Una nue­va muer­te deri­va­da del amian­to en Eus­kal Herria- LAB Sin­di­ka­tua

El goteo de enfer­me­da­des y muer­tes deri­va­das de pasa­das expo­si­cio­nes al amian­to es cons­tan­te. Debi­do al tiem­po en que tar­dan en desa­rro­llar­se las enfer­me­da­des, y tenien­do en cuen­ta duran­te qué años se tra­ba­jó en el esta­do espa­ñol con este mate­rial, esta­mos empe­zan­do a asis­tir a lo que podría con­si­de­rar­se como una epi­de­mia de enfer­me­da­des deri­va­das de este mine­ral ase­sino.

El pasa­do 29 de julio, falle­ció la afi­lia­da al sin­di­ca­to LAB, Bego­ña Gar­cía Egui­luz extra­ba­ja­do­ra de Osa­ki­detza en el Hos­pi­tal de Cru­ces y de San Eloy, como con­se­cuen­cia de un meso­te­lio­ma pleu­ral. Esta tra­ba­ja­do­ra tenía reco­no­ci­da por esta razón una inca­pa­ci­dad des­de hace varios años, aun­que no el ori­gen labo­ral de la mis­ma.

Ésta es la ter­ce­ra víc­ti­ma del amian­to cono­ci­da en el hos­pi­tal de Cru­ces, tras Javier Rojo, que falle­ció el pasa­do mes de mayo, y Elías Gar­cía Jorín, al que diag­nos­ti­ca­ron unas pla­cas pleu­ra­les.

A pesar de las exi­gen­cias sin­di­ca­les rea­li­za­das, des­de la direc­ción de Osa­ki­detza y en par­ti­cu­lar des­de la de Cru­ces, no se abor­da este gra­ve tema como se debie­se y se sigue difi­cul­tan­do el tra­ba­jo sin­di­cal por una fal­ta de infor­ma­ción res­pec­to del tema del amian­to: no exis­te coor­di­na­ción ni infor­ma­ción cuan­do se rea­li­zan obras; los reco­no­ci­mien­tos médi­cos se hacen solo a un colec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res muy con­cre­tos (man­te­ni­mien­to) y se nie­gan al res­to de colec­ti­vos, todo ello con la ines­ti­ma­ble cola­bo­ra­ción de Mutua­lia, que no reco­no­ce el ori­gen labo­ral de estas pato­lo­gías a no ser que afec­ten a lo que ellos lla­man «colec­ti­vo expues­to»

Se sabe que el amian­to es un can­ce­rí­geno de tipo I y que cual­quier can­ti­dad de fibras inha­la­da pue­de desa­rro­llar en un futu­ro dis­tin­tas pato­lo­gías. Y, como recien­te­men­te se demos­tró en la sen­ten­cia con­tra Ura­li­ta, no hace fal­ta ser tra­ba­ja­dor expues­to, o ni siquie­ra ser tra­ba­ja­dor, ya que en este caso Ura­li­ta ha sido con­de­na­da a pagar indem­ni­za­cio­nes a veci­nos y veci­nas de Ripo­llet y Cer­dan­yo­la por las fibras que ver­tía al medio ambien­te y que pro­vo­ca­ron dis­tin­tos tipos de cán­ce­res sim­ple­men­te tras ser res­pi­ra­das.

Por todo ello, des­de el sin­di­ca­to LAB exi­gi­mos a la direc­ción de Osa­ki­detza lo siguien­te:

- que se inves­ti­guen los casos denun­cia­dos, que se infor­me debi­da­men­te y se cuen­te con par­ti­ci­pa­ción sin­di­cal en el pro­ce­so

- que se pon­gan las medi­das nece­sa­rias para que el amian­to que con­ti­nua ins­ta­la­do en los cen­tros de salud no supon­ga un peli­gro para las y los tra­ba­ja­do­res y usua­rios

- que se reco­noz­ca el nexo (daños a la salud-expo­si­ción labo­ral) sin la nece­si­dad de ir a la lar­ga vía judi­cial

- que se ten­gan en cuen­ta otros colec­ti­vos que, si bien no tra­ba­ja­ron direc­ta­men­te con el amian­to, lo pudie­ron res­pi­rar en sus pues­tos de tra­ba­jo (debi­do a derri­bos, obras y remo­de­la­cio­nes de cen­tros, etc.) y que se hagan los per­ti­nen­tes reco­no­ci­mien­tos médi­cos a las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras en acti­vo y a las jubi­la­das que pudie­ron tener cual­quier tipo de expo­si­ción al amian­to

- fon­do eco­nó­mi­co para las víc­ti­mas y dere­cho­ha­bien­tes

- com­pro­mi­so de poten­ciar la inves­ti­ga­cion para la detec­ción y tra­ta­mien­to de las enfer­me­da­des rela­cio­na­das con el amian­to

- todo ello sin dife­ren­cia­ción entre el per­so­nal direc­to de Osa­ki­detza y el de las dis­tin­tas sub­con­tra­tas que han tra­ba­ja­do en ella.

Es hora de tomar­se en serio este pro­ble­ma, y más tenien­do en cuen­ta de que esta­mos hablan­do de Osa­ki­detza que sien­do, en teo­ría, el garan­te de nues­tra salud, no pue­de ser el cul­pa­ble de nues­tra enfer­me­dad y nues­tra muer­te por sim­ple negli­gen­cia y desidia, por inten­tar tapar una reali­dad que supera la fic­ción y que con­de­na a la enfer­me­dad y la muer­te. Osa­ki­detza no pue­de per­ma­ne­cer impa­si­ble ante este goteo de enfer­me­da­des y de muer­tes, debe situar­se en pri­me­ra línea y poner todos los medios posi­bles para evi­tar expo­si­cio­nes pre­sen­tes y para paliar las con­se­cuen­cias de expo­si­cio­nes pasa­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *