Cin­co razo­nes para negar la extra­di­ción de Apa­bla­za – Ati­lio Borón

La soli­ci­tud ele­va­da por el gobierno chi­leno, ya des­de los tiem­pos de la Con­cer­ta­ción y hoy rati­fi­ca­da por el de Sebas­tián Piñe­ra, para obte­ner la extra­di­ción de Gal­va­rino Apa­bla­za ha sus­ci­ta­do una gran con­tro­ver­sia en nume­ro­sos paí­ses. No obs­tan­te, las más de las veces se dis­cu­te del tema hacien­do hin­ca­pié, exclu­si­va­men­te, en el cri­men que habría come­ti­do Apa­bla­za y se deja con­ve­nien­te­men­te fue­ra de foco a la jus­ti­cia chilena.

Pero si se exa­mi­na su desem­pe­ño se lle­ga­rá fácil­men­te a la con­clu­sión de que la deci­sión toma­da por la CONARE (Comi­sión Nacio­nal para los Refu­gia­dos) de la Argen­ti­na y rati­fi­ca­da por la Casa Rosa­da es acertada.

Hay muchas y muy fun­da­das dudas acer­ca de la impar­cia­li­dad y equi­dad de la jus­ti­cia chi­le­na, cuyas ins­ti­tu­cio­nes, per­so­nal y mar­co nor­ma­ti­vo exhi­ben, aún hoy, las funes­tas hue­llas del lega­do de Pino­chet. He aquí algu­nas razo­nes por las cua­les hay que recha­zar el pedi­do de extradición.

Pri­me­ra razón, por la ver­da­de­ra bur­la a la jus­ti­cia inter­na­cio­nal ocu­rri­da a pro­pó­si­to del pedi­do de extra­di­ción de Pino­chet soli­ci­ta­do en su momen­to por Chi­le. Como se recor­da­rá, estan­do el tirano en Lon­dres el juez espa­ñol Bal­ta­sar Gar­zón dic­tó un auto orde­nan­do su pri­sión pro­vi­sio­nal e incon­di­cio­nal a los efec­tos de ser pos­te­rior­men­te extra­di­ta­do a Espa­ña para res­pon­der a las acu­sa­cio­nes plan­tea­das por haber par­ti­ci­pa­do en la ins­ti­ga­ción y eje­cu­ción de hechos carac­te­ri­za­dos como crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, algu­nos de ellos en cola­bo­ra­ción con el gobierno argen­tino (como la Ope­ra­ción Cón­dor), la Cara­va­na de la Muer­te en Chi­le (57 homi­ci­dios y 18 secues­tros), ade­más de las tor­tu­ras, ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes per­pe­tra­das duran­te su ges­tión al fren­te del Pala­cio de La Moneda.

En Mar­zo de 1999 la Cáma­ra de los Lores deci­dió que Pino­chet no se podía ampa­rar en la inmu­ni­dad de las que gozan los jefes de esta­do, jus­ta­men­te por haber come­ti­do crí­me­nes de esta gra­ve­dad, y con­ce­dió su extra­di­ción a Espa­ña, pero solo para ser juz­ga­do por los de tor­tu­ra y cons­pi­ra­ción para la tor­tu­ra come­ti­dos a par­tir del 8 de diciem­bre de 1988, ya que fue solo a par­tir de esa fecha cuan­do el Rei­no Uni­do sus­cri­bió la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra. Sin embar­go, lue­go de inten­sas pre­sio­nes y nego­cia­cio­nes, el Minis­tro del Inte­rior Jack Straw resol­vió, el 11 de enero de 2000, que Pino­chet se halla­ba afec­ta­do por una gra­ve enfer­me­dad que le impe­día enfren­tar un jui­cio y en con­se­cuen­cia dese­chó la soli­ci­tud de Gar­zón y orde­nó la libe­ra­ción del detenido.

Al día siguien­te Pino­chet regre­sa­ba a Chi­le, tras haber sido demo­ra­do casi un año y medio en Lon­dres, y allí su salud expe­ri­men­tó una mila­gro­sa mejo­ría, arro­jan­do las mule­tas a un lado y aban­do­nan­do la silla de rue­das que había uti­li­za­do duran­te su pro­lon­ga­da “enfer­me­dad”. La jus­ti­cia chi­le­na con­va­li­dó ese escán­da­lo hacien­do lugar a todas las tri­qui­ñue­las legu­le­yas uti­li­za­das por la defen­sa de Pino­chet y por eso care­ce de auto­ri­dad moral para exi­gir la extra­di­ción de Apa­bla­za. Sobre­se­yó al tirano de todos sus car­gos, e hizo oídos sor­dos a las acu­sa­cio­nes en su con­tra por los deli­tos de eva­sión tri­bu­ta­ria, enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y fal­si­fi­ca­ción de docu­men­tos públicos.

El geno­ci­da ‑y, por aña­di­du­ra, esta­fa­dor y ladrón- murió tran­qui­lo en su casa, sin ser moles­ta­do por la jus­ti­cia. ¿Con qué cara pue­de la jus­ti­cia chi­le­na exi­gir la extra­di­ción de Apa­bla­za? ¿Cómo jus­ti­fi­car este doble rasero?

Segun­do, por la inac­ción de los jue­ces de Chi­le en rela­ción a Michael Town­ley, ase­sino con­fe­so de Orlan­do Lete­lier y su cola­bo­ra­do­ra, Ron­nie Mof­fitt, en Washing­ton; y del Gene­ral cons­ti­tu­cio­na­lis­ta chi­leno Car­los Prats y su espo­sa, en Bue­nos Aires. Town­ley es un ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano que fue reclu­ta­do por la CIA para rea­li­zar varios aten­ta­dos dina­mi­te­ros, entre ellos los que aca­ba­ron con la vida de las per­so­nas men­cio­na­das más arriba.

Ante los tri­bu­na­les esta­dou­ni­den­ses ese sinies­tro per­so­na­je se con­fe­só cul­pa­ble de haber cons­trui­do, ins­ta­la­do y deto­na­do la bom­ba en el auto­mó­vil de Lete­lier, reci­bien­do por eso una con­de­na benig­na e inmu­ni­dad futu­ra a cam­bio de su tes­ti­mo­nio en con­tra de sus com­pin­ches en el aten­ta­do, cin­co cuba­nos de la mafia anti­cas­tris­ta enquis­ta­da en Miami.

En reco­no­ci­mien­to a sus patrió­ti­cos ser­vi­cios cum­plió ape­nas una par­te de su con­de­na y lue­go fue pues­to en liber­tad, con nue­vo nom­bre e iden­ti­dad, para reha­cer su vida y pro­se­guir su “infa­ti­ga­ble lucha a favor de la demo­cra­cia y la liber­tad”, Ame­ri­can sty­le, natu­ral­men­te. En 1983 la jus­ti­cia argen­ti­na soli­ci­tó su extra­di­ción por su res­pon­sa­bi­li­dad en el ase­si­na­to de Prats y seño­ra pero la cor­te dis­tri­tal de Vir­gi­nia, aten­ta a la cola­bo­ra­ción pres­ta­da por Town­ley en el caso Lete­lier, dene­gó el pedi­do. Cabe men­cio­nar que por los mis­mos hechos fue pro­ce­sa­do y con­de­na­do en la Argen­ti­na Enri­que Lau­ta­ro Aran­ci­bia Cla­vel, en un lea­ding case de la Cor­te Supre­ma fun­da­do sobre la impres­crip­ti­bi­li­dad de los crí­me­nes de lesa humanidad.

Town­ley tam­bién estu­vo impli­ca­do en la Ope­ra­ción Cón­dor, pero pese a ello la jus­ti­cia chi­le­na nun­ca recla­mó su extra­di­ción o inten­tó sor­tear la inca­li­fi­ca­ble pro­tec­ción que este cri­mi­nal goza (como tan­tos otros, entre los cua­les sobre­sa­len los terro­ris­tas pro­ba­dos y con­fe­sos Orlan­do Bosch, Luis Posa­da Carri­les, y otros de su cala­ña) en la gran demo­cra­cia del nor­te. ¿Cómo jus­ti­fi­car esta indi­fe­ren­cia ante el caso Town­ley y la acti­va per­se­cu­ción de Apa­bla­za? Evi­den­te­men­te, la jus­ti­cia chi­le­na tie­ne dos varas muy dife­ren­tes para medir estos casos.

Ter­ce­ro: otros paí­ses tam­bién dene­ga­ron soli­ci­tu­des de extra­di­ción emi­ti­dos por el gobierno chi­leno. Reco­no­cien­do las irre­gu­la­ri­da­des y fal­ta de garan­tías de la jus­ti­cia chi­le­na el gobierno de Sui­za des­es­ti­mó la soli­ci­tud de extra­di­ción de Patri­cio Ortiz Mon­te­ne­gro, refu­gia­do en ese país des­de 1996, y lo mis­mo había antes ocu­rri­do con Sudá­fri­ca. Para fun­da­men­tar su deci­sión, las auto­ri­da­des hel­vé­ti­cas mani­fes­ta­ron que las Fis­ca­lías Mili­ta­res chi­le­nas no garan­ti­za­ban un jui­cio justo.

Cabe con­sig­nar que gra­cias al lega­do jurí­di­co del pino­che­tis­mo en Chi­le es posi­ble juz­gar un mis­mo supues­to deli­to bajo dos juris­dic­cio­nes: la jus­ti­cia civil y la mili­tar. Tal como lo ha mani­fes­ta­ra en una entre­vis­ta a la revis­ta chi­le­na Pun­to Final el abo­ga­do defen­sor de pre­sos polí­ti­cos chi­le­nos Alber­to Espi­no­za Pino, “las Fis­ca­lías Mili­ta­res chi­le­nas siguen sien­do ‘juez y par­te’ en dece­nas de pro­ce­sos judi­cia­les segui­dos a quie­nes lucha­ron en con­tra de la dic­ta­du­ra del gene­ral Augus­to Pino­chet Ugar­te, y casos de vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en don­de se han trans­for­ma­do en las prin­ci­pa­les impul­so­ras de la impu­ni­dad, cerran­do las inves­ti­ga­cio­nes o, lisa y lla­na­men­te, apli­can­do la Ley de Amnis­tía de 1978 apro­ba­da por el pro­pio gene­ral Pino­chet.” ( http://​www​.ema​gis​ter​.com/​l​a​-​a​c​t​u​a​l​-​s​i​t​u​a​c​i​o​n​-​p​r​e​s​o​s​-​p​o​l​i​t​i​c​o​s​-​c​h​i​l​e​n​o​s​-​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​l​-​a​b​o​g​a​d​o​-​a​l​b​e​r​t​o​-​e​s​p​i​n​o​z​a​-​c​u​r​s​o​s​-​6​4​6​0​7​2​.​htm ) Si Sui­za no con­ce­de la extra­di­ción, por esas razo­nes, ¿por qué debe­ría con­ce­der­la la Argen­ti­na? ¿Ha cam­bia­do tan­to la situación?

Otra razón para dene­gar la extra­di­ción: las dis­tor­sio­nes y ses­gos racis­tas y polí­ti­cos del sis­te­ma judi­cial chi­leno pues­tos en evi­den­cia por la muy pro­lon­ga­da huel­ga de ham­bre (más de ochen­ta días) de los comu­ne­ros mapu­che, rebe­la­dos en con­tra de la apli­ca­ción de la Ley Anti­te­rro­ris­ta y las arbi­tra­rie­da­des del “esta­do de dere­cho” para juz­gar accio­nes supues­ta­men­te con­tra­rias a la ley.

A pesar de las opi­nio­nes que ince­san­te­men­te pro­pa­ga la pren­sa al ser­vi­cio del impe­rio, las abe­rra­cio­nes jurí­di­cas denun­cia­das por la pro­tes­ta de los mapu­che son un tris­te recor­da­to­rio de las gra­ves limi­ta­cio­nes de la jus­ti­cia en Chi­le y de la faci­li­dad con que los gru­pos socia­les des­afec­tos al régi­men eco­nó­mi­co y social impe­ran­te pue­den ser cri­mi­na­li­za­dos y some­ti­dos a un tra­to dis­cri­mi­na­to­rio en el ámbi­to judi­cial o a bru­ta­les con­di­cio­nes de deten­ción y encarcelamiento.

Quin­ta y últi­ma, un dato para nada anec­dó­ti­co: el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra, otros miem­bros de su gobierno, la abru­ma­do­ra mayo­ría de la opi­nión y la “pren­sa seria” de Chi­le, con el inefa­ble El Mer­cu­rio a la cabe­za, ya con­de­na­ron a Apa­bla­za y lo acu­san de haber sido el autor inte­lec­tual del ase­si­na­to de Jai­me Guzmán,desconociendo el prin­ci­pio de ino­cen­cia, base fun­da­men­tal del dere­cho penal moderno ‑dicho sea al pasar y sin que esto jus­ti­fi­que el cri­men, Guz­mán fue el gran ideó­lo­go del pino­che­tis­mo y un hom­bre que con­va­li­dó todas sus atro­ci­da­des-. (Para más ante­ce­den­tes con­sul­tar en http://​www​.pun​to​fi​nal​.cl/​6​5​6​/​p​o​p​u​p​.​htm) [1]

Bajo estas con­di­cio­nes, un ver­da­de­ro lin­cha­mien­to ante la opi­nión públi­ca, es impo­si­ble garan­ti­zar la rea­li­za­ción de un jui­cio jus­to. El ya men­cio­na­do abo­ga­do Espi­no­za Pino decla­ró recien­te­men­te en un pro­gra­ma de la Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le que “aquí había con­de­nas a prio­ri de par­te de auto­ri­da­des polí­ti­cas y públi­cas que no tie­nen inje­ren­cia en mate­rias judi­cia­les: del Poder Eje­cu­ti­vo, par­tien­do por el pro­pio Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, que en algu­nas decla­ra­cio­nes sos­te­nía que Gal­va­rino Apa­bla­za es cul­pa­ble y que tie­ne que venir a cum­plir las penas. Eso no le corres­pon­de a él”, indi­có el juris­ta. (http://​radio​.uchi​le​.cl/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​8​5​3​05/)

Para con­cluir, en la medi­da en que Chi­le no se libe­re del funes­to lega­do del pino­che­tis­mo: la Cons­ti­tu­ción de 1980, super­fi­cial­men­te “maqui­lla­da” con las refor­mas de1989 y 2005; las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­cas; el retró­gra­do y anti-demo­crá­ti­co régi­men elec­to­ral y bue­na par­te de la judi­ca­tu­ra que tie­ne a su car­go la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia será muy difí­cil que ter­ce­ros paí­ses acce­dan a los pedi­dos de extra­di­ción for­mu­la­dos por San­tia­go. No hay razón algu­na, por lo tan­to, para hacer­lo en el caso de Gal­va­rino Apablaza.

* Ati­lio A. Boron es Pro­fe­sor Titu­lar Regu­lar de Teo­ría Polí­ti­ca en la Facul­tad de Cien­cias Socia­les de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y Direc­tor del PLED, Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les del Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción; Andrea Vlahu­sic es abo­ga­da y Docen­te de Dere­cho Inter­na­cio­nal Públi­co en la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires. Ambos son auto­res de El Lado Oscu­ro del Impe­rio. La vio­la­ción de los dere­chos huma­nos por Esta­dos Uni­dos (Bue­nos Aires: Edi­cio­nes Luxem­burg, 2009)

[1] En uno de sus escri­tos más impor­tan­tes Guz­mán Errá­zu­riz Errá­zu­riz se pre­gun­ta­ba: “¿Qué ocu­rre si por sufra­gio uni­ver­sal libre, secre­to e infor­ma­do, den­tro de un Esta­do de Dere­cho y con amplio plu­ra­lis­mo polí­ti­co, la mayo­ría se incli­na por una auto­ri­dad o nor­ma que con­tra­vie­ne dere­chos huma­nos o natu­ra­les bási­cos? ¿Debe un demó­cra­ta aca­tar por sobre todo la mayo­ría o debe defen­der con pri­ma­cía la dig­ni­dad del hom­bre?”. En sus escri­tos y dis­cur­sos Guz­mán Errá­zu­riz desa­rro­lló una con­cep­ción auto­ri­ta­ria de la demo­cra­cia, tole­ra­ble sólo en la medi­da en que no fue­se incom­pa­ti­ble con los “dere­chos huma­nos o natu­ra­les bási­cos” defi­ni­dos, por supues­to, des­de el pun­to de vis­ta de la reac­ción cle­ri­cal con­ser­va­do­ra. Según Guz­mán Errá­zu­riz el gobierno de Sal­va­dor Allen­de aten­ta­ba con­tra tales dere­chos y debía ser derro­ca­do, hacien­do caso omi­so de las reglas del jue­go demo­crá­ti­co. Véa­se, de su pro­pia auto­ría (1993) Escri­tos Per­so­na­les (San­tia­go: Edi­to­rial Zig-Zag, 1993) y el estu­dio de Rena­to Cris­ti, El pen­sa­mien­to polí­ti­co de Jai­me Guz­mán. Auto­ri­dad y liber­tad (San­tia­go: Edi­to­rial LOM, 2000)


Dr. Ati­lio A. Boron
Direc­tor del PLED
Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Sociales
(54−11) 5077−8021÷22÷24
Corrien­tes 1543 – C1042AAB Bue­nos Aires, Argentina
www​.cen​tro​cul​tu​ral​.coop/​p​led

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *