La soli­da­ri­dad, un cie­lo abier­to – Ampa­ro Lasheras

En el artícu­lo «No espe­réis el por­ve­nir», Alfon­so Sas­tre recor­da­ba la per­so­na­li­dad his­tó­ri­ca de Anda­lu­cía y la incluía en la con­fe­de­ran­za de las nacio­nes con dere­cho a ser libres. Me ale­gro de que lo hicie­ra. Estoy con­ven­ci­da de que toda­vía exis­ten per­so­nas que con­tem­plan a Anda­lu­cía en blan­co y negro, con las ins­tan­tá­neas del NO-DO y del fol­klo­re bara­to de cas­ta­ñue­las, cor­ti­jos, seño­ri­tos y tore­ros fas­cis­tas. Y no es así. Mien­tras el fran­quis­mo ins­ti­tu­zio­na­li­za­ba aque­llos foto­gra­mas como esen­cia patrió­ti­ca de Espa­ña, la ver­da­de­ra Anda­lu­cía se moría de ham­bre, emi­gra­ba y llo­ra­ba en silen­cio a los miles de hom­bres y muje­res que, por sus ideas, fue­ron ase­si­na­dos en las cune­tas y en las pla­zas de toros que sir­vie­ron de pare­dón para los fusi­la­mien­tos masi­vos de Franco.

El artícu­lo de Sas­tre, del que siem­pre se apren­den cosas impor­tan­tes, me ha impul­sa­do a rom­per una lan­za en recuer­do de aque­llos anda­lu­ces de ayer y de los que hoy, igual que noso­tros, creen que el mun­do, el Esta­do y la pro­pia Anda­lu­cía deben de cons­ti­tuir­se de otra mane­ra más jus­ta y más soli­da­ria. Me ha per­mi­ti­do la licen­cia de acer­car a estas líneas la pre­sen­cia de esas per­so­nas que en Sevi­lla y en otros luga­res anda­lu­ces se soli­da­ri­zan con la lucha de Eus­kal Herria y ofre­cen su amis­tad y su casa a los fami­lia­res de pre­sos, en el amar­go peri­plo de la dis­per­sión. Por­que la soli­da­ri­dad no res­pe­ta fron­te­ras, vive en todas par­tes y no se pue­de dete­ner. Aun­que la encar­ce­len tie­ne el cie­lo abier­to para ir de un lado a otro y encon­trar­se en los momen­tos más duros y difí­ci­les de un sue­ño común. Wal­ter, David, Rubén, Gabi, Unai, Itsa­so y Aritz lo tie­nen cla­ro y tam­bién Rau­li­llo, María, Cristina,

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.