Pen­sar en ver­de – Flo­ren Aoiz

Dar­se de bru­ces con­tra una can­ción pega­di­za pue­de ser fatal. Me ha vuel­to a ocu­rrir, esta vez con un tema de Calle 13, «Vamo” a por­tar­nos mal». Quie­nes me cono­cen bien saben has­ta qué pun­to pue­do iden­ti­fi­car­me con esa par­te en la que gri­tan que les gus­ta el des­or­den, pero hoy no toca hablar de eso, sino de por­tar­se mal.

Ade­más de esa can­cion­ci­lla de marras, otras de mis actua­les obse­sio­nes son el bicen­te­na­rio de las inde­pen­den­cias ame­ri­ca­nas ini­cia­das en 1810 y nues­tra pro­pia mar­cha hacia la inde­pen­den­cia. Como quie­ra que la joven Red Inde­pen­den­tis­tak ha hecho del ver­de el color de nues­tra recla­ma­ción inde­pen­den­tis­ta, creo que el cer­cano 12 de octu­bre es una mag­ní­fi­ca oca­sión para unir estas dos ideas: por­tar­se mal y pen­sar en ver­de.

Creo que es hora de pen­sar libre­men­te y por­tar­se muy pero que muy mal. Eso es lo que más nos con­vie­ne a las vas­cas y los vas­cos del siglo XXI. Tomar malí­si­mos ejem­plos como los de los inde­pen­den­tis­tas ame­ri­ca­nos que se alza­ron con­tra el impe­rio espa­ñol y lo expul­sa­ron de sus paí­ses. Tomar, en defi­ni­ti­va, el camino de aque­llos que aho­ra hace 200 años fue­ron con­si­de­ra­dos trai­do­res, rebel­des, sedi­cio­sos y cri­mi­na­les.

Por­tar­nos mal y des­obe­de­cer las órde­nes que pre­ten­den impo­ner­nos. Por­tar­nos mal y rom­per en mil peda­zos la agen­da de los segu­ró­cra­tas empe­ña­dos en tirar de repre­sión y prohi­bi­cio­nes.

Y para ello, ade­más de salir de la espi­ral y abrir las ven­ta­nas a la liber­tad y la paz, tene­mos que mirar hacia el hori­zon­te, por lejano que pue­da pare­cer­nos, y pre­gun­tar­nos qué que­re­mos ser den­tro de unos años, qué futu­ro soña­mos para nues­tro país. Pen­sar en ver­de, en defi­ni­ti­va, en el ver­de de la inde­pen­den­cia. Y saber que si de ver­dad que­re­mos, pode­mos lograr que un día, cuan­do se acer­que el 12 de octu­bre, alguien en algu­na par­te del mun­do escri­ba que tam­bién los vas­cos logra­mos inde­pen­den­di­zar­nos de Espa­ña.

Pen­sar en ver­de, aun­que sue­ne a pla­gio de cier­ta publi­ci­dad de cer­ve­zas, es ir más allá de los retos cer­ca­nos, for­mu­lar obje­ti­vos a lar­go pla­zo y cons­truir des­de hoy las bases del maña­na. Por supues­to que no se pue­de lle­gar a la cima sin pasar por el cam­pa­men­to base, y si nues­tro pue­blo no pue­de deci­dir libre­men­te, difí­cil­men­te ten­dre­mos un esta­do pro­pio, pero es nece­sa­rio mirar lejos y no per­der de vis­ta el hori­zon­te.

El camino de los paí­ses ame­ri­ca­nos a la inde­pen­den­cia no fue sen­ci­llo. Algu­nos ni siquie­ra han lle­ga­do a lograr­la real­men­te, pues no es lo mis­mo cam­biar de amo que alcan­zar la liber­tad. Que pre­gun­ten a los mapu­ches. En Eus­kal Herria, ade­más, no sólo sufri­mos la lacra del impe­ria­lis­mo espa­ñol: tam­bién tene­mos el fran­cés. Que pre­gun­ten a los arge­li­nos cómo las gas­tan los de la liber­té, ega­li­té y fra­ter­ni­té.

No fue fácil, pero era el mejor camino, por­que la alter­na­ti­va era la depen­den­cia, la opre­sión, las cade­nas. Pen­sar en ver­de es creer­se capa­ces de lograr­lo noso­tros tam­bién. Pero ade­más de pen­sar, hay que pin­tar nues­tras calles de ver­de inde­pen­den­tis­ta. Por ejem­plo, este 12 de octu­bre a la tar­de, en Iru­ñea. Por­que que­re­mos estar cuan­to antes en la lis­ta de paí­ses que h

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *