Vene­zue­la recha­za edi­to­rial del Washing­ton Post sobre apo­yo a FARC – Apo­rrea

El emba­ja­dor de Vene­zue­la en EE.UU., Ber­nar­do Álva­rez, recha­zó este vier­nes el edi­to­rial del Washing­ton Post en el que cri­ti­ca la inac­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ante las denun­cias de Colom­bia sobre el pre­sun­to apo­yo del país vecino a las FARC.

En una car­ta públi­ca al dia­rio de Washing­ton, el emba­ja­dor afir­ma que el rota­ti­vo una vez más emplea argu­men­tos dog­má­ti­cos para opi­nar sobre la pre­sun­ta pre­sen­cia de las FARC en terri­to­rio vene­zo­lano.

El Post dijo este vier­nes que el pre­si­den­te de Colom­bia, Álva­ro Uri­be, se sin­tió obli­ga­do, antes de aban­do­nar el 7 de agos­to el poder, a hacer un últi­mo esfuer­zo para lla­mar la aten­ción de un pro­ble­ma que, si ocu­rrie­se en Orien­te Medio segu­ra­men­te esta­ría ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

El Gobierno colom­biano pre­sen­tó la sema­na pasa­da en la OEA prue­bas sobre la pre­sun­ta pre­sen­cia de gue­rri­llas en el país vecino.

El rota­ti­vo dijo que Uri­be está pro­fun­da­men­te frus­tra­do por el apo­yo con­ti­nuo de Vene­zue­la a las FARC y la inac­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de pedir cuen­tas al pre­si­den­te Hugo Chá­vez.

Cri­ti­có espe­cial­men­te a EEUU y a Bra­sil, al pri­me­ro por ser dema­sia­do «tibio» en su res­pues­ta y al segun­do por ser dema­sia­do per­mi­si­vo con Vene­zue­la.

Por su par­te, el emba­ja­dor vene­zo­lano seña­lo que, si el Post hubie­se tra­ta­do de hacer un aná­li­sis más hones­to sobre los temas en jue­go entre Colom­bia y Vene­zue­la, habría comen­za­do por con­si­de­rar que ambos paí­ses com­par­ten una fron­te­ra de 2.300 kiló­me­tros que es muy difí­cil de patru­llar.

Enton­ces el dia­rio tam­bién hubie­ra teni­do en cuen­ta que Colom­bia ha sufri­do una gue­rra civil de 60 años, la cual se ha con­ver­ti­do en un con­flic­to que tie­ne múl­ti­ples capas y es impo­si­ble resol­ver sólo por la vía mili­tar, agre­gó Álva­rez.

«La reali­dad es que las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas han hecho todo en su poder para impe­dir que gru­pos insur­gen­tes, para­mi­li­ta­res o cri­mi­na­les colom­bia­nos usen nues­tro terri­to­rio, y las acu­sa­cio­nes de Uri­be en el pasa­do ya han sido des­men­ti­das», des­ta­có.

De hecho, apun­tó, Chá­vez ha tra­ba­ja­do acti­va­men­te por la paz en Colom­bia, como que­dó demos­tra­do con sus esfuer­zos de pro­mo­ver libe­ra­cio­nes uni­la­te­ra­les de secues­tra­dos por las gue­rri­llas y sus repe­ti­dos lla­ma­dos a que dejen las armas, ale­gó.

De acuer­do a la lógi­ca del Post, pro­si­guió el emba­ja­dor, inclu­so el pre­si­den­te Barack Oba­ma debe estar pro­te­gien­do a los tra­fi­can­tes de armas y dro­gas que cru­zan la fron­te­ra entre Méxi­co y EE.UU., y tam­bién podría ser un alia­do de los cri­mi­na­les que azo­tan El Paso y Ciu­dad Juá­rez; esta lógi­ca es absur­da, sos­tu­vo Álva­rez.

El diplo­má­ti­co dijo que qui­zá lo que moles­te al Post es que Chá­vez haya abo­ga­do acti­va­men­te por una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to colom­biano y que el últi­mo acer­ca­mien­to entre Colom­bia y Vene­zue­la abrie­ra leve­men­te la puer­ta a la posi­bi­li­dad de alcan­zar la paz.

«El pre­si­den­te Chá­vez y la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur) están tra­ba­jan­do acti­va­men­te por la paz y la inte­gra­ción en la región y espe­ra­mos que poda­mos ini­ciar una nue­va pági­na cuan­do el pre­si­den­te elec­to de Colom­bia (Juan Manuel San­tos) asu­ma su car­go», agre­gó Álva­rez.

«Espe­re­mos que la pági­na edi­to­rial del Post no logré enve­ne­nar este pro­ce­so», con­clu­yó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *