Tesis sobre la cons­truc­cion his­to­ri­ca del nacio­na­lis­mo espa­ñol y la iden­ti­dad vas­ca- Iña­ki Gil de San Vicen­te

TESIS SOBRE LA CONSTRUCCION HISTÓRICA DEL NACIONALISMO ESPAÑOL

Y

LA IDENTIDAD VASCA

NOTA: Este tex­to se ha escri­to para las Jor­na­da de auto­for­ma­ción de Corrien­te Roja sobre la cues­tión nacio­nal. Se ha escri­to antes de las mani­fes­ta­cio­nes de Bar­ce­lo­na y Donos­tia del pasa­do sába­do 10 de junio. Muy pro­ba­ble­men­te, las dos ver­sio­nes fun­da­men­ta­les del nacio­na­lis­mo espa­ñol ana­li­za­rán con deta­lle lo que expre­san a gri­tos las muche­dum­bres que han “vota­do con sus pies” a favor de la inde­pen­den­cia nacio­nal de sus pue­blo cata­lán y vas­co. En este sen­ti­do, pien­so que el borra­dor pre­sen­ta­do a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de Corrien­te Roja, orga­ni­za­ción mar­xis­ta con­se­cuen­te, es decir, inter­na­cio­na­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria, sir­ve tam­bién para todas las per­so­nas y gru­pos que no se arro­di­llan ante el terror mate­rial y sim­bó­li­co del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol.

1.- PRESENTACION:

  1. Antes que nada, os agra­dez­co el reto que me habéis lan­za­do al pedir­me que vinie­ra a vues­tras Jor­na­das de auto­for­ma­ción para deba­tir sobre la cons­truc­ción his­tó­ri­ca del nacio­na­lis­mo espa­ñol y la iden­ti­dad vas­ca. Digo que es un reto por tres razo­nes: por­que el tema a deba­te afec­ta a una de las con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles del capi­ta­lis­mo espa­ñol; otra, por­que ade­más para un inde­pen­den­tis­ta y comu­nis­ta vas­co esta con­tra­dic­ción se extien­de a la vez a la cons­truc­ción his­tó­ri­ca del nacio­na­lis­mo fran­cés, lo que nos obli­ga a dis­po­ner de una pers­pec­ti­va más amplia; y, por últi­mo, por­que, me habéis dado muy poco tiem­po para orde­nar y escri­bir las tesis que aho­ra os pre­sen­to, lo que me obli­ga a pres­cin­dir de las citas y refe­ren­cias biblio­grá­fi­cas y a dejar para más ade­lan­te una expli­ca­ción deta­lla­da sobre la géne­sis de la iden­ti­dad vas­ca, entre otras razo­nes por­que ten­dría que exten­der­me en le for­ma­ción del capi­ta­lis­mo fran­cés y tam­bién en un perío­do en el capi­ta­lis­mo inglés y bri­tá­ni­co, que ha sido más impor­tan­te de lo que se cree en la for­ma­ción de la actual Eus­kal Herria.
  2. Para col­mo de limi­ta­cio­nes, por una aza­ro­sa des­gra­cia de últi­ma hora me ha sido total­men­te impo­si­ble acu­dir en per­so­na a expo­ne­ros estas tesis para deba­tir­las con voso­tras y voso­tros. Os pido mil per­do­nes, en serio. La úni­ca solu­ción que se me ocu­rre es la de avan­za­ros aho­ra unos pun­tos de resu­men rápi­do del tex­to, y lue­go el tex­to ente­ro.
  3. El nacio­na­lis­mo espa­ñol es pro­duc­to de una lar­ga cons­truc­ción ideo­ló­gi­ca rea­li­za­da por las cla­ses domi­nan­tes a lo lar­go de varios siglos pero con un pun­to deci­si­vo cen­tra­do en el pri­mer ter­cio del siglo XX. Como todo nacio­na­lis­mo, en su seno coexis­ten en uni­dad y lucha de con­tra­rios dos corrien­tes: la de las cla­ses explo­ta­do­ras, pro­pie­ta­rias de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, que crean el grue­so, la mayo­ría y la ofi­cia­li­dad refe­ren­cial de ese nacio­na­lis­mo, con su cul­tu­ra de eli­te y uni­ver­si­ta­ria, y su escri­tu­ra y for­mas de arte, etc., en cuan­to ins­tru­men­tos de poder y alie­na­ción; y la de las cla­ses explo­ta­das que sola­men­te pue­den crear mal y con muchas limi­ta­cio­nes lo que se defi­ne como cul­tu­ra popu­lar, que es obje­to de una deses­pe­ra­da pre­sión mani­pu­la­do­ra por la cul­tu­ra ofi­cial y domi­nan­te, para redu­cir la cul­tu­ra popu­lar, crea­ti­va y crí­ti­ca, a mera cul­tu­ri­lla de masas.
  4. En los Esta­dos que han obte­ni­do u obtie­nen par­te de sus bene­fi­cios eco­nó­mi­cos con la opre­sión nacio­nal y explo­ta­ción impe­ria­lis­ta, la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta, la cul­tu­ra y la pro­pia len­gua ofi­cia­les ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en ins­tru­men­tos de domi­na­ción de esos pue­blos explo­ta­dos pero tam­bién de las pro­pias cla­ses tra­ba­ja­do­ras de la nación opre­so­ra. La opre­sión nacio­nal que ejer­ce un Esta­do ter­mi­na más tem­prano que tar­de deter­mi­nan­do toda la estruc­tu­ra con­cep­tual, cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca del pue­blo que opri­me a otro pue­blo. Aun­que sus efec­tos alie­nan­tes varían en las cla­ses socia­les del pue­blo opre­sor, todas ellas se bene­fi­cian en mayor o menor gra­do, pero siem­pre en alguno, de las sobre­ga­nan­cias de todo tipo, mate­ria­les y eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y sim­bó­li­cas, y tam­bién las sexua­les, que se extraen con la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta.
  5. La his­to­ria ofi­cial de Espa­ña cons­trui­da de for­ma abru­ma­do­ra­men­te mayo­ri­ta­ria por la ver­sión domi­nan­te de su nacio­na­lis­mo, la ver­sión reac­cio­na­ria e impe­ria­lis­ta, esta his­to­ria ha crea­do una línea ascen­den­te que va des­de las “apor­ta­cio­nes espa­ño­las” a la civi­li­za­ción euro­pea median­te el impe­rio romano, has­ta el pre­sen­te más actual. Inclu­so, sin afán alguno de hacer bro­mas bara­tas de una téc­ni­ca de mani­pu­la­ción tan efec­ti­va como es la del depor­te de masas indus­tria­li­za­do, aho­ra mis­mo vemos cómo la dere­cho­na espa­ño­lis­ta habla con orgu­llo de las supues­tas “apor­ta­cio­nes del fút­bol espa­ñol” al depor­te mun­dial.
  6. La bur­gue­sía espa­ño­la habla así por­que sabe de los gran­des bene­fi­cios polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que se obtie­nen con la mani­pu­la­ción del com­ple­jo y enre­ve­sa­do mun­do de los sen­ti­mien­tos colec­ti­vos e iden­ti­ta­rios, del ima­gi­na­rio, de las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, etc. Seme­jan­te uni­ver­so pal­pi­ta muy fre­cuen­te­men­te de for­ma incons­cien­te o sub­cons­cien­te, emo­ti­va, sien­do por ello mani­pu­la­ble con faci­li­dad median­te téc­ni­cas psi­co­po­lí­ti­cas estre­cha­men­te rela­cio­na­das con las téc­ni­cas del mar­ke­ting de ven­tas del con­su­mis­mo com­pul­si­vo e irra­cio­nal. Y el fút­bol, como una de las ramas más ren­ta­bles de la indus­tria del con­su­mo alie­na­do de masas, del lla­ma­do “ocio”, es de lo más ren­ta­ble no sólo en lo eco­nó­mi­co, sino tam­bién en lo polí­ti­co y en deter­mi­na­dos perío­dos de cri­sis sobre todo en el azu­za­mien­to del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta.
  7. Resu­mi­mos en cua­tro fases y momen­tos crí­ti­cos la crea­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol. Las dos pri­me­ras son pura­men­te fic­ti­cias en lo mate­rial, pero efec­ti­vas en lo ideo­ló­gi­co. La pri­me­ra es la supues­ta apor­ta­ción de los “empe­ra­do­res espa­ño­les” de Roma a la civi­li­za­ción, de modo que, como vere­mos, se va crean­do ya des­de enton­ces una ideo­lo­gía que se remon­ta a un mito cla­ve de la civi­li­za­ción bur­gue­sa euro­pea: la de los efec­tos bene­fi­cio­sos del impe­ria­lis­mo romano, con su “ciu­da­da­nía uni­ver­sal” decre­ta­da por el empe­ra­dor Cara­ca­lla, etc. De este modo, el nacio­na­lis­ta espa­ñol actual pre­ten­de enrai­zar con valo­res supues­ta­men­te uni­ver­sa­les y pro­to­de­mo­crá­ti­cos, fal­si­fi­can­do total­men­te la his­to­ria de Roma.
  8. La segun­da fase es la de la cato­li­za­ción del Esta­do visi­go­do impues­ta por Reca­re­do, que cie­rra la épo­ca de la iden­ti­dad arria­na y ger­ma­na de la “his­to­ria espa­ño­la”, para inau­gu­rar su ver­da­de­ra esen­cia cató­li­ca y occi­den­tal, la que estu­vo a pun­to de des­apa­re­cer por la inva­sión musul­ma­na, pero pudo pasar a la Recon­quis­ta gra­cias a los efec­tos bene­fi­cio­so del III Con­ci­lio de Tole­do. Esta tesis ter­mi­na de redon­dear la ante­rior, la de las apor­ta­cio­nes a Roma, para abrir la fase que va de la Recon­quis­ta a la Evan­ge­li­za­ción de Amé­ri­ca y al Siglo de Oro, épo­ca de esplen­dor que es en sí mis­ma la ter­ce­ra fase de la crea­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol.
  9. Los Reyes Cató­li­cos apa­re­cen, des­de esta visión idea­lis­ta, como el naci­mien­to de la “nación espa­ño­la”, jun­to a los Ter­cios y la Evan­ge­li­za­ción, jun­to a Tren­to y al impe­rio en el que no se pone el sol. Según sean las ver­sio­nes más o menos reac­cio­na­rias del nacio­na­lis­mo espa­ñol, se insis­ti­rá en uno u otro de estos recur­sos ideo­ló­gi­cos para sol­dar una visión lineal y sim­plo­na del pro­ble­ma. Lo que ocu­rre es que la reali­dad his­tó­ri­ca es tan aplas­tan­te por su dure­za des­car­na­da que no se pue­de seguir negan­do muchos acon­te­ci­mien­tos, y entre ellos el de la deca­den­cia espa­ño­la, que es inter­pre­ta­da de dife­ren­tes for­mas según los intere­ses par­ti­cu­la­res.
  10. Por últi­mo, la cuar­ta fase y defi­ni­ti­va a nues­tro enten­der es la del pri­mer ter­cio del siglo XX, aun­que vie­ne pre­ce­di­da por seña­les ante­rio­res como es lógi­co. El nacio­na­lis­mo espa­ñol toma cuer­po defi­ni­ti­va­men­te en medio de una cri­sis total de retro­ce­so y empo­bre­ci­mien­to, lo que refuer­za a las com­po­nen­tes más mili­ta­ris­tas y reac­cio­na­rios en detri­men­to de los pro­gre­sis­tas que siem­pre han exis­ti­do, pero que van cedien­do terreno des­de el siglo XIV, y que des­de media­dos del siglo XIX apa­re­cen repre­sen­ta­dos por el fede­ra­lis­mo repu­bli­cano, que ha sido un autén­ti­co fra­ca­so his­tó­ri­co.

2.- CUESTIONES DE MÉTODO Y PRIMERA FASE

  1. Una de las difi­cul­ta­des del mar­xis­mo radi­ca en las dife­ren­tes “lec­tu­ras” que se pue­den hacer de este cuer­po teó­ri­co, que más que un “cuer­po” aca­ba­do es un méto­do en per­ma­nen­te evo­lu­ción crea­ti­va. Ciñén­do­nos a la deno­mi­na­da “cues­tión nacio­nal”, debe­mos pre­gun­tar­nos sobre qué pro­ble­má­ti­ca espe­cí­fi­ca que­re­mos estu­diar como base para avan­zar lue­go en otras inves­ti­ga­cio­nes: ¿la de los tes­tos juve­ni­les de Marx y Engels sobre los “pue­blos sin his­to­ria”, sobre que si el pro­le­ta­ria­do no tie­ne patria, etc., o sobre la inmi­nen­cia de otra olea­da revo­lu­cio­na­ria a comien­zos de los ’50 del siglo XIX y la prio­ri­dad de una lec­tu­ra mera­men­te demo­cra­ti­cis­ta de las rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les? ¿O la lec­tu­ra sim­ple­men­te polí­ti­ca en el sen­ti­do de los intere­ses inme­dia­tos del movi­mien­to socia­lis­ta en la Euro­pa de la segun­da mitad del siglo XIX, cen­trán­do­nos en los deba­tes sobre el colo­nia­lis­mo y sobre Polo­nia e Irlan­da, por ejem­plo? ¿O la lec­tu­ra más pro­fun­da y sis­te­má­ti­ca sobre las for­ma­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas, sobre los “sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta”, sobre las “gran­des nacio­nes asiá­ti­cas” ante­rio­res al capi­ta­lis­mo, sobre el papel de la explo­ta­ción de los pue­blos por el capi­tal comer­cial, sobre las sor­pren­den­tes líneas de inves­ti­ga­ción que se abren en el capí­tu­lo sobre la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal, etc., etc.? ¿O sobre las impli­ca­cio­nes de sus estu­dios últi­mos sobre etno­gra­fía, que son una mina ape­nas explo­ta­da de suge­ren­cias en bru­to a cer­ca del tema aho­ra a deba­te?
  2. ¿Cuál de estas cua­tro lec­tu­ras de Marx, y de Engels, aun­que por razo­nes de tiem­po aho­ra no pue­do exten­der­me sobre éste, es la más con­ve­nien­te para nues­tro deba­te? ¿O no será que debe­mos sin­te­ti­zar las cua­tro en un méto­do úni­co que las abar­que? Más pre­ci­so aún, ¿no será que ese méto­do ha de tener como lógi­ca inter­na el valor que Marx otor­ga duran­te toda su obra, des­de su car­ta a Ruge de 1843 has­ta sus resú­me­nes de las obras de Mor­gan y de John Budd Phear de fina­les de 1880 y media­dos de 1881, a la fuer­za de los sen­ti­mien­tos de iden­ti­dad de un colec­ti­vo cuan­do es agre­di­do des­de el exte­rior? Pen­sa­mos que en la obra de Marx exis­te esa espe­cie de idea-fuer­za que late o apa­re­ce en muchos tex­tos, que se va enri­que­cien­do a medi­da que inves­ti­ga en la his­to­ria, y que reco­no­ce la impor­tan­cia de la iden­ti­dad colec­ti­va, con todas sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas nun­ca nega­das, en la evo­lu­ción y en la revo­lu­ción.
  3. Uno de los pro­ble­mas a resol­ver más impor­tan­tes, y en el que no vamos a exten­der­nos aquí, es el de la inter­ac­ción de las iden­ti­da­des colec­ti­vas con los modos de pro­duc­ción y su plas­ma­ción en las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les; y una for­ma espe­cial­men­te deci­si­va de dicho pro­ble­ma es el de apre­ciar tan­to las con­tra­dic­cio­nes socia­les, cla­sis­tas, de sexo-géne­ro, etc., en el inte­rior de esas iden­ti­da­des como su deve­nir al son de la luchas socio­eco­nó­mi­cas, evo­lu­ción que per­fec­ta­men­te pue­de con­cluir en su exter­mi­nio más o menos rápi­do, en su len­ta ago­nía, en su mes­ti­za­je con otras iden­ti­da­des más pode­ro­sas, o en su ele­va­ción a iden­ti­dad domi­nan­te tras absor­ber a otras, sub­su­mién­do­las, o tras ter­mi­nar con ellas. Al igual que las hor­das, cla­nes, tri­bus, etnias, pue­blos y nacio­nes están en per­ma­nen­te evo­lu­ción len­ta o rápi­da, en ten­den­cias a la des­apa­ri­ción y/​o a la fusión con otras, y en pro­ce­sos de apa­ri­ción de nue­vas con­tra­dic­cio­nes inter­nas y cho­ques e influen­cias exter­nas, por ello mis­mo sus iden­ti­da­des inter­nas sufren las mis­mas trans­for­ma­cio­nes, cam­bios y resul­ta­dos.
  4. Des­de esta pers­pec­ti­va pode­mos decir sin temor a error que no exis­te esen­cia inmu­ta­ble algu­na en lo rela­cio­na­do con las iden­ti­da­des colec­ti­vas, popu­la­res y nacio­na­les, y que su per­ma­nen­te cam­bio es par­te del cam­bio per­ma­nen­te de sus res­pec­ti­vos colec­ti­vos, pue­blos y nacio­nes. Más aún, en aque­llas colec­ti­vi­da­des en las que las con­tra­dic­cio­nes cla­sis­tas, de sexo-géne­ro y etno-nacio­na­les están muy agu­di­za­das, refle­ján­do­se en la polí­ti­ca esta­tal, en estos casos cada ve más fre­cuen­tes en la esca­la de los modos de pro­duc­ción basa­dos en la explo­ta­ción de la mayo­ría por la mino­ría, en estos casos exis­te una deli­be­ra­da inter­ven­ción de los apa­ra­tos que ase­gu­ran la explo­ta­ción para impo­ner las iden­ti­da­des explo­ta­do­res y debi­li­tar o exter­mi­nar las iden­ti­da­des explo­ta­das.
  5. Sin duda este es el caso del Esta­do espa­ñol, que dis­po­ne de una serie de apa­ra­tos buro­crá­ti­cos espe­cial­men­te dedi­ca­dos a refor­zar y ase­gu­rar la expan­sión del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol en detri­men­to de las ideas nacio­na­les de los pue­blos que explo­ta. En toda socie­dad escin­di­da por la explo­ta­ción, la iden­ti­dad está tam­bién escin­di­da en dos blo­ques, el domi­nan­te y el domi­na­do, y esta uni­dad de con­tra­rios en lucha es la cau­sa por la que el sec­tor explo­ta­dor crea apa­ra­tos espe­cia­les para recrear y refor­zar su iden­ti­dad, bus­can­do el exter­mi­nio de la con­tra­ria. El caso de la iden­ti­dad patriar­cal es para­dig­má­ti­co: según sean los modos de pro­duc­ción, la explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca bási­ca de la mujer por el hom­bre se adap­ta a exi­gen­cias de cada modo de pro­duc­ción resul­tan­do el sis­te­ma patriar­co-tri­bu­ta­rio, el patriar­co-escla­vis­ta, el patriar-feu­dal y el patriar­co-bur­gués, muy bási­ca­men­te expues­to. Del mis­mo modo, la iden­ti­dad colec­ti­va escin­di­da por las pri­me­ras for­mas de explo­ta­ción social exis­te ya en los pue­blos del modo tri­bu­ta­rio, del modo escla­vis­ta, feu­dal y bur­gués.
  6. Pero esta visión dia­léc­ti­ca de la his­to­ria es nega­da por la esen­cia­lis­ta e idea­lis­ta, inmu­ta­ble en el fon­do aun­que pudie­ra admi­tir­se algún leve cam­bio de matiz en su for­ma, siem­pre fugaz e intrans­cen­den­te. En el caso de la penín­su­la ibé­ri­ca, la ver­sión domi­nan­te y cua­si ofi­cial del nacio­na­lis­mo espa­ñol sos­tie­ne que la “idea de Espa­ña” ya esta­ba laten­te en ger­men, embrio­na­ria­men­te, en las resis­ten­cias coor­di­na­das de algu­nos pue­blos cel­tas e íbe­ros a la domi­na­ción car­ta­gi­ne­sa y roma­na, por no hablar de quie­nes ya ven “espa­ño­les” en los habi­tan­tes de Ata­puer­ca de hace 300.000 años o antes. Sagun­to y Numan­cia serían los cri­so­les de la “esen­cia espa­ño­la” tal cual se esta­ba for­man­do enton­ces. A par­tir de aquí, no exis­te rubor alguno en sos­te­ner que la “esen­cia de Espa­ña” dio cin­co “empe­ra­do­res espa­ño­les” –Gal­va, Tra­jano, Adriano, Máxi­mo y Teo­do­sio– a Roma y Bizan­cio, que res­ca­ta­ron al Impe­rio de sus cri­sis. Las “vir­tu­des his­pa­nas” tam­bién se plas­ma­ron en Séne­ca, “filó­so­fo espa­ñol” deci­si­vo para la cul­tu­ra roma­na y mun­dial.
  7. La “Espa­ña roma­na” apa­re­ce así como el pri­mer gran logro his­tó­ri­co de la “esen­cia espa­ño­la” que, median­te Roma, hace una gran apor­ta­ción polí­ti­co-filo­só­fi­ca a la civi­li­za­ción euro­pea. Fijé­mo­nos en que estas apor­ta­cio­nes tie­nen dos con­te­ni­dos que serán ensal­za­dos como bási­cos de la “iden­ti­dad espa­ño­la” y como bási­cos en la cul­tu­ra euro­oc­ci­den­tal, des­ti­na­da a ser la domi­nan­te en el mun­do. El pri­me­ro es el de “cen­ti­ne­la de la civi­li­za­ción”, en el sen­ti­do de las medi­das de Tra­jano, Adriano y Teo­do­sio des­ti­na­das a recom­po­ner y asen­tar el poder impe­rial fren­te a los peli­gros exte­rio­res, exten­dien­do las fron­te­ras del impe­rio has­ta los lími­tes pre­ci­sos para su mejor defen­sa, o recu­pe­ran­do gran­des par­tes de los terri­to­rios per­di­dos por la inva­sión de los bár­ba­ros, como hizo Teo­do­sio. La segun­da es la filo­so­fía estoi­ca de Séne­ca, por sus vir­tu­des sere­nas de ver la vida, y a la vez por ser una de las filo­so­fías paga­nas que faci­li­tó la crea­ción del cris­tia­nis­mo como reli­gión impe­rial, jun­to a los ritos de Mitra y de las reli­gio­nes tri­bu­ta­rias, y al reac­cio­na­rio idea­lis­mo pla­tó­ni­co.
  8. Natu­ral­men­te, en esta ver­sión nacio­na­lis­ta espa­ño­la no apa­re­ce el otro lado, el de la san­gre y el sufri­mien­to del escla­vis­mo, de la civi­li­za­ción de la cruel­dad que era Roma, de sus impla­ca­bles exter­mi­nios geno­ci­das pade­ci­dos por mul­ti­tud de pue­blos que se nega­ron o se resis­tie­ron a su domi­na­ción. La rica e impre­sio­nan­te civi­li­za­ción cel­ta, tan feroz como la roma­na aun­que más liber­ta­ria para el con­tex­to his­tó­ri­co obje­ti­vo, exten­di­da por gran­des áreas de Euro­pa, fue exter­mi­na­da has­ta sus raí­ces, por no hablar de la cul­tu­ra íbe­ra, o de Car­ta­go y su mag­ni­fi­cen­cia, etc. Otros muchos pue­blos resis­tie­ron en la medi­da de sus fuer­zas antes de ceder debi­do a la trai­ción cola­bo­ra­cio­nis­ta de sus cla­ses domi­nan­tes, como fue el caso de Gre­cia, o des­apa­re­cer; y perió­di­ca­men­te las rebe­lio­nes escla­vas, las luchas de cla­ses inter­nas, y las rebe­lio­nes de los pue­blos sojuz­ga­dos ponían en ries­go el modo de pro­duc­ción escla­vis­ta. Si acep­tá­se­mos que esta fase his­tó­ri­ca fue engran­de­ci­da por el ger­men de la “nación espa­ño­la”, según este idea­lis­mo nacio­na­lis­ta reac­cio­na­rio, ten­dría­mos que decir que tal “logro” nació cho­rrean­do san­gre por todos sus poros.
  9. No pode­mos expo­ner aho­ra el papel que juga­ron las resis­ten­cias de los pue­blos a la ocu­pa­ción roma­na en la caí­da de este impe­rio, pero fue muy apre­cia­ble por­que le obli­gó a dis­per­sar en exten­sas áreas los cada vez más mer­ma­dos ejér­ci­tos dis­po­ni­bles, obli­gán­do­le a aban­do­nar zonas ente­ras en aras de la pro­tec­ción de encla­ves deci­si­vos. Pero lo que aho­ra sí nos intere­sa tan­to en la pro­ble­má­ti­ca de la iden­ti­dad como en la de la evo­lu­ción de la ver­sión ofi­cial de la his­to­ria espa­ño­la, es recal­car el hecho abso­lu­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de que las cla­ses domi­nan­tes ten­die­ron a ven­der­se a las poten­cias inva­so­ras. Hemos habla­do de Gre­cia, pero la resis­ten­cia cán­ta­bra fue ani­qui­la­da por los roma­nos por­que un sec­tor deci­si­vo de la direc­ción cán­ta­bra pac­tó con los inva­so­res, del mis­mo modo que lo hicie­ron muchas jefa­tu­ras cel­tas y galas, y en lo que sería lue­go Ingla­te­rra. Duran­te la deca­den­cia roma­na, las cla­ses ricas galo­rro­ma­nas se ple­ga­ron a las exi­gen­cias de los inva­so­res ger­ma­nos, y los estu­dios his­tó­ri­cos mues­tran que estas cla­ses ter­mi­na­ron sien­do más ricas y pose­yen­do más pro­pie­da­des des­pués de la caí­da de Roma que antes, bajo la domi­na­ción roma­na. Del mis­mo modo, la con­quis­ta de gran­des zonas de la penín­su­la ibé­ri­ca por los visi­go­dos, rela­ti­va­men­te pocos, fue faci­li­ta­da por los pac­tos entre la cla­se terra­te­nien­te roma­na, aban­do­na­da por su impe­rio, y los visi­go­dos que pro­me­tían man­te­ner el orden y la pro­pie­dad pri­va­da.
  10. El nacio­na­lis­mo espa­ñol silen­cia este pac­to inter­ét­ni­co entre la cla­se sena­to­rial lati­na, inde­fen­sa mili­tar­men­te pero muy supe­rior cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te, y los tos­cos inva­so­res visi­go­dos, que eran arria­nos y fun­cio­na­ban en base a las leyes del modo de pro­duc­ción ger­má­ni­co. Como ha suce­di­do fre­cuen­te­men­te, al final las rela­cio­nes de poder socio­eco­nó­mi­co ter­mi­nan impo­nién­do­se al poder mili­tar bru­to, más letal en su poder de des­truc­ción pero inca­paz a la lar­ga de ampliar las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Muy en sín­te­sis, esto es lo que suce­dió en la penín­su­la ibé­ri­ca cuan­do un sec­tor cre­cien­te de la direc­ción visi­go­da ter­mi­nó por acep­tar la nece­si­dad de fusio­nar­se con la cla­se sena­to­rial lati­na que seguía sien­do muy pode­ro­sa en el siglo VI.

3.- SEGUNDA FASE

  1. El arria­nis­mo era la for­ma ideo­ló­gi­ca que expre­sa­ba la for­ma de la demo­cra­cia asam­blea­ria ger­má­ni­ca paga­na adap­ta­da al aumen­to de la esci­sión social inter­na como efec­to de la acu­mu­la­ción de pro­pie­dad pri­va­da en las gran­des fami­lias mili­ta­res, que se que­da­ban con el grue­so de los boti­nes de gue­rra, con las mejo­res tie­rras, muje­res y escla­vos. El arria­nis­mo jus­ti­fi­ca­ba mejor que el cato­li­cis­mo la esci­sión de esta colec­ti­vi­dad típi­ca del modo de pro­duc­ción ger­má­ni­co. Con el tiem­po, la inca­pa­ci­dad del modo ger­má­ni­co de pro­duc­ción para aumen­tar la eco­no­mía agra­ria asen­ta­da en la pro­pie­dad lati­fun­dis­ta, fue con­tras­tan­do con la capa­ci­dad del cato­li­cis­mo para hacer­lo. Un sec­tor de la cla­se visi­go­da com­pren­dió que tenía que pasar de la ver­sión arria­na del cris­tia­nis­mo a la ver­sión cató­li­ca para ase­gu­rar una fusión estra­té­gi­ca entre sus intere­ses y los de la cla­se terra­te­nien­te de ori­gen latino, romano.
  2. Como en otras zonas de Euro­pa, en la que cho­ca­ron el modo ger­má­ni­co con el pro­to­me­die­val, y la cul­tu­ra paga­na esla­va con la cris­tia­na, que venían a repre­sen­tar en el fon­do lo mis­mo, como en estos sitios, en la penín­su­la ibé­ri­ca, las cla­ses más ricas y pode­ro­sas ten­die­ron a unir­se para man­te­ner su pro­pie­dad pri­va­da y aumen­tar­la. El III Con­ci­lio de Tole­do ini­cia­do en 589 orga­ni­za­do por Reca­re­do sir­vió para impo­ner la ver­sión cató­li­ca del cris­tia­nis­mo prohi­bien­do la ver­sión arria­na, más acor­de a la ante­rior iden­ti­dad ger­má­ni­ca de los visi­go­dos. Den­tro del nacio­na­lis­mo espa­ñol hay una tesis que sos­tie­ne que la con­ver­sión al cato­li­cis­mo fue el prin­ci­pio de la “nación espa­ño­la” en su sen­ti­do pro­fun­do, cató­li­co. La “esen­cia cató­li­ca” de Espa­ña que­da­ría des­de enton­ces ase­gu­ra­da para la eter­ni­dad, y la Recon­quis­ta sería la con­ti­nua­ción del III Con­ci­lio tras la “cri­sis de la inva­sión”.
  3. En reali­dad, la impo­si­ción ver­ti­cal y auto­ri­ta­ria del cato­li­cis­mo se ins­cri­bió den­tro del mis­mo mode­lo euro­peo –por ejem­plo, la cato­li­za­ción de los fran­cos impues­ta por Clo­do­veo jus­to a fina­les del siglo V, cer­ca de noven­ta años antes que la de Reca­re­do– de fusión de los intere­ses de cla­se de las mino­rías ricas para crear un poder esta­tal supe­rior basa­do en el cemen­to ideo­ló­gi­co cató­li­co, mucho más auto­ri­ta­rio y cen­tra­li­za­do que el arriano. Las iden­ti­da­des étni­cas de cada par­te fue­ron aban­do­na­das o trans­for­ma­das en aras de la rique­za eco­nó­mi­ca. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del III Con­ci­lio de Tole­do, para seguir en nues­tro caso, fue la enor­me dife­ren­cia de cas­ti­gos que se impu­sie­ron a quie­nes no acep­ta­sen el cato­li­cis­mo den­tro de los arria­nos: para los visi­go­dos ricos los cas­ti­gos eran mucho meno­res que para los pobres. La razón hay que bus­car­la en que el cam­pe­si­na­do visi­go­do no esta­ba muy dis­pues­to a ceder sus dere­chos, liber­ta­des y tra­di­cio­nes ger­má­ni­cas, mejor defen­di­das por el arria­nis­mo. Resis­ten­cias de esta mis­ma natu­ra­le­za se die­ron en toda Euro­pa al impo­ner las cla­ses ricas el cato­li­cis­mo a las cla­ses cam­pe­si­nas ger­ma­nas y esla­vas, arria­nas y paga­nas.
  4. Asen­ta­da ya la uni­dad terri­to­rial, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca del Esta­do visi­gó­ti­co, se endu­re­ció su pro­ce­so expan­si­vo a cos­ta de otros pue­blos, espe­cial­men­te a cos­ta del Pue­blo Vas­co, tal cual se expre­sa­ba en aquél tiem­po. No se pue­de negar el per­ma­nen­te cho­que entre la nue­va “Espa­ña visi­gó­ti­ca” y el Pue­blo Vas­co que vivía aún en una mez­cla de modos de pro­duc­ción que no pode­mos expo­ner aquí, pero que sí tenía para enton­ces algún sen­ti­do de iden­ti­dad espe­cí­fi­ca que le lle­va­ba a una resis­ten­cia con­tra los ata­ques fran­cos por el nor­te, y visi­go­dos por el sur, así como a pac­tos y acuer­dos tras las gue­rras que no eran sino perío­dos de des­can­so más o menos lar­gos den­tro de un con­flic­to de resis­ten­cia mili­tar muy pro­lon­ga­do en el tiem­po. La resis­ten­cia de los “fero­ces vas­co­nes” ha que­da­do con­fir­ma­da por mul­ti­tud de refe­ren­cias, como se vol­ve­ría a con­fir­mar más tar­de por los cro­nis­tas ára­bes al no poder impo­ner su domi­na­ción por mucho tiem­po.
  5. La uni­dad polí­ti­ca de la “Espa­ña visi­go­da” era muy débil pese al refor­za­mien­to cató­li­co. Fue una fac­ción visi­go­da rebel­de la que pidió ayu­da a las tro­pas musul­ma­nas para derro­car a la domi­nan­te a comien­zos del siglo VIII que, como era muy fre­cuen­te, se encon­tra­ba inten­tan­do aplas­tar a los vas­cos. La pas­mo­sa faci­li­dad de la con­quis­ta musul­ma­na se expli­ca ade­más de por las ten­sio­nes inter­nas a los visi­go­dos, tam­bién por los intere­ses opor­tu­nis­tas de las cla­ses ricas de la ciu­da­des y lati­fun­dios que ape­nas ofre­cie­ron resis­ten­cia, así como por el apo­yo que las cla­ses explo­ta­das die­ron a los musul­ma­nes. La reli­gión musul­ma­na era menos opre­so­ra que la cató­li­ca, menos injus­ta inclu­so con quie­nes se resis­tían a aban­do­nar sus vie­jas creen­cias. Era más “social” en el sen­ti­do de ayu­dar a las masas empo­bre­ci­das y de exi­gir a las cla­ses ricas un impues­to –el zakat– obli­ga­to­rio des­ti­na­do a una espe­cie de “asis­ten­cia social bási­ca”. Tam­bién impul­sa­ba el comer­cio y los mer­ca­dos, en vez de vigi­lar­los como hacía el cato­li­cis­mo. Y has­ta su invo­lu­ción varios siglos más tar­de, el Islam favo­re­ció abier­ta­men­te el desa­rro­llo cul­tu­ral, téc­ni­co y filo­só­fi­co.
  6. Este com­por­ta­mien­to de las masas explo­ta­das, de las cla­ses ricas y de las fac­cio­nes no domi­nan­tes visi­go­das repi­te en lo esen­cial el de las masas explo­ta­das por Roma en su deca­den­cia fren­te a la demo­cra­cia de los inva­so­res “bár­ba­ros”. Fre­cuen­te­men­te las masas explo­ta­das reci­bían con los bra­zos abier­tos a los inva­so­res, guián­do­les inclu­so en algu­nos casos hacia los terra­te­nien­tes y polí­ti­cos roma­nos más explo­ta­do­res y odia­dos. Hay cons­tan­cia de que el poder cris­tiano romano con­de­nó el apo­yo de los cris­tia­nos empo­bre­ci­dos a los inva­so­res ger­ma­nos por­que les apor­ta­ban, por el momen­to, algu­na liber­tad. Vemos, por tan­to, cómo las iden­ti­da­des, que ya están escin­di­das en su inte­rior por la explo­ta­ción social, tien­den a rom­per­se más aún si des­de el exte­rior lle­gan fuer­zas libe­ra­do­ras u opre­so­ras que bene­fi­cian a un ban­do u otro de la iden­ti­dad escin­di­da pre­via­men­te. En la penín­su­la ibé­ri­ca muchos gru­pos socia­les acep­ta­ron la domi­na­ción musul­ma­na por­que de una for­ma u otra mejo­ra­ba sus con­di­cio­nes de vida, aun­que les exi­gie­ra algún cam­bio en su iden­ti­dad, o su renun­cia total para acep­tar la nue­va reli­gión. Entre la pobla­ción vas­ca de la épo­ca tam­bién suce­dió lo mis­mo.
  7. La ver­sión más reac­cio­na­ria del nacio­na­lis­mo espa­ñol ha borra­dor de su his­to­ria ofi­cial a la “Espa­ña musul­ma­na”, o la ha redu­ci­do a este­reo­ti­pos foto­grá­fi­cos. La ver­sión menos reac­cio­na­ria admi­te la “tole­ran­cia filo­só­fi­ca” musul­ma­na vivi­da en Tole­do y en otras muchas ciu­da­des, pero sin asu­mir esa “tole­ran­cia” como un valor per­ma­nen­te que hay que apli­car al Esta­do espa­ñol. Lo cier­to es que la Recon­quis­ta fue un exter­mi­nio masi­vo de una civi­li­za­ción supe­rior pero divi­di­da y débil mili­tar­men­te, por otra infe­rior pero mesiá­ni­ca, faná­ti­ca y fuer­te mili­tar­men­te. Para los musul­ma­nes, los cris­tia­nos olían mal, eran igno­ran­tes y bru­tos. Aún así hubo una per­ma­nen­te inter­ac­ción, alian­zas y pac­tos de todas cla­ses que con­tra­di­cen en todo el mito pos­te­rior de una sepa­ra­ción abso­lu­ta entre ambos con­ten­dien­tes. Pero a la lar­ga, se impu­so defi­ni­ti­va­men­te el sec­tor más reac­cio­na­rio del inva­sor cris­tiano. Sec­tor que empe­zó a cons­truir la mito­lo­gía jus­ti­fi­ca­do­ra a par­tir de la resis­ten­cia de un gru­pi­to de nobles visi­go­dos hui­dos a lo más remo­to de las rocas cán­ta­bras, que no supo­nía peli­gro alguno para el Islam. Por otra par­te, el nacio­na­lis­mo espa­ñol tam­bién ha ocul­ta­do el impor­tan­te papel mili­tar juga­do por tro­pas euro­peas que acu­dían a la lla­ma­da de Cru­za­da con­tra el infiel, movi­dos por la codi­cia, el saqueo y las vio­la­cio­nes masi­vas, y por el per­dón de todos sus peca­dos, inclui­dos los come­ti­dos en las masa­cres inhe­ren­tes a la cris­tia­ni­za­ción.

4.- TERCERA FASE

  1. Duran­te la Recon­quis­ta se sen­ta­ron las bases de tres con­tra­dic­cio­nes que mina­rían la iden­ti­dad que iban crean­do los rei­nos cris­tia­nos penin­su­la­res: Una, las zonas mili­ta­res y fron­te­ri­zas nece­si­ta­ban una pobla­ción nue­va que tra­ba­ja­se la tie­rra y ayu­da­ra a defen­der­la, y los rei­nos cris­tia­nos sólo podían lograr­lo con­ce­dien­do deter­mi­na­dos dere­chos a las nue­vas pobla­cio­nes, pero la ten­den­cia cre­cien­te de los rei­nos cris­tia­nos era hacia la cen­tra­li­za­ción y el feu­da­lis­mo, hacia una mayor explo­ta­ción social, lo que cho­ca­ba con la ten­den­cia ante­rior. Otra, los cho­ques entre los pro­pios rei­nos cris­tia­nos entre sí tan­to para expan­dir­se a cos­ta del Islam, como para defen­der­se los unos de los otros, aun­que todos fue­ran cris­tia­nos, lo que les lle­va­ba a crear sus pro­pias leyes y man­te­ner sus pro­pias cos­tum­bres y len­guas aun­que tuvie­sen el mis­mo tron­co latino –menos el eus­ka­ra– y recu­rrie­ran al latín como len­gua cul­ta. Por últi­mo, al calor de las dos con­tra­dic­cio­nes ante­rio­res y debi­do al impul­so de los rei­nos, fue­ron sur­gien­do dife­ren­tes bur­gue­sías comer­cia­les y mer­can­ti­les en Paï­sos Cata­lans, Gali­za, Cas­ti­lla, León, Pue­blo Vas­co, etc.
  2. En algu­nos casos, unos rei­nos apro­ve­cha­ban las debi­li­da­des de otros para arran­car­les gran­des exten­sio­nes con­tan­do con el apo­yo de sec­to­res socia­les intere­sa­dos en cam­biar de rey al que ser­vir, como fue el caso de la ane­xión mili­tar de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa por Cas­ti­lla, ampu­tán­do­las al Esta­do de Nafa­rroa a fina­les del siglo XII. Poco más tar­de, en el siglo XIV esta­lla en Cas­ti­lla la gue­rra entre el blo­que for­ma­do por la bur­gue­sía en ascen­so, con el apo­yo de los judíos que con­tro­la­ban las finan­zas comer­cia­les, y el sec­tor de los gran­des terra­te­nien­tes que resul­tan vic­to­rio­sos ini­cian­do bajo el rei­na­do los Tras­ta­ma­ra el ascen­so de la noble­za feu­dal retró­gra­da, enfren­ta­da a la bur­gue­sía y a los cam­pe­si­nos libres. Las con­tra­dic­cio­nes socia­les van minan­do así la uni­dad iden­ti­ta­ria for­ma­da duran­te la gue­rra de exter­mi­nio de la civi­li­za­ción musul­ma­na, has­ta desem­bo­car en una gran cri­sis.
  3. Las con­tra­dic­cio­nes cita­das lle­ga­ron a su cri­sis en el siglo XV en un pro­ce­so que no pode­mos resu­mir aquí, aun­que la gue­rra fue el ins­tru­men­to deci­si­vo para deci­dir la vic­to­ria de un ban­do u otro, sobre todo cuan­do cho­ca­ban las tres con­tra­dic­cio­nes a la vez: la de los cam­pe­si­nos y arte­sa­nos libres con­tra la explo­ta­ción, la de la bur­gue­sía con­tra la noble­za y la de los rei­nos entre sí. Un ejem­plo de libro lo tene­mos en la suer­te sufri­da por Gali­za en ese siglo XV cuan­do cho­ca­ron bru­tal­men­te las tres con­tra­dic­cio­nes en una gue­rra de cla­ses e inter­na­cio­nal, resul­tan­do vic­to­rio­so el lado más reac­cio­na­rio, el de la Igle­sia y la noble­za gale­ga que acep­tó la domi­na­ción cas­te­lla­na para man­te­ner su poder, ocu­pa­ción sin­te­ti­za­da en la espe­luz­nan­te fra­se de Isa­bel la Cató­li­ca sobre la “cas­tra­ción y doma” del pue­blo gale­go por los con­quis­ta­do­res apo­ya­dos por las fuer­zas reac­cio­na­rias inter­nas.
  4. El siglo XV es deci­si­vo por­que, como vere­mos, abre la ter­ce­ra y deci­si­va fase his­tó­ri­ca sobre la que se asen­ta­rá lue­go el nacio­na­lis­mo espa­ñol. Y la abre ade­más con la crea­ción en 1468 de un ins­tru­men­to de terror físi­co y moral como el San­to Ofi­cio o Inqui­si­ción, buro­cra­cia terro­ris­ta des­ti­na­da fun­da­men­tal­men­te a la repre­sión polí­ti­ca, cul­tu­ral e iden­ti­ta­ria bajo la excu­sa de la defen­sa del cato­li­cis­mo pero des­ti­na­da a sol­dar con tor­tu­ra y hogue­ra la uni­dad de los pue­blos que iban sien­do domi­na­dos. Con estos recur­sos de páni­co y vio­len­cia se inva­di­rá el Esta­do inde­pen­dien­te de Gra­na­da endu­re­cien­do la mar­gi­na­ción y repre­sión del pue­blo anda­luz que lle­ga­rá a uno de sus momen­tos atro­ces con la expul­sión de los moris­cos en 1609; repi­tien­do la ante­rior expul­sión de los judíos tras robar­les sus pro­pie­da­des. Ambas medi­das, jun­to al accio­nar de la Inqui­si­ción, serán desas­tro­sas a medio pla­zo para la eco­no­mía y la cul­tu­ra espa­ño­las, pero mien­tras tan­to la sobre­ex­plo­ta­ción geno­ci­da de los pue­blos de las Amé­ri­cas va a per­mi­tir un rela­ti­vo auge eco­nó­mi­co que se irá ago­tan­do entre fina­les del siglo XVI y la pri­me­ra mitad del XVII.
  5. El nacio­na­lis­mo espa­ñol fal­si­fi­ca abso­lu­ta­men­te la his­to­ria al pre­sen­tar como unión lo que sólo fue un sim­ple pac­to dinás­ti­co entre Cas­ti­lla y Ara­gón rea­li­za­do en 1505. La reali­dad es que ambos Esta­dos siguie­ron sien­do prác­ti­ca y ofi­cial­men­te inde­pen­dien­tes en todo duran­te mucho tiem­po, has­ta que con­for­me trans­cu­rría el siglo XVII Cas­ti­lla fue aven­ta­jan­do eco­nó­mi­ca y mili­tar­men­te a Ara­gón, arrin­co­nán­do­la y, por fin, des­tru­yen­do su inde­pen­den­cia de siglos. Tam­bién se mien­te dicien­do que la inva­sión del Esta­do de Nava­rra en 1512 por Cas­ti­lla y Ara­gón, más el apo­yo del Vati­cano, pre­sen­tán­do­la como “unión volun­ta­ria” del Esta­do de Nava­rra a la “nación espa­ño­la” ya for­ma­da y diri­gi­da por los “Reyes Cató­li­cos”. De igual modo se ocul­ta que las fuer­zas pro­gre­sis­tas y sobe­ra­nis­tas de Cas­ti­lla fue­ron pasa­das a cuchi­llo en 1520 con la derro­ta de los Comu­ne­ros a manos de un ejér­ci­to inter­na­cio­nal que habla­ba más ale­mán y fla­men­co que cas­te­llano.
  6. La derro­ta comu­ne­ra supo­ne entre otras cosas el triun­fo de la gran noble­za medie­val mono­po­li­za­do­ra de la pro­duc­ción de lana y de tri­go, que des­pre­cia la pro­duc­ción téc­ni­co-arte­sa­nal y el comer­cio inte­rior basa­do en la bue­na manu­fac­tu­ra de esos arte­sa­nos hábi­les, y que al des­pre­ciar ese comer­cio odia tam­bién el saber téc­ni­co y cien­tí­fi­co-empí­ri­co sobre el que se asien­ta y al cual, a la vez, impul­sa por pura nece­si­dad de com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca. De este modo, son las luchas cla­sis­tas las que van cerran­do una a una las posi­bi­li­da­des de que la eco­no­mía espa­ño­la y su cul­tu­ra se inte­gre en la explo­sión tec­no­ló­gi­ca y en la revo­lu­ción cien­tí­fi­co-meca­ni­cis­ta que esta­lla en el siglo XVII.
  7. El pos­te­rior nacio­na­lis­mo espa­ñol, en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes, jamás se recu­pe­ra­rá del abis­mo inson­da­ble que sepa­ra a la base socio­eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral del Esta­do espa­ñol, al mar­gen de sus for­mas de gobierno, de la racio­na­li­dad tec­no­cien­tí­fi­ca capi­ta­lis­ta, más acep­ta­da por los cris­tia­nis­mos angli­cano, cal­vi­nis­ta y lute­rano. ¿Para qué prac­ti­car la “tole­ran­cia filo­só­fi­ca” musul­ma­na, el arte exqui­si­to de la con­ta­bi­li­dad ejer­ci­ta­do por los judíos, la sabi­du­ría moris­ca en la agri­cul­tu­ra por irri­ga­ción, la téc­ni­ca y la cien­cia, etc., cuan­do ya tenían a su dis­po­si­ción a dece­nas de millo­nes de indios y escla­vos negros, a millo­nes de cam­pe­si­nos andra­jo­sos e igno­ran­tes en los lati­fun­dios penin­su­la­res? La res­pues­ta del rei­no de las Espa­ñas a estas pre­gun­tas fue la sal­va­je gue­rra de exter­mi­nio de la resis­ten­cia nacio­nal bur­gue­sa de los Paí­ses Bajos, que ter­mi­nó con la inde­pen­den­cia de Holan­da en 1579 obte­ni­da pese a las cruel­da­des inima­gi­na­bles come­ti­das por el cató­li­co ejér­ci­to impe­rial espa­ñol. Un ejér­ci­to que ape­nas tenía capa­ci­dad tec­no­in­dus­trial para fabri­car los caño­nes que nece­si­ta­ba, y que tenía que com­prar­los median­te con­tra­ban­do y corrup­ción inclu­so a fabri­can­tes holan­de­ses.
  8. Des­de fina­les del siglo XV has­ta la derro­ta de Rocroi en 1643 a manos del ejér­ci­to fran­cés, se man­tie­ne el ter­cer perío­do –y el deci­si­vo– de cons­truc­ción pau­la­ti­na del actual nacio­na­lis­mo espa­ñol. Los dos ante­rio­res fue­ron, como hemos vis­to, la supues­ta apor­ta­ción de los “empe­ra­do­res espa­ño­les” a la civi­li­za­ción euro­pea, y la “uni­dad cató­li­ca” de la “Espa­ña visi­go­da” que sien­ta las bases para el ini­cio de la Recon­quis­ta a comien­zos del siglo VIII. Una cons­tan­te esen­cial estruc­tu­ra estos tres momen­tos: la vic­to­ria de la reac­ción sobre el pro­gre­so y sus efec­tos nega­ti­vos sobre las iden­ti­da­des colec­ti­vas que van sien­do crea­das bajo la direc­ción de esas fuer­zas reac­cio­na­rias ven­ce­do­ras. Los mar­xis­tas dis­tin­gui­mos lo reac­cio­na­rio de lo pro­gre­sis­ta en toda socie­dad explo­ta­do­ra dicien­do que es reac­cio­na­rio lo que for­ta­le­ce la explo­ta­ción y es pro­gre­sis­ta lo que la debi­li­ta. Los tres pri­me­ros momen­tos crí­ti­cos, vio­len­tos y atro­ces, en los que se cimen­ta el nacio­na­lis­mo espa­ñol se carac­te­ri­zan por la vic­to­ria de la explo­ta­ción sobre la liber­tad.
  9. Esta cons­tan­te se mate­ria­li­za de for­ma aplas­tan­te en la cri­sis de media­dos del siglo XVII, que no se resol­ve­rá tran­si­to­ria­men­te has­ta comien­zos del XVIII. Por­tu­gal recu­pe­ra su inde­pen­den­cia en 1640 al ven­cer a los espa­ño­les, pero el rei­no de las Espa­ñas logra derro­tar la suble­va­ción de Anda­lu­cía de 1641, man­te­nién­do­la den­tro del Esta­do. Sin embar­go, des­de 1659 has­ta 1713 pier­de: Rose­llón y Cer­da­ña, Fran­co Con­da­do, Hai­tí, Mila­ne­sa­do, Bél­gi­ca, Luxem­bur­go, Cer­de­ña, y Nápo­les y Sici­lia. La for­ma de com­pen­sar estos desas­tres que minan muchí­si­mo el ya débil poten­cial eco­nó­mi­co, es inva­dir Ara­gón y los Paï­sos Cata­lans exter­mi­nan­do defi­ni­ti­va­men­te su inde­pen­den­cia pre­bur­gue­sa entre 1707 y 1714, así como la de endu­re­cer las pre­sio­nes cen­tra­lis­tas sobre el Pue­blo Vas­co, con­tra su Régi­men Foral, que irán en aumen­to has­ta las dos gue­rras de inva­sión del siglo XIX, lla­ma­das car­lis­tas por la his­to­rio­gra­fía espa­ño­la.
  10. Se ha habla­do del cho­que en esta épo­ca de dos mode­los dife­ren­tes de “nación espa­ño­la”, con su corres­pon­dien­te nacio­na­lis­mos: uno, el mode­lo de los Aus­tria, abier­to a las “dife­ren­cias regio­na­les” y a una des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va, visión here­da­da de la cul­tu­ra polí­ti­ca ger­ma­na ante­rior al ini­cio del defi­ni­ti­vo auge pru­siano entre 1813 y 1848, y del Impe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro; y otro, el mode­lo Bor­bó­ni­co, ultra­cen­tra­li­za­dor, for­ma­do a par­tir de las nece­si­da­des defen­si­vas y expan­si­vas de los Bor­bo­nes fran­ce­ses cer­ca­dos por pode­res como el holan­dés y el inglés al nor­te y oes­te atlán­ti­co, el aus­tro­hún­ga­ro en el este euro­peo, con su exten­sión al impe­rio espa­ñol en el sur. Lo cier­to es que el grue­so de las cla­ses pro­pie­ta­rias del Esta­do espa­ñol opta­ron por un endu­re­ci­mien­to cen­tra­lis­ta para lo que nece­si­ta­ban el apo­yo de los Bor­bo­nes, deci­si­vo para su vic­to­ria en la Gue­rra de Suce­sión, aun­que el atra­so socio­eco­nó­mi­co espa­ñol y la fuer­za de las gran­des fami­lias nobi­lia­rias con sus lazos de con­san­gui­ni­dad y clien­te­lis­mo for­ma­dos duran­te siglos para exten­der sus pro­pie­da­des y aplas­tar a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, todo esto limi­tó mucho la efec­ti­vi­dad de las refor­mas bor­bó­ni­cas de máxi­ma cen­tra­li­za­ción esta­tal como se vería en el siglo XIX.
  11. La res­pues­ta del rei­no de las Espa­ñas a esta cri­sis es la típi­ca de una estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar defen­si­va antes que de un plan de acti­va­ción socio­eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y cien­tí­fi­ca, aun­que sí hubo algún inten­to tími­do que nun­ca lle­gó a la gran­de­za de los fun­cio­na­rios bor­bó­ni­cos fran­ce­ses. Por un lado, al no poder man­te­ner ejér­ci­tos en Euro­pa por­que son derro­ta­dos, se man­tie­nen los más cer­ca­nos, los que pue­den ven­cer a enemi­gos bas­tan­te más débi­les como son los pue­blos anda­luz, ara­go­nés y cata­lán. Por otro lado, se endu­re­ce­rá sobre mane­ra la explo­ta­ción de los pue­blos de las Amé­ri­cas y de Fili­pi­nas con leyes fis­ca­les des­ti­na­das a aumen­tar el teso­ro espa­ñol, lo que irá gene­ran­do la radi­ca­li­za­ción de las cla­ses ricas crio­llas y el inde­pen­den­tis­mo de las nacio­nes indias, con el apo­yo de los escla­vos negros, que esta­lla­rá en la revo­lu­ción diri­gi­da por Tupac Ama­ru de 1780. Por últi­mo, se inten­si­fi­ca la espa­ño­li­za­ción del Esta­do con la impo­si­ción del fun­cio­na­ria­do, de su len­gua y de sus leyes, des­pla­zan­do y echan­do a los car­gos ante­rio­res oriun­dos en su mayo­ría de los paí­ses en los que ejer­cían su labor siem­pre bajos sus leyes pro­pias.
  12. Sin embar­go, ni aún así se recu­pe­ra la capa­ci­dad socio­eco­nó­mi­ca, la úni­ca que podía sos­te­ner una recu­pe­ra­ción polí­ti­ca y cul­tu­ral. Peor aún, en 1784 se prohí­be la lec­tu­ra de la Enci­clo­pe­dia que se esta­ba estu­dian­do masi­va­men­te en toda Euro­pa y en Amé­ri­ca del nor­te y del sur por las fuer­zas más pro­gre­sis­tas y cons­cien­tes. La Enci­clo­pe­dia es una “obra total” que ense­ña­ba los más recien­tes y mejo­res avan­ces de la cul­tu­ra y de la cien­cia, del pen­sa­mien­to y del arte, y su estu­dio era impres­cin­di­ble para cual­quier mejo­ra social. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo de esta prohi­bi­ción es que fue impues­ta por sec­to­res que antes habían inten­ta­do moder­ni­zar en algo al Esta­do median­te medi­das bor­bó­ni­cas tibias pero que aho­ra retro­ce­dían ante la fuer­za de la reac­ción feu­dal y ecle­siás­ti­ca, de la Inqui­si­ción y de los sec­to­res socia­les reac­cio­na­rios, aun­que fue­ran del pue­blo tra­ba­ja­dor. Una vez más, fue­ron derro­ta­dos los inten­tos de moder­ni­zar la iden­ti­dad espa­ño­la tal cual exis­tía a fina­les del siglo XVIII. Des­pec­ti­va­men­te, la mani­pu­la­ble “cul­tu­ra de masas” ter­mi­nó mote­jan­do como “afran­ce­sa­dos” a los muy pocos inte­lec­tua­les y polí­ti­cos que inten­ta­ban moder­ni­zar la iden­ti­dad espa­ño­la.

5.- CUARTA FASE:

  1. Las Cor­tes o Jun­tas de Cádiz de 1808-09 reu­ni­das en ple­na inva­sión napo­leó­ni­ca, refle­jan los lími­tes insu­pe­ra­bles de una tími­da y aco­bar­da­da bur­gue­sía cons­cien­te de su debi­li­dad ante pode­res tan tre­men­dos como la Igle­sia y la Noble­za apo­ya­das por amplios sec­to­res popu­la­res alie­na­dos y some­ti­dos a la igno­ran­cia que no duda­rán en gri­tar “¡Vivan las cade­nas!”. Las Cor­tes de Cádiz apa­re­cen como un lla­ma­do muy con­tra­dic­to­rio por­que algu­nas de sus pocas decla­ra­cio­nes pro­gre­sis­tas fue­ron aho­ga­das en cua­tro gran­des prác­ti­cas con­ser­va­do­ras: son nacio­na­lis­tas espa­ño­las y recha­zan de un modo u otro las rei­vin­di­ca­cio­nes de los pue­blos ame­ri­ca­nos y de los penin­su­la­res no espa­ño­les; acep­ta­ban implí­ci­ta­men­te la monar­quía y no exi­gie­ron la repú­bli­ca pese a sus decla­ra­cio­nes sobre los dere­chos de la “ciu­da­da­nía”; no defen­die­ron ni siquie­ra de for­ma indi­rec­ta las mejo­ras intro­du­ci­das por los “afran­ce­sa­dos”, y no tenían capa­ci­dad de influir en el con­ser­va­du­ris­mo de amplias masas de la pobla­ción, azu­za­do por la noble­za y la Igle­sia con­tra todo lo pro­gre­sis­ta.
  2. Se ha sos­te­ni­do que las Cor­tes de Cádiz podían haber demo­cra­ti­za­do el nacio­na­lis­mo espa­ñol si hubie­ran asu­mi­do y apli­ca­do lo bási­co de los dere­chos defen­di­dos por las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas en Nor­te­amé­ri­ca y en el Esta­do fran­cés, pero para que hubie­ra sido así pre­via­men­te ten­dría que haber exis­ti­do una cla­se bur­gue­sa deci­di­da a matar y a morir por sus idea­les; más toda­vía, ten­dría que haber exis­ti­do una cla­se bur­gue­sa capaz de haber ela­bo­ra­do su pro­pio pro­yec­to socio­eco­nó­mi­co y polí­ti­co, pero nun­ca lle­gó a hacer­lo. La Cons­ti­tu­ción de Cádiz de 1812 avan­zó en algu­nos de estos dere­chos pero care­cien­do de una base de masas bajo una direc­ción revo­lu­cio­na­ria bur­gue­sa deci­di­da a todo, y ade­más, des­de una visión esta­ta­lis­ta y nacio­na­lis­ta espa­ño­la, lo que faci­li­tó el dis­tan­cia­mien­to de las nacio­nes no espa­ño­las. Los pocos dere­chos reco­gi­do en 1812 fue­ron barri­dos en 1837 al retro­ce­der­se inclu­so al voto cen­sa­ta­rio, por citar un solo ejem­plo: las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y las muje­res en su tota­li­dad que­da­ban exclui­das de la “nación espa­ño­la”.
  3. Hay que con­tex­tua­li­zar este retro­ce­so ya que para 1828 se habían libe­ra­do de la opre­sión espa­ño­la zonas inmen­sas de Amé­ri­ca del nor­te, cen­tro y sur que no vamos a enu­me­rar aquí. Pero a dife­ren­cia de la cri­sis de fina­les del siglo XVII y comien­zos del XVIII, aho­ra la cla­se domi­nan­te espa­ño­la no qui­so avan­zar ni siquie­ra en una peque­ña refor­ma al esti­lo de las de enton­ces, las de los “afran­ce­sa­dos”, sino que se enro­có en lo más duro del fana­tis­mo, pre­ci­sa­men­te cuan­do, por el lado izquier­do, sur­gía un movi­mien­to repu­bli­ca­nis­ta que com­ba­tía bue­na par­te del sis­te­ma de explo­ta­ción, aun­que des­de la ver­sión pro­gre­sis­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol. La pro­pa­gan­da anti­car­lis­ta, correc­ta en muchas cosas pero fal­sa de raíz cuan­do se apli­ca­ba a la resis­ten­cia arma­da vas­ca, cata­lano-ara­go­ne­sa, gale­ga y cas­te­lla­na, por este orden de impor­tan­cia, sir­vió para ocul­tar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas al nacio­na­lis­mo espa­ñol.
  4. El fede­ra­lis­mo repu­bli­cano sur­gió enton­ces, en la déca­da de 1840, como la “solu­ción” a la “diver­si­dad” de pue­blos que algu­nos inte­lec­tua­les empe­za­ban a pro­po­ner pero empe­zó a fra­ca­sar por­que no pudo evi­tar el endu­re­ci­mien­to del cen­tra­lis­mo espa­ñol des­de 1876; tam­po­co pudo evi­tar la nega­ti­va del nacio­na­lis­mo espa­ñol a resol­ver demo­crá­ti­ca­men­te las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes cuba­nas y fili­pi­nas. El fede­ra­lis­mo repu­bli­cano no podía des­pla­zar a la ver­sión más auto­ri­ta­ria del nacio­na­lis­mo espa­ñol por­que la cla­se domi­nan­te impo­nía la solu­ción mili­tar como úni­ca alter­na­ti­va, cerran­do filas alre­de­dor de la “nación espa­ño­la”, y con las ben­di­cio­nes de la Igle­sia. Recor­de­mos que Rizal, diri­gen­te fili­pino, era más auto­no­mis­ta que inde­pen­den­tis­ta has­ta que cono­ció las entra­ñas de la bes­tia en su estan­cia en el Esta­do espa­ñol, y que fue fusi­la­do en 1896 en Mani­la por ins­ti­ga­ción de las órde­nes reli­gio­sas espa­ño­las. El fede­ra­lis­mo repu­bli­cano vol­vió a fra­ca­sar al no impe­dir la entre­ga espa­ño­la de Cuba y Fili­pi­nas a los EEUU para impe­dir que dis­fru­ta­ran de la inde­pen­den­cia. Por no exten­der­nos, tam­po­co pudo evi­tar lue­go las masa­cres de la gue­rra de Marrue­cos en 1909 – 1927, ni las repre­sio­nes con­tra cata­la­nes y vas­cos, etc.
  5. La pre­gun­ta es: ¿eran fra­ca­sos en con­tra de su volun­tad, o es que el fede­ra­lis­mo repu­bli­cano nega­ba el dere­cho a la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das por el Esta­do espa­ñol? La res­pues­ta exi­ge ana­li­zar la cri­sis del agó­ni­co impe­ria­lis­mo espa­ñol tras la pér­di­da de Cuba, Fili­pi­nas y Puer­to Rico, en medio de un males­tar social interno cre­cien­te, del sur­gi­mien­to del nacio­na­lis­mo vas­co en sus dos ver­sio­nes, la de Sabino Ara­na y la de Cam­pión, de la remo­de­la­ción del nacio­na­lis­mo cata­lán en diver­sas corrien­tes, del avan­ce polí­ti­co-cul­tu­ral gale­go alre­de­dor de Rexur­di­mien­to des­de fina­les del siglo XIX y, por no exten­der­nos, en medio del cre­cien­te impac­to de las ideas fas­cis­tas como úni­ca alter­na­ti­va al cre­cien­te “peli­gro comu­nis­ta”. Fue en esta cri­sis pro­lon­ga­da cuan­do se reu­nie­ron en Bil­bao, bajo la ins­pi­ra­ción de la gran bur­gue­sía vas­ca, repre­sen­tan­tes de aso­cia­cio­nes empre­sa­ria­les del Esta­do para avan­zar en lo que podría­mos defi­nir como la defi­ni­ti­va “crea­ción de Espa­ña”.
  6. Lle­ga­mos así al cuar­to y deci­si­vo momen­to en la crea­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol, acu­cia­do por una deba­cle total pues el Esta­do ha sido rele­ga­do a la peri­fe­ria en la esca­la impe­ria­lis­ta que avan­za. Aun­que se hable de la Gene­ra­ción del ’98, lo deci­si­vo es que el poder ha que­da­do en manos de un blo­que que impo­ne la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Rive­ra de 1923 a 1930, años deci­si­vos para el refor­za­mien­to ideo­ló­gi­co de lo más reac­cio­na­rio del nacio­na­lis­mo espa­ñol como se verá en 1931 cuan­do la II Repú­bli­ca defrau­de las espe­ran­zas de las nacio­nes opri­mi­das. El nacio­na­lis­mo espa­ñol ha ocul­ta­do sus atro­ci­da­des en el nor­te de Áfri­ca, como el uso de gases vene­no­sos con­tra la pobla­ción civil. Los sec­to­res pro­gre­sis­tas e inde­pen­den­tis­tas del pue­blo ama­zig vie­ron ilu­sio­na­dos la lle­ga­da de la II Repú­bli­ca, pero ésta les tra­tó a palo lim­pio, man­te­nien­do la alian­za con los trai­do­res que habían ayu­da­do a la vic­to­ria espa­ño­la, y que poco más tar­de, en 1936, ayu­da­rían a la vic­to­ria del fran­quis­mo apor­tan­do dece­nas de miles de sol­da­dos, al igual que lo haría la dic­ta­du­ra de Sala­zar en Por­tu­gal.
  7. Pese a la abun­dan­cia de peque­ñi­tas corrien­tes inter­nas al nacio­na­lis­mo espa­ñol en esta deci­si­va cuar­ta fase, la de su defi­ni­ti­va for­ma­ción his­tó­ri­ca, lo cier­to es que se for­man dos gran­des ten­den­cias no con­tra­dic­to­rias por­que ambas defien­den a la “uni­dad de Espa­ña”. La pri­me­ra y domi­nan­te es la que ven­ce­rá en 1939 man­te­nien­do su poder has­ta 1978, con la muy con­tro­la­da des­cen­tra­li­za­ción regio­na­lis­ta y auto­no­mis­ta de la Cons­ti­tu­ción del rey que el dic­ta­dor Fran­co nom­bró, y que sola­men­te al cabo de tres años empie­za a recu­pe­rar gran par­te de lo que cedió a raíz del páni­co de la “izquier­da” fede­ra­lis­ta espa­ño­la a otro gol­pe mili­tar pos­te­rior al de Teje­ro de 1981. Nada más aca­bar esta paro­dia de gol­pe, la “izquier­da”, que había cedi­do en todo lo fun­da­men­tal des­de fina­les de los ‘60, acep­tó la con­tra­ofen­si­va gene­ral del nacio­na­lis­mo espa­ñol para recor­tar las muy redu­ci­das atri­bu­cio­nes con­ce­di­das a las auto­no­mías. Una de las razo­nes fue el páni­co a otro gol­pe mili­tar, esta vez ver­da­de­ra­men­te duro, pero la extre­ma rapi­dez con la que la “izquier­da” rene­gó más allá de todo lo ima­gi­na­ble de su fede­ra­lis­mo de boqui­lla radi­ca en su nacio­na­lis­mo espa­ñol.
  8. La segun­da ten­den­cia, siem­pre timo­ra­ta y cobar­de, es la del fede­ra­lis­mo repu­bli­cano que tie­ne, como míni­mo, cua­tro ramas: la estric­ta­men­te repu­bli­ca­na; la liber­ta­ria con todas sus fami­lias; la social­de­mó­cra­ta y la comu­nis­ta De las cua­tro, sola­men­te una par­te de la comu­nis­ta acep­tó y jus­ti­fi­có duran­te unos pocos años el dere­cho a la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das. No vamos a exten­der­nos en el repu­bli­ca­nis­mo estric­to ni en el anar­quis­mo. El fede­ra­lis­mo del PSOE era más de boqui­lla que de acción, tar­dan­do bas­tan­te tiem­po en tomar pos­tu­ra ofi­cial al res­pec­to y siem­pre den­tro de la uni­dad espa­ño­la diri­gi­da por la cla­se obre­ra miti­fi­ca­da y supues­ta­men­te inter­na­cio­na­lis­ta y fede­ra­lis­ta por esen­cia. Pero en Eus­kal Herria defen­día muy mayo­ri­ta­ria­men­te la mar­gi­na­ción y has­ta la des­apa­ri­ción del eus­ka­ra y de la cul­tu­ra vas­ca, atra­sa­da e inser­vi­ble. Su nacio­na­lis­mo espa­ñol era públi­co, e inclu­so el peque­ño “gru­po de Tolo­sa”, eus­kal­dun y socia­lis­ta, asu­mía la supe­rio­ri­dad glo­bal espa­ño­la no pasan­do de un auto­no­mis­mo fede­ra­lis­ta en su for­ma pero some­ti­do al Esta­do en las cues­tio­nes deci­si­vas.
  9. El PC de Espa­ña empe­zó con dos corrien­tes inter­nas sobre el pro­ble­ma nacio­nal espa­ñol. Una era la de su Secre­ta­rio Gene­ral, José Díaz, defen­so­ra al prin­ci­pio del dere­cho a la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das; y la otra era la repre­sen­ta­da por Dolo­res Iba­rru­ri que redu­cía el pro­ble­ma a sim­ples “cues­tio­nes regio­na­les”. La pri­me­ra apa­re­cía como la ofi­cial pero en la prác­ti­ca era mino­ri­ta­ria como lo cons­ta­ta­ron y sufrie­ron en sus pro­pias car­nes los comu­nis­tas galle­gos. Duran­te los pri­me­ros tiem­pos de la gue­rra de 1936 – 39 la fic­ción de ser la corrien­te mayo­ri­ta­ria apa­re­cía en míti­nes y decla­ra­cio­nes públi­cas, pero casi des­de el ini­cio de la gue­rra empe­zó impo­ner­se la segun­da, que silen­ció a la ofi­cial duran­te 1937, asu­mien­do un nacio­na­lis­mo espa­ñol con fuer­tes dosis de into­le­ran­cia fren­te a las rei­vin­di­ca­cio­nes de los pue­blos no espa­ño­les con la excu­sa de la “uni­dad anti­fas­cis­ta”. El ple­ga­mien­to del PC de Espa­ña al nacio­na­lis­mo espa­ñol de Negrín ter­mi­nó sien­do incon­di­cio­nal. El clan­des­tino PC de Espa­ña se des­hi­zo inclu­so con méto­dos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios de los comu­nis­tas que defen­dían el dere­cho a la inde­pen­den­cia de sus pue­blos.
  10. No tie­ne sen­ti­do diva­gar sobre qué hubie­ra suce­di­do des­de los ‘70 si el fede­ra­lis­mo repu­bli­cano hubie­ra lucha­do a la ofen­si­va con­tra le com­po­nen­te reac­cio­na­rio de dicho nacio­na­lis­mo. No lo hizo por­que no podía hacer­lo. Tal posi­bi­li­dad no entra­ba en su estruc­tu­ra polí­ti­ca, teó­ri­ca y cul­tu­ral de matriz y esen­cia espa­ño­las. El peque­ño sec­tor del fede­ra­lis­mo repu­bli­cano que reco­no­cía de pala­bra el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, que no el de la inde­pen­den­cia, clau­di­có ante su direc­ción buro­crá­ti­ca acep­tan­do la Monar­quía impues­ta por Fran­co o su ban­de­ra, o ambas cosas a la vez. Muy pocos lo jus­ti­fi­ca­ron ale­gan­do razo­nes de urgen­te tác­ti­ca de acu­mu­la­ción de fuer­zas elec­to­ra­les; otros empe­za­ron a aban­do­nar la mili­tan­cia polí­ti­ca, defrau­da­dos por tan­to enga­ño y trai­ción, y otros con­ti­nua­ron tra­gan­do todas las exi­gen­cias espa­ño­lis­tas, cada vez más reac­cio­na­rias.
  11. Una cons­tan­te his­tó­ri­ca reco­rre la for­ma­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol: acre­cien­ta su fana­tis­mo en la medi­da en que su poder polí­ti­co-eco­nó­mi­co retro­ce­de fren­te al ascen­so de otros nacio­na­lis­mos impe­ria­lis­tas, y en la medi­da en que no logra aplas­tar a las nacio­nes que explo­ta, y en que éstas avan­zan en sus movi­li­za­cio­nes. Y según aumen­ta la fuer­za reac­cio­na­ria de ese nacio­na­lis­mo decre­ce la del repu­bli­ca­nis­mo fede­ra­lis­ta en su seno, o se escon­de en el silen­cio pasi­vo y cóm­pli­ce. Todo indi­ca que el capi­ta­lis­mo espa­ñol va a seguir retro­ce­dien­do en la jerar­quía impe­ria­lis­ta, que la cri­sis estruc­tu­ral y de lar­ga dura­ción va a agu­di­zar la lucha de cla­ses y las rei­vin­di­ca­cio­nes de los pue­blos opri­mi­dos y que, por tan­to, el nacio­na­lis­mo espa­ñol va a endu­re­cer­se toda­vía más para con­te­ner en lo posi­ble la “deca­den­cia de Espa­ña”. Fren­te a estas ten­den­cias, el fede­ra­lis­mo repu­bli­cano debe pen­sar las razo­nes de su fra­ca­so rotun­do e irre­ver­si­ble y plan­tea­se la nece­si­dad de pasar a defen­der el dere­cho y la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia de los pue­blos opri­mi­dos por el Esta­do espa­ñol.
  12. El futu­ro de la revo­lu­ción comu­nis­ta en el capi­ta­lis­mo espa­ñol y euro­peo pasa, ade­más de por otras refle­xio­nes que aho­ra no pode­mos expo­ner, tam­bién por la de sal­tar de la fatua pala­bre­ría litúr­gi­ca sobre el dere­cho abs­trac­to a la auto­de­ter­mi­na­ción a la expli­ca­ción teó­ri­co-polí­ti­ca, cla­sis­ta e his­tó­ri­ca de la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das para des­blo­quear y libe­rar las alie­na­das con­cien­cias de las cla­ses explo­ta­das del Esta­do espa­ñol. Marx y Engels ya se per­ca­ta­ron de esta nece­si­dad en la lucha revo­lu­cio­na­ria en Gran Bre­ta­ña con la opre­sión nacio­nal irlan­de­sa, y a toda Euro­pa con res­pec­to a la opre­sión de Polo­nia. La expe­rien­cia acu­mu­la­da des­de enton­ces en todo el mun­do, y ele­va­da al ran­go de teo­ría mar­xis­ta, con­fir­ma la vali­dez de las pro­pues­tas de ambos revo­lu­cio­na­rios.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 9‑VII-2010.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *