Ale­go­ría del tran­sis­tor – Jon Odrio­zo­la

En la can­cha, once con­tra once dispu­taban el con­trol del cue­ro. En las gra­das miles de golas per­ma­ne­cían mudas, golle­tes sin emo­ción por algún lan­ce del jue­go, insen­si­bles, nin­gún aplau­so por ese caño meri­to­rio o drib­bling plau­si­ble del rival. Tam­po­co, qué menos, abu­cheo al árbi­tro que pitó, erró­nea­men­te, orsay. Nada. La masa, el públi­co, no rugía. Sólo veía o mira­ba ‑que lo acla­re Hei­sen­berg- el fru­frú del jue­go.

Y, ya se dijo, sin pas­mo, sin filo­so­fía, sin asom­bro. Nin­gún cán­ti­co o soni­do, nada. Sólo el garrir de un loro, el humo de los ciga­rros y el refle­jo del sol en el ani­llo dora­do de una bella mujer aje­na al par­ti­do de fút­bol. Hubo chu­ta­zo, misil, obús, del volan­te zur­do que asti­lló el tra­ve­sa­ño y entró unas pul­ga­das en el úte­ro de la por­te­ría, pero el tren­ci­lla no lo vio o no lo qui­so ver. Un gol-fan­tas­ma, como los gobier­nos.

En los anfi­tea­tros y vomi­to­rios ni pro­tes­ta ni vehe­men­cia, sólo el segun­do prin­ci­pio de la ter­mo­di­ná­mi­ca, cal­ma entró­pi­ca (o neguen­tró­pi­ca). Los juga­do­res per­ju­di­ca­dos no hicie­ron aspa­vien­to y el jue­go ‑que es de lo que se tra­ta- con­ti­nuó. Sólo volu­tas de vegue­ros y taba­cos que dibu­ja­ban extra­ñas for­mas y pom­pas en el aire de De Chi­ri­co que, fan­tás­ti­cas, des­apa­re­cían con un tenue ábre­go.

Sólo en el pal­co, las éli­tes ges­ti­cu­la­ban en sole­da­des sono­ras y otros oxi­mo­ro­nes cla­mo­ro­sos. Gen­te con­cien­cia­da. En las barras bra­vas, robots sin alma. Sólo humo, mucho humo (sen­se of smo­ke, not sen­se of humour). Y soma, abun­dan­te soma, el nepen­ta de A. Hux­ley. No había pue­blo ni ner­vio, sólo públi­co socio­ló­gi­co abú­li­co. No había «raza» ni vol­kisch sal­vo en el pal­co de auto­ri­da­des que, inclu­so, se con­ta­gia­ron con tan­ta desidia y bos­te­za­ron. Se jus­ti­fi­có la aci­dia por­que hubo gol y nadie fes­te­jó. Ni dios, como dice el vul­go. ¿Hubo moti­vo? No, cla­ro que no. El gol es un orgas­mo, un nir­va­na, pero la gen­te, el pue­blo, el públi­co esta­ba soma­ti­za­do, como dro­ga­do. Sólo exha­la­ba humo con los ojos fijos en el cam­po de jue­go, movien­do la cabe­za como par­ti­da de ping-pong. El Sta­dium, el tem­plo del siglo moderno, la últi­ma belle­za catár­ti­ca y subli­me arqui­tec­tó­ni­ca de la «arqui­tex­tu­ra», antes del arma­ge­dón, alber­ga las rui­nas físi­cas adia­fo­ré­ti­cas y epi­ce­nas del homo faber, indi­fe­ren­tes y apá­ti­cas. En medio de gue­rras loca­les y foca­les, ham­bru­nas inmi­se­ri­cor­des, ni siquie­ra el depor­te-rey, el fút­bol, logra des­per­tar a las ador­me­ci­das masas y sacar­las del sopor. Pero hubo mila­gro.

De pron­to, en la modo­rra, se oyó una voz metá­li­ca. Pro­ce­día de un tran­sis­tor encen­di­do por un cadá­ver (se entien­de que antes de ser­lo). Era la voz esten­tó­rea de un locu­tor des­ata­do que, en el pára­mo, ulu­la­ba: «soy espa­ñol, espa­ñol, espa­ñol». Súbi­to, el velo del tem­plo se ras­gó, los muer­tos resu­ci­ta­ron y vol­vie­ron los ama­ne­ce­res reful­gen­tes al gri­to de «a por ellos» y el «viva Espa­ña». Vol­vía, por fin, la ale­gría de vivir y el dere­cho a la vida y bús­ca­te la vida. Todo gra­cias a un locu­tor mediá­ti­co. El país pare­ció reani­mar­se… No sabía­mos lo que éra­mos pero aho­ra sí lo sabe­mos gra­cias a esta estir­pe de nove­la de caba­lle­rías que Cer­van­tes pen­só que ridi­cu­li­zó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *