Libe­ra­ción inme­dia­ta de los dete­ni­dos de Aska­pe­na- Alfon­so Sas­tre y otras firmas

Las últi­mas deten­cio­nes ocu­rri­das en el País Vas­co siguen la lamen­ta­ble tóni­ca de las pre­ce­den­tes. Las per­so­nas dete­ni­das desa­rro­lla­ban todas ellas acti­vi­da­des polí­ti­cas pací­fi­cas y lega­les y lo hacían a la luz del día. Cier­ta­men­te, los mili­tan­tes de Aska­pe­na son favo­ra­bles a la auto­de­ter­mi­na­ción y a la inde­pen­den­cia del País Vas­co, tam­bién aus­pi­cian para este país un orden social pos­ca­pi­ta­lis­ta. En esos obje­ti­vos coin­ci­den sin duda con muchas per­so­nas que hoy no pue­den expre­sar su opi­nión median­te el voto, pero que repre­sen­tan un buen por­cen­ta­je de la pobla­ción vas­ca. En los obje­ti­vos de auto­de­ter­mi­na­ción han veni­do sien­do res­pal­da­dos, has­ta la prohi­bi­ción de la izquier­da aber­tza­le, por un 60% de la pobla­ción de su país. En los obje­ti­vos anti­ca­pi­ta­lis­tas tam­bién los secun­da otro impor­tan­te sec­tor den­tro y fue­ra del País Vasco.

De lo que se les acu­sa hoy es de que sus obje­ti­vos polí­ti­cos coin­ci­die­ran con los de ETA y de que sus nom­bres apa­re­cie­ran en docu­men­tos incau­ta­dos a miem­bros de esa orga­ni­za­ción arma­da. Muy ende­bles argu­men­tos para pri­var a las per­so­nas de liber­tad en una demo­cra­cia. Ya se sabe el uso que hizo la jun­ta mili­tar argen­ti­na de las agen­das per­so­na­les de los gue­rri­lle­ros que caían en sus manos: todos los que en ellas figu­ra­ban eran dete­ni­dos, tor­tu­ra­dos, eli­mi­na­dos. No se tra­ta­ba de neu­tra­li­zar la vio­len­cia arma­da, siem­pre mino­ri­ta­ria, sino de neu­tra­li­zar a amplias corrien­tes socia­les y polí­ti­cas. Un gru­po arma­do con obje­ti­vos polí­ti­cos pue­de coin­ci­dir en sus obje­ti­vos con amplios sec­to­res socia­les que no com­par­ten los mis­mos medios. Ello no sig­ni­fi­ca que el con­jun­to de estos sec­to­res sean «vio­len­tos», sino que algu­nos «vio­len­tos» com­par­ten sus obje­ti­vos. Sería sor­pren­den­te que los jue­ces espa­ño­les con­si­de­ra­sen que los ultra­de­re­chis­tas y racis­tas arma­dos que votan al PP o al PSOE con­ta­mi­nan irre­ver­si­ble­men­te a estas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas. ¿Aca­so espe­ran encon­trar en la agen­da de un mili­tan­te de ETA con­tac­tos con la dere­cha espa­ño­lis­ta? A fuer­za de olvi­dar que exis­te un pro­ble­ma polí­ti­co en el País Vas­co y un gra­ví­si­mo pro­ble­ma cons­ti­tu­cio­nal y social en el Esta­do espa­ñol, lle­gan a cri­mi­na­li­zar todo anta­go­nis­mo real, a matar toda vida polí­ti­ca efectiva.

La meto­ni­mia de la agen­da per­mi­te recons­ti­tuir una red, pero no la red de la orga­ni­za­ción arma­da, sino la del movi­mien­to polí­ti­co y social con cuyos obje­ti­vos coin­ci­de la orga­ni­za­ción arma­da. En otros tér­mi­nos, por la meto­ni­mia de las agen­das y por la ana­lo­gía que infor­ma el pro­pio con­cep­to ‑pro­fun­da­men­te anti­ju­rí­di­co- de «terro­ris­mo», ter­mi­na apli­cán­do­se el dere­cho penal de las dic­ta­du­ras que cono­ció su épo­ca dora­da duran­te el régi­men nazi. Según el dere­cho penal libe­ral, para cas­ti­gar un acto delic­ti­vo, éste ha debi­do pre­via­men­te ser defi­ni­do de mane­ra pre­ci­sa y rigu­ro­sa, a fin de evi­tar la meto­ni­mia de las agen­das y la ana­lo­gía del «terro­ris­mo», que cas­ti­ga tan­to al enemi­go arma­do del Esta­do como a quie­nes com­par­ten sus obje­ti­vos polí­ti­cos o inclu­so a los miem­bros casua­les de su «entorno». Esta amal­ga­ma anti­ju­rí­di­ca es la que ins­pi­ra la per­se­cu­ción estric­ta­men­te polí­ti­ca diri­gi­da con­tra el con­jun­to de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca; es la que hace que el Esta­do espa­ñol cuen­te con el mayor núme­ro de pre­sos polí­ti­cos de Euro­pa, com­pi­tien­do en igno­mi­nia con la semi­dic­ta­du­ra mili­tar turca.

Cuan­do ETA aca­ba de decla­rar una tre­gua uni­la­te­ral y la izquier­da aber­tza­le está ini­cian­do los con­tac­tos con media­do­res inter­na­cio­na­les indis­pen­sa­bles para un genuino pro­ce­so de paz, la actua­ción de los magis­tra­dos y de la fis­ca­lía espa­ño­les con­tra los sec­to­res más com­pro­me­ti­dos con este pro­ce­so mues­tra la ver­da­de­ra cara del régimen.

A fin de evi­tar que el nue­vo pro­ce­so de paz que hoy pue­de desa­rro­llar­se fra­ca­se como los ante­rio­res, los aba­jo fir­man­tes exi­gi­mos la dero­ga­ción del con­jun­to de las leyes anti­te­rro­ris­tas y la inme­dia­ta libe­ra­ción de los cen­te­na­res de pre­sos polí­ti­cos que estas leyes anti­de­mo­crá­ti­cas y anti­ju­rí­di­cas han con­du­ci­do a pri­sión. Recla­ma­mos la inme­dia­ta pues­ta en liber­tad de los mili­tan­tes de Aska­pe­na recien­te­men­te dete­ni­dos. Exi­gi­mos al Esta­do espa­ñol el cum­pli­mien­to de sus com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les en mate­ria de dere­chos de los indi­vi­duos y de los pueblos.

(*) Ade­más de Alfon­so Sas­tre, John Brown y San­tia­go Alba Rico, fir­man este artícu­lo Car­lo Fra­bet­ti, Belén Gope­gui, Car­los Fer­nán­dez Liria, Cons­tan­tino Bér­to­lo, Ange­les Díez y Pas­cual Serrano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.