Medio siglo .. y mar aden­tro- Eus­kal Herri­ko Komunistak

Hace medio siglo nació en Eus­kal Herria el movi­mien­to para uni­fi­car, en una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, la libe­ra­ción nacio­nal y la libe­ra­ción social del vete­rano y rebel­de pue­blo vas­co. Aque­llos jóve­nes obre­ros y estu­dian­tes que ini­cia­ron el pro­ce­so que pro­ta­go­ni­za­ría el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, rom­pían en con­tra del Esta­do –enton­ces dic­ta­du­ra del Gene­ral Fran­co- y con­tra las cla­ses domi­nan­tes y cola­bo­ra­cio­nis­tas, asu­mien­do de las corrien­tes revo­lu­cio­na­rias de Viet­nam, Cuba, Argelia…la voca­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y el nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo fun­da­men­ta­do en la apor­ta­ción libe­ra­do­ra, pero des­de su pro­pio espa­cio y con sus pro­pias fuer­zas. Reco­gien­do, así, la lla­ma libe­ra­do­ra de una cla­se tra­ba­ja­do­ra y de un pue­blo pro­gre­si­va­men­te aban­do­na­dos por los vie­jos ins­tru­men­tos polí­ti­cos, des­gas­ta­dos por la repre­sión y la enfer­me­dad refor­mis­ta, que ha con­clui­do con una des­nor­ta­da izquier­da en Euro­pa y que ya en los años seten­ta, al fina­li­zar la dic­ta­du­ra, no supie­ron estar a la altu­ra del momen­to histórico.

La lucha del Movi­mien­to Vas­co de Libe­ra­ción Nacio­nal, des­de sus pri­me­ros momen­tos, su con­tri­bu­ción a la de des­apa­ri­ción de la últi­ma dic­ta­du­ra fas­cis­ta euro­pea, y la lucha con­ti­nua a tra­vés de sus nume­ro­sos fren­tes por todo el mun­do, son cono­ci­dos por las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y movi­mien­tos de libe­ra­ción de los cin­co con­ti­nen­tes. Las per­se­cu­cio­nes por par­te de las nue­vas buro­cra­cias esta­ta­les here­de­ras de Fran­co y sus alia­dos euro­peos , las cár­ce­les, tor­tu­ras, des­apa­ri­cio­nes y eje­cu­cio­nes de patrio­tas revo­lu­cio­na­rios vas­cos ya eran cono­ci­das por todo el mun­do. Los últi­mos fusi­la­mien­tos, poco antes de la muer­te del vie­jo dic­ta­dor en 1975, habían sido los de dos mili­tan­tes de ETA y tres mili­tan­tes mar­xis­tas leni­nis­tas espa­ño­les que caye­ron jun­tos en el paredón.

Duran­te medio siglo, el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio vas­co ha sabi­do com­bi­nar dia­lec­ti­ca­men­te todas las for­mas de lucha con gran­des acier­tos muchas veces, con des­acier­tos algu­nas, pero con una con­ti­nua capa­ci­dad crí­ti­ca para rec­ti­fi­car y crear nue­vas for­mas de resis­ten­cia fren­te a los dos Esta­dos, espa­ñol y fran­cés que, con­jun­ta­men­te, han uti­li­za­do todos los medios vio­len­tos de sus apa­ra­tos admi­nis­tra­ti­vos y jurí­di­cos para aplas­tar un movi­mien­to que, empe­ro, ahí sub­sis­te, pese a la enor­me repre­sión que colo­ca a este peque­ño país en cabe­za de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del mun­do, en rela­ción con su pobla­ción. Todo ello no ha con­se­gui­do dis­mi­nuir el gran apo­yo social demos­tra­do en per­ma­nen­tes movi­li­za­cio­nes, o la implan­ta­ción en el movi­mien­to obre­ro con una mayo­ría sin­di­cal inde­pen­den­tis­ta, y en la leal­tad elec­to­ral man­te­ni­da a lo lar­go de los últi­mos sie­te años, pese a la ile­ga­li­za­ción, con un impor­tan­te sec­tor de pobla­ción que sigue optan­do por un voto inu­ti­li­za­do. La uti­li­za­ción de todos los medios y la no miti­fi­ca­ción de nin­guno de ellos , tie­ne que ver con la per­sis­ten­cia, su pro­ba­da duc­ti­li­dad y el poten­cial de la resis­ten­cia vasca.

Tras de una lar­ga expe­rien­cia de enfren­ta­mien­tos arma­dos , huel­gas gene­ra­les polí­ti­cas y duras movi­li­za­cio­nes la mayo­ría sin­di­cal vas­ca ha con­se­gui­do la hege­mo­nía en el movi­mien­to obre­ro, lo que ha per­mi­ti­do obte­ner las con­quis­tas socia­les que ponen al pue­blo de Eus­kal Herria a la cabe­za de Euro­pa en dina­mis­mo social; el “Mar­co Vas­co de Lucha de Cla­ses” fun­da­men­ta las posi­bi­li­da­des de una nue­va fase de lucha por una nue­va “for­ma­ción social inde­pen­dien­te”, foco de libe­ra­ción hacia el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co.

Pri­me­ro en Argel, y años más tar­de (1998) en Liza­rra-Gara­zi, por ini­cia­ti­va de la mayo­ría social vas­ca y pro­ta­go­ni­za­do por los agen­tes polí­ti­cos, socia­les, sin­di­ca­les y con la tre­gua uni­la­te­ral de ETA, se inten­tó supe­rar el con­flic­to median­te la nego­cia­ción, no obs­tan­te ello fra­ca­sa­ron por la acti­tud cica­te­ra y de blo­queo del Esta­do espa­ñol. A par­tir de este nue­vo inten­to de reso­lu­ción nego­cia­da la repre­sión, fabri­ca­da por los apa­ra­tos del esta­do espa­ñol y pro­yec­ta­da a tra­vés de los par­ti­dos de dere­cha y la sumi­sa social­de­mó­cra­cia, ha dado lugar al actual esta­do de excep­ción per­ma­nen­te que sufre Eus­kal Herria. Y es así que des­de 1998, para el esta­do espa­ñol, para sus ideó­lo­gos y sus polí­ti­cos laca­yos, no ha exis­ti­do otro pro­ble­ma que no fue­ra la vio­len­cia de ETA. Estra­te­gia que pre­ten­de escon­der bajo el para­guas del «anti­te­rro­ris­mo» un pro­fun­do pro­ble­ma de natu­ra­le­za colo­nial. Pero, pese a ocul­tar la reali­dad social vas­ca, no han logra­do impe­dir las nue­vas pro­pues­tas que lle­van a Anoe­ta, apos­tan­do por un pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción para lle­gar a la solu­ción del con­flic­to. El pun­to de par­ti­da pro­pues­to era el reco­no­ci­mien­to de Eus­kal Herria como suje­to polí­ti­co mani­fes­ta­do en el res­pe­to a la capa­ci­dad de deci­sión del pue­blo vasco.

Y así, tras cons­tan­tes inten­tos de abrir vías de diá­lo­go para resi­tuar el con­ten­cio­so vas­co con los Esta­dos, en un esce­na­rio sin vio­len­cia de nin­gún tipo, corres­pon­di­do por ile­ga­li­za­cio­nes, per­se­cu­ción poli­cial, deten­cio­nes, tor­tu­ras, prohi­bi­cio­nes sistemáticas…el Movi­mien­to de Libe­ra­ción ha deci­di­do empren­der el camino de cons­truc­ción de un pro­ce­so polí­ti­co demo­crá­ti­co inser­to en un esce­na­rio que fue­ra posi­ble sin vio­len­cia por ambas par­tes y exclu­si­va­men­te por las vías polí­ti­cas. El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio vas­co ha com­pren­di­do la debi­li­dad de los esta­dos espa­ñol y fran­cés en el cam­po ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y en el de los dere­chos huma­nos. De ahí su actual apues­ta política.

La pro­pues­ta Zutik Eus­kal Herria, con que ini­cia este pro­ce­so la Izquier­da Abetza­le, pro­po­nien­do el cam­bio de esce­na­rio con la “úni­ca garan­tía” del apo­yo popu­lar, ha sido inme­dia­ta­men­te acom­pa­ña­da por la actua­ción soli­da­ria de agen­tes inter­na­cio­na­les ‑Pre­mios Nobel de la Paz, alguno de ellos‑, par­ti­dos polí­ti­cos de izquier­da y demó­cra­tas euro­peos, en una diná­mi­ca pro­gre­si­va. El Alto el fue­go uni­la­te­ral de ETA , que tan­to ha doli­do al debi­li­ta­do PSOE, actual ges­tor del gobierno de Madrid , lo mis­mo que a sus com­pa­ñe­ros de la ran­cia dere­cha espa­ño­la, ponen de mani­fies­to la bue­na direc­ción del pro­ce­so vas­co, pues pare­ce haber esta­lla­do la mayor car­ga explo­si­va en el cen­tro de gra­ve­dad de la estra­te­gia de un Esta­do falli­do y que­bra­do, muy toca­do por la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que des­ta­pa, a su vez, la sumi­sión del lla­ma­do Par­ti­do Socia­lis­ta a las polí­ti­cas anti­so­cia­les del FMI y del Ban­co Cen­tral Euro­peo. Nun­ca como hoy la reali­dad se ha pre­sen­ta­do tan tris­te­men­te peda­gó­gi­ca, ense­ñan­do la ver­da­de­ra cara del Impe­rio, de los Esta­dos, del Capi­tal, de la mise­ria, y de la alie­na­ción del tra­ba­jo que secues­tra la iden­ti­dad de muje­res y hom­bres para hacer­les caer pro­gre­si­va­men­te hacia un nue­vo escla­vis­mo, por la pen­dien­te de la sumisión.

Y para la cla­se tra­ba­ja­do­ra no exis­te solu­ción den­tro del sis­te­ma Una vez más la actual cri­sis estruc­tu­ral nos ha ense­ña­do el caos de un mode­lo que se repro­du­ce roban­do la vida de la inmen­sa mayo­ría; que acu­mu­la, al mar­gen de las nece­si­da­des, pro­du­cien­do la mayor mise­ria que la huma­ni­dad haya cono­ci­do y que pese a las tram­pas mone­ta­ris­tas de los eje­cu­ti­vos se derrum­ba hacien­do caer sobre los tra­ba­ja­do­res el peso del desas­tre. Habla­mos de un mode­lo cuya correa de trans­mi­sión son los actua­les Esta­dos, algu­nos de los cua­leas, como Espa­ña, Gre­cia y Por­tu­gal, admi­nis­tra­dos, para­dó­ji­ca­men­te, por deno­mi­na­dos par­ti­dos progresistas.

Los vas­cos como otros pue­blos sin Esta­do, hemos com­pren­di­do la nece­si­dad de ini­ciar un pro­ce­so para cons­truir una nue­va For­ma­ción Social, dife­ren­cia­da y alter­na­ti­va, en el úni­co espa­cio posi­ble en estos momen­tos. Ade­más, des­de hace medio siglo el Movi­mien­to Socia­lis­ta Vas­co de Libe­ra­ción Nacio­nal vie­ne plan­tean­do que “aho­ra y aquí la lucha de libe­ra­ción nacio­nal es la con­tra­dic­ción prin­ci­pal en la lucha de cla­ses”.

Hace medio siglo se ini­ció el pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción de este País. En los últi­mos tiem­pos hemos com­pro­ba­do como des­de otros sec­to­res polí­ti­cos se asu­me pro­gre­si­va­men­te el pro­ce­so, al rebu­fo del movi­mien­to popu­lar. Los lucha­do­res revo­lu­cio­na­rios vas­cos de los pri­me­ros años tenían cla­ro que a Eus­kal Herria no la iba a libe­rar sola­men­te ETA, ni siquie­ra la Uni­dad Popu­lar, sino todo el pue­blo tra­ba­ja­dor de Eus­kal Herria en pie. Es tiem­po de remar mar aden­tro. El camino de la auto­de­ter­mi­na­ción ha sido ile­gal mucho tiem­po, pero podrá ser legal en un esce­na­rio demo­crá­ti­co; ha resis­tir­do con las armas ante la vio­len­cia anti­de­mo­crá­ti­ca de los Esta­dos y sinem­bar­go uti­li­za­rá exclu­si­va­men­te méto­dos polí­ti­cos en un nue­vo esce­na­rio, si ello es posi­ble. Será defi­ni­ti­va­men­te el pue­blo tra­ba­ja­dor quien haya abier­to nue­vos cami­nos y quien deci­di­rá en este pro­ce­so los rit­mos nece­sa­ria­men­te des­igua­les y coor­di­na­dos en momen­tos y espa­cios des­de los que par­ti­mos. Y lo será, pro­ba­ble­men­te, suman­do la “masa crí­ti­ca nece­sa­ria” para abor­dar nue­vos esce­na­rios., como suje­to para cons­truir y blin­dar el nece­sa­rio espa­cio de liber­tad hacia el ESTADO SOCIALISTA VASCO.

Pues es el pue­blo tra­ba­ja­dor quien, úni­ca­men­te, pue­de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de cons­truir nación des­de su inde­pen­den­cia uni­la­te­ral, con­tra Esta­dos y sis­te­mas impues­tos. Todos los pro­ce­sos de libe­ra­ción con­du­cen a la libe­ra­ción total del géne­ro humano. No exis­te libe­ra­ción de hom­bres sin libe­ra­ción de la mujer. Ni exis­te libe­ra­ción huma­na com­pa­ti­ble con ena­je­na­cio­nes eco­nó­mi­cas, socia­les, cul­tu­ra­lesm o ideo­ló­gi­cas. No son libres los pue­blos que opri­men a otros pue­blos. Todas las luchas son la mis­ma lucha. Y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta será la suma de espa­cios libe­ra­dos por la lucha de muje­res, hom­bres y pue­blos que abren el camino de un mun­do de liber­tad, en el que cada cual apor­te según sus posi­bi­li­da­des y reci­ba según sus nece­si­da­des. Y aho­ra EUSKAL HERRIA ha deci­di­do nave­gar, con timón fir­me, rum­bo al puer­to de su libertad.

Abe­lino Gómez Gómez 

Jon Kere­je­ta Bera 

Pako Bela­rra Lagüera 

Juan­jo Sainz Sainz 

Dabid Gar­cía Gómez 

Javier Ramos Sánchez 

MIEMBROS DE EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.