Lo que yo vi en Irán- Giral­do Mazo­la

Como la mayo­ría de nues­tro pue­blo, he pres­ta­do suma aten­ción a las adver­ten­cias hechas por el Coman­dan­te en Jefe en sus Refle­xio­nes, sus sor­pre­si­vas apa­ri­cio­nes públi­cas y en la recien­te com­pa­re­cen­cia ante la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, sobre la ame­na­za del even­tual ata­que nor­te­ame­ri­cano a Irán median­te la terrí­fi­ca Ini­cia­ti­va de un Ata­que Glo­bal Inme­dia­to.

Aun­que las inci­den­cias de la Copa Mun­dial de Fút­bol aca­pa­ra­ron la aten­ción del mun­do, hacien­do casi inad­ver­ti­do el ini­cio de la con­cen­tra­ción de medios mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos e Israel en torno a ese país, su lla­ma­do de aler­ta pene­tró a tra­vés de los res­qui­cios que deja­ba esa absor­ben­te infor­ma­ción, cons­ti­tu­yen­do ade­más de un ges­to soli­da­rio con Irán y Corea del Nor­te, una adver­ten­cia de un peli­gro de dimen­sio­nes más que catas­tró­fi­cas.

Hizo a los par­la­men­ta­rios y a todo nues­tro pue­blo tres pre­gun­tas. Una de ellas inqui­ría sobre la dis­po­si­ción del pue­blo ira­ní. Dijo:” ¿Alguien cree que a los ira­níes, un pue­blo de mile­na­ria cul­tu­ra, mucho más rela­cio­na­do con la muer­te que noso­tros, le fal­ta­rá el valor que noso­tros hemos teni­do para resis­tir las exi­gen­cias de Esta­dos Uni­dos?”

Que­ría, com­par­tir algu­nas viven­cias que me ayu­den a res­pon­der­le.

Acom­pa­ñé al minis­tro Héc­tor Rodrí­guez Llom­part a media­dos de 1978 a Tehe­rán; está­ba­mos inmer­sos en los pre­pa­ra­ti­vos de la VI Cum­bre del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos que se cele­bra­ría en sep­tiem­bre de ese año en La Haba­na. Éra­mos la pri­me­ra dele­ga­ción cuba­na que toma­ba con­tac­to direc­to con el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio ira­ní. El Sha había expul­sa­do a nues­tro emba­ja­dor varios años atrás, en ges­to ser­vil a Esta­dos Uni­dos.

Irán había sido el sub gen­dar­me impe­rial en la región y un movi­mien­to popu­lar enca­be­za­do por el Alla­to­llah Kho­mei­ni logró que se des­mo­ro­na­ra el corrup­to régi­men del Sha Reza Pave­li. Aun­que por esas razo­nes no per­te­ne­cía al Movi­mien­to, Fidel avi­zo­ra­ba que el emer­gen­te régi­men que comen­za­ba a ins­ta­lar­se daba seña­les de poder asu­mir los prin­ci­pios de la orga­ni­za­ción y nos indi­có expli­cár­se­los, infor­mar­les de los pre­pa­ra­ti­vos de la pró­xi­ma Cum­bre en nues­tro país, suge­rir­les que soli­ci­ta­ran su ingre­so y ase­gu­rar­les que en ese even­to podrían con­tar con nues­tro apo­yo. Tam­bién debía­mos expre­sar­les nues­tra dis­po­si­ción a rees­ta­ble­cer las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas.

La ciu­dad esta­ba con­vul­sa; el gobierno aún no era repre­sen­ta­ti­vo de la prin­ci­pal fuer­za que había con­tri­bui­do a su derro­ca­mien­to. El Imán Kho­mei­ni esta­ba radi­can­do toda­vía en la ciu­dad san­ta de Qom a 200 Km. de la capi­tal y el recla­mo a su arri­bo era cre­cien­te.

Nos reuni­mos al día siguien­te en la maña­na con el Pri­mer Minis­tro y can­ci­ller Meh­di Bazar­gan quien para nues­tra sor­pre­sa nos comu­ni­có que aca­ba­ba de renun­ciar y aun­que con­ver­sa­mos del pro­pó­si­to de nues­tra visi­ta era obvio que ya no era el inter­lo­cu­tor que reque­ría­mos.

Par­ti­mos de inme­dia­to a visi­tar al Imán y en una cor­dial entre­vis­ta con­fir­mó su inte­rés por inte­grar a Irán al Movi­mien­to No Ali­nea­do, par­ti­ci­par en la pró­xi­ma Cum­bre y salu­dó con afec­to la ini­cia­ti­va de Fidel. Afir­mó que se ocu­pa­ría de dar los pasos para reanu­dar los lazos diplo­má­ti­cos por­que los exis­ten­tes entre los pue­blos nun­ca se habían roto.

En nues­tros reco­rri­dos apre­cia­mos, a par­tir de nues­tras pro­pias viven­cias de Cuba, el ambien­te revo­lu­cio­na­rio dis­per­so, aún no cohe­ren­te pero pujan­te, de un pue­blo que había cono­ci­do el ini­cio del camino de la recu­pe­ra­ción de sus rique­zas y sobe­ra­nía en 1952 con el Pri­mer Minis­tro Mos­sa­deh, había retro­ce­di­do en esas aspi­ra­cio­nes con el monar­ca anti patrio­ta que lo derro­có y bajo la guía de líde­res reli­gio­sos nacio­na­lis­tas, reto­ma­ba aquel camino.

Irán asis­tió al even­to y fue admi­ti­do en las filas de los No Ali­nea­dos. Para suce­der a Cuba en la Pre­si­den­cia del Movi­mien­to en 1982 fue elec­to Iraq pero duran­te la pre­si­den­cia de Cuba, el 16 de sep­tiem­bre de 1980, esta­lló el con­flic­to entre ambos. Era una vie­ja dispu­ta que se atri­buía a dis­cre­pan­cias sobre las fron­te­ras comu­nes, par­ti­cu­lar­men­te a la divi­sión del cur­so nave­ga­ble del estua­rio de Shat El Arab y cuyas cau­sas reales el tiem­po des­pe­jó.

El pro­ce­so que derro­có al Sha tuvo una base popu­lar que ansia­ba la recu­pe­ra­ción de los avan­ces logra­dos en épo­ca del Pri­mer Minis­tro Mosa­deh, derri­ba­do por un gol­pe mili­tar aus­pi­cia­do por la CIA, el M 16 y el Mos­sad, para recu­pe­rar los intere­ses eco­nó­mi­cos de la Bri­tish Petro­leum pero sobre todo para inser­tar los ambi­cio­sos pla­nes de los empo­rios petro­le­ros nor­te­ame­ri­ca­nos.

Iraq, aun­que inte­gra­ba el Fren­te de paí­ses pro­gre­sis­tas ára­bes, enca­be­za­do por el inol­vi­da­ble líder arge­lino Hoa­ri Bou­me­die­ne, man­te­nía vela­da­men­te sus aspi­ra­cio­nes – como de hecho inten­tó- de exten­der su pode­río y poten­cial petro­le­ro ane­xán­do­se las ricas regio­nes ira­níes fron­te­ri­zas y Kuwait.

Alen­ta­do y arma­do por Esta­dos Uni­dos, que lo aper­tre­chó con armas quí­mi­cas inclu­so, cal­cu­ló erró­nea­men­te que la apa­ren­te ines­ta­ble situa­ción en Irán y el des­ca­be­za­mien­to del pri­mer nivel de man­do de sus fuer­zas arma­das, inte­gra­da por gene­ra­les reac­cio­na­rios for­ma­dos en ese país, ‑muchos de los cua­les en ale­vo­sa trai­ción ase­so­ra­ban en Bag­dad a los futu­ros inva­so­res de su patria,- crea­ba con­di­cio­nes para el éxi­to de una inva­sión ful­mi­nan­te y la ocu­pa­ción de esos terri­to­rios.

Comen­zó así una gue­rra fra­ti­ci­da que cau­só más de un millón de muer­tos, enor­mes daños mate­ria­les a ambos pue­blos y debi­li­tó el fren­te común a las accio­nes isa­rae­li­tas con­tra el pue­blo pales­tino y sus veci­nos. Todos los ven­de­do­res de armas esti­mu­la­ban el con­flic­to.

Iraq ini­ció la inva­sión de Irán con 190.000 hom­bres, 2.200 tan­ques y 450 avio­nes que ata­ca­ron la pro­vin­cia de Juzes­tán. Las tro­pas ira­quíes alcan­za­ron éxi­tos al prin­ci­pio, pero Irán reor­ga­ni­zó sus fuer­zas e ini­ció un con­tra­ata­que con­vo­can­do a los jóve­nes a acu­dir al fren­te como volun­ta­rios. Alre­de­dor de 100.000 sol­da­dos y 200.000 mili­cia­nos se pre­sen­ta­ron en poco tiem­po, como muchos miles más des­pués, y de este modo la gue­rra relám­pa­go que espe­ra­ban los ira­quíes rea­li­zar vic­to­rio­sa­men­te se con­vir­tió en una gue­rra de des­gas­te en un fren­te de 300 kiló­me­tros.

Ya en 1982, las tro­pas ira­quíes habían sido expul­sa­das de la mayor par­te del terri­to­rio ira­ní. Comen­za­ron a lan­zar­se con­tra las ciu­da­des fron­te­ri­zas ata­ques cohe­te­ri­les por ambas par­tes.

La pren­sa occi­den­tal cali­fi­ca­ba peyo­ra­ti­va­men­te a los ira­níes que des­pe­ja­ban los cam­pos de minas que deja­ron los ira­quíes en su reti­ra­da de hor­das moti­va­das exclu­si­va­men­te por un fana­tis­mo reli­gio­so y excluían deli­be­ra­da­men­te sus sen­ti­mien­tos patrió­ti­cos, o la volun­tad de enfren­tar a quie­nes apo­ya­dos por las mis­mas poten­cias occi­den­ta­les y sus cono­ci­das trans­na­cio­na­les petro­le­ras vol­vían a tra­tar de esquil­mar­les sus rique­zas, derro­car su nue­vo gobierno y repe­tir lo que sufrie­ron en 1952. Esa era la ima­gen que se divul­ga­ba en occi­den­te de sus com­ba­tien­tes.

Era impe­ra­ti­vo dete­ner ese con­flic­to que los paí­ses occi­den­ta­les alen­ta­ban. De ahí la ini­cia­ti­va de Fidel, como Pre­si­den­te del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, de pro­mo­ver nego­cia­cio­nes entre las par­tes beli­ge­ran­tes y encon­trar el camino para una paz jus­ta.

Antes de que esta­lla­ra, el Pri­me­ro de Mayo de ese año, Fidel en su dis­cur­so dijo: “Debe­mos tra­ba­jar, a la vez, para que cesen los con­flic­tos entre nues­tros her­ma­nos ira­quíes y los her­ma­nos ira­níes. Debe­mos tra­ba­jar para que sus pro­ble­mas se resuel­van por vías diplo­má­ti­cas, por­que esos con­flic­tos solo lle­van agua al molino del impe­ria­lis­mo.” Inme­dia­ta­men­te envió a Isi­do­ro Mal­mier­ca, enton­ces can­ci­ller cubano, a ambos paí­ses para ofre­cer sus bue­nos ofi­cios en una media­ción que lo evi­ta­ra.

Lue­go, des­ata­do el con­flic­to, Mal­mier­ca en su nom­bre se dedi­có casi por ente­ro a ese pro­pó­si­to. Pri­me­ro Cuba, en ese carác­ter de Pre­si­den­te reali­zó de inme­dia­to diver­sas visi­tas a ambos paí­ses y des­pués una comi­sión del pro­pio Movi­mien­to, a la que se aña­die­ron los can­ci­lle­res de India, Zam­bia y la OLP con­ti­nuó en ese empe­ño.

Un avión IL 62 cubano fue des­ti­na­do a esas dece­nas de visi­tas a ambas capi­ta­les en nego­cia­cio­nes a veces inter­mi­na­bles.

Oloff Pal­me, ex can­ci­ller sue­co, man­da­ta­do por el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, tam­bién ini­ció ges­tio­nes de paz. Qui­so ver­nos para ana­li­zar la situa­ción y Fidel no dudó en ofre­cer­le los resul­ta­dos de nues­tras ges­tio­nes y valo­ra­cio­nes por­que el obje­ti­vo era alcan­zar la paz y no los galar­do­nes a quien lo logra­ra. En la resi­den­cia de nues­tro emba­ja­dor en Lon­dres Mal­mier­ca duran­te horas le trans­mi­tió nues­tras expe­rien­cias.

En oca­sión de una de esas visi­tas las auto­ri­da­des ira­níes pidie­ron e invi­ta­ron a esa Comi­sión del Movi­mien­to a visi­tar ciu­da­des sure­ñas ira­níes que eran dia­ria­men­te bom­bar­dea­das con misi­les.

Visi­ta­mos varias y pudi­mos ver un espec­tácu­lo simi­lar en todas. Las auto­ri­da­des loca­les y mili­ta­res nos lle­va­ban al bor­de de los crá­te­res, de una man­za­na de diá­me­tro apro­xi­ma­da­men­te, gene­ral­men­te en zonas urba­nas, don­de el esta­lli­do de un cohe­te había arra­sa­do todo. Alre­de­dor del enor­me hue­co miles de com­ba­tien­tes ira­níes arma­dos con sus fusi­les en alto gri­ta­ba en far­si con­sig­nas patrió­ti­cas con­tra el inva­sor y sus alia­dos.

El actual Pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­yad, se ha dicho era enton­ces diri­gen­te mili­tar de esa zona y con segu­ri­dad debe haber esta­do entre los anfi­trio­nes que nos mos­tra­ban esos daños y a su pue­blo orgu­llo­so de resis­tir.

Era una ima­gen impre­sio­nan­te. En esos ros­tros no había mie­do sino una deci­sión uná­ni­me de defen­der su patria.

Pien­so por tan­to Coman­dan­te, con esas imá­ge­nes aún en mis reti­nas, que a ese pue­blo mile­na­rio no le fal­ta­rá el valor para resis­tir y ven­cer, como no le ha fal­ta­do al nues­tro bajo su guía.

Oja­lá, como usted está desean­do, no ten­ga que demos­trar­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *