“Disi­den­tes” cuba­nos, Cas­ta­ñe­da y Rubal­ca­ba- Kol­do Cam­pos

La lle­ga­da al Esta­do espa­ñol de los pri­me­ros sie­te “disi­den­tes” cuba­nos acom­pa­ña­dos de 35 fami­lia­res, cin­co por “disi­den­te”, a los que en estos días se suma­rán otros 11 “disi­den­tes”, con sus res­pec­ti­vas y nume­ro­sas fami­lias, me ha traí­do a la memo­ria dos nom­bres pro­pios: Jor­ge Cas­ta­ñe­da, ex can­ci­ller mexi­cano a las órde­nes del ex pre­si­den­te Vicen­te Fox, y Pérez Rubal­ca­ba, minis­tro del Inte­rior del Esta­do espa­ñol.
El pri­me­ro, de la mano de una pro­pues­ta; el segun­do, asis­ti­do por una teo­ría. Y la pro­pues­ta de Cas­ta­ñe­da, como la teo­ría de Rubal­ca­ba, ha vuel­to a con­fir­mar su fal­se­dad y fra­ca­so.

Sien­do Cas­ta­ñe­da can­ci­ller mexi­cano ofre­ció des­de Mia­mi abrir las emba­ja­das mexi­ca­nas a los “disi­den­tes” cuba­nos intere­sa­dos en dis­fru­tar la demo­cra­cia y liber­tad de su país. El avi­so, trans­mi­ti­do por Radio Mar­tí, pro­vo­có que varios “disi­den­tes” en La Haba­na estre­lla­ran un auto­bús con­tra la puer­ta de la emba­ja­da mexi­ca­na deci­di­dos a entrar a toda cos­ta y apro­ve­char la opor­tu­ni­dad brin­da­da. En esos mis­mos días moría en Méxi­co la abo­ga­da y defen­so­ra de los dere­chos huma­nos Dig­na Ochoa que no pudo apro­ve­char la gene­ro­sa ofer­ta de su can­ci­ller por no con­tar Méxi­co con emba­ja­das mexi­ca­nas den­tro de su terri­to­rio.

La muer­te de Dig­na Ochoa, a fal­ta de otros liti­gios, creó cier­to con­flic­to lin­güís­ti­co ya que la nece­si­dad de uni­fi­car la teo­ría del sui­ci­dio, ver­sión ofi­cial, con la del ase­si­na­to de Esta­do que suge­ría el sen­ti­do común y los dos o tres dis­pa­ros que le cos­ta­ron la vida a Dig­na Ochoa, con­du­jo a la cru­da reali­dad de tener que con­ju­gar como tran­si­ti­vo el ver­bo sui­ci­dar para así resu­mir que «fue sui­ci­da­da», inno­va­ción lin­güís­ti­ca que deja­ría amplia­men­te satis­fe­chas las dos ver­sio­nes.

Ya ante­rior­men­te Dig­na Ochoa había reci­bi­do ame­na­zas de muer­te pero, o bien por­que le urgía ser sui­ci­da­da o por­que no sin­to­ni­za­ba Radio Mar­tí, ter­mi­nó por dis­pa­rar­se en las pier­nas y rema­tar­se en la sien. La otra posi­bi­li­dad era que, tras volar­se la cabe­za se entre­tu­vie­ra dis­pa­rán­do­se las pier­nas.

Tam­po­co era la pri­me­ra vez que el gobierno mexi­cano se esfor­za­ba en encon­trar expli­ca­cio­nes inve­ro­sí­mi­les a los ase­si­na­tos de polí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, can­di­da­tos a la pre­si­den­cia y has­ta car­de­na­les.

En favor de Cas­ta­ñe­da, sin embar­go, hay que reco­no­cer que, ade­más de entre­te­ner­se en abrir las puer­tas de sus emba­ja­das a la “disi­den­cia” cuba­na, se afa­na­ba en aque­llos días en orga­ni­zar en Mon­te­rrey la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal sobre el Finan­cia­mien­to para el Desa­rro­llo, y denun­ciar el ham­bre en el mun­do, con­fe­ren­cia que con­tó con la asis­ten­cia de más de 60 jefes de Esta­do y que obli­gó a Cas­ta­ñe­da a tener que cons­truir un impre­sio­nan­te muro que evi­ta­ra a tan dis­tin­gui­da asis­ten­cia la cir­cun­dan­te visión de la mise­ria, y a reti­rar de las calles a indi­gen­tes y por­dio­se­ros has­ta que no fina­li­za­ra tan magno even­to.

Al mar­gen de las dis­cul­pas que le corres­pon­die­ran y de que sigan abier­tas las emba­ja­das mexi­ca­nas para quie­nes aman la demo­cra­cia y la liber­tad, Méxi­co no pare­ce ser un des­tino que cuen­te con muchos adep­tos entre la “disi­den­cia” cuba­na. Supon­go que no es fácil ejer­cer la demo­cra­cia y la liber­tad en una socie­dad en la que la vida no vale abso­lu­ta­men­te nada, sea por­que te ame­tra­llan sica­rios de civil o te balean sica­rios de uni­for­me, y no hay como abrir un perió­di­co para con­fir­mar­lo. Sólo en lo que va de año, y sin con­tar a quie­nes mata el ham­bre, la mise­ria y otras lacras al uso, han muer­to vio­len­ta­men­te en Méxi­co más de mil per­so­nas. La últi­ma matan­za ocu­rría ayer. Alre­de­dor de vein­te jóve­nes eran acri­bi­lla­dos mien­tras cele­bra­ban una fies­ta en un barrio de la ciu­dad de Torreón (Coahui­la) por un “coman­do fuer­te­men­te arma­do”.

En febre­ro, en Ciu­dad Juá­rez, otros vein­te jóve­nes eran ase­si­na­dos en medio de una fies­ta por dece­nas de sica­rios que comen­za­ron a dis­pa­rar indis­cri­mi­na­da­men­te con armas de gue­rra. Otros 14 jóve­nes resul­ta­ron heri­dos.

Y recien­te­men­te, tam­bién en Ciu­dad Juá­rez, 19 per­so­nas eran ase­si­na­das en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de toxi­có­ma­nos lue­go de que 30 sica­rios lle­ga­ran al lugar en seis camio­nes y abrie­ran fue­go. En el 2009, en otro cen­tro de reha­bi­li­ta­ción y tras un ata­que simi­lar, fue­ron ase­si­na­das 18 per­so­nas.

Refie­ro sólo matan­zas a lo gran­de, de esas que cuen­tan los muer­tos por doce­nas, para no entre­te­ner­me en los ase­si­na­tos de tres fun­cio­na­rios del con­su­la­do esta­dou­ni­den­se en Ciu­dad Juá­rez; en el ase­si­na­to del can­tan­te Ser­gio Vega pocas horas des­pués de que el pro­pio can­tan­te des­min­tie­ra en los medios su muer­te; en el ase­si­na­to de Gui­ller­mo Ade­mir, fut­bo­lis­ta de los Pumas, que no tuvo la suer­te de los tam­bién fut­bo­lis­tas, el para­gua­yo Sal­va­dor Caba­ñas que sobre­vi­vió a un tiro en la cabe­za, o del delan­te­ro del Amé­ri­ca Juan Car­los Sil­va, que resul­tó heri­do; en el ase­si­na­to en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral del can­di­da­to del PRI por Tamau­li­pas, Rodol­fo Torre; en el ase­si­na­to en Gue­rre­ro de Her­nán­dez Gar­cía, diri­gen­te del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res; en el ase­si­na­to del alcal­de de Gua­da­lu­pe y Cal­vo, Ramón Men­dí­vil, en Chihuahua; en el ase­si­na­to en Cuer­na­va­ca de Juan Figue­roa, hijo del can­tan­te Joan Sebas­tián Figue­roa, dos años des­pués de que le ase­si­na­ran a su otro hijo… para sólo citar, en lo que va del año, algu­nos casos de los que se ocu­pan los medios por el carác­ter del cri­men y los ape­lli­dos del difun­to.

Obvia­men­te, al “régi­men” cubano le fal­tan muchos muer­tos para poder equi­pa­rar­se a la demo­cra­cia mexi­ca­na y, des­car­ta­do el país cen­tro­ame­ri­cano, el Esta­do espa­ñol pare­ce un des­tino más segu­ro para los “disi­den­tes” cuba­nos. Al fin y al cabo, nin­guno de ellos va a tener pro­ble­mas en Madrid siem­pre y cuan­do no se tomen en serio sus anhe­los de liber­tad y demo­cra­cia, lo que tam­po­co pare­ce muy pro­ba­ble que vaya a suce­der.

Por su par­te, Pérez Rubal­ca­ba siem­pre se ha mani­fes­ta­do como un acé­rri­mo dis­cí­pu­lo de la teo­ría del deter­mi­nis­mo, que vuel­ve a poner en evi­den­cia su pobre argu­men­ta­ción aho­ra que el Esta­do espa­ñol se repue­bla con “disi­den­tes” cuba­nos.

Más de una vez ha insis­ti­do el minis­tro del Inte­rior, en refe­ren­cia al País Vas­co, que nadie comien­za ponien­do bom­bas, que se empie­za que­man­do auto­bu­ses, caje­ros, con­te­ne­do­res de basu­ra… por lo que es mejor apli­car la repre­sión pre­ven­ti­va en pri­me­ra ins­tan­cia, que espe­rar a que los vio­len­tos alum­nos pasen de cur­so y ter­mi­nen doc­to­rán­do­se como terro­ris­tas.

El pro­ble­ma de su lógi­ca deter­mi­nis­ta, en la que, inevi­ta­ble­men­te, una con­duc­ta con­du­ce a la otra, es que care­ce de cual­quier rigor. Y nadie mejor que Rubal­ca­ba, que fue minis­tro de Edu­ca­ción y Cien­cia, como para saber­lo.

Entre otras razo­nes por­que el cómo se empie­ce y se ter­mi­ne va a depen­der del cri­te­rio del ana­lis­ta y del pun­to de par­ti­da que se eli­ja para con­fir­mar la con­se­cuen­cia entre una con­duc­ta y otra. Allá don­de uno esta­blez­ca la medi­da, el pun­to de par­ti­da de lógi­ca tan irra­cio­nal como la que el minis­tro hace suya, siem­pre va a haber otro que corra el naci­mien­to de la náu­sea un poco más atrás y lle­ve sus con­se­cuen­cias algo más ade­lan­te.

De hecho, nadie comien­za que­man­do caje­ros. Se comien­za sien­do clien­te de algún ban­co. Tam­po­co comien­za nadie asal­tan­do una sucur­sal ban­ca­ria. Lo habi­tual es que se empie­ce pagan­do una hipo­te­ca

Pero, ade­más, no es cier­to que los pasos que die­ra ayer un ser humano vayan a deter­mi­nar, nece­sa­ria­men­te, el rum­bo que segui­rá maña­na. Y tam­bién Rubal­ca­ba cono­ce sobra­dos ejem­plos de has­ta qué pun­to se pue­de rom­per una iner­cia y cam­biar un des­tino.

Las cin­cuen­ta razo­nes que tenía el Par­ti­do Socia­lis­ta para aban­do­nar la OTAN, un año más tar­de se trans­for­ma­ron en cin­cuen­ta razo­nes para pre­si­dir­la. Javier Sola­na, y es otro caso que el minis­tro cono­ce, de joven uni­ver­si­ta­rio anti­mi­li­ta­ris­ta pasó a con­ver­tir­se en coman­dan­te en jefe mili­tar. El “Com­pa­ñe­ro Isi­do­ro”, es otro ejem­plo, aca­bó con­ver­ti­do en el “Señor X”. Miles de socia­lis­tas que se acos­ta­ron repu­bli­ca­nos, des­per­ta­ron monár­qui­cos al día siguien­te, y su pre­ten­di­do socia­lis­mo no los ha lle­va­do a diri­gir la eman­ci­pa­ción de la cla­se obre­ra sino a defen­der los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las en su expo­lio al ter­cer mun­do, a mul­ti­pli­car los bene­fi­cios de los ban­cos y a secun­dar las gue­rras del impe­rio.

Tam­po­co sus pasa­dos com­pro­mi­sos con esos cuan­tos uni­ver­sa­les valo­res que nos hacen dig­nos a los seres huma­nos han teni­do las con­se­cuen­cias que la lógi­ca del minis­tro augu­ra en el País Vas­co. Extra­ña­men­te, cuan­to más han enar­bo­la­do los gobier­nos del Esta­do espa­ñol con­cep­tos como la paz, más han desa­rro­lla­do la indus­tria y el nego­cio mili­tar; cuan­to más han enfa­ti­za­do la soli­da­ri­dad como con­cep­to, más tra­bas y res­tric­cio­nes (“disi­den­tes” cuba­nos al mar­gen) han impues­to a la emi­gra­ción; cuan­to más han men­cio­na­do su pre­ten­di­da defen­sa de los dere­chos huma­nos, más los han vul­ne­ra­do den­tro y fue­ra del Esta­do espa­ñol.

Nadie mejor que el Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol para demos­trar que se pue­de comen­zar rei­vin­di­can­do la éti­ca como prin­ci­pio, y ter­mi­nar dan­do cober­tu­ra a una ban­da cri­mi­nal, finan­cia­da con dine­ro públi­co y arro­pa­da por la más ver­gon­zo­sa impu­ni­dad.

El pro­pio Cas­ta­ñe­da demues­tra has­ta qué pun­to son erró­neas las teo­rías deter­mi­nis­tas de Rubal­ca­ba. Quien fue­ra mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta mexi­cano, lejos de aca­bar hacien­do cau­sa común en la sel­va Lacan­do­na con el Fren­te Zapa­tis­ta, aca­bó con­ver­ti­do en agen­te de la CIA; de ase­so­rar en su cam­pa­ña elec­to­ral al izquier­dis­ta can­di­da­to mexi­cano Cuauh­té­moc Cár­de­nas, aca­bó ase­so­ran­do en los mis­mos afa­nes al dere­chis­ta can­di­da­to Vicen­te Fox y sir­vién­do­le como secre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res.

Los “disi­den­tes” cuba­nos tam­bién cons­ti­tu­yen un ejem­plo del esca­so rigor que acom­pa­ña la teo­ría deter­mi­nis­ta de Rubal­ca­ba. Quie­nes comen­za­ron volan­do por los aires avio­nes cuba­nos o fue­ron agen­tes a suel­do de poten­cias extran­je­ras, han aca­ba­do con­ver­ti­dos en par­ti­sa­nos, pala­di­nes de la liber­tad, anti­cas­tris­tas o sim­ples “disi­den­tes”.

Y para mayor des­men­ti­do a la teo­ría deter­mi­nis­ta del minis­tro espa­ñol, pocos casos como el del sal­va­do­re­ño Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, dete­ni­do en Vene­zue­la y extra­di­ta­do a Cuba en estos días, que tras una dila­ta­da e impu­ne carre­ra terro­ris­ta inter­na­cio­nal se con­vier­te para los gran­des medios de comu­ni­ca­ción en un des­apa­re­ci­do del que se pier­de el ras­tro y la memo­ria, en una noti­cia blan­quea­da. Otro ejem­plo más de que se pue­de ser terro­ris­ta, ejer­cer como tal toda una vida y aca­bar con­ver­ti­do en un fan­tas­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *