Chi­na y el nue­vo orden mun­dial (I) – Noam Chomsky

En medio de todas las supues­tas ame­na­zas a la super­po­ten­cia mun­dial rei­nan­te, un rival está emer­gien­do en silen­cio y con fuer­za: Chi­na. Y Esta­dos Uni­dos está ana­li­zan­do de cer­ca las inten­cio­nes de ese país.

El 13 de agos­to, un estu­dio del Pen­tá­gono plan­tea­ba la preo­cu­pa­ción de que Chi­na estu­vie­ra expan­dien­do sus fuer­zas mili­ta­res de mane­ra que “pudie­ra neu­tra­li­zar la capa­ci­dad de los buques de gue­rra esta­dou­ni­den­ses de ope­rar en aguas inter­na­cio­na­les”, da cuen­ta Thom Shan­ker en The New York Times.

Washing­ton ha hecho sonar la voz de alar­ma de que “la fal­ta de trans­pa­ren­cia de Chi­na sobre el cre­ci­mien­to, las capa­ci­da­des y las inten­cio­nes de sus mili­ta­res inyec­ta ines­ta­bi­li­dad a una región vital del globo”.

Esta­dos Uni­dos, por el con­tra­rio, es bas­tan­te trans­pa­ren­te sobre sus inten­cio­nes de ope­rar libre­men­te a lo lar­go y ancho de la “región vital del glo­bo” que rodea Chi­na (y don­de sea).

EEUU publi­ci­ta su vas­ta capa­ci­dad para hacer­lo: con un pre­su­pues­to mili­tar en cre­ci­mien­to que casi alcan­za al del con­jun­to del res­to del mun­do, cien­tos de bases mili­ta­res por todo el pla­ne­ta, y un indis­cu­ti­ble lide­raz­go en la tec­no­lo­gía de des­truc­ción y dominación.

La fal­ta de enten­di­mien­to de las reglas de urba­ni­dad inter­na­cio­na­les por par­te de Chi­na que­dó refle­ja­da en su obje­ción al plan de que el por­ta­avio­nes nuclear USS Geor­ge Washing­ton par­ti­ci­pa­ra en las manio­bras mili­ta­res de EEUU y Corea del Sur cer­ca de las cos­tas chi­nas en julio, ale­gan­do que este ten­dría la capa­ci­dad de hacer dia­na en Pekín.

En cam­bio Occi­den­te entien­de que dichas ope­ra­cio­nes se lle­va­ron a cabo para defen­der la esta­bi­li­dad y su pro­pia seguridad.

El tér­mino esta­bi­li­dad tie­ne un sig­ni­fi­ca­do téc­ni­co en el dis­cur­so de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les: la domi­na­ción por par­te de EEUU. Así, nin­gu­na ceja se arquea cuan­do James Cha­ce, ex edi­tor de Foreign Affairs, expli­ca­ba que, a fin de con­se­guir “esta­bi­li­dad” en Chi­le en 1973, fue nece­sa­rio “des­es­ta­bi­li­zar” el país, derro­can­do al Gobierno legí­ti­mo del pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de e ins­tau­ran­do la dic­ta­du­ra del gene­ral Augus­to Pino­chet, que pro­ce­dió a ase­si­nar y tor­tu­rar sin mira­mien­tos y esta­ble­ció una red de terror que ayu­dó a ins­ta­lar regí­me­nes simi­la­res en otros luga­res, con el apo­yo de EEUU, por el inte­rés de la esta­bi­li­dad y la seguridad.

Es fácil reco­no­cer que la segu­ri­dad esta­dou­ni­den­se requie­re un con­trol abso­lu­to. El his­to­ria­dor John Lewis Gad­dis, de la Uni­ver­si­dad de Yale, dio a esta pre­mi­sa una impron­ta aca­dé­mi­ca en Sur­pri­se, Secu­rity and the Ame­ri­can Expe­rien­ce, don­de inves­ti­ga las raí­ces de la doc­tri­na de la gue­rra pre­ven­ti­va del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. El prin­ci­pio ope­ra­ti­vo es que la expan­sión es “el camino a la segu­ri­dad”, una doc­tri­na que Gad­dis ras­trea con admi­ra­ción dos siglos hacia atrás, has­ta el pre­si­den­te John Quincy.

Adams, autor inte­lec­tual del Des­tino manifiesto. 

En rela­ción con la adver­ten­cia de Bush de que los esta­dou­ni­den­se “deben estar lis­tos para accio­nes pre­ven­ti­vas cuan­do sea nece­sa­rio luchar por nues­tra liber­tad y defen­der nues­tras vidas”, Gad­dis obser­va que el enton­ces pre­si­den­te “se esta­ba hacien­do eco de una vie­ja tra­di­ción, en vez de esta­ble­cer una nue­va” al reite­rar prin­ci­pios que varios pre­si­den­tes ya habían defen­di­do y que des­de Adams a Woo­drow Wil­son “habrían enten­di­do muy bien”.

Lo mis­mo ocu­rre con los suce­so­res de Wil­son has­ta el pre­sen­te. La doc­tri­na de Bill Clin­ton era que EEUU esta­ba auto­ri­za­do a uti­li­zar la fuer­za mili­tar para ase­gu­rar “el acce­so des­inhi­bi­do a mer­ca­dos cla­ve, sumi­nis­tros ener­gé­ti­cos y recur­sos estra­té­gi­cos”, sin siquie­ra la nece­si­dad de inven­tar pre­tex­tos del tipo de los de Bush hijo.

Según el secre­ta­rio de Defen­sa de Clin­ton, William Cohen, EEUU debe con­se­cuen­te­men­te man­te­ner una enor­me avan­za­di­lla de fuer­zas mili­ta­res “des­ple­ga­das” en Euro­pa y Asia “con el fin de mol­dear la opi­nión de la gen­te sobre noso­tros”, y “para for­jar acon­te­ci­mien­tos que afec­ta­rán nues­tra sub­sis­ten­cia y nues­tra segu­ri­dad”. Esta rece­ta para la gue­rra per­ma­nen­te –obser­va el his­to­ria­dor mili­tar Andrew Bace­vich– es una nue­va doc­tri­na estra­té­gi­ca, que fue ampli­fi­ca­da más tar­de por Bush Jr. y por Barack Obama.

Como todo capo de la Mafia sabe, inclu­so la pér­di­da más sutil de con­trol pue­de desem­bo­car en el des­mo­ro­na­mien­to del sis­te­ma de domi­na­ción cuan­do otros se ani­man a seguir un camino similar.

Este prin­ci­pio cen­tral de poder se for­mu­la como la teo­ría domi­nó en el len­gua­je de los estra­te­gas polí­ti­cos. Se tra­du­ce en la prác­ti­ca en el reco­no­ci­mien­to de que el “virus” del exi­to­so desa­rro­llo inde­pen­dien­te pue­de “con­ta­giar­se” en cual­quier otro lugar y, de esta mane­ra, debe ser des­trui­do mien­tras las víc­ti­mas poten­cia­les de la pla­ga son ino­cu­la­das, nor­mal­men­te a manos de bru­ta­les dictaduras.

Según el estu­dio del Pen­tá­gono, el pre­su­pues­to mili­tar de Chi­na se expan­dió a unos 150.000 millo­nes de dóla­res, cer­ca de “la quin­ta par­te de lo que el Pen­tá­gono se ha gas­ta­do para ope­rar y lle­var a cabo las gue­rras de Iraq y Afga­nis­tán” en ese año, lo cual es sólo un frag­men­to del total del pre­su­pues­to mili­tar esta­dou­ni­den­se, por supuesto.

Las preo­cu­pa­cio­nes de Esta­dos Uni­dos son com­pren­si­bles si uno toma en cuen­ta la vir­tual e indis­cu­ti­da supo­si­ción de que EEUU debe man­te­ner un “poder incues­tio­na­ble” sobre la mayo­ría del res­to de paí­ses, con “una supre­ma­cía mili­tar y eco­nó­mi­ca”, mien­tras ase­gu­ra la “limi­ta­ción de cual­quier ejer­ci­cio de sobe­ra­nía” por par­te de los Esta­dos que pue­da inter­fe­rir con sus desig­nios globales.

Estos fue­ron los prin­ci­pios esta­ble­ci­dos por los pla­ni­fi­ca­do­res de alto nivel y exper­tos de polí­ti­ca exte­rior duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do desa­rro­lla­ron el mar­co para el mun­do de la pos­gue­rra, el cual fue amplia­men­te ejecutado.

EEUU debía man­te­ner esta domi­na­ción en una “Gran Área”, que debía incluir, como míni­mo, el hemis­fe­rio occi­den­tal, el lejano Orien­te y el anti­guo Impe­rio Bri­tá­ni­co, inclu­yen­do cru­cia­les recur­sos ener­gé­ti­cos de Orien­te Próximo.

Mien­tras Rusia comen­za­ba a pul­ve­ri­zar a los ejér­ci­tos nazis tras Sta­lin­gra­do, las metas de la “Gran Área” se exten­die­ron lo máxi­mo posi­ble por Eura­sia. Siem­pre se ha enten­di­do que Euro­pa pudie­ra esco­ger seguir una cau­sa alter­na­ti­va, qui­zás la visión gau­llis­ta de una Euro­pa des­de el Atlán­ti­co has­ta los Ura­les. La Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te nació en par­te para con­tra­rres­tar esta ame­na­za y este asun­to per­ma­ne­ce muy vivo hoy en día en momen­tos en que la OTAN se expan­de hacia una fuer­za de inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos, res­pon­sa­ble del con­trol de “infra­es­truc­tu­ras cru­cia­les” del sis­te­ma glo­bal del que depen­de Occidente.

Des­de que se con­vir­tie­ra en la poten­cia mun­dial domi­nan­te duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Esta­dos Uni­dos ha bus­ca­do man­te­ner un sis­te­ma glo­bal de con­trol. Pero ese pro­yec­to no es fácil de man­te­ner. El sis­te­ma se ero­sio­na visi­ble­men­te, con impli­ca­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas para el futu­ro. Chi­na es un juga­dor poten­cial muy influ­yen­te y desafiante.

Noam Chomsky, dis­tri­bui­do por The New York Times Syn­di­ca­te.

Fuen­te: http://blogs.publico.es/noam-chomsky/30/china-y-el-nuevo-orden-mundial‑i/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.