Pro­nun­cia­mien­to femi­nis­ta en apo­yo a nues­tras her­ma­nas, muje­res yuk­pas y sus luchas – Géne­ro con clase

Noso­tras, femi­nis­tas com­pro­me­ti­das con la trans­for­ma­ción social que se ade­lan­ta en Vene­zue­la y en Amé­ri­ca Lati­na, don­de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y el reco­no­ci­mien­to de diver­sas iden­ti­da­des que inte­gran nues­tros pue­blos son ban­de­ra y obje­ti­vo para socie­da­des más jus­tas, más huma­nas y más sus­ten­ta­bles, nos sen­ti­mos con­vo­ca­das a expre­sar nues­tra soli­da­ri­dad y apo­yo a la lucha que las muje­res yuk­pas, inte­gra­das a su pue­blo, vie­nen desa­rro­llan­do por su hábi­tat, por sus tie­rras, por sus dere­chos, por su iden­ti­dad cul­tu­ral y por el ejer­ci­cio de sus for­mas de justicia.

Des­de el miér­co­les 21 de julio, casi un cen­te­nar de indí­ge­nas yuk­pa del río Yaza, Gua­mo­pa­mo­cha y Chak­ta­pa, lle­ga­ron a Cara­cas —por ter­ce­ra vez— des­de la sie­rra de Peri­já y se apos­ta­ron, de mane­ra per­ma­nen­te, en la entra­da del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia. Vinie­ron para exi­gir, jun­to con varios gru­pos de dere­chos huma­nos, que esta ins­tan­cia se pro­nun­cie res­pec­to a un Ampa­ro Cons­ti­tu­cio­nal intro­du­ci­do en febre­ro de este año, que deter­mi­ne si los yuk­pas impu­tados (Sabino y Ole­ga­rio Rome­ro y Ale­xan­der Fer­nán­dez) han de ser juz­ga­dos por la jus­ti­cia espe­cial indí­ge­na o por la jus­ti­cia ordi­na­ria, pre­vis­tas por la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

De estos her­ma­nos y her­ma­nas yuk­pas se des­ta­can 35 madres con sus 60 niñas, niños y bebés, acam­pa­dos fren­te al Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia, en una acción de resis­ten­cia para hacer sen­tir su voces y pre­sen­cia ante una buro­cra­cia judi­cial que luce bas­tan­te ensimismada.

Los dra­má­ti­cos tes­ti­mo­nios de las muje­res yuk­pas nos obli­gan como femi­nis­tas y defen­so­ras de los dere­chos huma­nos y de nues­tro cons­ti­tu­cio­nal esta­do de jus­ti­cia social a no per­ma­ne­cer indi­fe­ren­tes ante sus denun­cias, entre las que des­ta­can el haber sido vio­len­ta­das en su inti­mi­dad por fun­cio­na­rios mili­ta­res (del Fuer­te Macoa) al rea­li­zar la visi­ta a sus fami­lia­res pri­va­dos de liber­tad. Estas muje­res yuk­pa han sido obli­ga­das, algu­nas veces bajo ame­na­zas de ser dete­ni­das, a des­nu­dar­se por los sol­da­dos encar­ga­dos de la requi­sa —some­ti­dos a su vez por órde­nes supe­rio­res— sin impor­tar­les su par­ti­cu­lar mane­ra de ser y estar, su cul­tu­ra, usos y cos­tum­bres, su moral ante los hom­bres y ante su cuer­po como muje­res yukpa.

En su tes­ti­mo­nio, estas her­ma­nas yuk­pas han decla­ra­do que casi siem­pre son sólo hom­bres sol­da­dos quie­nes las han some­ti­do a veja­cio­nes y que ellas obe­de­cen por­que “hablan duro y por­tan armas lar­gas”, por lo que “ellas les temen”. Al des­nu­dar­se les tocan sus cuer­pos, las obli­gan a qui­tar­se la ropa inte­rior para inme­dia­ta­men­te reír­se y bur­lar­se de ellas, y has­ta hay denun­cias por inten­tos de vio­la­ción por par­te de los fun­cio­na­rios del Fuer­te Macoa.

Las muje­res yuk­pa temen por la con­ti­nui­dad de estos atro­pe­llos y por más repre­sa­lias, toda vez que no ven una sali­da cer­ca­na al retar­do pro­ce­sal y al ais­la­mien­to que viven sus fami­lia­res pri­va­dos de liber­tad. En vez de ello, se eje­cu­tan cam­bios repen­ti­nos, sien­do el últi­mo el tras­la­do de Ale­xan­der Fer­nán­dez, Sabino y Ole­ga­rio Rome­ro del Fuer­te Macoa a otro penal ubi­ca­do en el esta­do Tru­ji­llo, esto sin pre­vio avi­so y lue­go de que los y las her­ma­nas yuk­pas mani­fes­ta­ran sus legí­ti­mas pro­tes­tas, por las que aho­ra tam­bién se les cri­mi­na­li­za a ellas y a sus hijas e hijos.

Esta­mos con­ven­ci­das de que la jus­ti­cia no debe ser cie­ga ni sor­da, debe tener los ojos y oídos bien abier­tos y dis­pues­tos para com­pren­der y aten­der los argu­men­tos, sobre todo de quie­nes duran­te siglos han sido pos­ter­ga­das y pos­ter­ga­dos, excluí­dos e invi­si­bi­li­za­dos. Este es un caso emble­má­ti­co en el que debe demos­trar­se que la jus­ti­cia está por enci­ma de los procedimientos.

En esta hora en la que fuer­zas oscu­ras pro­mue­ven con­flic­tos y agre­sio­nes con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la en su camino hacia una socie­dad de paz y jus­ti­cia, nece­si­ta­mos unión, com­pro­mi­so y tam­bién pro­fun­di­za­ción de todas las for­mas socia­les e ins­ti­tu­cio­na­les de eman­ci­pa­ción social.

Orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos y mili­tan­tes femi­nis­tas, muje­res y hom­bres, [email protected] con­tra la injus­ti­cia y con­tra toda for­ma de opre­sión, solicitamos:

1. Que las ins­ti­tu­cio­nes que la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la cum­plan con su res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so his­tó­ri­co, asu­mien­do la cele­ri­dad pro­ce­sal y dan­do res­pues­ta inme­dia­ta a la soli­ci­tud de ampa­ro intro­du­ci­da por la comu­ni­dad yuk­pa en la cual se exi­ge el pro­ce­sa­mien­to de Sabino Rome­ro, Ole­ga­rio Rome­ro y Ale­xan­der Fer­nán­dez de acuer­do a los códi­gos, cos­tum­bres y juris­dic­ción esta­ble­ci­dos por la comu­ni­dad yuk­pa, ello ampa­ra­do en el artícu­lo No. 260 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

2. Que cese el silen­cia­mien­to mediá­ti­co y la cri­mi­na­li­za­ción de las muje­res yuk­pas y legí­ti­ma pro­tes­ta, toda vez que su impe­ra­ti­vo éti­co, polí­ti­co y jurí­di­co las urge a “dar res­pues­tas en lo inme­dia­to, cor­to y mediano pla­zo a las nece­si­da­des más urgi­das de pue­blos y comu­ni­da­des”, y “Pro­por­cio­nar la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble a los pue­blos y comu­ni­da­des indígenas”.

3. Exhor­ta­mos a las auto­ri­da­des como el Minis­te­rio Públi­co, Minis­te­rio de Inte­rior y Jus­ti­cia y Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia a los fines de que se garan­ti­ce unas con­di­cio­nes de pri­va­ción de liber­tad con­for­me a lo esta­ble­ci­do en nues­tra legis­la­ción y que las visi­tas de las muje­res como dere­cho pro­te­gi­do, se les pro­cu­re el res­pe­to hacia su inte­gri­dad físi­ca, psi­co­ló­gi­ca y sexual en fun­ción de res­pe­tar sus dere­chos huma­nos, ase­gu­ran­do todos los medios para pre­ve­nir, san­cio­nar, aten­der y erra­di­car todas las for­mas de vio­len­cia sobre estas muje­res indí­ge­nas plu­ri­dis­cri­mi­na­das por sus con­di­cio­nes étni­cas, eco­nó­mi­cas y socio­po­lí­ti­cas que las hacen más vul­ne­ra­bles a la violencia.

4. Soli­ci­ta­mos que se nom­bre una Comi­sión de alto nivel con las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes para que se estu­die con ele­men­tos his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les la pose­sión ances­tral de las tie­rras de estos her­ma­nos y her­ma­nas indí­ge­nas boli­va­ria­nas para su posi­ble titu­la­ri­dad, con­for­me la nor­ma­ti­va legal vigen­te y que se apli­ca en esos casos ya que el Esta­do debe garan­ti­zar la jus­ti­cia social, la igual­dad étni­co-racial y de género.

5. Soli­ci­ta­mos la aper­tu­ra de una ave­ri­gua­ción penal sobre los fun­cio­na­rios mili­ta­res de Fuer­te Macoa que pre­sun­ta­men­te vio­len­ta­ron a las her­ma­nas yuk­pas en su dere­cho a la visi­ta a sus fami­lia­res pri­va­dos de liber­tad para esta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des y san­cio­nes en los casos que hubie­re lugar, y que estas situa­cio­nes no suce­dan ni se repi­tan en los casos de las her­ma­nas yukpas.

Cara­cas, 27 de julio de 2010

[email protected] aba­jo firmantes:
La ARAÑA FEMINISTA (La Ara­ña Femi­nis­ta es una red que arti­cu­la diver­sos colec­ti­vos de muje­res y hom­bres que luchan por la jus­ti­cia e igual­dad entre los géneros)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.