Men­sa­je de las Can­di­da­tu­ras de Uni­tat Popu­lar (Paï­sos Cata­lans) a Eus­kal Herria

La Can­di­da­tu­ra de Uni­tat Popu­lar, la CUP, que­re­mos man­dar un fuer­te abra­zo soli­da­rio para todos y todas voso­tras, que habéis acu­di­do hoy a esta mani­fes­ta­ción en Donos­tia, a favor del dere­cho a deci­dir, a favor de la auto­de­ter­mi­na­ción, y en soli­da­ri­dad con el pue­blo catalán.

Que­re­mos tam­bién apro­ve­char para com­par­tir con voso­tros algu­nas reflexiones.
Sólo des­de la inge­nui­dad o la mala fe podría con­si­de­rar­se que un pro­nun­cia­mien­to del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal res­pec­to el esta­tu­to de la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Cata­lu­ña en un sen­ti­do u otro cam­bia­ría sus­tan­cial­men­te la situa­ción de los Paï­sos Cata­lans como suje­to de dere­cho político.

Aque­llos que creían de bue­na fe que la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la podría tener la vir­tud de poder con­te­ner dife­ren­tes mode­los terri­to­ria­les cho­can hoy, de nue­vo, con la cru­da reali­dad de com­pro­bar que su mode­lo terri­to­rial es la indi­so­lu­ble uni­dad de Espa­ña con el ejér­ci­to como garan­te, y en un esta­dou­ni­ta­rio con una des­cen­tra­li­za­ción mera­men­te administrativa.

Igual­men­te, aque­llos que cre­ye­ron en la bue­na fe de la cla­se polí­ti­ca cata­la­na, han acu­mu­la­do, duran­te el pro­ce­so de refor­ma esta­tu­ta­rio, sufi­cien­tes argu­men­tos como para ali­men­tar esta des­afec­ción que hoy por hoy, con­vier­te la abs­ten­ción en la pri­me­ra fuer­za polí­ti­ca cata­la­na, superan­do con cre­ces a la suma del res­to de opcio­nes polí­ti­cas. Por eso hoy, nues­tra cla­se polí­ti­ca pue­de creer estar enca­be­zan­do la mani­fes­ta­ción, pero en reali­dad esta mani­fes­ta­ción no sólo es una expre­sión con­tra un tri­bu­nal ile­gí­ti­mo en los Paï­sos Cata­lans, sinó tam­bién con­tra una cla­se polí­ti­ca inca­paz de defen­der los dere­chos del pue­blo cata­lán, e inca­paz de enfren­tar­se al esta­do que nos nie­ga estos derechos.

Por­que no ha sido el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal o el Con­gre­so espa­ñol de los Dipu­tados los úni­cos que han recor­ta­do este esta­tut: tam­bién han sido los polí­ti­cos auto­no­mis­tas quie­nes lo han hecho, en con­tra de la volun­tad del pue­blo cata­lán. Pri­me­ro, olvi­dán­do­se de incluir el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y la volun­tad de cons­truir los Paï­sos Cata­lans en el pri­mer borra­dor del esta­tu­to. Des­pués cuan­do Artur Mas pac­tó con Zapa­te­ro el pri­mer recor­te. Y final­men­te, defen­dien­do el esta­tut recor­ta­do ante la pobla­ción cata­la­na en el refe­rén­dum de 2006. Por eso, en aquél refe­rén­dum, la abs­ten­ción y el no; supe­ra­ron con cre­ces el sí.

Lle­ga­dos a este pun­to ya nos da igual si pue­den haber más inter­pre­ta­cio­nes res­tric­ti­vas de este tro­zo de papel moja­do que es el Esta­tu­to. Lo que hace fal­ta es una volun­tad polí­ti­ca i social de cam­bio. Una volun­tad que tie­ne que ser ine­quí­vo­ca, como la que han mos­tra­do los miles de volun­ta­rios que han impul­sa­do las con­sul­tas por la inde­pen­den­cia; como la que expre­san los miles de per­so­nas que, día a día, tra­ba­jan por la auto­de­ter­mi­na­ción en los Paï­sos Catalans.

Hoy, cuan­do de nue­vo cer­ti­fi­ca­mos la muer­te del auto­no­mis­mo, toca defen­der la úni­ca vía posi­ble para ejer­cer nues­tro dere­cho a deci­dir: la inde­pen­den­cia de los Paï­sos Catalans.

En nues­tro camino, segui­re­mos encon­trán­do­nos con fechas his­tó­ri­cas como hoy, 10 de julio, el pue­blo vas­co, y el pue­blo cata­lán jun­tos por nues­tra libertad.

Gora Eus­ka­di Aska­tu­ta! Vis­ca els Paï­sos Cata­lans lliures!
Vis­ca la terra!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.