Una huel­ga muy nece­sa­ria – Jesús Valen­cia

Este latro­ci­nio, al que eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­mos cri­sis, tie­ne un pun­to en común con «El reta­blo de Mae­se Pedro»: dos tra­mo­yas que nos per­mi­ten cono­cer a los per­so­na­jes que por ellas des­fi­lan.

En la actual, asom­bra por su arro­gan­cia el insa­cia­ble Pan­ta­gruel; aca­pa­ra­dor obse­si­vo de bie­nes que no pro­du­ce y de plus­va­lías inexis­ten­tes; tras haber esquil­ma­do las arcas comu­nes, inten­ta engu­llir aho­ra las vidas y hacien­das de los más frá­gi­les. Siem­pre a su lado, Ser­vi­lio: poli­ti­cas­tro de voz engo­la­da y apa­rien­cias de gober­nan­te; pone a dis­po­si­ción del pri­me­ro el poder que éste le cede y los recur­sos eco­nó­mi­cos que no le per­te­ne­cen; expo­lia­dor de un pue­blo al que dice repre­sen­tar. Engro­san el cor­te­jo los reve­ren­tes Si señor y Man­de usted, per­so­na­jes que medran con la reco­gi­da de boñi­gos que deja a su paso tan indig­na comi­ti­va; ges­tio­nan­do espa­cios pri­va­ti­za­dos, tra­mi­tan­do EREs y crean­do ETTs ganan mucho más que lo que jamás se ima­gi­na­ron. Des­fi­lan por el tabla­di­llo Cán­di­do y Lán­gui­do, sin­di­ca­lis­tas enfras­ca­dos en diá­lo- gos inter­cla­sis­tas mien­tras millo­nes de per­so­nas son ahe­rro­ja­das al paro; apa­ga­do­res de la rabia que las escan­da­lo­sas injus­ti­cias del sis­te­ma pro­vo­can. Fue­ra de la comi­ti­va ‑y mal­di­cien­do de ella- Que­jum­bro­so, el pagano de la tra­gi­co­me­dia, se pasa la vida gimo­tean­do de su mala suer­te y sin mover un dedo por reme­diar­la; cuan­do alguien le pre­gun­ta «y tú ¿que vas a hacer?», cam­bia la direc­ción de sus repro­ches, des­le­gi­ti­ma la movi­li­za­ción social y des­ca­li­fi­ca a sus induc­to­res.

El 12 de junio estu­ve muy cer­ca de otro esce­na­rio: la tari­ma des­de la que seis sin­di­ca­tos vas­cos anun­cia­ron la con­vo­ca­to­ria de huel­ga gene­ral. Me pare­ció detec­tar, envuel­ta en la llu­via per­ti­naz que nos acom­pa­ña­ba, una estre­cha sin­to­nía entre las cen­tra­les con­vo­can­tes y la mul­ti­tud allá pre­sen­te. El lugar ele­gi­do para la pro­cla­ma esta­ba car­ga­do de con­no­ta­cio­nes pro­le­ta­rias: la ría del Ner­vión, tan degra­da­da un tiem­po por la agre­si­va e inci­pien­te indus­tria­li­za­ción deci­mo­nó­ni­ca; los seis sin­di­ca­tos asu­mían la heren­cia de otras peleas obre­ras y reac­ti­va­ban la lucha de cla­ses allá don­de se había ges­ta­do el sin­di­ca­lis­mo fabril vas­co.

El anun­cio, fiel a la reali­dad actual, reco­gía la deman­da de la mayo­ría social: la que ve mer­ma­dos sus dere­chos pero man­tie­ne intac­ta su dig­ni­dad; la Eus­kal Herria com­ba­ti­va que sigue plan­tan­do cara al des­po­tis­mo capi­ta­lis­ta para fre­nar sus des­me­di­das ambi­cio­nes. Aque­lla fusión entu­sias­ta de sin­di­ca­tos y socie­dad esta­ba tam­bién car­ga­da de futu­ro. Era la apues­ta de quie­nes no creen en las bon­da­des neo­li­be­ra­les y aspi­ran a una socie­dad más jus­ta; saben que la huel­ga gene­ral no es una revo­lu­ción, pero sigue sien­do una herra­mien­ta obre­ra para modi­fi­car la corre­la­ción de fuer­zas. En el hori­zon­te vas­co se están abrien­do nue­vas posi­bi­li­da­des que la cla­se obre­ra tie­ne que lide­rar; el cam­bio polí­ti­co-social es posi­ble y la huel­ga gene­ral fun­gi­rá de coma­dro­na.

La cla­se obre­ra vas­ca no pre­ten­de sen­tar cáte­dra ni alec­cio­nar a nadie pero, con su cla­ri­vi­den­cia y deci­sión, se ha con­ver­ti­do en refe­ren­te. «Una vez más ‑dice un com­pa­ñe­ro galle­go- Eus­kal Herria es la estre­lla polar para todo el Esta­do».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *