La Men­ti­ra en la His­to­ria y la com­pren­sión de la cri­sis- Miguel Urbano

El capi­ta­lis­mo atra­vie­sa una cri­sis estruc­tu­ral para la cual no encuen­tra solu­cio­nes.

Para que los pue­blos se movi­li­cen en la lucha con­tra el sis­te­ma que los opri­me y ame­na­za ya la pro­pia con­ti­nui­dad de la vida en la Tie­rra es indis­pen­sa­ble la com­pren­sión del fun­cio­na­mien­to del mons­truo­so engra­na­je que defor­ma lo real, impo­nien­do a la huma­ni­dad una His­to­ria defor­ma­da, for­ja­da por el capi­ta­lis­mo para que le sir­va a sus intere­ses.

Esa com­pren­sión es extra­or­di­na­ria­men­te difi­cul­ta­da por la máqui­na de des­in­for­ma­ción mediá­ti­ca con­tro­la­da por las gran­des tras­na­cio­na­les. Nun­ca antes la huma­ni­dad dis­pu­so de tan­ta infor­ma­ción; más en épo­ca algu­na estu­vo tan des­in­for­ma­da. En esta era de la infor­ma­ción ins­tan­tá­nea las fuer­zas del capi­tal están cons­cien­tes de que la trans­for­ma­ción de la men­ti­ra en ver­dad es cada vez más impres­cin­di­ble a la sobre­vi­ven­cia del capi­ta­lis­mo.

La lógi­ca de las cri­sis

En esfuer­zo para enga­ñar y con­fun­dir a los pue­blos, la pri­me­ra men­ti­ra es inse­pa­ra­ble de la afir­ma­ción cate­gó­ri­ca, difun­di­da a tra­vés de un bom­bar­deo mediá­ti­co, de que en los EEUU irrum­pie­ra una gra­ve cri­sis, defi­ni­da como finan­cie­ra, resul­tan­te de espe­cu­la­cio­nes frau­du­len­tas en lo inmo­bi­lia­rio. Oba­ma y los sacer­do­tes de Wall Street reco­no­cie­ron la com­pli­ci­dad de la ban­ca y de las ase­gu­ra­do­ras cuan­do sur­gie­ron fallas en cade­na, pero garan­ti­za­ron que el tsu­na­mi finan­cie­ro seria supe­ra­do a tra­vés de medi­das ade­cua­das. Tra­ta­ron de ocul­tar que se esta­ba fren­te a una cri­sis pro­fun­da del capi­ta­lis­mo, de ámbi­to mun­dial.

La simu­la­ción de la sor­pre­sa hizo par­te del jue­go.

El Pre­si­den­te de los EEUU y los seño­res de las finan­zas min­tie­ron cons­cien­te­men­te.

Las gran­des cri­sis mun­dia­les rara­men­te son pre­vis­tas y anun­cia­das con anti­ci­pa­ción, Pero cuan­do se pro­du­cen no sor­pren­den. Se inser­tan en la lógi­ca de la His­to­ria.

Eso acon­te­ció, por ejem­plo, des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La Alian­za que fue­ra deci­si­va para la derro­ta del III Reich no podría pro­lon­gar­se. Era incom­pa­ti­ble con las ambi­cio­nes y el pro­yec­to de domi­na­ción del capi­ta­lis­mo.

La dimen­sión de la vic­to­ria, al eli­mi­nar a Ale­ma­nia como gran poten­cia mili­tar y eco­nó­mi­ca, gene­ró una situa­ción poten­cial­men­te con­flic­ti­va.

La divi­sion de esa dra­má­ti­ca heren­cia fue hecha en una atmos­fe­ra de apa­ren­te cor­dia­li­dad, en las Con­fe­ren­cias de Tehe­rán y de Yal­ta. Más, cuan­do los caño­nes deja­ron de dis­pa­rar, Washing­ton y Lon­dres se enten­die­ron rápi­da­men­te para crear ten­sio­nes incom­pa­ti­bles con el res­pe­to de los com­pro­mi­sos asu­mi­dos.

La Gue­rra Fría fue una crea­ción de los EEUU y del Rei­no Uni­do. Derro­ta­do un enemi­go, el fas­cis­mo, el impe­ria­lis­mo pre­ci­sa­ba inven­tar otro. La tarea no exi­gía mucha ima­gi­na­ción. Los slo­gans que en las dos déca­das ante­rio­res pre­sen­ta­ban al comu­nis­mo como ame­na­za letal a la demo­cra­cia fue­ron rápi­da­men­te reto­ma­dos.

Como los pue­blos esta­ban sedien­tos de paz, una gigan­tes­ca cam­pa­ña de fal­si­fi­ca­ción de la His­to­ria fue des­en­ca­de­na­da para per­sua­dir en Occi­den­te a cen­te­nas de millo­nes de per­so­nas de que la Unión Sovié­ti­ca con­fi­gu­ra­ba un peli­gro para la huma­ni­dad demo­crá­ti­ca. Esa ofen­si­va con­tri­bu­yó deci­si­va­men­te para disi­par las espe­ran­zas gene­ra­das por la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das y el dis­cur­so huma­nis­ta sobre una paz per­pe­tua.

La lla­ma­da Gue­rra Fría nació de esa men­ti­ra. El famo­so dis­cur­so de Ful­ton, cuan­do Chur­chill uti­li­zó la expre­sión “Cor­ti­na de Hie­rro” para carac­te­ri­zar la ima­gi­na­ria ame­na­za sovié­ti­ca, fue pre­via­men­te dis­cu­ti­do con la Casa Blan­ca. El mie­do a la “bar­ba­rie rusa” abrió el camino a la Doc­tri­na Tru­man y a la OTAN.

No fue la URSS quien tomó la ini­cia­ti­va de rom­per los acuer­dos sus­cri­tos por los ven­ce­do­res de la gue­rra.

Cabe recor­dar que sola­men­te des­pués de la exclu­sión de los comu­nis­tas de los gobier­nos de Fran­cia y de Ita­lia, los minis­tros anti­co­mu­nis­tas deja­ron de inte­grar gobier­nos de los paí­ses del Este euro­peo.

Es tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vo que los his­to­ria­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos e ingle­ses, con rarí­si­mas excep­cio­nes, omi­tan que la implan­ta­ción de regí­me­nes ali­nea­dos con la Unión Sovié­ti­ca se con­cre­ti­zó en Euro­pa sin el recur­so de la fuer­za arma­da en tan­to en Gre­cia –país situa­do en la zona de influen­cia ingle­sa- el ejér­ci­to de ocu­pa­ción bri­tá­ni­co des­en­ca­de­nó una vio­len­ta repre­sión cuan­do los tra­ba­ja­do­res revo­lu­cio­na­rios esta­ban pres­tos a tomar el poder. Fue­ron enton­ces aba­ti­dos milla­res de comu­nis­tas grie­gos para garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de una monar­quía podri­da, más los media occi­den­ta­les igno­ra­ron esas masa­cres.

El tema era inco­mo­do.

El tan comen­ta­do plan ruso de “con­quis­ta y domi­na­ción mun­dial” no pasó de un mito for­ja­do en Washing­ton y Lon­dres para crear la alar­ma y el mie­do pro­pi­cios a la crea­ción de la OTAN como “alian­za defen­si­va” capaz de opo­ner­se “a la sub­ver­sión comu­nis­ta”. Y el arma ató­mi­ca paso a ser usa­da como ins­tru­men­to de chan­ta­je.

En reali­dad, la URSS, a quien la gue­rra cos­ta­ra más de 20 millo­nes de muer­tos (la mayo­ría hom­bres de menos de30 años), pre­ci­sa­ba deses­pe­ra­da­men­te de paz para así recons­truir­se. Las hor­das nazis habían devas­ta­do las zonas más desa­rro­lla­das e indus­tria­li­za­das del país. ¿Cómo podría desear la gue­rra y pro­mo­ver el “expan­sio­nis­mo comu­nis­ta” una socie­dad en esas con­di­cio­nes?

La agre­si­vi­dad venia toda de los EEUU que se habían enri­que­ci­do por una gue­rra que no afec­to su terri­to­rio y en la cual sus fuer­zas arma­das sufrie­ron pér­di­das muy infe­rio­res a las de su alia­do bri­tá­ni­co.

Los elo­gios al alia­do sovié­ti­co, antes fre­cuen­tes, fue­ron subs­ti­tui­dos por insul­tos y calum­nias. A los jóve­nes de hoy pare­ce casi inacre­di­ta­ble que Chur­chill, el inven­tor de la Cor­ti­na de Hie­rro, meses antes del final de la gue­rra haya afir­ma­do “no conoz­co otro gobierno que cum­pla sus com­pro­mi­sos (…) más sóli­da­men­te de lo que el gobierno sovié­ti­co ruso. Recha­zo abso­lu­ta­men­te a abrir aquí una dis­cu­sión sobre la bue­na fe rusa” (Cita­do por Isaac Deu­ts­cher en Iro­nías de la His­to­ria, pág. 184 Civi­li­zação Bra­si­lei­ra, Rio de Janei­ro 1968).

Así habla­ba el pri­mer minis­tro del Rei­no Uni­do poco antes de trans­for­mar el alia­do que tan­to admi­ra­ba en ogro que ame­na­za al mun­do…

Mis­ma hipo­cre­sía en una cri­sis muy dife­ren­te

Dis­gre­ga­da la Unión Sovié­ti­ca e implan­ta­do el capi­ta­lis­mo en Rusia, el impe­ria­lis­mo sin­tió la nece­si­dad de rein­ven­tar enemi­gos para jus­ti­fi­car nue­vas gue­rras. Y ellos fue­ron rápi­da­men­te fabri­ca­dos. Sur­gió así “el eje del mal”. Peque­ños paí­ses como Cuba, Iraq y Corea del Nor­te, meta­mor­fo­sea­dos en poten­cias agre­so­ras, fue­ron pre­sen­ta­dos como “ame­na­za a la segu­ri­dad” de los EEUU y de sus alia­dos. Un hom­bre, Osa­ma Bin Laden fue ele­va­do a “enemi­go núme­ro uno” de los EEUU. El Afga­nis­tán, don­de supues­ta­men­te se encon­tra­ba, fue inva­di­do, van­da­li­za­do y ocu­pa­do. Bin Laden, ade­más no fue siquie­ra loca­li­za­do. Per­ma­ne­ce vivo, en un lugar des­co­no­ci­do. Pero su orga­ni­za­ción, la fan­tas­ma­gó­ri­ca Al Qae­da, es res­pon­sa­bi­li­za­da como la fuen­te del terro­ris­mo mun­dial.

Siguió Iraq. Duran­te meses la maqui­na mediá­ti­ca de los EEUU inun­dó el mun­do con noti­cias sobre “las armas de extin­ción masi­va” que Sadam Hus­sein habría acu­mu­la­do para agre­dir a la huma­ni­dad. El secre­ta­rio de Esta­do Colin Powell decla­ró fren­te al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que Washing­ton tenía prue­bas de la exis­ten­cia de ese arse­nal del terror. El bri­tá­ni­co Toni Blair garan­ti­zó que tam­bién dis­po­nía de esas prue­bas.

Iraq fue inva­di­do, des­trui­do, saquea­do y, tal como Afga­nis­tan, per­ma­ne­ce ocu­pa­do. Pero Bush y Blair aca­ba­ron por reco­no­cer que, al final, las tales armas de extin­ción masi­va no exis­tían.

Entre­tan­to, el com­ple­jo mili­tar indus­trial de los EEUU se agi­gan­tó. El pre­su­pues­to de Defen­sa del país es el mayor de la His­to­ria.

Aho­ra lle­gó el turno de Irán. El pais don­de sur­gió de una de las más impor­tan­tes civi­li­za­cio­nes crea­das por la Huma­ni­dad es aho­ra según Oba­ma la más recien­te ame­na­za a la “segu­ri­dad nacio­nal de los EEUU”. La Agen­cia Inter­na­cio­nal de Segu­ri­dad Ató­mi­ca no con­si­guió encon­trar nin­gu­na prue­ba de que el Iran estea uti­li­zan­do sus ins­ta­la­cio­nes nuclea­res con el obje­ti­vo de pro­du­cir armas ató­mi­cas. Con el aval de Bra­sil y Tur­quía, el gobierno de Ahma­ni­de­jah se com­pro­me­tió a que su ura­nio sea enri­que­ci­do en el exte­rior con fines pací­fi­cos. Pero Washing­ton aca­ba de impo­ner, a tra­vés del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, nue­vas san­cio­nes a Tehe­rán. Más: el Pre­si­den­te de los EEUU ame­na­zó ya con uti­li­zar armas ató­mi­cas tác­ti­cas con­tra el país si él no se some­te a todas sus exi­gen­cias.

Esto acon­te­ce cuan­do Oba­ma se vió for­za­do a dimi­tir al coman­dan­te-jefe nor­te­ame­ri­cano en Afga­nis­tán en secuen­cia de una entre­vis­ta en la cual el gene­ral McChrys­tal –ade­más un cri­mi­nal de gue­rra- (ver articu­lo de John Cata­li­not­to en odia​rio​.info, 12.7.2010) cri­ti­có dura­men­te al Pre­si­den­te y esbo­zo un pano­ra­ma desas­tro­so de la polí­ti­ca de la Casa Blan­ca en la Región.

Entre la far­sa y la tra­ge­dia

Dia­ria­men­te los gran­des media nor­te­ame­ri­ca­nos repi­ten que la cri­sis fue prác­ti­ca­men­te supe­ra­da en los EEUU gra­cias a las medi­das toma­das por la Admi­nis­tra­ción Oba­ma. Es otra gran men­ti­ra. La tasa de des­em­pleo se man­tie­ne inal­te­ra­da y la situa­ción de dece­nas de millo­nes de fami­lias es crí­ti­ca. Es sufi­cien­te leer los artícu­los sobre el tema de Pre­mios Nobel de Eco­no­mía, ade­más empe­ña­dos en la sal­va­ción del capi­ta­lis­mo –Joseph Sti­glitz y Paul Krug­man, por ejem­plo- para así com­pren­der que la situa­ción, lejos de mejo­rar, pue­de even­tual­men­te agra­var­se.

No es la tasa del PIB la que defi­ne el rum­bo, por­que la cri­sis es glo­bal, es del sis­te­ma y no solo finan­cie­ra.

Los dis­cur­sos del Pre­si­den­te con­tri­bu­yen para con­fun­dir a los ciu­da­da­nos en vez de acla­rar. Per­sis­ten con­tra­dic­cio­nes entre la Casa Blan­ca y las finan­zas. Pero ellas resul­tan de que los seño­res de Wall Street y los chair­man de las gran­des tras­na­cio­na­les con­si­de­ran insu­fi­cien­tes las medi­das de la Admi­nis­tra­ción que los bene­fi­cian. Pre­ten­den vol­ver a tener las manos libres.

La reto­ri­ca pre­si­den­cial no pue­de ocul­tar que la estra­te­gia de Oba­ma inten­ta en lo fun­da­men­tal sal­var y no cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles de una cri­sis que adqui­rió rápi­da­men­te pro­por­cio­nes mun­dia­les.

Las empre­sas acu­mu­lan nue­va­men­te lucros fabu­lo­sos en tan­to los tra­ba­ja­do­res se aprie­tan el cin­tu­rón. La des­igual­dad social aumen­ta y los ban­que­ros, rega­tean­do deci­sio­nes del Con­gre­so, con­ti­núan atri­bu­yén­do­se pre­mios prin­ci­pes­cos.

El gran capi­tal resis­te ade­más, con el apo­yo fir­me del Par­ti­do Repu­bli­cano, a todas las medi­das de carác­ter social, des­de lue­go tímidas,como la refor­ma del sis­te­ma de salud- que la Admi­nis­tra­ción adop­ta (ver artícu­lo de John Bellamy Fos­ter, odia​rio​.info, 13.7.2010).

Es cada vez más evi­den­te que esta­mos fren­te a una cri­sis del capi­ta­lis­mo, sin solu­ción pre­vi­si­ble, aun­que la aplas­tan­te mayo­ría de la huma­ni­dad no ha toma­do con­cien­cia de esa reali­dad.

La ten­ta­ción de ampliar la esca­la­da mili­tar en Asia como sali­da “sal­va­do­ra” es muy fuer­te, pero, en el pro­pio Pen­tá­gono gene­ra­les influ­yen­tes temen a las con­se­cuen­cias de un ata­que a Irán. La inva­sión terres­tre está exclui­da y el bom­bar­deo con armas con­ven­cio­na­les de obje­ti­vos estra­té­gi­cos no pro­du­ci­ría otro efec­to que no fue­se una gigan­tes­ca ola de anti-ame­ri­ca­nis­mo en el mun­do musul­mán.

El recur­so de las armas nuclea­res tác­ti­cas es la opción de una mino­ría. Esa hipó­te­sis ha sido admi­ti­da por des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des inter­na­cio­na­les, más no se me figu­ra que pue­da con­cre­tar­se.

Pese al vasa­lla­je de los gobier­nos de la Unión Euro­pea y del Japón, los pue­blos con­de­na­rían masi­va­men­te una repe­ti­ción del geno­ci­dio de Hiroshi­ma. Sería el pro­lo­go de una tra­ge­dia cuyo des­en­la­ce podría ser la extin­ción de la huma­ni­dad.

Reto­mo así la afir­ma­ción de ini­cio, tema de esta refle­xión. La men­ti­ra en la His­to­ria difi­cul­ta extra­or­di­na­ria­men­te la com­pren­sión de la cri­sis de civi­li­za­ción que el hom­bre enfren­ta.

Ser­pa, Julho de 2010

Tra­duc­ción: Pável Blan­co Cabre­ra

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *