El hom­bre que se libe­ró de la mor­da­za – Jesús Valen­cia

Joxe Arre­gi se ve abo­ca­do al dile­ma exis­ten­cial: ser o no ser. Some­ter­se a la ver­dad o a la pre­po­ten­cia de un obis­po que rezu­ma dog­ma­tis­mo. Por suer­te, ha opta­do por lo pri­me­ro

El fran­cis­cano Joxe Arre­gi hace ya muchos años que vive al ser­vi­cio de la ver­dad y la liber­tad; dos her­ma­nas geme­las, con fre­cuen­cia incó­mo­das y siem­pre sana­do­ras. El cues­tio­na­do nom­bra­mien­to de Muni­lla para la sede epis­co­pal de Gipuz­koa puso a prue­ba la fide­li­dad de Arre­gi a sus dos damas y seño­ras.

El per­fil del mediá­ti­co Muni­lla era de sobra cono­ci­do: hom­bre reac­cio­na­rio, de reli­gio­si­dad pre­con­ci­liar; infle­xi­ble has­ta el extre­mo de igno­rar las direc­tri­ces de su obis­po cuan­do ejer­cía de clé­ri­go en Zarautz. Impla­ca­ble y demo­le­dor con quie­nes pien­san de for­ma dife­ren­te; si ayer los englo­bó bajo el des­pec­ti­vo «mafia», aho­ra sigue en la mis­ma línea til­dan­do al fran­cis­cano de «agua sucia y con­ta­mi­nan­te». Voca­bu­la­rio car­ga­do de into­le­ran­cia y agre­si­vi­dad que no se corres­pon­de con quien está lla­ma­do a ser pun­to de encuen­tro y crea­dor de fra­ter­ni­dad. Su cono­ci­do esti­lo inqui­si­to­rial no fue óbi­ce para que la Igle­sia lo pro­mo­vie­ra al epis­co­pa­do. Más aún, dados los aires que res­pi­ra la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Espa­ño­la, es pro­ba­ble que su beli­ge­ran­cia fue­ra una de las razo­nes más sóli­das para ser nom­bra­do obis­po de Gipuz­koa. Ante aquel polé­mi­co nom­bra­mien­to, Joxe Arre­gi -«cre­yen­do en la bon­dad que sos­tie­ne al mun­do»- habló. En pala­bras que no admi­tían palia­ti­vos, advir­tió del gra­ve ries­go que se cer­nía sobre la Igle­sia gui­puz­coa­na.

Su ges­to pro­fé­ti­co no encon­tró en el toda­vía obis­po Uriar­te el reco­no­ci­mien­to que hubie­ra mere­ci­do. Éste, que días más tar­de daría la bien­ve­ni­da a Muni­lla, cas­ti­gó al men­sa­je­ro y silen­ció al pro­fe­ta. En una amar­ga vís­pe­ra de Noche­bue­na, Joxe Arre­gi reci­bió el res­crip­to epis­co­pal que le obli­ga­ba a per­ma­ne­cer calla­do duran­te lar­go tiem­po. Por más vuel­tas que le doy al tema, sigo con­si­de­ran­do un atro­pe­llo a la liber­tad que una per­so­na ‑aun­que sea obis­po- amor­da­ce a otra. Arre­gi ‑pese a ser el afec­ta­do- tuvo una reac­ción bas­tan­te más com­pren­si­va que la mía. En su bellí­si­mo tex­to de enero de 2010, admi­te con amar­gu­ra que en la Igle­sia «los már­ge­nes de ries­go, disi­den­cia o inclu­so de error son cada vez más estre­chos» y que los intere­ses ins­ti­tu­cio­na­les pre­va­le­cen sobre el ser humano. Su des­pe­di­da tras­lu­ce más dolor que mie­do. Calla no por cobar­día, sino por obe­dien­cia. Sí que teme, como pen­sa­dor en bús­que­da, que lo que él con­si­de­ra «su ver­dad» no sea la Ver­dad supre­ma que nadie posee. Aun­que Arre­gi acep­ta el silen­cio que le ha sido impues­to, Muni­lla con­si­de­ra que no es mor­da­za sufi­cien­te. Empe­ña­do en la recon­quis­ta dio­ce­sa­na, que espe­ra con­cluir en dos años, recla­ma un rigor que sue­na a ven­gan­za: Arre­gi debe de callar para siem­pre o ser expa­tria­do con los pobres de Amé­ri­ca. Sor­pren­den­te aná­li­sis de un mitra­do: ¿es que en Gipuz­koa no hay pobres? ¿El Ter­cer Mun­do debe ser tam­bién el basu­re­ro don­de el inte­gris­mo dese­che a los teó­lo­gos que «con­ta­mi­nan» Euro­pa?

Joxe Arre­gi se ve abo­ca­do al dile­ma exis­ten­cial: ser o no ser. Some­ter­se a la ver­dad o a la pre­po­ten­cia de un obis­po que rezu­ma dog­ma­tis­mo. Por suer­te, ha opta­do por lo pri­me­ro. Se ha arran­ca­do la mor­da­za para pro­cla­mar con humil­dad y fir­me­za: «no calla­ré». Ges­to que, des­de este apun­te, admi­ro y aplau­do.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *