Tipi­co­lean­do (X o así) – Jon Odriozola

Tip (leyen­do el perió­di­co): «¿Ha vis­to? Se mue­re un hom­bre en una sau­na fin­lan­de­sa tra­tan­do de batir un récord mun­dial de resis­ten­cia a tem­pe­ra­tu­ras vol­cá­ni­cas». Coll: «Es que esta­mos piraos». Tip: «¡Eso lo esta­rá su puta madre, y no juro!». Coll: «Hom­bre, es una for­ma de hablar…». Tip: «Es que me aca­lo­ro ‑pre­sen­te mis excu­sas a su puta madre- y me sul­fu­ra, que diría un vul­ca­nó­lo­go, ver cómo los expe­ri­men­tos del nazi Doc­tor Men­ge­le some­tien­do a sus víc­ti­mas a prue­bas calo­rí­fi­cas o crio­gé­ni­cas para com­pro­bar has­ta don­de aguan­ta­ban hoy se con­vier­ten poco menos que en depor­tes que, enci­ma, pre­ten­den plau­si­bles». Coll: «Tie­ne usted razón, igual que el sona­jas ése que todos los invier­nos se da un baño en las géli­das aguas rusas». Tip (sigue leyen­do el perió­di­co, algo muy recu­rri­do en sus gags tele­vi­si­vos en blan­co y negro): «Vea, vea, Pepe­luí, un indi­vi­duo acu­sa­do de arro­llar a un ciu­da­dano ¡cuan­do iba ebrio y en silla de rue­das!». Coll: «No me lo creo». Tip: «¡Lo pone aquí,oiga!» Coll: «A ver, a ver… ah, pues sí, en efec­to, ¡si es que van como locos!». Tip: «¿Y qué me dice, ein, de la enési­ma demos­tra­ción del pale­tis­mo ber­lan­guiano espa­ñol ante la visi­ta vaca­cio­nal de la seño­ra del empe­ra­dor Oba­ma?». Coll: «Bueno, es verano y con algo hay que relle­nar los dia­rios y la tele, es sabi­do; en otra épo­ca era con ovnis y pla­ti­llos volan­tes, otros tiem­pos». Tip: «Es ver­dad, la gen­te tie­ne que comer». Coll: «Con decir­le que yo ya ni bajo la basu­ra, sino que la subo a ver qué pillo…». Tip: «Menos mal que el «New York Times» (pro­nún­cie­se niu­yor­tains) inclu­ye en sus pági­nas de ocio la cali­dad de los pintxos de Hon­da­rri­bia in the Bas­que Country». Coll: «Y ello gra­cias a que la ETB se ha hecho eco de la noti­cia: entre el Gug­genheim ése de los coho­ne y los pintxos éstos nos cono­ce todo dios, oiga, y no por cul­pa del «terro­ris­mo», que, oigg, me da una rabia, ochess, I need Spain». Tip: «En efec­to, gra­cias a la impa­ga­ble labor del actual lehen­da­ka­ri, que ha sabi­do unir las fuer­zas de la cul­tu­ra y la gas­tro­no­mía, el fol­klo­re vas­co es cono­ci­do en el mun­do y par­te del extran­je­ro». Coll: «O sea, puro pale­tis­mo tam­bién». Tip: «¡Calle, calle, sin­sor­go!». Coll: «Es que no es lo mis­mo tener razón a que te la den». Tip: «Ya salió el filó­so­fo». Coll: «Es que no hay línea más bella que la cur­va de ven­tas». Tip: «Vale, vale, que sea usted feliz… le dijo la ara­ña a la mos­ca». Coll: «Ni que este cura no sea mi padre, no te jode aquí el lis­to». Tip: «No me fal­te, que me conoz­co». Coll: «Y yo tam­bién, ahi­va­laos­tia». Tip: «¿Quién soy?». Coll: «Alguien que habla con­si­go mis­mo». Tip: «Sí, es ver­dad, pero es inú­til». Coll: «O sea, que se cono­ce, pero no se re-cono­ce». Tip: «Sas­ta­men­te, ocu­rre que si me conoz­co y, enci­ma, me re-conoz­co, aca­ba­mos los dos dete­ni­dos». Coll: «¡Y es que Gpa­ña no hay más que una!». Tip: «¡Cla­ro: como que si hubie­ra dos, nos iría­mos todos a la otra!». Coll: «¿Por qué me mien­te usted?». Tip: «No habrías creí­do la ver­dad, sarra­mián». Coll: «¿Y aho­ra qué hace usted ahí?». Tip: «Estoy solo con­mi­go pis­po, que diría Millán Sal­ce­do». Coll: «Pues que­dan los dos dete­ni­dos, hala, al tru­llo». Tip: «Ya lo dijo Can­tin­flas: “con­glo­me­ra­dos del mundo,uníos”. Coll: «Pos ése tam­bién que­da dete­ni­do, ven­ga, andan­do. ¿Y usted qué mira?».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.