De huel­gas-far­sa- Jon Odrio­zo­la

Los pri­me­ros que no creen en la huel­ga gene­ral del pró­xi­mo 29 de este mes son sus pro­mo­to­res. Una con­vo­ca­to­ria que se hace con meses de ante­la­ción, o sea, des­pués del recreo esti­val y «civi­li­za­da­men­te», a rega­ña­dien­tes, esto es, a des­ga­na y de mala gana, como a quien le des­pier­tan a media­no­che y, sobre todo, con­tra la cla­se obre­ra a la que dicen repre­sen­tar. Y no con­tra el Gobierno, la mano que les da de comer, y menos aún con­tra el Capi­tal que es la madre de todas y la últi­ma de las bata­llas.

Pues que, no es ya que el uso de un arma his­tó­ri­ca como es una huel­ga gene­ral polí­ti­ca (vamos a olvi­dar lo de inde­fi­ni­da) en manos de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras haya poco menos que dege­ne­ra­do en una ruti­ni­za­ción de la mis­ma equi­va­len­te a una jor­na­da de paro labo­ral… y nada más, sino que se fomen­ta una suer­te de neo­lud­dis­mo en que se pin­ta al Gobierno de turno como «adver­sa­rio» cuan­do, en reali­dad, es el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta el enemi­go a tum­bar.

Se suce­den los Gobier­nos, cae­rá la Monar­quía, ven­drá la Repú­bli­ca, pero se man­tie­ne el sis­te­ma… capi­ta­lis­ta. Ya sabe­mos que la voca­ción de un sin­di­ca­to no es revo­lu­cio­na­ria, pero eso no es excu­sa para meter de matu­te la idea de que con esta huel­ga se va a con­se­guir algo. Cons­cien­te de pasar por agua­fies­tas, no dudo en cali­fi­car a esta huel­ga de pan­ta­lón cor­to de far­sa sin otro obje­ti­vo que con­tro­lar al movi­mien­to obre­ro dan­do, de paso, algún oxí­geno a, pre­ci­sa­men­te, los ven­deo­bre­ros que son CCOO y UGT. Por des­con­ta­do, sobran moti­vos para hacer una huel­ga gene­ral, pero no de esta mane­ra ni lide­ra­dos por estos trai­do­res a la cla­se obre­ra. Al día siguien­te de la huel­ga todo segui­rá igual menos el aumen­to del sen­ti­mien­to de impo­ten­cia de los tra­ba­ja­do­res. Casi estoy por pro­po­ner el méto­do del escra­che que prac­ti­can en la Argen­ti­na: ir a las casas y ofi­ci­nas de los polí­ti­cos y/​o sin­di­ca­lis­tas com­pra­dos y ven­di­dos y recor­dar­les esos epí­te­tos que están en la men­te del lec­tor y yo, gen­te edu­ca­da, no me atre­vo a repro­du­cir. Al menos, amar­gar­les las vela­das.

Enton­ces, ¿qué? ¿No hacer nada y cru­zar­se de bra­zos ya que, por lo vis­to, todo es inú­til? No, cla­ro que no. Hoy es la refor­ma labo­ral y maña­na será otra embes­ti­da del capi­tal con­tra el tra­ba­jo. La cues­tión es tener con­cien­cia de la for­mi­da­ble e inmen­sa fuer­za impa­ra­ble de la cla­se obre­ra y tra­ba­ja­do­ra si se enfren­ta deci­di­da­men­te, y bien diri­gi­da y orga­ni­za­da, a este podri­do sis­te­ma ais­lán­do­le a él y a sus maria­chis ven­deo­bre­ros des­en­mas­ca­rán­do­les una y otra vez.

No hay nada que per­der sal­vo las cade­nas. Esta­mos enca­de­na­dos, pero no hemos naci­do per­de­do­res. A quien menos impor­tan los efec­tos de esta huel­ga es al Gobierno y al sis­te­ma. Al revés: les ser­vi­rá para ver has­ta qué pun­to sus mas­ti­nes «sin­di­ca­lis­tas» tie­nen mania­ta­dos a los tra­ba­ja­do­res. Por eso digo lo que nun­ca hubie­ra sos­pe­cha­do: no mal­gas­tar fuer­zas yen­do del ron­zal de los Mén­dez y Toxo (que lo mis­mo cenan en el Bulli de Adriá que se van en cru­ce­ros de lujo como Toxo) para aca­bar en el apris­co del Capi­tal depre­da­dor. No pode­mos que­dar­nos sen­ta­dos espe­ran­do que pase el cadá­ver de nues­tro enemi­go de cla­se delan­te de casa y ante nues­tros morros. Eso no va a pasar nun­ca.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *