[Fotos] Cró­ni­ca del acto cívi­co-polí­ti­co de soli­da­ri­dad con los pro­ce­sa­dos de Udal­bil­tza- La Hai​ne​.Madrid

“Como en los vie­jos tiem­pos” decía a la entra­da del CAUM, momen­tos antes de ini­ciar­se el acto, uno de los asis­ten­tes, vie­jo lucha­dor de los que de ver­dad dio la cara con­tra el fran­quis­mo y que insis­tía en no que­rer ni poder enten­der la razón por la que la Dele­ga­ción del Gobierno en Madrid prohi­bía la con­cen­tra­ción de apo­yo a los pro­ce­sa­dos de Udal­bil­tza, que la Pla­ta­for­ma de Madrid de Soli­da­ri­dad con Udal­bil­tza había con­vo­ca­do para esta mis­ma tar­de, fren­te al Museo Rei­na Sofía. A lo que otra mujer, tam­bién ya cur­ti­da mili­tan­te en tan­tas luchas, le repli­có: “pues… ¿a que vie­jos tiem­pos te refie­res?. Si no hace ni un año que prohi­bie­ron otra con­cen­tra­ción en Madrid, por lo de Egun­ka­ria… Y hace dos días en Bil­bao y tan­tas otras… Pues, ¿dón­de está esa demo­cra­cia que tan­tos nos han vendido…?”.

Y es que, como bien decía aque­lla mujer, la his­to­ria se repi­te en Madrid… Una vez más, una con­cen­tra­ción en Madrid en soli­da­ri­dad con los que sufren la repre­sión del Esta­do Espa­ñol era prohi­bi­da en Madrid por par­te de los repre­sen­tan­tes de Zapa­te­ro y Rubal­ca­ba. De nue­vo, como el pasa­do mes de diciem­bre, como el últi­mo 12 de octu­bre, se nos nie­ga y arre­ba­ta la calle, se nos impi­de el dere­cho de con­cen­tra­ción y mani­fes­ta­ción, se vul­ne­ran nues­tros más ele­men­ta­les dere­chos demo­crá­ti­cos… ¡y enci­ma con el aval de su “jus­ti­cia”, del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Madrid que des­es­ti­mó el recur­so que con­tra tal abu­so y “caci­ca­da” presentamos!.

Por ello la rue­da de pren­sa pre­via al acto, con la pre­sen­cia de una repre­sen­tan­te de la Pla­ta­for­ma de Madrid, dos abo­ga­dos miem­bros de la mis­ma y una fami­liar de uno de los pro­ce­sa­dos. Para expre­sar nues­tro des­acuer­do, nues­tra rabia ante una deci­sión a todas luces injus­ta y anti­de­mo­crá­ti­ca. Por­que, como decía uno de los letra­dos pre­sen­tes en la mesa, “esto no es más que un nue­vo atro­pe­llo a las liber­ta­des, algo ya gene­ra­li­za­do en todo el Esta­do Espa­ñol”. Por­que “esta sen­ten­cia de la Sala 8ª de lo con­ten­cio­so-admi­nis­tra­ti­vo del TSJM, no está ais­la­da sino que tie­ne que ver con muchas cosas que están pasan­do: des­de la pro­pia sen­ten­cia sobre el Esta­tut cata­lán ela­bo­ra­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal has­ta el pro­pio pro­ce­so con­tra estos con­ce­ja­les y alcal­des vas­cos que aho­ra se está desa­rro­llan­do. Con el telón de fon­do de esa Cons­ti­tu­ción nega­do­ra del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos (artícu­lo II) y que pone al ejér­ci­to como garan­te de la uni­dad nacio­nal (artícu­lo VIII)”. Y de ahí el Pac­to Anti­te­rro­ris­ta, en el que están “prin­ga­dos” todos los par­ti­dos y sin­di­ca­tos “ofi­cia­les”, cul­pa­bles de la des­apa­ri­ción efec­ti­va del esta­do de dere­cho que supo­ne el que “lo excep­cio­nal se haga norma”.

El otro abo­ga­do redun­da­ría en esta denun­cia de lo que es una ver­da­de­ra “situa­ción de excep­ción”, en la que el dere­cho cons­ti­tu­cio­nal a la reu­nión pací­fi­ca y sin armas (artícu­lo 21) y que sólo debe ser “comu­ni­ca­da” a la auto­ri­dad a efec­tos admi­nis­tra­ti­vos, se ha con­ver­ti­do en “un meca­nis­mo cen­sor por medio del cual las reunio­nes pue­den ser auto­ri­za­das o no según con quien te soli­da­ri­ces, lo que pone en jue­go el sis­te­ma de liber­ta­des demo­crá­ti­cas”. Ana­li­zan­do las “deli­ran­tes razo­nes” esgri­mi­das por la Dele­ga­ción el Gobierno para la prohi­bi­ción del acto que se iba a rea­li­zar en la calle, en el que “pre­su­me que la acu­sa­ción de terro­ris­mo con­tra los pro­ce­sa­dos prác­ti­ca­men­te se extien­de a los con­vo­can­tes”, no pudo menos de recor­dar este abo­ga­do aque­lla “entra­da en pri­sión de los ya sí con­de­na­dos por terro­ris­mo, por ser orga­ni­za­do­res de los GAL, y en la que el PSOE, el mis­mo par­ti­do del actual gobierno, orga­ni­zó una des­ca­ra­da mani­fes­ta­ción de apo­yo a las puer­tas de la pri­sión de Gua­da­la­ja­ra”. Para­dó­ji­co, des­de luego…

Fina­li­za­da la rue­da de pren­sa comen­zó el acto en si, con una repre­sen­tan­te de la Pla­ta­for­ma de Madrid, con­vo­can­te del mis­mo, así como con una de las muje­res que está sien­do actual­men­te juz­ga­da en la Audien­cia Nacio­nal. Y no pudie­ron estar ni Sán­chez Gor­di­llo ni Joan Tar­dá, pues via­jes y obli­ga­cio­nes par­la­men­ta­rias se lo impi­die­ron, si bien hicie­ron lle­gar al acto todo su apo­yo para con los pro­ce­sa­dos. Pero quien si estu­vo y lle­nó a rebo­sar tan­to la sala cen­tral del CAUM como los pro­pios pasi­llos fue una repre­sen­ta­ción del pue­blo de Madrid, de ese Madrid “rojo, de los barrios, de los medios de con­tra­in­for­ma­ción, comu­ne­ro, repu­bli­cano, socia­lis­ta, eco­lo­gis­ta, femi­nis­ta”. Ese Madrid “dife­ren­te, que quie­re par­ti­ci­par demo­crá­ti­ca­men­te y que sabe que sólo con la movi­li­za­ción y con la orga­ni­za­ción podrá lograr las vic­to­rias que nece­si­ta”. Y que prac­ti­ca la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta real, cons­cien­te de que “es nece­sa­rio defen­der los dere­chos y liber­ta­des de otros por soli­da­ri­dad, sí… ¡pero tam­bién por­que es la úni­ca mane­ra de parar esta ofen­si­va con­tra los dere­chos socia­les, civi­les, labo­ra­les y polí­ti­cos que se nos vie­ne enci­ma a [email protected], des­de al ultra­li­be­ra­lis­mo, des­de el capi­ta­lis­mo…”. Por eso es tan impor­tan­te está sala lle­na a rebo­sar, “esta res­pues­ta com­ba­ti­va fren­te al nue­vo inten­to por ais­lar­nos por par­te de la Audien­cia Nacional”.

Final­men­te inter­vino una de las per­so­nas que actual­men­te está sien­do juz­ga­da en la Audien­cia Nacio­nal, en lo que a todas luces es “un pro­ce­sa­mien­to polí­ti­co de pies a cabe­za”. Y en el que poco o nada impor­ta la jus­ti­cia o lo que los abo­ga­dos de la defen­sa una y otra vez con­si­guen des­mon­tar… Por­que son acu­sa­dos de terro­ris­mo “sin que nin­gu­na prue­ba lo ava­le duran­te el jui­cio y ni tan siquie­ra apa­rez­ca men­cio­na­do en las pre­gun­tas del fis­cal”. Y es que, como denun­ció esta mujer, “se tra­ta de un jui­cio penal en el que todo lo que está sien­do juz­ga­do tie­ne que ver con acti­vi­da­des muni­ci­pa­les, admi­nis­tra­ti­vas; por prac­ti­car la soli­da­ri­dad y aspi­rar a una mayor cohe­sión den­tro de Eus­kal Herria”. Lo que les ha supues­to un cas­ti­go anti­ci­pa­do de “sie­te años y cua­tro meses de espe­ra de jui­cio”. O que tre­ce de los encau­sa­dos fue­ran dete­ni­dos y pasa­ran entre sie­te meses y has­ta dos años de pri­sión pre­ven­ti­va y “jus­to has­ta hace pocos días no se les haya levan­ta­do la obli­ga­to­rie­dad de pre­sen­tar­se en el juz­ga­do cada dos días o cada sema­na, tenien­do total­men­te limi­ta­da la posi­bi­li­dad de salir del Esta­do Espa­ñol”. Todo ello como par­te de un pro­ce­so en el que se les soli­ci­ta por par­te de la Fis­ca­lía una con­de­na de entre 10 y 15 años de cár­cel, “y en el que se par­te de la argu­men­ta­ción pre­via de que Udal­bil­tza es ETA, sin prue­ba algu­na, ponien­do la con­clu­sión antes de la prue­ba y que, por lo tan­to, está basa­do en una men­ti­ra, en una far­sa, como ya ocu­rrió, por ejem­plo, con el suma­rio 18÷98”.

Un pro­ce­so penal, un tri­bu­nal espe­cial, la sinies­tra Audien­cia Nacio­nal here­de­ra de aquel no menos sinies­tro Tri­bu­na de Orden Públi­co del fran­quis­mo… ¡para juz­gar “acti­vi­da­des muni­ci­pa­les, públi­cas y total­men­te trans­pa­ren­tes, en todos sus aspec­tos como están ava­lan­do las decla­ra­cio­nes de nume­ro­sos tes­ti­gos de la defen­sa”!. Toda una prác­ti­ca inqui­si­to­rial, no aje­na tam­po­co a ese toque un tan­to “bana­ne­ro”: la pri­me­ra sesión des­pués de las vaca­cio­nes vera­nie­gas, la del lunes 13 de sep­tiem­bre ape­nas ter­mi­nó en dos horas por­que “no acu­die­ron seis poli­cías, tes­ti­gos de la acu­sa­ción, por­que esta­ban… ¡de vaca­cio­nes!. Y otros no se acor­da­ban de nada o, inclu­so, pare­cía impo­si­ble encon­trar a otro, ya jubilado”.

Fren­te a tan­ta injus­ti­cia, indig­ni­dad y dolor, des­ta­can las amplias mues­tras de apo­yo y soli­da­ri­dad que están reci­bien­do, tan­to fue­ra como den­tro de Eus­kal Herria: se han pre­sen­ta­do más de 50 mocio­nes muni­ci­pa­les en toda Eus­kal Herria, ha sur­gi­do una ini­cia­ti­va muy amplia, o se han for­ma­do un gran núme­ro de Pla­ta­for­mas de Apo­yo, “como la de Madrid, que les está apo­yan­do y acom­pa­ñan­do en todo momen­to duran­te estos días difí­ci­les del jui­cio y a cuyos inte­gran­tes ya con­si­de­ra­mos como ami­gos, de cora­zón, como her­ma­nos y a los que damos nue­va­men­te las gra­cias… por ser ese otro Madrid digno y resis­ten­te, que no que­dó en el olvido”.

Soli­da­ri­dad impres­cin­di­ble, sobre todo tenien­do en cuen­ta el actual con­tex­to en el que a la decla­ra­ción de alto el fue­go por par­te de ETA, muy bien aco­gi­da tan­to por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal como por par­te de la mayo­ría de la socie­dad vas­ca, y valo­ra­da muy posi­ti­va­men­te en un comu­ni­ca­do que hicie­ron públi­co los mis­mos encau­sa­dos, “el Esta­do Espa­ñol ha res­pon­di­do con la prohi­bi­ción de dos con­vo­ca­to­rias de mani­fes­ta­ción en defen­sa de los dere­chos demo­crá­ti­cos y civi­les en Eus­kal Herria, para este mis­mo fin de sema­na en Bil­bo”. O con esa nue­va ope­ra­ción poli­cial con cla­rí­si­mos tin­tes polí­ti­cos y repre­si­vos y en la que, en la maña­na de ayer, se dete­nía nue­ve ciu­da­da­nos vas­cos… Nue­vos gol­pes repre­si­vos por par­te del Esta­do que, en pala­bras de esta encau­sa­da en el pro­ce­so Udal­bil­tza, “son la con­se­cuen­cia de que, hoy, la paz y la demo­cra­cia de ver­dad, con con­te­ni­do, están más cer­ca que nun­ca en Eus­kal Herria y es sólo su mie­do, la cons­ta­ta­ción de esto, lo que expli­ca la repre­sión. Por eso es la hora de la dig­ni­dad, tam­bién fue­ra de Eus­kal Herria y por eso todo nues­tro agra­de­ci­mien­to por vues­tro apo­yo y por un acto como este”.

Fina­li­zó el acto con la subi­da al esce­na­rio de los pro­ce­sa­dos pre­sen­tes en la sala que fue­ron home­na­jea­dos con un fuer­te, lar­go y sos­te­ni­do aplau­so por par­te de los asis­ten­tes. Lleno de emo­ción, soli­da­ri­dad y volun­tad de lucha. Le pese a quien le pese y nos prohí­ban lo que nos prohí­ban, que no ten­gan nin­gu­na duda que este Madrid rojo, comu­ne­ro y com­ba­ti­vo está aquí y sigue en pie.





Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.