No espe­réis el por­ve­nir – Alfon­so Sas­tre

«Sen­taí­to en la escalera/​espe­ran­do el porvenir/​y el por­ve­nir nun­ca lle­ga» (Can­te popu­lar anda­luz)

Unas pre­gun­tas ini­cia­les: en mis artícu­los recien­tes, ¿he tra­ta­do de ade­lan­tar el futu­ro, ima­gi­nan­do lo que pue­de ocu­rrir en él? ¿O de explo­rar ya algo que yo pre­su­mo con argu­men­tos que suce­de­rá, que se podrá hacer que suce­da? ¿He fan­ta­sea­do sobre una utó­pi­ca «Con­fe­de­ran­za» de pue­blos ibé­ri­cos y esta fan­ta­sía no es, a fin de cuen­tas, más que una mera expo­si­ción de un deseo de que tal cosa ocu­rra? Pero ade­más, ¿qué es o sería eso de «una con­fe­de­ran­za»? ¿Es una noción cla­ra o es ambi­gua? ¿Qué he que­ri­do decir con esa pala­bra?

Una acla­ra­ción léxi­ca: según el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Espa­ño­la, «con­fe­de­ran­za» es una voz «anti­cua­da» y des­de lue­go está en desuso. Aun así, para ese dic­cio­na­rio sigue sig­ni­fi­can­do «alian­za de per­so­nas, nacio­nes o Esta­dos». La pala­bra que le corres­pon­de actual­men­te es «con­fe­de­ra­ción», que tal dic­cio­na­rio defi­ne como una «alian­za, liga, unión o pac­to entre per­so­nas, gru­pos o Esta­dos». Hay así mis­mo el tér­mino «fede­ra­ción» que es, según el repe­ti­da­men­te cita­do dic­cio­na­rio, el resul­ta­do de «unir por alian­za, liga, unión o pac­to entre varios». El tema de la sobe­ra­nía de las par­tes y de lo que de esa sobe­ra­nía se pone en jue­go o se cede o se pue­de ceder en tales alian­zas es ajeno a estas defi­ni­cio­nes aca­dé­mi­cas. Por mi par­te, he pres­cin­di­do de los sig­ni­fi­ca­dos y com­por­ta­mien­tos his­tó­ri­cos, y tomo esa bella pala­bra -«con­fe­de­ran­za»- como si estu­vie­ra recién naci­da. Lo que con ella pue­de lle­gar es algo por nacer en el futu­ro.

Se habrá obser­va­do, por quie­nes los hayan leí­do, que en mis últi­mos artícu­los de GARA no he tra­ta­do de «hechos» sino, diga­mos, de «queha­ce­res» (mejor: «por hace­res»); de «uto­pías» que algún día pue­den ser «hechos» en la His­to­ria, tra­tan­do de estu­diar, y en este caso de pro­mo­ver, un «futu­ro pre­vi­si­ble», según la noción enun­cia­da por el pro­fe­sor Geor­ge Thom­son, que fue Pre­mio Nobel de Físi­ca, en cuyos tra­ba­jos está la idea, que hemos cita­do en otro momen­to, del pro­yec­to, pro­cla­ma­do por gen­tes como Mar­ga­ret Mead y Julián Hux­ley, de que exis­tie­ran en las actua­les uni­ver­si­da­des unas «cáte­dras de Futu­ro».

En una situa­ción como la actual entre noso­tros, mi recien­te «Modes­to plan para la paz» me ha pro­cu­ra­do, feliz­men­te, un comen­ta­rio que yo esti­mo en gra­do sumo. Quien me lo ha hecho es Manuel Muñoz Nava­rre­te, que me ha trans­mi­ti­do obser­va­cio­nes muy sus­tan­cio­sas como la de que yo en esta oca­sión he «per­di­do una gran opor­tu­ni­dad para (…) intro­du­cir al fin a Anda­lu­cía como nacio­na­li­dad his­tó­ri­ca opri­mi­da por el Rei­no de Espa­ña», dan­do cuen­ta, por ejem­plo, de «la masi­va lucha anda­lu­cis­ta duran­te la esta­fa aque­lla de la tran­si­ción». ¿Y qué he de decir yo a esto? Pues, sen­ci­lla­men­te, que es ver­dad que yo hice en mi plan y en los dos artícu­los que lo han segui­do una sim­pli­fi­ca­ción apre­su­ra­da de tan com­ple­jo tema, qui­zás fas­ci­na­do por el esta­do actual de los pro­ce­sos cata­lán y vas­co, y por la evi­den­cia cul­tu­ral coti­dia­na de la exis­ten­cia de una nación lla­ma­da Gali­za, inde­pen­dien­te­men­te de las acti­vi­da­des polí­ti­cas, hoy en día de muy cor­tos vue­los, en el cam­po nacio­na­lis­ta o patrió­ti­co, que se gene­ran en la ciu­da­da­nía galle­ga.

En cuan­to a Anda­lu­cía, mi admi­ra­ción por la intré­pi­da labor de Sán­chez Gor­di­llo ‑a quien mi corres­pon­sal cita- es muy gran­de. El Alcal­de de Mari­na­le­da esta­rá con noso­tros en Donos­tia el pró­xi­mo noviem­bre para par­ti­ci­par en las jor­na­das de ASKE, y nos expli­ca­rá lo que yo con­si­de­ro poco menos que un mila­gro, no ya el del «socia­lis­mo en un solo país», sino «en un solo pue­blo», ¡ahí es nada! Des­de lue­go, la nación anda­lu­za ten­drá que dar a par­tir de aho­ra nue­vos pasos hacia la con­quis­ta de su eman­ci­pa­ción; pasos supe­ra­do­res, cla­ro está, de los actua­les nive­les sin­di­cal, agra­rio y muni­ci­pal, y que ten­drán que hacer fren­te a la pre­sen­cia, hoy cega­do­ra, de los dos gran­des par­ti­dos espa­ño­les o, mejor dicho, «espa­ño­le­ros». (Por lo demás, la gran­de­za his­tó­ri­ca de Al Anda­lus ya era un gran hecho polí­ti­co y cul­tu­ral cuan­do los Reyes Cató­li­cos o no habían naci­do o anda­ban toda­vía en paña­les o, ya mayo­res, esta­ban tra­tan­do de cons­truir algo que al final fue cris­ta­li­zan­do en esto que por fin lle­gó a ser «Espa­ña». Sobre lo que sea Espa­ña y a par­tir de cuán­do empe­zó a exis­tir tal enti­dad, es inex­cu­sa­ble la lec­tu­ra de los lúci­dos tra­ba­jos de Amé­ri­co Cas­tro. Habién­do­los leí­do no es posi­ble insis­tir en erro­res his­tó­ri­cos como con­si­de­rar la ges­ta de Numan­cia como «espa­ño­la» o a Séne­ca como un filó­so­fo «espa­ñol». Expre­sio­nes como la falan­gis­ta «eter­na meta­fí­si­ca de Espa­ña» alcan­zan enton­ces los tin­tes de lo fran­ca­men­te ridícu­lo. En cuan­to a los Reyes Cató­li­cos, con su yugo y cin­co fle­chas, que sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción al emble­ma de la Falan­ge Espa­ño­la («las fle­chas de mi haz») son un nefas­to recuer­do his­tó­ri­co. (La «memo­ria his­tó­ri­ca» es muchas veces entre noso­tros el recuer­do de una gran pesa­di­lla).

Reme­mo­ran­do yo aho­ra auto­crí­ti­ca­men­te mi «Modes­to Plan», veo que no es sólo Anda­lu­cía lo que que­dó fue­ra de mis refle­xio­nes. Ahí está, por ejem­plo, la posi­bi­li­dad de que un día se replan­tee enér­gi­ca y popu­lar­men­te lo que fue el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta en Cana­rias; y, en la Penín­su­la, de que se desa­rro­llen enti­da­des como la rei­vin­di­ca­da por la Izquier­da Cas­te­lla­na, con su glo­rio­sa heren­cia «comu­ne­ra»; y gran­des enti­da­des his­tó­ri­cas como la de Astu­ries con su pro­pia rei­vin­di­ca­ción lin­güís­ti­ca, o la de Ara­gón. ¿Qué podrá salir en el futu­ro de toda esta com­ple­ji­dad? ¿Una frag­men­ta­ción sin sen­ti­do bajo imá­ge­nes como las que nos lega­ron, en el mun­do ára­be penin­su­lar, los «Rei­nos de Tai­fas» o, duran­te la Pri­me­ra Repú­bli­ca Espa­ño­la, la «rebe­lión can­to­nal»? Sea como sea, lo cier­to his­tó­ri­ca­men­te es que la «uni­dad de Espa­ña» fue un fra­ca­so ‑cuyas con­se­cuen­cias segui­mos sufriendo‑, a fal­ta qui­zás de algo pare­ci­do a lo que a la «idea de Ita­lia» apor­tó el genio polí­ti­co de una per­so­na­li­dad como la de Gari­bal­di al fren­te de sus «cami­sas rojas», y con su con­si­guien­te y con­se­cuen­te cons­truc­ción de un «patrio­tis­mo ita­liano» gene­ra­li­za­do, sobre la base his­tó­ri­ca de aque­llas famo­sas repú­bli­cas his­tó­ri­cas inde­pen­dien­tes. Aque­llas repú­bli­cas inde­pen­dien­tes -¿ita­lia­nas ya?- «devi­nie­ron» la gran Ita­lia ‑o sea que, con ellas, se hizo «una nación» moder­na de lo que en la Anti­güe­dad había sido nada menos que «Roma»-. Hoy es, sigue sien­do, Ita­lia, esa nación cuya exis­ten­cia casi nadie dis­cu­te, mien­tras que la mal­for­ma­ción «espa­ño­la» tie­ne pen­dien­te, al revés, una futu­ra flo­ra­ción de las repú­bli­cas que pon­gan fin a los gra­ves erro­res del pasa­do. Los cami­nos de la His­to­ria son ines­cru­ta­bles, pero no son un can­to a la fata­li­dad. Siem­pre hay algo por hacer.

En nues­tro caso actual, y supues­ta­men­te futu­ro, la deci­sión sobre el núme­ro de «repú­bli­cas ibé­ri­cas» a for­mar par­te de esa futu­ra «Con­fe­de­ran­za» ‑cuan­do el actual «Rei­no de Espa­ña» se repu­bli­ca­ni­ce al fin, reco­gien­do el actual espí­ri­tu repu­bli­cano que se res­pi­ra cada vez más popu­lar­men­te- depen­de­rá sin duda de la volun­tad social y del res­pe­to demo­crá­ti­co de los pode­res públi­cos en cada caso. (Por ejem­plo, será muy pro­ble­má­ti­co que el movi­mien­to cana­rio inde­pen­den­tis­ta, esen­cial­men­te «anti­go­do», se aven­ga a for­mar par­te de una con­fe­de­ran­za «ibé­ri­ca». ¿Qui­zás de una regio­nal afri­ca­na? Ahí es don­de y cuan­do habla­ría ‑habla­rá- la voz de la volun­tad popu­lar).

Pen­san­do en todo esto, a la luz de las obser­va­cio­nes del com­pa­ñe­ro Muñoz Nava­rre­te, veo a Anda­lu­cía entre las gran­des enti­da­des que se mani­fes­ta­rían en tan ele­va­da cir­cuns­tan­cia. Ya hoy pue­den empe­zar a dise­ñar­se, cada una en su nivel; empe­zan­do por las que ya se han mani­fes­ta­do y se mani­fies­tan con fuer­za popu­lar en lo que se han lla­ma­do «nacio­na­li­da­des his­tó­ri­cas», que son un visi­ble e impla­ca­ble men­tís a la gro­tes­ca y abo­mi­na­ble idea sur­gi­da en la tran­si­ción con el nom­bre de «café para todos». Otras enti­da­des se hallan aún en el nivel de nebu­lo­sas ‑val­ga la ima­gen astronómica‑, pero ya se sabe que, como alguien dijo poé­ti­ca­men­te hace tiem­po, «el mun­do fue antes nebu­lo­sa».

Y Final. He titu­la­do este artícu­lo «No espe­réis el por­ve­nir»; títu­lo que lle­va den­tro, como qui­zá se haya obser­va­do en su lec­tu­ra, una tesis gene­ral de pen­sa­mien­to que aho­ra, para ter­mi­nar­lo, resu­mo en cin­co pun­tos, a saber:

1.- El por­ve­nir no se espe­ra; se hace.

2.- Lo utó­pi­co deja de ser utó­pi­co hacién­do­lo.

3.- La liber­tad no es un pre­mio que pue­da tocar­nos en una lote­ría del Des­tino.

4.- En defi­ni­ti­va, se tra­ta de tomar la dia­léc­ti­ca de la His­to­ria en nues­tras manos; en manos de la gen­te. (¿De la mul­ti­tud?).

5.- Los gran­des líde­res revo­lu­cio­na­rios siem­pre han tra­ba­ja­do ‑y siguen tra­ba­jan­do hoy- con la mate­ria de los sue­ños. En ello resi­de su mayor gran­de­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *