La infi­ni­ta hipo­cre­sía de Occi­den­te – Fidel Castro

Aun­que hubo artícu­los sobre el tema antes y des­pués del 1º de sep­tiem­bre de 2010, ese día, el dia­rio La Jor­na­da, de Méxi­co, publi­có uno de gran impac­to, titu­la­do “El holo­caus­to gitano: ayer y hoy”, que recuer­da una his­to­ria ver­da­de­ra­men­te dra­má­ti­ca. Sin aña­dir ni qui­tar una sola pala­bra de la infor­ma­ción que ofre­ce, selec­cio­né los ren­glo­nes tex­tua­les de su con­te­ni­do que refle­jan hechos real­men­te con­mo­ve­do­res, de los cua­les, Occi­den­te y, sobre todo, su colo­sal apa­ra­to mediá­ti­co, no dice una palabra.

“En 1496: auge del pen­sa­mien­to huma­nis­ta. Los pue­blos rom (gita­nos) de Ale­ma­nia, son decla­ra­dos trai­do­res a los paí­ses cris­tia­nos, espías a suel­do de los tur­cos, por­ta­do­res de la pes­te, bru­jos, ban­di­dos y secues­tra­do­res de niños.

“1710: siglo de las luces y de la razón. Un edic­to orde­na que los gita­nos adul­tos de Pra­ga sean ahor­ca­dos sin jui­cio. Los jóve­nes y las muje­res son muti­la­dos. En Bohe­mia, se les cor­ta la ore­ja izquier­da. En Mora­via, la ore­ja derecha.

“1899: clí­max de la moder­ni­dad y el pro­gre­so. La poli­cía de Bavie­ra crea la Sec­ción Espe­cial de asun­tos gita­nos. En 1929, la sec­ción fue ele­va­da a la cate­go­ría de Cen­tral Nacio­nal, y tras­la­da­da a Munich. En 1937, se ins­ta­la en Ber­lín. Cua­tro años des­pués, medio millón de gita­nos mue­ren en los cam­pos de con­cen­tra­ción de Euro­pa cen­tral y del Este.”

“En su tesis de doc­to­ra­do Eva Jus­tin (asis­ten­te del doc­tor Robert Rit­ter, de la sec­ción de inves­ti­ga­cio­nes racia­les del Minis­te­rio de Salud ale­mán), afir­ma­ba que la san­gre gita­na era sobre­ma­ne­ra peli­gro­sa para la pure­za de la raza ale­ma­na. Y un tal doc­tor Por­tschy envió un memo­rán­dum a Hitler sugi­rién­do­le que se los some­tie­ra a tra­ba­jos for­za­dos y a este­ri­li­za­ción en masa, por­que ponían en peli­gro la san­gre pura del cam­pe­si­na­do alemán.

“Cali­fi­ca­dos de cri­mi­na­les inve­te­ra­dos, los gita­nos empe­za­ron a ser dete­ni­dos en masa, y a par­tir de 1938 se los inter­nó en blo­ques espe­cia­les en los cam­pos de Buchen­wald, Mauthau­sen, Gusen, Daut­mer­gen, Natz­wei­ler y Flossenburg.

“En un cam­po de su pro­pie­dad de Ravens­bruck, Hein­rich Himm­ler, jefe de la Ges­ta­po (SS), creó un espa­cio para sacri­fi­car a las muje­res gita­nas que eran some­ti­das a expe­ri­men­tos médi­cos. Se este­ri­li­zó a 120 niñas cín­ga­ras. En el hos­pi­tal de Dus­sel­dorf-Lie­ren­feld se este­ri­li­zó a gita­nas casa­das con no gitanos.

“Milla­res de gita­nos más fue­ron depor­ta­dos de Bél­gi­ca, Holan­da y Fran­cia al cam­po pola­co de Ausch­witz. En sus Memo­rias, Rudolf Hoess (coman­dan­te de Ausch­witz), cuen­ta que entre los depor­ta­dos gita­nos había vie­jos casi cen­te­na­rios, muje­res emba­ra­za­das y gran núme­ro de niños.

“En el gue­to de Lodz (Polo­nia) […] nin­guno de los 5.000 gita­nos sobrevivió.”

“En Yugos­la­via, se eje­cu­ta­ba por igual a gita­nos y judíos en el bos­que de Jaj­ni­ce. Los cam­pe­si­nos recuer­dan toda­vía los gri­tos de los niños gita­nos lle­va­dos a los luga­res de ejecución.”

“En los cam­pos de exter­mi­nio, sólo el amor de los gita­nos por la músi­ca fue a veces un con­sue­lo. En Ausch­witz, ham­brien­tos y lle­nos de pio­jos, se jun­ta­ban para tocar y alen­ta­ban a los niños a bai­lar. Pero tam­bién era legen­da­rio el cora­je de los gue­rri­lle­ros gita­nos que mili­ta­ban en la resis­ten­cia pola­ca, en la región de Nieswiez.”

La músi­ca fue el fac­tor que man­tu­vo en ellos la uni­dad que los ayu­dó a sobre­vi­vir, como en los cris­tia­nos, los judíos y los musul­ma­nes lo fue la religión.

La Jor­na­da, en suce­si­vos artícu­los des­de fines de agos­to, refres­có los acon­te­ci­mien­tos casi olvi­da­dos de lo que ocu­rrió con los gita­nos en Euro­pa, que afec­ta­dos por el nazis­mo, fue­ron olvi­da­dos des­pués del jui­cio de Nurem­berg en 1945 – 1946.

El gobierno ale­mán de Kon­rad Ade­nauer decla­ró que el exter­mi­nio de los gita­nos antes de 1943, obe­de­cía a polí­ti­cas lega­les de Esta­do; los afec­ta­dos ese año no reci­bie­ron indem­ni­za­ción algu­na. Robert Rit­ter, exper­to nazi en el exter­mi­nio de los gita­nos, fue pues­to en liber­tad; 39 años des­pués, en 1982, cuan­do la mayo­ría de los afec­ta­dos habían muer­to, fue que se reco­no­ció su dere­cho a la indemnización.

Más del 75 por cien­to de los gita­nos, que se cal­cu­lan entre 12 y 14 millo­nes, viven en Euro­pa Cen­tral y del Este. Sólo en la Yugos­la­via socia­lis­ta de Tito los gita­nos fue­ron reco­no­ci­dos con los mis­mos dere­chos que las mino­rías croa­tas, alba­ne­sas y macedonias.

El órgano de pren­sa mexi­cano cali­fi­ca de “par­ti­cu­lar­men­te per­ver­sa” la depor­ta­ción masi­va de gita­nos a Ruma­nia y Bul­ga­ria, orde­na­da por el gobierno de Sar­kozy ‑judío de ori­gen hún­ga­ro-; son las pala­bras tex­tua­les con que la cali­fi­ca. No se tome como una irre­ve­ren­cia mía.

En Ruma­nia, el núme­ro de gita­nos se cal­cu­la en dos millo­nes de personas.

El Pre­si­den­te de ese país, Traian Bases­cu, alia­do de Esta­dos Uni­dos y miem­bro ilus­tre de la OTAN, cali­fi­có de “gita­na asque­ro­sa” a una perio­dis­ta. Como pue­de obser­var­se, una per­so­na suma­men­te deli­ca­da, y de cor­tés lenguaje.

El sitio web Univisión.com, comen­tó las mani­fes­ta­cio­nes con­tra la expul­sión de gita­nos y “xeno­fo­bia” en Fran­cia. Alre­de­dor de “130 mani­fes­ta­cio­nes debían tener lugar en Fran­cia y fren­te a emba­ja­das fran­ce­sas de varios paí­ses de la Unión Euro­pea, con el apo­yo de dece­nas de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, sin­di­ca­tos y par­ti­dos de izquier­da y eco­lo­gis­tas”, infor­mó la agen­cia noti­cio­sa AFP. El exten­so des­pa­cho habla de la par­ti­ci­pa­ción de cono­ci­das per­so­na­li­da­des del mun­do de la cul­tu­ra como Jane Bir­kin y la cineas­ta Agnes Jaoui, recor­dan­do que la pri­me­ra “for­mó par­te, jun­to con el ex resis­ten­te con­tra la ocu­pa­ción nazi de Fran­cia (1940−1944) Stepha­ne Hes­sel, del gru­po que se entre­vis­tó pos­te­rior­men­te con ase­so­res del minis­tro de Inmi­gra­ción Eric Besson.

“‘Fue un diá­lo­go de sor­dos, pero es bueno que haya teni­do lugar para mos­trar­les que gran par­te de la pobla­ción mon­ta en cóle­ra ante esta polí­ti­ca nau­sea­bun­da’, indi­có el por­ta­voz de la Red de Edu­ca­ción sin Fronteras…”

Otras noti­cias sobre el espi­no­so tema, lle­gan de Euro­pa: “El Par­la­men­to Euro­peo colo­có ayer en la pico­ta [públi­ca] a Fran­cia y Nico­las Sar­kozy por la repa­tria­ción de miles de gita­nos ruma­nos y búl­ga­ros en un ten­so deba­te en el que se cali­fi­có de escan­da­lo­sa y ridí­cu­la la acti­tud de José Manuel Durão Barro­so y de la Comi­sión por su apa­ren­te pusi­la­ni­mi­dad y por no con­de­nar por ile­ga­les y con­tra­rias a dere­cho comu­ni­ta­rio las deci­sio­nes de París”, infor­ma El País.com en un artícu­lo de Ricar­do Mar­tí­nez de Rituerto.

El dia­rio La Jor­na­da publi­có en otro de sus artícu­los, el impre­sio­nan­te dato social de que la mor­ta­li­dad neo­na­tal de la pobla­ción gita­na es nue­ve veces mayor a la media euro­pea y la espe­ran­za de vida ape­nas reba­sa los 50 años.

Con ante­rio­ri­dad, el 29 de agos­to, había infor­ma­do que “aun­que las crí­ti­cas no hayan fal­ta­do ‑tan­to por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes de la Unión Euro­pea (UE) como por la Igle­sia cató­li­ca, la ONU y el amplio aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes pro migrantes‑, Sar­kozy insis­te en expul­sar y depor­tar cien­tos de ciu­da­da­nos de Bul­ga­ria y Ruma­nia ‑y por ende ciu­da­da­nos euro­peos- bajo la excu­sa del supues­to carác­ter ‘cri­mi­nal’ de estos ciudadanos”.

“Es difí­cil de creer que en 2010, ‑con­clu­ye La Jor­na­da- tras el terri­ble pasa­do de Euro­pa en el terreno del racis­mo y la into­le­ran­cia, es toda­vía posi­ble cri­mi­na­li­zar a una etnia ente­ra a tra­vés de su seña­la­mien­to en cuan­to pro­ble­ma social.”

“La indi­fe­ren­cia o inclu­si­ve el bene­plá­ci­to fren­te a las accio­nes de la poli­cía fran­ce­sa hoy, ita­lia­na ayer, mas euro­pea en gene­ral, deja sin pala­bras al más opti­mis­ta de los analistas.”

De repen­te, mien­tras escri­bía esta Refle­xión, recor­dé que Fran­cia es la ter­ce­ra poten­cia nuclear del pla­ne­ta, y que Sar­kozy tenía tam­bién un male­tín con las cla­ves para lan­zar una de las más de 300 bom­bas que posee. ¿Aca­so tie­ne algún sen­ti­do moral y éti­co lan­zar un ata­que sobre Irán, al que con­de­nan por la supues­ta inten­ción de fabri­car un arma de este tipo? ¿Dón­de está la cor­du­ra y la lógi­ca de esa política?

Supon­ga­mos que Sar­kozy de repen­te se vuel­ve loco, como pare­ce ser que está suce­dien­do. ¿Qué haría en ese caso el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das con Sar­kozy y su maletín?

¿Qué ocu­rri­rá si la extre­ma dere­cha fran­ce­sa deci­de obli­gar a Sar­kozy a man­te­ner una polí­ti­ca racis­ta en con­tra­dic­ción con las nor­mas de la Comu­ni­dad Europea?

¿Podría con­tes­tar el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU esas dos preguntas?

La ausen­cia de la ver­dad y la pre­va­len­cia de la men­ti­ra es la mayor tra­ge­dia en nues­tra peli­gro­sa era nuclear.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.