Eus­kal Herria inter­na­cio­na­lis­ta – Jesús Valencia

Al fin lle­gó. El ata­que con­tra Aska­pe­na, tan­tas veces recla­ma­do por la gusa­ne­ra mediá­ti­ca espa­ño­la, sobre­vino de madru­ga­da. Una de esas madru­ga­das sinies­tras tan reco­men­da­das por los manua­les de tor­tu­ra y tan fre­cuen­tes con­tra la Eus­kal Herria más abne­ga­da. En esta oca­sión han sido sie­te inter­na­cio­na­lis­tas los cap­tu­ra­dos entre som­bras dan­tes­cas, flashes mediá­ti­cos y bur­kas policiales

Dicen que los arran­ca­dos de sus domi­ci­lios eran terro­ris­tas que se dedi­ca­ban a pro­mo­ver apo­yos a favor de la revo­lu­ción mun­dial. En 1979 no exis­tía Aska­pe­na y bue­na par­te de los aho­ra dete­ni­dos eran mucha­chos. El Fren­te San­di­nis­ta de Nica­ra­gua pidió que le apo­yá­se­mos y este pue­blo se vol­có en aque­lla revo­lu­ción ilu­sio­nan­te. Cien­tos de vas­cas y vas­cos se alis­ta­ron en la recons­truc­ción nica­ra­güen­se. Y miles de manos gene­ro­sas derro­cha­ron esfuer­zos inten­tan­do con­so­li­dar aquel sue­ño revo­lu­cio­na­rio. La soli­da­ri­dad se había enrai­za­do en nues­tra tie­rra y cre­cía por los cua­tro cos­ta­dos. Nica­ra­gua resul­ta­ba par­ce­la peque­ña para la soli­da­ria Eus­kal Herria. A nues­tras puer­tas lla­ma­ron sal­va­do­re­ños, gua­te­mal­te­cos, pales­ti­nos, kur­dos, mapu­ches… Y todos encon­tra­ron en nues­tro pue­blo cari­ño, res­pe­to y ayu­da desin­te­re­sa­da. «Gra­cias por vues­tro apo­yo a los pue­blos indios», con­fe­sa­ba una indí­ge­na amá­zo­ni­ca en 1989. Si la soli­da­ri­dad es un cri­men, encon­tra­ran cri­mi­na­les soli­da­rios en cual­quier veri­cue­to de nues­tra geografía.

Se dice de los apre­sa­dos que bus­ca­ban pun­tos de con­fluen­cia con otros pue­blos y que, en sus sinies­tros con­ci­liá­bu­los, se dedi­ca­ban a ensu­ciar el buen nom­bre del Rei­no de Espa­ña. ¡Que bar­ba­ri­dad! El impe­rio espa­ñol se des­le­gi­ti­ma sólo y casi des­de su cuna. No exis­tían sedi­cio­sos inter­na­cio­na­lis­tas en el siglo XVI y ya las Cor­tes nava­rras esta­ble­cie­ron dolo­ro­sas afi­ni­da­des con otros pue­blos opri­mi­dos. Les bas­tó cono­cer en car­ne pro­pia cómo se las gas­ta­ba el impe­rio tan­to en Cuz­co como en Amaiur para lle­gar a la con­clu­sión ‑hace cin­co siglos- de que indí­ge­nas y nava­rros sufría­mos pare­ci­dos ultra­jes. Duran­te mis años como res­pon­sa­ble de Inter­na­cio­na­les de Aska­pe­na cons­ta­té muchas veces el des­en­can­to que expe­ri­men­ta­ban las dele­ga­cio­nes extran­je­ras que nos visi­ta­ban. La dura reali­dad que con­tem­pla­ban des­mon­ta­ba la tra­mo­ya bien airea­da de la «modé­li­ca demo­cra­cia espa­ño­la». Otro gra­ví­si­mo deli­to que se les impu­ta a los dete­ni­dos es el de pro­mo­ver adhe­sio­nes para con la cau­sa vas­ca. Ridícu­lo y fal­so. La soli­da­ri­dad para con nues­tro pue­blo es vie­jí­si­ma y muy exten­di­da. Quie­nes han encon­tra­do aco­gi­da en nues­tra casa sien­ten un com­pren­si­ble deseo de apo­yar­nos en nues­tro empe­ño por ser sobe­ra­nos. Toda­vía no exis­tía Aska­pe­na y ya oímos a los repre­sen­tan­tes sal­va­do­re­ños: «esta­mos uni­dos a este pue­blo». O a los indí­ge­nas ecua­to­ria­nos: «Ten­gan la ple­na cer­te­za de que siem­pre podrán con­tar con nosotros».

Los sie­te dete­ni­dos cono­cían, hace ya mucho tiem­po, que el Gobierno espa­ñol ha con­ver­ti­do en deli­to el ejer­ci­cio de la soli­da­ri­dad. Pese a ello, la siguie­ron prac­ti­can­do. La corrien­te soli­da­ria que atra­vie­sa nues­tro pue­blo es cau­da­lo­sa y segui­rá flu­yen­do; Aska­pe­na es una de las refe­ren­cias más bri­llan­tes del inter­na­cio­na­lis­mo vas­co. Los aho­ra dete­ni­dos regre­sa­rán y se rein­cor­po­ra­rán a la cons­truc­ción nacio­nal de una Eus­kal Herria inter­na­cio­na­lis­ta. Será reali­dad el deseo que Dul­cie Sep­tem­ber, del Con­se­jo Nacio­nal Afri­cano y ase­si­na­da una año más tar­de, expre­sa­ba en Ger­ni­ka en 1987: «Se vis­lum­bra ya nues­tra liberación».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.