La CNN, Pri­sa y el DAS- Car­los Fazio

El pasa­do 9 de agos­to, la vís­pe­ra del encuen­tro entre los pre­si­den­tes de Colom­bia y Vene­zue­la, Juan Manuel San­tos y Hugo Chá­vez, en la sim­bó­li­ca casa de San­ta Cla­ra don­de murió Simón Bolí­var, asis­ti­mos a una nue­va ope­ra­ción encu­bier­ta de terro­ris­mo mediá­ti­co. Fue­ra de toda sos­pe­cha de ser una mera teo­ría cons­pi­ra­ti­va, la tra­mo­ya, aje­na a toda deon­to­lo­gía del ofi­cio de infor­mar, tuvo como cuar­tel gene­ral la sede en Atlan­ta de CNN en espa­ñol, la empre­sa mer­ce­na­ria de mani­pu­la­ción de masas ads­cri­ta a las cam­pa­ñas de into­xi­ca­ción masi­va y des­in­for­ma­ción dise­ña­das por los exper­tos en gue­rra sico­ló­gi­ca y pro­pa­gan­da del Pen­tá­gono y la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA).

La pues­ta en esce­na fue orde­na­da a uno de los infor­ma­ti­vis­tas ancla de la tele­vi­so­ra esta­du­ni­den­se, Car­los Mon­te­ro (mani­pu­la­dor-mani­pu­la­do), quien con­du­jo una «pre­sen­ta­ción espe­cial» de CNN (así se anun­ció), que rom­pió con su pro­gra­ma­ción habi­tual para pasar el video Los guar­dia­nes de Chá­vez, rea­li­za­do por los cana­les espa­ño­les Cua­tro CNN Plus, del Gru­po Pri­sa, en cuyo tra­ba­jo de pro­duc­ción par­ti­ci­pa­ron medios anti­cha­vis­tas, como el canal Tele­ven y el sema­na­rio Quin­to Día.

Con eje en la tác­ti­ca de gue­rra de impac­to sobre las per­cep­cio­nes y emo­cio­nes, tan afín a las cor­po­ra­cio­nes mono­po­li­za­do­ras del capi­tal y la infor­ma­ción, el obje­ti­vo pre­me­di­ta­do del pro­gra­ma fue tor­pe­dear la reu­nión pre­si­den­cial colom­bo-vene­zo­la­na e insis­tir en la espe­cie de la con­tra­in­sur­gen­cia mediá­ti­ca eje­cu­ta­da por el ex pre­si­den­te de Colom­bia, Álva­ro Uri­be, que con base en matri­ces de opi­nión no veri­fi­ca­das vin­cu­la al gobierno de Chá­vez con la orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta vas­ca ETA y la gue­rri­lla colom­bia­na de las FARC.

Cons­trui­do como un repor­ta­je de gue­rra ajeno a cual­quier balan­ce infor­ma­ti­vo, pen­sa­mien­to refle­xi­vo, inten­to de aná­li­sis his­tó­ri­co, crí­ti­ca social y éti­ca perio­dís­ti­ca, dado que con­tie­ne men­ti­ras y fla­gran­tes con­tra­dic­cio­nes, el video sen­sa­cio­na­lis­ta cae por su pro­pio peso. Y al final sólo que­da exhi­bi­da la alian­za de las mafias mediá­ti­cas (CNN, Gru­po Pri­sa, Tele­ven) en la tarea de mili­ta­ri­zar la noti­cia.

Con el fin de legi­ti­mar la pro­pa­gan­da de gue­rra para fabri­car un con­sen­so, en una segun­da fase del mon­ta­je el tele­promp­tis­ta-mani­quí Mon­te­ro pre­sen­tó a la audien­cia un panel de tres comen­ta­ris­tas, entre los que esta­ba Cami­lo Pérez Bus­ti­llo, pro­fe­sor inves­ti­ga­dor de ori­gen colom­biano, ads­cri­to a la maes­tría en defen­sa y pro­mo­ción de los dere­chos huma­nos de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de la Ciu­dad de Méxi­co (UACM), a quien lite­ral­men­te se le ten­dió una tram­pa.

Ade­más de que se le reti­ró el audio para evi­tar que expu­sie­ra con liber­tad sus ideas sobre el docu­men­tal-basu­ra –que en una entre­vis­ta pos­te­rior con Tele­Sur defi­nió como ejem­plo de «terro­ris­mo mediá­ti­co e ideo­ló­gi­co» y de un uso de los medios de difu­sión masi­va como «armas de des­in­for­ma­ción y mani­pu­la­ción» – , Pérez Bus­ti­llo fue some­ti­do a un lin­cha­mien­to vir­tual a tra­vés de Twit­ter y Face­book, des­en­ca­de­na­do por un «ino­cen­te» comen­ta­rio-con­sul­ta, vía web, de Car­los Mon­te­ro: «¿Quién tenía los argu­men­tos más sóli­dos el dipu­tado cha­vis­ta, el diplo­má­ti­co opo­si­tor o el pro­fe­sor colom­biano?»

Casi de inme­dia­to se creó un gru­po de odio con­tra el pro­fe­sor de la UACM, que se publi­ci­tó en el Face­book de Car­los Mon­te­ro (éste se auto­pro­mo­cio­na­ría des­pués dicien­do que el pro­gra­ma rom­pió récord de Twit­ter y Face­book). En poco tiem­po alcan­zó más de 600 comen­ta­rios, 90 por cien­to adver­sos a Pérez Bus­ti­llo, con des­ca­li­fi­ca­cio­nes anó­ni­mas, como «comu­nis­ta resen­ti­do» y «defen­sor de Chá­vez», e inclu­so se plan­teó «reven­tar el buzón» de su correo elec­tró­ni­co per­so­nal.

Más allá de que muchos twi­te­ros hones­tos pudie­ron mor­der el anzue­lo de algún troll dis­rup­ti­vo pes­ca­dor de incau­tos (el pro­pio Car­los Mon­te­ro pudo haber uti­li­za­do la “car­ta troll” para auto­pro­mo­cio­nar­se o fines incon­fe­sa­bles), en la web aflo­ró la vie­ja matriz ela­bo­ra­da por el Ser­vi­cio Admi­nis­tra­ti­vo de Segu­ri­dad (DAS, la inte­li­gen­cia civil colom­bia­na), que con su ran­cio tufi­llo uri­bis­ta acu­só al pro­fe­sor Pérez Bus­ti­llo de ser «enla­ce de las FARC en la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de la Ciu­dad de Méxi­co», comen­ta­rio que se retui­teó muchas veces. ¿La mano del emba­ja­dor [de Colom­bia] en Méxi­co Luis Cami­lo Oso­rio?

Otro men­sa­je de ine­quí­vo­ca pro­ce­den­cia por su con­te­ni­do espe­cí­fi­co, afín a las estra­te­gias del DAS para des­pres­ti­giar opo­si­to­res, indi­ca­ba: «Decla­re­mos per­so­na no gra­ta al pro­fe­sor Cami­lo Pérez Bus­ti­llo. Este tipo no mere­ce ser Colom­biano, debe­ría irse con Pie­dad Cór­do­ba, Iván Cepe­da y las FARC para Vene­zue­la. Chá­vez, por favor, llé­va­te­los!!!!!!!! Te los rega­lo».

Cabe recor­dar que en diciem­bre de 2009 la fis­ca­lía colom­bia­na reve­ló una serie de docu­men­tos que pro­ba­ban las acti­vi­da­des delic­ti­vas del Depar­ta­men­to Admi­nis­tra­ti­vo de Segu­ri­dad. Entre ellos, un archi­vo de Power Point halla­do por sus inves­ti­ga­do­res duran­te un alla­na­mien­to al DAS, deno­mi­na­do «gue­rra polí­ti­ca», que deta­lla un manual para desa­rro­llar mon­ta­jes, ins­ti­gar fal­sas denun­cias y pro­mo­ver cam­pa­ñas de odio, des­pres­ti­gio, sabo­ta­je y pre­sión con­tra detrac­to­res del Poder Eje­cu­ti­vo. Entre las accio­nes para des­acre­di­tar opo­si­to­res el manual suge­ría el uso de medios de comu­ni­ca­ción, encues­tas, chats y la crea­ción de pági­nas web, comu­ni­ca­dos y mon­ta­jes. Bas­te recor­dar los mon­ta­jes arma­dos por el gobierno de Uri­be a tra­vés del pre­sun­to orde­na­dor de Raúl Reyes.

Lo dicho: en el mar­co de su estra­te­gia de domi­na­ción de espec­tro com­ple­to, Washing­ton vol­vió a mover sus peo­nes. Entre ellos, a las mafias mediá­ti­cas CNN, Gru­po Pri­sa y Tele­ven, con el obje­ti­vo no tan encu­bier­to de gene­rar una matriz de opi­nión adver­sa al pro­ce­so boli­va­riano de Vene­zue­la. Y por las dudas le envió un men­sa­je al pre­si­den­te San­tos: la madru­ga­da del 12 de agos­to un coche bom­ba sacu­dió Bogo­tá.

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *