“Disi­den­tes” cuba­nos, Cas­ta­ñe­da y Rubal­ca­ba- Kol­do Campos

La lle­ga­da al Esta­do espa­ñol de los pri­me­ros sie­te “disi­den­tes” cuba­nos acom­pa­ña­dos de 35 fami­lia­res, cin­co por “disi­den­te”, a los que en estos días se suma­rán otros 11 “disi­den­tes”, con sus res­pec­ti­vas y nume­ro­sas fami­lias, me ha traí­do a la memo­ria dos nom­bres pro­pios: Jor­ge Cas­ta­ñe­da, ex can­ci­ller mexi­cano a las órde­nes del ex pre­si­den­te Vicen­te Fox, y Pérez Rubal­ca­ba, minis­tro del Inte­rior del Esta­do español.
El pri­me­ro, de la mano de una pro­pues­ta; el segun­do, asis­ti­do por una teo­ría. Y la pro­pues­ta de Cas­ta­ñe­da, como la teo­ría de Rubal­ca­ba, ha vuel­to a con­fir­mar su fal­se­dad y fracaso.

Sien­do Cas­ta­ñe­da can­ci­ller mexi­cano ofre­ció des­de Mia­mi abrir las emba­ja­das mexi­ca­nas a los “disi­den­tes” cuba­nos intere­sa­dos en dis­fru­tar la demo­cra­cia y liber­tad de su país. El avi­so, trans­mi­ti­do por Radio Mar­tí, pro­vo­có que varios “disi­den­tes” en La Haba­na estre­lla­ran un auto­bús con­tra la puer­ta de la emba­ja­da mexi­ca­na deci­di­dos a entrar a toda cos­ta y apro­ve­char la opor­tu­ni­dad brin­da­da. En esos mis­mos días moría en Méxi­co la abo­ga­da y defen­so­ra de los dere­chos huma­nos Dig­na Ochoa que no pudo apro­ve­char la gene­ro­sa ofer­ta de su can­ci­ller por no con­tar Méxi­co con emba­ja­das mexi­ca­nas den­tro de su territorio.

La muer­te de Dig­na Ochoa, a fal­ta de otros liti­gios, creó cier­to con­flic­to lin­güís­ti­co ya que la nece­si­dad de uni­fi­car la teo­ría del sui­ci­dio, ver­sión ofi­cial, con la del ase­si­na­to de Esta­do que suge­ría el sen­ti­do común y los dos o tres dis­pa­ros que le cos­ta­ron la vida a Dig­na Ochoa, con­du­jo a la cru­da reali­dad de tener que con­ju­gar como tran­si­ti­vo el ver­bo sui­ci­dar para así resu­mir que «fue sui­ci­da­da», inno­va­ción lin­güís­ti­ca que deja­ría amplia­men­te satis­fe­chas las dos versiones.

Ya ante­rior­men­te Dig­na Ochoa había reci­bi­do ame­na­zas de muer­te pero, o bien por­que le urgía ser sui­ci­da­da o por­que no sin­to­ni­za­ba Radio Mar­tí, ter­mi­nó por dis­pa­rar­se en las pier­nas y rema­tar­se en la sien. La otra posi­bi­li­dad era que, tras volar­se la cabe­za se entre­tu­vie­ra dis­pa­rán­do­se las piernas.

Tam­po­co era la pri­me­ra vez que el gobierno mexi­cano se esfor­za­ba en encon­trar expli­ca­cio­nes inve­ro­sí­mi­les a los ase­si­na­tos de polí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, can­di­da­tos a la pre­si­den­cia y has­ta cardenales.

En favor de Cas­ta­ñe­da, sin embar­go, hay que reco­no­cer que, ade­más de entre­te­ner­se en abrir las puer­tas de sus emba­ja­das a la “disi­den­cia” cuba­na, se afa­na­ba en aque­llos días en orga­ni­zar en Mon­te­rrey la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal sobre el Finan­cia­mien­to para el Desa­rro­llo, y denun­ciar el ham­bre en el mun­do, con­fe­ren­cia que con­tó con la asis­ten­cia de más de 60 jefes de Esta­do y que obli­gó a Cas­ta­ñe­da a tener que cons­truir un impre­sio­nan­te muro que evi­ta­ra a tan dis­tin­gui­da asis­ten­cia la cir­cun­dan­te visión de la mise­ria, y a reti­rar de las calles a indi­gen­tes y por­dio­se­ros has­ta que no fina­li­za­ra tan magno evento.

Al mar­gen de las dis­cul­pas que le corres­pon­die­ran y de que sigan abier­tas las emba­ja­das mexi­ca­nas para quie­nes aman la demo­cra­cia y la liber­tad, Méxi­co no pare­ce ser un des­tino que cuen­te con muchos adep­tos entre la “disi­den­cia” cuba­na. Supon­go que no es fácil ejer­cer la demo­cra­cia y la liber­tad en una socie­dad en la que la vida no vale abso­lu­ta­men­te nada, sea por­que te ame­tra­llan sica­rios de civil o te balean sica­rios de uni­for­me, y no hay como abrir un perió­di­co para con­fir­mar­lo. Sólo en lo que va de año, y sin con­tar a quie­nes mata el ham­bre, la mise­ria y otras lacras al uso, han muer­to vio­len­ta­men­te en Méxi­co más de mil per­so­nas. La últi­ma matan­za ocu­rría ayer. Alre­de­dor de vein­te jóve­nes eran acri­bi­lla­dos mien­tras cele­bra­ban una fies­ta en un barrio de la ciu­dad de Torreón (Coahui­la) por un “coman­do fuer­te­men­te armado”.

En febre­ro, en Ciu­dad Juá­rez, otros vein­te jóve­nes eran ase­si­na­dos en medio de una fies­ta por dece­nas de sica­rios que comen­za­ron a dis­pa­rar indis­cri­mi­na­da­men­te con armas de gue­rra. Otros 14 jóve­nes resul­ta­ron heridos.

Y recien­te­men­te, tam­bién en Ciu­dad Juá­rez, 19 per­so­nas eran ase­si­na­das en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de toxi­có­ma­nos lue­go de que 30 sica­rios lle­ga­ran al lugar en seis camio­nes y abrie­ran fue­go. En el 2009, en otro cen­tro de reha­bi­li­ta­ción y tras un ata­que simi­lar, fue­ron ase­si­na­das 18 personas.

Refie­ro sólo matan­zas a lo gran­de, de esas que cuen­tan los muer­tos por doce­nas, para no entre­te­ner­me en los ase­si­na­tos de tres fun­cio­na­rios del con­su­la­do esta­dou­ni­den­se en Ciu­dad Juá­rez; en el ase­si­na­to del can­tan­te Ser­gio Vega pocas horas des­pués de que el pro­pio can­tan­te des­min­tie­ra en los medios su muer­te; en el ase­si­na­to de Gui­ller­mo Ade­mir, fut­bo­lis­ta de los Pumas, que no tuvo la suer­te de los tam­bién fut­bo­lis­tas, el para­gua­yo Sal­va­dor Caba­ñas que sobre­vi­vió a un tiro en la cabe­za, o del delan­te­ro del Amé­ri­ca Juan Car­los Sil­va, que resul­tó heri­do; en el ase­si­na­to en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral del can­di­da­to del PRI por Tamau­li­pas, Rodol­fo Torre; en el ase­si­na­to en Gue­rre­ro de Her­nán­dez Gar­cía, diri­gen­te del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res; en el ase­si­na­to del alcal­de de Gua­da­lu­pe y Cal­vo, Ramón Men­dí­vil, en Chihuahua; en el ase­si­na­to en Cuer­na­va­ca de Juan Figue­roa, hijo del can­tan­te Joan Sebas­tián Figue­roa, dos años des­pués de que le ase­si­na­ran a su otro hijo… para sólo citar, en lo que va del año, algu­nos casos de los que se ocu­pan los medios por el carác­ter del cri­men y los ape­lli­dos del difunto.

Obvia­men­te, al “régi­men” cubano le fal­tan muchos muer­tos para poder equi­pa­rar­se a la demo­cra­cia mexi­ca­na y, des­car­ta­do el país cen­tro­ame­ri­cano, el Esta­do espa­ñol pare­ce un des­tino más segu­ro para los “disi­den­tes” cuba­nos. Al fin y al cabo, nin­guno de ellos va a tener pro­ble­mas en Madrid siem­pre y cuan­do no se tomen en serio sus anhe­los de liber­tad y demo­cra­cia, lo que tam­po­co pare­ce muy pro­ba­ble que vaya a suceder.

Por su par­te, Pérez Rubal­ca­ba siem­pre se ha mani­fes­ta­do como un acé­rri­mo dis­cí­pu­lo de la teo­ría del deter­mi­nis­mo, que vuel­ve a poner en evi­den­cia su pobre argu­men­ta­ción aho­ra que el Esta­do espa­ñol se repue­bla con “disi­den­tes” cubanos.

Más de una vez ha insis­ti­do el minis­tro del Inte­rior, en refe­ren­cia al País Vas­co, que nadie comien­za ponien­do bom­bas, que se empie­za que­man­do auto­bu­ses, caje­ros, con­te­ne­do­res de basu­ra… por lo que es mejor apli­car la repre­sión pre­ven­ti­va en pri­me­ra ins­tan­cia, que espe­rar a que los vio­len­tos alum­nos pasen de cur­so y ter­mi­nen doc­to­rán­do­se como terroristas.

El pro­ble­ma de su lógi­ca deter­mi­nis­ta, en la que, inevi­ta­ble­men­te, una con­duc­ta con­du­ce a la otra, es que care­ce de cual­quier rigor. Y nadie mejor que Rubal­ca­ba, que fue minis­tro de Edu­ca­ción y Cien­cia, como para saberlo.

Entre otras razo­nes por­que el cómo se empie­ce y se ter­mi­ne va a depen­der del cri­te­rio del ana­lis­ta y del pun­to de par­ti­da que se eli­ja para con­fir­mar la con­se­cuen­cia entre una con­duc­ta y otra. Allá don­de uno esta­blez­ca la medi­da, el pun­to de par­ti­da de lógi­ca tan irra­cio­nal como la que el minis­tro hace suya, siem­pre va a haber otro que corra el naci­mien­to de la náu­sea un poco más atrás y lle­ve sus con­se­cuen­cias algo más adelante.

De hecho, nadie comien­za que­man­do caje­ros. Se comien­za sien­do clien­te de algún ban­co. Tam­po­co comien­za nadie asal­tan­do una sucur­sal ban­ca­ria. Lo habi­tual es que se empie­ce pagan­do una hipoteca

Pero, ade­más, no es cier­to que los pasos que die­ra ayer un ser humano vayan a deter­mi­nar, nece­sa­ria­men­te, el rum­bo que segui­rá maña­na. Y tam­bién Rubal­ca­ba cono­ce sobra­dos ejem­plos de has­ta qué pun­to se pue­de rom­per una iner­cia y cam­biar un destino.

Las cin­cuen­ta razo­nes que tenía el Par­ti­do Socia­lis­ta para aban­do­nar la OTAN, un año más tar­de se trans­for­ma­ron en cin­cuen­ta razo­nes para pre­si­dir­la. Javier Sola­na, y es otro caso que el minis­tro cono­ce, de joven uni­ver­si­ta­rio anti­mi­li­ta­ris­ta pasó a con­ver­tir­se en coman­dan­te en jefe mili­tar. El “Com­pa­ñe­ro Isi­do­ro”, es otro ejem­plo, aca­bó con­ver­ti­do en el “Señor X”. Miles de socia­lis­tas que se acos­ta­ron repu­bli­ca­nos, des­per­ta­ron monár­qui­cos al día siguien­te, y su pre­ten­di­do socia­lis­mo no los ha lle­va­do a diri­gir la eman­ci­pa­ción de la cla­se obre­ra sino a defen­der los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las en su expo­lio al ter­cer mun­do, a mul­ti­pli­car los bene­fi­cios de los ban­cos y a secun­dar las gue­rras del imperio.

Tam­po­co sus pasa­dos com­pro­mi­sos con esos cuan­tos uni­ver­sa­les valo­res que nos hacen dig­nos a los seres huma­nos han teni­do las con­se­cuen­cias que la lógi­ca del minis­tro augu­ra en el País Vas­co. Extra­ña­men­te, cuan­to más han enar­bo­la­do los gobier­nos del Esta­do espa­ñol con­cep­tos como la paz, más han desa­rro­lla­do la indus­tria y el nego­cio mili­tar; cuan­to más han enfa­ti­za­do la soli­da­ri­dad como con­cep­to, más tra­bas y res­tric­cio­nes (“disi­den­tes” cuba­nos al mar­gen) han impues­to a la emi­gra­ción; cuan­to más han men­cio­na­do su pre­ten­di­da defen­sa de los dere­chos huma­nos, más los han vul­ne­ra­do den­tro y fue­ra del Esta­do español.

Nadie mejor que el Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol para demos­trar que se pue­de comen­zar rei­vin­di­can­do la éti­ca como prin­ci­pio, y ter­mi­nar dan­do cober­tu­ra a una ban­da cri­mi­nal, finan­cia­da con dine­ro públi­co y arro­pa­da por la más ver­gon­zo­sa impunidad.

El pro­pio Cas­ta­ñe­da demues­tra has­ta qué pun­to son erró­neas las teo­rías deter­mi­nis­tas de Rubal­ca­ba. Quien fue­ra mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta mexi­cano, lejos de aca­bar hacien­do cau­sa común en la sel­va Lacan­do­na con el Fren­te Zapa­tis­ta, aca­bó con­ver­ti­do en agen­te de la CIA; de ase­so­rar en su cam­pa­ña elec­to­ral al izquier­dis­ta can­di­da­to mexi­cano Cuauh­té­moc Cár­de­nas, aca­bó ase­so­ran­do en los mis­mos afa­nes al dere­chis­ta can­di­da­to Vicen­te Fox y sir­vién­do­le como secre­ta­rio de Rela­cio­nes Exteriores.

Los “disi­den­tes” cuba­nos tam­bién cons­ti­tu­yen un ejem­plo del esca­so rigor que acom­pa­ña la teo­ría deter­mi­nis­ta de Rubal­ca­ba. Quie­nes comen­za­ron volan­do por los aires avio­nes cuba­nos o fue­ron agen­tes a suel­do de poten­cias extran­je­ras, han aca­ba­do con­ver­ti­dos en par­ti­sa­nos, pala­di­nes de la liber­tad, anti­cas­tris­tas o sim­ples “disi­den­tes”.

Y para mayor des­men­ti­do a la teo­ría deter­mi­nis­ta del minis­tro espa­ñol, pocos casos como el del sal­va­do­re­ño Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, dete­ni­do en Vene­zue­la y extra­di­ta­do a Cuba en estos días, que tras una dila­ta­da e impu­ne carre­ra terro­ris­ta inter­na­cio­nal se con­vier­te para los gran­des medios de comu­ni­ca­ción en un des­apa­re­ci­do del que se pier­de el ras­tro y la memo­ria, en una noti­cia blan­quea­da. Otro ejem­plo más de que se pue­de ser terro­ris­ta, ejer­cer como tal toda una vida y aca­bar con­ver­ti­do en un fantasma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.