Chi­na y el nue­vo orden mun­dial (I) – Noam Chomsky

En medio de todas las supues­tas ame­na­zas a la super­po­ten­cia mun­dial rei­nan­te, un rival está emer­gien­do en silen­cio y con fuer­za: Chi­na. Y Esta­dos Uni­dos está ana­li­zan­do de cer­ca las inten­cio­nes de ese país.

El 13 de agos­to, un estu­dio del Pen­tá­gono plan­tea­ba la preo­cu­pa­ción de que Chi­na estu­vie­ra expan­dien­do sus fuer­zas mili­ta­res de mane­ra que “pudie­ra neu­tra­li­zar la capa­ci­dad de los buques de gue­rra esta­dou­ni­den­ses de ope­rar en aguas inter­na­cio­na­les”, da cuen­ta Thom Shan­ker en The New York Times.

Washing­ton ha hecho sonar la voz de alar­ma de que “la fal­ta de trans­pa­ren­cia de Chi­na sobre el cre­ci­mien­to, las capa­ci­da­des y las inten­cio­nes de sus mili­ta­res inyec­ta ines­ta­bi­li­dad a una región vital del glo­bo”.

Esta­dos Uni­dos, por el con­tra­rio, es bas­tan­te trans­pa­ren­te sobre sus inten­cio­nes de ope­rar libre­men­te a lo lar­go y ancho de la “región vital del glo­bo” que rodea Chi­na (y don­de sea).

EEUU publi­ci­ta su vas­ta capa­ci­dad para hacer­lo: con un pre­su­pues­to mili­tar en cre­ci­mien­to que casi alcan­za al del con­jun­to del res­to del mun­do, cien­tos de bases mili­ta­res por todo el pla­ne­ta, y un indis­cu­ti­ble lide­raz­go en la tec­no­lo­gía de des­truc­ción y domi­na­ción.

La fal­ta de enten­di­mien­to de las reglas de urba­ni­dad inter­na­cio­na­les por par­te de Chi­na que­dó refle­ja­da en su obje­ción al plan de que el por­ta­avio­nes nuclear USS Geor­ge Washing­ton par­ti­ci­pa­ra en las manio­bras mili­ta­res de EEUU y Corea del Sur cer­ca de las cos­tas chi­nas en julio, ale­gan­do que este ten­dría la capa­ci­dad de hacer dia­na en Pekín.

En cam­bio Occi­den­te entien­de que dichas ope­ra­cio­nes se lle­va­ron a cabo para defen­der la esta­bi­li­dad y su pro­pia segu­ri­dad.

El tér­mino esta­bi­li­dad tie­ne un sig­ni­fi­ca­do téc­ni­co en el dis­cur­so de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les: la domi­na­ción por par­te de EEUU. Así, nin­gu­na ceja se arquea cuan­do James Cha­ce, ex edi­tor de Foreign Affairs, expli­ca­ba que, a fin de con­se­guir “esta­bi­li­dad” en Chi­le en 1973, fue nece­sa­rio “des­es­ta­bi­li­zar” el país, derro­can­do al Gobierno legí­ti­mo del pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de e ins­tau­ran­do la dic­ta­du­ra del gene­ral Augus­to Pino­chet, que pro­ce­dió a ase­si­nar y tor­tu­rar sin mira­mien­tos y esta­ble­ció una red de terror que ayu­dó a ins­ta­lar regí­me­nes simi­la­res en otros luga­res, con el apo­yo de EEUU, por el inte­rés de la esta­bi­li­dad y la segu­ri­dad.

Es fácil reco­no­cer que la segu­ri­dad esta­dou­ni­den­se requie­re un con­trol abso­lu­to. El his­to­ria­dor John Lewis Gad­dis, de la Uni­ver­si­dad de Yale, dio a esta pre­mi­sa una impron­ta aca­dé­mi­ca en Sur­pri­se, Secu­rity and the Ame­ri­can Expe­rien­ce, don­de inves­ti­ga las raí­ces de la doc­tri­na de la gue­rra pre­ven­ti­va del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. El prin­ci­pio ope­ra­ti­vo es que la expan­sión es “el camino a la segu­ri­dad”, una doc­tri­na que Gad­dis ras­trea con admi­ra­ción dos siglos hacia atrás, has­ta el pre­si­den­te John Quincy.

Adams, autor inte­lec­tual del Des­tino mani­fies­to.

En rela­ción con la adver­ten­cia de Bush de que los esta­dou­ni­den­se “deben estar lis­tos para accio­nes pre­ven­ti­vas cuan­do sea nece­sa­rio luchar por nues­tra liber­tad y defen­der nues­tras vidas”, Gad­dis obser­va que el enton­ces pre­si­den­te “se esta­ba hacien­do eco de una vie­ja tra­di­ción, en vez de esta­ble­cer una nue­va” al reite­rar prin­ci­pios que varios pre­si­den­tes ya habían defen­di­do y que des­de Adams a Woo­drow Wil­son “habrían enten­di­do muy bien”.

Lo mis­mo ocu­rre con los suce­so­res de Wil­son has­ta el pre­sen­te. La doc­tri­na de Bill Clin­ton era que EEUU esta­ba auto­ri­za­do a uti­li­zar la fuer­za mili­tar para ase­gu­rar “el acce­so des­inhi­bi­do a mer­ca­dos cla­ve, sumi­nis­tros ener­gé­ti­cos y recur­sos estra­té­gi­cos”, sin siquie­ra la nece­si­dad de inven­tar pre­tex­tos del tipo de los de Bush hijo.

Según el secre­ta­rio de Defen­sa de Clin­ton, William Cohen, EEUU debe con­se­cuen­te­men­te man­te­ner una enor­me avan­za­di­lla de fuer­zas mili­ta­res “des­ple­ga­das” en Euro­pa y Asia “con el fin de mol­dear la opi­nión de la gen­te sobre noso­tros”, y “para for­jar acon­te­ci­mien­tos que afec­ta­rán nues­tra sub­sis­ten­cia y nues­tra segu­ri­dad”. Esta rece­ta para la gue­rra per­ma­nen­te –obser­va el his­to­ria­dor mili­tar Andrew Bace­vich– es una nue­va doc­tri­na estra­té­gi­ca, que fue ampli­fi­ca­da más tar­de por Bush Jr. y por Barack Oba­ma.

Como todo capo de la Mafia sabe, inclu­so la pér­di­da más sutil de con­trol pue­de desem­bo­car en el des­mo­ro­na­mien­to del sis­te­ma de domi­na­ción cuan­do otros se ani­man a seguir un camino simi­lar.

Este prin­ci­pio cen­tral de poder se for­mu­la como la teo­ría domi­nó en el len­gua­je de los estra­te­gas polí­ti­cos. Se tra­du­ce en la prác­ti­ca en el reco­no­ci­mien­to de que el “virus” del exi­to­so desa­rro­llo inde­pen­dien­te pue­de “con­ta­giar­se” en cual­quier otro lugar y, de esta mane­ra, debe ser des­trui­do mien­tras las víc­ti­mas poten­cia­les de la pla­ga son ino­cu­la­das, nor­mal­men­te a manos de bru­ta­les dic­ta­du­ras.

Según el estu­dio del Pen­tá­gono, el pre­su­pues­to mili­tar de Chi­na se expan­dió a unos 150.000 millo­nes de dóla­res, cer­ca de “la quin­ta par­te de lo que el Pen­tá­gono se ha gas­ta­do para ope­rar y lle­var a cabo las gue­rras de Iraq y Afga­nis­tán” en ese año, lo cual es sólo un frag­men­to del total del pre­su­pues­to mili­tar esta­dou­ni­den­se, por supues­to.

Las preo­cu­pa­cio­nes de Esta­dos Uni­dos son com­pren­si­bles si uno toma en cuen­ta la vir­tual e indis­cu­ti­da supo­si­ción de que EEUU debe man­te­ner un “poder incues­tio­na­ble” sobre la mayo­ría del res­to de paí­ses, con “una supre­ma­cía mili­tar y eco­nó­mi­ca”, mien­tras ase­gu­ra la “limi­ta­ción de cual­quier ejer­ci­cio de sobe­ra­nía” por par­te de los Esta­dos que pue­da inter­fe­rir con sus desig­nios glo­ba­les.

Estos fue­ron los prin­ci­pios esta­ble­ci­dos por los pla­ni­fi­ca­do­res de alto nivel y exper­tos de polí­ti­ca exte­rior duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do desa­rro­lla­ron el mar­co para el mun­do de la pos­gue­rra, el cual fue amplia­men­te eje­cu­ta­do.

EEUU debía man­te­ner esta domi­na­ción en una “Gran Área”, que debía incluir, como míni­mo, el hemis­fe­rio occi­den­tal, el lejano Orien­te y el anti­guo Impe­rio Bri­tá­ni­co, inclu­yen­do cru­cia­les recur­sos ener­gé­ti­cos de Orien­te Pró­xi­mo.

Mien­tras Rusia comen­za­ba a pul­ve­ri­zar a los ejér­ci­tos nazis tras Sta­lin­gra­do, las metas de la “Gran Área” se exten­die­ron lo máxi­mo posi­ble por Eura­sia. Siem­pre se ha enten­di­do que Euro­pa pudie­ra esco­ger seguir una cau­sa alter­na­ti­va, qui­zás la visión gau­llis­ta de una Euro­pa des­de el Atlán­ti­co has­ta los Ura­les. La Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te nació en par­te para con­tra­rres­tar esta ame­na­za y este asun­to per­ma­ne­ce muy vivo hoy en día en momen­tos en que la OTAN se expan­de hacia una fuer­za de inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos, res­pon­sa­ble del con­trol de “infra­es­truc­tu­ras cru­cia­les” del sis­te­ma glo­bal del que depen­de Occi­den­te.

Des­de que se con­vir­tie­ra en la poten­cia mun­dial domi­nan­te duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Esta­dos Uni­dos ha bus­ca­do man­te­ner un sis­te­ma glo­bal de con­trol. Pero ese pro­yec­to no es fácil de man­te­ner. El sis­te­ma se ero­sio­na visi­ble­men­te, con impli­ca­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas para el futu­ro. Chi­na es un juga­dor poten­cial muy influ­yen­te y desa­fian­te.

Noam Chomsky, dis­tri­bui­do por The New York Times Syn­di­ca­te.

Fuen­te: http://blogs.publico.es/noam-chomsky/30/china-y-el-nuevo-orden-mundial‑i/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *