La estra­te­gia del zig­zag – Alber­to Piris

La his­to­ria del pen­sa­mien­to mili­tar está lle­na de sor­pren­den­tes con­te­ni­dos, expre­sa­dos por lo gene­ral en tér­mi­nos poco com­pren­si­bles para el pro­fano. Ya de las legio­nes roma­nas se dice que uti­li­za­ban el lla­ma­do “orden obli­cuo”, que al ata­car al enemi­go en dia­go­nal per­mi­tía des­equi­li­brar sus líneas y ser supe­rior a él en el lugar ele­gi­do. Un ata­que “de cos­ta­di­llo”, como hubie­ra dicho un cas­ti­zo. Y el sem­pi­terno Clau­se­witz, cuya cita no pue­de fal­tar siem­pre que se tra­te de estra­te­gia mili­tar, no dudó en lla­mar “prin­ci­pio de pola­ri­dad” al hecho, más que evi­den­te para todos, de que en una bata­lla cada una de las dos par­tes quie­re ven­cer, y la vic­to­ria de una será la derro­ta de la otra.

Haga­mos una hon­ro­sa excep­ción a lo ante­rior: Sun Tzu tam­bién escri­bió sobre la gue­rra, pero lo hizo en tér­mi­nos mucho más sen­ci­llos y sin recu­rrir a expre­sio­nes eso­té­ri­cas (supo­nien­do que las tra­duc­cio­nes que uti­li­za­mos sean fie­les al idio­ma en que se expre­só el estra­te­ga chino). Sus fór­mu­las eran sen­ci­llas, tales como: “El que sabe cuán­do hay que com­ba­tir y cuán­do no, será el ven­ce­dor”. Sor­pren­de que una máxi­ma tan ele­men­tal no for­ma­ra par­te del acer­vo inte­lec­tual de Bush, por limi­ta­do que fue­se, cuan­do deci­dió gol­pear dos veces segui­das sobre el temi­ble avis­pe­ro de Orien­te Medio, sin pen­sár­se­lo mucho y con el esti­ma­ble apo­yo moral del enton­ces pre­si­den­te del Gobierno espa­ñol.

Los que, cade­tes de las aca­de­mias mili­ta­res o alum­nos de las escue­las de Esta­do Mayor, tuvi­mos que estu­diar los diver­sos aspec­tos del lla­ma­do arte de la gue­rra, comen­tá­ba­mos des­en­fa­da­da­men­te a veces que, al fin y al cabo, tan­to la estra­te­gia polí­ti­ca como la mili­tar se basan en anti­guas fór­mu­las que el paso del tiem­po ha con­fir­ma­do y algu­nas de las cua­les, pro­ba­ble­men­te, tie­nen su ori­gen en las ope­ra­cio­nes cine­gé­ti­cas de nues­tros ante­pa­sa­dos pre­his­tó­ri­cos. “Ama­gar y no dar”; “quien da pri­me­ro, da dos veces”; “ver sin ser vis­to”; “no te fíes ni de tu padre” (a la que hoy habría que aña­dir “no te creas ni lo que ves”, en esta épo­ca de imá­ge­nes digi­ta­les tru­ca­das).

Vie­ne esto a cuen­to de la embro­lla­da inter­ven­ción mili­tar de EEUU en Afga­nis­tán y de las decla­ra­cio­nes de un fun­cio­na­rio de la Casa Blan­ca, al ser pre­gun­ta­do sobre la estra­te­gia que allí desa­rro­llan las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses. Con­vie­ne empe­zar recor­dan­do que la cono­ci­da ope­ra­ción “Liber­tad dura­de­ra”, con la que EEUU pre­ten­de erra­di­car las bases terro­ris­tas de ese país, se arras­tra des­de octu­bre de 2001 entre dudas, vaci­la­cio­nes y fra­ca­sos, sin alcan­zar su obje­ti­vo. Hace ya seis meses que Oba­ma deci­dió refor­zar sus tro­pas, a la vez que esta­ble­cía la fecha del comien­zo de la reti­ra­da en julio del 2011.

Des­de enton­ces la sen­sa­ción de impo­ten­cia y fra­ca­so rei­na entre los diri­gen­tes del Pen­tá­gono. La Casa Blan­ca anun­cia una reu­nión para el pró­xi­mo mes de diciem­bre, a fin de revi­sar fechas, pla­zos y com­pro­mi­sos. Con­fir­man esta sen­sa­ción de des­con­cier­to las decla­ra­cio­nes del coman­dan­te en jefe de EEUU en Afga­nis­tán, gene­ral McChrys­tal, que afir­mó que las ope­ra­cio­nes pre­pa­ra­das con­tra los tali­ba­nes en la zona de Kan­dahar “se eje­cu­ta­rán más des­pa­cio que lo que se había pre­vis­to ini­cial­men­te”, según se lee en Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne.

El ya cita­do fun­cio­na­rio de la Casa Blan­ca se ha refe­ri­do a la estra­te­gia de EEUU en Afga­nis­tán de este modo: “Algu­nos indi­cios nos hacen pen­sar que no se va a seguir una línea rec­ta de pro­gre­so. Se des­cri­bi­ría mejor como una línea en zig­zag. Algu­nos días, habrá dos pasos hacia ade­lan­te y uno hacia atrás, o un paso ade­lan­te y dos atrás”. Es curio­so escu­char, repe­ti­da en boca de un alto car­go esta­dou­ni­den­se, la vie­ja máxi­ma revo­lu­cio­na­ria que Lenín escri­bió a prin­ci­pios del pasa­do siglo, lo que mues­tra, una vez más, la uni­ver­sa­li­dad de algu­nas estra­te­gias, aun­que cam­bien sus nom­bres.

Aña­di­da que­da, por tan­to, la “estra­te­gia del zig­zag” a la lar­ga lis­ta de sus pre­de­ce­so­ras en la his­to­ria de las gue­rras. Como muchas de éstas, la nue­va estra­te­gia tam­bién tie­ne un nom­bre más sen­ci­llo, que todos entien­den: es la estra­te­gia de la duda, del no saber bien qué hacer y de inten­tar con­ten­tar a las innu­me­ra­bles par­tes impli­ca­das en el pro­lon­ga­do con­flic­to afgano.

Par­tes ya de por sí nume­ro­sas y con­tra­pues­tas (Sena­do, Con­gre­so, Pen­tá­gono, Gobierno afgano, gran­des cor­po­ra­cio­nes de EEUU, así como su sec­tor finan­cie­ro, sus indus­trias, etc.), a las que aho­ra se van a unir los diver­sos agen­tes que inten­ta­rán ges­tio­nar los anta­gó­ni­cos intere­ses que inevi­ta­ble­men­te sur­gi­rán, si es cier­ta la recien­te infor­ma­ción sobre el des­cu­bri­mien­to de valio­sos yaci­mien­tos mine­ra­les en Afga­nis­tán, efec­tua­do por un equi­po de pros­pec­ción del Pen­tá­gono. A las sos­pe­chas obli­ga­das (¿qué pin­ta un equi­po del Pen­tá­gono per­fo­ran­do el sue­lo afgano?) se aña­de el temor que anun­cia la idea de que Afga­nis­tán se pue­da con­ver­tir en “la Ara­bia Sau­dí del litio”, como se infor­ma en The New York Times.

¡Pobres afga­nos, lo que se les vie­ne enci­ma! Algo no muy dis­tin­to, aun­que a esca­la mucho mayor, de lo que para los rife­ños supu­so la Gue­rra de Meli­lla de 1909 (y su con­ti­nua­ción en la Gue­rra de Marrue­cos, que durá has­ta 1927), en cuyo ori­gen se halla­ba la explo­ta­ción espa­ño­la de las minas de hie­rro de Beni Bu Ifrur, en las que tenían intere­ses unos des­ta­ca­dos pro­hom­bres de la aris­to­cra­cia finan­cie­ra. Cam­bie el lec­tor lugar, años, per­so­na­jes y gue­rras, pero con­ser­ve la idea de lo que supo­ne la explo­ta­ción mine­ra en un país ocu­pa­do mili­tar­men­te en régi­men de pro­tec­to­ra­do. Com­pro­ba­rá que los pro­ble­mas se repi­ten, aun­que se inven­ten nue­vos nom­bres para vie­jas estra­te­gias.

Fuen­te: http://​www​.repu​bli​ca​.es/​2​0​1​0​/​0​6​/​1​7​/​l​a​-​e​s​t​r​a​t​e​g​i​a​-​d​e​l​-​z​i​g​z​ag/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *