Cin­co razo­nes para negar la extra­di­ción de Apa­bla­za – Ati­lio Borón

La soli­ci­tud ele­va­da por el gobierno chi­leno, ya des­de los tiem­pos de la Con­cer­ta­ción y hoy rati­fi­ca­da por el de Sebas­tián Piñe­ra, para obte­ner la extra­di­ción de Gal­va­rino Apa­bla­za ha sus­ci­ta­do una gran con­tro­ver­sia en nume­ro­sos paí­ses. No obs­tan­te, las más de las veces se dis­cu­te del tema hacien­do hin­ca­pié, exclu­si­va­men­te, en el cri­men que habría come­ti­do Apa­bla­za y se deja con­ve­nien­te­men­te fue­ra de foco a la jus­ti­cia chilena.

Pero si se exa­mi­na su desem­pe­ño se lle­ga­rá fácil­men­te a la con­clu­sión de que la deci­sión toma­da por la CONARE (Comi­sión Nacio­nal para los Refu­gia­dos) de la Argen­ti­na y rati­fi­ca­da por la Casa Rosa­da es acertada.

Hay muchas y muy fun­da­das dudas acer­ca de la impar­cia­li­dad y equi­dad de la jus­ti­cia chi­le­na, cuyas ins­ti­tu­cio­nes, per­so­nal y mar­co nor­ma­ti­vo exhi­ben, aún hoy, las funes­tas hue­llas del lega­do de Pino­chet. He aquí algu­nas razo­nes por las cua­les hay que recha­zar el pedi­do de extradición.

Pri­me­ra razón, por la ver­da­de­ra bur­la a la jus­ti­cia inter­na­cio­nal ocu­rri­da a pro­pó­si­to del pedi­do de extra­di­ción de Pino­chet soli­ci­ta­do en su momen­to por Chi­le. Como se recor­da­rá, estan­do el tirano en Lon­dres el juez espa­ñol Bal­ta­sar Gar­zón dic­tó un auto orde­nan­do su pri­sión pro­vi­sio­nal e incon­di­cio­nal a los efec­tos de ser pos­te­rior­men­te extra­di­ta­do a Espa­ña para res­pon­der a las acu­sa­cio­nes plan­tea­das por haber par­ti­ci­pa­do en la ins­ti­ga­ción y eje­cu­ción de hechos carac­te­ri­za­dos como crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, algu­nos de ellos en cola­bo­ra­ción con el gobierno argen­tino (como la Ope­ra­ción Cón­dor), la Cara­va­na de la Muer­te en Chi­le (57 homi­ci­dios y 18 secues­tros), ade­más de las tor­tu­ras, ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes per­pe­tra­das duran­te su ges­tión al fren­te del Pala­cio de La Moneda.

En Mar­zo de 1999 la Cáma­ra de los Lores deci­dió que Pino­chet no se podía ampa­rar en la inmu­ni­dad de las que gozan los jefes de esta­do, jus­ta­men­te por haber come­ti­do crí­me­nes de esta gra­ve­dad, y con­ce­dió su extra­di­ción a Espa­ña, pero solo para ser juz­ga­do por los de tor­tu­ra y cons­pi­ra­ción para la tor­tu­ra come­ti­dos a par­tir del 8 de diciem­bre de 1988, ya que fue solo a par­tir de esa fecha cuan­do el Rei­no Uni­do sus­cri­bió la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra. Sin embar­go, lue­go de inten­sas pre­sio­nes y nego­cia­cio­nes, el Minis­tro del Inte­rior Jack Straw resol­vió, el 11 de enero de 2000, que Pino­chet se halla­ba afec­ta­do por una gra­ve enfer­me­dad que le impe­día enfren­tar un jui­cio y en con­se­cuen­cia dese­chó la soli­ci­tud de Gar­zón y orde­nó la libe­ra­ción del detenido.

Al día siguien­te Pino­chet regre­sa­ba a Chi­le, tras haber sido demo­ra­do casi un año y medio en Lon­dres, y allí su salud expe­ri­men­tó una mila­gro­sa mejo­ría, arro­jan­do las mule­tas a un lado y aban­do­nan­do la silla de rue­das que había uti­li­za­do duran­te su pro­lon­ga­da “enfer­me­dad”. La jus­ti­cia chi­le­na con­va­li­dó ese escán­da­lo hacien­do lugar a todas las tri­qui­ñue­las legu­le­yas uti­li­za­das por la defen­sa de Pino­chet y por eso care­ce de auto­ri­dad moral para exi­gir la extra­di­ción de Apa­bla­za. Sobre­se­yó al tirano de todos sus car­gos, e hizo oídos sor­dos a las acu­sa­cio­nes en su con­tra por los deli­tos de eva­sión tri­bu­ta­ria, enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y fal­si­fi­ca­ción de docu­men­tos públicos.

El geno­ci­da ‑y, por aña­di­du­ra, esta­fa­dor y ladrón- murió tran­qui­lo en su casa, sin ser moles­ta­do por la jus­ti­cia. ¿Con qué cara pue­de la jus­ti­cia chi­le­na exi­gir la extra­di­ción de Apa­bla­za? ¿Cómo jus­ti­fi­car este doble rasero?

Segun­do, por la inac­ción de los jue­ces de Chi­le en rela­ción a Michael Town­ley, ase­sino con­fe­so de Orlan­do Lete­lier y su cola­bo­ra­do­ra, Ron­nie Mof­fitt, en Washing­ton; y del Gene­ral cons­ti­tu­cio­na­lis­ta chi­leno Car­los Prats y su espo­sa, en Bue­nos Aires. Town­ley es un ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano que fue reclu­ta­do por la CIA para rea­li­zar varios aten­ta­dos dina­mi­te­ros, entre ellos los que aca­ba­ron con la vida de las per­so­nas men­cio­na­das más arriba.

Ante los tri­bu­na­les esta­dou­ni­den­ses ese sinies­tro per­so­na­je se con­fe­só cul­pa­ble de haber cons­trui­do, ins­ta­la­do y deto­na­do la bom­ba en el auto­mó­vil de Lete­lier, reci­bien­do por eso una con­de­na benig­na e inmu­ni­dad futu­ra a cam­bio de su tes­ti­mo­nio en con­tra de sus com­pin­ches en el aten­ta­do, cin­co cuba­nos de la mafia anti­cas­tris­ta enquis­ta­da en Miami.

En reco­no­ci­mien­to a sus patrió­ti­cos ser­vi­cios cum­plió ape­nas una par­te de su con­de­na y lue­go fue pues­to en liber­tad, con nue­vo nom­bre e iden­ti­dad, para reha­cer su vida y pro­se­guir su “infa­ti­ga­ble lucha a favor de la demo­cra­cia y la liber­tad”, Ame­ri­can sty­le, natu­ral­men­te. En 1983 la jus­ti­cia argen­ti­na soli­ci­tó su extra­di­ción por su res­pon­sa­bi­li­dad en el ase­si­na­to de Prats y seño­ra pero la cor­te dis­tri­tal de Vir­gi­nia, aten­ta a la cola­bo­ra­ción pres­ta­da por Town­ley en el caso Lete­lier, dene­gó el pedi­do. Cabe men­cio­nar que por los mis­mos hechos fue pro­ce­sa­do y con­de­na­do en la Argen­ti­na Enri­que Lau­ta­ro Aran­ci­bia Cla­vel, en un lea­ding case de la Cor­te Supre­ma fun­da­do sobre la impres­crip­ti­bi­li­dad de los crí­me­nes de lesa humanidad.

Town­ley tam­bién estu­vo impli­ca­do en la Ope­ra­ción Cón­dor, pero pese a ello la jus­ti­cia chi­le­na nun­ca recla­mó su extra­di­ción o inten­tó sor­tear la inca­li­fi­ca­ble pro­tec­ción que este cri­mi­nal goza (como tan­tos otros, entre los cua­les sobre­sa­len los terro­ris­tas pro­ba­dos y con­fe­sos Orlan­do Bosch, Luis Posa­da Carri­les, y otros de su cala­ña) en la gran demo­cra­cia del nor­te. ¿Cómo jus­ti­fi­car esta indi­fe­ren­cia ante el caso Town­ley y la acti­va per­se­cu­ción de Apa­bla­za? Evi­den­te­men­te, la jus­ti­cia chi­le­na tie­ne dos varas muy dife­ren­tes para medir estos casos.

Ter­ce­ro: otros paí­ses tam­bién dene­ga­ron soli­ci­tu­des de extra­di­ción emi­ti­dos por el gobierno chi­leno. Reco­no­cien­do las irre­gu­la­ri­da­des y fal­ta de garan­tías de la jus­ti­cia chi­le­na el gobierno de Sui­za des­es­ti­mó la soli­ci­tud de extra­di­ción de Patri­cio Ortiz Mon­te­ne­gro, refu­gia­do en ese país des­de 1996, y lo mis­mo había antes ocu­rri­do con Sudá­fri­ca. Para fun­da­men­tar su deci­sión, las auto­ri­da­des hel­vé­ti­cas mani­fes­ta­ron que las Fis­ca­lías Mili­ta­res chi­le­nas no garan­ti­za­ban un jui­cio justo.

Cabe con­sig­nar que gra­cias al lega­do jurí­di­co del pino­che­tis­mo en Chi­le es posi­ble juz­gar un mis­mo supues­to deli­to bajo dos juris­dic­cio­nes: la jus­ti­cia civil y la mili­tar. Tal como lo ha mani­fes­ta­ra en una entre­vis­ta a la revis­ta chi­le­na Pun­to Final el abo­ga­do defen­sor de pre­sos polí­ti­cos chi­le­nos Alber­to Espi­no­za Pino, “las Fis­ca­lías Mili­ta­res chi­le­nas siguen sien­do ‘juez y par­te’ en dece­nas de pro­ce­sos judi­cia­les segui­dos a quie­nes lucha­ron en con­tra de la dic­ta­du­ra del gene­ral Augus­to Pino­chet Ugar­te, y casos de vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en don­de se han trans­for­ma­do en las prin­ci­pa­les impul­so­ras de la impu­ni­dad, cerran­do las inves­ti­ga­cio­nes o, lisa y lla­na­men­te, apli­can­do la Ley de Amnis­tía de 1978 apro­ba­da por el pro­pio gene­ral Pino­chet.” ( http://​www​.ema​gis​ter​.com/​l​a​-​a​c​t​u​a​l​-​s​i​t​u​a​c​i​o​n​-​p​r​e​s​o​s​-​p​o​l​i​t​i​c​o​s​-​c​h​i​l​e​n​o​s​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​l​-​a​b​o​g​a​d​o​-​a​l​b​e​r​t​o​-​e​s​p​i​n​o​z​a​-​c​u​r​s​o​s​-​6​4​6​0​7​2​.​htm ) Si Sui­za no con­ce­de la extra­di­ción, por esas razo­nes, ¿por qué debe­ría con­ce­der­la la Argen­ti­na? ¿Ha cam­bia­do tan­to la situación?

Otra razón para dene­gar la extra­di­ción: las dis­tor­sio­nes y ses­gos racis­tas y polí­ti­cos del sis­te­ma judi­cial chi­leno pues­tos en evi­den­cia por la muy pro­lon­ga­da huel­ga de ham­bre (más de ochen­ta días) de los comu­ne­ros mapu­che, rebe­la­dos en con­tra de la apli­ca­ción de la Ley Anti­te­rro­ris­ta y las arbi­tra­rie­da­des del “esta­do de dere­cho” para juz­gar accio­nes supues­ta­men­te con­tra­rias a la ley.

A pesar de las opi­nio­nes que ince­san­te­men­te pro­pa­ga la pren­sa al ser­vi­cio del impe­rio, las abe­rra­cio­nes jurí­di­cas denun­cia­das por la pro­tes­ta de los mapu­che son un tris­te recor­da­to­rio de las gra­ves limi­ta­cio­nes de la jus­ti­cia en Chi­le y de la faci­li­dad con que los gru­pos socia­les des­afec­tos al régi­men eco­nó­mi­co y social impe­ran­te pue­den ser cri­mi­na­li­za­dos y some­ti­dos a un tra­to dis­cri­mi­na­to­rio en el ámbi­to judi­cial o a bru­ta­les con­di­cio­nes de deten­ción y encarcelamiento.

Quin­ta y últi­ma, un dato para nada anec­dó­ti­co: el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra, otros miem­bros de su gobierno, la abru­ma­do­ra mayo­ría de la opi­nión y la “pren­sa seria” de Chi­le, con el inefa­ble El Mer­cu­rio a la cabe­za, ya con­de­na­ron a Apa­bla­za y lo acu­san de haber sido el autor inte­lec­tual del ase­si­na­to de Jai­me Guzmán,desconociendo el prin­ci­pio de ino­cen­cia, base fun­da­men­tal del dere­cho penal moderno ‑dicho sea al pasar y sin que esto jus­ti­fi­que el cri­men, Guz­mán fue el gran ideó­lo­go del pino­che­tis­mo y un hom­bre que con­va­li­dó todas sus atro­ci­da­des-. (Para más ante­ce­den­tes con­sul­tar en http://​www​.pun​to​fi​nal​.cl/​6​5​6​/​p​o​p​u​p​.​htm) [1]

Bajo estas con­di­cio­nes, un ver­da­de­ro lin­cha­mien­to ante la opi­nión públi­ca, es impo­si­ble garan­ti­zar la rea­li­za­ción de un jui­cio jus­to. El ya men­cio­na­do abo­ga­do Espi­no­za Pino decla­ró recien­te­men­te en un pro­gra­ma de la Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le que “aquí había con­de­nas a prio­ri de par­te de auto­ri­da­des polí­ti­cas y públi­cas que no tie­nen inje­ren­cia en mate­rias judi­cia­les: del Poder Eje­cu­ti­vo, par­tien­do por el pro­pio Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, que en algu­nas decla­ra­cio­nes sos­te­nía que Gal­va­rino Apa­bla­za es cul­pa­ble y que tie­ne que venir a cum­plir las penas. Eso no le corres­pon­de a él”, indi­có el juris­ta. (http://​radio​.uchi​le​.cl/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​8​5​3​05/)

Para con­cluir, en la medi­da en que Chi­le no se libe­re del funes­to lega­do del pino­che­tis­mo: la Cons­ti­tu­ción de 1980, super­fi­cial­men­te “maqui­lla­da” con las refor­mas de1989 y 2005; las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­cas; el retró­gra­do y anti-demo­crá­ti­co régi­men elec­to­ral y bue­na par­te de la judi­ca­tu­ra que tie­ne a su car­go la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia será muy difí­cil que ter­ce­ros paí­ses acce­dan a los pedi­dos de extra­di­ción for­mu­la­dos por San­tia­go. No hay razón algu­na, por lo tan­to, para hacer­lo en el caso de Gal­va­rino Apablaza.

* Ati­lio A. Boron es Pro­fe­sor Titu­lar Regu­lar de Teo­ría Polí­ti­ca en la Facul­tad de Cien­cias Socia­les de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y Direc­tor del PLED, Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les del Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción; Andrea Vlahu­sic es abo­ga­da y Docen­te de Dere­cho Inter­na­cio­nal Públi­co en la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires. Ambos son auto­res de El Lado Oscu­ro del Impe­rio. La vio­la­ción de los dere­chos huma­nos por Esta­dos Uni­dos (Bue­nos Aires: Edi­cio­nes Luxem­burg, 2009)

[1] En uno de sus escri­tos más impor­tan­tes Guz­mán Errá­zu­riz Errá­zu­riz se pre­gun­ta­ba: “¿Qué ocu­rre si por sufra­gio uni­ver­sal libre, secre­to e infor­ma­do, den­tro de un Esta­do de Dere­cho y con amplio plu­ra­lis­mo polí­ti­co, la mayo­ría se incli­na por una auto­ri­dad o nor­ma que con­tra­vie­ne dere­chos huma­nos o natu­ra­les bási­cos? ¿Debe un demó­cra­ta aca­tar por sobre todo la mayo­ría o debe defen­der con pri­ma­cía la dig­ni­dad del hom­bre?”. En sus escri­tos y dis­cur­sos Guz­mán Errá­zu­riz desa­rro­lló una con­cep­ción auto­ri­ta­ria de la demo­cra­cia, tole­ra­ble sólo en la medi­da en que no fue­se incom­pa­ti­ble con los “dere­chos huma­nos o natu­ra­les bási­cos” defi­ni­dos, por supues­to, des­de el pun­to de vis­ta de la reac­ción cle­ri­cal con­ser­va­do­ra. Según Guz­mán Errá­zu­riz el gobierno de Sal­va­dor Allen­de aten­ta­ba con­tra tales dere­chos y debía ser derro­ca­do, hacien­do caso omi­so de las reglas del jue­go demo­crá­ti­co. Véa­se, de su pro­pia auto­ría (1993) Escri­tos Per­so­na­les (San­tia­go: Edi­to­rial Zig-Zag, 1993) y el estu­dio de Rena­to Cris­ti, El pen­sa­mien­to polí­ti­co de Jai­me Guz­mán. Auto­ri­dad y liber­tad (San­tia­go: Edi­to­rial LOM, 2000)


Dr. Ati­lio A. Boron
Direc­tor del PLED
Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Sociales
(54−11) 5077−8021÷22÷24
Corrien­tes 1543 – C1042AAB Bue­nos Aires, Argentina
www​.cen​tro​cul​tu​ral​.coop/​p​led

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.