Un recuer­do para Abraham Isaías Kohan- Nes­tor Kohan

Y un día el fue­go devo­ró su fuego.
Aho­ra sus ceni­zas igual que las de Shelley
dis­cu­rri­rán en los sitios remotos
don­de no está el olvido

Raúl Gon­zá­lez Tuñón: Deman­da con­tra el olvido

Otras veces, cuan­do han falle­ci­do ami­gos y com­pa­ñe­ros (José Luis Man­gie­ri, Celia Hart, Anto­nio Alac, Pablo Kil­berg, Kiva Mai­da­nik, etc) tra­té de des­pe­dir­los y recor­dar­los median­te la escri­tu­ra. (Qui­zás la escri­tu­ra sea otra mane­ra de com­ba­tir la muer­te, de espan­tar el olvi­do, de ir tejien­do día a día la memo­ria que nos man­tie­ne vivos y con­so­li­da nues­tra iden­ti­dad). Sus vidas fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­vas no sólo para ellos o para su peque­ño entorno fami­liar sino para mucha gente.

¿Por qué no hacer­lo aho­ra con mi viejo?

Des­pués de un cán­cer de pul­món que se trans­for­mó en metás­ta­sis, enfer­me­dad con­tra la que luchó y que lo con­su­mió en un año y cua­tro meses des­de que se la detec­ta­ron, falle­ció Abraham Isaías Kohan (1933−2010). Tra­té de con­den­sar pasa­jes de su his­to­ria de vida polí­ti­ca en el docu­men­tal San­gre Roja. Memo­rias de un médi­co comu­nis­ta, un video de «La Rosa Blin­da­da». Allí él mis­mo reco­rre y recuer­da medio siglo de mili­tan­cia acom­pa­ña­do por tes­ti­mo­nios de algu­nos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de lucha (PC, PRT). Y de mate­ria­les his­tó­ri­cos de archi­vo. Para quie­nes no hayan vis­to ese video docu­men­tal, estas bre­ves líneas.

Mi vie­jo nació en una fami­lia de humil­des inmi­gran­tes judíos. Su papá (Wolf) aus­tría­co, su mamá (Sofía) ucra­nia­na. Gran par­te de su (mi) fami­lia fue tor­tu­ra­da, veja­da y ase­si­na­da en Aus­tria por los geno­ci­das nazis.

A des­pe­cho de la tan difun­di­da y nefas­ta leyen­da que siem­pre habla de que supues­ta­men­te, por defi­ni­ción, “todos los judíos son ricos” (mito anti­se­mi­ta macha­ca­do por los mis­mos sec­to­res reac­cio­na­rios que des­pre­cian a los negros, a los homo­se­xua­les, a los inmi­gran­tes lati­no­ame­ri­ca­nos pobres, etc. y erró­nea­men­te asu­mi­do como si fue­ra un pun­to de vis­ta “pro­gre” por algún que otro lum­pen des­po­li­ti­za­do e igno­ran­te), Abraham Kohan tuvo una niñez judía con muchas caren­cias, nece­si­da­des y pade­ci­mien­tos mate­ria­les. Habi­tó pen­sio­nes y no tuvo vivien­da fija. Para decir­lo de mane­ra sim­ple: de niño pasó ham­bre. Lite­ral­men­te ham­bre. (Siem­pre recor­da­ba su infan­cia dicien­do: “nun­ca tuve un jugue­te, ni una radio ni nada. Mi her­mano Enri­que me lle­va­ba comi­da al cole­gio noc­turno, muchas veces me pasa­ba todo el día sin comer”). Resa­bios y tris­tes recuer­dos que nun­ca ter­mi­nó de supe­rar. Has­ta sus últi­mos días se aba­lan­za­ba sobre la comi­da con deses­pe­ra­ción a la hora de almor­zar o cenar. Sus hijos le hacía­mos bro­mas cari­ño­sas dicién­do­le “Así Mir­ta Legrand nun­ca te va a invi­tar a sus dis­tin­gui­dos almuer­zos”. Tra­ba­jó des­de la escue­la pri­ma­ria y cur­só toda la secun­da­ria en Mon­te­vi­deo estu­dian­do de noche, dedi­can­do las prin­ci­pa­les horas del día a tra­ba­jar como repar­ti­dor de mer­ca­de­rías en tien­das. En los tiem­pos uni­ver­si­ta­rios, ya de regre­so en Bue­nos Aires, estu­dia­ba con libros pres­ta­dos. Siem­pre recor­da­ba que no los podía com­prar. Ren­día mate­rias de medi­ci­na des­pués que sus ami­gos para así poder usar la biblio­gra­fía y los apun­tes que ellos le pasa­ban y prestaban.

A pesar de esos obs­tácu­los de cla­se y ori­gen ter­mi­nó el doc­to­ra­do en medi­ci­na (habi­tual­men­te afir­ma­ba con son­ri­sa bur­lo­na que muchos se lla­man “doc­to­res” para dar­se impor­tan­cia social sin haber rea­li­za­do nin­gu­na tesis cien­tí­fi­ca). Lle­gó a pre­si­dir la Aso­cia­ción Argen­ti­na de Hemo­te­ra­pia e Inmu­no­he­ma­to­lo­gía y a diri­gir el Ser­vi­cio de Hemo­te­ra­pia del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, depen­dien­te de la UBA. Nun­ca estu­vo en la direc­ción del hos­pi­tal por deci­sión pro­pia, para no tener que tran­si­gir y aga­char la cabe­za con el poder ni tener que admi­nis­trar de mane­ra mise­ra­ble la fal­ta de insu­mos y el aho­go pre­su­pues­ta­rio que por lo menos des­de 1966 vie­ne aplas­tan­do a ese hos­pi­tal-escue­la. Fue uno de los espe­cia­lis­tas que redac­tó en 1992 los pro­to­co­los y nor­mas gene­ra­les de medi­ci­na trans­fu­sio­nal que habi­tual­men­te se uti­li­zan en Argentina.

Sin embar­go, aun habien­do lle­ga­do a ese nivel cien­tí­fi­co, vivió has­ta su últi­mo día ven­dien­do su fuer­za de tra­ba­jo y su capa­ci­dad cien­tí­fi­ca a cam­bio de un sala­rio. Otros cien­tí­fi­cos de su nivel en la espe­cia­li­dad se dedi­ca­ron a ama­sar for­tu­nas, ges­tio­nar sus clí­ni­cas pri­va­das y, en defi­ni­ti­va, a hacer dine­ro sin impor­tar­les las per­so­nas. Abraham Kohan, por el con­tra­rio, le dedi­có casi medio siglo al Hos­pi­tal de Clí­ni­cas, ins­ti­tu­ción públi­ca y gra­tui­ta depen­dien­te de la uni­ver­si­dad públi­ca y esta­tal. Qui­so tan­to y amó tan­to al hos­pi­tal y a la medi­ci­na que a veces tenía actos falli­dos y decía “voy a casa” para refe­rir­se al hos­pi­tal. Ayu­dó y sanó a tan­ta gen­te que muchos chi­cos de Bue­nos Aires y del inte­rior, fue­ron bau­ti­za­dos al nacer como “Abraham” o “Isaías” (¡pobres pibes con esos nom­bres bíbli­cos…!) en agra­de­ci­mien­to a quien los sal­vó. Los papás les man­da­ban des­pués las fotos de sus hijos a medi­da que iban cre­cien­do. Tenía una car­pe­ta que guar­da­ba con mucho cari­ño con todas esas foto­gra­fías dedi­ca­das y cartas.

En polí­ti­ca comen­zó mili­tan­do de ado­les­cen­te en Mon­te­vi­deo, Uru­guay (don­de vivió casi has­ta los 20 años) en el gru­po judío socia­lis­ta Hasho­mer Hatzair (que sig­ni­fi­ca «La joven guar­dia»). El mis­mo gru­po uru­gua­yo don­de se for­mó uno de los coman­dan­tes del MLN-Tupa­ma­ros Jor­ge Zabal­za. Ese nuclea­mien­to inten­ta­ba sin­te­ti­zar de mane­ra inter­na­cio­na­lis­ta judaís­mo y comu­nis­mo, defen­dien­do la idea de los Kib­butzim (coope­ra­ti­vas colec­ti­vis­tas con dis­tri­bu­ción rota­ti­va del tra­ba­jo e igual­dad com­ple­ta entre hom­bres y muje­res). Lejos de Uru­guay y Argen­ti­na, allá en Euro­pa, Leo­pold Trep­per (cono­ci­do por los nazis como “el gran jefe” según rela­ta el libro La orques­ta roja de Gilles Perrault) y otros entra­ña­bles com­pa­ñe­ros comu­nis­tas que diri­gie­ron la inte­li­gen­cia clan­des­ti­na que derro­tó a la eli­te de la GESTAPO e hirió de muer­te duran­te la segun­da gue­rra mun­dial a 200.000 sol­da­dos nazis, tam­bién se ini­cia­ron… en Hasho­mer Hatzair.

Al regre­sar a la Argen­ti­na, Abraham Kohan se incor­po­ró a las juven­tu­des comu­nis­tas. Mili­tó en el PC más de cua­tro déca­das. En el video docu­men­tal San­gre roja él mis­mo reme­mo­ra sus víncu­los y rela­cio­nes con diver­sos mili­tan­tes del cam­po popu­lar, des­de tra­ba­ja­do­res anó­ni­mos (alba­ñi­les, lino­ti­pis­tas, ferro­via­rios, coci­ne­ros, emplea­dos de obras sani­ta­rias, etc) que com­par­tie­ron la mili­tan­cia en célu­la en el barrio de Reti­ro has­ta diri­gen­tes polí­ti­cos más cono­ci­dos como Ernes­to Giu­di­ci (pen­sa­dor que escri­bió nume­ro­sos libros de teo­ría mar­xis­ta) o sin­di­ca­lis­tas cla­sis­tas como Agus­tín Tos­co (máxi­mo diri­gen­te del cor­do­ba­zo) y Anto­nio Alac (prin­ci­pal diri­gen­te del cho­co­na­zo), entre otros y otras.

Sin dejar de ser un afi­lia­do y un mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta, duran­te los años del lopez­rre­guis­mo y la dic­ta­du­ra mili­tar de Vide­la y Mas­se­ra, Abraham Kohan cola­bo­ró y ayu­dó al PRT-ERP a tra­vés de médi­cos ami­gos suyos que mili­ta­ban en la insur­gen­cia. Nun­ca tuvo pose de «héroe» de las pelí­cu­las, su esti­lo era ejer­cer y prac­ti­car la soli­da­ri­dad coti­dia­na, hablan­do baji­to y sin hacer gran­des alar­des. Casi como «dis­traí­do», mien­tras son­reía y con­ver­sa­ba de cual­quier tema. Y si de pelí­cu­las se tra­ta­ra, se pare­cía más a un per­so­na­je char­le­ta de Woody Allen que a los muscu­losos agen­tes de la CIA, la tri­lo­gía Born o MISIÓN IMPOSIBLE.

Una com­pa­ñe­ra del PRT ami­ga suya me con­tó, fue­ra de cáma­ra mien­tras la fil­ma­ba, que cuan­do le pidió ayu­da y cola­bo­ra­ción para heri­dos del ERP… “tu vie­jo no se hizo el pode­ro­so ni el valien­te, sim­ple­men­te me dijo «que­da­te tran­qui­la, yo los voy a ayu­dar»”. Y cum­plió de mane­ra sis­te­má­ti­ca y con­ti­nua­da. Hizo lo que le pidie­ron no un fin de sema­na ais­la­do, sino duran­te dos años apro­xi­ma­da­men­te. Así de sen­ci­llo. Ese ges­to apa­ren­te­men­te micros­có­pi­co pero de enor­me sig­ni­fi­ca­ción polí­ti­ca que tuvo con la insur­gen­cia gue­va­ris­ta sin­te­ti­za, me pare­ce, su visión del mun­do y su posi­ción ante la vida, ante los ami­gos, ante los com­pa­ñe­ros. Por eso lo que­ría y lo quie­re tan­ta gen­te. Dudó mucho en con­tar esa cola­bo­ra­ción con el PRT-ERP, según me con­fe­só ya inter­na­do para morir, “para no per­ju­di­car” (pala­bras tex­tua­les) a los médi­cos que lo suce­de­rían en el hos­pi­tal. “Lo que pasa”, me expli­ca­ba des­de la cama en la que esta­ba pos­tra­do, “es que los que diri­gen la medi­ci­na son muy gori­las, muy fachos… no lo van a per­do­nar y se lo van a inten­tar cobrar con alguien”. Ya cer­ca de cru­zar el lími­te seguía preo­cu­pa­do por los demás… ¡por hechos que suce­die­ron hace cua­tro décadas!

Duran­te aque­llos tiem­pos agi­ta­dos y crue­les de los años ’70 tam­bién alo­jó y dio refu­gio en su vivien­da de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, don­de vivía, a mili­tan­tes clan­des­ti­nos de la resis­ten­cia chi­le­na que venían huyen­do del gol­pe fas­cis­ta de la CIA y Pinochet.

En 1976 comen­za­ron las ame­na­zas de muer­te (si no ten­go mal enten­di­do, inclu­so antes del gol­pe). Lo lla­ma­ban a todos sus tra­ba­jos, a su casa. Lo tenían ficha­do. Tuvo que salir huyen­do de su casa y escon­der­se. Has­ta el final, ya cer­ca de la muer­te, cuan­do lo fil­mé ocul­tó don­de se refu­gió cua­tro déca­das atrás… ¡para no com­pro­me­ter a sus ami­gos! Si hay que decir­lo con tres pala­bras, era un buen tipo. Con sus acier­tos y sus erro­res, era fun­da­men­tal­men­te un buen tipo.

En esa épo­ca tuvo con­flic­tos con su orga­ni­za­ción, el Par­ti­do Comu­nis­ta (lo ame­na­za­ron con expul­sar­lo dos veces) por­que Abraham Kohan cues­tio­na­ba la dic­ta­du­ra feroz de Vide­la, Har­guin­de­guy y otros mata­ri­fes de cuar­ta cate­go­ría, perros guar­dia­nes de los gran­des empre­sa­rios. En el video él mis­mo lo recuer­da. A pesar de esos con­flic­tos, él siguió sien­do has­ta el final un comu­nis­ta. Nun­ca rene­gó. Des­pre­cia­ba pro­fun­da­men­te a los con­ver­sos, a los rene­ga­dos, a los arre­pen­ti­dos. Tuvo muchas decep­cio­nes pero has­ta el últi­mo día cre­yó que el capi­ta­lis­mo y el mer­ca­do —abso­lu­ta­men­te irra­cio­na­les, egoís­tas y des­hu­ma­ni­za­dos— no eran la solu­ción para la gen­te. Siem­pre daba ejem­plos coti­dia­nos de la medi­ci­na, su pro­pio cam­po. Había que apos­tar más allá del capi­ta­lis­mo. De vie­jo repe­tía la fra­se “es muy difí­cil cam­biar la socie­dad, y sobre todo cam­biar a la gen­te, yo no lo voy a ver”. Esta­ba un poco tris­te. Pero nun­ca rene­gó. “Lo impor­tan­te es rei­vin­di­car”, repe­tía has­ta el cansancio…

Ter­mi­na­da la dic­ta­du­ra mili­tar, via­jó años más tar­de a cono­cer la medi­ci­na socia­li­za­da de la Revo­lu­ción Cuba­na. Se soli­da­ri­zó tam­bién con varios repre­sen­tan­tes de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na que siem­pre aten­día en for­ma gra­tui­ta (sin pre­gun­tar nom­bres ni documentos…).

El últi­mo libro don­de escri­bió, ya a fina­les de la enfer­me­dad, fue una com­pi­la­ción-home­na­je al médi­co Luis Ago­te que des­cu­brió el uso del citra­to de sodio como anti­coa­gu­lan­te por pri­me­ra vez en el mun­do per­mi­tien­do la trans­fu­sión de san­gre extra­cor­pó­rea. Abraham hizo la com­pi­la­ción y redac­tó la pre­sen­ta­ción edi­to­rial. Le lle­va­ron el libro ya sali­do de impren­ta cuan­do esta­ba inter­na­do pero no lle­gó a ver­lo. Se lo mos­tra­mos para que se pon­ga con­ten­to pero ya no podía hablar ni leer.

Uno de los últi­mos libros que lle­gó a leer antes de morir fue sobre el con­flic­to israe­lí-pales­tino de Pedro Brie­ger, a quien siem­pre mira­ba en la tele­vi­sión jun­to con Hin­de Pomeraniec.

Aun sien­do un lec­tor voraz (de medi­ci­na, de polí­ti­ca) lo que más le agra­da­ba era la ora­li­dad, la con­ver­sa­ción y el con­tac­to direc­to con la gen­te. Era un con­ver­sa­dor incan­sa­ble, des­or­de­na­do (a veces caó­ti­co) y muy querible.

El maes­tro Hegel escri­bía hace mucho tiem­po que el deseo espe­cí­fi­ca­men­te humano que defi­ne a nues­tra espe­cie es el de reco­no­ci­mien­to por par­te de los igua­les. Es muy pro­ba­ble que mi vie­jo haya alcan­za­do esa satis­fac­ción al per­ci­bir todo el cari­ño y el afec­to que lo rodeó has­ta su últi­mo día (hoy, vier­nes 13 de agos­to de 2010). Por suer­te lo pudi­mos acom­pa­ñar jun­tos con mi her­mano Gus­ta­vo (de quien siem­pre esta­ba muy orgu­llo­so, ya que siguió sus mis­mos pasos, tam­bién en la medi­ci­na) y su novia Maria­na. Has­ta el últi­mo minu­to. Esos afec­tos no sólo fue­ron nues­tros, fami­lia­res, del círcu­lo más ínti­mo. Per­ma­nen­te­men­te lo lla­ma­ban (inclu­so cuan­do él ya no podía hablar), lo que­rían ver o direc­ta­men­te des­fi­la­ban los per­so­na­jes más disí­mi­les (des­de médi­cos y tra­ba­ja­do­res de diver­sos hos­pi­ta­les, has­ta vie­jos mili­tan­tes, anti­guos pacien­tes, ami­gos de todos lados, etc), siem­pre inten­tan­do lle­var­le y mos­trar­le el reco­no­ci­mien­to por la gene­ro­si­dad y la soli­da­ri­dad que él tan­tas veces brin­dó a los demás a lo lar­go de toda su vida.

Los res­tos de mi vie­jo serán cre­ma­dos maña­na [por ayer] en el cemen­te­rio de la Cha­ca­ri­ta, sába­do 14 de agos­to, a las 9.30 hs. Pero la ver­dad es que el ser humano vivo, el suje­to, la per­so­na que noso­tros que­re­mos, no está ahí, sino en los recuer­dos, el cari­ño, el amor, las son­ri­sas, los afec­tos, el ejem­plo, la éti­ca, la his­to­ria y fun­da­men­tal­men­te la con­ti­nui­dad de una mane­ra de pen­sar, de vivir y de actuar todos los días que oja­lá se pro­lon­gue en las gene­ra­cio­nes posteriores.

PD: Mien­tras esta­ba vivo, le dedi­qué tres de los libros que escri­bí. En el últi­mo puse la siguien­te dedi­ca­to­ria: “Dedi­co esta inves­ti­ga­ción a mi padre, Abraham Isaías Kohan, por­que me ense­ñó y me incul­có des­de muy chi­co, en la vida coti­dia­na, a “tener con­duc­ta” (según sus pala­bras), a ser cohe­ren­te entre lo que se dice y lo que se hace, a no transar, a no nego­ciar con los prin­ci­pios, a prio­ri­zar siem­pre los valo­res de la éti­ca comu­nis­ta (la soli­da­ri­dad, la gene­ro­si­dad, la amis­tad, la leal­tad, el com­pa­ñe­ris­mo, el estí­mu­lo moral, el hacer lo que se debe sin medir ni cal­cu­lar) por sobre la mugre del dine­ro, el inte­rés mez­quino y mate­rial, “lo que con­vie­ne”, el res­pe­to a lo esta­ble­ci­do, el cálcu­lo egoís­ta, el aco­mo­do per­so­nal. ¿Esa éti­ca no es aca­so el cora­zón del mar­xis­mo y el antí­do­to fren­te a tan­ta mediocridad?”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.