na­ción ha sido ile­gal mucho tiem­po, pero podrá ser legal en un esce­na­rio demo­crá­ti­co; ha resis­tir­do con las armas ante la vio­len­cia anti­de­mo­crá­ti­ca de los Esta­dos y sinem­bar­go uti­li­za­rá exclu­si­va­men­te méto­dos polí­ti­cos en un nue­vo esce­na­rio, si ello es posi­ble. Será defi­ni­ti­va­men­te el pue­blo tra­ba­ja­dor quien haya abier­to nue­vos cami­nos y quien deci­di­rá en este pro­ce­so los rit­mos nece­sa­ria­men­te des­igua­les y coor­di­na­dos en momen­tos y espa­cios des­de los que par­ti­mos. Y lo será, pro­ba­ble­men­te, suman­do la “masa crí­ti­ca nece­sa­ria” para abor­dar nue­vos esce­na­rios., como suje­to para cons­truir y blin­dar el nece­sa­rio espa­cio de liber­tad hacia el ESTADO SOCIALISTA VASCO.

Pues es el pue­blo tra­ba­ja­dor quien, úni­ca­men­te, pue­de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de cons­truir nación des­de su inde­pen­den­cia uni­la­te­ral, con­tra Esta­dos y sis­te­mas impues­tos. Todos los pro­ce­sos de libe­ra­ción con­du­cen a la libe­ra­ción total del géne­ro humano. No exis­te libe­ra­ción de hom­bres sin libe­ra­ción de la mujer. Ni exis­te libe­ra­ción huma­na com­pa­ti­ble con ena­je­na­cio­nes eco­nó­mi­cas, socia­les, cul­tu­ra­lesm o ideo­ló­gi­cas. No son libres los pue­blos que opri­men a otros pue­blos. Todas las luchas son la mis­ma lucha. Y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta será la suma de espa­cios libe­ra­dos por la lucha de muje­res, hom­bres y pue­blos que abren el camino de un mun­do de liber­tad, en el que cada cual apor­te según sus posi­bi­li­da­des y reci­ba según sus nece­si­da­des. Y aho­ra EUSKAL HERRIA ha deci­di­do nave­gar, con timón fir­me, rum­bo al puer­to de su liber­tad.

Abe­lino Gómez Gómez

Jon Kere­je­ta Bera

Pako Bela­rra Lagüe­ra

Juan­jo Sainz Sainz

Dabid Gar­cía Gómez

Javier Ramos Sán­chez

MIEMBROS DE EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *