La CNN, Pri­sa y el DAS- Car­los Fazio

El pasa­do 9 de agos­to, la vís­pe­ra del encuen­tro entre los pre­si­den­tes de Colom­bia y Vene­zue­la, Juan Manuel San­tos y Hugo Chá­vez, en la sim­bó­li­ca casa de San­ta Cla­ra don­de murió Simón Bolí­var, asis­ti­mos a una nue­va ope­ra­ción encu­bier­ta de terro­ris­mo mediá­ti­co. Fue­ra de toda sos­pe­cha de ser una mera teo­ría cons­pi­ra­ti­va, la tra­mo­ya, aje­na a toda deon­to­lo­gía del ofi­cio de infor­mar, tuvo como cuar­tel gene­ral la sede en Atlan­ta de CNN en espa­ñol, la empre­sa mer­ce­na­ria de mani­pu­la­ción de masas ads­cri­ta a las cam­pa­ñas de into­xi­ca­ción masi­va y des­in­for­ma­ción dise­ña­das por los exper­tos en gue­rra sico­ló­gi­ca y pro­pa­gan­da del Pen­tá­gono y la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA).

La pues­ta en esce­na fue orde­na­da a uno de los infor­ma­ti­vis­tas ancla de la tele­vi­so­ra esta­du­ni­den­se, Car­los Mon­te­ro (mani­pu­la­dor-mani­pu­la­do), quien con­du­jo una «pre­sen­ta­ción espe­cial» de CNN (así se anun­ció), que rom­pió con su pro­gra­ma­ción habi­tual para pasar el video Los guar­dia­nes de Chá­vez, rea­li­za­do por los cana­les espa­ño­les Cua­tro CNN Plus, del Gru­po Pri­sa, en cuyo tra­ba­jo de pro­duc­ción par­ti­ci­pa­ron medios anti­cha­vis­tas, como el canal Tele­ven y el sema­na­rio Quin­to Día.

Con eje en la tác­ti­ca de gue­rra de impac­to sobre las per­cep­cio­nes y emo­cio­nes, tan afín a las cor­po­ra­cio­nes mono­po­li­za­do­ras del capi­tal y la infor­ma­ción, el obje­ti­vo pre­me­di­ta­do del pro­gra­ma fue tor­pe­dear la reu­nión pre­si­den­cial colom­bo-vene­zo­la­na e insis­tir en la espe­cie de la con­tra­in­sur­gen­cia mediá­ti­ca eje­cu­ta­da por el ex pre­si­den­te de Colom­bia, Álva­ro Uri­be, que con base en matri­ces de opi­nión no veri­fi­ca­das vin­cu­la al gobierno de Chá­vez con la orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta vas­ca ETA y la gue­rri­lla colom­bia­na de las FARC.

Cons­trui­do como un repor­ta­je de gue­rra ajeno a cual­quier balan­ce infor­ma­ti­vo, pen­sa­mien­to refle­xi­vo, inten­to de aná­li­sis his­tó­ri­co, crí­ti­ca social y éti­ca perio­dís­ti­ca, dado que con­tie­ne men­ti­ras y fla­gran­tes con­tra­dic­cio­nes, el video sen­sa­cio­na­lis­ta cae por su pro­pio peso. Y al final sólo que­da exhi­bi­da la alian­za de las mafias mediá­ti­cas (CNN, Gru­po Pri­sa, Tele­ven) en la tarea de mili­ta­ri­zar la noticia.

Con el fin de legi­ti­mar la pro­pa­gan­da de gue­rra para fabri­car un con­sen­so, en una segun­da fase del mon­ta­je el tele­promp­tis­ta-mani­quí Mon­te­ro pre­sen­tó a la audien­cia un panel de tres comen­ta­ris­tas, entre los que esta­ba Cami­lo Pérez Bus­ti­llo, pro­fe­sor inves­ti­ga­dor de ori­gen colom­biano, ads­cri­to a la maes­tría en defen­sa y pro­mo­ción de los dere­chos huma­nos de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de la Ciu­dad de Méxi­co (UACM), a quien lite­ral­men­te se le ten­dió una trampa.

Ade­más de que se le reti­ró el audio para evi­tar que expu­sie­ra con liber­tad sus ideas sobre el docu­men­tal-basu­ra –que en una entre­vis­ta pos­te­rior con Tele­Sur defi­nió como ejem­plo de «terro­ris­mo mediá­ti­co e ideo­ló­gi­co» y de un uso de los medios de difu­sión masi­va como «armas de des­in­for­ma­ción y mani­pu­la­ción» – , Pérez Bus­ti­llo fue some­ti­do a un lin­cha­mien­to vir­tual a tra­vés de Twit­ter y Face­book, des­en­ca­de­na­do por un «ino­cen­te» comen­ta­rio-con­sul­ta, vía web, de Car­los Mon­te­ro: «¿Quién tenía los argu­men­tos más sóli­dos el dipu­tado cha­vis­ta, el diplo­má­ti­co opo­si­tor o el pro­fe­sor colombiano?»

Casi de inme­dia­to se creó un gru­po de odio con­tra el pro­fe­sor de la UACM, que se publi­ci­tó en el Face­book de Car­los Mon­te­ro (éste se auto­pro­mo­cio­na­ría des­pués dicien­do que el pro­gra­ma rom­pió récord de Twit­ter y Face­book). En poco tiem­po alcan­zó más de 600 comen­ta­rios, 90 por cien­to adver­sos a Pérez Bus­ti­llo, con des­ca­li­fi­ca­cio­nes anó­ni­mas, como «comu­nis­ta resen­ti­do» y «defen­sor de Chá­vez», e inclu­so se plan­teó «reven­tar el buzón» de su correo elec­tró­ni­co personal.

Más allá de que muchos twi­te­ros hones­tos pudie­ron mor­der el anzue­lo de algún troll dis­rup­ti­vo pes­ca­dor de incau­tos (el pro­pio Car­los Mon­te­ro pudo haber uti­li­za­do la “car­ta troll” para auto­pro­mo­cio­nar­se o fines incon­fe­sa­bles), en la web aflo­ró la vie­ja matriz ela­bo­ra­da por el Ser­vi­cio Admi­nis­tra­ti­vo de Segu­ri­dad (DAS, la inte­li­gen­cia civil colom­bia­na), que con su ran­cio tufi­llo uri­bis­ta acu­só al pro­fe­sor Pérez Bus­ti­llo de ser «enla­ce de las FARC en la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de la Ciu­dad de Méxi­co», comen­ta­rio que se retui­teó muchas veces. ¿La mano del emba­ja­dor [de Colom­bia] en Méxi­co Luis Cami­lo Osorio?

Otro men­sa­je de ine­quí­vo­ca pro­ce­den­cia por su con­te­ni­do espe­cí­fi­co, afín a las estra­te­gias del DAS para des­pres­ti­giar opo­si­to­res, indi­ca­ba: «Decla­re­mos per­so­na no gra­ta al pro­fe­sor Cami­lo Pérez Bus­ti­llo. Este tipo no mere­ce ser Colom­biano, debe­ría irse con Pie­dad Cór­do­ba, Iván Cepe­da y las FARC para Vene­zue­la. Chá­vez, por favor, llé­va­te­los!!!!!!!! Te los regalo».

Cabe recor­dar que en diciem­bre de 2009 la fis­ca­lía colom­bia­na reve­ló una serie de docu­men­tos que pro­ba­ban las acti­vi­da­des delic­ti­vas del Depar­ta­men­to Admi­nis­tra­ti­vo de Segu­ri­dad. Entre ellos, un archi­vo de Power Point halla­do por sus inves­ti­ga­do­res duran­te un alla­na­mien­to al DAS, deno­mi­na­do «gue­rra polí­ti­ca», que deta­lla un manual para desa­rro­llar mon­ta­jes, ins­ti­gar fal­sas denun­cias y pro­mo­ver cam­pa­ñas de odio, des­pres­ti­gio, sabo­ta­je y pre­sión con­tra detrac­to­res del Poder Eje­cu­ti­vo. Entre las accio­nes para des­acre­di­tar opo­si­to­res el manual suge­ría el uso de medios de comu­ni­ca­ción, encues­tas, chats y la crea­ción de pági­nas web, comu­ni­ca­dos y mon­ta­jes. Bas­te recor­dar los mon­ta­jes arma­dos por el gobierno de Uri­be a tra­vés del pre­sun­to orde­na­dor de Raúl Reyes.

Lo dicho: en el mar­co de su estra­te­gia de domi­na­ción de espec­tro com­ple­to, Washing­ton vol­vió a mover sus peo­nes. Entre ellos, a las mafias mediá­ti­cas CNN, Gru­po Pri­sa y Tele­ven, con el obje­ti­vo no tan encu­bier­to de gene­rar una matriz de opi­nión adver­sa al pro­ce­so boli­va­riano de Vene­zue­la. Y por las dudas le envió un men­sa­je al pre­si­den­te San­tos: la madru­ga­da del 12 de agos­to un coche bom­ba sacu­dió Bogotá.

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.