El desa­fío de la izquier­da sin­di­cal – Angel Luis Parras

La con­vo­ca­to­ria de CCOO y UGT para el 29 de sep­tiem­bre tie­ne todas las carac­te­rís­ti­cas de una ini­cia­ti­va enve­ne­na­da, un frau­de cal­cu­la­do para sacar­se la pre­sión de enci­ma y dar un balón de oxí­geno al Gobierno de Zapa­te­ro. “¿No que­ríais huel­ga gene­ral? Ahí la tenéis” pare­cen afir­mar los diri­gen­tes de CCOO y UGT, sacu­dién­do­se así la pre­sión. Para una par­te de la izquier­da, la que osci­la entre el apo­yo incon­di­cio­nal a Toxo y Mén­dez y la omi­sión de crí­ti­cas a la buro­cra­cia sin­di­cal, el 29S es el hue­so a mor­der.Aho­ra toda la orien­ta­ción ante la actual situa­ción comien­za y ter­mi­na en “con­cen­trar­se en que el 29 de Sep­tiem­bre sal­ga bien”. 

Pero para un sec­tor cada vez más sig­ni­fi­ca­ti­vo del acti­vis­mo obre­ro, de las orga­ni­za­cio­nes del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y tra­ba­ja­do­res de base, de empre­sas mar­ca­das por luchas más o menos recien­tes y duras, la deci­sión de Toxo y Mén­dez sólo ha hecho que acre­cen­tar su indig­na­ción. Por eso ese sec­tor, lejos de obnu­bi­lar­se con el 29S, comien­za a res­pon­der a la con­vo­ca­to­ria de CCOO y UGT dicien­do “a otro perro con ese hue­so”.

En un cua­dro de indig­na­ción con las medi­das del gobierno y de pro­fun­da des­con­fian­za en la buro­cra­cia, lade­ci­sión de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca de con­vo­car huel­ga gene­ral el 29 de junio en Eus­kal Herria arras­tró a CCOO de Eus­ka­di y ha espo­lea­do a otros sec­to­res del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo. Eso expli­ca la deci­sión del Comi­té de des­can­sos de TMB y de la Coor­di­na­do­ra Sin­di­cal Uni­ta­ria de Cata­lun­ya –que agru­pa a sin­di­ca­tos como la Inter­sin­di­cal Alter­na­ti­va de Cata­lun­ya, el Sin­di­ca­to Uni­ta­rio (Metro) y Comi­sio­nes de Base (Cobas), entre otros– de con­ver­tir el 29 de Junio en una jor­na­da de lucha que cul­mi­ne en una mani­fes­ta­ción en Bar­ce­lo­na. Y expli­ca tam­bién la mis­ma ini­cia­ti­va toma­da en Madrid por el agru­pa­mien­to sin­di­cal y social “Hay que parar­les los pies”, que pre­vé, entre las accio­nes de la jor­na­da de lucha, el apo­yo a la huel­ga del Metro y de los tra­ba­ja­do­res de la reco­gi­da de basu­ra y que cul­mi­na­rá tam­bién con una mani­fes­ta­ción el 29 por la tarde.

Al cie­rre de esta edi­ción se espe­ra­ba una res­pues­ta simi­lar de los com­pa­ñe­ros del SAT-SOC en Anda­lu­cía y pre­vi­si­ble­men­te en otros luga­res del Estado.

Como se decía en la mani­fes­ta­ción alter­na­ti­va­del pasa­do día 8 en Madrid: Hoy la tarea de todos noso­tros es for­ta­le­cer este movi­mien­to uni­ta­rio de lucha que esta­mos inten­tan­do poner en pie, (…) agru­par fuer­zas, defen­der con empe­ño y gene­ro­si­dad ini­cia­ti­vas que hagan posi­ble ir unién­do­se, para que los tra­ba­ja­do­res ten­gan un refe­ren­te, aun­que sea modes­to, de cla­se, com­ba­ti­vo y alter­na­ti­vo al sin­di­ca­lis­mo del sistema”.

Pero seguir agru­pan­do al sin­di­ca­lis­mo no es tarea fácil. Pese al empe­ño digno de elo­gio de muchos de sus mili­tan­tes, las con­duc­tas errá­ti­cas y auto­pro­cla­ma­ti­vas de CGT o abs­ten­cio­nis­tas de la CIG, no solo no ayu­dan a ese nece­sa­rio pro­ce­so uni­ta­rio sino que aca­ban sien­do una tra­ba y alen­tan­do sus inter­mi­na­bles divi­sio­nes internas.

La bru­ta­li­dad del ata­que a los tra­ba­ja­do­res y la más que pre­vi­si­ble pro­fun­di­za­ción del mis­mo exi­ge tocar a zafa­rran­cho de com­ba­te. Por eso la deci­sión de hacer del 29 de Junio una jor­na­da de lucha mere­ce todo el apo­yo. Es posi­ble que los resul­ta­dos sean modes­tos, des­igua­les, pero eso es secun­da­rio en rela­ción al camino empren­di­do, no que­dán­do­se en el papel de “con­se­je­ros de izquier­das” de los diri­gen­tes de CCOO y UGT, ni en sus Pepi­tos gri­llos, y levan­tan­do un refe­ren­te no sólo dis­tin­to sino enfren­ta­do a estos capa­ta­ces del sistema.

Sólo si este movi­mien­to de opo­si­ción sin­di­cal se va con­so­li­dan­do y exten­dien­do será posi­ble que la huel­ga gene­ral del 29S no se cai­ga en el camino, sea un éxi­to y ten­ga con­ti­nui­dad has­ta echar aba­jo los pla­nes del Gobierno.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.