Chá­vez, San­tos y las FARC- Nar­ci­so Isa Con­de

Juan Manuel San­tos es la con­ti­nui­dad de Álva­ro Uri­be, mati­za­da aho­ra por la hege­mo­nía rela­ti­va de su per­ver­sa fac­ción oli­gár­qui­ca res­pec­to a la cla­que nar­co-para-mili­tar que repre­sen­ta este últi­mo.

San­tos es la repre­sen­ta­ción de los sec­to­res oli­gár­qui­cos más ines­cru­pu­lo­sos, más corrom­pi­dos, más para­si­ta­rios del Esta­do y más arti­cu­la­do al nar­co-para-mili­ta­ris­mo. Extre­ma dere­cha tra­di­cio­nal y par­te rele­van­te del poder mediá­ti­co más per­ver­so (Perió­di­co El Tiem­po, sema­na­rio Llano 7 días, Boca­ya 7 días, Toli­ma 7 días, Dia­rio Hoy, Canal CityTv y ade­más sie­te por­ta­les de Inter­net)

Uri­be es el nar­co-para-mili­ta­ris­mo súper enri­que­ci­do, la lum­pen-tec­no­cra­cia, los cár­te­les masi­va­men­te arma­dos y ele­va­do a nue­va “cla­se polí­ti­ca”. La nue­va dere­cha endu­re­ci­da.

Ambas fac­cio­nes pac­ta­ron para lle­var a Uri­be a la pre­si­den­cia y para reele­gir­lo, y ambas man­tu­vie­ron el pac­to para el rele­vo de Uri­be por Juan Manuel San­tos.

Ambas están subor­di­na­das a los hal­co­nes de Washing­ton y com­pro­me­ti­das has­ta el tué­tano con la ins­ta­la­ción de la sie­te bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­se, así como con los demás com­po­nen­tes de la cre­cien­te inter­ven­ción mili­tar de EEUU, con el Plan Colom­bia Ini­cia­ti­va Andi­na, con el TLC, con los pla­nes de expor­ta­ción del para-mili­ta­ris­mo a Ecua­dor y Vene­zue­la, con la con­ver­sión de repú­bli­ca Domi­ni­ca­na en pla­za bajo su influen­cia, con los pla­nes de agre­sión con­tra Vene­zue­la y el pro­gra­ma de con­quis­ta mili­tar de la Ama­zo­nía.

Oba­ma a su vez ha asu­mi­do esa línea de acción con la mis­ma inten­si­dad que Bush.

Cam­bio de figu­ra y mar­gen para las manio­bras

El fac­tor poder esta­dou­ni­den­se y desig­nios impe­ria­lis­tas es deter­mi­nan­te en esa con­ti­nui­dad, la cual no nece­sa­ria­men­te es lineal en su inten­si­dad y for­mas de eje­cu­ción. Por momen­to osci­la, ser­pen­tea y tie­ne alti­ba­jos, pero sin resig­nar los pla­nes y pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos seña­la­dos.

San­tos ha sido uno de los minis­tros de gue­rra más fun­cio­na­les a esa ver­tien­te de la gue­rra glo­bal de EEUU. Fuer­tes razo­nes de cla­se, esen­cia socio-eco­nó­mi­ca, ideo­lo­gía, alian­za mafio­sa y depen­den­cia medu­lar… deter­mi­nan esa con­duc­ta polí­ti­ca; por lo que no hay que ase­gu­rar cam­bios dra­má­ti­cos y/​o sig­ni­fi­ca­ti­vos en su ejer­ci­cio pre­si­den­cial res­pec­to a la Admi­nis­tra­ción ante­rior.

Seria fatal hacer­se ilu­sio­nes fren­te a cier­tas manio­bras diver­sio­nis­tas de San­tos y cier­tas con­ve­nien­cias en ubi­car a Uri­be como el úni­co malo de la pelí­cu­la.

Esos re-jue­gos tam­bién están pac­ta­dos y pau­ta­dos.

Cla­ro, el cam­bio de figu­ra en la pre­si­den­cia, siem­pre crea un mar­gen para los re-jue­gos y manio­bras, para nue­vas ini­cia­ti­vas polí­ti­cas, para reno­var empla­za­mien­tos y reani­mar temas ago­ta­dos duran­te la Admi­nis­tra­ción ante­rior.

Has­ta ahí entien­do polí­ti­ca­men­te opor­tuno el plan­teo de dia­lo­gar tan­to del Pre­si­den­te Chá­vez (lue­go de la rup­tu­ra de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Colom­bia), como de las FARC-EP (cali­fi­ca­da de intran­si­gen­te por la obli­ga­da con­fron­ta­ción con Uri­be), para apro­ve­char la coyun­tu­ra y evi­tar ais­la­mien­tos mediá­ti­cos.

Cada uno en su esce­na­rio le tomó la delan­te­ra a San­tos. Ambas pro­pues­tas ‑agre­ga­das las pre­sio­nes de no pocos pre­si­den­tes del con­ti­nen­te- colo­ca­ron al nue­vo pre­si­den­te colom­biano y a su equi­po a la defen­si­va y lo han for­za­do a res­pon­der en tér­mi­nos más o menos mode­ra­dos, apa­ren­te­men­te dis­pues­tos a con­cer­tar.

Más con Chá­vez que con las FARC-EP, pues­to que para San­tos es terri­ble­men­te com­pli­ca­do que se pro­lon­gue el cor­te de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y comer­cia­les deci­di­do por Vene­zue­la, dado lo que repre­sen­tan el mer­ca­do y los com­bus­ti­bles vene­zo­la­nos para la gran bur­gue­sía de ese país y para toda la eco­nó­mi­ca colom­bia­na.

Res­pec­to a las FARC res­pon­de con una dis­po­si­ción con­di­cio­na­da, que no logra escon­der su renuen­cia.

FARC-EP, la posi­ción de San­tos fren­te al diá­lo­go y la comu­ni­dad con­ti­nen­tal

San­tos decla­ró que abri­ría el dia­lo­go si las FARC-EP “depo­ne las armas”, si “libe­ra a todos los secues­tra­dos” y si “cor­ta sus rela­cio­nes con el nar­co­trá­fi­co”.
# Si FARC aban­do­na las armas no ten­dría que dia­lo­gar en bus­ca de acuer­dos paz, pues sen­ci­lla­men­te ese paso equi­val­dría a su ren­di­ción incon­di­cio­nal fren­te a un Esta­do nar­co-para­mi­li­tar-terro­ris­ta. Algo impen­sa­ble den­tro de lógi­ca revo­lu­cio­na­ria.

La insur­gen­cia arma­da colom­bia­na tie­ne ya sesen­ta años de exis­ten­cia y las FARC tie­nen ya 44 años de fun­da­da.

Sus armas, sus com­ba­tien­tes han sido –y son- la res­pues­ta obli­ga­da a toda una épo­ca de terro­ris­mo de Esta­do; aho­ra ejer­ci­do por unas fuer­zas arma­das regu­la­res de medio millón de sol­da­dos (arma­dos y tute­la­dos por el Pen­tá­gono), por dece­nas de miles de para-mili­ta­res ase­si­nos, por sie­te bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y por miles de ase­so­res extran­je­ros y tro­pas mer­ce­na­rias.

Han sido la res­pues­ta nece­sa­ria a déca­das de injus­ti­cias socia­les ine­na­rra­bles, de atro­ci­da­des con­mo­ve­do­ras, de secues­tros esta­ta­les y para-esta­ta­les, de tor­tu­ras, de masa­cres, de “fal­sos posi­ti­vos”, de crue­les des­pla­za­mien­tos y des­po­jos, de tum­bas colec­ti­vas gigan­tes­cas, de moto­sie­rras y des­cuar­ti­za­mien­tos.

¿Por qué no exi­gir pri­me­ro disol­ver y pro­ce­sar esas uni­da­des mili­ta­res y poli­cia­les geno­ci­das?

¿Por qué no deman­dar pri­me­ro el des­man­te­la­mien­to de las crue­les ban­das para-mili­ta­res?
# Las FARC-EP tie­nen en sus cár­ce­les un gru­po de varias dece­nas de pri­sio­ne­ros de gue­rra y rehe­nes pro­ce­den­tes de la esco­ria social para-mili­tar, de la oli­gar­quía voraz y de la par­ti­do­cra­cia corrup­ta. Las FARC-EP es un poder para­le­lo que sabe usar su acu­mu­la­do his­tó­ri­co.

Al mis­mo tiem­po en las ergás­tu­las del Esta­do colom­biano hay miles de gue­rri­lle­ros, mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios, luchadores/​as socia­les, com­ba­tien­tes por la paz… sufrien­do los rigo­res de pri­sio­nes abu­si­vas, tor­tu­ras físi­cas y psi­co­ló­gi­cas. Por la men­te de sus diri­gen­tes insu­rrec­tos jamás ha pasa­do la idea de dejar­los aban­do­na­do y por eso usa los rehe­nes en su poder para exi­gir la liber­tad de sus cama­ra­das y de otros luchadores/​as apresados/​as

¿Por qué cuan­do se le pide a las FARC que “suel­te” a los “secues­tra­dos” –y no pocos de ellos han sido libe­ra­dos uni­la­te­ral­men­te- no se habla de ese gran núme­ro de revolucionarios/​as encarcelados/​as y secuestrados/​as por el régi­men y sus para-mili­ta­res?

¿Por qué no se le exi­ge tam­bién al gobierno una amnis­tía polí­ti­ca?

¿Por qué no se insis­te por lo menos en el can­je huma­ni­ta­rio de pri­sio­ne­ros que FARC ha esta­do dis­pues­ta?

¿Por qué acep­tar la ver­sión mani­pu­la­do­ra de los gran­des medios y las gran­des cade­nas de comu­ni­ca­ción dedi­ca­das a calum­niar y estig­ma­ti­zar a las FARC y al ELN y a ocul­tar el cua­dro dan­tes­co de la repre­sión ofi­cial?

¿Por qué olvi­dar la horri­pi­lan­te cri­mi­na­li­dad de los Uri­be, San­tos, Padi­lla, Mon­to­ya y de los que han deten­ta­do el poder polí­ti­co y mili­tar duran­te déca­das de terror de Esta­do?

¿Por qué igno­rar los roles de las tene­bro­sas CIA, Mos­sad y DAS al inte­rior del Esta­do y la socie­dad colom­bia­na?
# Las FARC-EP ni cul­ti­van, ni con­su­men, ni tra­fi­can dro­gas. De eso pode­mos dar tes­ti­mo­nio todos los que hemos visi­ta­do sus cam­pa­men­tos y todos/​as sus com­ba­tien­tes for­ja­do en una recia moral. Esa acu­sa­ción es fal­sa y per­si­gue una mayor cri­mi­na­li­za­ción de esa orga­ni­za­ción mar­xis­ta.

Lo que no hace las FARC es pena­li­zar y repri­mir a los miles y miles de cam­pe­si­nos que se han vis­to for­za­dos a recu­rrir a esos cul­ti­vos como medio de sub­sis­ten­cia.

Las FARC han pro­pues­to pla­nes alter­na­ti­vos e inclu­so han pedi­do que se estu­die la lega­li­za­ción de las dro­gas para debi­li­tar las mafias y los gru­pos finan­cie­ros que se enri­que­cen en gran­de con su sta­tus ile­gal y el lava­do deri­va­do de la pro­duc­ción y el comer­cio de la dro­gas.

Prue­bas –y muchas- las hay de que el Esta­do colom­biano ope­ra como un nar­co-Esta­do y sus gobier­nos como nar­co-gobier­nos, de que exis­te una nar­co-polí­ti­ca domi­nan­te, de que Uri­be es un inte­lec­tual orgá­ni­co de la nar­co-corrup­ción y el para-mili­ta­ris­mo cri­mi­nal, de que la fami­lia San­tos ha pac­ta­do con los capos mas peli­gro­sos de Colom­bia, de que el par­ti­do U es una madri­gue­ra de jefes para-mili­ta­res y de repre­sen­tan­tes de la nar­co-mafia y el Con­gre­so del país una gua­ri­da que garan­ti­za su impu­ni­dad.

¡Defi­ni­ti­va­men­te el ladrón juz­ga por su con­di­ción!

¡San­tos y Uri­be acu­san a otros de los que ellos son!

Los pre­si­den­tes revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas de nues­tra Amé­ri­ca, los fun­cio­na­rios hones­tos de dife­ren­tes gobier­nos, las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da y pro­gre­sis­tas, debe­rían tener bien pre­sen­tes estas ver­da­des a la hora de defi­nir polí­ti­cas res­pec­to al régi­men colom­biano y res­pec­to a su nue­vo pre­si­den­te.

Debe­rían apre­ciar que los gran­des medios de comu­ni­ca­ción de Colom­bia, Amé­ri­ca y el mun­do se han con­fa­bu­la­do para escon­der esa reali­dad, pro­te­ger a sus pro­ta­go­nis­tas y res­pon­sa­bles, y estig­ma­ti­zar a las FARC y a toda la insur­gen­cia colom­bia­na. Por­que nada más injus­to que hacer­le el jue­go a esa obra maes­tra de la simu­la­ción e inver­sión de valo­res.

Chá­vez, FARC Y ELN

EL pre­si­den­te Chá­vez debe tener bien pre­sen­te que él ha sido y segui­rá sien­do vic­ti­ma de esos mis­mos intere­ses. Que con­tra Vene­zue­la se ha orques­ta­do un plan agre­si­vo con múl­ti­ples ver­tien­tes: pene­tra­ción para­mi­li­tar, infil­tra­ción de la CIA y el MOSSAD, pro­vo­ca­cio­nes con­ti­nuas, pla­nes mag­ni­ci­das, estruc­tu­ra­ción de una con­tra-arma­da pare­ci­da a la nica­ra­güen­se, pla­nes de inva­sión con par­ti­ci­pa­ción esta­dou­ni­den­se…

Con­tra él exis­te una cam­pa­ña mediá­ti­ca feroz y men­daz.

Eso es lo medu­lar y lo cons­tan­te, inde­pen­dien­te­men­te de los reco­dos que se pre­sen­ten y de la con­ve­nien­cia coyun­tu­ral de hacer los esfuer­zos per­sua­si­vos capa­ces de empla­zar al nue­vo pre­si­den­te de Colom­bia a con­te­ner el rol agre­si­vo de su país asig­na­do por EEUU. Inde­pen­dien­te­men­te de la vali­dez de empla­zar­lo con esos mis­mos fines o, en su defec­to, poner en evi­den­cia la manio­bra que per­si­gue pre­sen­tar­lo como algo esen­cial­men­te dife­ren­te al ago­ta­do gobierno de Uri­be.

Para eso a nues­tro enten­der no se nece­si­ta ni res­tar­le vali­dez al camino empren­di­do por las FARC y el ELN, ni deman­dar­les a ambas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res que hagan con­ce­sio­nes uni­la­te­ra­les en cuan­to a desar­me, entre­ga de todas las pri­sio­ne­ros y renun­cia anti­ci­pa­da al com­ba­te arma­do.

Ambas orga­ni­za­cio­nes han teni­do pasa­do, pre­sen­te y futu­ro a lo lar­go de déca­das de lucha abne­ga­da. Su exis­ten­cia y for­ta­le­za da razón a la vali­dez de la ruta tran­si­ta­da. Aho­ra tie­nen pasa­do y pre­sen­te, y todo luce que le que­da un futu­ro arma­do impres­cin­di­ble y per­ti­nen­te mien­tras per­du­re el opro­bio­so régi­men que empo­bre­ce y tiñe de san­gre su país, aho­ra ade­más mili­tar­men­te inter­ve­ni­do por EEUU. Un futu­ro nece­sa­rio para alcan­zar la paz con dig­ni­dad.

Ambas fuer­zas insur­gen­tes tie­nen un valor incon­men­su­ra­ble fren­te a los pér­fi­dos pla­nes del régi­men de su país y fren­te a la polí­ti­ca de gue­rra y reco­lo­ni­za­ción de los EEUU.

Ellas, repi­to, tie­nen pre­sen­te y tie­nen futu­ro mien­tras no cam­bie sus­tan­cial­men­te el cua­dro polí­ti­co de Colom­bia y de esa subre­gión, inde­pen­dien­te­men­te del que el des­en­la­ce pue­da ser fru­to o no de un acuer­do de paz o de una gran vic­to­ria mili­tar, o de ambas cosas com­bi­na­das.

En lugar de lla­mar­le a desis­tir del camino empren­di­do sin que se haya abier­to la posi­bi­li­dad de ese cam­bio sus­tan­cial, hay que esti­mu­lar­las y con­tri­buir a que des­de todos sus avan­ces en todos los esce­na­rios (polí­ti­cos, mili­ta­res, cul­tu­ra­les, diplo­má­ti­cos…) influ­yan y apor­ten para ini­ciar­lo y lograr­lo.

En lugar de soli­ci­tar­le la ruta hacia el desar­me o hacia el cese del camino arma­do en for­ma uni­la­te­ral, hay que aspi­rar a que ellos pue­dan ser par­te ‑jun­to a los sec­to­res de los cuer­pos arma­das regu­la­res no con­ta­mi­na­dos ni envi­le­ci­dos- de unas nue­vas fuer­zas arma­das res­pe­tuo­sas de su pue­blo, que resul­ten de una sali­da polí­ti­ca deco­ro­sa al enfren­ta­mien­to arma­do o de una vic­to­ria cívi­co-mili­tar en el con­tex­to de una even­tual cri­sis de gober­na­bi­li­dad.

En lugar de pedir­le que libe­ren a todos los rehe­nes en su poder mien­tras siguen pre­sos cen­te­na­res y cen­te­na­res de patrio­tas y revolucionarios/​as, hay que apo­yar su pro­pues­ta de can­je huma­ni­ta­rio.

Todo esto reco­no­cien­do la vali­dez actual de una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do que se tra­duz­ca en demo­cra­cia, sobe­ra­nía y jus­ti­cia social; algo impen­sa­ble si depo­nen anti­ci­pa­da­men­te las armas, se des­mo­vi­li­zan y acep­tan la “lega­li­dad” del opro­bio­so régi­men vigen­te. Esto últi­mo sería sen­ci­lla­men­te sui­ci­da y real­men­te inacep­ta­ble des­pués de lo que pasó a raíz de los pac­tos que die­ron lugar a la lega­li­za­ción de la Unión Patrió­ti­ca (4,000 mili­tan­tes ase­si­na­dos) y a la des­mo­vi­li­za­ción del M‑19.

Ais­lar y derro­tar el engen­dro colom­bo-esta­dou­ni­den­se-israe­lí

El régi­men colom­biano es un engen­dro de la peor espe­cie, abso­lu­ta­men­te fun­cio­nal a la polí­ti­ca de gue­rra de EUU y de su socio Israel, y como tal debe ser tra­ta­do por todos/​as los/​as patrio­tas, revo­lu­cio­na­rios y anti­im­pe­ria­lis­tas del con­ti­nen­te.

Una cosa deben ser las rela­cio­nes de Esta­do for­za­das por la con­vi­ven­cia obli­ga­da en situa­cio­nes de hecho y otra el posi­cio­na­mien­to polí­ti­co res­pec­to a los pro­ce­sos inter­nos y el pro­yec­to de Patria Gran­de libe­ra­da.

Las dere­chas colom­bia­nas y esta­dou­ni­den­ses en eso nun­ca se ha equi­vo­ca­do: son soli­da­rias con los suyos en todos los terre­nos, inclu­yen­do sus pla­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios.

¿Por qué las izquier­das no pue­den ser­lo a la inver­sa, cada quien des­de sus cir­cuns­tan­cias y con­di­cio­nes?

¿Por qué dis­tan­ciar­se de alia­dos estra­té­gi­cos fun­da­men­ta­les?

¿Por qué opo­ner for­mas de lucha váli­das en con­tex­tos dis­tin­tos?

No olvi­de­mos ade­más que las FARC-EP y el ELN y todas las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas anti­sis­té­mi­ca de Colom­bia tie­nen un impor­tan­te rol disua­si­vo fren­te a los pla­nes de inter­ven­ción de EEUU en la región y son poten­cia­les com­po­nen­tes rele­van­tes de la nece­sa­ria resis­ten­cia con­tra la pro­ba­ble inva­sión colom­bo-esta­dou­ni­den­se en el Nor­te de Sura­mé­ri­ca, que pare­ce apun­tar pri­me­ro hacia y con­tra la Vene­zue­la boli­va­ria­na.

¿Por qué no com­bi­nar el inter­na­cio­na­lis­mo, el latino-ame­ri­ca­nis­mo revo­lu­cio­na­rio, con las polí­ti­cas de coexis­ten­cia entre Esta­dos de dife­ren­te natu­ra­le­za?

¿Por qué no sepa­rar la diplo­ma­cia inter­es­ta­tal de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria y bus­car las for­mas de mane­jar­las con cier­ta armo­nía?

¿Por qué no defi­nir con pre­ci­sión y fran­que­za nues­tros alia­dos y nues­tros adver­sa­rios polí­ti­cos, y actuar en con­se­cuen­cia?

Jamás debe­rían prio­ri­zar­se las rela­cio­nes con las dere­chas en el poder en detri­men­to de las izquier­das que se le opo­nen.

Esto, pien­so, evi­ta­ría dar tum­bos y mos­trar tan inne­ce­sa­rias incohe­ren­cias e incon­se­cuen­cias des­de no pocos par­ti­dos, movi­mien­tos y gobier­nos de izquier­das en el poder y fue­ra de él; espe­cial­men­te res­pec­to a Colom­bia, a Hon­du­ras, a Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, a Perú, a Méxi­co y otras cir­cuns­tan­cias pare­ci­das.

El avan­ce de la olea­da trans­for­ma­do­ra en la región, sen­si­ble­men­te estan­ca­da y en retro­ce­so, exi­ge ais­lar y derro­tar ese engen­dro colom­bo-esta­dou­ni­den­se-israe­lí en expan­sión. Como exi­ge derro­tar la con­ti­nui­dad gol­pis­ta en Hon­du­ras y con­tri­buir al vira­je hacia las izquier­da de todos los paí­ses gober­na­dos por las dere­chas. En esos pro­pó­si­tos no debe­ría dár­se­le cabi­da a las dudas, incon­sis­ten­cias y ambi­güe­da­des.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *