EHL Argen­ti­na: «Gar­zón, un juez que ava­la las torturas…»

El pró­xi­mo jue­ves 12 de agos­to, en la ciu­dad de La Pla­ta se rea­li­za­rá la pre­sen­ta­ción del Infor­me 2010 del Comi­té con­tra la Tor­tu­ra, ela­bo­ra­do por la Comi­sión Pro­vin­cial por la Memo­ria. Allí, rodea­do por autén­ti­cos lucha­do­res por los dere­chos huma­nos y mili­tan­tes com­pro­me­ti­dos con la nece­si­dad de apli­car jus­tos cas­ti­gos a los mili­ta­res y civi­les liga­dos a la dic­ta­du­ra mili­tar, habla­rá el juez repre­sor espa­ñol Bal­ta­sar Garzón.Queremos seña­lar que la pre­sen­cia de un suje­to como Gar­zón en nume­ro­sos even­tos vin­cu­la­dos a los DDHH en Argen­ti­na, ofen­de la memo­ria de lucha de tan­tas y tan­tos com­pa­ñe­ros que entre­ga­ron su liber­tad y has­ta su vida por cam­biar una socie­dad injus­ta, que bata­lla­ron con­tra empre­sa­rios ladro­nes, mili­ta­res, poli­cías tor­tu­ra­do­res, y jue­ces que ava­la­ban estos com­por­ta­mien­tos, y lo hicie­ron por gene­rar el naci­mien­to de otra Argen­ti­na, don­de el pue­blo goza­ra de liber­tad, jus­ti­cia y sobe­ra­nía. Un país don­de no tuvie­ran cabi­da pre­ci­sa­men­te, explo­ta­do­res ni explo­ta­dos, pero tam­po­co per­so­na­jes nefas­tos como Gar­zón, un hom­bre que en su país ha dedi­ca­do gran par­te de su vida a ser­vir jui­cio­sa­men­te a gobier­nos que hicie­ron de la repre­sión y la apli­ca­ción de las polí­ti­cas ham­brea­do­ras impues­tas por el capi­ta­lis­mo, una fór­mu­la de apli­ca­ción cotidiana.

Con este juez del que habla­mos, se da un fenó­meno muy espe­cial en nues­tro país: por «fal­ta de infor­ma­ción», por opor­tu­nis­mo o sim­ple­men­te por dar la espal­da a una autén­ti­ca polí­ti­ca de defen­sa de los dere­chos huma­nos, el magis­tra­do espa­ñol es vene­ra­do casi has­ta la impu­di­cia, por algu­nos ex mili­tan­tes argen­ti­nos y otros con los que segui­mos coin­ci­dien­do en la lucha popu­lar. Y ocu­rre, por más que se lo quie­ra igno­rar, que Gar­zón ha sido la pie­za fun­da­men­tal en las polí­ti­cas de repre­sión apli­ca­das por el Esta­do espa­ñol con­tra los lucha­do­res y lucha­do­ras del País Vas­co y de otras nacio­na­li­da­des opri­mi­das. De esta mane­ra, es el cul­pa­ble de que, miles de jóve­nes imbui­dos con los mis­mos prin­ci­pios, idén­ti­ca pasión e igual com­pro­mi­so que nues­tros 30 mil des­apa­re­ci­dos, hayan sido envia­dos a la cár­cel por 10, 20 o 30 años por el sólo hecho de rei­vin­di­car los dere­chos de su patria inva­di­da y con­tro­la­da por el poder eco­nó­mi­co y mili­tar español.

Gar­zón es tam­bién el que abrió las puer­tas para que estos mis­mos lucha­do­res y lucha­do­ras, que sufrie­ron tor­tu­ras en los cuar­te­les poli­cia­les, hayan per­ma­ne­ci­do en manos de mons­truos simi­la­res a los de la ESMA, Orlet­ti o El Olim­po, pre­ci­sa­men­te por la apli­ca­ción de la lla­ma­da «doc­tri­na Gar­zón» que per­mi­te que los dete­ni­dos pue­dan ser «inte­rro­ga­dos» en un pro­lon­ga­do perío­do de incomunicación.

Gar­zón es cul­pa­ble de que chi­cas muy jóve­nes se deses­pe­ra­ran has­ta las lágri­mas en las cabi­nas acris­ta­la­das y her­mé­ti­cas de ese tri­bu­nal de excep­ción que es la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la (con­ti­nui­dad de los peo­res tri­bu­na­les fran­quis­tas), a fin de que el insen­si­ble juez (amo y señor de vidas y liber­ta­des) escu­cha­ra sus rela­tos de vio­la­cio­nes con­ti­nuas por par­te de agen­tes poli­cia­les. Mien­tras que el «todo­po­de­ro­so», aho­ra tan pon­de­ra­do por com­pa­ñe­ros que tam­bién sufrie­ron tor­tu­ras en tiem­pos de Vide­la y Mase­ra, se limi­ta­ra a son­reir o bos­te­zar, y con su dedo dic­ta­to­rial mar­ca­ra el camino de la pri­sión, sin escu­char argu­men­tos, des­car­gos o prue­bas en con­tra­rio ele­va­dos por un gru­po de abo­ga­dos, ellos tam­bién expues­tos a ir a la cár­cel por «defen­der a terroristas».

Gar­zón es el hom­bre que le sugi­rió al geno­ci­da y aho­ra ex pre­si­den­te colom­biano Uri­be Vélez que apli­ca­ra la «doc­tri­na» que lle­va su nom­bre para gol­pear ‑a tra­vés de inte­rro­ga­to­rios que siem­pre ter­mnan en tor­tu­ra- las estruc­tu­ras de la insur­gen­cia, ven­dien­do para ello los «exce­len­tes resul­ta­dos» que esos méto­dos sig­ni­fi­ca­ron para «la lucha anti­te­rro­ris­ta en el Pais Vasco».

Gar­zón es ami­go dilec­to de la opo­si­ción al pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez. Metió sus nari­ces en Cara­cas con la idea de denun­ciar que el gobierno boli­va­riano per­si­gue a quie­nes defien­den «la liber­tad de expre­sión», y por ello reci­bió una dig­na res­pues­ta del pue­blo y los gober­nan­tes vene­zo­la­nos, quie­nes lo tra­ta­ron de «cóm­pli­ce de los escuá­li­dos» y «paya­so colonial».

Por todo ello, no ava­la­mos, y con­de­na­mos enfá­ti­ca­men­te, que un juez de seme­jan­tes ante­ce­den­tes pue­da venir a dic­tar cáte­dra a los argen­ti­nos sobre dere­chos huma­nos, la tor­tu­ra y sus con­se­cuen­cias Como un vul­gar cama­león, Gar­zón espe­cu­la con que a 15 mil kiló­me­tros de dis­tan­cia, su com­por­ta­mien­to pue­de ser per­do­na­do o des­co­no­ci­do. No es ni pue­de ser así: en nom­bre de los prin­ci­pios y el cora­je con que nues­tros que­ri­dos lucha­do­res y lucha­do­ras enfren­ta­ron a la dere­cha reac­cio­na­ria, a la dic­ta­du­ra y a sus cóm­pli­ces, para noso­tros y noso­tras, GARZÓN MERECE TODO NUESTRO REPUDIO POR SER PARTE ACTIVA DE LOS APARATOS DE REPRESIÓN DEL ESTADO ESPAÑOL.

No valen dis­cul­pas ni ata­jos a la hora de defen­der los dere­chos huma­nos y con­de­nar la tor­tu­ra allí don­de se produzca.

Ami­gas y Ami­gos del Pue­blo Vas­co (Eus­kal Herria­ren Lagunak)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *