Chá­vez, San­tos y las FARC- Nar­ci­so Isa Conde

Juan Manuel San­tos es la con­ti­nui­dad de Álva­ro Uri­be, mati­za­da aho­ra por la hege­mo­nía rela­ti­va de su per­ver­sa fac­ción oli­gár­qui­ca res­pec­to a la cla­que nar­co-para-mili­tar que repre­sen­ta este último.

San­tos es la repre­sen­ta­ción de los sec­to­res oli­gár­qui­cos más ines­cru­pu­lo­sos, más corrom­pi­dos, más para­si­ta­rios del Esta­do y más arti­cu­la­do al nar­co-para-mili­ta­ris­mo. Extre­ma dere­cha tra­di­cio­nal y par­te rele­van­te del poder mediá­ti­co más per­ver­so (Perió­di­co El Tiem­po, sema­na­rio Llano 7 días, Boca­ya 7 días, Toli­ma 7 días, Dia­rio Hoy, Canal CityTv y ade­más sie­te por­ta­les de Internet)

Uri­be es el nar­co-para-mili­ta­ris­mo súper enri­que­ci­do, la lum­pen-tec­no­cra­cia, los cár­te­les masi­va­men­te arma­dos y ele­va­do a nue­va “cla­se polí­ti­ca”. La nue­va dere­cha endurecida.

Ambas fac­cio­nes pac­ta­ron para lle­var a Uri­be a la pre­si­den­cia y para reele­gir­lo, y ambas man­tu­vie­ron el pac­to para el rele­vo de Uri­be por Juan Manuel Santos.

Ambas están subor­di­na­das a los hal­co­nes de Washing­ton y com­pro­me­ti­das has­ta el tué­tano con la ins­ta­la­ción de la sie­te bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­se, así como con los demás com­po­nen­tes de la cre­cien­te inter­ven­ción mili­tar de EEUU, con el Plan Colom­bia Ini­cia­ti­va Andi­na, con el TLC, con los pla­nes de expor­ta­ción del para-mili­ta­ris­mo a Ecua­dor y Vene­zue­la, con la con­ver­sión de repú­bli­ca Domi­ni­ca­na en pla­za bajo su influen­cia, con los pla­nes de agre­sión con­tra Vene­zue­la y el pro­gra­ma de con­quis­ta mili­tar de la Amazonía.

Oba­ma a su vez ha asu­mi­do esa línea de acción con la mis­ma inten­si­dad que Bush.

Cam­bio de figu­ra y mar­gen para las maniobras

El fac­tor poder esta­dou­ni­den­se y desig­nios impe­ria­lis­tas es deter­mi­nan­te en esa con­ti­nui­dad, la cual no nece­sa­ria­men­te es lineal en su inten­si­dad y for­mas de eje­cu­ción. Por momen­to osci­la, ser­pen­tea y tie­ne alti­ba­jos, pero sin resig­nar los pla­nes y pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos señalados.

San­tos ha sido uno de los minis­tros de gue­rra más fun­cio­na­les a esa ver­tien­te de la gue­rra glo­bal de EEUU. Fuer­tes razo­nes de cla­se, esen­cia socio-eco­nó­mi­ca, ideo­lo­gía, alian­za mafio­sa y depen­den­cia medu­lar… deter­mi­nan esa con­duc­ta polí­ti­ca; por lo que no hay que ase­gu­rar cam­bios dra­má­ti­cos y/​o sig­ni­fi­ca­ti­vos en su ejer­ci­cio pre­si­den­cial res­pec­to a la Admi­nis­tra­ción anterior.

Seria fatal hacer­se ilu­sio­nes fren­te a cier­tas manio­bras diver­sio­nis­tas de San­tos y cier­tas con­ve­nien­cias en ubi­car a Uri­be como el úni­co malo de la película.

Esos re-jue­gos tam­bién están pac­ta­dos y pautados.

Cla­ro, el cam­bio de figu­ra en la pre­si­den­cia, siem­pre crea un mar­gen para los re-jue­gos y manio­bras, para nue­vas ini­cia­ti­vas polí­ti­cas, para reno­var empla­za­mien­tos y reani­mar temas ago­ta­dos duran­te la Admi­nis­tra­ción anterior.

Has­ta ahí entien­do polí­ti­ca­men­te opor­tuno el plan­teo de dia­lo­gar tan­to del Pre­si­den­te Chá­vez (lue­go de la rup­tu­ra de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Colom­bia), como de las FARC-EP (cali­fi­ca­da de intran­si­gen­te por la obli­ga­da con­fron­ta­ción con Uri­be), para apro­ve­char la coyun­tu­ra y evi­tar ais­la­mien­tos mediáticos.

Cada uno en su esce­na­rio le tomó la delan­te­ra a San­tos. Ambas pro­pues­tas ‑agre­ga­das las pre­sio­nes de no pocos pre­si­den­tes del con­ti­nen­te- colo­ca­ron al nue­vo pre­si­den­te colom­biano y a su equi­po a la defen­si­va y lo han for­za­do a res­pon­der en tér­mi­nos más o menos mode­ra­dos, apa­ren­te­men­te dis­pues­tos a concertar.

Más con Chá­vez que con las FARC-EP, pues­to que para San­tos es terri­ble­men­te com­pli­ca­do que se pro­lon­gue el cor­te de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y comer­cia­les deci­di­do por Vene­zue­la, dado lo que repre­sen­tan el mer­ca­do y los com­bus­ti­bles vene­zo­la­nos para la gran bur­gue­sía de ese país y para toda la eco­nó­mi­ca colombiana.

Res­pec­to a las FARC res­pon­de con una dis­po­si­ción con­di­cio­na­da, que no logra escon­der su renuencia.

FARC-EP, la posi­ción de San­tos fren­te al diá­lo­go y la comu­ni­dad continental

San­tos decla­ró que abri­ría el dia­lo­go si las FARC-EP “depo­ne las armas”, si “libe­ra a todos los secues­tra­dos” y si “cor­ta sus rela­cio­nes con el narcotráfico”.
# Si FARC aban­do­na las armas no ten­dría que dia­lo­gar en bus­ca de acuer­dos paz, pues sen­ci­lla­men­te ese paso equi­val­dría a su ren­di­ción incon­di­cio­nal fren­te a un Esta­do nar­co-para­mi­li­tar-terro­ris­ta. Algo impen­sa­ble den­tro de lógi­ca revolucionaria.

La insur­gen­cia arma­da colom­bia­na tie­ne ya sesen­ta años de exis­ten­cia y las FARC tie­nen ya 44 años de fundada.

Sus armas, sus com­ba­tien­tes han sido –y son- la res­pues­ta obli­ga­da a toda una épo­ca de terro­ris­mo de Esta­do; aho­ra ejer­ci­do por unas fuer­zas arma­das regu­la­res de medio millón de sol­da­dos (arma­dos y tute­la­dos por el Pen­tá­gono), por dece­nas de miles de para-mili­ta­res ase­si­nos, por sie­te bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y por miles de ase­so­res extran­je­ros y tro­pas mercenarias.

Han sido la res­pues­ta nece­sa­ria a déca­das de injus­ti­cias socia­les ine­na­rra­bles, de atro­ci­da­des con­mo­ve­do­ras, de secues­tros esta­ta­les y para-esta­ta­les, de tor­tu­ras, de masa­cres, de “fal­sos posi­ti­vos”, de crue­les des­pla­za­mien­tos y des­po­jos, de tum­bas colec­ti­vas gigan­tes­cas, de moto­sie­rras y descuartizamientos.

¿Por qué no exi­gir pri­me­ro disol­ver y pro­ce­sar esas uni­da­des mili­ta­res y poli­cia­les genocidas?

¿Por qué no deman­dar pri­me­ro el des­man­te­la­mien­to de las crue­les ban­das para-militares?
# Las FARC-EP tie­nen en sus cár­ce­les un gru­po de varias dece­nas de pri­sio­ne­ros de gue­rra y rehe­nes pro­ce­den­tes de la esco­ria social para-mili­tar, de la oli­gar­quía voraz y de la par­ti­do­cra­cia corrup­ta. Las FARC-EP es un poder para­le­lo que sabe usar su acu­mu­la­do histórico.

Al mis­mo tiem­po en las ergás­tu­las del Esta­do colom­biano hay miles de gue­rri­lle­ros, mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios, luchadores/​as socia­les, com­ba­tien­tes por la paz… sufrien­do los rigo­res de pri­sio­nes abu­si­vas, tor­tu­ras físi­cas y psi­co­ló­gi­cas. Por la men­te de sus diri­gen­tes insu­rrec­tos jamás ha pasa­do la idea de dejar­los aban­do­na­do y por eso usa los rehe­nes en su poder para exi­gir la liber­tad de sus cama­ra­das y de otros luchadores/​as apresados/​as

¿Por qué cuan­do se le pide a las FARC que “suel­te” a los “secues­tra­dos” –y no pocos de ellos han sido libe­ra­dos uni­la­te­ral­men­te- no se habla de ese gran núme­ro de revolucionarios/​as encarcelados/​as y secuestrados/​as por el régi­men y sus para-militares?

¿Por qué no se le exi­ge tam­bién al gobierno una amnis­tía política?

¿Por qué no se insis­te por lo menos en el can­je huma­ni­ta­rio de pri­sio­ne­ros que FARC ha esta­do dispuesta?

¿Por qué acep­tar la ver­sión mani­pu­la­do­ra de los gran­des medios y las gran­des cade­nas de comu­ni­ca­ción dedi­ca­das a calum­niar y estig­ma­ti­zar a las FARC y al ELN y a ocul­tar el cua­dro dan­tes­co de la repre­sión oficial?

¿Por qué olvi­dar la horri­pi­lan­te cri­mi­na­li­dad de los Uri­be, San­tos, Padi­lla, Mon­to­ya y de los que han deten­ta­do el poder polí­ti­co y mili­tar duran­te déca­das de terror de Estado?

¿Por qué igno­rar los roles de las tene­bro­sas CIA, Mos­sad y DAS al inte­rior del Esta­do y la socie­dad colombiana?
# Las FARC-EP ni cul­ti­van, ni con­su­men, ni tra­fi­can dro­gas. De eso pode­mos dar tes­ti­mo­nio todos los que hemos visi­ta­do sus cam­pa­men­tos y todos/​as sus com­ba­tien­tes for­ja­do en una recia moral. Esa acu­sa­ción es fal­sa y per­si­gue una mayor cri­mi­na­li­za­ción de esa orga­ni­za­ción marxista.

Lo que no hace las FARC es pena­li­zar y repri­mir a los miles y miles de cam­pe­si­nos que se han vis­to for­za­dos a recu­rrir a esos cul­ti­vos como medio de subsistencia.

Las FARC han pro­pues­to pla­nes alter­na­ti­vos e inclu­so han pedi­do que se estu­die la lega­li­za­ción de las dro­gas para debi­li­tar las mafias y los gru­pos finan­cie­ros que se enri­que­cen en gran­de con su sta­tus ile­gal y el lava­do deri­va­do de la pro­duc­ción y el comer­cio de la drogas.

Prue­bas –y muchas- las hay de que el Esta­do colom­biano ope­ra como un nar­co-Esta­do y sus gobier­nos como nar­co-gobier­nos, de que exis­te una nar­co-polí­ti­ca domi­nan­te, de que Uri­be es un inte­lec­tual orgá­ni­co de la nar­co-corrup­ción y el para-mili­ta­ris­mo cri­mi­nal, de que la fami­lia San­tos ha pac­ta­do con los capos mas peli­gro­sos de Colom­bia, de que el par­ti­do U es una madri­gue­ra de jefes para-mili­ta­res y de repre­sen­tan­tes de la nar­co-mafia y el Con­gre­so del país una gua­ri­da que garan­ti­za su impunidad.

¡Defi­ni­ti­va­men­te el ladrón juz­ga por su condición!

¡San­tos y Uri­be acu­san a otros de los que ellos son!

Los pre­si­den­tes revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas de nues­tra Amé­ri­ca, los fun­cio­na­rios hones­tos de dife­ren­tes gobier­nos, las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da y pro­gre­sis­tas, debe­rían tener bien pre­sen­tes estas ver­da­des a la hora de defi­nir polí­ti­cas res­pec­to al régi­men colom­biano y res­pec­to a su nue­vo presidente.

Debe­rían apre­ciar que los gran­des medios de comu­ni­ca­ción de Colom­bia, Amé­ri­ca y el mun­do se han con­fa­bu­la­do para escon­der esa reali­dad, pro­te­ger a sus pro­ta­go­nis­tas y res­pon­sa­bles, y estig­ma­ti­zar a las FARC y a toda la insur­gen­cia colom­bia­na. Por­que nada más injus­to que hacer­le el jue­go a esa obra maes­tra de la simu­la­ción e inver­sión de valores.

Chá­vez, FARC Y ELN

EL pre­si­den­te Chá­vez debe tener bien pre­sen­te que él ha sido y segui­rá sien­do vic­ti­ma de esos mis­mos intere­ses. Que con­tra Vene­zue­la se ha orques­ta­do un plan agre­si­vo con múl­ti­ples ver­tien­tes: pene­tra­ción para­mi­li­tar, infil­tra­ción de la CIA y el MOSSAD, pro­vo­ca­cio­nes con­ti­nuas, pla­nes mag­ni­ci­das, estruc­tu­ra­ción de una con­tra-arma­da pare­ci­da a la nica­ra­güen­se, pla­nes de inva­sión con par­ti­ci­pa­ción estadounidense…

Con­tra él exis­te una cam­pa­ña mediá­ti­ca feroz y mendaz.

Eso es lo medu­lar y lo cons­tan­te, inde­pen­dien­te­men­te de los reco­dos que se pre­sen­ten y de la con­ve­nien­cia coyun­tu­ral de hacer los esfuer­zos per­sua­si­vos capa­ces de empla­zar al nue­vo pre­si­den­te de Colom­bia a con­te­ner el rol agre­si­vo de su país asig­na­do por EEUU. Inde­pen­dien­te­men­te de la vali­dez de empla­zar­lo con esos mis­mos fines o, en su defec­to, poner en evi­den­cia la manio­bra que per­si­gue pre­sen­tar­lo como algo esen­cial­men­te dife­ren­te al ago­ta­do gobierno de Uribe.

Para eso a nues­tro enten­der no se nece­si­ta ni res­tar­le vali­dez al camino empren­di­do por las FARC y el ELN, ni deman­dar­les a ambas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res que hagan con­ce­sio­nes uni­la­te­ra­les en cuan­to a desar­me, entre­ga de todas las pri­sio­ne­ros y renun­cia anti­ci­pa­da al com­ba­te armado.

Ambas orga­ni­za­cio­nes han teni­do pasa­do, pre­sen­te y futu­ro a lo lar­go de déca­das de lucha abne­ga­da. Su exis­ten­cia y for­ta­le­za da razón a la vali­dez de la ruta tran­si­ta­da. Aho­ra tie­nen pasa­do y pre­sen­te, y todo luce que le que­da un futu­ro arma­do impres­cin­di­ble y per­ti­nen­te mien­tras per­du­re el opro­bio­so régi­men que empo­bre­ce y tiñe de san­gre su país, aho­ra ade­más mili­tar­men­te inter­ve­ni­do por EEUU. Un futu­ro nece­sa­rio para alcan­zar la paz con dignidad.

Ambas fuer­zas insur­gen­tes tie­nen un valor incon­men­su­ra­ble fren­te a los pér­fi­dos pla­nes del régi­men de su país y fren­te a la polí­ti­ca de gue­rra y reco­lo­ni­za­ción de los EEUU.

Ellas, repi­to, tie­nen pre­sen­te y tie­nen futu­ro mien­tras no cam­bie sus­tan­cial­men­te el cua­dro polí­ti­co de Colom­bia y de esa subre­gión, inde­pen­dien­te­men­te del que el des­en­la­ce pue­da ser fru­to o no de un acuer­do de paz o de una gran vic­to­ria mili­tar, o de ambas cosas combinadas.

En lugar de lla­mar­le a desis­tir del camino empren­di­do sin que se haya abier­to la posi­bi­li­dad de ese cam­bio sus­tan­cial, hay que esti­mu­lar­las y con­tri­buir a que des­de todos sus avan­ces en todos los esce­na­rios (polí­ti­cos, mili­ta­res, cul­tu­ra­les, diplo­má­ti­cos…) influ­yan y apor­ten para ini­ciar­lo y lograrlo.

En lugar de soli­ci­tar­le la ruta hacia el desar­me o hacia el cese del camino arma­do en for­ma uni­la­te­ral, hay que aspi­rar a que ellos pue­dan ser par­te ‑jun­to a los sec­to­res de los cuer­pos arma­das regu­la­res no con­ta­mi­na­dos ni envi­le­ci­dos- de unas nue­vas fuer­zas arma­das res­pe­tuo­sas de su pue­blo, que resul­ten de una sali­da polí­ti­ca deco­ro­sa al enfren­ta­mien­to arma­do o de una vic­to­ria cívi­co-mili­tar en el con­tex­to de una even­tual cri­sis de gobernabilidad.

En lugar de pedir­le que libe­ren a todos los rehe­nes en su poder mien­tras siguen pre­sos cen­te­na­res y cen­te­na­res de patrio­tas y revolucionarios/​as, hay que apo­yar su pro­pues­ta de can­je humanitario.

Todo esto reco­no­cien­do la vali­dez actual de una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do que se tra­duz­ca en demo­cra­cia, sobe­ra­nía y jus­ti­cia social; algo impen­sa­ble si depo­nen anti­ci­pa­da­men­te las armas, se des­mo­vi­li­zan y acep­tan la “lega­li­dad” del opro­bio­so régi­men vigen­te. Esto últi­mo sería sen­ci­lla­men­te sui­ci­da y real­men­te inacep­ta­ble des­pués de lo que pasó a raíz de los pac­tos que die­ron lugar a la lega­li­za­ción de la Unión Patrió­ti­ca (4,000 mili­tan­tes ase­si­na­dos) y a la des­mo­vi­li­za­ción del M‑19.

Ais­lar y derro­tar el engen­dro colombo-estadounidense-israelí

El régi­men colom­biano es un engen­dro de la peor espe­cie, abso­lu­ta­men­te fun­cio­nal a la polí­ti­ca de gue­rra de EUU y de su socio Israel, y como tal debe ser tra­ta­do por todos/​as los/​as patrio­tas, revo­lu­cio­na­rios y anti­im­pe­ria­lis­tas del continente.

Una cosa deben ser las rela­cio­nes de Esta­do for­za­das por la con­vi­ven­cia obli­ga­da en situa­cio­nes de hecho y otra el posi­cio­na­mien­to polí­ti­co res­pec­to a los pro­ce­sos inter­nos y el pro­yec­to de Patria Gran­de liberada.

Las dere­chas colom­bia­nas y esta­dou­ni­den­ses en eso nun­ca se ha equi­vo­ca­do: son soli­da­rias con los suyos en todos los terre­nos, inclu­yen­do sus pla­nes contrarrevolucionarios.

¿Por qué las izquier­das no pue­den ser­lo a la inver­sa, cada quien des­de sus cir­cuns­tan­cias y condiciones?

¿Por qué dis­tan­ciar­se de alia­dos estra­té­gi­cos fundamentales?

¿Por qué opo­ner for­mas de lucha váli­das en con­tex­tos distintos?

No olvi­de­mos ade­más que las FARC-EP y el ELN y todas las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas anti­sis­té­mi­ca de Colom­bia tie­nen un impor­tan­te rol disua­si­vo fren­te a los pla­nes de inter­ven­ción de EEUU en la región y son poten­cia­les com­po­nen­tes rele­van­tes de la nece­sa­ria resis­ten­cia con­tra la pro­ba­ble inva­sión colom­bo-esta­dou­ni­den­se en el Nor­te de Sura­mé­ri­ca, que pare­ce apun­tar pri­me­ro hacia y con­tra la Vene­zue­la bolivariana.

¿Por qué no com­bi­nar el inter­na­cio­na­lis­mo, el latino-ame­ri­ca­nis­mo revo­lu­cio­na­rio, con las polí­ti­cas de coexis­ten­cia entre Esta­dos de dife­ren­te naturaleza?

¿Por qué no sepa­rar la diplo­ma­cia inter­es­ta­tal de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria y bus­car las for­mas de mane­jar­las con cier­ta armonía?

¿Por qué no defi­nir con pre­ci­sión y fran­que­za nues­tros alia­dos y nues­tros adver­sa­rios polí­ti­cos, y actuar en consecuencia?

Jamás debe­rían prio­ri­zar­se las rela­cio­nes con las dere­chas en el poder en detri­men­to de las izquier­das que se le oponen.

Esto, pien­so, evi­ta­ría dar tum­bos y mos­trar tan inne­ce­sa­rias incohe­ren­cias e incon­se­cuen­cias des­de no pocos par­ti­dos, movi­mien­tos y gobier­nos de izquier­das en el poder y fue­ra de él; espe­cial­men­te res­pec­to a Colom­bia, a Hon­du­ras, a Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, a Perú, a Méxi­co y otras cir­cuns­tan­cias parecidas.

El avan­ce de la olea­da trans­for­ma­do­ra en la región, sen­si­ble­men­te estan­ca­da y en retro­ce­so, exi­ge ais­lar y derro­tar ese engen­dro colom­bo-esta­dou­ni­den­se-israe­lí en expan­sión. Como exi­ge derro­tar la con­ti­nui­dad gol­pis­ta en Hon­du­ras y con­tri­buir al vira­je hacia las izquier­da de todos los paí­ses gober­na­dos por las dere­chas. En esos pro­pó­si­tos no debe­ría dár­se­le cabi­da a las dudas, incon­sis­ten­cias y ambigüedades.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.