Aste Nagu­sia y los pará­si­tos – Mikel Ari­za­le­ta

La Aste Nagu­sia o las fies­tas de Bil­bao, que comen­za­ron el 21, ter­mi­na­ron el 29 de agos­to. Una sema­na lar­ga de músi­ca, calle, fies­ta, con­ver­sa­ción y dis­fru­te. A jui­cio de Bil­bo­ko Kon­par­sak “unas bue­nas fies­tas, muchí­si­ma par­ti­ci­pa­ción, muchí­si­mos actos…, ésta ha sido la Aste Nagu­sia más lim­pia de la his­to­ria. Y espe­cial­men­te gra­cias a la implan­ta­ción de los vasos reuti­li­za­bles de las com­par­sas”.

La ver­dad es que las gran­des fies­tas entre noso­tros, san Fer­mín, la Blan­ca, Aste Nagu­sia, los san Anto­li­nes, la sema­na gran­de donos­tia­rra… rebo­san ale­gría y buen rollo, hay par­ti­ci­pa­ción popu­lar, en gran par­te los pro­pios gru­pos loca­les lle­van la mani­ja y el timón de la fies­ta. Son fies­tas ensu­da­das, pro­pias. Pero tam­bién aquí se obser­va ese dis­tan­cia­mien­to social pro­vo­ca­do: el que se hace con unos ele­gi­dos, el equi­po diri­gen­te a tiem­po, la direc­ti­va con una misión, en defi­ni­ti­va los ilu­mi­na­ti del ordeno, man­do y cobro. Uno no sabe de dón­de han sali­do por­que antes no esta­ban y de pron­to son todo. Lue­go muchos des­apa­re­cen en nichos eco­nó­mi­cos bus­ca­dos y muy pocos, tras su expo­lio, ter­mi­nan ence­rra­dos. Son los fan­tas­mas de la socie­dad actual, los dic­ta­do­res impermea­bles, a veces has­ta refi­na­dos. Les due­le a menu­do el híga­do y alum­bran mala leche cuan­do no se aca­ta o se dis­cu­te su pro­yec­to y su orden. No admi­ten la rebel­día ni el que se levan­te la mano o el dedo acu­sa­dor. Les gus­ta man­dar, no par­ti­ci­par y coope­rar en la fies­ta y para la fies­ta.

En este nagu­sia les he vis­to en su sal­sa, que a menu­do es la tele­vi­sión con perio­dis­ta ama­ña­do a su lado, que les ríe las gra­cias, les da coba y les pone pea­na a su baba. Son ese gru­pi­to de ilus­tres, polí­ti­cos y sumi­sos al poder, que for­man bola pega­jo­sa ante los medios, exten­dien­do con­sig­nas vie­jas, de aca­ta­mien­to, sumi­sión y mez­co­lan­za. Un tut­ti fru­ti cadu­ca­do.

Nada extra­ño que Kon­par­sak en esta Aste Nagu­sia:

1.- Se “lamen­te del papel que jue­gan algu­nos polí­ti­cos, pre­ci­sa­men­te aque­llos que debe­rían ser los cola­bo­ra­do­res de que la fies­ta trans­cu­rrie­ra en paz. Algu­nos, como por ejem­plo el pepe­ro Car­los David Gar­cia, que sien­do miem­bro de la Comi­sión Mix­ta de Fies­tas, tra­tan de des­vir­tuar cons­tan­te­men­te la ima­gen de la Aste Nagu­sia, y otros, por el con­tra­rio, cuan­do sur­gen los pro­ble­mas, cuan­do hay que dar la cara y currar, o des­apa­re­cen en estam­pi­da o sufren sor­de­ras tem­po­ra­les, de esas que solo se curan una vez pasa­do el ven­da­val”.

2.- Nada raro que la Comi­sión de Com­par­sas, en su aná­li­sis post­fes­ti­vo, afir­me que: “tan gra­ve como lo ante­rior resul­ta el papel de algu­nos medios de comu­ni­ca­ción (des­ta­ca­do El Correo) bajo sala­rio de los cita­dos polí­ti­cos, que en vez de poten­ciar la fies­ta, de defen­der­la, se dedi­can a tor­pe­dear­la”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *