Espa­ña, el esta­do terro­ris­ta de siempre

Tes­ti­mo­nios de tor­tu­ras de [email protected] [email protected] [email protected] en Eus­kal Herria . Tes­ti­mo­nios reco­gi­dos en Gara. Pone la piel como escar­pias, el leer­lo. Sin comentarios .

San­dra BARRENETXEA
Dete­ni­da en Bilbo

“Me arran­ca­ron los pan­ta­lo­nes mien­tras me for­za­ban para que abrie­ra las piernas”

El aco­so sexual ha vuel­to a ser emplea­do en este ope­ra­ti­vo poli­cial, espe­cial­men­te con­tra las muje­res. Barre­netxea fue des­po­ja­da de su ropa en el mis­mo tra­yec­to a Madrid, sien­do tras­la­da­da des­nu­da de cin­tu­ra para arri­ba y entre insul­tos, gol­pes y toca­mien­tos en los pechos. Un guar­dia civil lle­gó a arran­car­le los pan­ta­lo­nes mien­tras que la for­za­ba para que abrie­se las pier­nas y otro no deja­ba de gol­pear­le en la cabe­za. La veci­na de Bil­bo denun­cia que fue obli­ga­da a per­ma­ne­cer todos los inte­rro­ga­to­rios en bra­gas y ame­na­za­da con ser vio­la­da en más de una oca­sión. En uno de los inte­rro­ga­to­rios indi­ca que “me sen­ta­ron en una mesa y me obli­ga­ron a apo­yar la par­te supe­rior del cuer­po con­tra el mue­ble, mien­tras que me envol­vían la par­te tra­se­ra con una cuer­da y me echa­ban agua fría a la entre­pier­na. En esta pos­tu­ra no deja­ban de ama­gar con violarme”.

Ugaitz ELIZARAN
Dete­ni­do en Donostia

“Me ense­ña­ron un foto­mon­ta­je en el que mi com­pa­ñe­ra se encon­tra­ba arrestada”

Eli­za­ran ase­gu­ra que han sido más de una vein­te­na las sesio­nes de “la bol­sa” que ha teni­do que pade­cer, en las que no pue­de ni cuan­ti­fi­car las veces que se cayó al sue­lo por la fal­ta de oxí­geno. Denun­cia que los agen­tes apre­ta­ron con fuer­za la bol­sa y que inclu­so en una oca­sión le colo­ca­ron una toa­lla alre­de­dor para mul­ti­pli­car la sen­sa­ción de aho­go. El vecino de Intxau­rron­do ha rela­ta­do que mien­tras le prac­ti­ca­ban “la bol­sa” le ata­ron las manos hacia atrás, envol­vien­do su cuer­po con goma espu­ma, mien­tras varios guar­dias civi­les se le sen­ta­ban enci­ma; refie­re que lle­gó a per­der en un momen­to has­ta la vis­ta. Los gol­pes y la obli­ga­to­rie­dad de hacer ejer­ci­cios físi­cos no ha cesa­do ni mien­tras le apli­ca­ban “la bol­sa”. Las ame­na­zas con­tra sus alle­ga­dos han sido una cons­tan­te y le han hecho creer que su com­pa­ñe­ra esta­ba tam­bién dete­ni­da, mos­trán­do­le inclu­so un foto­mon­ta­je con este fin.

Rosa IRIARTE
Dete­ni­da en Iruñea

“Me hicie­ron tocar un pol­vo blan­co que ador­me­cía, se me dur­mió has­ta la boca”

Iriar­te rela­ta que en uno de los inte­rro­ga­to­rios fue obli­ga­da a colo­car las dos manos con­tra la pared en la que podía notar cómo se des­pren­día una espe­cie de pol­vo blan­co con el que se le ador­me­cían las manos. Ins­tan­tes des­pués, los agen­tes le echa­ron el mis­mo pol­vo sobre las pier­nas, ante lo que la joven nava­rra notó un gran peso en sus pan­ta­lo­nes. La Guar­dia Civil le ofre­ció un baso de agua, pero al beber ingi­rió tam­bién res­tos del pol­vo por lo que la boca tam­bién se le dur­mió. Iriar­te deta­lló a sus letra­dos que fue obli­ga­da a escu­char cómo los agen­tes tor­tu­ra­ban a sus com­pa­ñe­ros y que duran­te los cua­tro días fue víc­ti­ma de simu­la­cio­nes de descargas.

Eneko COMPAINS
Dete­ni­do en Cariñena

“El via­je a Madrid fue muy duro, me hicie­ron ‘la bol­sa’ has­ta dejar­me sin respiración”

El joven iruin­da­rra expli­ca que comen­za­ron a apli­car­le “la bol­sa” nada más ini­ciar el via­je hacia Madrid y lo hicie­ron, ade­más, has­ta dejar­lo sin res­pi­ra­ción. Apun­ta que el tra­to sico­ló­gi­co reci­bi­do duran­te los cua­tro días ha sido “muy duro”, que las ame­na­zas a sus fami­lia­res fue­ron una cons­tan­te e inclu­so seña­la haber sufri­do un ama­go de vio­la­ción con un palo. Tras dar cuen­ta al médi­co foren­se de las tor­tu­ras que esta­ba sufrien­do, le soli­ci­tó que se le fue­ra apli­ca­do el habeas cor­pus, pero la Audien­cia Nacio­nal negó este reque­ri­mien­to ale­gan­do que no exis­tían ele­men­tos sufi­cien­tes para pen­sar que esta­ba sufrien­do malos tra­tos. En su tes­ti­mo­nio des­ta­ca que cuan­do se negó a hacer la decla­ra­ción poli­cial la acti­tud hacia él se “rela­jó”.

Aniaiz ARIZNABARRETA
Dete­ni­da en Noja

“Me han des­nu­da­do en los inte­rro­ga­to­rios y he sufri­do toca­mien­tos en los pechos y en la vagina”

Las tor­tu­ras con­tra la joven eibar­ta­rra tam­bién comien­zan en el tra­yec­to a Madrid, mien­tras era tras­la­da­da des­nu­da de cin­tu­ra para arri­ba y sufrien­do toca­mien­tos en los pechos e insul­tos de carác­ter sexis­ta. Prác­ti­cas de tor­tu­ra que se repe­ti­rán duran­te los cin­co días pos­te­rio­res al man­te­ner­la des­nu­da en todos los inte­rro­ga­to­rios. Ha denun­cia­do toca­mien­tos tan­to en los pechos como en la vagi­na. El tes­ti­mo­nio de Ariz­na­ba­rre­ta reco­ge tam­bién cómo fue envuel­ta en una man­ta y, pos­te­rior­men­te, en goma espu­ma, y que de este modo la man­tu­vie­ron sen­ta­da con un guar­dia civil enci­ma mien­tras que otros cin­co agen­tes no deja­ban de gri­tar, insul­tar y ame­na­zar­la. Ase­gu­ra que las sesio­nes de tor­tu­ra comen­za- ron el pri­mer día y que han sido cons­tan­tes, y espe­cial­men­te duras en las últi­mas sesiones.

Egoitz GARMENDIA
Dete­ni­do en Gasteiz

“Tres guar­dias civi­les han esta­do sal­tan­do sobre mí mien­tras esta­ba envuel­to en goma espuma”
El vecino de Otxan­dio lle­gó a per­der el cono­ci­mien­to en infi­ni­dad de oca­sio­nes debi­do al dolor y la asfi­xia. Ade­más de la apli­ca­ción de “la bol­sa”, que inclu­so han lle­ga­do a colo­cár­se­la tras sellar­le la boca con pre­cin­to o arron­ján­do­le agua a la cara nada más reti­rár­se­la, Gar­men­dia ha denun­cia­do duros apa­lea­mien­tos por par­te de los agen­tes del ins­ti­tu­to arma­do. Rela­ta que en nume­ro­sas oca­sio­nes ha sido envuel­to y ama­rra­do en una man­ta, y envuel­to de nue­vo en un col­chón de goma espu­ma, sobre el que se le han echa­do has­ta tres guar­dias civi­les. “Uno sal­ta­ba sobre mis tes­tícu­los, otro sobre la cabe­za y otro en los pies”, rela­ta. El vecino de Otxan­dio ha denun­cia­do cons­tan­tes gol­pes en los tes­tícu­los y haber sufri­do ama­gos de vio­la­ción con un palo. Tras uno de los inte­rro­ga­to­rios y al ser tras­la­da­do a la cel­da, lo empa­pa­ron de agua, obli­gán­do­lo a per­ma­ne­cer des­nu­do y envuel­to en una manta.

Eri­ka BILBAO
Dete­ni­da en Erandio

“Me han gri­ta­do en infi­ni­dad de oca­sio­nes y los rui­dos no han cesa­do en los cin­co días”

Del tes­ti­mo­nio de la leioa­rra se des­pren­den cons­tan­tes ame­na­zas, gol­pes y la obli­ga­to­rie­dad a per­ma­ne­cer duran­te horas en pos­tu­ras for­za­das. Bil­bao ha refe­ri­do un tra­to sico­ló­gi­co muy duro, en el que no han fal­ta­do ame­na­zas con­tra sus seres que­ri­dos. Al igual que el res­to de los arres­ta­dos, la joven no ha podi­do des­can­sar en nin­gún momen­to debi­do a los cons­tan­tes rui­dos y gritos.

Joxe ALDASORO

“He per­ma­ne­ci­do muchas horas en una habi­ta­ción oscu­ra y al salir siem­pre me colo­ca­ban un antifaz”

El vecino de Etxa­rri-Ara­natz expli­ca cómo fue obli­ga­do a per­ma­ne­cer en una habi­ta­ción oscu­ra duran­te un lar­go perio­do de tiem­po y que cada vez que lo saca­ban de allí le colo­ca­ba un anti­faz para­que no pudie­ra ver nada. El tra­to sico­ló­gi­co refe­ri­do tam­bién ha sido “muy duro”, con ame­na­zas a alle­ga­dos y coac­ción para per­ma­ne­cer en pos­tu­ras forzadas.

Urko AIERBE
Dete­ni­do en Donostia

“Debi­do a los gol­pes reci­bi­dos cojeo de una pierna “

El paso por los cala­bo­zos de la Guar­dia Civil le ha deja­do una lesión en una pier­na que le impi­de andar sin cojear. Su rela­to indi­ca que los pri­me­ros inte­rro­ga­to­rios fue­ron los más duros, don­de le colo­ca­ron “la bol­sa” en dos oca­sio­nes, le obli­ga­ron a estar en pos­tu­ras muy incó­mo­das y le pro­pi­na­ron gol­pes de for­ma continua.

“Arres­tos así serán cosa del pasado”

“Estoy segu­ro de que pron­to las deten­cio­nes de este tipo serán cosa del pasa­do, por­que Eus­kal Herria va a reco­rrer el camino hacia la paz median­te el diá­lo­go y la nego­cia­ción polí­ti­ca”. Éstas fue­ron las pala­bras de Eneko Com­pains ante el juez que, des­aten­dien­do las tor­tu­ras refe­ri­das, decre­tó su ingre­so en prisión.

El titu­lar del Juz­ga­do Ins­truc­ción núme­ro 3 de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, escu­chó duran­te el vier­nes y el sába­do nue­ve rela­tos de tor­tu­ra. Todos y cada uno de los mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas arres­ta­dos en el ope­ra­ti­vo con­tra la izquier­da aber­tza­le mani­fes­ta­ron haber sido obje­to de malos tra­tos por par­te de la Guar­dia Civil. Los nue­ve coin­ci­die­ron en que se les ha apli­ca­do “la bol­sa” has­ta la asfi­xia ‑algu­nos han denun­cia­do que se les apli­có has­ta en vein­te oca­sio­nes-. Las ame­na­zas con fami­lia­res, los ama­gos de vio­la­ción y la simu­la­ción de elec­tro­dos tam­bién han sido una constante.

Con estos nue­ve casos, ascien­den a 21 los ciu­da­da­nos vas­cos que en lo que va de año han rela­ta­do a este mis­mo juez haber pade­ci­do malos tra­tos en los ope­ra­ti­vos poli­cia­les orde­na­dos por él.

Sos­pe­cha del letra­do de oficio

El abo­ga­do de ofi­cio asig­na­do a Egoitz Gar­men­dia, que tam­bién fue el de Aier­be e Iriar­te, mos­tró ante el juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka sus sos­pe­chas en torno a la for­ma en la que se hizo la decla­ra­ción poli­cial. El abo­ga­do deta­lló que cuan­do acu­dió a la decla­ra­ción poli­cial le obli­ga­ron a colo­car­se detrás de Gar­men­dia por lo que, según cen­su­ró, el joven ni siquie­ra pudo ver si esta­ba asis­ti­do por un letra­do; hecho que corro­bo­ró el vecino de Otxan­dio, apun­tan­do que sólo pudo ver sus zapa­tos. El abo­ga­do denun­ció ade­más que las res­pues­tas lan­za­das por el joven eran “poco refle­xio­na­das y autó­ma­ti­cas”, lo que le hizo pen­sar que podían estar acor­da­das de ante­mano y estu­dia­das por el joven. Esta sos­pe­cha se incre­men­tó ade­más tras ser tes­ti­go de las decla­ra­cio­nes poli­cia­les de Iriar­te y Aier­be, ya que la ter­mi­no­lo­gía emplea­da por los tres era muy simi­lar. Asi­mis­mo, el abo­ga­do denun­ció que no ha teni­do opción de estar con sus clien­tes y que no ha podi­do ver los infor­mes poli­cia­les, por lo que cen­su­ró que el dere­cho a la defen­sa de estos jóve­nes ha sido vul­ne­ra­do. Mar­las­ka no toma en con­si­de­ra­ción esta ale­ga­ción en el auto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.