[Video y Fotos] Fidel pre­sen­ta ‘La vic­to­ria estra­té­gi­ca’: “La vida des­bor­dó pre­dic­cio­nes y sue­ños”


Foto: Roberto ChileAlber­to Alva­ri­ño, Fidel y Ktius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chi­le

En las pri­me­ras filas los Coman­dan­tes, capi­ta­nes y sol­da­dos de la Sie­rra Maes­tra. Espe­ran como todos, con­ver­san­do con los com­pa­ñe­ros que ocu­pan los asien­tos cer­ca­nos, en el salon­ci­to del Pala­cio de las Con­ven­cio­nes. La Heroí­na del Mon­ca­da, Mel­ba Her­nán­dez, y Teté Pue­bla, hoy Gene­ral de Bri­ga­da, son las muje­res en pri­me­ra fila.

A Mel­ba la salu­da de pri­me­ra, con un beso y un abra­zo, y va poco a poco, dedi­can­do a todos una fra­se cari­ño­sa, un ges­to ale­gre. A Fidel se le ve feliz en este reen­cuen­tro con sus com­pa­ñe­ros de lucha de toda una vida: Rami­ri­to, Gui­ller­mo, Furry, Poli­to, Espi­no­sa, Efi­ge­nio, Quin­ta Solá, Lus­són… Los va lla­man­do por el nom­bre de pila, dán­do­se de vez en cuan­do gol­pe­ci­tos en la fren­te como si cada ros­tro le devol­vie­ra anti­guas imá­ge­nes a la memo­ria. “Orga­ni­zan­do mis recuer­dos”, dirá des­pués, cuan­do hable de la inten­sa bús­que­da docu­men­tal que nece­si­tó para escri­bir La vic­to­ria estra­té­gi­ca, el libro que pre­sen­ta hoy ante sus “mucha­chos”, los que lo acom­pa­ña­ron en los pri­me­ros y en todos los com­ba­tes, los que han vuel­to a tener aho­ra 15, 20, 30 años. Como Teté Pue­bla, que tenía 16 años cuan­do comen­zó a cola­bo­rar con Celia Sán­chez. Pero de eso habla­re­mos al final.

Katius­ka Blan­co, la inves­ti­ga­do­ra que tuvo a car­go de la edi­ción de Por todos los cami­nos de la Sie­rra: La vic­to­ria estra­té­gi­ca, que es el títu­lo que apa­re­ce en la cubier­ta, ini­cia la pre­sen­ta­ción del libro. “Comen­zó a escri­bir­se real­men­te en la Sie­rra Maes­tra, de mane­ra heroi­ca, cuan­do eran 300 com­ba­tien­tes con­tra 10 000 sol­da­dos del Ejér­ci­to de Batis­ta. Aun­que quie­nes enfren­ta­ron ini­cial­men­te la Ofen­si­va eran menos; se fue­ron reor­ga­ni­zan­do des­pués”, dice Katius­ka, auto­ra de Todo el tiem­po de los cedros, sen­si­ble mapa de la fami­lia Cas­tro Ruz, publi­ca­do en el 2003.

Katius­ka recuer­da a Celia Sán­chez, que reco­pi­ló cada pape­li­to escri­to en la Sie­rra Maes­tra, y des­pués del Triun­fo de la Revo­lu­ción orga­ni­zó un peque­ño equi­po que reco­rrió las mon­ta­ñas por don­de habían pasa­do los rebel­des, para que inves­ti­ga­ran en el terre­ro y tuvie­ran por guía la memo­ria de los pro­ta­go­nis­tas. Gra­cias a ese esfuer­zo nació la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos del Con­se­jo de Esta­do que pre­ser­vó los docu­men­tos, par­tes mili­ta­res trans­mi­ti­dos por la emi­so­ra Radio Rebel­de, los men­sa­jes de los jefes gue­rri­lle­ros y los tes­ti­mo­nios de cien­tos de per­so­nas.

En estos se apo­yó el Coman­dan­te en Jefe para rear­mar minu­cio­sa­men­te los días de 1958, cuan­do el Ejér­ci­to de la dic­ta­du­ra lan­zó su ofen­si­va con­tra el Pri­mer Fren­te Rebel­de y la tenaz defen­sa de ese terri­to­rio por las fuer­zas gue­rri­lle­ras, en el fir­me de la Sie­rra Maes­tra.

Katius­ka resu­me emo­cio­na­da lo que cree per­du­ra­rá de este esfuer­zo edi­to­rial: “Fidel, his­tó­ri­co líder de la Revo­lu­ción cuba­na, con su sello pecu­liar de gue­rri­lle­ro escri­tor, con un esti­lo lite­ra­rio ágil y fres­co ‑que podría­mos defi­nir de una sen­ci­llez heming­we­ya­na por el per­fec­cio­nis­mo de la bús­que­da del mejor voca­blo, la lim­pie­za del len­gua­je y la pro­fun­di­dad y sim­bo­lis­mo de las ideas expresadas‑, deve­la para el futu­ro las cla­ves del triun­fo de unos pocos com­ba­tien­tes con­tra todo un Ejér­ci­to, arma­do y equi­pa­do has­ta la des­me­su­ra.”

EN EL DÍA DEL TRABAJADOR GRÁFICO

Por puro mis­te­rio del azar, el libro se pre­sen­ta jus­to el Día del Tra­ba­ja­dor Grá­fi­co, el 2 de agos­to. Y no es cual­quier edi­ción, sino una que mar­ca un antes y un des­pués de la téc­ni­ca poli­grá­fi­ca en Cuba. Alber­to Alva­ri­ño Atién­zar, vice­je­fe del Depar­ta­men­to Ideo­ló­gi­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, ase­gu­ra que “por su volu­men y com­ple­ji­dad, La vic­to­ria estra­té­gi­ca es de lo más rele­van­te que ha rea­li­za­do la indus­tria edi­to­rial y las artes grá­fi­cas del país”.

Es este un libro volu­mi­no­so de 896 pági­nas, cosi­do a máqui­na, con una impre­sión de cubier­ta que tie­ne un tra­ta­mien­to com­bi­na­do de bar­niz ultra­vio­le­ta, bri­llo mate, con estam­pa­do y relie­ve, “una téc­ni­ca de la más moder­na y uni­ver­sal en las artes grá­fi­cas, que enal­te­ce a nues­tros tra­ba­ja­do­res, par­ti­cu­lar­men­te a la impren­ta ‘Fede­ri­co Engels’ y Dure­ro Cari­be, con el apo­yo de la Impren­ta ‘Ale­jo Car­pen­tier’”.

Bue­na par­te de los espe­cia­lis­tas y obre­ros de estas ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­ja­ron en la impre­sión de la obra, así como dise­ña­do­res y edi­to­res, inte­gran el audi­to­rio que asis­te a la pre­sen­ta­ción del libro en la sala del Pala­cio de las Con­ven­cio­nes. Están tam­bién Elián Gon­zá­lez y sus dos hema­ni­tos; su padre Juan Miguel y Nersy.

Alva­ri­ño comen­ta que en este momen­to están en pro­ce­so de pro­duc­ción los pri­me­ros 10 000 ejem­pla­res, de ellos 3 500 se encuen­tran en fase de ter­mi­na­ción. Pro­se­gui­rán tra­ba­jan­do en unos 50 000 libros, para tener­los en manos de la pobla­ción lo antes posi­ble.

Rea­li­za­dos por el Gru­po Crea­ti­vo del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, el dise­ño y la edi­ción son exqui­si­tos. La vic­to­ria estra­té­gi­ca tie­ne un dise­ño sobrio, ele­gan­te, con amplios már­ge­nes, una tipo­gra­fía legi­ble y múl­ti­ples fotos y manus­cri­tos de la épo­ca, los cua­les con­ser­van los colo­res degra­da­dos por el tiem­po, que el lec­tor dis­fru­ta­rá como si tuvie­ra en sus manos los docu­men­tos ori­gi­na­les. Tie­ne ade­más mapas ‑entre ellos un cro­quis dibu­ja­do por el Coman­dan­te en Jefe, al final de un men­sa­je al capi­tán gue­rri­lle­ro Ramón Paz- e ilus­tra­cio­nes de los terre­nos, repro­du­ci­dos con rigor car­to­grá­fi­co e his­tó­ri­co, com­pren­si­ble para un públi­co no espe­cia­li­za­do.

Las situa­cio­nes de las tác­ti­cas mili­ta­res se ani­ma­ron grá­fi­ca­men­te con los arma­men­tos y sim­bo­lo­gías que per­mi­ten ubi­car­se fácil­men­te en el lugar, sin ser un espe­cia­lis­ta, y cie­rra el plie­go de imá­ge­nes con los arma­men­tos emplea­dos en la gue­rra, muchos de ellos recons­trui­dos a par­tir de fotos de la épo­ca.

En fin, una joya.

LOS RECUERDOS SE VAN ORGANIZANDO

Sor­pren­di­do por la belle­za del libro y emo­cio­na­do por los recuer­dos. “Es algo espe­cial que uno sien­te al recor­dar todo aque­llo”. Ese fue su pri­mer comen­ta­rio. Lue­go el acier­to de esco­ger para la por­ta­da, no una foto, sino ese mapa hecho por él en los his­tó­ri­cos días de enfren­ta­mien­to a la Ofen­si­va del Ejér­ci­to de Batis­ta en agos­to de 1958: “ahí está todo, el Tur­quino, (el alto de) Joa­quín, La Jerin­ga, la tien­de­ci­ta…” pre­ci­sa y recuer­da cómo le gus­ta­ban esos sitios, espe­cial­men­te el Tur­quino y Joa­quín, “por­que había fres­co que des­pués se vol­vía frío…”

“Para mí no resul­tó muy difí­cil con todo el tra­ba­jo que habían hecho ellos duran­te varios meses”, comen­ta Fidel refi­rién­do­se a Katius­ka y el equi­po de la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos, “que toda­vía están des­em­pol­van­do pape­les, un mon­tón de pape­les”, y pide que le trai­gan una mues­tra de lo que ha esta­do revi­san­do en los días pre­vios a este encuen­tro para… otro libro en pre­pa­ra­ción. Le alcan­zan una ver­da­de­ra mon­ta­ña de expe­dien­tes que pone sobre la mesa, los ojea y mien­tras estos vuel­ven a su lugar, dice, miran­do al Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Rami­ro Val­dés que asien­te con la cabe­za: “Los recuer­dos se van orga­ni­zan­do”.

Habla lue­go de la Intro­duc­ción y la Auto­bio­gra­fía, como las par­tes a las que dedi­có su mayor esfuer­zo en la eta­pa final, pero insis­te en des­ta­car el tra­ba­jo colec­ti­vo en la loca­li­za­ción de fotos, mapas, men­sa­jes, datos gene­ra­les.

Des­pués entra direc­ta­men­te en el con­te­ni­do del libro, en el que tra­ba­jó dura­men­te des­de junio de 2009. Se cen­tra en la impor­tan­cia del últi­mo par­te de la Ofen­si­va, emi­ti­do por Radio Rebel­de el 7 de agos­to de 1958, y que apa­re­ce rese­ña­do en el capí­tu­lo 25 “El balan­ce final de la bata­lla”. Katius­ka le indi­ca la pági­na que está bus­can­do, la 701, y escu­cha­mos:

Fue una vic­to­ria rotun­da de nues­tras fuer­zas gue­rri­lle­ras.

Con la reti­ra­da de la últi­mas uni­da­des del Ejér­ci­to de la tira­nía de Las Mer­ce­des que­dó derro­ta­da de for­ma aplas­tan­te y defi­ni­ti­va la gran ofen­si­va enemi­ga con­tra el terri­to­rio rebel­de del Pri­mer Fren­te de la Sie­rra Maes­tra, duran­te la cual el man­do mili­tar de la dic­ta­du­ra lan­zó sus más pode­ro­sos recur­sos en un inten­to final por des­truir el núcleo cen­tral gue­rri­lle­ro.

El valor, la tena­ci­dad, el heroís­mo y la capa­ci­dad de los com­ba­tien­tes rebel­des en la férrea y orga­ni­za­da defen­sa de las posi­cio­nes, y la apli­ca­ción con­tun­den­te de todas las for­mas tác­ti­cas de acción de la gue­rri­lla, des­ba­ra­ta­ron la ofen­si­va en 74 días de ince­san­te e inten­so bata­llar.

Den­tro de esa bri­llan­te actua­ción de todos nues­tros com­ba­tien­tes, con­tri­bu­ye­ron en par­ti­cu­lar a este des­en­la­ce vic­to­rio­so, un gru­po de ague­rri­dos y efi­cien­tes capi­ta­nes que actua­ron en la pri­me­ra línea de com­ba­te, con inte­li­gen­cia y cora­je, al fren­te de sus hom­bres.

En este balan­ce final es obli­ga­do des­ta­car, en pri­mer lugar, al Che y Cami­lo, quie­nes cum­plie­ron cabal­men­te con su papel de ser mis prin­ci­pa­les lugar­te­nien­tes en dife­ren­tes momen­tos, así como a Andrés Cue­vas, Ramón Paz, Daniel, Ange­li­to Ver­de­cia, Rami­ro Val­dés, Gui­ller­mo Gar­cía, Lalo Sar­di­ñas y Pina­res, entre otros.

Como escri­bí en el par­te leí­do por Radio Rebel­de el 7 de agos­to, ape­nas al día siguien­te de con­clui­da la Bata­lla de Las Mer­ce­des:

La ofen­si­va ha sido liqui­da­da. El más gran­de esfuer­zo mili­tar que se haya rea­li­za­do en nues­tra his­to­ria Repu­bli­ca­na, con­clu­yó en el más espan­to­so desas­tre que pudo ima­gi­nar­se el sober­bio Dic­ta­dor, cuyas tro­pas en ple­na fuga, des­pués de mes y medio [de] derro­ta en derro­ta, están seña­lan­do los días fina­les de su régi­men odio­so. La Sie­rra Maes­tra está ya total­men­te libre de fuer­zas enemi­gas.

En ese pun­to detie­ne la lec­tu­ra y recuer­da un nom­bre. Pre­gun­ta por el Tenien­te Puer­tas y le res­pon­den que murió hace unos cua­tro años. Se le advier­te el ges­to con­tra­ria­do de un lamen­to que no pro­nun­cia, pero que está en el espí­ri­tu de sus pala­bras.

Todo el tiem­po habla­rá de los com­ba­tien­tes por sus nom­bres, recor­da­rá con emo­ción el valor, el arro­jo, la mane­ra en que fue­ron alcan­zan­do la cate­go­ría de héroes aque­llos mucha­chos sen­ci­llos cre­ci­dos en el com­ba­te, como el Vaque­ri­to, que ganó su nom­bre por las botas y el som­bre­ri­to que usa­ba y lle­gó a ser el legen­da­rio jefe del Pelo­tón Sui­ci­da, tan deci­si­vo en la vic­to­ria de la Bata­lla de San­ta Cla­ra.

LA VERDAD SIEMPRE

El espí­ri­tu huma­ni­ta­rio y la voca­ción jus­ti­cie­ra de la Revo­lu­ción cuba­na no es un hecho recien­te, sino una esen­cia. El Ejér­ci­to Rebel­de aten­día y cura­ba a sus pri­sio­ne­ros, a tal pun­to que algu­na vez Fidel pen­só que muchos de aque­llos sol­da­dos inte­gra­rían el nue­vo ejér­ci­to tras la vic­to­ria, solo que ya para enton­ces había una masa nue­va y pura, sali­da del pue­blo, que se uni­ría a las filas de lo que serían las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias: “La vida, al fin, des­bor­da­ba nues­tras pre­dic­cio­nes y sue­ños”, sen­ten­cia.

En esa mis­ma línea de razo­na­mien­tos, anun­cia otro libro en pre­pa­ra­ción que da con­ti­nui­dad a éste en el sen­ti­do de que narra “la con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca final del Ejér­ci­to Rebel­de”, un rega­lo enor­me para él por todo lo que tie­ne que ver y recor­dar.

Se refie­re a los Par­tes de Gue­rra de Radio Rebel­de y enfa­ti­za que el arma prin­ci­pal del Ejér­ci­to Rebel­de fue siem­pre la ver­dad. Lee uno de estos Par­tes, el del 17 de octu­bre de 1958, des­pués de lo que él lla­mó un revés tác­ti­co. Des­de sus pri­me­ros párra­fos estre­me­ce la sala don­de nos encon­tra­mos:

Un revés tác­ti­co pue­de ocu­rrir a cual­quier uni­dad en una gue­rra, por­que el cur­so de la mis­ma no tie­ne que ser nece­sa­ria­men­te una cade­na inin­te­rrum­pi­da de vic­to­rias con­tra un enemi­go que ha con­ta­do siem­pre con ven­ta­jas de arma­men­tos y recur­sos béli­cos que ha lle­va­do sin embar­go la peor par­te en esta con­tien­da.

Con­si­de­ra­mos un deber del man­do de nues­tro ejér­ci­to infor­mar de cual­quier vici­si­tud que pue­da ocu­rrir a cual­quie­ra de nues­tras fuer­zas en ope­ra­cio­nes por cuan­to enten­de­mos como nor­ma moral y mili­tar de nues­tro movi­mien­to que no es correc­to ocul­tar los reve­ses al pue­blo ni a los com­ba­tien­tes.

Los reve­ses hay que publi­car­los tam­bién, por­que de ellos se deri­van lec­cio­nes úti­les; para que los erro­res que come­ta una uni­dad no los come­tan otras, para que el des­cui­do en que pue­da incu­rrir un ofi­cial revo­lu­cio­na­rio no se repi­ta en otros ofi­cia­les. Por­que en la gue­rra las defi­cien­cias no se supe­ran ocul­tán­do­las y enga­ñan­do a los sol­da­dos, sino divul­gán­do­las, aler­tan­do siem­pre a todos los man­dos, exi­gien­do nue­vos y redo­bla­dos cui­da­dos en el pla­nea­mien­to y eje­cu­ción de los movi­mien­tos y accio­nes.

“Noso­tros solo decía­mos la ver­dad. Si ponía­mos un fusil de más, enga­ñá­ba­mos a nues­tros pro­pios com­pa­ñe­ros. Decir la ver­dad fue un prin­ci­pio ele­men­tal que nun­ca falló”, aña­de Fidel.

El Par­te deta­lla cómo una colum­na rebel­de cayó en una embos­ca­da y fue masa­cra­da pos­te­rior­men­te sin pie­dad por un sar­gen­to de la tira­nía batis­tia­na que allí ganó el títu­lo de “car­ni­ce­ro”.

“¿Quién entre­nó a ese ejér­ci­to de tor­tu­ra­do­res, quién le sumi­nis­tró las armas, los tan­ques, los avio­nes, las fra­ga­tas, quién los ense­ñó a matar pri­sio­ne­ros y a tor­tu­rar­los? El impe­rio, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos, ese mis­mo que aho­ra tor­tu­ra a Gerar­do (Her­nán­dez) sin jus­ti­fi­ca­ción algu­na, ¿por qué?, ¿has­ta cuán­do va a durar eso?”, se pre­gun­ta Fidel.

Cie­rra así un aná­li­sis que enla­za las his­to­ria de hace medio siglo con la actual en el per­ma­nen­te y nun­ca aban­do­na­do pro­pó­si­to impe­rial de some­ter a la nación cuba­na, sin repa­rar en méto­dos por repug­nan­tes y cobar­des que pue­dan resul­tar.

Mar­ta Rojas, perio­dis­ta y escri­to­ra, tes­ti­go del Jui­cio del Mon­ca­da, recuer­da que hace 57 años, un pri­me­ro de agos­to, ella escu­chó la voz de Fidel en una emi­so­ra local de San­tia­go de Cuba. Aca­ba­ba de ser cap­tu­ra­do por el tenien­te Sarría, que lo con­du­jo al vivac de San­tia­go de Cuba. ¿Pen­só en la meto­do­lo­gía que lo lle­va­ría des­pués a la lucha clan­des­ti­na, a Méxi­co, al Gran­ma, a la Sie­rra?, pre­gun­ta Mar­ta. “No”, res­pon­de Fidel. “Esta­ba muer­to ya casi”, alu­dien­do al hecho de que no pen­sa­ba que podría sobre­vi­vir des­pués de la cap­tu­ra.

Los his­to­ria­do­res Fran­cis­ca López y Rolan­do Rodrí­guez inda­gan por la ideo­lo­gía del líder del Asal­to al Mon­ca­da. “Tuve el pri­vi­le­gio de estu­diar; y estu­dian­do me con­ver­tí en mar­xis­ta, leni­nis­ta y mar­tiano… Éra­mos mar­xis­tas-leni­nis­tas radi­ca­les y estu­diá­ba­mos el mar­xis­mo. Pero por una cues­tión tác­ti­ca no lo decía­mos. Usted no va tomar una for­ta­le­za lan­zán­do­se de cabe­za para cho­car con­tra ella. Usted da la vuel­ta, la rodea…”

Ter­mi­na el diá­lo­go, y una inol­vi­da­ble fila de jefes y sol­da­dos del Ejér­ci­to Rebel­de espe­ra para que él les fir­me el libro. No alcan­za­mos a escu­char lo que él les dice, pero está indu­da­ble­men­te feliz. Se ríe por momen­tos como un niño.

Teté Pue­bla sale con su libro de la fila, tie­ne lágri­mas en los ojos. Lo aca­ri­cia. Ha des­cu­bier­to un pasa­je don­de Fidel la men­cio­na: “La men­sa­je­ra a la que hacía refe­ren­cia el Che resul­tó ser Teté Pue­bla, efi­caz cola­bo­ra­do­ra de Celia, quien tuvo una par­ti­ci­pa­ción des­ta­ca­da en este epi­so­dio (se refie­re a la entre­ga de los pri­sio­ne­ros toma­dos en la bata­lla de El Jigüe) y más ade­lan­te sería la segun­da jefa del pelo­tón feme­nino Mari­na Gra­ja­les”.

“Yo tenía 16 años, una mucha­chi­ta. No que­rían dar­me tareas serias”, le comen­ta Teté a un com­pa­ñe­ro. “Y mira a la mucha­chi­ta aquí…¿Quién me hubie­ra dicho que iba a vol­ver a vivir mis 16 años?”

Com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Rebel­de que asis­tie­ron a la pre­sen­ta­ción del libro La vic­to­ria estra­té­gi­ca

  • Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Rami­ro Val­dés Menén­dez
  • Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Gui­ller­mo Gar­cía Frías
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Abe­lar­do Colo­mé Iba­rra
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Leo­pol­do Cin­tras Frías
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Ramón Espi­no­sa Mar­tín
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Joa­quín Quin­ta Solá
  • Gene­ral de Divi­sión Efi­ge­nio Amei­jei­ras Del­ga­do
  • Gene­ral de Divi­sión Anto­nio Enri­que Lus­són
  • Gene­ral de Divi­sión Ramón Par­do Gue­rra
  • Gene­ral de Divi­sión Romá­ri­co Soto­ma­yor
  • Gene­ral de Bri­ga­da Del­sa Esther Pue­bla
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Raúl Cas­tro Mer­ca­der
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Luis Alfon­so Zayas
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Rei­nal­do Mora
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Harry Ville­gas
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Rolan­do Kin­de­lán
  • Coro­nel ® Orlan­do Pupo Peña
  • Coro­nel ® Ores­tes Gue­rra
  • Coro­nel ® José R. Sil­va Berroa

PARTE MILITAR QUE SE INCLUIRÁ EN UN SEGUNDO VOLUMEN DE LAS MEMORIAS DE FIDEL

RADIO REBELDE: Octu­bre 17 de 1958

LA SITUACIÓN MILITAR

Hemos reci­bi­do hoy de la Coman­dan­cia Gene­ral el siguien­te par­te de gue­rra: “La colum­na Nº 11, al man­do del capi­tán Jai­me Vega, sufrió un serio revés en su zona de ope­ra­cio­nes en la pro­vin­cia de Cama­güey.

Sobre este hecho ocu­rri­do hace más de dos sema­nas no había­mos ofre­ci­do infor­ma­ción algu­na en espe­ra de las inves­ti­ga­cio­nes y los datos exac­tos que fue­ron orde­na­dos al res­pec­to. Un revés tác­ti­co pue­de ocu­rrir a cual­quier uni­dad en una gue­rra, por­que el cur­so de la mis­ma no tie­ne que ser nece­sa­ria­men­te una cade­na inin­te­rrum­pi­da de vic­to­rias con­tra un enemi­go que ha con­ta­do siem­pre con ven­ta­jas de arma­men­tos y recur­sos béli­cos que ha lle­va­do sin embar­go la peor par­te en esta con­tien­da.

Con­si­de­ra­mos un deber del man­do de nues­tro ejér­ci­to infor­mar de cual­quier vici­si­tud que pue­da ocu­rrir a cual­quie­ra de nues­tras fuer­zas en ope­ra­cio­nes por cuan­to enten­de­mos como nor­ma moral y mili­tar de nues­tro movi­mien­to que no es correc­to ocul­tar los reve­ses al pue­blo ni a los com­ba­tien­tes.

Los reve­ses hay que publi­car­los tam­bién, por­que de ellos se deri­van lec­cio­nes úti­les; para que los erro­res que come­ta una uni­dad no los come­tan otras, para que el des­cui­do en que pue­da incu­rrir un ofi­cial revo­lu­cio­na­rio no se repi­ta en otros ofi­cia­les. Por­que en la gue­rra las defi­cien­cias no se supe­ran ocul­tán­do­las y enga­ñan­do a los sol­da­dos, sino divul­gán­do­las, aler­tan­do siem­pre a todos los man­dos, exi­gien­do nue­vos y redo­bla­dos cui­da­dos en el pla­nea­mien­to y eje­cu­ción de los movi­mien­tos y accio­nes.

Pero en este caso, ade­más, la acción fue carac­te­ri­za­da por hechos pos­te­rio­res que el pue­blo debe cono­cer cabal­men­te que ata­ñen muy seria­men­te al des­tino de las fuer­zas arma­das de la Repú­bli­ca y que de con­ti­nuar­se repi­tien­do pue­den tener con­se­cuen­cias muy gra­ves para el futu­ro de esos ins­ti­tu­tos.

Noso­tros hemos pro­cla­ma­do muchas veces que no esta­mos en gue­rra con­tra las fuer­zas arma­das sino con­tra la tira­nía. Pero la actua­ción y la corres­pon­sa­bi­li­za­ción de los ofi­cia­les, cla­ses y sol­da­dos del ejér­ci­to prin­ci­pal­men­te, con cier­tos actos de inau­di­ta bar­ba­rie pue­de lle­gar a un gra­do tal, que nin­gún mili­tar hoy en acti­vo ten­ga jus­ti­fi­ca­ción para sen­tir­se ajeno de cul­pa con los hechos que están ocu­rrien­do des­de que la ambi­ción des­me­di­da de un dic­ta­dor­zue­lo sin escrú­pu­los y la trai­ción de unos cuan­tos ofi­cia­les el diez de mar­zo de mil nove­cien­tos cin­cuen­ta y dos, con­du­jo al ejér­ci­to al rol anti­de­mo­crá­ti­co, incons­ti­tu­cio­nal e indigno que está desem­pe­ñan­do.

Los hechos a que me refie­ro ocu­rrie­ron así: El Capi­tán Jai­me Vega des­cui­dan­do las medi­das tác­ti­cas de segu­ri­dad con­te­ni­das en las ins­truc­cio­nes pre­ci­sas reci­bi­das y que deben tomar­se siem­pre en terri­to­rios domi­na­dos por el enemi­go, avan­za­ban en camio­nes la noche del 27 al 28 de Sep­tiem­bre por un terra­plén que con­du­ce del Cen­tral Fran­cis­co al Cen­tral Maca­re­ño al sur de la pro­vin­cia de Cama­güey.

La com­pa­ñía 97 de las fuer­zas de la Dic­ta­du­ra, embos­ca­das en el terra­plén abrie­ron fue­go por sor­pre­sa sobre la colum­na a las dos de la madru­ga­da del día 28 apo­ya­dos con barra­je de ame­tra­lla­do­ras pesa­das. Las des­car­gas cerra­das del enemi­go con­tra los vehícu­los oca­sio­na­ron a la Colum­na, 18 muer­tos cayen­do pri­sio­ne­ros once de los heri­dos que no pudie­ron ser recu­pe­ra­dos en medio de la noche bajo el fue­go de las ame­tra­lla­do­ras enemi­gas empla­za­das en posi­cio­nes ven­ta­jo­sas. Los pri­sio­ne­ros heri­dos rebel­des fue­ron lle­va­dos al hos­pi­tal de Maca­re­ño, sien­do aten­di­dos por el médi­co de ese lugar y dos médi­cos que man­dó a bus­car a San­ta Cruz del Sur el Tenien­te Suá­rez, Jefe de la Com­pa­ñía 97. Al día siguien­te lle­gó en un avión el coro­nel Leo­pol­do Pérez Coujil y poco des­pués arri­ba­ron en un auto­mó­vil el tenien­te coro­nel Suá­rez Sou­quet, el Coman­dan­te Domin­go Piñei­ro y el Sar­gen­to Loren­zo Ota­ño de su guar­dia per­so­nal.

El coro­nel Pérez Coujil, le obse­quió a la com­pa­ñía con $ 1, 000.00, en efec­ti­vo que se dis­tri­bu­ye­ron entre los sol­da­dos.

Des­pués lo pri­me­ro que hizo fue gol­pear en el ros­tro a uno de los pri­sio­ne­ros heri­dos. Una vez que los hubo inte­rro­ga­do dio ins­truc­cio­nes al Tenien­te Coro­nel Sou­quet de que había que matar a todos los heri­dos. Este últi­mo, desig­nó al coman­dan­te Piñei­ro para que simu­lan­do un com­ba­te, al tras­la­dar a los heri­dos para San­ta Cruz del Sur, los ulti­ma­ra en el camino.

Pre­pa­ra­ron camio­nes con col­cho­nes don­de los colo­ca­ron y par­tie­ron con ellos. Des­pués de cami­nar algu­nos kiló­me­tros empe­za­ron ellos mis­mos a tirar mien­tras el coman­dan­te Piñei­ro gri­ta­ba: “Nos están ata­can­do los rebel­des”, en cuya opor­tu­ni­dad el sar­gen­to Ota­ño lan­zó dos gra­na­das de mano en los camio­nes don­de iban los heri­dos, los que a su vez cre­yen­do que real­men­te eran sus com­pa­ñe­ros decían: “com­pa­ñe­ros, somos noso­tros que esta­mos heri­dos, no dis­pa­ren”. El sar­gen­to Ota­ño subió a los camio­nes y con un fusil ‑ame­tra­lla­dor- fue ulti­man­do a los que esta­ban ago­ni­zan­do; algu­nos habían per­di­do los bra­zos por efec­to de las gra­na­das, otros la cabe­za y en el inte­rior del camión no que­dó más que un ama­si­jo de car­ne y san­gre huma­na. Al sar­gen­to Ota­ño des­de enton­ces, los pro­pios sol­da­dos lo apo­dan “el car­ni­ce­ro”. Des­pués colo­ca­ron los res­tos en un camión y los lle­va­ron para San­ta Cruz del Sur don­de abrie­ron una fosa y los ente­rra­ron.

La narra­ción de estos hechos por sí sola es sufi­cien­te para indig­nar al más insen­si­ble. Pero sobre nin­gún ciu­da­dano pue­de pro­du­cir los mis­mos efec­tos que sobre los médi­cos rebel­des que cura­ron a más de cien sol­da­dos pri­sio­ne­ros heri­dos en los días de la ofen­si­va con­tra la Sie­rra Maes­tra, sobre nues­tros com­ba­tien­tes que los trans­por­ta­ron en hom­bros y cami­llas, des­de los cam­pos de bata­lla a los hos­pi­ta­les a muchas millas de dis­tan­cia. Tal vez entre esos heri­dos rebel­des ase­si­na­dos se encon­tra­sen algu­nos de los com­pa­ñe­ros que duran­te la bata­lla del Jigüe trans­por­ta­ron enemi­gos heri­dos des­de la línea de fue­go a los sitios don­de reci­bie­ron la pri­me­ra aten­ción en horas de la noche, escar­pan­do las fara­llas casi inac­ce­si­bles. Esos heri­dos ase­si­na­dos en Cama­güey, vie­ron des­fi­lar ante sus ojos en la Sie­rra Maes­tra los 442 sol­da­dos de la tira­nía entre­ga­dos a la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y Cuba­na y com­par­tie­ron con ellos sus medi­ci­nas y ali­men­tos.

La fal­ta de reci­pro­ci­dad no pue­de ser más repug­nan­te y cobar­de, no es éste un caso ais­la­do por par­te de un ofi­cial o una tro­pa deter­mi­na­da, es una cos­tum­bre gene­ra­li­za­da en todo el ejér­ci­to has­ta un gra­do que pro­du­ce asco.

Cuan­do el ata­que al Mon­ca­da, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el Goi­cu­ría, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el des­em­bar­co del Gran­ma, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el asal­to a Pala­cio, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el des­em­bar­co de Calix­to Sán­chez, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do la suble­va­ción de Cien­fue­gos, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros. Pero en todos aque­llos casos el ejér­ci­to podía tener toda­vía algu­na espe­ran­za de con­ser­var el poder, era fuer­te, no había sufri­do derro­tas sus­tan­cia­les, podía pen­sar que sus crí­me­nes iban a per­ma­ne­cer impu­nes, ante la impo­ten­cia de un pue­blo des­ar­ma­do. Lo suce­di­do en Cama­güey, sin embar­go es doble­men­te indig­nan­te y absur­do, pri­me­ro por­que toda­vía está fres­ca en la memo­ria de la ciu­da­da­nía los cien­tos de sus sol­da­dos que fue­ron devuel­tos a la Cruz Roja por los rebel­des, sanos y sal­vos y segun­do, por­que los sol­da­dos de la tira­nía están per­dien­do la gue­rra, han sido ven­ci­dos en nume­ro­sas bata­llas, pier­den cada día más terreno, retro­ce­den en todas par­tes.

Están per­dien­do la gue­rra, y sin embar­go, ase­si­nan a los pocos heri­dos pri­sio­ne­ros que caen en sus manos del ejér­ci­to que está ven­cien­do. Por ese mis­mo terri­to­rio de Cama­güey, mar­cha­ron vic­to­rio­sas e incon­te­ni­bles las colum­nas Nº 2 y Nº 8 de los Coman­dan­tes Cami­lo Cien­fue­gos y Ernes­to Gue­va­ra, sin que pudie­ran dete­ner su paso las nume­ro­sas fuer­zas que lan­zó con­tra ellos la dic­ta­du­ra. La van­guar­dia inva­so­ra ha pene­tra­do ya más de cin­cuen­ta kiló­me­tros en el terri­to­rio de Las Villas.

¿Qué sen­ti­do polí­ti­co o mili­tar pue­de tener ese ale­vo­so ase­si­na­to de los rebel­des heri­dos, sino lan­zar sobre las fuer­zas arma­das, har­to des­pres­ti­gia­das ya, una man­cha de san­gre que muchas veces recor­da­rá la His­to­ria como una ver­güen­za infi­ni­ta para cual­quier sol­da­do que hoy vis­te el uni­for­me infa­me y des­hon­ra­do del que no pue­de vol­ver a lla­mar­se jamás “Ejér­ci­to de la Repú­bli­ca”. Este hecho será denun­cia­do ante la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y deman­da­re­mos el envío de dele­ga­dos, de la mis­ma para inves­ti­gar lo suce­di­do y será diri­gi­da tam­bién una car­ta abier­ta a las fuer­zas arma­das, hacién­do­les ver la res­pon­sa­bi­li­dad que están echan­do sobre sus hom­bros. En poder nues­tro están, ade­más, nume­ro­sos sol­da­dos pri­sio­ne­ros, un Tenien­te Coro­nel, para mayor para­do­ja heri­do y sien­do aten­di­do en un hos­pi­tal nues­tro, un coman­dan­te y dos capi­ta­nes.

Cons­ti­tu­ye una cobar­día infi­ni­ta y una ausen­cia total de com­pa­ñe­ris­mo, la con­duc­ta del coro­nel Leo­pol­do Pérez Coujil, el Tenien­te Coro­nel Suá­rez Sou­quet, el Coman­dan­te Tria­na y demás mise­ra­bles ase­si­nos, olvi­dar­se de esos com­pa­ñe­ros suyos que están aquí, pri­sio­ne­ros de noso­tros, sin otras garan­tías para sus vidas que la cal­ma y la sere­ni­dad que hay que tener fren­te a estos hechos van­dá­li­cos, el sen­ti­do humano y jus­ti­cie­ro de la gue­rra que esta­mos libran­do, el ideal de lucha que nos ins­pi­ra y el con­cep­to ver­da­de­ro que tene­mos del Honor Mili­tar. No crean nin­guno de los res­pon­sa­bles de tales actos que ten­drán esca­pa­to­ria. No los sal­va­rá siquie­ra un vira­je del ejér­ci­to a últi­ma hora, por­que una de las con­di­cio­nes que hemos pues­to y man­ten­dre­mos fir­me­men­te ante cual­quier gol­pe de Esta­do es la entre­ga inme­dia­ta de los cri­mi­na­les de gue­rra y de todos los mili­ta­res y polí­ti­cos que se hayan enri­que­ci­do con la san­gre y el dolor del Pue­blo, des­de Batis­ta has­ta el últi­mo tor­tu­ra­dor.

De lo con­tra­rio ten­drán que seguir afron­tan­do la gue­rra has­ta su total des­truc­ción, por­que la Revo­lu­ción no podrán obs­truc­cio­nar­la lo más míni­mo ni la asque­ro­sa far­sa que se pre­pa­ra para el pró­xi­mo 3 de Noviem­bre, ni el gol­pe de Esta­do que no ven­ga pre­ce­di­do por las con­di­cio­nes que esta­ble­ce el Movi­mien­to “26 de Julio” y median­te acuer­do pre­vio.

Los que han sem­bra­do vien­tos reco­ge­rán tem­pes­ta­des. Nadie duda ya que las deca­den­tes y des­mo­ra­li­za­das fuer­zas de la tira­nía no podrán con­te­ner el empu­je vic­to­rio­so del pue­blo.

Para eso ten­drían que ven­cer pri­me­ro a cada una de las colum­nas que ya están ope­ran­do sóli­da­men­te en cua­tro pro­vin­cias y des­pués tomar en la Sie­rra Maes­tra has­ta la últi­ma trin­che­ra en la cús­pi­de del Pico Tur­quino defen­di­da por el últi­mo sol­da­do rebel­de y el ejér­ci­to de Batis­ta ha demos­tra­do ya sufi­cien­te­men­te que es inca­paz de hacer­lo.

A la Coman­dan­cia Gene­ral ha lle­ga­do un infor­me exten­so de la Colum­na Inva­so­ra Nº. 2 Anto­nio Maceo, que des­pués de atra­ve­sar vic­to­rio­sa­men­te la pro­vin­cia de Cama­güey ha pene­tra­do en el terri­to­rio de Las Villas. Dicho infor­me, que con­tie­ne la narra­ción deta­lla­da de una extra­or­di­na­ria proeza mili­tar, será leí­da, por Radio Rebel­de y el pue­blo ten­drá opor­tu­ni­dad de cono­cer uno de los epi­so­dios más emo­cio­nan­tes con los que se está escri­bien­do la his­to­ria viva de la Patria.

Fidel Cas­tro

Coman­dan­te Jefe.

Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Foto: Estudios RevoluciónFoto: Estu­dios Revo­lu­ción
Foto: Roberto ChileFoto: Estu­dios Revo­lu­ción
Presentación del Libro de Fidel, “La victoria estratégica”. Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Presentación del Libro de Fidel, “La victoria estratégica”. Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Foto: Roberto ChileLos Coman­dan­tes de la Revo­lu­ción Gui­ller­mo Gar­cía Frías y Rami­ro Val­dés. Foto: Rober­to Chi­le
Presentación del Libro de Fidel, “La victoria estratégica”. Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chi­le
Foto: Roberto ChileFidel salu­da a Elián Gon­zá­lez. Foto: Rober­to Chi­le

Pre­sen­ta­ción de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” (I Par­te)

Pre­sen­ta­ción de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” (II Par­te)

Pre­sen­ta­ción de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” (III Par­te)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *