Vol­ve­ría a matar a 140.000 per­so­nas – Txis­ko Fer­nan­dez

La cifra inclui­da en el titu­lar de este artícu­lo es, trá­gi­ca­men­te, sólo una apro­xi­ma­ción. Unas 140.000 per­so­nas per­die­ron la vida a con­se­cuen­cia del lan­za­mien­to de una bom­ba ató­mi­ca sobre Hiroshi­ma el 6 de agos­to de 1945. Con moti­vo de este ani­ver­sa­rio, Theo­do­re van Kirk, el úni­co mili­tar que for­ma­ba par­te de la tri­pu­la­ción del B‑29 esta­dou­ni­den­se que lan­zó el letal arte­fac­to que toda­vía sigue vivo, reite­ró ayer que «lo vol­ve­ría a hacer» si estu­vie­ra «bajo las mis­mas cir­cuns­tan­cias que tenía­mos en la Segun­da Gue­rra Mun­dial». Este razo­na­mien­to podría ser uti­li­za­do tam­bién por cual­quier mili­tar que par­ti­ci­pa­se en el holo­caus­to euro­peo que tuvo lugar en aque­lla mis­ma con­tien­da. No obs­tan­te, estoy segu­ro de que, a día de hoy, la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción no tra­ta­rían a un anti­guo ofi­cial nazi como han hecho con este mili­tar esta­dou­ni­den­se.

El apa­ra­to de pro­pa­gan­da de EEUU es tan enor­me como su capa­ci­dad de pro­vo­car la muer­te allí por don­de pasan sus tro­pas o sus «ase­so­res mili­ta­res». Por ello ya no resul­ta cho­can­te escu­char a Van Kirk repe­tir la cole­ti­lla de que lo hicie­ron por­que «era la for­ma más huma­na de aca­bar la gue­rra». Cier­ta­men­te, fue una actua­ción «huma­na», por­que sólo el Homo sapiens es capaz de enta­blar gue­rras que pro­vo­quen seme­jan­tes car­ni­ce­rías. De todas for­mas, ni Van Kirk ni el res­to de la tri­pu­la­ción de aquel bom­bar­de­ro fue­ron los autén­ti­cos res­pon­sa­bles de la tra­ge­dia que, para­dó­ji­ca­men­te, ha con­ver­ti­do a esa ciu­dad japo­ne­sa, y a su veci­na Naga­sa­ki, en sím­bo­lo de la lucha por la paz. Tam­bién es cier­to que a la hora de ana­li­zar un con­flic­to béli­co de tal mag­ni­tud no se pue­de caer en el error de res­pon­sa­bi­li­zar a una de las par­tes para, al mis­mo tiem­po, excul­par a la otra. El Ejér­ci­to japo­nés con­tri­bu­yó en gran medi­da a aque­lla esca­be­chi­na, dejan­do millo­nes y millo­nes de muer­tos en muchos paí­ses asiá­ti­cos. Todo eso está en los libros de His­to­ria. Lo que ocu­rre es que, a fecha de hoy, EEUU man­tie­ne un amplio des­plie­gue mili­tar en el archi­pié­la­go nipón, por lo que Van Kirk debe­ría hacer evi­ta­do aña­dir más sal a la heri­da mor­tal abier­ta en Hiroshi­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *