Un recuer­do para Abraham Isaías Kohan- Nes­tor Kohan

Y un día el fue­go devo­ró su fue­go.
Aho­ra sus ceni­zas igual que las de She­lley
dis­cu­rri­rán en los sitios remo­tos
don­de no está el olvi­do

Raúl Gon­zá­lez Tuñón: Deman­da con­tra el olvi­do

Otras veces, cuan­do han falle­ci­do ami­gos y com­pa­ñe­ros (José Luis Man­gie­ri, Celia Hart, Anto­nio Alac, Pablo Kil­berg, Kiva Mai­da­nik, etc) tra­té de des­pe­dir­los y recor­dar­los median­te la escri­tu­ra. (Qui­zás la escri­tu­ra sea otra mane­ra de com­ba­tir la muer­te, de espan­tar el olvi­do, de ir tejien­do día a día la memo­ria que nos man­tie­ne vivos y con­so­li­da nues­tra iden­ti­dad). Sus vidas fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­vas no sólo para ellos o para su peque­ño entorno fami­liar sino para mucha gen­te.

¿Por qué no hacer­lo aho­ra con mi vie­jo?

Des­pués de un cán­cer de pul­món que se trans­for­mó en metás­ta­sis, enfer­me­dad con­tra la que luchó y que lo con­su­mió en un año y cua­tro meses des­de que se la detec­ta­ron, falle­ció Abraham Isaías Kohan (1933−2010). Tra­té de con­den­sar pasa­jes de su his­to­ria de vida polí­ti­ca en el docu­men­tal San­gre Roja. Memo­rias de un médi­co comu­nis­ta, un video de «La Rosa Blin­da­da». Allí él mis­mo reco­rre y recuer­da medio siglo de mili­tan­cia acom­pa­ña­do por tes­ti­mo­nios de algu­nos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de lucha (PC, PRT). Y de mate­ria­les his­tó­ri­cos de archi­vo. Para quie­nes no hayan vis­to ese video docu­men­tal, estas bre­ves líneas.

Mi vie­jo nació en una fami­lia de humil­des inmi­gran­tes judíos. Su papá (Wolf) aus­tría­co, su mamá (Sofía) ucra­nia­na. Gran par­te de su (mi) fami­lia fue tor­tu­ra­da, veja­da y ase­si­na­da en Aus­tria por los geno­ci­das nazis.

A des­pe­cho de la tan difun­di­da y nefas­ta leyen­da que siem­pre habla de que supues­ta­men­te, por defi­ni­ción, “todos los judíos son ricos” (mito anti­se­mi­ta macha­ca­do por los mis­mos sec­to­res reac­cio­na­rios que des­pre­cian a los negros, a los homo­se­xua­les, a los inmi­gran­tes lati­no­ame­ri­ca­nos pobres, etc. y erró­nea­men­te asu­mi­do como si fue­ra un pun­to de vis­ta “pro­gre” por algún que otro lum­pen des­po­li­ti­za­do e igno­ran­te), Abraham Kohan tuvo una niñez judía con muchas caren­cias, nece­si­da­des y pade­ci­mien­tos mate­ria­les. Habi­tó pen­sio­nes y no tuvo vivien­da fija. Para decir­lo de mane­ra sim­ple: de niño pasó ham­bre. Lite­ral­men­te ham­bre. (Siem­pre recor­da­ba su infan­cia dicien­do: “nun­ca tuve un jugue­te, ni una radio ni nada. Mi her­mano Enri­que me lle­va­ba comi­da al cole­gio noc­turno, muchas veces me pasa­ba todo el día sin comer”). Resa­bios y tris­tes recuer­dos que nun­ca ter­mi­nó de supe­rar. Has­ta sus últi­mos días se aba­lan­za­ba sobre la comi­da con deses­pe­ra­ción a la hora de almor­zar o cenar. Sus hijos le hacía­mos bro­mas cari­ño­sas dicién­do­le “Así Mir­ta Legrand nun­ca te va a invi­tar a sus dis­tin­gui­dos almuer­zos”. Tra­ba­jó des­de la escue­la pri­ma­ria y cur­só toda la secun­da­ria en Mon­te­vi­deo estu­dian­do de noche, dedi­can­do las prin­ci­pa­les horas del día a tra­ba­jar como repar­ti­dor de mer­ca­de­rías en tien­das. En los tiem­pos uni­ver­si­ta­rios, ya de regre­so en Bue­nos Aires, estu­dia­ba con libros pres­ta­dos. Siem­pre recor­da­ba que no los podía com­prar. Ren­día mate­rias de medi­ci­na des­pués que sus ami­gos para así poder usar la biblio­gra­fía y los apun­tes que ellos le pasa­ban y pres­ta­ban.

A pesar de esos obs­tácu­los de cla­se y ori­gen ter­mi­nó el doc­to­ra­do en medi­ci­na (habi­tual­men­te afir­ma­ba con son­ri­sa bur­lo­na que muchos se lla­man “doc­to­res” para dar­se impor­tan­cia social sin haber rea­li­za­do nin­gu­na tesis cien­tí­fi­ca). Lle­gó a pre­si­dir la Aso­cia­ción Argen­ti­na de Hemo­te­ra­pia e Inmu­no­he­ma­to­lo­gía y a diri­gir el Ser­vi­cio de Hemo­te­ra­pia del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, depen­dien­te de la UBA. Nun­ca estu­vo en la direc­ción del hos­pi­tal por deci­sión pro­pia, para no tener que tran­si­gir y aga­char la cabe­za con el poder ni tener que admi­nis­trar de mane­ra mise­ra­ble la fal­ta de insu­mos y el aho­go pre­su­pues­ta­rio que por lo menos des­de 1966 vie­ne aplas­tan­do a ese hos­pi­tal-escue­la. Fue uno de los espe­cia­lis­tas que redac­tó en 1992 los pro­to­co­los y nor­mas gene­ra­les de medi­ci­na trans­fu­sio­nal que habi­tual­men­te se uti­li­zan en Argen­ti­na.

Sin embar­go, aun habien­do lle­ga­do a ese nivel cien­tí­fi­co, vivió has­ta su últi­mo día ven­dien­do su fuer­za de tra­ba­jo y su capa­ci­dad cien­tí­fi­ca a cam­bio de un sala­rio. Otros cien­tí­fi­cos de su nivel en la espe­cia­li­dad se dedi­ca­ron a ama­sar for­tu­nas, ges­tio­nar sus clí­ni­cas pri­va­das y, en defi­ni­ti­va, a hacer dine­ro sin impor­tar­les las per­so­nas. Abraham Kohan, por el con­tra­rio, le dedi­có casi medio siglo al Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, ins­ti­tu­ción públi­ca y gra­tui­ta depen­dien­te de la uni­ver­si­dad públi­ca y esta­tal. Qui­so tan­to y amó tan­to al hos­pi­tal y a la medi­ci­na que a veces tenía actos falli­dos y decía “voy a casa” para refe­rir­se al hos­pi­tal. Ayu­dó y sanó a tan­ta gen­te que muchos chi­cos de Bue­nos Aires y del inte­rior, fue­ron bau­ti­za­dos al nacer como “Abraham” o “Isaías” (¡pobres pibes con esos nom­bres bíbli­cos…!) en agra­de­ci­mien­to a quien los sal­vó. Los papás les man­da­ban des­pués las fotos de sus hijos a medi­da que iban cre­cien­do. Tenía una car­pe­ta que guar­da­ba con mucho cari­ño con todas esas foto­gra­fías dedi­ca­das y car­tas.

En polí­ti­ca comen­zó mili­tan­do de ado­les­cen­te en Mon­te­vi­deo, Uru­guay (don­de vivió casi has­ta los 20 años) en el gru­po judío socia­lis­ta Hasho­mer Hatzair (que sig­ni­fi­ca «La joven guar­dia»). El mis­mo gru­po uru­gua­yo don­de se for­mó uno de los coman­dan­tes del MLN-Tupa­ma­ros Jor­ge Zabal­za. Ese nuclea­mien­to inten­ta­ba sin­te­ti­zar de mane­ra inter­na­cio­na­lis­ta judaís­mo y comu­nis­mo, defen­dien­do la idea de los Kib­butzim (coope­ra­ti­vas colec­ti­vis­tas con dis­tri­bu­ción rota­ti­va del tra­ba­jo e igual­dad com­ple­ta entre hom­bres y muje­res). Lejos de Uru­guay y Argen­ti­na, allá en Euro­pa, Leo­pold Trep­per (cono­ci­do por los nazis como “el gran jefe” según rela­ta el libro La orques­ta roja de Gilles Perrault) y otros entra­ña­bles com­pa­ñe­ros comu­nis­tas que diri­gie­ron la inte­li­gen­cia clan­des­ti­na que derro­tó a la eli­te de la GESTAPO e hirió de muer­te duran­te la segun­da gue­rra mun­dial a 200.000 sol­da­dos nazis, tam­bién se ini­cia­ron… en Hasho­mer Hatzair.

Al regre­sar a la Argen­ti­na, Abraham Kohan se incor­po­ró a las juven­tu­des comu­nis­tas. Mili­tó en el PC más de cua­tro déca­das. En el video docu­men­tal San­gre roja él mis­mo reme­mo­ra sus víncu­los y rela­cio­nes con diver­sos mili­tan­tes del cam­po popu­lar, des­de tra­ba­ja­do­res anó­ni­mos (alba­ñi­les, lino­ti­pis­tas, ferro­via­rios, coci­ne­ros, emplea­dos de obras sani­ta­rias, etc) que com­par­tie­ron la mili­tan­cia en célu­la en el barrio de Reti­ro has­ta diri­gen­tes polí­ti­cos más cono­ci­dos como Ernes­to Giu­di­ci (pen­sa­dor que escri­bió nume­ro­sos libros de teo­ría mar­xis­ta) o sin­di­ca­lis­tas cla­sis­tas como Agus­tín Tos­co (máxi­mo diri­gen­te del cor­do­ba­zo) y Anto­nio Alac (prin­ci­pal diri­gen­te del cho­co­na­zo), entre otros y otras.

Sin dejar de ser un afi­lia­do y un mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta, duran­te los años del lopez­rre­guis­mo y la dic­ta­du­ra mili­tar de Vide­la y Mas­se­ra, Abraham Kohan cola­bo­ró y ayu­dó al PRT-ERP a tra­vés de médi­cos ami­gos suyos que mili­ta­ban en la insur­gen­cia. Nun­ca tuvo pose de «héroe» de las pelí­cu­las, su esti­lo era ejer­cer y prac­ti­car la soli­da­ri­dad coti­dia­na, hablan­do baji­to y sin hacer gran­des alar­des. Casi como «dis­traí­do», mien­tras son­reía y con­ver­sa­ba de cual­quier tema. Y si de pelí­cu­las se tra­ta­ra, se pare­cía más a un per­so­na­je char­le­ta de Woody Allen que a los muscu­losos agen­tes de la CIA, la tri­lo­gía Born o MISIÓN IMPOSIBLE.

Una com­pa­ñe­ra del PRT ami­ga suya me con­tó, fue­ra de cáma­ra mien­tras la fil­ma­ba, que cuan­do le pidió ayu­da y cola­bo­ra­ción para heri­dos del ERP… “tu vie­jo no se hizo el pode­ro­so ni el valien­te, sim­ple­men­te me dijo «que­da­te tran­qui­la, yo los voy a ayu­dar»”. Y cum­plió de mane­ra sis­te­má­ti­ca y con­ti­nua­da. Hizo lo que le pidie­ron no un fin de sema­na ais­la­do, sino duran­te dos años apro­xi­ma­da­men­te. Así de sen­ci­llo. Ese ges­to apa­ren­te­men­te micros­có­pi­co pero de enor­me sig­ni­fi­ca­ción polí­ti­ca que tuvo con la insur­gen­cia gue­va­ris­ta sin­te­ti­za, me pare­ce, su visión del mun­do y su posi­ción ante la vida, ante los ami­gos, ante los com­pa­ñe­ros. Por eso lo que­ría y lo quie­re tan­ta gen­te. Dudó mucho en con­tar esa cola­bo­ra­ción con el PRT-ERP, según me con­fe­só ya inter­na­do para morir, “para no per­ju­di­car” (pala­bras tex­tua­les) a los médi­cos que lo suce­de­rían en el hos­pi­tal. “Lo que pasa”, me expli­ca­ba des­de la cama en la que esta­ba pos­tra­do, “es que los que diri­gen la medi­ci­na son muy gori­las, muy fachos… no lo van a per­do­nar y se lo van a inten­tar cobrar con alguien”. Ya cer­ca de cru­zar el lími­te seguía preo­cu­pa­do por los demás… ¡por hechos que suce­die­ron hace cua­tro déca­das!

Duran­te aque­llos tiem­pos agi­ta­dos y crue­les de los años ’70 tam­bién alo­jó y dio refu­gio en su vivien­da de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, don­de vivía, a mili­tan­tes clan­des­ti­nos de la resis­ten­cia chi­le­na que venían huyen­do del gol­pe fas­cis­ta de la CIA y Pino­chet.

En 1976 comen­za­ron las ame­na­zas de muer­te (si no ten­go mal enten­di­do, inclu­so antes del gol­pe). Lo lla­ma­ban a todos sus tra­ba­jos, a su casa. Lo tenían ficha­do. Tuvo que salir huyen­do de su casa y escon­der­se. Has­ta el final, ya cer­ca de la muer­te, cuan­do lo fil­mé ocul­tó don­de se refu­gió cua­tro déca­das atrás… ¡para no com­pro­me­ter a sus ami­gos! Si hay que decir­lo con tres pala­bras, era un buen tipo. Con sus acier­tos y sus erro­res, era fun­da­men­tal­men­te un buen tipo.

En esa épo­ca tuvo con­flic­tos con su orga­ni­za­ción, el Par­ti­do Comu­nis­ta (lo ame­na­za­ron con expul­sar­lo dos veces) por­que Abraham Kohan cues­tio­na­ba la dic­ta­du­ra feroz de Vide­la, Har­guin­de­guy y otros mata­ri­fes de cuar­ta cate­go­ría, perros guar­dia­nes de los gran­des empre­sa­rios. En el video él mis­mo lo recuer­da. A pesar de esos con­flic­tos, él siguió sien­do has­ta el final un comu­nis­ta. Nun­ca rene­gó. Des­pre­cia­ba pro­fun­da­men­te a los con­ver­sos, a los rene­ga­dos, a los arre­pen­ti­dos. Tuvo muchas decep­cio­nes pero has­ta el últi­mo día cre­yó que el capi­ta­lis­mo y el mer­ca­do —abso­lu­ta­men­te irra­cio­na­les, egoís­tas y des­hu­ma­ni­za­dos— no eran la solu­ción para la gen­te. Siem­pre daba ejem­plos coti­dia­nos de la medi­ci­na, su pro­pio cam­po. Había que apos­tar más allá del capi­ta­lis­mo. De vie­jo repe­tía la fra­se “es muy difí­cil cam­biar la socie­dad, y sobre todo cam­biar a la gen­te, yo no lo voy a ver”. Esta­ba un poco tris­te. Pero nun­ca rene­gó. “Lo impor­tan­te es rei­vin­di­car”, repe­tía has­ta el can­san­cio…

Ter­mi­na­da la dic­ta­du­ra mili­tar, via­jó años más tar­de a cono­cer la medi­ci­na socia­li­za­da de la Revo­lu­ción Cuba­na. Se soli­da­ri­zó tam­bién con varios repre­sen­tan­tes de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na que siem­pre aten­día en for­ma gra­tui­ta (sin pre­gun­tar nom­bres ni docu­men­tos…).

El últi­mo libro don­de escri­bió, ya a fina­les de la enfer­me­dad, fue una com­pi­la­ción-home­na­je al médi­co Luis Ago­te que des­cu­brió el uso del citra­to de sodio como anti­coa­gu­lan­te por pri­me­ra vez en el mun­do per­mi­tien­do la trans­fu­sión de san­gre extra­cor­pó­rea. Abraham hizo la com­pi­la­ción y redac­tó la pre­sen­ta­ción edi­to­rial. Le lle­va­ron el libro ya sali­do de impren­ta cuan­do esta­ba inter­na­do pero no lle­gó a ver­lo. Se lo mos­tra­mos para que se pon­ga con­ten­to pero ya no podía hablar ni leer.

Uno de los últi­mos libros que lle­gó a leer antes de morir fue sobre el con­flic­to israe­lí-pales­tino de Pedro Brie­ger, a quien siem­pre mira­ba en la tele­vi­sión jun­to con Hin­de Pome­ra­niec.

Aun sien­do un lec­tor voraz (de medi­ci­na, de polí­ti­ca) lo que más le agra­da­ba era la ora­li­dad, la con­ver­sa­ción y el con­tac­to direc­to con la gen­te. Era un con­ver­sa­dor incan­sa­ble, des­or­de­na­do (a veces caó­ti­co) y muy que­ri­ble.

El maes­tro Hegel escri­bía hace mucho tiem­po que el deseo espe­cí­fi­ca­men­te humano que defi­ne a nues­tra espe­cie es el de reco­no­ci­mien­to por par­te de los igua­les. Es muy pro­ba­ble que mi vie­jo haya alcan­za­do esa satis­fac­ción al per­ci­bir todo el cari­ño y el afec­to que lo rodeó has­ta su últi­mo día (hoy, vier­nes 13 de agos­to de 2010). Por suer­te lo pudi­mos acom­pa­ñar jun­tos con mi her­mano Gus­ta­vo (de quien siem­pre esta­ba muy orgu­llo­so, ya que siguió sus mis­mos pasos, tam­bién en la medi­ci­na) y su novia Maria­na. Has­ta el últi­mo minu­to. Esos afec­tos no sólo fue­ron nues­tros, fami­lia­res, del círcu­lo más ínti­mo. Per­ma­nen­te­men­te lo lla­ma­ban (inclu­so cuan­do él ya no podía hablar), lo que­rían ver o direc­ta­men­te des­fi­la­ban los per­so­na­jes más disí­mi­les (des­de médi­cos y tra­ba­ja­do­res de diver­sos hos­pi­ta­les, has­ta vie­jos mili­tan­tes, anti­guos pacien­tes, ami­gos de todos lados, etc), siem­pre inten­tan­do lle­var­le y mos­trar­le el reco­no­ci­mien­to por la gene­ro­si­dad y la soli­da­ri­dad que él tan­tas veces brin­dó a los demás a lo lar­go de toda su vida.

Los res­tos de mi vie­jo serán cre­ma­dos maña­na [por ayer] en el cemen­te­rio de la Cha­ca­ri­ta, sába­do 14 de agos­to, a las 9.30 hs. Pero la ver­dad es que el ser humano vivo, el suje­to, la per­so­na que noso­tros que­re­mos, no está ahí, sino en los recuer­dos, el cari­ño, el amor, las son­ri­sas, los afec­tos, el ejem­plo, la éti­ca, la his­to­ria y fun­da­men­tal­men­te la con­ti­nui­dad de una mane­ra de pen­sar, de vivir y de actuar todos los días que oja­lá se pro­lon­gue en las gene­ra­cio­nes pos­te­rio­res.

PD: Mien­tras esta­ba vivo, le dedi­qué tres de los libros que escri­bí. En el últi­mo puse la siguien­te dedi­ca­to­ria: “Dedi­co esta inves­ti­ga­ción a mi padre, Abraham Isaías Kohan, por­que me ense­ñó y me incul­có des­de muy chi­co, en la vida coti­dia­na, a “tener con­duc­ta” (según sus pala­bras), a ser cohe­ren­te entre lo que se dice y lo que se hace, a no transar, a no nego­ciar con los prin­ci­pios, a prio­ri­zar siem­pre los valo­res de la éti­ca comu­nis­ta (la soli­da­ri­dad, la gene­ro­si­dad, la amis­tad, la leal­tad, el com­pa­ñe­ris­mo, el estí­mu­lo moral, el hacer lo que se debe sin medir ni cal­cu­lar) por sobre la mugre del dine­ro, el inte­rés mez­quino y mate­rial, “lo que con­vie­ne”, el res­pe­to a lo esta­ble­ci­do, el cálcu­lo egoís­ta, el aco­mo­do per­so­nal. ¿Esa éti­ca no es aca­so el cora­zón del mar­xis­mo y el antí­do­to fren­te a tan­ta medio­cri­dad?”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *