Lo que yo vi en Irán- Giral­do Mazola

Como la mayo­ría de nues­tro pue­blo, he pres­ta­do suma aten­ción a las adver­ten­cias hechas por el Coman­dan­te en Jefe en sus Refle­xio­nes, sus sor­pre­si­vas apa­ri­cio­nes públi­cas y en la recien­te com­pa­re­cen­cia ante la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, sobre la ame­na­za del even­tual ata­que nor­te­ame­ri­cano a Irán median­te la terrí­fi­ca Ini­cia­ti­va de un Ata­que Glo­bal Inmediato.

Aun­que las inci­den­cias de la Copa Mun­dial de Fút­bol aca­pa­ra­ron la aten­ción del mun­do, hacien­do casi inad­ver­ti­do el ini­cio de la con­cen­tra­ción de medios mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos e Israel en torno a ese país, su lla­ma­do de aler­ta pene­tró a tra­vés de los res­qui­cios que deja­ba esa absor­ben­te infor­ma­ción, cons­ti­tu­yen­do ade­más de un ges­to soli­da­rio con Irán y Corea del Nor­te, una adver­ten­cia de un peli­gro de dimen­sio­nes más que catastróficas.

Hizo a los par­la­men­ta­rios y a todo nues­tro pue­blo tres pre­gun­tas. Una de ellas inqui­ría sobre la dis­po­si­ción del pue­blo ira­ní. Dijo:” ¿Alguien cree que a los ira­níes, un pue­blo de mile­na­ria cul­tu­ra, mucho más rela­cio­na­do con la muer­te que noso­tros, le fal­ta­rá el valor que noso­tros hemos teni­do para resis­tir las exi­gen­cias de Esta­dos Unidos?”

Que­ría, com­par­tir algu­nas viven­cias que me ayu­den a responderle.

Acom­pa­ñé al minis­tro Héc­tor Rodrí­guez Llom­part a media­dos de 1978 a Tehe­rán; está­ba­mos inmer­sos en los pre­pa­ra­ti­vos de la VI Cum­bre del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos que se cele­bra­ría en sep­tiem­bre de ese año en La Haba­na. Éra­mos la pri­me­ra dele­ga­ción cuba­na que toma­ba con­tac­to direc­to con el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio ira­ní. El Sha había expul­sa­do a nues­tro emba­ja­dor varios años atrás, en ges­to ser­vil a Esta­dos Unidos.

Irán había sido el sub gen­dar­me impe­rial en la región y un movi­mien­to popu­lar enca­be­za­do por el Alla­to­llah Kho­mei­ni logró que se des­mo­ro­na­ra el corrup­to régi­men del Sha Reza Pave­li. Aun­que por esas razo­nes no per­te­ne­cía al Movi­mien­to, Fidel avi­zo­ra­ba que el emer­gen­te régi­men que comen­za­ba a ins­ta­lar­se daba seña­les de poder asu­mir los prin­ci­pios de la orga­ni­za­ción y nos indi­có expli­cár­se­los, infor­mar­les de los pre­pa­ra­ti­vos de la pró­xi­ma Cum­bre en nues­tro país, suge­rir­les que soli­ci­ta­ran su ingre­so y ase­gu­rar­les que en ese even­to podrían con­tar con nues­tro apo­yo. Tam­bién debía­mos expre­sar­les nues­tra dis­po­si­ción a rees­ta­ble­cer las rela­cio­nes diplomáticas.

La ciu­dad esta­ba con­vul­sa; el gobierno aún no era repre­sen­ta­ti­vo de la prin­ci­pal fuer­za que había con­tri­bui­do a su derro­ca­mien­to. El Imán Kho­mei­ni esta­ba radi­can­do toda­vía en la ciu­dad san­ta de Qom a 200 Km. de la capi­tal y el recla­mo a su arri­bo era creciente.

Nos reuni­mos al día siguien­te en la maña­na con el Pri­mer Minis­tro y can­ci­ller Meh­di Bazar­gan quien para nues­tra sor­pre­sa nos comu­ni­có que aca­ba­ba de renun­ciar y aun­que con­ver­sa­mos del pro­pó­si­to de nues­tra visi­ta era obvio que ya no era el inter­lo­cu­tor que requeríamos.

Par­ti­mos de inme­dia­to a visi­tar al Imán y en una cor­dial entre­vis­ta con­fir­mó su inte­rés por inte­grar a Irán al Movi­mien­to No Ali­nea­do, par­ti­ci­par en la pró­xi­ma Cum­bre y salu­dó con afec­to la ini­cia­ti­va de Fidel. Afir­mó que se ocu­pa­ría de dar los pasos para reanu­dar los lazos diplo­má­ti­cos por­que los exis­ten­tes entre los pue­blos nun­ca se habían roto.

En nues­tros reco­rri­dos apre­cia­mos, a par­tir de nues­tras pro­pias viven­cias de Cuba, el ambien­te revo­lu­cio­na­rio dis­per­so, aún no cohe­ren­te pero pujan­te, de un pue­blo que había cono­ci­do el ini­cio del camino de la recu­pe­ra­ción de sus rique­zas y sobe­ra­nía en 1952 con el Pri­mer Minis­tro Mos­sa­deh, había retro­ce­di­do en esas aspi­ra­cio­nes con el monar­ca anti patrio­ta que lo derro­có y bajo la guía de líde­res reli­gio­sos nacio­na­lis­tas, reto­ma­ba aquel camino.

Irán asis­tió al even­to y fue admi­ti­do en las filas de los No Ali­nea­dos. Para suce­der a Cuba en la Pre­si­den­cia del Movi­mien­to en 1982 fue elec­to Iraq pero duran­te la pre­si­den­cia de Cuba, el 16 de sep­tiem­bre de 1980, esta­lló el con­flic­to entre ambos. Era una vie­ja dispu­ta que se atri­buía a dis­cre­pan­cias sobre las fron­te­ras comu­nes, par­ti­cu­lar­men­te a la divi­sión del cur­so nave­ga­ble del estua­rio de Shat El Arab y cuyas cau­sas reales el tiem­po despejó.

El pro­ce­so que derro­có al Sha tuvo una base popu­lar que ansia­ba la recu­pe­ra­ción de los avan­ces logra­dos en épo­ca del Pri­mer Minis­tro Mosa­deh, derri­ba­do por un gol­pe mili­tar aus­pi­cia­do por la CIA, el M 16 y el Mos­sad, para recu­pe­rar los intere­ses eco­nó­mi­cos de la Bri­tish Petro­leum pero sobre todo para inser­tar los ambi­cio­sos pla­nes de los empo­rios petro­le­ros norteamericanos.

Iraq, aun­que inte­gra­ba el Fren­te de paí­ses pro­gre­sis­tas ára­bes, enca­be­za­do por el inol­vi­da­ble líder arge­lino Hoa­ri Bou­me­die­ne, man­te­nía vela­da­men­te sus aspi­ra­cio­nes – como de hecho inten­tó- de exten­der su pode­río y poten­cial petro­le­ro ane­xán­do­se las ricas regio­nes ira­níes fron­te­ri­zas y Kuwait.

Alen­ta­do y arma­do por Esta­dos Uni­dos, que lo aper­tre­chó con armas quí­mi­cas inclu­so, cal­cu­ló erró­nea­men­te que la apa­ren­te ines­ta­ble situa­ción en Irán y el des­ca­be­za­mien­to del pri­mer nivel de man­do de sus fuer­zas arma­das, inte­gra­da por gene­ra­les reac­cio­na­rios for­ma­dos en ese país, ‑muchos de los cua­les en ale­vo­sa trai­ción ase­so­ra­ban en Bag­dad a los futu­ros inva­so­res de su patria,- crea­ba con­di­cio­nes para el éxi­to de una inva­sión ful­mi­nan­te y la ocu­pa­ción de esos territorios.

Comen­zó así una gue­rra fra­ti­ci­da que cau­só más de un millón de muer­tos, enor­mes daños mate­ria­les a ambos pue­blos y debi­li­tó el fren­te común a las accio­nes isa­rae­li­tas con­tra el pue­blo pales­tino y sus veci­nos. Todos los ven­de­do­res de armas esti­mu­la­ban el conflicto.

Iraq ini­ció la inva­sión de Irán con 190.000 hom­bres, 2.200 tan­ques y 450 avio­nes que ata­ca­ron la pro­vin­cia de Juzes­tán. Las tro­pas ira­quíes alcan­za­ron éxi­tos al prin­ci­pio, pero Irán reor­ga­ni­zó sus fuer­zas e ini­ció un con­tra­ata­que con­vo­can­do a los jóve­nes a acu­dir al fren­te como volun­ta­rios. Alre­de­dor de 100.000 sol­da­dos y 200.000 mili­cia­nos se pre­sen­ta­ron en poco tiem­po, como muchos miles más des­pués, y de este modo la gue­rra relám­pa­go que espe­ra­ban los ira­quíes rea­li­zar vic­to­rio­sa­men­te se con­vir­tió en una gue­rra de des­gas­te en un fren­te de 300 kilómetros.

Ya en 1982, las tro­pas ira­quíes habían sido expul­sa­das de la mayor par­te del terri­to­rio ira­ní. Comen­za­ron a lan­zar­se con­tra las ciu­da­des fron­te­ri­zas ata­ques cohe­te­ri­les por ambas partes.

La pren­sa occi­den­tal cali­fi­ca­ba peyo­ra­ti­va­men­te a los ira­níes que des­pe­ja­ban los cam­pos de minas que deja­ron los ira­quíes en su reti­ra­da de hor­das moti­va­das exclu­si­va­men­te por un fana­tis­mo reli­gio­so y excluían deli­be­ra­da­men­te sus sen­ti­mien­tos patrió­ti­cos, o la volun­tad de enfren­tar a quie­nes apo­ya­dos por las mis­mas poten­cias occi­den­ta­les y sus cono­ci­das trans­na­cio­na­les petro­le­ras vol­vían a tra­tar de esquil­mar­les sus rique­zas, derro­car su nue­vo gobierno y repe­tir lo que sufrie­ron en 1952. Esa era la ima­gen que se divul­ga­ba en occi­den­te de sus combatientes.

Era impe­ra­ti­vo dete­ner ese con­flic­to que los paí­ses occi­den­ta­les alen­ta­ban. De ahí la ini­cia­ti­va de Fidel, como Pre­si­den­te del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, de pro­mo­ver nego­cia­cio­nes entre las par­tes beli­ge­ran­tes y encon­trar el camino para una paz justa.

Antes de que esta­lla­ra, el Pri­me­ro de Mayo de ese año, Fidel en su dis­cur­so dijo: “Debe­mos tra­ba­jar, a la vez, para que cesen los con­flic­tos entre nues­tros her­ma­nos ira­quíes y los her­ma­nos ira­níes. Debe­mos tra­ba­jar para que sus pro­ble­mas se resuel­van por vías diplo­má­ti­cas, por­que esos con­flic­tos solo lle­van agua al molino del impe­ria­lis­mo.” Inme­dia­ta­men­te envió a Isi­do­ro Mal­mier­ca, enton­ces can­ci­ller cubano, a ambos paí­ses para ofre­cer sus bue­nos ofi­cios en una media­ción que lo evitara.

Lue­go, des­ata­do el con­flic­to, Mal­mier­ca en su nom­bre se dedi­có casi por ente­ro a ese pro­pó­si­to. Pri­me­ro Cuba, en ese carác­ter de Pre­si­den­te reali­zó de inme­dia­to diver­sas visi­tas a ambos paí­ses y des­pués una comi­sión del pro­pio Movi­mien­to, a la que se aña­die­ron los can­ci­lle­res de India, Zam­bia y la OLP con­ti­nuó en ese empeño.

Un avión IL 62 cubano fue des­ti­na­do a esas dece­nas de visi­tas a ambas capi­ta­les en nego­cia­cio­nes a veces interminables.

Oloff Pal­me, ex can­ci­ller sue­co, man­da­ta­do por el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, tam­bién ini­ció ges­tio­nes de paz. Qui­so ver­nos para ana­li­zar la situa­ción y Fidel no dudó en ofre­cer­le los resul­ta­dos de nues­tras ges­tio­nes y valo­ra­cio­nes por­que el obje­ti­vo era alcan­zar la paz y no los galar­do­nes a quien lo logra­ra. En la resi­den­cia de nues­tro emba­ja­dor en Lon­dres Mal­mier­ca duran­te horas le trans­mi­tió nues­tras experiencias.

En oca­sión de una de esas visi­tas las auto­ri­da­des ira­níes pidie­ron e invi­ta­ron a esa Comi­sión del Movi­mien­to a visi­tar ciu­da­des sure­ñas ira­níes que eran dia­ria­men­te bom­bar­dea­das con misiles.

Visi­ta­mos varias y pudi­mos ver un espec­tácu­lo simi­lar en todas. Las auto­ri­da­des loca­les y mili­ta­res nos lle­va­ban al bor­de de los crá­te­res, de una man­za­na de diá­me­tro apro­xi­ma­da­men­te, gene­ral­men­te en zonas urba­nas, don­de el esta­lli­do de un cohe­te había arra­sa­do todo. Alre­de­dor del enor­me hue­co miles de com­ba­tien­tes ira­níes arma­dos con sus fusi­les en alto gri­ta­ba en far­si con­sig­nas patrió­ti­cas con­tra el inva­sor y sus aliados.

El actual Pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­yad, se ha dicho era enton­ces diri­gen­te mili­tar de esa zona y con segu­ri­dad debe haber esta­do entre los anfi­trio­nes que nos mos­tra­ban esos daños y a su pue­blo orgu­llo­so de resistir.

Era una ima­gen impre­sio­nan­te. En esos ros­tros no había mie­do sino una deci­sión uná­ni­me de defen­der su patria.

Pien­so por tan­to Coman­dan­te, con esas imá­ge­nes aún en mis reti­nas, que a ese pue­blo mile­na­rio no le fal­ta­rá el valor para resis­tir y ven­cer, como no le ha fal­ta­do al nues­tro bajo su guía.

Oja­lá, como usted está desean­do, no ten­ga que demostrarlo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.