Una nue­va muer­te deri­va­da del amian­to en Eus­kal Herria- LAB Sindikatua

El goteo de enfer­me­da­des y muer­tes deri­va­das de pasa­das expo­si­cio­nes al amian­to es cons­tan­te. Debi­do al tiem­po en que tar­dan en desa­rro­llar­se las enfer­me­da­des, y tenien­do en cuen­ta duran­te qué años se tra­ba­jó en el esta­do espa­ñol con este mate­rial, esta­mos empe­zan­do a asis­tir a lo que podría con­si­de­rar­se como una epi­de­mia de enfer­me­da­des deri­va­das de este mine­ral asesino.

El pasa­do 29 de julio, falle­ció la afi­lia­da al sin­di­ca­to LAB, Bego­ña Gar­cía Egui­luz extra­ba­ja­do­ra de Osa­ki­detza en el Hos­pi­tal de Cru­ces y de San Eloy, como con­se­cuen­cia de un meso­te­lio­ma pleu­ral. Esta tra­ba­ja­do­ra tenía reco­no­ci­da por esta razón una inca­pa­ci­dad des­de hace varios años, aun­que no el ori­gen labo­ral de la misma.

Ésta es la ter­ce­ra víc­ti­ma del amian­to cono­ci­da en el hos­pi­tal de Cru­ces, tras Javier Rojo, que falle­ció el pasa­do mes de mayo, y Elías Gar­cía Jorín, al que diag­nos­ti­ca­ron unas pla­cas pleurales.

A pesar de las exi­gen­cias sin­di­ca­les rea­li­za­das, des­de la direc­ción de Osa­ki­detza y en par­ti­cu­lar des­de la de Cru­ces, no se abor­da este gra­ve tema como se debie­se y se sigue difi­cul­tan­do el tra­ba­jo sin­di­cal por una fal­ta de infor­ma­ción res­pec­to del tema del amian­to: no exis­te coor­di­na­ción ni infor­ma­ción cuan­do se rea­li­zan obras; los reco­no­ci­mien­tos médi­cos se hacen solo a un colec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res muy con­cre­tos (man­te­ni­mien­to) y se nie­gan al res­to de colec­ti­vos, todo ello con la ines­ti­ma­ble cola­bo­ra­ción de Mutua­lia, que no reco­no­ce el ori­gen labo­ral de estas pato­lo­gías a no ser que afec­ten a lo que ellos lla­man «colec­ti­vo expuesto»

Se sabe que el amian­to es un can­ce­rí­geno de tipo I y que cual­quier can­ti­dad de fibras inha­la­da pue­de desa­rro­llar en un futu­ro dis­tin­tas pato­lo­gías. Y, como recien­te­men­te se demos­tró en la sen­ten­cia con­tra Ura­li­ta, no hace fal­ta ser tra­ba­ja­dor expues­to, o ni siquie­ra ser tra­ba­ja­dor, ya que en este caso Ura­li­ta ha sido con­de­na­da a pagar indem­ni­za­cio­nes a veci­nos y veci­nas de Ripo­llet y Cer­dan­yo­la por las fibras que ver­tía al medio ambien­te y que pro­vo­ca­ron dis­tin­tos tipos de cán­ce­res sim­ple­men­te tras ser respiradas.

Por todo ello, des­de el sin­di­ca­to LAB exi­gi­mos a la direc­ción de Osa­ki­detza lo siguiente:

- que se inves­ti­guen los casos denun­cia­dos, que se infor­me debi­da­men­te y se cuen­te con par­ti­ci­pa­ción sin­di­cal en el proceso

- que se pon­gan las medi­das nece­sa­rias para que el amian­to que con­ti­nua ins­ta­la­do en los cen­tros de salud no supon­ga un peli­gro para las y los tra­ba­ja­do­res y usuarios

- que se reco­noz­ca el nexo (daños a la salud-expo­si­ción labo­ral) sin la nece­si­dad de ir a la lar­ga vía judicial

- que se ten­gan en cuen­ta otros colec­ti­vos que, si bien no tra­ba­ja­ron direc­ta­men­te con el amian­to, lo pudie­ron res­pi­rar en sus pues­tos de tra­ba­jo (debi­do a derri­bos, obras y remo­de­la­cio­nes de cen­tros, etc.) y que se hagan los per­ti­nen­tes reco­no­ci­mien­tos médi­cos a las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras en acti­vo y a las jubi­la­das que pudie­ron tener cual­quier tipo de expo­si­ción al amianto

- fon­do eco­nó­mi­co para las víc­ti­mas y derechohabientes

- com­pro­mi­so de poten­ciar la inves­ti­ga­cion para la detec­ción y tra­ta­mien­to de las enfer­me­da­des rela­cio­na­das con el amianto

- todo ello sin dife­ren­cia­ción entre el per­so­nal direc­to de Osa­ki­detza y el de las dis­tin­tas sub­con­tra­tas que han tra­ba­ja­do en ella.

Es hora de tomar­se en serio este pro­ble­ma, y más tenien­do en cuen­ta de que esta­mos hablan­do de Osa­ki­detza que sien­do, en teo­ría, el garan­te de nues­tra salud, no pue­de ser el cul­pa­ble de nues­tra enfer­me­dad y nues­tra muer­te por sim­ple negli­gen­cia y desidia, por inten­tar tapar una reali­dad que supera la fic­ción y que con­de­na a la enfer­me­dad y la muer­te. Osa­ki­detza no pue­de per­ma­ne­cer impa­si­ble ante este goteo de enfer­me­da­des y de muer­tes, debe situar­se en pri­me­ra línea y poner todos los medios posi­bles para evi­tar expo­si­cio­nes pre­sen­tes y para paliar las con­se­cuen­cias de expo­si­cio­nes pasadas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.