Sobre las rui­nas del cas­ti­llo de Maya- Miguel San­chez

AYER por la maña­na estu­ve de nue­vo en las rui­nas del cas­ti­llo de Maya. Fue her­mo­so ver como salía el sol por la cima de Gorra­men­di e ilu­mi­na­ba el Alku­rruntz. La vis­ta del valle, como siem­pre, con la luz del oto­ño.

La últi­ma vez que visi­té ese lugar fue en pleno invierno. El tra­ba­jo de los arqueó­lo­gos de los últi­mos meses ha saca­do a la luz ele­men­tos nue­vos de la for­ti­fi­ca­ción estu­dia­da por Iña­ki Sagre­do.

En Amaiur y en 1522 se dio la últi­ma resis­ten­cia de Nava­rra con­tra la ocu­pa­ción mili­tar cas­te­lla­na y la con­quis­ta del rei­no. Se cuen­te como se cuen­te. Tal vez por eso, en 1931, dina­mi­ta­ron el mono­li­to que recuer­da el hecho.

En Nava­rra hay gen­te a la que no le gus­ta recor­dar esta his­to­ria o que pre­fie­re recor­dar­la de otro modo, como una ele­gan­te par­ti­da de damas entre ami­gos o como el bai­le de gen­te que se puso por gus­to un dogal al cue­llo. Una inmen­sa mayo­ría de espa­ño­les igno­ra la his­to­ria de Nava­rra y cree que la famo­sa uni­dad espa­ño­la con­clu­yó en 1492.

La de la con­quis­ta del rei­no de Nava­rra es una his­to­ria ter­gi­ver­sa­da por his­to­ria­do­res nava­rros y sobre todo no nava­rros, que la han veni­do escri­bien­do, has­ta hace nada, siem­pre a favor del poder polí­ti­co domi­nan­te.

His­to­ria­do­res a favor e his­to­ria­do­res en con­tra. Cada cual a su jue­go, con docu­men­tos en mano o con toda la mala fe o la pre­sión mediá­ti­ca y social de por medio que pue­dan, que sue­le ser mucha.

Aho­ra mis­mo, defen­der la espa­ño­li­dad cons­ti­tu­ti­va de Nava­rra no es, para no nava­rros y para algu­nos nava­rros, un asun­to his­tó­ri­co ni una ideo­lo­gía polí­ti­ca zafia, sino un signo de iden­ti­dad y dis­tin­ción social.

En ese sen­ti­do, el gobierno de Nava­rra actual pue­de pagar­se un con­gre­so de his­to­ria­do­res y adhe­ri­dos pre­vi­si­bles en sus con­clu­sio­nes. Lo que pide el gobierno no es que los his­to­ria­do­res exa­mi­nen la abu­si­va con­quis­ta del rei­no de Nava­rra, sino que apo­yen la idea de que, aque­lla gen­te que se defen­dió en Amaiur, no eran nava­rros ni espa­ño­les, sino fran­ce­ses que que­rían ocu­par el rei­no y hacer­lo fran­cés.

Se tra­ta de demos­trar la espa­ño­li­dad radi­cal de Nava­rra y de ocul­tar las cir­cuns­tan­cias pre­ci­sas de la abu­si­va con­quis­ta del rei­no y de la ocu­pa­ción mili­tar que pade­ció a lo lar­go del siglo XVI.

Se mon­tan con­gre­sos y se silen­cian, de la mane­ra que sea, a los his­to­ria­do­res que publi­can obras sóli­das y fun­da­men­ta­das, como la recien­te de Peio Mon­teano, des­pre­cia­dos por figu­ro­nes que jamás publi­ca­rán, por­que no pue­den, ni una línea sobre el par­ti­cu­lar.

La his­to­ria de Nava­rra no es que sea a estas altu­ras una inven­ción al ser­vi­cio del poder polí­ti­co, sino que es una trin­che­ra polí­ti­ca y un patio de Moni­po­dio del que se pue­de sacar ven­ta­ja si se escri­be y dis­cur­sea a favor de las tesis guber­na­men­ta­les. Poco impor­ta quie­nes y cómo se defen­die­ron en aquel cas­ti­llo ni con­tra quien. Impor­ta el pre­sen­te de la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta espa­ño­la, por­que a su ser­vi­cio se vive mejor.

Miguel San­chez Ostiz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *