La vic­to­ria estra­té­gi­ca- Fidel Castro

Den­tro de bre­ves días será publi­ca­do el libro en el que, bajo el títu­lo de “La vic­to­ria estra­té­gi­ca”, narro la bata­lla que libró del exter­mi­nio al peque­ño Ejér­ci­to Rebelde.

Lo ini­cio con una intro­duc­ción en la que expli­co mis dudas acer­ca del títu­lo que le pon­dría “…no sabía si lla­mar­la ‘La últi­ma ofen­si­va de Batis­ta’ o ‘Cómo 300 derro­ta­ron a 10 000′” que pare­ce­ría un cuen­to de cien­cia ficción.

Inclu­ye una peque­ña auto­bio­gra­fía: “No desea­ba espe­rar que se publi­ca­ran un día las res­pues­tas a incon­ta­bles pre­gun­tas que me hicie­ran sobre la niñez, la ado­les­cen­cia y la juven­tud, eta­pas que me con­vir­tie­ron en revo­lu­cio­na­rio y com­ba­tien­te armado.”

El títu­lo que final­men­te deci­dí fue “La vic­to­ria estratégica”.

Está divi­di­do en 25 capí­tu­los, con­tie­ne abun­dan­tes fotos de la cali­dad posi­ble en aque­llas cir­cuns­tan­cias y los mapas pertinentes.

Final­men­te, se pre­sen­tan esque­mas grá­fi­cos sobre los tipos de armas que uti­li­za­ron ambos contendientes.

En las pági­nas fina­les del capí­tu­lo 24 de la narra­ción hice afir­ma­cio­nes que resul­ta­ron premonitorias.

En el últi­mo par­te que escri­bí para ser leí­do por Radio Rebel­de el sie­te de agos­to, al día siguien­te de con­clui­da la bata­lla final de Las Mer­ce­des, expresé:

“La ofen­si­va ha sido liqui­da­da. El más gran­de esfuer­zo mili­tar que se haya rea­li­za­do en nues­tra his­to­ria Repu­bli­ca­na, con­clu­yó en el más espan­to­so desas­tre que pudo ima­gi­nar­se el sober­bio Dic­ta­dor, cuyas tro­pas en ple­na fuga, des­pués de dos meses y medio [de] derro­ta en derro­ta, están seña­lan­do los días fina­les de su régi­men odio­so. La Sie­rra Maes­tra está ya total­men­te libre de fuer­zas enemigas.”

En el libro sobre “La vic­to­ria estra­té­gi­ca” se expli­ca textualmente:

“La derro­ta de la ofen­si­va enemi­ga, des­pués de 74 días de ince­san­te com­ba­te, sig­ni­fi­có el vira­je estra­té­gi­co de la gue­rra. A par­tir de ese momen­to la suer­te de la tira­nía que­dó defi­ni­ti­va­men­te echa­da, en la medi­da en que se hacía evi­den­te la inmi­nen­cia de su colap­so militar.”

“Ese mis­mo día redac­té una car­ta diri­gi­da al mayor gene­ral Eulo­gio Can­ti­llo, quien diri­gió toda la cam­pa­ña enemi­ga des­de el pues­to de man­do de la zona de ope­ra­cio­nes, asen­ta­do en Baya­mo. Le con­fir­mé a Can­ti­llo que se encon­tra­ban en poder de nues­tras fuer­zas alre­de­dor de 160 sol­da­dos pri­sio­ne­ros, entre ellos muchos heri­dos, y que está­ba­mos en dis­po­si­ción de esta­ble­cer de inme­dia­to las nego­cia­cio­nes per­ti­nen­tes para su entre­ga. Tras com­pli­ca­das ges­tio­nes, esta segun­da entre­ga de pri­sio­ne­ros se efec­tuó varios días des­pués en Las Mercedes.

“En el cur­so de esos 74 días de inten­sos com­ba­tes para el recha­zo y la derro­ta de la gran ofen­si­va enemi­ga, nues­tras fuer­zas sufrie­ron 31 bajas mor­ta­les. Las noti­cias tris­tes no ami­la­na­ron nun­ca el espí­ri­tu de nues­tras fuer­zas, aun­que la vic­to­ria nos supo amar­ga muchas veces. Aún así, la pér­di­da de com­ba­tien­tes pudo ser muy supe­rior, tenien­do en cuen­ta la inten­si­dad, dura­ción y vio­len­cia de las accio­nes terres­tres y los ata­ques aéreos, si no lo fue­ron se debió a la extra­or­di­na­ria peri­cia alcan­za­da por nues­tros gue­rri­lle­ros en la agres­te natu­ra­le­za de la Maes­tra y por la soli­da­ri­dad de unos rebel­des con otros. Muchas veces, heri­dos gra­ves sal­va­ron su vida, en pri­mer lugar, por­que sus com­pa­ñe­ros hicie­ron lo impo­si­ble por tras­la­dar­los a don­de pudie­ran asis­tir­los los médi­cos, y todo a pesar de lo abrup­to del terreno y el sil­bi­do de las balas en medio de los combates.

“A lo lar­go de estas pági­nas he ido men­cio­nan­do los nom­bres de los caí­dos, pero quie­ro rela­cio­nar­los de nue­vo a todos aquí para ofre­cer de una sola vez el cua­dro com­ple­to de nues­tros már­ti­res, mere­ce­do­res del eterno recuer­do de res­pe­to y admi­ra­ción de todo nues­tro pue­blo. Ellos son:

“Coman­dan­tes: Andrés Cue­vas, Ramón Paz y René Ramos Latour, Daniel.

“Capi­ta­nes: Ángel Ver­de­cia y Geo­nel Rodríguez.

“Tenien­tes: Teo­do­ro Ban­de­ras, Fer­nan­do Chá­vez, El Artis­ta, y Godo­fre­do Verdecia.

“Com­ba­tien­tes: Misaíl Macha­do, Fer­nan­do Mar­tí­nez, Albio Mar­tí­nez, Wil­fre­do Lara, Gus­ta­vo; Wil­fre­do Gon­zá­lez, Pas­cua­li­to; Juan de Dios Zamo­ra, Car­los López Mas, Euge­nio Cede­ño, Vic­tu­ro Acos­ta, El Baya­més; Fran­cis­co Luna, Rober­to Corría, Luis Enri­que Carra­ce­do, Eli­nor Teruel, Juan Váz­quez, Chan Cuba; Giral­do Apon­te, El Mari­ne­ro; Fede­ri­co Had­feg, Feli­pe Cor­dumy, Loren­zo Véliz, Gau­den­cio San­ties­te­ban, Nico­lás Ul, Luciano Tama­yo, Ángel Sil­va Soca­rrás y José Díaz, El Galle­gui­to.

“Cola­bo­ra­do­res cam­pe­si­nos: Lucas Cas­ti­llo, otros miem­bros de su fami­lia, e Ibrahim Esca­lo­na Torres.

“Honor y glo­ria eter­na, res­pe­to infi­ni­to y cari­ño para los que caye­ron entonces.

“El enemi­go sufrió más de mil bajas, de ellas más de 300 muer­tos y 443 pri­sio­ne­ros, y no menos de cin­co gran­des uni­da­des com­ple­tas de sus fuer­zas fue­ron ani­qui­la­das, cap­tu­ra­das o des­ar­ti­cu­la­das. Que­da­ron en nues­tro poder 507 armas, inclui­das dos tan­ques, diez mor­te­ros, varias bazu­cas y doce ame­tra­lla­do­ras cali­bre 30.

“A todo ello habría que aña­dir el efec­to moral de este des­en­la­ce y su tras­cen­den­cia en la mar­cha de la gue­rra: a par­tir de ese momen­to, la ini­cia­ti­va estra­té­gi­ca que­da­ba defi­ni­ti­va­men­te en manos del Ejér­ci­to Rebel­de, due­ño abso­lu­to, ade­más, de un exten­so terri­to­rio al que el enemi­go no inten­ta­ría siquie­ra vol­ver a pene­trar. La Sie­rra Maes­tra, en efec­to, que­da­ba libe­ra­da por siempre.

“La vic­to­ria sobre la gran ofen­si­va enemi­ga del verano de 1958 mar­có el vira­je irre­ver­si­ble de la gue­rra. El Ejér­ci­to Rebel­de, triun­fan­te y extra­or­di­na­ria­men­te for­ta­le­ci­do por la enor­me can­ti­dad de armas con­quis­ta­das, que­dó en con­di­cio­nes de ini­ciar su ofen­si­va estra­té­gi­ca final.

“Con estos acon­te­ci­mien­tos se abrió una nue­va y últi­ma eta­pa en la gue­rra de libe­ra­ción, carac­te­ri­za­da por la inva­sión al cen­tro del país, la crea­ción del Cuar­to Fren­te Orien­tal y del Fren­te de Cama­güey. La lucha se exten­dió a todo el país. La gran ofen­si­va final del Ejér­ci­to Rebel­de con­du­jo, con la ful­mi­nan­te cam­pa­ña de Orien­te y de Las Villas, a la derro­ta defi­ni­ti­va del Ejér­ci­to de la tira­nía y, en con­se­cuen­cia, al colap­so mili­tar del régi­men batis­tiano y la toma del poder por la Revo­lu­ción triunfante.

“En la con­tra­ofen­si­va vic­to­rio­sa de Diciem­bre de ese año, se deci­dió el triun­fo con alre­de­dor de 3000 hom­bres equi­pa­dos con armas arre­ba­ta­das al enemigo.

“Las colum­nas del Che y de Cami­lo, avan­zan­do por las lla­nu­ras del Cau­to y de Cama­güey, lle­ga­ron al cen­tro del país. La anti­gua Colum­na 1 de nue­vo entre­nó más de mil reclu­tas en la escue­la de Minas del Frío, y con jefes que sur­gían de sus pro­pias filas, toma­ron los pue­blos y ciu­da­des en la carre­te­ra cen­tral entre Baya­mo y Pal­ma Soriano. Nue­vas tan­que­tas T‑37 fue­ron des­trui­das, los tan­ques pesa­dos y la avia­ción de com­ba­te no pudie­ron impe­dir la toma de ciu­da­des cien­tos de veces mayo­res que el pobla­di­to de Las Mercedes.

“En su avan­ce, a la Colum­na 1 se le unie­ron las fuer­zas del Segun­do Fren­te Orien­tal Frank País. Así ocu­pa­mos la ciu­dad de Pal­ma Soriano el 27 de diciem­bre de 1958.

“Exac­ta­men­te el 1ro. de enero de 1959 ‑la fecha seña­la­da en car­ta a Juan Almei­da antes de ini­ciar­se la últi­ma ofen­si­va de la dic­ta­du­ra con­tra la Sie­rra Maestra‑, la huel­ga gene­ral revo­lu­cio­na­ria, decre­ta­da a tra­vés de Radio Rebel­de des­de Pal­ma Soriano, para­li­zó al país. El Che y Cami­lo reci­bie­ron órde­nes de avan­zar por la carre­te­ra cen­tral hacia la capi­tal, y no hubo fuer­zas que hicie­ran resistencia.

“Can­ti­llo, en reu­nión con­mi­go, con Raúl y Almei­da reco­no­ció que la dic­ta­du­ra había per­di­do la gue­rra, pero poco des­pués desa­rro­lló en la capi­tal manio­bras gol­pis­tas, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias y pro impe­ria­lis­tas e incum­plió las con­di­cio­nes pac­ta­das para un armis­ti­cio. A pesar de ello, en tres días esta­ban a nues­tra dis­po­si­ción las cien mil armas y los bar­cos y avio­nes que poco antes habían apo­ya­do y per­mi­ti­do la fuga del últi­mo bata­llón que pene­tró en la Sie­rra Maestra.”

Un incan­sa­ble equi­po del per­so­nal de la Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos del Con­se­jo de Esta­do, dise­ña­do­res del gru­po Crea­ti­vo de Casa 4, bajo la direc­ción de la ayu­dan­tía; con la coope­ra­ción del car­tó­gra­fo Otto Her­nán­dez, el Gene­ral de Bri­ga­da Amels Esca­lan­te, el dibu­jan­te Jor­ge Oli­ver, el joven dise­ña­dor Geor­da­nis Gon­zá­lez, bajo la direc­ción de Katius­ka Blan­co, perio­dis­ta y escri­to­ra bri­llan­te e incan­sa­ble, son los acto­res prin­ci­pa­les de esta proeza.

Pen­sa­ba que este libro tar­da­ría meses en publi­car­se. Aho­ra sé que a prin­ci­pios del mes de agos­to esta­rá ya en la calle.

Yo, que tra­ba­jé meses en el tema des­pués de mi gra­ve enfer­me­dad, estoy aho­ra ani­ma­do para seguir escri­bien­do la segun­da par­te de esta his­to­ria que se deno­mi­na­ría, si el equi­po no sugie­re otro nom­bre, “La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca final”.

Fidel Cas­tro Ruz

Julio 27 de 2010

11 y 20 a.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.