La infi­ni­ta hipo­cre­sía de Occi­den­te – Fidel Cas­tro

Aun­que hubo artícu­los sobre el tema antes y des­pués del 1º de sep­tiem­bre de 2010, ese día, el dia­rio La Jor­na­da, de Méxi­co, publi­có uno de gran impac­to, titu­la­do “El holo­caus­to gitano: ayer y hoy”, que recuer­da una his­to­ria ver­da­de­ra­men­te dra­má­ti­ca. Sin aña­dir ni qui­tar una sola pala­bra de la infor­ma­ción que ofre­ce, selec­cio­né los ren­glo­nes tex­tua­les de su con­te­ni­do que refle­jan hechos real­men­te con­mo­ve­do­res, de los cua­les, Occi­den­te y, sobre todo, su colo­sal apa­ra­to mediá­ti­co, no dice una pala­bra.

“En 1496: auge del pen­sa­mien­to huma­nis­ta. Los pue­blos rom (gita­nos) de Ale­ma­nia, son decla­ra­dos trai­do­res a los paí­ses cris­tia­nos, espías a suel­do de los tur­cos, por­ta­do­res de la pes­te, bru­jos, ban­di­dos y secues­tra­do­res de niños.

“1710: siglo de las luces y de la razón. Un edic­to orde­na que los gita­nos adul­tos de Pra­ga sean ahor­ca­dos sin jui­cio. Los jóve­nes y las muje­res son muti­la­dos. En Bohe­mia, se les cor­ta la ore­ja izquier­da. En Mora­via, la ore­ja dere­cha.

“1899: clí­max de la moder­ni­dad y el pro­gre­so. La poli­cía de Bavie­ra crea la Sec­ción Espe­cial de asun­tos gita­nos. En 1929, la sec­ción fue ele­va­da a la cate­go­ría de Cen­tral Nacio­nal, y tras­la­da­da a Munich. En 1937, se ins­ta­la en Ber­lín. Cua­tro años des­pués, medio millón de gita­nos mue­ren en los cam­pos de con­cen­tra­ción de Euro­pa cen­tral y del Este.”

“En su tesis de doc­to­ra­do Eva Jus­tin (asis­ten­te del doc­tor Robert Rit­ter, de la sec­ción de inves­ti­ga­cio­nes racia­les del Minis­te­rio de Salud ale­mán), afir­ma­ba que la san­gre gita­na era sobre­ma­ne­ra peli­gro­sa para la pure­za de la raza ale­ma­na. Y un tal doc­tor Por­tschy envió un memo­rán­dum a Hitler sugi­rién­do­le que se los some­tie­ra a tra­ba­jos for­za­dos y a este­ri­li­za­ción en masa, por­que ponían en peli­gro la san­gre pura del cam­pe­si­na­do ale­mán.

“Cali­fi­ca­dos de cri­mi­na­les inve­te­ra­dos, los gita­nos empe­za­ron a ser dete­ni­dos en masa, y a par­tir de 1938 se los inter­nó en blo­ques espe­cia­les en los cam­pos de Buchen­wald, Mauthau­sen, Gusen, Daut­mer­gen, Natz­wei­ler y Flos­sen­burg.

“En un cam­po de su pro­pie­dad de Ravens­bruck, Hein­rich Himm­ler, jefe de la Ges­ta­po (SS), creó un espa­cio para sacri­fi­car a las muje­res gita­nas que eran some­ti­das a expe­ri­men­tos médi­cos. Se este­ri­li­zó a 120 niñas cín­ga­ras. En el hos­pi­tal de Dus­sel­dorf-Lie­ren­feld se este­ri­li­zó a gita­nas casa­das con no gita­nos.

“Milla­res de gita­nos más fue­ron depor­ta­dos de Bél­gi­ca, Holan­da y Fran­cia al cam­po pola­co de Ausch­witz. En sus Memo­rias, Rudolf Hoess (coman­dan­te de Ausch­witz), cuen­ta que entre los depor­ta­dos gita­nos había vie­jos casi cen­te­na­rios, muje­res emba­ra­za­das y gran núme­ro de niños.

“En el gue­to de Lodz (Polo­nia) […] nin­guno de los 5.000 gita­nos sobre­vi­vió.”

“En Yugos­la­via, se eje­cu­ta­ba por igual a gita­nos y judíos en el bos­que de Jaj­ni­ce. Los cam­pe­si­nos recuer­dan toda­vía los gri­tos de los niños gita­nos lle­va­dos a los luga­res de eje­cu­ción.”

“En los cam­pos de exter­mi­nio, sólo el amor de los gita­nos por la músi­ca fue a veces un con­sue­lo. En Ausch­witz, ham­brien­tos y lle­nos de pio­jos, se jun­ta­ban para tocar y alen­ta­ban a los niños a bai­lar. Pero tam­bién era legen­da­rio el cora­je de los gue­rri­lle­ros gita­nos que mili­ta­ban en la resis­ten­cia pola­ca, en la región de Nies­wiez.”

La músi­ca fue el fac­tor que man­tu­vo en ellos la uni­dad que los ayu­dó a sobre­vi­vir, como en los cris­tia­nos, los judíos y los musul­ma­nes lo fue la reli­gión.

La Jor­na­da, en suce­si­vos artícu­los des­de fines de agos­to, refres­có los acon­te­ci­mien­tos casi olvi­da­dos de lo que ocu­rrió con los gita­nos en Euro­pa, que afec­ta­dos por el nazis­mo, fue­ron olvi­da­dos des­pués del jui­cio de Nurem­berg en 1945 – 1946.

El gobierno ale­mán de Kon­rad Ade­nauer decla­ró que el exter­mi­nio de los gita­nos antes de 1943, obe­de­cía a polí­ti­cas lega­les de Esta­do; los afec­ta­dos ese año no reci­bie­ron indem­ni­za­ción algu­na. Robert Rit­ter, exper­to nazi en el exter­mi­nio de los gita­nos, fue pues­to en liber­tad; 39 años des­pués, en 1982, cuan­do la mayo­ría de los afec­ta­dos habían muer­to, fue que se reco­no­ció su dere­cho a la indem­ni­za­ción.

Más del 75 por cien­to de los gita­nos, que se cal­cu­lan entre 12 y 14 millo­nes, viven en Euro­pa Cen­tral y del Este. Sólo en la Yugos­la­via socia­lis­ta de Tito los gita­nos fue­ron reco­no­ci­dos con los mis­mos dere­chos que las mino­rías croa­tas, alba­ne­sas y mace­do­nias.

El órgano de pren­sa mexi­cano cali­fi­ca de “par­ti­cu­lar­men­te per­ver­sa” la depor­ta­ción masi­va de gita­nos a Ruma­nia y Bul­ga­ria, orde­na­da por el gobierno de Sar­kozy ‑judío de ori­gen hún­ga­ro-; son las pala­bras tex­tua­les con que la cali­fi­ca. No se tome como una irre­ve­ren­cia mía.

En Ruma­nia, el núme­ro de gita­nos se cal­cu­la en dos millo­nes de per­so­nas.

El Pre­si­den­te de ese país, Traian Bases­cu, alia­do de Esta­dos Uni­dos y miem­bro ilus­tre de la OTAN, cali­fi­có de “gita­na asque­ro­sa” a una perio­dis­ta. Como pue­de obser­var­se, una per­so­na suma­men­te deli­ca­da, y de cor­tés len­gua­je.

El sitio web Univisión.com, comen­tó las mani­fes­ta­cio­nes con­tra la expul­sión de gita­nos y “xeno­fo­bia” en Fran­cia. Alre­de­dor de “130 mani­fes­ta­cio­nes debían tener lugar en Fran­cia y fren­te a emba­ja­das fran­ce­sas de varios paí­ses de la Unión Euro­pea, con el apo­yo de dece­nas de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, sin­di­ca­tos y par­ti­dos de izquier­da y eco­lo­gis­tas”, infor­mó la agen­cia noti­cio­sa AFP. El exten­so des­pa­cho habla de la par­ti­ci­pa­ción de cono­ci­das per­so­na­li­da­des del mun­do de la cul­tu­ra como Jane Bir­kin y la cineas­ta Agnes Jaoui, recor­dan­do que la pri­me­ra “for­mó par­te, jun­to con el ex resis­ten­te con­tra la ocu­pa­ción nazi de Fran­cia (1940−1944) Stepha­ne Hes­sel, del gru­po que se entre­vis­tó pos­te­rior­men­te con ase­so­res del minis­tro de Inmi­gra­ción Eric Bes­son.

“‘Fue un diá­lo­go de sor­dos, pero es bueno que haya teni­do lugar para mos­trar­les que gran par­te de la pobla­ción mon­ta en cóle­ra ante esta polí­ti­ca nau­sea­bun­da’, indi­có el por­ta­voz de la Red de Edu­ca­ción sin Fron­te­ras…”

Otras noti­cias sobre el espi­no­so tema, lle­gan de Euro­pa: “El Par­la­men­to Euro­peo colo­có ayer en la pico­ta [públi­ca] a Fran­cia y Nico­las Sar­kozy por la repa­tria­ción de miles de gita­nos ruma­nos y búl­ga­ros en un ten­so deba­te en el que se cali­fi­có de escan­da­lo­sa y ridí­cu­la la acti­tud de José Manuel Durão Barro­so y de la Comi­sión por su apa­ren­te pusi­la­ni­mi­dad y por no con­de­nar por ile­ga­les y con­tra­rias a dere­cho comu­ni­ta­rio las deci­sio­nes de París”, infor­ma El País.com en un artícu­lo de Ricar­do Mar­tí­nez de Rituer­to.

El dia­rio La Jor­na­da publi­có en otro de sus artícu­los, el impre­sio­nan­te dato social de que la mor­ta­li­dad neo­na­tal de la pobla­ción gita­na es nue­ve veces mayor a la media euro­pea y la espe­ran­za de vida ape­nas reba­sa los 50 años.

Con ante­rio­ri­dad, el 29 de agos­to, había infor­ma­do que “aun­que las crí­ti­cas no hayan fal­ta­do ‑tan­to por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes de la Unión Euro­pea (UE) como por la Igle­sia cató­li­ca, la ONU y el amplio aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes pro migrantes‑, Sar­kozy insis­te en expul­sar y depor­tar cien­tos de ciu­da­da­nos de Bul­ga­ria y Ruma­nia ‑y por ende ciu­da­da­nos euro­peos- bajo la excu­sa del supues­to carác­ter ‘cri­mi­nal’ de estos ciu­da­da­nos”.

“Es difí­cil de creer que en 2010, ‑con­clu­ye La Jor­na­da- tras el terri­ble pasa­do de Euro­pa en el terreno del racis­mo y la into­le­ran­cia, es toda­vía posi­ble cri­mi­na­li­zar a una etnia ente­ra a tra­vés de su seña­la­mien­to en cuan­to pro­ble­ma social.”

“La indi­fe­ren­cia o inclu­si­ve el bene­plá­ci­to fren­te a las accio­nes de la poli­cía fran­ce­sa hoy, ita­lia­na ayer, mas euro­pea en gene­ral, deja sin pala­bras al más opti­mis­ta de los ana­lis­tas.”

De repen­te, mien­tras escri­bía esta Refle­xión, recor­dé que Fran­cia es la ter­ce­ra poten­cia nuclear del pla­ne­ta, y que Sar­kozy tenía tam­bién un male­tín con las cla­ves para lan­zar una de las más de 300 bom­bas que posee. ¿Aca­so tie­ne algún sen­ti­do moral y éti­co lan­zar un ata­que sobre Irán, al que con­de­nan por la supues­ta inten­ción de fabri­car un arma de este tipo? ¿Dón­de está la cor­du­ra y la lógi­ca de esa polí­ti­ca?

Supon­ga­mos que Sar­kozy de repen­te se vuel­ve loco, como pare­ce ser que está suce­dien­do. ¿Qué haría en ese caso el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das con Sar­kozy y su male­tín?

¿Qué ocu­rri­rá si la extre­ma dere­cha fran­ce­sa deci­de obli­gar a Sar­kozy a man­te­ner una polí­ti­ca racis­ta en con­tra­dic­ción con las nor­mas de la Comu­ni­dad Euro­pea?

¿Podría con­tes­tar el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU esas dos pre­gun­tas?

La ausen­cia de la ver­dad y la pre­va­len­cia de la men­ti­ra es la mayor tra­ge­dia en nues­tra peli­gro­sa era nuclear.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *