Cum­ple 9 años la gue­rra en Afga­nis­tán, el lla­ma­do cemen­te­rio de los impe­rios – La Jor­na­da

Foto

La gue­rra no se ve, ni se oye, ni hue­le en las calles de este país. A pesar de que hoy se cum­ple el noveno ani­ver­sa­rio de la gue­rra esta­du­ni­den­se en Afga­nis­tán –la más lar­ga en la his­to­ria de este país– ese con­flic­to no está en el cen­tro de la aten­ción públi­ca, a menos que uno sea vete­rano, fami­liar de algún sol­da­do, o un polí­ti­co que de pron­to se sien­te obli­ga­do a visi­tar a los miles de heri­dos físi­ca y men­tal­men­te como resul­ta­do de una inva­sión a un país que –des­de tiem­pos de Gen­gis Khan– ha sido cono­ci­do como elcemen­te­rio de los impe­rios.

Hoy no hubo nin­gu­na decla­ra­ción ni acto ofi­cial para mar­car el noveno ani­ver­sa­rio, y la mayo­ría de los medios tam­po­co resal­ta­ron el hecho.

El 7 de octu­bre de 2001 Esta­dos Uni­dos reali­zó una serie de ata­ques aéreos sobre Afga­nis­tán. Nue­ve años des­pués nadie es capaz de apos­tar que los obje­ti­vos ini­cia­les de esta gue­rra estén más cer­ca de cum­plir­se. De hecho, hay indi­cios de que Washing­ton acep­ta pro­pues­tas para una nego­cia­ción indi­rec­ta con el tali­bán.

Heren­cia de Bush

Para el pre­si­den­te Barack Oba­ma la coyun­tu­ra actual deter­mi­na­rá si su estra­te­gia será efec­ti­va al lle­gar las cer­ca de 30 mil tro­pas más que deci­dió enviar, ele­van­do el total a unos 100 mil. Con esto ya pasa de ser una gue­rra que here­dó de Geor­ge W. Bush a una que aho­ra es su res­pon­sa­bi­li­dad.

Por aho­ra, se regis­tra el nivel más alto de bajas esta­du­ni­den­ses y de otras fuer­zas de la OTAN des­de 2001; has­ta la fecha más de mil 220 mili­ta­res esta­du­ni­den­ses han muer­to (unos 2 mil de las fuer­zas del OTAN en total). Unos 120 mili­ta­res esta­du­ni­den­ses murie­ron en julio y agos­to, y más en los pri­me­ros ocho meses de 2010, que el total de 2009; mien­tras tan­to se han mul­ti­pli­ca­do los ata­ques con­tra ellos.

A la vez, la fil­tra­ción en julio de dece­nas de miles de docu­men­tos ofi­cia­les secre­tos en el sitio Wiki­leaks, reve­ló la matan­za de cien­tos de civi­les por fuer­zas de la OTAN enca­be­za­das por Esta­dos Uni­dos en inci­den­tes que no se habían repor­ta­do, la cre­cien­te inten­si­dad de la con­tra­ofen­si­va del tali­bán, y la cre­cien­te preo­cu­pa­ción entre el man­do mili­tar de que Pakis­tán se está vol­vien­do par­te cada vez más peli­gro­sa del con­flic­to.

Por otro lado, hoy el pre­si­den­te del Comi­té de Ser­vi­cios Arma­dos del Sena­do, Carl Levin, emi­tió un infor­me con los resul­ta­dos de una inves­ti­ga­ción de un año ela­bo­ra­da por el comi­té que repor­ta sobre un núme­ro de con­tra­tis­tas de segu­ri­dad pri­va­da en Afga­nis­tán que han cana­li­za­do sus fon­dos esta­du­ni­den­ses a jefes para­mi­li­ta­res y cau­di­llos afga­nos. Éstos, según Levin, están vin­cu­la­dos a ase­si­na­tos, secues­tros, sobor­nos y acti­vi­da­des pro­ta­li­bán y anti­coa­li­ción (OTAN). Sub­ra­yó que muy fre­cuen­te­men­te nues­tra depen­den­cia de con­tra­tis­tas de segu­ri­dad pri­va­da en Afga­nis­tán ha for­ta­le­ci­do a los jefes de gue­rra e inter­lo­cu­to­res de poder ope­ran­do fue­ra del con­trol del gobierno afgano. Hay prue­bas sig­ni­fi­ca­ti­vas de que algu­nos de los con­tra­tis­tas de segu­ri­dad tra­ba­jan inclu­so con­tra nues­tras fuer­zas de la coa­li­ción, crean­do la mis­ma ame­na­za para la que fue­ron con­tra­ta­dos para com­ba­tir. Indi­có que según las cifras del Pen­tá­gono exis­tían 26 mil tra­ba­ja­do­res con­tra­tis­tas de segu­ri­dad pri­va­da ope­ran­do en Afga­nis­tán, casi todos afga­nos y todos arma­dos.

“Con el núme­ro más alto de muer­tes civi­les y mili­ta­res este año y con la fra­ca­sa­da recien­te elec­ción, que­da cla­ro que la estra­te­gia mili­tar del gobierno de Oba­ma está fra­ca­san­do. Los esta­du­ni­den­ses no pue­den gas­tar más san­gre y teso­ro….”, afir­mó Paul Kawi­ja Mar­tin, direc­tor de polí­ti­cas de Pea­ce Action, una de las agru­pa­cio­nes anti­gue­rra más gran­des de Esta­dos Uni­dos, seña­lan­do que debe­ría haber un giro en la estra­te­gia hacia solu­cio­nes polí­ti­cas y diplo­má­ti­cas.

Una encues­ta de CNN a fina­les de sep­tiem­bre regis­tró que casi 6 de cada 10 esta­du­ni­den­ses se opo­nen a la gue­rra (cer­ca de 90 por cien­to la apo­ya­ba en octu­bre de 2001). Peor aún, sólo 20 por cien­to de demó­cra­tas –el par­ti­do de Oba­ma– apo­ya la gue­rra. Sólo 44 por cien­to opi­na que las cosas pro­ce­den bien para Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán, de 55 por cien­to que opi­na­ba eso en mar­zo de este año.

Y no hay con­sen­so, y mucho menos afir­ma­cio­nes ofi­cia­les, de que la estra­te­gia actual gene­ra­rá algún fru­to posi­ti­vo para Esta­dos Uni­dos. Con la reduc­ción de apo­yo popu­lar en casa, cada vez menos res­pal­do en el ámbi­to inter­na­cio­nal (las tro­pas de Holan­da ya fue­ron reti­ra­das y serán segui­das por las de Cana­dá), con la situa­ción inter­na de Afga­nis­tán en caos y un gobierno no sólo corrup­to sino con poca legi­ti­mi­dad, y con todo indi­can­do que Pakis­tán repre­sen­ta un gra­ve pro­ble­ma sin solu­ción visi­ble en la bata­lla con­tra el tali­bán y Al Qae­da, el déci­mo año de esta gue­rra no augu­ra bien para Washing­ton.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *