Pro­nun­cia­mien­to femi­nis­ta en apo­yo a nues­tras her­ma­nas, muje­res yuk­pas y sus luchas – Géne­ro con cla­se

Noso­tras, femi­nis­tas com­pro­me­ti­das con la trans­for­ma­ción social que se ade­lan­ta en Vene­zue­la y en Amé­ri­ca Lati­na, don­de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y el reco­no­ci­mien­to de diver­sas iden­ti­da­des que inte­gran nues­tros pue­blos son ban­de­ra y obje­ti­vo para socie­da­des más jus­tas, más huma­nas y más sus­ten­ta­bles, nos sen­ti­mos con­vo­ca­das a expre­sar nues­tra soli­da­ri­dad y apo­yo a la lucha que las muje­res yuk­pas, inte­gra­das a su pue­blo, vie­nen desa­rro­llan­do por su hábi­tat, por sus tie­rras, por sus dere­chos, por su iden­ti­dad cul­tu­ral y por el ejer­ci­cio de sus for­mas de jus­ti­cia.

Des­de el miér­co­les 21 de julio, casi un cen­te­nar de indí­ge­nas yuk­pa del río Yaza, Gua­mo­pa­mo­cha y Chak­ta­pa, lle­ga­ron a Cara­cas —por ter­ce­ra vez— des­de la sie­rra de Peri­já y se apos­ta­ron, de mane­ra per­ma­nen­te, en la entra­da del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia. Vinie­ron para exi­gir, jun­to con varios gru­pos de dere­chos huma­nos, que esta ins­tan­cia se pro­nun­cie res­pec­to a un Ampa­ro Cons­ti­tu­cio­nal intro­du­ci­do en febre­ro de este año, que deter­mi­ne si los yuk­pas impu­tados (Sabino y Ole­ga­rio Rome­ro y Ale­xan­der Fer­nán­dez) han de ser juz­ga­dos por la jus­ti­cia espe­cial indí­ge­na o por la jus­ti­cia ordi­na­ria, pre­vis­tas por la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la.

De estos her­ma­nos y her­ma­nas yuk­pas se des­ta­can 35 madres con sus 60 niñas, niños y bebés, acam­pa­dos fren­te al Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia, en una acción de resis­ten­cia para hacer sen­tir su voces y pre­sen­cia ante una buro­cra­cia judi­cial que luce bas­tan­te ensi­mis­ma­da.

Los dra­má­ti­cos tes­ti­mo­nios de las muje­res yuk­pas nos obli­gan como femi­nis­tas y defen­so­ras de los dere­chos huma­nos y de nues­tro cons­ti­tu­cio­nal esta­do de jus­ti­cia social a no per­ma­ne­cer indi­fe­ren­tes ante sus denun­cias, entre las que des­ta­can el haber sido vio­len­ta­das en su inti­mi­dad por fun­cio­na­rios mili­ta­res (del Fuer­te Macoa) al rea­li­zar la visi­ta a sus fami­lia­res pri­va­dos de liber­tad. Estas muje­res yuk­pa han sido obli­ga­das, algu­nas veces bajo ame­na­zas de ser dete­ni­das, a des­nu­dar­se por los sol­da­dos encar­ga­dos de la requi­sa —some­ti­dos a su vez por órde­nes supe­rio­res— sin impor­tar­les su par­ti­cu­lar mane­ra de ser y estar, su cul­tu­ra, usos y cos­tum­bres, su moral ante los hom­bres y ante su cuer­po como muje­res yuk­pa.

En su tes­ti­mo­nio, estas her­ma­nas yuk­pas han decla­ra­do que casi siem­pre son sólo hom­bres sol­da­dos quie­nes las han some­ti­do a veja­cio­nes y que ellas obe­de­cen por­que “hablan duro y por­tan armas lar­gas”, por lo que “ellas les temen”. Al des­nu­dar­se les tocan sus cuer­pos, las obli­gan a qui­tar­se la ropa inte­rior para inme­dia­ta­men­te reír­se y bur­lar­se de ellas, y has­ta hay denun­cias por inten­tos de vio­la­ción por par­te de los fun­cio­na­rios del Fuer­te Macoa.

Las muje­res yuk­pa temen por la con­ti­nui­dad de estos atro­pe­llos y por más repre­sa­lias, toda vez que no ven una sali­da cer­ca­na al retar­do pro­ce­sal y al ais­la­mien­to que viven sus fami­lia­res pri­va­dos de liber­tad. En vez de ello, se eje­cu­tan cam­bios repen­ti­nos, sien­do el últi­mo el tras­la­do de Ale­xan­der Fer­nán­dez, Sabino y Ole­ga­rio Rome­ro del Fuer­te Macoa a otro penal ubi­ca­do en el esta­do Tru­ji­llo, esto sin pre­vio avi­so y lue­go de que los y las her­ma­nas yuk­pas mani­fes­ta­ran sus legí­ti­mas pro­tes­tas, por las que aho­ra tam­bién se les cri­mi­na­li­za a ellas y a sus hijas e hijos.

Esta­mos con­ven­ci­das de que la jus­ti­cia no debe ser cie­ga ni sor­da, debe tener los ojos y oídos bien abier­tos y dis­pues­tos para com­pren­der y aten­der los argu­men­tos, sobre todo de quie­nes duran­te siglos han sido pos­ter­ga­das y pos­ter­ga­dos, excluí­dos e invi­si­bi­li­za­dos. Este es un caso emble­má­ti­co en el que debe demos­trar­se que la jus­ti­cia está por enci­ma de los pro­ce­di­mien­tos.

En esta hora en la que fuer­zas oscu­ras pro­mue­ven con­flic­tos y agre­sio­nes con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en su camino hacia una socie­dad de paz y jus­ti­cia, nece­si­ta­mos unión, com­pro­mi­so y tam­bién pro­fun­di­za­ción de todas las for­mas socia­les e ins­ti­tu­cio­na­les de eman­ci­pa­ción social.

Orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos y mili­tan­tes femi­nis­tas, muje­res y hom­bres, [email protected] con­tra la injus­ti­cia y con­tra toda for­ma de opre­sión, soli­ci­ta­mos:

1. Que las ins­ti­tu­cio­nes que la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la cum­plan con su res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so his­tó­ri­co, asu­mien­do la cele­ri­dad pro­ce­sal y dan­do res­pues­ta inme­dia­ta a la soli­ci­tud de ampa­ro intro­du­ci­da por la comu­ni­dad yuk­pa en la cual se exi­ge el pro­ce­sa­mien­to de Sabino Rome­ro, Ole­ga­rio Rome­ro y Ale­xan­der Fer­nán­dez de acuer­do a los códi­gos, cos­tum­bres y juris­dic­ción esta­ble­ci­dos por la comu­ni­dad yuk­pa, ello ampa­ra­do en el artícu­lo No. 260 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la.

2. Que cese el silen­cia­mien­to mediá­ti­co y la cri­mi­na­li­za­ción de las muje­res yuk­pas y legí­ti­ma pro­tes­ta, toda vez que su impe­ra­ti­vo éti­co, polí­ti­co y jurí­di­co las urge a “dar res­pues­tas en lo inme­dia­to, cor­to y mediano pla­zo a las nece­si­da­des más urgi­das de pue­blos y comu­ni­da­des”, y “Pro­por­cio­nar la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble a los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas”.

3. Exhor­ta­mos a las auto­ri­da­des como el Minis­te­rio Públi­co, Minis­te­rio de Inte­rior y Jus­ti­cia y Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia a los fines de que se garan­ti­ce unas con­di­cio­nes de pri­va­ción de liber­tad con­for­me a lo esta­ble­ci­do en nues­tra legis­la­ción y que las visi­tas de las muje­res como dere­cho pro­te­gi­do, se les pro­cu­re el res­pe­to hacia su inte­gri­dad físi­ca, psi­co­ló­gi­ca y sexual en fun­ción de res­pe­tar sus dere­chos huma­nos, ase­gu­ran­do todos los medios para pre­ve­nir, san­cio­nar, aten­der y erra­di­car todas las for­mas de vio­len­cia sobre estas muje­res indí­ge­nas plu­ri­dis­cri­mi­na­das por sus con­di­cio­nes étni­cas, eco­nó­mi­cas y socio­po­lí­ti­cas que las hacen más vul­ne­ra­bles a la vio­len­cia.

4. Soli­ci­ta­mos que se nom­bre una Comi­sión de alto nivel con las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes para que se estu­die con ele­men­tos his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les la pose­sión ances­tral de las tie­rras de estos her­ma­nos y her­ma­nas indí­ge­nas boli­va­ria­nas para su posi­ble titu­la­ri­dad, con­for­me la nor­ma­ti­va legal vigen­te y que se apli­ca en esos casos ya que el Esta­do debe garan­ti­zar la jus­ti­cia social, la igual­dad étni­co-racial y de géne­ro.

5. Soli­ci­ta­mos la aper­tu­ra de una ave­ri­gua­ción penal sobre los fun­cio­na­rios mili­ta­res de Fuer­te Macoa que pre­sun­ta­men­te vio­len­ta­ron a las her­ma­nas yuk­pas en su dere­cho a la visi­ta a sus fami­lia­res pri­va­dos de liber­tad para esta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des y san­cio­nes en los casos que hubie­re lugar, y que estas situa­cio­nes no suce­dan ni se repi­tan en los casos de las her­ma­nas yuk­pas.

Cara­cas, 27 de julio de 2010

[email protected] aba­jo fir­man­tes:
La ARAÑA FEMINISTA (La Ara­ña Femi­nis­ta es una red que arti­cu­la diver­sos colec­ti­vos de muje­res y hom­bres que luchan por la jus­ti­cia e igual­dad entre los géne­ros)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *