La estra­te­gia del zig­zag – Alber­to Piris

La his­to­ria del pen­sa­mien­to mili­tar está lle­na de sor­pren­den­tes con­te­ni­dos, expre­sa­dos por lo gene­ral en tér­mi­nos poco com­pren­si­bles para el pro­fano. Ya de las legio­nes roma­nas se dice que uti­li­za­ban el lla­ma­do “orden obli­cuo”, que al ata­car al enemi­go en dia­go­nal per­mi­tía des­equi­li­brar sus líneas y ser supe­rior a él en el lugar ele­gi­do. Un ata­que “de cos­ta­di­llo”, como hubie­ra dicho un cas­ti­zo. Y el sem­pi­terno Clau­se­witz, cuya cita no pue­de fal­tar siem­pre que se tra­te de estra­te­gia mili­tar, no dudó en lla­mar “prin­ci­pio de pola­ri­dad” al hecho, más que evi­den­te para todos, de que en una bata­lla cada una de las dos par­tes quie­re ven­cer, y la vic­to­ria de una será la derro­ta de la otra.

Haga­mos una hon­ro­sa excep­ción a lo ante­rior: Sun Tzu tam­bién escri­bió sobre la gue­rra, pero lo hizo en tér­mi­nos mucho más sen­ci­llos y sin recu­rrir a expre­sio­nes eso­té­ri­cas (supo­nien­do que las tra­duc­cio­nes que uti­li­za­mos sean fie­les al idio­ma en que se expre­só el estra­te­ga chino). Sus fór­mu­las eran sen­ci­llas, tales como: “El que sabe cuán­do hay que com­ba­tir y cuán­do no, será el ven­ce­dor”. Sor­pren­de que una máxi­ma tan ele­men­tal no for­ma­ra par­te del acer­vo inte­lec­tual de Bush, por limi­ta­do que fue­se, cuan­do deci­dió gol­pear dos veces segui­das sobre el temi­ble avis­pe­ro de Orien­te Medio, sin pen­sár­se­lo mucho y con el esti­ma­ble apo­yo moral del enton­ces pre­si­den­te del Gobierno español.

Los que, cade­tes de las aca­de­mias mili­ta­res o alum­nos de las escue­las de Esta­do Mayor, tuvi­mos que estu­diar los diver­sos aspec­tos del lla­ma­do arte de la gue­rra, comen­tá­ba­mos des­en­fa­da­da­men­te a veces que, al fin y al cabo, tan­to la estra­te­gia polí­ti­ca como la mili­tar se basan en anti­guas fór­mu­las que el paso del tiem­po ha con­fir­ma­do y algu­nas de las cua­les, pro­ba­ble­men­te, tie­nen su ori­gen en las ope­ra­cio­nes cine­gé­ti­cas de nues­tros ante­pa­sa­dos pre­his­tó­ri­cos. “Ama­gar y no dar”; “quien da pri­me­ro, da dos veces”; “ver sin ser vis­to”; “no te fíes ni de tu padre” (a la que hoy habría que aña­dir “no te creas ni lo que ves”, en esta épo­ca de imá­ge­nes digi­ta­les trucadas).

Vie­ne esto a cuen­to de la embro­lla­da inter­ven­ción mili­tar de EEUU en Afga­nis­tán y de las decla­ra­cio­nes de un fun­cio­na­rio de la Casa Blan­ca, al ser pre­gun­ta­do sobre la estra­te­gia que allí desa­rro­llan las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses. Con­vie­ne empe­zar recor­dan­do que la cono­ci­da ope­ra­ción “Liber­tad dura­de­ra”, con la que EEUU pre­ten­de erra­di­car las bases terro­ris­tas de ese país, se arras­tra des­de octu­bre de 2001 entre dudas, vaci­la­cio­nes y fra­ca­sos, sin alcan­zar su obje­ti­vo. Hace ya seis meses que Oba­ma deci­dió refor­zar sus tro­pas, a la vez que esta­ble­cía la fecha del comien­zo de la reti­ra­da en julio del 2011.

Des­de enton­ces la sen­sa­ción de impo­ten­cia y fra­ca­so rei­na entre los diri­gen­tes del Pen­tá­gono. La Casa Blan­ca anun­cia una reu­nión para el pró­xi­mo mes de diciem­bre, a fin de revi­sar fechas, pla­zos y com­pro­mi­sos. Con­fir­man esta sen­sa­ción de des­con­cier­to las decla­ra­cio­nes del coman­dan­te en jefe de EEUU en Afga­nis­tán, gene­ral McChrys­tal, que afir­mó que las ope­ra­cio­nes pre­pa­ra­das con­tra los tali­ba­nes en la zona de Kan­dahar “se eje­cu­ta­rán más des­pa­cio que lo que se había pre­vis­to ini­cial­men­te”, según se lee en Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne.

El ya cita­do fun­cio­na­rio de la Casa Blan­ca se ha refe­ri­do a la estra­te­gia de EEUU en Afga­nis­tán de este modo: “Algu­nos indi­cios nos hacen pen­sar que no se va a seguir una línea rec­ta de pro­gre­so. Se des­cri­bi­ría mejor como una línea en zig­zag. Algu­nos días, habrá dos pasos hacia ade­lan­te y uno hacia atrás, o un paso ade­lan­te y dos atrás”. Es curio­so escu­char, repe­ti­da en boca de un alto car­go esta­dou­ni­den­se, la vie­ja máxi­ma revo­lu­cio­na­ria que Lenín escri­bió a prin­ci­pios del pasa­do siglo, lo que mues­tra, una vez más, la uni­ver­sa­li­dad de algu­nas estra­te­gias, aun­que cam­bien sus nombres.

Aña­di­da que­da, por tan­to, la “estra­te­gia del zig­zag” a la lar­ga lis­ta de sus pre­de­ce­so­ras en la his­to­ria de las gue­rras. Como muchas de éstas, la nue­va estra­te­gia tam­bién tie­ne un nom­bre más sen­ci­llo, que todos entien­den: es la estra­te­gia de la duda, del no saber bien qué hacer y de inten­tar con­ten­tar a las innu­me­ra­bles par­tes impli­ca­das en el pro­lon­ga­do con­flic­to afgano.

Par­tes ya de por sí nume­ro­sas y con­tra­pues­tas (Sena­do, Con­gre­so, Pen­tá­gono, Gobierno afgano, gran­des cor­po­ra­cio­nes de EEUU, así como su sec­tor finan­cie­ro, sus indus­trias, etc.), a las que aho­ra se van a unir los diver­sos agen­tes que inten­ta­rán ges­tio­nar los anta­gó­ni­cos intere­ses que inevi­ta­ble­men­te sur­gi­rán, si es cier­ta la recien­te infor­ma­ción sobre el des­cu­bri­mien­to de valio­sos yaci­mien­tos mine­ra­les en Afga­nis­tán, efec­tua­do por un equi­po de pros­pec­ción del Pen­tá­gono. A las sos­pe­chas obli­ga­das (¿qué pin­ta un equi­po del Pen­tá­gono per­fo­ran­do el sue­lo afgano?) se aña­de el temor que anun­cia la idea de que Afga­nis­tán se pue­da con­ver­tir en “la Ara­bia Sau­dí del litio”, como se infor­ma en The New York Times.

¡Pobres afga­nos, lo que se les vie­ne enci­ma! Algo no muy dis­tin­to, aun­que a esca­la mucho mayor, de lo que para los rife­ños supu­so la Gue­rra de Meli­lla de 1909 (y su con­ti­nua­ción en la Gue­rra de Marrue­cos, que durá has­ta 1927), en cuyo ori­gen se halla­ba la explo­ta­ción espa­ño­la de las minas de hie­rro de Beni Bu Ifrur, en las que tenían intere­ses unos des­ta­ca­dos pro­hom­bres de la aris­to­cra­cia finan­cie­ra. Cam­bie el lec­tor lugar, años, per­so­na­jes y gue­rras, pero con­ser­ve la idea de lo que supo­ne la explo­ta­ción mine­ra en un país ocu­pa­do mili­tar­men­te en régi­men de pro­tec­to­ra­do. Com­pro­ba­rá que los pro­ble­mas se repi­ten, aun­que se inven­ten nue­vos nom­bres para vie­jas estrategias.

Fuen­te: http://​www​.repu​bli​ca​.es/​2​0​1​0​/​0​6​/​1​7​/​l​a​-​e​s​t​r​a​t​e​g​i​a​-​d​e​l​-​z​i​g​z​ag/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.