Libe­ra­ción inme­dia­ta de los dete­ni­dos de Aska­pe­na- Alfon­so Sas­tre y otras fir­mas

Las últi­mas deten­cio­nes ocu­rri­das en el País Vas­co siguen la lamen­ta­ble tóni­ca de las pre­ce­den­tes. Las per­so­nas dete­ni­das desa­rro­lla­ban todas ellas acti­vi­da­des polí­ti­cas pací­fi­cas y lega­les y lo hacían a la luz del día. Cier­ta­men­te, los mili­tan­tes de Aska­pe­na son favo­ra­bles a la auto­de­ter­mi­na­ción y a la inde­pen­den­cia del País Vas­co, tam­bién aus­pi­cian para este país un orden social pos­ca­pi­ta­lis­ta. En esos obje­ti­vos coin­ci­den sin duda con muchas per­so­nas que hoy no pue­den expre­sar su opi­nión median­te el voto, pero que repre­sen­tan un buen por­cen­ta­je de la pobla­ción vas­ca. En los obje­ti­vos de auto­de­ter­mi­na­ción han veni­do sien­do res­pal­da­dos, has­ta la prohi­bi­ción de la izquier­da aber­tza­le, por un 60% de la pobla­ción de su país. En los obje­ti­vos anti­ca­pi­ta­lis­tas tam­bién los secun­da otro impor­tan­te sec­tor den­tro y fue­ra del País Vas­co.

De lo que se les acu­sa hoy es de que sus obje­ti­vos polí­ti­cos coin­ci­die­ran con los de ETA y de que sus nom­bres apa­re­cie­ran en docu­men­tos incau­ta­dos a miem­bros de esa orga­ni­za­ción arma­da. Muy ende­bles argu­men­tos para pri­var a las per­so­nas de liber­tad en una demo­cra­cia. Ya se sabe el uso que hizo la jun­ta mili­tar argen­ti­na de las agen­das per­so­na­les de los gue­rri­lle­ros que caían en sus manos: todos los que en ellas figu­ra­ban eran dete­ni­dos, tor­tu­ra­dos, eli­mi­na­dos. No se tra­ta­ba de neu­tra­li­zar la vio­len­cia arma­da, siem­pre mino­ri­ta­ria, sino de neu­tra­li­zar a amplias corrien­tes socia­les y polí­ti­cas. Un gru­po arma­do con obje­ti­vos polí­ti­cos pue­de coin­ci­dir en sus obje­ti­vos con amplios sec­to­res socia­les que no com­par­ten los mis­mos medios. Ello no sig­ni­fi­ca que el con­jun­to de estos sec­to­res sean «vio­len­tos», sino que algu­nos «vio­len­tos» com­par­ten sus obje­ti­vos. Sería sor­pren­den­te que los jue­ces espa­ño­les con­si­de­ra­sen que los ultra­de­re­chis­tas y racis­tas arma­dos que votan al PP o al PSOE con­ta­mi­nan irre­ver­si­ble­men­te a estas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas. ¿Aca­so espe­ran encon­trar en la agen­da de un mili­tan­te de ETA con­tac­tos con la dere­cha espa­ño­lis­ta? A fuer­za de olvi­dar que exis­te un pro­ble­ma polí­ti­co en el País Vas­co y un gra­ví­si­mo pro­ble­ma cons­ti­tu­cio­nal y social en el Esta­do espa­ñol, lle­gan a cri­mi­na­li­zar todo anta­go­nis­mo real, a matar toda vida polí­ti­ca efec­ti­va.

La meto­ni­mia de la agen­da per­mi­te recons­ti­tuir una red, pero no la red de la orga­ni­za­ción arma­da, sino la del movi­mien­to polí­ti­co y social con cuyos obje­ti­vos coin­ci­de la orga­ni­za­ción arma­da. En otros tér­mi­nos, por la meto­ni­mia de las agen­das y por la ana­lo­gía que infor­ma el pro­pio con­cep­to ‑pro­fun­da­men­te anti­ju­rí­di­co- de «terro­ris­mo», ter­mi­na apli­cán­do­se el dere­cho penal de las dic­ta­du­ras que cono­ció su épo­ca dora­da duran­te el régi­men nazi. Según el dere­cho penal libe­ral, para cas­ti­gar un acto delic­ti­vo, éste ha debi­do pre­via­men­te ser defi­ni­do de mane­ra pre­ci­sa y rigu­ro­sa, a fin de evi­tar la meto­ni­mia de las agen­das y la ana­lo­gía del «terro­ris­mo», que cas­ti­ga tan­to al enemi­go arma­do del Esta­do como a quie­nes com­par­ten sus obje­ti­vos polí­ti­cos o inclu­so a los miem­bros casua­les de su «entorno». Esta amal­ga­ma anti­ju­rí­di­ca es la que ins­pi­ra la per­se­cu­ción estric­ta­men­te polí­ti­ca diri­gi­da con­tra el con­jun­to de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca; es la que hace que el Esta­do espa­ñol cuen­te con el mayor núme­ro de pre­sos polí­ti­cos de Euro­pa, com­pi­tien­do en igno­mi­nia con la semi­dic­ta­du­ra mili­tar tur­ca.

Cuan­do ETA aca­ba de decla­rar una tre­gua uni­la­te­ral y la izquier­da aber­tza­le está ini­cian­do los con­tac­tos con media­do­res inter­na­cio­na­les indis­pen­sa­bles para un genuino pro­ce­so de paz, la actua­ción de los magis­tra­dos y de la fis­ca­lía espa­ño­les con­tra los sec­to­res más com­pro­me­ti­dos con este pro­ce­so mues­tra la ver­da­de­ra cara del régi­men.

A fin de evi­tar que el nue­vo pro­ce­so de paz que hoy pue­de desa­rro­llar­se fra­ca­se como los ante­rio­res, los aba­jo fir­man­tes exi­gi­mos la dero­ga­ción del con­jun­to de las leyes anti­te­rro­ris­tas y la inme­dia­ta libe­ra­ción de los cen­te­na­res de pre­sos polí­ti­cos que estas leyes anti­de­mo­crá­ti­cas y anti­ju­rí­di­cas han con­du­ci­do a pri­sión. Recla­ma­mos la inme­dia­ta pues­ta en liber­tad de los mili­tan­tes de Aska­pe­na recien­te­men­te dete­ni­dos. Exi­gi­mos al Esta­do espa­ñol el cum­pli­mien­to de sus com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les en mate­ria de dere­chos de los indi­vi­duos y de los pue­blos.

(*) Ade­más de Alfon­so Sas­tre, John Brown y San­tia­go Alba Rico, fir­man este artícu­lo Car­lo Fra­bet­ti, Belén Gope­gui, Car­los Fer­nán­dez Liria, Cons­tan­tino Bér­to­lo, Ange­les Díez y Pas­cual Serrano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *