La vic­to­ria estra­té­gi­ca- Fidel Cas­tro

Den­tro de bre­ves días será publi­ca­do el libro en el que, bajo el títu­lo de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca”, narro la bata­lla que libró del exter­mi­nio al peque­ño Ejér­ci­to Rebel­de.

Lo ini­cio con una intro­duc­ción en la que expli­co mis dudas acer­ca del títu­lo que le pon­dría “…no sabía si lla­mar­la ‘La últi­ma ofen­si­va de Batis­ta’ o ‘Cómo 300 derro­ta­ron a 10 000′” que pare­ce­ría un cuen­to de cien­cia fic­ción.

Inclu­ye una peque­ña auto­bio­gra­fía: “No desea­ba espe­rar que se publi­ca­ran un día las res­pues­tas a incon­ta­bles pre­gun­tas que me hicie­ran sobre la niñez, la ado­les­cen­cia y la juven­tud, eta­pas que me con­vir­tie­ron en revo­lu­cio­na­rio y com­ba­tien­te arma­do.”

El títu­lo que final­men­te deci­dí fue “La vic­to­ria estra­té­gi­ca”.

Está divi­di­do en 25 capí­tu­los, con­tie­ne abun­dan­tes fotos de la cali­dad posi­ble en aque­llas cir­cuns­tan­cias y los mapas per­ti­nen­tes.

Final­men­te, se pre­sen­tan esque­mas grá­fi­cos sobre los tipos de armas que uti­li­za­ron ambos con­ten­dien­tes.

En las pági­nas fina­les del capí­tu­lo 24 de la narra­ción hice afir­ma­cio­nes que resul­ta­ron pre­mo­ni­to­rias.

En el últi­mo par­te que escri­bí para ser leí­do por Radio Rebel­de el sie­te de agos­to, al día siguien­te de con­clui­da la bata­lla final de Las Mer­ce­des, expre­sé:

“La ofen­si­va ha sido liqui­da­da. El más gran­de esfuer­zo mili­tar que se haya rea­li­za­do en nues­tra his­to­ria Repu­bli­ca­na, con­clu­yó en el más espan­to­so desas­tre que pudo ima­gi­nar­se el sober­bio Dic­ta­dor, cuyas tro­pas en ple­na fuga, des­pués de dos meses y medio [de] derro­ta en derro­ta, están seña­lan­do los días fina­les de su régi­men odio­so. La Sie­rra Maes­tra está ya total­men­te libre de fuer­zas enemi­gas.”

En el libro sobre “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” se expli­ca tex­tual­men­te:

“La derro­ta de la ofen­si­va enemi­ga, des­pués de 74 días de ince­san­te com­ba­te, sig­ni­fi­có el vira­je estra­té­gi­co de la gue­rra. A par­tir de ese momen­to la suer­te de la tira­nía que­dó defi­ni­ti­va­men­te echa­da, en la medi­da en que se hacía evi­den­te la inmi­nen­cia de su colap­so mili­tar.”

“Ese mis­mo día redac­té una car­ta diri­gi­da al mayor gene­ral Eulo­gio Can­ti­llo, quien diri­gió toda la cam­pa­ña enemi­ga des­de el pues­to de man­do de la zona de ope­ra­cio­nes, asen­ta­do en Baya­mo. Le con­fir­mé a Can­ti­llo que se encon­tra­ban en poder de nues­tras fuer­zas alre­de­dor de 160 sol­da­dos pri­sio­ne­ros, entre ellos muchos heri­dos, y que está­ba­mos en dis­po­si­ción de esta­ble­cer de inme­dia­to las nego­cia­cio­nes per­ti­nen­tes para su entre­ga. Tras com­pli­ca­das ges­tio­nes, esta segun­da entre­ga de pri­sio­ne­ros se efec­tuó varios días des­pués en Las Mer­ce­des.

“En el cur­so de esos 74 días de inten­sos com­ba­tes para el recha­zo y la derro­ta de la gran ofen­si­va enemi­ga, nues­tras fuer­zas sufrie­ron 31 bajas mor­ta­les. Las noti­cias tris­tes no ami­la­na­ron nun­ca el espí­ri­tu de nues­tras fuer­zas, aun­que la vic­to­ria nos supo amar­ga muchas veces. Aún así, la pér­di­da de com­ba­tien­tes pudo ser muy supe­rior, tenien­do en cuen­ta la inten­si­dad, dura­ción y vio­len­cia de las accio­nes terres­tres y los ata­ques aéreos, si no lo fue­ron se debió a la extra­or­di­na­ria peri­cia alcan­za­da por nues­tros gue­rri­lle­ros en la agres­te natu­ra­le­za de la Maes­tra y por la soli­da­ri­dad de unos rebel­des con otros. Muchas veces, heri­dos gra­ves sal­va­ron su vida, en pri­mer lugar, por­que sus com­pa­ñe­ros hicie­ron lo impo­si­ble por tras­la­dar­los a don­de pudie­ran asis­tir­los los médi­cos, y todo a pesar de lo abrup­to del terreno y el sil­bi­do de las balas en medio de los com­ba­tes.

“A lo lar­go de estas pági­nas he ido men­cio­nan­do los nom­bres de los caí­dos, pero quie­ro rela­cio­nar­los de nue­vo a todos aquí para ofre­cer de una sola vez el cua­dro com­ple­to de nues­tros már­ti­res, mere­ce­do­res del eterno recuer­do de res­pe­to y admi­ra­ción de todo nues­tro pue­blo. Ellos son:

“Coman­dan­tes: Andrés Cue­vas, Ramón Paz y René Ramos Latour, Daniel.

“Capi­ta­nes: Ángel Ver­de­cia y Geo­nel Rodrí­guez.

“Tenien­tes: Teo­do­ro Ban­de­ras, Fer­nan­do Chá­vez, El Artis­ta, y Godo­fre­do Ver­de­cia.

“Com­ba­tien­tes: Misaíl Macha­do, Fer­nan­do Mar­tí­nez, Albio Mar­tí­nez, Wil­fre­do Lara, Gus­ta­vo; Wil­fre­do Gon­zá­lez, Pas­cua­li­to; Juan de Dios Zamo­ra, Car­los López Mas, Euge­nio Cede­ño, Vic­tu­ro Acos­ta, El Baya­més; Fran­cis­co Luna, Rober­to Corría, Luis Enri­que Carra­ce­do, Eli­nor Teruel, Juan Váz­quez, Chan Cuba; Giral­do Apon­te, El Mari­ne­ro; Fede­ri­co Had­feg, Feli­pe Cor­dumy, Loren­zo Véliz, Gau­den­cio San­ties­te­ban, Nico­lás Ul, Luciano Tama­yo, Ángel Sil­va Soca­rrás y José Díaz, El Galle­gui­to.

“Cola­bo­ra­do­res cam­pe­si­nos: Lucas Cas­ti­llo, otros miem­bros de su fami­lia, e Ibrahim Esca­lo­na Torres.

“Honor y glo­ria eter­na, res­pe­to infi­ni­to y cari­ño para los que caye­ron enton­ces.

“El enemi­go sufrió más de mil bajas, de ellas más de 300 muer­tos y 443 pri­sio­ne­ros, y no menos de cin­co gran­des uni­da­des com­ple­tas de sus fuer­zas fue­ron ani­qui­la­das, cap­tu­ra­das o des­ar­ti­cu­la­das. Que­da­ron en nues­tro poder 507 armas, inclui­das dos tan­ques, diez mor­te­ros, varias bazu­cas y doce ame­tra­lla­do­ras cali­bre 30.

“A todo ello habría que aña­dir el efec­to moral de este des­en­la­ce y su tras­cen­den­cia en la mar­cha de la gue­rra: a par­tir de ese momen­to, la ini­cia­ti­va estra­té­gi­ca que­da­ba defi­ni­ti­va­men­te en manos del Ejér­ci­to Rebel­de, due­ño abso­lu­to, ade­más, de un exten­so terri­to­rio al que el enemi­go no inten­ta­ría siquie­ra vol­ver a pene­trar. La Sie­rra Maes­tra, en efec­to, que­da­ba libe­ra­da por siem­pre.

“La vic­to­ria sobre la gran ofen­si­va enemi­ga del verano de 1958 mar­có el vira­je irre­ver­si­ble de la gue­rra. El Ejér­ci­to Rebel­de, triun­fan­te y extra­or­di­na­ria­men­te for­ta­le­ci­do por la enor­me can­ti­dad de armas con­quis­ta­das, que­dó en con­di­cio­nes de ini­ciar su ofen­si­va estra­té­gi­ca final.

“Con estos acon­te­ci­mien­tos se abrió una nue­va y últi­ma eta­pa en la gue­rra de libe­ra­ción, carac­te­ri­za­da por la inva­sión al cen­tro del país, la crea­ción del Cuar­to Fren­te Orien­tal y del Fren­te de Cama­güey. La lucha se exten­dió a todo el país. La gran ofen­si­va final del Ejér­ci­to Rebel­de con­du­jo, con la ful­mi­nan­te cam­pa­ña de Orien­te y de Las Villas, a la derro­ta defi­ni­ti­va del Ejér­ci­to de la tira­nía y, en con­se­cuen­cia, al colap­so mili­tar del régi­men batis­tiano y la toma del poder por la Revo­lu­ción triun­fan­te.

“En la con­tra­ofen­si­va vic­to­rio­sa de Diciem­bre de ese año, se deci­dió el triun­fo con alre­de­dor de 3000 hom­bres equi­pa­dos con armas arre­ba­ta­das al enemi­go.

“Las colum­nas del Che y de Cami­lo, avan­zan­do por las lla­nu­ras del Cau­to y de Cama­güey, lle­ga­ron al cen­tro del país. La anti­gua Colum­na 1 de nue­vo entre­nó más de mil reclu­tas en la escue­la de Minas del Frío, y con jefes que sur­gían de sus pro­pias filas, toma­ron los pue­blos y ciu­da­des en la carre­te­ra cen­tral entre Baya­mo y Pal­ma Soriano. Nue­vas tan­que­tas T‑37 fue­ron des­trui­das, los tan­ques pesa­dos y la avia­ción de com­ba­te no pudie­ron impe­dir la toma de ciu­da­des cien­tos de veces mayo­res que el pobla­di­to de Las Mer­ce­des.

“En su avan­ce, a la Colum­na 1 se le unie­ron las fuer­zas del Segun­do Fren­te Orien­tal Frank País. Así ocu­pa­mos la ciu­dad de Pal­ma Soriano el 27 de diciem­bre de 1958.

“Exac­ta­men­te el 1ro. de enero de 1959 ‑la fecha seña­la­da en car­ta a Juan Almei­da antes de ini­ciar­se la últi­ma ofen­si­va de la dic­ta­du­ra con­tra la Sie­rra Maestra‑, la huel­ga gene­ral revo­lu­cio­na­ria, decre­ta­da a tra­vés de Radio Rebel­de des­de Pal­ma Soriano, para­li­zó al país. El Che y Cami­lo reci­bie­ron órde­nes de avan­zar por la carre­te­ra cen­tral hacia la capi­tal, y no hubo fuer­zas que hicie­ran resis­ten­cia.

“Can­ti­llo, en reu­nión con­mi­go, con Raúl y Almei­da reco­no­ció que la dic­ta­du­ra había per­di­do la gue­rra, pero poco des­pués desa­rro­lló en la capi­tal manio­bras gol­pis­tas, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias y pro impe­ria­lis­tas e incum­plió las con­di­cio­nes pac­ta­das para un armis­ti­cio. A pesar de ello, en tres días esta­ban a nues­tra dis­po­si­ción las cien mil armas y los bar­cos y avio­nes que poco antes habían apo­ya­do y per­mi­ti­do la fuga del últi­mo bata­llón que pene­tró en la Sie­rra Maes­tra.”

Un incan­sa­ble equi­po del per­so­nal de la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos del Con­se­jo de Esta­do, dise­ña­do­res del gru­po Crea­ti­vo de Casa 4, bajo la direc­ción de la ayu­dan­tía; con la coope­ra­ción del car­tó­gra­fo Otto Her­nán­dez, el Gene­ral de Bri­ga­da Amels Esca­lan­te, el dibu­jan­te Jor­ge Oli­ver, el joven dise­ña­dor Geor­da­nis Gon­zá­lez, bajo la direc­ción de Katius­ka Blan­co, perio­dis­ta y escri­to­ra bri­llan­te e incan­sa­ble, son los acto­res prin­ci­pa­les de esta proeza.

Pen­sa­ba que este libro tar­da­ría meses en publi­car­se. Aho­ra sé que a prin­ci­pios del mes de agos­to esta­rá ya en la calle.

Yo, que tra­ba­jé meses en el tema des­pués de mi gra­ve enfer­me­dad, estoy aho­ra ani­ma­do para seguir escri­bien­do la segun­da par­te de esta his­to­ria que se deno­mi­na­ría, si el equi­po no sugie­re otro nom­bre, “La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca final”.

Fidel Cas­tro Ruz

Julio 27 de 2010

11 y 20 a.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *