Ile­ga­li­da­des en el caso Atris­tain – Alva­ro Reiza­bal

El sie­te de abril las auto­ri­da­des fran­ce­sas entre­ga­ron a las espa­ño­las al dete­ni­do Xabier Atris­tain en el aero­puer­to de Torre­jón de Ardoz, a don­de lle­gó en vue­lo pro­ce­den­te de Tou­lou­se. La entre­ga se pro­du­jo tras la euro­or­den cur­sa­da en su momen­to. Inme­dia­ta­men­te de ser entre­ga­do se acor­dó su ingre­so en pri­sión, seña­lán­do­se para la decla­ra­ción ante el juez de la Audien­cia Nacio­nal que tra­mi­ta­ba su cau­sa el día siguien­te, ocho de abril. Fue, pues, una pues­ta a dis­po­si­ción de la auto­ri­dad judi­cial sin inco­mu­ni­ca­ción, sin pasar por depen­den­cias poli­cia­les, decla­ran­do ante el juez asis­ti­do de su letra­do de con­fian­za.

Las impu­tacio­nes eran idén­ti­cas a las actua­les y traían su cau­sa en mani­fes­ta­cio­nes rea­li­za­das en sede poli­cial por una per­so­na dete­ni­da con ante­rio­ri­dad y nega­das ante el juez. En su decla­ra­ción negó todas las acu­sa­cio­nes, pese a lo cual se dic­tó auto acor­dan­do su ingre­so en pri­sión pro­vi­sio­nal, con­tra el que se inter­pu­so recur­so de refor­ma por enten­der que ante la debi­li­dad de las prue­bas o, mejor, ante la inexis­ten­cia de prue­ba de car­go no cabía man­te­ner­lo en la cár­cel.

El recur­so fue esti­ma­do por auto de 20 de abril que acor­dó su liber­tad pro­vi­sio­nal sin más medi­das cau­te­la­res que la pre­sen­ta­ción sema­nal ante el juz­ga­do de su domi­ci­lio y la entre­ga del pasa­por­te, medi­das estas que que­da­ron sin efec­to más tar­de por otra reso­lu­ción de 23 de junio dic­ta­da por el Juz­ga­do Cen­tral nº 2 en el Sª 3502 dima­nan­te de las DP 4110.

El 29 de setiem­bre Atris­tain es dete­ni­do e inco­mu­ni­ca­do, per­ma­ne­cien­do en esas con­di­cio­nes en depen­den­cias de la Guar­dia Civil duran­te cin­co días. Lo sor­pren­den­te del asun­to es que la orden par­tió del mis­mo juz­ga­do que ins­tru­ye la cau­sa ante­rior. No es con­ce­bi­ble legal­men­te una deci­sión así. Si el juez que inves­ti­ga y a cuya dis­po­si­ción se encuen­tra quie­re tomar­le nue­va decla­ra­ción, lo pro­ce­den­te, aun­que se le deten­ga, es poner­le de inme­dia­to a su dis­po­si­ción y no inco­mu­ni­car­le duran­te cin­co días.

Para ves­tir el san­to, el juz­ga­do ha cam­bia­do el nume­ro de las dili­gen­cias y, así, las ante­rior­men­te incoa­das y por las que esta­ba en liber­tad eran las 412010 y las actua­les las 422010.

Lo denun­cia­mos ante el pro­pio Cen­tral 2, ante el de guar­dia y en Donos­tia, por enten­der que se esta­ba pro­du­cien­do una deten­ción ile­gal. Todos nues­tros inten­tos resul­ta­ron bal­díos. Pero hay que decir que este jue­go de núme­ros, lejos de ser una inge­nio­sa tre­ta para lega­li­zar lo ile­ga­li­za­ble, cons­ti­tu­ye un frau­de pro­ce­sal que debe aca­rrear la nuli­dad de todo lo ins­trui­do.

Sor­pren­de, ade­más, que todo lo que negó antes por ser fal­so, lo haya admi­ti­do aho­ra ante la Guar­dia Civil para vol­ver a negar­lo otra vez ante el juez. ¿Qué habrá ocu­rri­do duran­te la inco­mu­ni­ca­ción? ¿Qué méto­dos de con­vic­ción se habrán uti­li­za­do? Atris­tain dice que le han tor­tu­ra­do. El emba­ja­dor de Vene­zue­la intu­ye lo mis­mo. Y usted que lee, ¿qué opi­na?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *