Espa­ña, el esta­do terro­ris­ta de siem­pre

Tes­ti­mo­nios de tor­tu­ras de [email protected] [email protected] [email protected] en Eus­kal Herria . Tes­ti­mo­nios reco­gi­dos en Gara. Pone la piel como escar­pias, el leer­lo. Sin comen­ta­rios .

San­dra BARRENETXEA
Dete­ni­da en Bil­bo

“Me arran­ca­ron los pan­ta­lo­nes mien­tras me for­za­ban para que abrie­ra las pier­nas”

El aco­so sexual ha vuel­to a ser emplea­do en este ope­ra­ti­vo poli­cial, espe­cial­men­te con­tra las muje­res. Barre­netxea fue des­po­ja­da de su ropa en el mis­mo tra­yec­to a Madrid, sien­do tras­la­da­da des­nu­da de cin­tu­ra para arri­ba y entre insul­tos, gol­pes y toca­mien­tos en los pechos. Un guar­dia civil lle­gó a arran­car­le los pan­ta­lo­nes mien­tras que la for­za­ba para que abrie­se las pier­nas y otro no deja­ba de gol­pear­le en la cabe­za. La veci­na de Bil­bo denun­cia que fue obli­ga­da a per­ma­ne­cer todos los inte­rro­ga­to­rios en bra­gas y ame­na­za­da con ser vio­la­da en más de una oca­sión. En uno de los inte­rro­ga­to­rios indi­ca que “me sen­ta­ron en una mesa y me obli­ga­ron a apo­yar la par­te supe­rior del cuer­po con­tra el mue­ble, mien­tras que me envol­vían la par­te tra­se­ra con una cuer­da y me echa­ban agua fría a la entre­pier­na. En esta pos­tu­ra no deja­ban de ama­gar con vio­lar­me”.

Ugaitz ELIZARAN
Dete­ni­do en Donos­tia

“Me ense­ña­ron un foto­mon­ta­je en el que mi com­pa­ñe­ra se encon­tra­ba arres­ta­da”

Eli­za­ran ase­gu­ra que han sido más de una vein­te­na las sesio­nes de “la bol­sa” que ha teni­do que pade­cer, en las que no pue­de ni cuan­ti­fi­car las veces que se cayó al sue­lo por la fal­ta de oxí­geno. Denun­cia que los agen­tes apre­ta­ron con fuer­za la bol­sa y que inclu­so en una oca­sión le colo­ca­ron una toa­lla alre­de­dor para mul­ti­pli­car la sen­sa­ción de aho­go. El vecino de Intxau­rron­do ha rela­ta­do que mien­tras le prac­ti­ca­ban “la bol­sa” le ata­ron las manos hacia atrás, envol­vien­do su cuer­po con goma espu­ma, mien­tras varios guar­dias civi­les se le sen­ta­ban enci­ma; refie­re que lle­gó a per­der en un momen­to has­ta la vis­ta. Los gol­pes y la obli­ga­to­rie­dad de hacer ejer­ci­cios físi­cos no ha cesa­do ni mien­tras le apli­ca­ban “la bol­sa”. Las ame­na­zas con­tra sus alle­ga­dos han sido una cons­tan­te y le han hecho creer que su com­pa­ñe­ra esta­ba tam­bién dete­ni­da, mos­trán­do­le inclu­so un foto­mon­ta­je con este fin.

Rosa IRIARTE
Dete­ni­da en Iru­ñea

“Me hicie­ron tocar un pol­vo blan­co que ador­me­cía, se me dur­mió has­ta la boca”

Iriar­te rela­ta que en uno de los inte­rro­ga­to­rios fue obli­ga­da a colo­car las dos manos con­tra la pared en la que podía notar cómo se des­pren­día una espe­cie de pol­vo blan­co con el que se le ador­me­cían las manos. Ins­tan­tes des­pués, los agen­tes le echa­ron el mis­mo pol­vo sobre las pier­nas, ante lo que la joven nava­rra notó un gran peso en sus pan­ta­lo­nes. La Guar­dia Civil le ofre­ció un baso de agua, pero al beber ingi­rió tam­bién res­tos del pol­vo por lo que la boca tam­bién se le dur­mió. Iriar­te deta­lló a sus letra­dos que fue obli­ga­da a escu­char cómo los agen­tes tor­tu­ra­ban a sus com­pa­ñe­ros y que duran­te los cua­tro días fue víc­ti­ma de simu­la­cio­nes de des­car­gas.

Eneko COMPAINS
Dete­ni­do en Cari­ñe­na

“El via­je a Madrid fue muy duro, me hicie­ron ‘la bol­sa’ has­ta dejar­me sin res­pi­ra­ción”

El joven iruin­da­rra expli­ca que comen­za­ron a apli­car­le “la bol­sa” nada más ini­ciar el via­je hacia Madrid y lo hicie­ron, ade­más, has­ta dejar­lo sin res­pi­ra­ción. Apun­ta que el tra­to sico­ló­gi­co reci­bi­do duran­te los cua­tro días ha sido “muy duro”, que las ame­na­zas a sus fami­lia­res fue­ron una cons­tan­te e inclu­so seña­la haber sufri­do un ama­go de vio­la­ción con un palo. Tras dar cuen­ta al médi­co foren­se de las tor­tu­ras que esta­ba sufrien­do, le soli­ci­tó que se le fue­ra apli­ca­do el habeas cor­pus, pero la Audien­cia Nacio­nal negó este reque­ri­mien­to ale­gan­do que no exis­tían ele­men­tos sufi­cien­tes para pen­sar que esta­ba sufrien­do malos tra­tos. En su tes­ti­mo­nio des­ta­ca que cuan­do se negó a hacer la decla­ra­ción poli­cial la acti­tud hacia él se “rela­jó”.

Aniaiz ARIZNABARRETA
Dete­ni­da en Noja

“Me han des­nu­da­do en los inte­rro­ga­to­rios y he sufri­do toca­mien­tos en los pechos y en la vagi­na”

Las tor­tu­ras con­tra la joven eibar­ta­rra tam­bién comien­zan en el tra­yec­to a Madrid, mien­tras era tras­la­da­da des­nu­da de cin­tu­ra para arri­ba y sufrien­do toca­mien­tos en los pechos e insul­tos de carác­ter sexis­ta. Prác­ti­cas de tor­tu­ra que se repe­ti­rán duran­te los cin­co días pos­te­rio­res al man­te­ner­la des­nu­da en todos los inte­rro­ga­to­rios. Ha denun­cia­do toca­mien­tos tan­to en los pechos como en la vagi­na. El tes­ti­mo­nio de Ariz­na­ba­rre­ta reco­ge tam­bién cómo fue envuel­ta en una man­ta y, pos­te­rior­men­te, en goma espu­ma, y que de este modo la man­tu­vie­ron sen­ta­da con un guar­dia civil enci­ma mien­tras que otros cin­co agen­tes no deja­ban de gri­tar, insul­tar y ame­na­zar­la. Ase­gu­ra que las sesio­nes de tor­tu­ra comen­za- ron el pri­mer día y que han sido cons­tan­tes, y espe­cial­men­te duras en las últi­mas sesio­nes.

Egoitz GARMENDIA
Dete­ni­do en Gas­teiz

“Tres guar­dias civi­les han esta­do sal­tan­do sobre mí mien­tras esta­ba envuel­to en goma espu­ma”
El vecino de Otxan­dio lle­gó a per­der el cono­ci­mien­to en infi­ni­dad de oca­sio­nes debi­do al dolor y la asfi­xia. Ade­más de la apli­ca­ción de “la bol­sa”, que inclu­so han lle­ga­do a colo­cár­se­la tras sellar­le la boca con pre­cin­to o arron­ján­do­le agua a la cara nada más reti­rár­se­la, Gar­men­dia ha denun­cia­do duros apa­lea­mien­tos por par­te de los agen­tes del ins­ti­tu­to arma­do. Rela­ta que en nume­ro­sas oca­sio­nes ha sido envuel­to y ama­rra­do en una man­ta, y envuel­to de nue­vo en un col­chón de goma espu­ma, sobre el que se le han echa­do has­ta tres guar­dias civi­les. “Uno sal­ta­ba sobre mis tes­tícu­los, otro sobre la cabe­za y otro en los pies”, rela­ta. El vecino de Otxan­dio ha denun­cia­do cons­tan­tes gol­pes en los tes­tícu­los y haber sufri­do ama­gos de vio­la­ción con un palo. Tras uno de los inte­rro­ga­to­rios y al ser tras­la­da­do a la cel­da, lo empa­pa­ron de agua, obli­gán­do­lo a per­ma­ne­cer des­nu­do y envuel­to en una man­ta.

Eri­ka BILBAO
Dete­ni­da en Eran­dio

“Me han gri­ta­do en infi­ni­dad de oca­sio­nes y los rui­dos no han cesa­do en los cin­co días”

Del tes­ti­mo­nio de la leioa­rra se des­pren­den cons­tan­tes ame­na­zas, gol­pes y la obli­ga­to­rie­dad a per­ma­ne­cer duran­te horas en pos­tu­ras for­za­das. Bil­bao ha refe­ri­do un tra­to sico­ló­gi­co muy duro, en el que no han fal­ta­do ame­na­zas con­tra sus seres que­ri­dos. Al igual que el res­to de los arres­ta­dos, la joven no ha podi­do des­can­sar en nin­gún momen­to debi­do a los cons­tan­tes rui­dos y gri­tos.

Joxe ALDASORO

“He per­ma­ne­ci­do muchas horas en una habi­ta­ción oscu­ra y al salir siem­pre me colo­ca­ban un anti­faz”

El vecino de Etxa­rri-Ara­natz expli­ca cómo fue obli­ga­do a per­ma­ne­cer en una habi­ta­ción oscu­ra duran­te un lar­go perio­do de tiem­po y que cada vez que lo saca­ban de allí le colo­ca­ba un anti­faz para­que no pudie­ra ver nada. El tra­to sico­ló­gi­co refe­ri­do tam­bién ha sido “muy duro”, con ame­na­zas a alle­ga­dos y coac­ción para per­ma­ne­cer en pos­tu­ras for­za­das.

Urko AIERBE
Dete­ni­do en Donos­tia

“Debi­do a los gol­pes reci­bi­dos cojeo de una pier­na “

El paso por los cala­bo­zos de la Guar­dia Civil le ha deja­do una lesión en una pier­na que le impi­de andar sin cojear. Su rela­to indi­ca que los pri­me­ros inte­rro­ga­to­rios fue­ron los más duros, don­de le colo­ca­ron “la bol­sa” en dos oca­sio­nes, le obli­ga­ron a estar en pos­tu­ras muy incó­mo­das y le pro­pi­na­ron gol­pes de for­ma con­ti­nua.

“Arres­tos así serán cosa del pasa­do”

“Estoy segu­ro de que pron­to las deten­cio­nes de este tipo serán cosa del pasa­do, por­que Eus­kal Herria va a reco­rrer el camino hacia la paz median­te el diá­lo­go y la nego­cia­ción polí­ti­ca”. Éstas fue­ron las pala­bras de Eneko Com­pains ante el juez que, des­aten­dien­do las tor­tu­ras refe­ri­das, decre­tó su ingre­so en pri­sión.

El titu­lar del Juz­ga­do Ins­truc­ción núme­ro 3 de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, escu­chó duran­te el vier­nes y el sába­do nue­ve rela­tos de tor­tu­ra. Todos y cada uno de los mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas arres­ta­dos en el ope­ra­ti­vo con­tra la izquier­da aber­tza­le mani­fes­ta­ron haber sido obje­to de malos tra­tos por par­te de la Guar­dia Civil. Los nue­ve coin­ci­die­ron en que se les ha apli­ca­do “la bol­sa” has­ta la asfi­xia ‑algu­nos han denun­cia­do que se les apli­có has­ta en vein­te oca­sio­nes-. Las ame­na­zas con fami­lia­res, los ama­gos de vio­la­ción y la simu­la­ción de elec­tro­dos tam­bién han sido una cons­tan­te.

Con estos nue­ve casos, ascien­den a 21 los ciu­da­da­nos vas­cos que en lo que va de año han rela­ta­do a este mis­mo juez haber pade­ci­do malos tra­tos en los ope­ra­ti­vos poli­cia­les orde­na­dos por él.

Sos­pe­cha del letra­do de ofi­cio

El abo­ga­do de ofi­cio asig­na­do a Egoitz Gar­men­dia, que tam­bién fue el de Aier­be e Iriar­te, mos­tró ante el juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka sus sos­pe­chas en torno a la for­ma en la que se hizo la decla­ra­ción poli­cial. El abo­ga­do deta­lló que cuan­do acu­dió a la decla­ra­ción poli­cial le obli­ga­ron a colo­car­se detrás de Gar­men­dia por lo que, según cen­su­ró, el joven ni siquie­ra pudo ver si esta­ba asis­ti­do por un letra­do; hecho que corro­bo­ró el vecino de Otxan­dio, apun­tan­do que sólo pudo ver sus zapa­tos. El abo­ga­do denun­ció ade­más que las res­pues­tas lan­za­das por el joven eran “poco refle­xio­na­das y autó­ma­ti­cas”, lo que le hizo pen­sar que podían estar acor­da­das de ante­mano y estu­dia­das por el joven. Esta sos­pe­cha se incre­men­tó ade­más tras ser tes­ti­go de las decla­ra­cio­nes poli­cia­les de Iriar­te y Aier­be, ya que la ter­mi­no­lo­gía emplea­da por los tres era muy simi­lar. Asi­mis­mo, el abo­ga­do denun­ció que no ha teni­do opción de estar con sus clien­tes y que no ha podi­do ver los infor­mes poli­cia­les, por lo que cen­su­ró que el dere­cho a la defen­sa de estos jóve­nes ha sido vul­ne­ra­do. Mar­las­ka no toma en con­si­de­ra­ción esta ale­ga­ción en el auto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *