Cla­ri­dad, uni­dad y com­pro­mi­so fren­te al enemi­go común – PCV

Varios sec­to­res polí­ti­cos y empre­sas de comu­ni­ca­ción, han toma­do el rom­pi­mien­to de rela­cio­nes entre los gobier­nos de Vene­zue­la y Colom­bia como una herra­mien­ta más para sus irra­cio­na­les “denun­cias” con­tra Hugo Chá­vez.

Correc­ta­men­te han sido seña­la­dos como apá­tri­das, por cuan­to su accio­nar públi­co y pri­va­do está con­tra los intere­ses nacio­na­les, con­tra la defen­sa irres­tric­ta de la sobe­ra­nía, con­tra la nece­sa­ria fir­me­za ante cual­quier gru­po o gobierno que aten­te hacia nues­tro país.

Su demen­cial obse­sión para “salir de Chá­vez” los lle­va a ser­vir den­tro de nues­tra patria como agen­tes pro­se­li­tis­tas inclu­so de posi­bles (y reales) accio­nes de pro­vo­ca­ción polí­ti­ca e irrup­ción de la sobe­ra­nía de Vene­zue­la.

Por eso, el lla­ma­do que ha ema­na­do del gobierno nacio­nal y diver­sas fuer­zas polí­ti­cas y socia­les ha sido el de uni­dad nacio­nal, sin dis­tin­go del color de la cami­sa o las posi­cio­nes fren­te a la revo­lu­ción boli­va­ria­na.

Es absur­do pre­ten­der dar­le algún gra­do de cre­di­bi­li­dad o sus­ten­to al bal­bu­ceo en la OEA del señor Hoyos, des­pres­ti­gia­do emba­ja­dor del tris­te, anti­po­pu­lar y ago­ni­zan­te gobierno de Uri­be.

Atre­ver­se des­ca­ra­da­men­te a hacer seña­la­mien­tos con­tra el gobierno de Vene­zue­la, inven­tan­do que tie­nen per­fec­ta­men­te ubi­ca­dos en nues­tro terri­to­rio a cer­ca de dos mil gue­rri­lle­ros colom­bia­nos en dis­tin­tos cam­pa­men­tos, cuan­do ellos no han logra­do duran­te sesen­ta años (inclu­yen­do los ocho de Uri­be) ni ubi­car ni mucho menos des­truir las dece­nas y dece­nas de cam­pa­men­tos y a los varios y varios miles de gue­rri­lle­ros que están en las mon­ta­ñas y ciu­da­des de Colom­bia.

Manuel Maru­lan­da, quien inte­gró las gue­rri­llas des­de sus ini­cios libe­ra­les a fina­les de los años 40 y enca­be­zó las FARC des­de los 60, murió de muer­te natu­ral, en un cam­pa­men­to gue­rri­lle­ro, entre sus cama­ra­das, en pleno terri­to­rio colom­biano. No lo ubi­có ni mató el gobierno de Uri­be.

El Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC, orga­nis­mo colec­ti­vo de direc­ción de la orga­ni­za­ción insur­gen­te, man­tie­ne su fun­cio­na­mien­to y ope­ra­ti­vi­dad; demos­tra­do con la recien­te publi­ca­ción de un comu­ni­ca­do de Alfon­so Cano, Coman­dan­te en Jefe de esta gue­rri­lla, en Colom­bia, con plan­tea­mien­tos fir­mes, cohe­ren­tes y pro­po­si­ti­vos para el país.

El pre­si­den­te Chá­vez ha sido his­tó­ri­ca­men­te con­se­cuen­te con lo que ha veni­do plan­tean­do des­de la cam­pa­ña elec­to­ral de 1998. La gue­rra en Colom­bia, y la posi­bi­li­dad de su solu­ción, pasa por el pro­pio pue­blo colom­biano.

El gobierno vene­zo­lano, con su sen­ti­do y razón de Esta­do, lo que debe hacer es lo que pro­cu­ra hacer: pre­ser­var las fron­te­ras y el terri­to­rio para que no sean emplea­dos por nin­gu­na de las fuer­zas beli­ge­ran­tes para pro­lon­gar la gue­rra.

Sin embar­go, esta­mos obli­ga­dos a ser más cla­ros toda­vía. Las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, que his­tó­ri­ca­men­te com­ba­ti­mos en Vene­zue­la a la mis­ma oli­gar­quía que opri­me a Colom­bia, somos soli­da­rios y res­pe­tuo­sos con las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias colom­bia­nas y con las for­mas de lucha que ten­gan que asu­mir.

La preo­cu­pa­ción que debe­mos tener las y los vene­zo­la­nos no es con la gue­rri­lla colom­bia­na, por­que no es nues­tra enemi­ga. Nues­tro enemi­go a muer­te es el impe­ria­lis­mo y la gran bur­gue­sía subor­di­na­da a él. Ese es el enemi­go que duran­te más de cien años ha man­te­ni­do domi­na­do a nues­tro pue­blo.

El peli­gro real son los más de nue­ve mil para­mi­li­ta­res que el Esta­do colom­biano man­tie­ne acti­vos en más de 200 muni­ci­pios del her­mano país, y los otros tan­tos que han “des­mo­vi­li­za­do”, pasan­do a lega­li­zar su situa­ción, finan­cián­do­los sin inter­me­dia­rios.

Ese es un poten­cial que está al ser­vi­cio de los enemi­gos de la patria vene­zo­la­na, que han incre­men­ta­do su pre­sen­cia en nues­tro país, no sólo en la fron­te­ra, sino en nues­tras ciu­da­des, crean­do base social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, inyec­tan­do en veneno de la vio­len­cia y el nar­co­trá­fi­co.

Aquí está com­pro­mi­so de las con­se­cuen­tes fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, para ver­da­de­ra­men­te pro­fun­di­zar este pro­ce­so, fren­te a los enemi­gos de la patria y su defi­ni­ti­va libe­ra­ción.

Últi­ma actua­li­za­ción el Jue­ves, 05 de Agos­to de 2010 11:35

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *