Vene­zue­la recha­za edi­to­rial del Washing­ton Post sobre apo­yo a FARC – Aporrea

El emba­ja­dor de Vene­zue­la en EE.UU., Ber­nar­do Álva­rez, recha­zó este vier­nes el edi­to­rial del Washing­ton Post en el que cri­ti­ca la inac­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ante las denun­cias de Colom­bia sobre el pre­sun­to apo­yo del país vecino a las FARC.

En una car­ta públi­ca al dia­rio de Washing­ton, el emba­ja­dor afir­ma que el rota­ti­vo una vez más emplea argu­men­tos dog­má­ti­cos para opi­nar sobre la pre­sun­ta pre­sen­cia de las FARC en terri­to­rio venezolano.

El Post dijo este vier­nes que el pre­si­den­te de Colom­bia, Álva­ro Uri­be, se sin­tió obli­ga­do, antes de aban­do­nar el 7 de agos­to el poder, a hacer un últi­mo esfuer­zo para lla­mar la aten­ción de un pro­ble­ma que, si ocu­rrie­se en Orien­te Medio segu­ra­men­te esta­ría ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

El Gobierno colom­biano pre­sen­tó la sema­na pasa­da en la OEA prue­bas sobre la pre­sun­ta pre­sen­cia de gue­rri­llas en el país vecino.

El rota­ti­vo dijo que Uri­be está pro­fun­da­men­te frus­tra­do por el apo­yo con­ti­nuo de Vene­zue­la a las FARC y la inac­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de pedir cuen­tas al pre­si­den­te Hugo Chávez.

Cri­ti­có espe­cial­men­te a EEUU y a Bra­sil, al pri­me­ro por ser dema­sia­do «tibio» en su res­pues­ta y al segun­do por ser dema­sia­do per­mi­si­vo con Venezuela.

Por su par­te, el emba­ja­dor vene­zo­lano seña­lo que, si el Post hubie­se tra­ta­do de hacer un aná­li­sis más hones­to sobre los temas en jue­go entre Colom­bia y Vene­zue­la, habría comen­za­do por con­si­de­rar que ambos paí­ses com­par­ten una fron­te­ra de 2.300 kiló­me­tros que es muy difí­cil de patrullar.

Enton­ces el dia­rio tam­bién hubie­ra teni­do en cuen­ta que Colom­bia ha sufri­do una gue­rra civil de 60 años, la cual se ha con­ver­ti­do en un con­flic­to que tie­ne múl­ti­ples capas y es impo­si­ble resol­ver sólo por la vía mili­tar, agre­gó Álvarez.

«La reali­dad es que las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas han hecho todo en su poder para impe­dir que gru­pos insur­gen­tes, para­mi­li­ta­res o cri­mi­na­les colom­bia­nos usen nues­tro terri­to­rio, y las acu­sa­cio­nes de Uri­be en el pasa­do ya han sido des­men­ti­das», destacó.

De hecho, apun­tó, Chá­vez ha tra­ba­ja­do acti­va­men­te por la paz en Colom­bia, como que­dó demos­tra­do con sus esfuer­zos de pro­mo­ver libe­ra­cio­nes uni­la­te­ra­les de secues­tra­dos por las gue­rri­llas y sus repe­ti­dos lla­ma­dos a que dejen las armas, alegó.

De acuer­do a la lógi­ca del Post, pro­si­guió el emba­ja­dor, inclu­so el pre­si­den­te Barack Oba­ma debe estar pro­te­gien­do a los tra­fi­can­tes de armas y dro­gas que cru­zan la fron­te­ra entre Méxi­co y EE.UU., y tam­bién podría ser un alia­do de los cri­mi­na­les que azo­tan El Paso y Ciu­dad Juá­rez; esta lógi­ca es absur­da, sos­tu­vo Álvarez.

El diplo­má­ti­co dijo que qui­zá lo que moles­te al Post es que Chá­vez haya abo­ga­do acti­va­men­te por una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to colom­biano y que el últi­mo acer­ca­mien­to entre Colom­bia y Vene­zue­la abrie­ra leve­men­te la puer­ta a la posi­bi­li­dad de alcan­zar la paz.

«El pre­si­den­te Chá­vez y la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur) están tra­ba­jan­do acti­va­men­te por la paz y la inte­gra­ción en la región y espe­ra­mos que poda­mos ini­ciar una nue­va pági­na cuan­do el pre­si­den­te elec­to de Colom­bia (Juan Manuel San­tos) asu­ma su car­go», agre­gó Álvarez.

«Espe­re­mos que la pági­na edi­to­rial del Post no logré enve­ne­nar este pro­ce­so», concluyó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.