[Video y Fotos] Fidel pre­sen­ta ‘La vic­to­ria estra­té­gi­ca’: “La vida des­bor­dó pre­dic­cio­nes y sueños”


Foto: Roberto ChileAlber­to Alva­ri­ño, Fidel y Ktius­ka Blan­co. Foto: Rober­to Chile 

En las pri­me­ras filas los Coman­dan­tes, capi­ta­nes y sol­da­dos de la Sie­rra Maes­tra. Espe­ran como todos, con­ver­san­do con los com­pa­ñe­ros que ocu­pan los asien­tos cer­ca­nos, en el salon­ci­to del Pala­cio de las Con­ven­cio­nes. La Heroí­na del Mon­ca­da, Mel­ba Her­nán­dez, y Teté Pue­bla, hoy Gene­ral de Bri­ga­da, son las muje­res en pri­me­ra fila.

A Mel­ba la salu­da de pri­me­ra, con un beso y un abra­zo, y va poco a poco, dedi­can­do a todos una fra­se cari­ño­sa, un ges­to ale­gre. A Fidel se le ve feliz en este reen­cuen­tro con sus com­pa­ñe­ros de lucha de toda una vida: Rami­ri­to, Gui­ller­mo, Furry, Poli­to, Espi­no­sa, Efi­ge­nio, Quin­ta Solá, Lus­són… Los va lla­man­do por el nom­bre de pila, dán­do­se de vez en cuan­do gol­pe­ci­tos en la fren­te como si cada ros­tro le devol­vie­ra anti­guas imá­ge­nes a la memo­ria. “Orga­ni­zan­do mis recuer­dos”, dirá des­pués, cuan­do hable de la inten­sa bús­que­da docu­men­tal que nece­si­tó para escri­bir La vic­to­ria estra­té­gi­ca, el libro que pre­sen­ta hoy ante sus “mucha­chos”, los que lo acom­pa­ña­ron en los pri­me­ros y en todos los com­ba­tes, los que han vuel­to a tener aho­ra 15, 20, 30 años. Como Teté Pue­bla, que tenía 16 años cuan­do comen­zó a cola­bo­rar con Celia Sán­chez. Pero de eso habla­re­mos al final.

Katius­ka Blan­co, la inves­ti­ga­do­ra que tuvo a car­go de la edi­ción de Por todos los cami­nos de la Sie­rra: La vic­to­ria estra­té­gi­ca, que es el títu­lo que apa­re­ce en la cubier­ta, ini­cia la pre­sen­ta­ción del libro. “Comen­zó a escri­bir­se real­men­te en la Sie­rra Maes­tra, de mane­ra heroi­ca, cuan­do eran 300 com­ba­tien­tes con­tra 10 000 sol­da­dos del Ejér­ci­to de Batis­ta. Aun­que quie­nes enfren­ta­ron ini­cial­men­te la Ofen­si­va eran menos; se fue­ron reor­ga­ni­zan­do des­pués”, dice Katius­ka, auto­ra de Todo el tiem­po de los cedros, sen­si­ble mapa de la fami­lia Cas­tro Ruz, publi­ca­do en el 2003.

Katius­ka recuer­da a Celia Sán­chez, que reco­pi­ló cada pape­li­to escri­to en la Sie­rra Maes­tra, y des­pués del Triun­fo de la Revo­lu­ción orga­ni­zó un peque­ño equi­po que reco­rrió las mon­ta­ñas por don­de habían pasa­do los rebel­des, para que inves­ti­ga­ran en el terre­ro y tuvie­ran por guía la memo­ria de los pro­ta­go­nis­tas. Gra­cias a ese esfuer­zo nació la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos del Con­se­jo de Esta­do que pre­ser­vó los docu­men­tos, par­tes mili­ta­res trans­mi­ti­dos por la emi­so­ra Radio Rebel­de, los men­sa­jes de los jefes gue­rri­lle­ros y los tes­ti­mo­nios de cien­tos de personas.

En estos se apo­yó el Coman­dan­te en Jefe para rear­mar minu­cio­sa­men­te los días de 1958, cuan­do el Ejér­ci­to de la dic­ta­du­ra lan­zó su ofen­si­va con­tra el Pri­mer Fren­te Rebel­de y la tenaz defen­sa de ese terri­to­rio por las fuer­zas gue­rri­lle­ras, en el fir­me de la Sie­rra Maestra.

Katius­ka resu­me emo­cio­na­da lo que cree per­du­ra­rá de este esfuer­zo edi­to­rial: “Fidel, his­tó­ri­co líder de la Revo­lu­ción cuba­na, con su sello pecu­liar de gue­rri­lle­ro escri­tor, con un esti­lo lite­ra­rio ágil y fres­co ‑que podría­mos defi­nir de una sen­ci­llez heming­we­ya­na por el per­fec­cio­nis­mo de la bús­que­da del mejor voca­blo, la lim­pie­za del len­gua­je y la pro­fun­di­dad y sim­bo­lis­mo de las ideas expresadas‑, deve­la para el futu­ro las cla­ves del triun­fo de unos pocos com­ba­tien­tes con­tra todo un Ejér­ci­to, arma­do y equi­pa­do has­ta la desmesura.”

EN EL DÍA DEL TRABAJADOR GRÁFICO

Por puro mis­te­rio del azar, el libro se pre­sen­ta jus­to el Día del Tra­ba­ja­dor Grá­fi­co, el 2 de agos­to. Y no es cual­quier edi­ción, sino una que mar­ca un antes y un des­pués de la téc­ni­ca poli­grá­fi­ca en Cuba. Alber­to Alva­ri­ño Atién­zar, vice­je­fe del Depar­ta­men­to Ideo­ló­gi­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, ase­gu­ra que “por su volu­men y com­ple­ji­dad, La vic­to­ria estra­té­gi­ca es de lo más rele­van­te que ha rea­li­za­do la indus­tria edi­to­rial y las artes grá­fi­cas del país”.

Es este un libro volu­mi­no­so de 896 pági­nas, cosi­do a máqui­na, con una impre­sión de cubier­ta que tie­ne un tra­ta­mien­to com­bi­na­do de bar­niz ultra­vio­le­ta, bri­llo mate, con estam­pa­do y relie­ve, “una téc­ni­ca de la más moder­na y uni­ver­sal en las artes grá­fi­cas, que enal­te­ce a nues­tros tra­ba­ja­do­res, par­ti­cu­lar­men­te a la impren­ta ‘Fede­ri­co Engels’ y Dure­ro Cari­be, con el apo­yo de la Impren­ta ‘Ale­jo Carpentier’”.

Bue­na par­te de los espe­cia­lis­tas y obre­ros de estas ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­ja­ron en la impre­sión de la obra, así como dise­ña­do­res y edi­to­res, inte­gran el audi­to­rio que asis­te a la pre­sen­ta­ción del libro en la sala del Pala­cio de las Con­ven­cio­nes. Están tam­bién Elián Gon­zá­lez y sus dos hema­ni­tos; su padre Juan Miguel y Nersy.

Alva­ri­ño comen­ta que en este momen­to están en pro­ce­so de pro­duc­ción los pri­me­ros 10 000 ejem­pla­res, de ellos 3 500 se encuen­tran en fase de ter­mi­na­ción. Pro­se­gui­rán tra­ba­jan­do en unos 50 000 libros, para tener­los en manos de la pobla­ción lo antes posible.

Rea­li­za­dos por el Gru­po Crea­ti­vo del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, el dise­ño y la edi­ción son exqui­si­tos. La vic­to­ria estra­té­gi­ca tie­ne un dise­ño sobrio, ele­gan­te, con amplios már­ge­nes, una tipo­gra­fía legi­ble y múl­ti­ples fotos y manus­cri­tos de la épo­ca, los cua­les con­ser­van los colo­res degra­da­dos por el tiem­po, que el lec­tor dis­fru­ta­rá como si tuvie­ra en sus manos los docu­men­tos ori­gi­na­les. Tie­ne ade­más mapas ‑entre ellos un cro­quis dibu­ja­do por el Coman­dan­te en Jefe, al final de un men­sa­je al capi­tán gue­rri­lle­ro Ramón Paz- e ilus­tra­cio­nes de los terre­nos, repro­du­ci­dos con rigor car­to­grá­fi­co e his­tó­ri­co, com­pren­si­ble para un públi­co no especializado.

Las situa­cio­nes de las tác­ti­cas mili­ta­res se ani­ma­ron grá­fi­ca­men­te con los arma­men­tos y sim­bo­lo­gías que per­mi­ten ubi­car­se fácil­men­te en el lugar, sin ser un espe­cia­lis­ta, y cie­rra el plie­go de imá­ge­nes con los arma­men­tos emplea­dos en la gue­rra, muchos de ellos recons­trui­dos a par­tir de fotos de la época.

En fin, una joya.

LOS RECUERDOS SE VAN ORGANIZANDO

Sor­pren­di­do por la belle­za del libro y emo­cio­na­do por los recuer­dos. “Es algo espe­cial que uno sien­te al recor­dar todo aque­llo”. Ese fue su pri­mer comen­ta­rio. Lue­go el acier­to de esco­ger para la por­ta­da, no una foto, sino ese mapa hecho por él en los his­tó­ri­cos días de enfren­ta­mien­to a la Ofen­si­va del Ejér­ci­to de Batis­ta en agos­to de 1958: “ahí está todo, el Tur­quino, (el alto de) Joa­quín, La Jerin­ga, la tien­de­ci­ta…” pre­ci­sa y recuer­da cómo le gus­ta­ban esos sitios, espe­cial­men­te el Tur­quino y Joa­quín, “por­que había fres­co que des­pués se vol­vía frío…”

“Para mí no resul­tó muy difí­cil con todo el tra­ba­jo que habían hecho ellos duran­te varios meses”, comen­ta Fidel refi­rién­do­se a Katius­ka y el equi­po de la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos, “que toda­vía están des­em­pol­van­do pape­les, un mon­tón de pape­les”, y pide que le trai­gan una mues­tra de lo que ha esta­do revi­san­do en los días pre­vios a este encuen­tro para… otro libro en pre­pa­ra­ción. Le alcan­zan una ver­da­de­ra mon­ta­ña de expe­dien­tes que pone sobre la mesa, los ojea y mien­tras estos vuel­ven a su lugar, dice, miran­do al Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Rami­ro Val­dés que asien­te con la cabe­za: “Los recuer­dos se van organizando”.

Habla lue­go de la Intro­duc­ción y la Auto­bio­gra­fía, como las par­tes a las que dedi­có su mayor esfuer­zo en la eta­pa final, pero insis­te en des­ta­car el tra­ba­jo colec­ti­vo en la loca­li­za­ción de fotos, mapas, men­sa­jes, datos generales.

Des­pués entra direc­ta­men­te en el con­te­ni­do del libro, en el que tra­ba­jó dura­men­te des­de junio de 2009. Se cen­tra en la impor­tan­cia del últi­mo par­te de la Ofen­si­va, emi­ti­do por Radio Rebel­de el 7 de agos­to de 1958, y que apa­re­ce rese­ña­do en el capí­tu­lo 25 “El balan­ce final de la bata­lla”. Katius­ka le indi­ca la pági­na que está bus­can­do, la 701, y escuchamos:

Fue una vic­to­ria rotun­da de nues­tras fuer­zas guerrilleras.

Con la reti­ra­da de la últi­mas uni­da­des del Ejér­ci­to de la tira­nía de Las Mer­ce­des que­dó derro­ta­da de for­ma aplas­tan­te y defi­ni­ti­va la gran ofen­si­va enemi­ga con­tra el terri­to­rio rebel­de del Pri­mer Fren­te de la Sie­rra Maes­tra, duran­te la cual el man­do mili­tar de la dic­ta­du­ra lan­zó sus más pode­ro­sos recur­sos en un inten­to final por des­truir el núcleo cen­tral guerrillero.

El valor, la tena­ci­dad, el heroís­mo y la capa­ci­dad de los com­ba­tien­tes rebel­des en la férrea y orga­ni­za­da defen­sa de las posi­cio­nes, y la apli­ca­ción con­tun­den­te de todas las for­mas tác­ti­cas de acción de la gue­rri­lla, des­ba­ra­ta­ron la ofen­si­va en 74 días de ince­san­te e inten­so batallar.

Den­tro de esa bri­llan­te actua­ción de todos nues­tros com­ba­tien­tes, con­tri­bu­ye­ron en par­ti­cu­lar a este des­en­la­ce vic­to­rio­so, un gru­po de ague­rri­dos y efi­cien­tes capi­ta­nes que actua­ron en la pri­me­ra línea de com­ba­te, con inte­li­gen­cia y cora­je, al fren­te de sus hombres.

En este balan­ce final es obli­ga­do des­ta­car, en pri­mer lugar, al Che y Cami­lo, quie­nes cum­plie­ron cabal­men­te con su papel de ser mis prin­ci­pa­les lugar­te­nien­tes en dife­ren­tes momen­tos, así como a Andrés Cue­vas, Ramón Paz, Daniel, Ange­li­to Ver­de­cia, Rami­ro Val­dés, Gui­ller­mo Gar­cía, Lalo Sar­di­ñas y Pina­res, entre otros.

Como escri­bí en el par­te leí­do por Radio Rebel­de el 7 de agos­to, ape­nas al día siguien­te de con­clui­da la Bata­lla de Las Mercedes:

La ofen­si­va ha sido liqui­da­da. El más gran­de esfuer­zo mili­tar que se haya rea­li­za­do en nues­tra his­to­ria Repu­bli­ca­na, con­clu­yó en el más espan­to­so desas­tre que pudo ima­gi­nar­se el sober­bio Dic­ta­dor, cuyas tro­pas en ple­na fuga, des­pués de mes y medio [de] derro­ta en derro­ta, están seña­lan­do los días fina­les de su régi­men odio­so. La Sie­rra Maes­tra está ya total­men­te libre de fuer­zas enemigas.

En ese pun­to detie­ne la lec­tu­ra y recuer­da un nom­bre. Pre­gun­ta por el Tenien­te Puer­tas y le res­pon­den que murió hace unos cua­tro años. Se le advier­te el ges­to con­tra­ria­do de un lamen­to que no pro­nun­cia, pero que está en el espí­ri­tu de sus palabras.

Todo el tiem­po habla­rá de los com­ba­tien­tes por sus nom­bres, recor­da­rá con emo­ción el valor, el arro­jo, la mane­ra en que fue­ron alcan­zan­do la cate­go­ría de héroes aque­llos mucha­chos sen­ci­llos cre­ci­dos en el com­ba­te, como el Vaque­ri­to, que ganó su nom­bre por las botas y el som­bre­ri­to que usa­ba y lle­gó a ser el legen­da­rio jefe del Pelo­tón Sui­ci­da, tan deci­si­vo en la vic­to­ria de la Bata­lla de San­ta Clara.

LA VERDAD SIEMPRE

El espí­ri­tu huma­ni­ta­rio y la voca­ción jus­ti­cie­ra de la Revo­lu­ción cuba­na no es un hecho recien­te, sino una esen­cia. El Ejér­ci­to Rebel­de aten­día y cura­ba a sus pri­sio­ne­ros, a tal pun­to que algu­na vez Fidel pen­só que muchos de aque­llos sol­da­dos inte­gra­rían el nue­vo ejér­ci­to tras la vic­to­ria, solo que ya para enton­ces había una masa nue­va y pura, sali­da del pue­blo, que se uni­ría a las filas de lo que serían las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias: “La vida, al fin, des­bor­da­ba nues­tras pre­dic­cio­nes y sue­ños”, sentencia.

En esa mis­ma línea de razo­na­mien­tos, anun­cia otro libro en pre­pa­ra­ción que da con­ti­nui­dad a éste en el sen­ti­do de que narra “la con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca final del Ejér­ci­to Rebel­de”, un rega­lo enor­me para él por todo lo que tie­ne que ver y recordar.

Se refie­re a los Par­tes de Gue­rra de Radio Rebel­de y enfa­ti­za que el arma prin­ci­pal del Ejér­ci­to Rebel­de fue siem­pre la ver­dad. Lee uno de estos Par­tes, el del 17 de octu­bre de 1958, des­pués de lo que él lla­mó un revés tác­ti­co. Des­de sus pri­me­ros párra­fos estre­me­ce la sala don­de nos encontramos:

Un revés tác­ti­co pue­de ocu­rrir a cual­quier uni­dad en una gue­rra, por­que el cur­so de la mis­ma no tie­ne que ser nece­sa­ria­men­te una cade­na inin­te­rrum­pi­da de vic­to­rias con­tra un enemi­go que ha con­ta­do siem­pre con ven­ta­jas de arma­men­tos y recur­sos béli­cos que ha lle­va­do sin embar­go la peor par­te en esta contienda.

Con­si­de­ra­mos un deber del man­do de nues­tro ejér­ci­to infor­mar de cual­quier vici­si­tud que pue­da ocu­rrir a cual­quie­ra de nues­tras fuer­zas en ope­ra­cio­nes por cuan­to enten­de­mos como nor­ma moral y mili­tar de nues­tro movi­mien­to que no es correc­to ocul­tar los reve­ses al pue­blo ni a los combatientes.

Los reve­ses hay que publi­car­los tam­bién, por­que de ellos se deri­van lec­cio­nes úti­les; para que los erro­res que come­ta una uni­dad no los come­tan otras, para que el des­cui­do en que pue­da incu­rrir un ofi­cial revo­lu­cio­na­rio no se repi­ta en otros ofi­cia­les. Por­que en la gue­rra las defi­cien­cias no se supe­ran ocul­tán­do­las y enga­ñan­do a los sol­da­dos, sino divul­gán­do­las, aler­tan­do siem­pre a todos los man­dos, exi­gien­do nue­vos y redo­bla­dos cui­da­dos en el pla­nea­mien­to y eje­cu­ción de los movi­mien­tos y acciones.

“Noso­tros solo decía­mos la ver­dad. Si ponía­mos un fusil de más, enga­ñá­ba­mos a nues­tros pro­pios com­pa­ñe­ros. Decir la ver­dad fue un prin­ci­pio ele­men­tal que nun­ca falló”, aña­de Fidel.

El Par­te deta­lla cómo una colum­na rebel­de cayó en una embos­ca­da y fue masa­cra­da pos­te­rior­men­te sin pie­dad por un sar­gen­to de la tira­nía batis­tia­na que allí ganó el títu­lo de “car­ni­ce­ro”.

“¿Quién entre­nó a ese ejér­ci­to de tor­tu­ra­do­res, quién le sumi­nis­tró las armas, los tan­ques, los avio­nes, las fra­ga­tas, quién los ense­ñó a matar pri­sio­ne­ros y a tor­tu­rar­los? El impe­rio, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos, ese mis­mo que aho­ra tor­tu­ra a Gerar­do (Her­nán­dez) sin jus­ti­fi­ca­ción algu­na, ¿por qué?, ¿has­ta cuán­do va a durar eso?”, se pre­gun­ta Fidel.

Cie­rra así un aná­li­sis que enla­za las his­to­ria de hace medio siglo con la actual en el per­ma­nen­te y nun­ca aban­do­na­do pro­pó­si­to impe­rial de some­ter a la nación cuba­na, sin repa­rar en méto­dos por repug­nan­tes y cobar­des que pue­dan resultar.

Mar­ta Rojas, perio­dis­ta y escri­to­ra, tes­ti­go del Jui­cio del Mon­ca­da, recuer­da que hace 57 años, un pri­me­ro de agos­to, ella escu­chó la voz de Fidel en una emi­so­ra local de San­tia­go de Cuba. Aca­ba­ba de ser cap­tu­ra­do por el tenien­te Sarría, que lo con­du­jo al vivac de San­tia­go de Cuba. ¿Pen­só en la meto­do­lo­gía que lo lle­va­ría des­pués a la lucha clan­des­ti­na, a Méxi­co, al Gran­ma, a la Sie­rra?, pre­gun­ta Mar­ta. “No”, res­pon­de Fidel. “Esta­ba muer­to ya casi”, alu­dien­do al hecho de que no pen­sa­ba que podría sobre­vi­vir des­pués de la captura.

Los his­to­ria­do­res Fran­cis­ca López y Rolan­do Rodrí­guez inda­gan por la ideo­lo­gía del líder del Asal­to al Mon­ca­da. “Tuve el pri­vi­le­gio de estu­diar; y estu­dian­do me con­ver­tí en mar­xis­ta, leni­nis­ta y mar­tiano… Éra­mos mar­xis­tas-leni­nis­tas radi­ca­les y estu­diá­ba­mos el mar­xis­mo. Pero por una cues­tión tác­ti­ca no lo decía­mos. Usted no va tomar una for­ta­le­za lan­zán­do­se de cabe­za para cho­car con­tra ella. Usted da la vuel­ta, la rodea…”

Ter­mi­na el diá­lo­go, y una inol­vi­da­ble fila de jefes y sol­da­dos del Ejér­ci­to Rebel­de espe­ra para que él les fir­me el libro. No alcan­za­mos a escu­char lo que él les dice, pero está indu­da­ble­men­te feliz. Se ríe por momen­tos como un niño.

Teté Pue­bla sale con su libro de la fila, tie­ne lágri­mas en los ojos. Lo aca­ri­cia. Ha des­cu­bier­to un pasa­je don­de Fidel la men­cio­na: “La men­sa­je­ra a la que hacía refe­ren­cia el Che resul­tó ser Teté Pue­bla, efi­caz cola­bo­ra­do­ra de Celia, quien tuvo una par­ti­ci­pa­ción des­ta­ca­da en este epi­so­dio (se refie­re a la entre­ga de los pri­sio­ne­ros toma­dos en la bata­lla de El Jigüe) y más ade­lan­te sería la segun­da jefa del pelo­tón feme­nino Mari­na Grajales”.

“Yo tenía 16 años, una mucha­chi­ta. No que­rían dar­me tareas serias”, le comen­ta Teté a un com­pa­ñe­ro. “Y mira a la mucha­chi­ta aquí…¿Quién me hubie­ra dicho que iba a vol­ver a vivir mis 16 años?”

Com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Rebel­de que asis­tie­ron a la pre­sen­ta­ción del libro La vic­to­ria estratégica

  • Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Rami­ro Val­dés Menéndez
  • Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Gui­ller­mo Gar­cía Frías
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Abe­lar­do Colo­mé Ibarra
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Leo­pol­do Cin­tras Frías
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Ramón Espi­no­sa Martín
  • Gene­ral Cuer­po Ejér­ci­to Joa­quín Quin­ta Solá
  • Gene­ral de Divi­sión Efi­ge­nio Amei­jei­ras Delgado
  • Gene­ral de Divi­sión Anto­nio Enri­que Lussón
  • Gene­ral de Divi­sión Ramón Par­do Guerra
  • Gene­ral de Divi­sión Romá­ri­co Sotomayor
  • Gene­ral de Bri­ga­da Del­sa Esther Puebla
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Raúl Cas­tro Mercader
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Luis Alfon­so Zayas
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Rei­nal­do Mora
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Harry Villegas
  • Gene­ral de Bri­ga­da ® Rolan­do Kindelán
  • Coro­nel ® Orlan­do Pupo Peña
  • Coro­nel ® Ores­tes Guerra
  • Coro­nel ® José R. Sil­va Berroa

PARTE MILITAR QUE SE INCLUIRÁ EN UN SEGUNDO VOLUMEN DE LAS MEMORIAS DE FIDEL

RADIO REBELDE: Octu­bre 17 de 1958

LA SITUACIÓN MILITAR

Hemos reci­bi­do hoy de la Coman­dan­cia Gene­ral el siguien­te par­te de gue­rra: “La colum­na Nº 11, al man­do del capi­tán Jai­me Vega, sufrió un serio revés en su zona de ope­ra­cio­nes en la pro­vin­cia de Camagüey.

Sobre este hecho ocu­rri­do hace más de dos sema­nas no había­mos ofre­ci­do infor­ma­ción algu­na en espe­ra de las inves­ti­ga­cio­nes y los datos exac­tos que fue­ron orde­na­dos al res­pec­to. Un revés tác­ti­co pue­de ocu­rrir a cual­quier uni­dad en una gue­rra, por­que el cur­so de la mis­ma no tie­ne que ser nece­sa­ria­men­te una cade­na inin­te­rrum­pi­da de vic­to­rias con­tra un enemi­go que ha con­ta­do siem­pre con ven­ta­jas de arma­men­tos y recur­sos béli­cos que ha lle­va­do sin embar­go la peor par­te en esta contienda.

Con­si­de­ra­mos un deber del man­do de nues­tro ejér­ci­to infor­mar de cual­quier vici­si­tud que pue­da ocu­rrir a cual­quie­ra de nues­tras fuer­zas en ope­ra­cio­nes por cuan­to enten­de­mos como nor­ma moral y mili­tar de nues­tro movi­mien­to que no es correc­to ocul­tar los reve­ses al pue­blo ni a los combatientes.

Los reve­ses hay que publi­car­los tam­bién, por­que de ellos se deri­van lec­cio­nes úti­les; para que los erro­res que come­ta una uni­dad no los come­tan otras, para que el des­cui­do en que pue­da incu­rrir un ofi­cial revo­lu­cio­na­rio no se repi­ta en otros ofi­cia­les. Por­que en la gue­rra las defi­cien­cias no se supe­ran ocul­tán­do­las y enga­ñan­do a los sol­da­dos, sino divul­gán­do­las, aler­tan­do siem­pre a todos los man­dos, exi­gien­do nue­vos y redo­bla­dos cui­da­dos en el pla­nea­mien­to y eje­cu­ción de los movi­mien­tos y acciones.

Pero en este caso, ade­más, la acción fue carac­te­ri­za­da por hechos pos­te­rio­res que el pue­blo debe cono­cer cabal­men­te que ata­ñen muy seria­men­te al des­tino de las fuer­zas arma­das de la Repú­bli­ca y que de con­ti­nuar­se repi­tien­do pue­den tener con­se­cuen­cias muy gra­ves para el futu­ro de esos institutos.

Noso­tros hemos pro­cla­ma­do muchas veces que no esta­mos en gue­rra con­tra las fuer­zas arma­das sino con­tra la tira­nía. Pero la actua­ción y la corres­pon­sa­bi­li­za­ción de los ofi­cia­les, cla­ses y sol­da­dos del ejér­ci­to prin­ci­pal­men­te, con cier­tos actos de inau­di­ta bar­ba­rie pue­de lle­gar a un gra­do tal, que nin­gún mili­tar hoy en acti­vo ten­ga jus­ti­fi­ca­ción para sen­tir­se ajeno de cul­pa con los hechos que están ocu­rrien­do des­de que la ambi­ción des­me­di­da de un dic­ta­dor­zue­lo sin escrú­pu­los y la trai­ción de unos cuan­tos ofi­cia­les el diez de mar­zo de mil nove­cien­tos cin­cuen­ta y dos, con­du­jo al ejér­ci­to al rol anti­de­mo­crá­ti­co, incons­ti­tu­cio­nal e indigno que está desempeñando.

Los hechos a que me refie­ro ocu­rrie­ron así: El Capi­tán Jai­me Vega des­cui­dan­do las medi­das tác­ti­cas de segu­ri­dad con­te­ni­das en las ins­truc­cio­nes pre­ci­sas reci­bi­das y que deben tomar­se siem­pre en terri­to­rios domi­na­dos por el enemi­go, avan­za­ban en camio­nes la noche del 27 al 28 de Sep­tiem­bre por un terra­plén que con­du­ce del Cen­tral Fran­cis­co al Cen­tral Maca­re­ño al sur de la pro­vin­cia de Camagüey.

La com­pa­ñía 97 de las fuer­zas de la Dic­ta­du­ra, embos­ca­das en el terra­plén abrie­ron fue­go por sor­pre­sa sobre la colum­na a las dos de la madru­ga­da del día 28 apo­ya­dos con barra­je de ame­tra­lla­do­ras pesa­das. Las des­car­gas cerra­das del enemi­go con­tra los vehícu­los oca­sio­na­ron a la Colum­na, 18 muer­tos cayen­do pri­sio­ne­ros once de los heri­dos que no pudie­ron ser recu­pe­ra­dos en medio de la noche bajo el fue­go de las ame­tra­lla­do­ras enemi­gas empla­za­das en posi­cio­nes ven­ta­jo­sas. Los pri­sio­ne­ros heri­dos rebel­des fue­ron lle­va­dos al hos­pi­tal de Maca­re­ño, sien­do aten­di­dos por el médi­co de ese lugar y dos médi­cos que man­dó a bus­car a San­ta Cruz del Sur el Tenien­te Suá­rez, Jefe de la Com­pa­ñía 97. Al día siguien­te lle­gó en un avión el coro­nel Leo­pol­do Pérez Coujil y poco des­pués arri­ba­ron en un auto­mó­vil el tenien­te coro­nel Suá­rez Sou­quet, el Coman­dan­te Domin­go Piñei­ro y el Sar­gen­to Loren­zo Ota­ño de su guar­dia personal.

El coro­nel Pérez Coujil, le obse­quió a la com­pa­ñía con $ 1, 000.00, en efec­ti­vo que se dis­tri­bu­ye­ron entre los soldados.

Des­pués lo pri­me­ro que hizo fue gol­pear en el ros­tro a uno de los pri­sio­ne­ros heri­dos. Una vez que los hubo inte­rro­ga­do dio ins­truc­cio­nes al Tenien­te Coro­nel Sou­quet de que había que matar a todos los heri­dos. Este últi­mo, desig­nó al coman­dan­te Piñei­ro para que simu­lan­do un com­ba­te, al tras­la­dar a los heri­dos para San­ta Cruz del Sur, los ulti­ma­ra en el camino.

Pre­pa­ra­ron camio­nes con col­cho­nes don­de los colo­ca­ron y par­tie­ron con ellos. Des­pués de cami­nar algu­nos kiló­me­tros empe­za­ron ellos mis­mos a tirar mien­tras el coman­dan­te Piñei­ro gri­ta­ba: “Nos están ata­can­do los rebel­des”, en cuya opor­tu­ni­dad el sar­gen­to Ota­ño lan­zó dos gra­na­das de mano en los camio­nes don­de iban los heri­dos, los que a su vez cre­yen­do que real­men­te eran sus com­pa­ñe­ros decían: “com­pa­ñe­ros, somos noso­tros que esta­mos heri­dos, no dis­pa­ren”. El sar­gen­to Ota­ño subió a los camio­nes y con un fusil ‑ame­tra­lla­dor- fue ulti­man­do a los que esta­ban ago­ni­zan­do; algu­nos habían per­di­do los bra­zos por efec­to de las gra­na­das, otros la cabe­za y en el inte­rior del camión no que­dó más que un ama­si­jo de car­ne y san­gre huma­na. Al sar­gen­to Ota­ño des­de enton­ces, los pro­pios sol­da­dos lo apo­dan “el car­ni­ce­ro”. Des­pués colo­ca­ron los res­tos en un camión y los lle­va­ron para San­ta Cruz del Sur don­de abrie­ron una fosa y los enterraron.

La narra­ción de estos hechos por sí sola es sufi­cien­te para indig­nar al más insen­si­ble. Pero sobre nin­gún ciu­da­dano pue­de pro­du­cir los mis­mos efec­tos que sobre los médi­cos rebel­des que cura­ron a más de cien sol­da­dos pri­sio­ne­ros heri­dos en los días de la ofen­si­va con­tra la Sie­rra Maes­tra, sobre nues­tros com­ba­tien­tes que los trans­por­ta­ron en hom­bros y cami­llas, des­de los cam­pos de bata­lla a los hos­pi­ta­les a muchas millas de dis­tan­cia. Tal vez entre esos heri­dos rebel­des ase­si­na­dos se encon­tra­sen algu­nos de los com­pa­ñe­ros que duran­te la bata­lla del Jigüe trans­por­ta­ron enemi­gos heri­dos des­de la línea de fue­go a los sitios don­de reci­bie­ron la pri­me­ra aten­ción en horas de la noche, escar­pan­do las fara­llas casi inac­ce­si­bles. Esos heri­dos ase­si­na­dos en Cama­güey, vie­ron des­fi­lar ante sus ojos en la Sie­rra Maes­tra los 442 sol­da­dos de la tira­nía entre­ga­dos a la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y Cuba­na y com­par­tie­ron con ellos sus medi­ci­nas y alimentos.

La fal­ta de reci­pro­ci­dad no pue­de ser más repug­nan­te y cobar­de, no es éste un caso ais­la­do por par­te de un ofi­cial o una tro­pa deter­mi­na­da, es una cos­tum­bre gene­ra­li­za­da en todo el ejér­ci­to has­ta un gra­do que pro­du­ce asco.

Cuan­do el ata­que al Mon­ca­da, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el Goi­cu­ría, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el des­em­bar­co del Gran­ma, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el asal­to a Pala­cio, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do el des­em­bar­co de Calix­to Sán­chez, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros; cuan­do la suble­va­ción de Cien­fue­gos, ase­si­na­ron a los pri­sio­ne­ros. Pero en todos aque­llos casos el ejér­ci­to podía tener toda­vía algu­na espe­ran­za de con­ser­var el poder, era fuer­te, no había sufri­do derro­tas sus­tan­cia­les, podía pen­sar que sus crí­me­nes iban a per­ma­ne­cer impu­nes, ante la impo­ten­cia de un pue­blo des­ar­ma­do. Lo suce­di­do en Cama­güey, sin embar­go es doble­men­te indig­nan­te y absur­do, pri­me­ro por­que toda­vía está fres­ca en la memo­ria de la ciu­da­da­nía los cien­tos de sus sol­da­dos que fue­ron devuel­tos a la Cruz Roja por los rebel­des, sanos y sal­vos y segun­do, por­que los sol­da­dos de la tira­nía están per­dien­do la gue­rra, han sido ven­ci­dos en nume­ro­sas bata­llas, pier­den cada día más terreno, retro­ce­den en todas partes.

Están per­dien­do la gue­rra, y sin embar­go, ase­si­nan a los pocos heri­dos pri­sio­ne­ros que caen en sus manos del ejér­ci­to que está ven­cien­do. Por ese mis­mo terri­to­rio de Cama­güey, mar­cha­ron vic­to­rio­sas e incon­te­ni­bles las colum­nas Nº 2 y Nº 8 de los Coman­dan­tes Cami­lo Cien­fue­gos y Ernes­to Gue­va­ra, sin que pudie­ran dete­ner su paso las nume­ro­sas fuer­zas que lan­zó con­tra ellos la dic­ta­du­ra. La van­guar­dia inva­so­ra ha pene­tra­do ya más de cin­cuen­ta kiló­me­tros en el terri­to­rio de Las Villas.

¿Qué sen­ti­do polí­ti­co o mili­tar pue­de tener ese ale­vo­so ase­si­na­to de los rebel­des heri­dos, sino lan­zar sobre las fuer­zas arma­das, har­to des­pres­ti­gia­das ya, una man­cha de san­gre que muchas veces recor­da­rá la His­to­ria como una ver­güen­za infi­ni­ta para cual­quier sol­da­do que hoy vis­te el uni­for­me infa­me y des­hon­ra­do del que no pue­de vol­ver a lla­mar­se jamás “Ejér­ci­to de la Repú­bli­ca”. Este hecho será denun­cia­do ante la Cruz Roja Inter­na­cio­nal y deman­da­re­mos el envío de dele­ga­dos, de la mis­ma para inves­ti­gar lo suce­di­do y será diri­gi­da tam­bién una car­ta abier­ta a las fuer­zas arma­das, hacién­do­les ver la res­pon­sa­bi­li­dad que están echan­do sobre sus hom­bros. En poder nues­tro están, ade­más, nume­ro­sos sol­da­dos pri­sio­ne­ros, un Tenien­te Coro­nel, para mayor para­do­ja heri­do y sien­do aten­di­do en un hos­pi­tal nues­tro, un coman­dan­te y dos capitanes.

Cons­ti­tu­ye una cobar­día infi­ni­ta y una ausen­cia total de com­pa­ñe­ris­mo, la con­duc­ta del coro­nel Leo­pol­do Pérez Coujil, el Tenien­te Coro­nel Suá­rez Sou­quet, el Coman­dan­te Tria­na y demás mise­ra­bles ase­si­nos, olvi­dar­se de esos com­pa­ñe­ros suyos que están aquí, pri­sio­ne­ros de noso­tros, sin otras garan­tías para sus vidas que la cal­ma y la sere­ni­dad que hay que tener fren­te a estos hechos van­dá­li­cos, el sen­ti­do humano y jus­ti­cie­ro de la gue­rra que esta­mos libran­do, el ideal de lucha que nos ins­pi­ra y el con­cep­to ver­da­de­ro que tene­mos del Honor Mili­tar. No crean nin­guno de los res­pon­sa­bles de tales actos que ten­drán esca­pa­to­ria. No los sal­va­rá siquie­ra un vira­je del ejér­ci­to a últi­ma hora, por­que una de las con­di­cio­nes que hemos pues­to y man­ten­dre­mos fir­me­men­te ante cual­quier gol­pe de Esta­do es la entre­ga inme­dia­ta de los cri­mi­na­les de gue­rra y de todos los mili­ta­res y polí­ti­cos que se hayan enri­que­ci­do con la san­gre y el dolor del Pue­blo, des­de Batis­ta has­ta el últi­mo torturador.

De lo con­tra­rio ten­drán que seguir afron­tan­do la gue­rra has­ta su total des­truc­ción, por­que la Revo­lu­ción no podrán obs­truc­cio­nar­la lo más míni­mo ni la asque­ro­sa far­sa que se pre­pa­ra para el pró­xi­mo 3 de Noviem­bre, ni el gol­pe de Esta­do que no ven­ga pre­ce­di­do por las con­di­cio­nes que esta­ble­ce el Movi­mien­to “26 de Julio” y median­te acuer­do previo.

Los que han sem­bra­do vien­tos reco­ge­rán tem­pes­ta­des. Nadie duda ya que las deca­den­tes y des­mo­ra­li­za­das fuer­zas de la tira­nía no podrán con­te­ner el empu­je vic­to­rio­so del pueblo.

Para eso ten­drían que ven­cer pri­me­ro a cada una de las colum­nas que ya están ope­ran­do sóli­da­men­te en cua­tro pro­vin­cias y des­pués tomar en la Sie­rra Maes­tra has­ta la últi­ma trin­che­ra en la cús­pi­de del Pico Tur­quino defen­di­da por el últi­mo sol­da­do rebel­de y el ejér­ci­to de Batis­ta ha demos­tra­do ya sufi­cien­te­men­te que es inca­paz de hacerlo.

A la Coman­dan­cia Gene­ral ha lle­ga­do un infor­me exten­so de la Colum­na Inva­so­ra Nº. 2 Anto­nio Maceo, que des­pués de atra­ve­sar vic­to­rio­sa­men­te la pro­vin­cia de Cama­güey ha pene­tra­do en el terri­to­rio de Las Villas. Dicho infor­me, que con­tie­ne la narra­ción deta­lla­da de una extra­or­di­na­ria proeza mili­tar, será leí­da, por Radio Rebel­de y el pue­blo ten­drá opor­tu­ni­dad de cono­cer uno de los epi­so­dios más emo­cio­nan­tes con los que se está escri­bien­do la his­to­ria viva de la Patria.

Fidel Cas­tro

Coman­dan­te Jefe.

Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Foto: Estudios RevoluciónFoto: Estu­dios Revolución 
Foto: Roberto ChileFoto: Estu­dios Revolución 
Presentación del Libro de Fidel, “La victoria estratégica”. Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Presentación del Libro de Fidel, “La victoria estratégica”. Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Foto: Roberto ChileLos Coman­dan­tes de la Revo­lu­ción Gui­ller­mo Gar­cía Frías y Rami­ro Val­dés. Foto: Rober­to Chile 
Presentación del Libro de Fidel, “La victoria estratégica”. Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Foto: Roberto ChileFoto: Rober­to Chile 
Foto: Roberto ChileFidel salu­da a Elián Gon­zá­lez. Foto: Rober­to Chile 

Pre­sen­ta­ción de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” (I Parte)

Pre­sen­ta­ción de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” (II Parte)

Pre­sen­ta­ción de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” (III Parte)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.