La Men­ti­ra en la His­to­ria y la com­pren­sión de la cri­sis- Miguel Urbano

El capi­ta­lis­mo atra­vie­sa una cri­sis estruc­tu­ral para la cual no encuen­tra soluciones.

Para que los pue­blos se movi­li­cen en la lucha con­tra el sis­te­ma que los opri­me y ame­na­za ya la pro­pia con­ti­nui­dad de la vida en la Tie­rra es indis­pen­sa­ble la com­pren­sión del fun­cio­na­mien­to del mons­truo­so engra­na­je que defor­ma lo real, impo­nien­do a la huma­ni­dad una His­to­ria defor­ma­da, for­ja­da por el capi­ta­lis­mo para que le sir­va a sus intereses.

Esa com­pren­sión es extra­or­di­na­ria­men­te difi­cul­ta­da por la máqui­na de des­in­for­ma­ción mediá­ti­ca con­tro­la­da por las gran­des tras­na­cio­na­les. Nun­ca antes la huma­ni­dad dis­pu­so de tan­ta infor­ma­ción; más en épo­ca algu­na estu­vo tan des­in­for­ma­da. En esta era de la infor­ma­ción ins­tan­tá­nea las fuer­zas del capi­tal están cons­cien­tes de que la trans­for­ma­ción de la men­ti­ra en ver­dad es cada vez más impres­cin­di­ble a la sobre­vi­ven­cia del capitalismo.

La lógi­ca de las crisis

En esfuer­zo para enga­ñar y con­fun­dir a los pue­blos, la pri­me­ra men­ti­ra es inse­pa­ra­ble de la afir­ma­ción cate­gó­ri­ca, difun­di­da a tra­vés de un bom­bar­deo mediá­ti­co, de que en los EEUU irrum­pie­ra una gra­ve cri­sis, defi­ni­da como finan­cie­ra, resul­tan­te de espe­cu­la­cio­nes frau­du­len­tas en lo inmo­bi­lia­rio. Oba­ma y los sacer­do­tes de Wall Street reco­no­cie­ron la com­pli­ci­dad de la ban­ca y de las ase­gu­ra­do­ras cuan­do sur­gie­ron fallas en cade­na, pero garan­ti­za­ron que el tsu­na­mi finan­cie­ro seria supe­ra­do a tra­vés de medi­das ade­cua­das. Tra­ta­ron de ocul­tar que se esta­ba fren­te a una cri­sis pro­fun­da del capi­ta­lis­mo, de ámbi­to mundial.

La simu­la­ción de la sor­pre­sa hizo par­te del juego.

El Pre­si­den­te de los EEUU y los seño­res de las finan­zas min­tie­ron conscientemente.

Las gran­des cri­sis mun­dia­les rara­men­te son pre­vis­tas y anun­cia­das con anti­ci­pa­ción, Pero cuan­do se pro­du­cen no sor­pren­den. Se inser­tan en la lógi­ca de la Historia.

Eso acon­te­ció, por ejem­plo, des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La Alian­za que fue­ra deci­si­va para la derro­ta del III Reich no podría pro­lon­gar­se. Era incom­pa­ti­ble con las ambi­cio­nes y el pro­yec­to de domi­na­ción del capitalismo.

La dimen­sión de la vic­to­ria, al eli­mi­nar a Ale­ma­nia como gran poten­cia mili­tar y eco­nó­mi­ca, gene­ró una situa­ción poten­cial­men­te conflictiva.

La divi­sion de esa dra­má­ti­ca heren­cia fue hecha en una atmos­fe­ra de apa­ren­te cor­dia­li­dad, en las Con­fe­ren­cias de Tehe­rán y de Yal­ta. Más, cuan­do los caño­nes deja­ron de dis­pa­rar, Washing­ton y Lon­dres se enten­die­ron rápi­da­men­te para crear ten­sio­nes incom­pa­ti­bles con el res­pe­to de los com­pro­mi­sos asumidos.

La Gue­rra Fría fue una crea­ción de los EEUU y del Rei­no Uni­do. Derro­ta­do un enemi­go, el fas­cis­mo, el impe­ria­lis­mo pre­ci­sa­ba inven­tar otro. La tarea no exi­gía mucha ima­gi­na­ción. Los slo­gans que en las dos déca­das ante­rio­res pre­sen­ta­ban al comu­nis­mo como ame­na­za letal a la demo­cra­cia fue­ron rápi­da­men­te retomados.

Como los pue­blos esta­ban sedien­tos de paz, una gigan­tes­ca cam­pa­ña de fal­si­fi­ca­ción de la His­to­ria fue des­en­ca­de­na­da para per­sua­dir en Occi­den­te a cen­te­nas de millo­nes de per­so­nas de que la Unión Sovié­ti­ca con­fi­gu­ra­ba un peli­gro para la huma­ni­dad demo­crá­ti­ca. Esa ofen­si­va con­tri­bu­yó deci­si­va­men­te para disi­par las espe­ran­zas gene­ra­das por la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das y el dis­cur­so huma­nis­ta sobre una paz perpetua.

La lla­ma­da Gue­rra Fría nació de esa men­ti­ra. El famo­so dis­cur­so de Ful­ton, cuan­do Chur­chill uti­li­zó la expre­sión “Cor­ti­na de Hie­rro” para carac­te­ri­zar la ima­gi­na­ria ame­na­za sovié­ti­ca, fue pre­via­men­te dis­cu­ti­do con la Casa Blan­ca. El mie­do a la “bar­ba­rie rusa” abrió el camino a la Doc­tri­na Tru­man y a la OTAN.

No fue la URSS quien tomó la ini­cia­ti­va de rom­per los acuer­dos sus­cri­tos por los ven­ce­do­res de la guerra.

Cabe recor­dar que sola­men­te des­pués de la exclu­sión de los comu­nis­tas de los gobier­nos de Fran­cia y de Ita­lia, los minis­tros anti­co­mu­nis­tas deja­ron de inte­grar gobier­nos de los paí­ses del Este europeo.

Es tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vo que los his­to­ria­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos e ingle­ses, con rarí­si­mas excep­cio­nes, omi­tan que la implan­ta­ción de regí­me­nes ali­nea­dos con la Unión Sovié­ti­ca se con­cre­ti­zó en Euro­pa sin el recur­so de la fuer­za arma­da en tan­to en Gre­cia –país situa­do en la zona de influen­cia ingle­sa- el ejér­ci­to de ocu­pa­ción bri­tá­ni­co des­en­ca­de­nó una vio­len­ta repre­sión cuan­do los tra­ba­ja­do­res revo­lu­cio­na­rios esta­ban pres­tos a tomar el poder. Fue­ron enton­ces aba­ti­dos milla­res de comu­nis­tas grie­gos para garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de una monar­quía podri­da, más los media occi­den­ta­les igno­ra­ron esas masacres.

El tema era incomodo.

El tan comen­ta­do plan ruso de “con­quis­ta y domi­na­ción mun­dial” no pasó de un mito for­ja­do en Washing­ton y Lon­dres para crear la alar­ma y el mie­do pro­pi­cios a la crea­ción de la OTAN como “alian­za defen­si­va” capaz de opo­ner­se “a la sub­ver­sión comu­nis­ta”. Y el arma ató­mi­ca paso a ser usa­da como ins­tru­men­to de chantaje.

En reali­dad, la URSS, a quien la gue­rra cos­ta­ra más de 20 millo­nes de muer­tos (la mayo­ría hom­bres de menos de30 años), pre­ci­sa­ba deses­pe­ra­da­men­te de paz para así recons­truir­se. Las hor­das nazis habían devas­ta­do las zonas más desa­rro­lla­das e indus­tria­li­za­das del país. ¿Cómo podría desear la gue­rra y pro­mo­ver el “expan­sio­nis­mo comu­nis­ta” una socie­dad en esas condiciones?

La agre­si­vi­dad venia toda de los EEUU que se habían enri­que­ci­do por una gue­rra que no afec­to su terri­to­rio y en la cual sus fuer­zas arma­das sufrie­ron pér­di­das muy infe­rio­res a las de su alia­do británico.

Los elo­gios al alia­do sovié­ti­co, antes fre­cuen­tes, fue­ron subs­ti­tui­dos por insul­tos y calum­nias. A los jóve­nes de hoy pare­ce casi inacre­di­ta­ble que Chur­chill, el inven­tor de la Cor­ti­na de Hie­rro, meses antes del final de la gue­rra haya afir­ma­do “no conoz­co otro gobierno que cum­pla sus com­pro­mi­sos (…) más sóli­da­men­te de lo que el gobierno sovié­ti­co ruso. Recha­zo abso­lu­ta­men­te a abrir aquí una dis­cu­sión sobre la bue­na fe rusa” (Cita­do por Isaac Deu­ts­cher en Iro­nías de la His­to­ria, pág. 184 Civi­li­zação Bra­si­lei­ra, Rio de Janei­ro 1968).

Así habla­ba el pri­mer minis­tro del Rei­no Uni­do poco antes de trans­for­mar el alia­do que tan­to admi­ra­ba en ogro que ame­na­za al mundo…

Mis­ma hipo­cre­sía en una cri­sis muy dife­ren­te

Dis­gre­ga­da la Unión Sovié­ti­ca e implan­ta­do el capi­ta­lis­mo en Rusia, el impe­ria­lis­mo sin­tió la nece­si­dad de rein­ven­tar enemi­gos para jus­ti­fi­car nue­vas gue­rras. Y ellos fue­ron rápi­da­men­te fabri­ca­dos. Sur­gió así “el eje del mal”. Peque­ños paí­ses como Cuba, Iraq y Corea del Nor­te, meta­mor­fo­sea­dos en poten­cias agre­so­ras, fue­ron pre­sen­ta­dos como “ame­na­za a la segu­ri­dad” de los EEUU y de sus alia­dos. Un hom­bre, Osa­ma Bin Laden fue ele­va­do a “enemi­go núme­ro uno” de los EEUU. El Afga­nis­tán, don­de supues­ta­men­te se encon­tra­ba, fue inva­di­do, van­da­li­za­do y ocu­pa­do. Bin Laden, ade­más no fue siquie­ra loca­li­za­do. Per­ma­ne­ce vivo, en un lugar des­co­no­ci­do. Pero su orga­ni­za­ción, la fan­tas­ma­gó­ri­ca Al Qae­da, es res­pon­sa­bi­li­za­da como la fuen­te del terro­ris­mo mundial.

Siguió Iraq. Duran­te meses la maqui­na mediá­ti­ca de los EEUU inun­dó el mun­do con noti­cias sobre “las armas de extin­ción masi­va” que Sadam Hus­sein habría acu­mu­la­do para agre­dir a la huma­ni­dad. El secre­ta­rio de Esta­do Colin Powell decla­ró fren­te al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que Washing­ton tenía prue­bas de la exis­ten­cia de ese arse­nal del terror. El bri­tá­ni­co Toni Blair garan­ti­zó que tam­bién dis­po­nía de esas pruebas.

Iraq fue inva­di­do, des­trui­do, saquea­do y, tal como Afga­nis­tan, per­ma­ne­ce ocu­pa­do. Pero Bush y Blair aca­ba­ron por reco­no­cer que, al final, las tales armas de extin­ción masi­va no existían.

Entre­tan­to, el com­ple­jo mili­tar indus­trial de los EEUU se agi­gan­tó. El pre­su­pues­to de Defen­sa del país es el mayor de la Historia.

Aho­ra lle­gó el turno de Irán. El pais don­de sur­gió de una de las más impor­tan­tes civi­li­za­cio­nes crea­das por la Huma­ni­dad es aho­ra según Oba­ma la más recien­te ame­na­za a la “segu­ri­dad nacio­nal de los EEUU”. La Agen­cia Inter­na­cio­nal de Segu­ri­dad Ató­mi­ca no con­si­guió encon­trar nin­gu­na prue­ba de que el Iran estea uti­li­zan­do sus ins­ta­la­cio­nes nuclea­res con el obje­ti­vo de pro­du­cir armas ató­mi­cas. Con el aval de Bra­sil y Tur­quía, el gobierno de Ahma­ni­de­jah se com­pro­me­tió a que su ura­nio sea enri­que­ci­do en el exte­rior con fines pací­fi­cos. Pero Washing­ton aca­ba de impo­ner, a tra­vés del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, nue­vas san­cio­nes a Tehe­rán. Más: el Pre­si­den­te de los EEUU ame­na­zó ya con uti­li­zar armas ató­mi­cas tác­ti­cas con­tra el país si él no se some­te a todas sus exigencias.

Esto acon­te­ce cuan­do Oba­ma se vió for­za­do a dimi­tir al coman­dan­te-jefe nor­te­ame­ri­cano en Afga­nis­tán en secuen­cia de una entre­vis­ta en la cual el gene­ral McChrys­tal –ade­más un cri­mi­nal de gue­rra- (ver articu­lo de John Cata­li­not­to en odia​rio​.info, 12.7.2010) cri­ti­có dura­men­te al Pre­si­den­te y esbo­zo un pano­ra­ma desas­tro­so de la polí­ti­ca de la Casa Blan­ca en la Región.

Entre la far­sa y la tragedia

Dia­ria­men­te los gran­des media nor­te­ame­ri­ca­nos repi­ten que la cri­sis fue prác­ti­ca­men­te supe­ra­da en los EEUU gra­cias a las medi­das toma­das por la Admi­nis­tra­ción Oba­ma. Es otra gran men­ti­ra. La tasa de des­em­pleo se man­tie­ne inal­te­ra­da y la situa­ción de dece­nas de millo­nes de fami­lias es crí­ti­ca. Es sufi­cien­te leer los artícu­los sobre el tema de Pre­mios Nobel de Eco­no­mía, ade­más empe­ña­dos en la sal­va­ción del capi­ta­lis­mo –Joseph Sti­glitz y Paul Krug­man, por ejem­plo- para así com­pren­der que la situa­ción, lejos de mejo­rar, pue­de even­tual­men­te agravarse.

No es la tasa del PIB la que defi­ne el rum­bo, por­que la cri­sis es glo­bal, es del sis­te­ma y no solo financiera.

Los dis­cur­sos del Pre­si­den­te con­tri­bu­yen para con­fun­dir a los ciu­da­da­nos en vez de acla­rar. Per­sis­ten con­tra­dic­cio­nes entre la Casa Blan­ca y las finan­zas. Pero ellas resul­tan de que los seño­res de Wall Street y los chair­man de las gran­des tras­na­cio­na­les con­si­de­ran insu­fi­cien­tes las medi­das de la Admi­nis­tra­ción que los bene­fi­cian. Pre­ten­den vol­ver a tener las manos libres.

La reto­ri­ca pre­si­den­cial no pue­de ocul­tar que la estra­te­gia de Oba­ma inten­ta en lo fun­da­men­tal sal­var y no cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles de una cri­sis que adqui­rió rápi­da­men­te pro­por­cio­nes mundiales.

Las empre­sas acu­mu­lan nue­va­men­te lucros fabu­lo­sos en tan­to los tra­ba­ja­do­res se aprie­tan el cin­tu­rón. La des­igual­dad social aumen­ta y los ban­que­ros, rega­tean­do deci­sio­nes del Con­gre­so, con­ti­núan atri­bu­yén­do­se pre­mios principescos.

El gran capi­tal resis­te ade­más, con el apo­yo fir­me del Par­ti­do Repu­bli­cano, a todas las medi­das de carác­ter social, des­de lue­go tímidas,como la refor­ma del sis­te­ma de salud- que la Admi­nis­tra­ción adop­ta (ver artícu­lo de John Bellamy Fos­ter, odia​rio​.info, 13.7.2010).

Es cada vez más evi­den­te que esta­mos fren­te a una cri­sis del capi­ta­lis­mo, sin solu­ción pre­vi­si­ble, aun­que la aplas­tan­te mayo­ría de la huma­ni­dad no ha toma­do con­cien­cia de esa realidad.

La ten­ta­ción de ampliar la esca­la­da mili­tar en Asia como sali­da “sal­va­do­ra” es muy fuer­te, pero, en el pro­pio Pen­tá­gono gene­ra­les influ­yen­tes temen a las con­se­cuen­cias de un ata­que a Irán. La inva­sión terres­tre está exclui­da y el bom­bar­deo con armas con­ven­cio­na­les de obje­ti­vos estra­té­gi­cos no pro­du­ci­ría otro efec­to que no fue­se una gigan­tes­ca ola de anti-ame­ri­ca­nis­mo en el mun­do musulmán.

El recur­so de las armas nuclea­res tác­ti­cas es la opción de una mino­ría. Esa hipó­te­sis ha sido admi­ti­da por des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des inter­na­cio­na­les, más no se me figu­ra que pue­da concretarse.

Pese al vasa­lla­je de los gobier­nos de la Unión Euro­pea y del Japón, los pue­blos con­de­na­rían masi­va­men­te una repe­ti­ción del geno­ci­dio de Hiroshi­ma. Sería el pro­lo­go de una tra­ge­dia cuyo des­en­la­ce podría ser la extin­ción de la humanidad.

Reto­mo así la afir­ma­ción de ini­cio, tema de esta refle­xión. La men­ti­ra en la His­to­ria difi­cul­ta extra­or­di­na­ria­men­te la com­pren­sión de la cri­sis de civi­li­za­ción que el hom­bre enfrenta.

Ser­pa, Julho de 2010 

Tra­duc­ción: Pável Blan­co Cabrera

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.