«A la izquier­da aber­tza­le se le pide que haga cosas cuan­do todos espe­ran que siga igual» – Dia­rio de Noti­cias

La secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, con el cartel de la huelga general convocada por la mayoría sindical vasca para el próximo día 29 de junio.

Donos­tia. ¿Qué pue­de escon­der­se detrás de la deci­sión de CC.OO. de con­vo­car una huel­ga el mis­mo día que la de ELA y LAB, y man­te­ner la del 29 de sep­tiem­bre?

La con­vo­ca­to­ria de sep­tiem­bre esta dise­ña­da y diri­gi­da des­de Madrid por lo que allí se deci­di­rá si defi­ni­ti­va­men­te se hace. En cuan­to a la deci­sión de con­vo­car huel­ga para el 29 de junio, supon­go que ha pasa­do algo tan sen­ci­llo como que gran par­te de la mili­tan­cia de CC.OO. se ha nega­do a poner­se en con­tra de una huel­ga que es nece­sa­ria, vis­ta la refor­ma que nos han impues­to, y por lo tan­to, se jus­ti­fi­ca por sí mis­ma entre los tra­ba­ja­do­res.

¿No pue­de haber un inten­to de reven­tar la con­vo­ca­to­ria de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca?
El inten­to de reven­tar la res­pues­ta ha sido el pro­pio pro­ce­so de nego­cia­ción de la refor­ma. Se ha ocul­ta­do lo que de ver­dad se esta­ba deba­tien­do y se ha alar­ga­do el pro­ce­so para difi­cul­tar o impo­si­bi­li­tar la res­pues­ta. A pesar de todo, hay con­vo­ca­to­ria por­que hay que res­pon­der a este nue­vo recor­te de dere­chos y tene­mos capa­ci­dad para hacer­lo. Esto sig­ni­fi­ca que en Eus­kal Herria no sólo exis­te una reali­dad sin­di­cal pro­pia sino que, a dife­ren­cia del Esta­do, es una reali­dad sin­di­cal con capa­ci­dad de reac­cio­nar ante los cons­tan­tes recor­tes en los dere­chos labo­ra­les y socia­les de la gran mayo­ría social. Es una reali­dad sin­di­cal que tam­bién sale a la calle con una alter­na­ti­va sen­ci­lla y con­cre­ta que se resu­me en movi­li­zar a la socie­dad para impul­sar los cam­bios que nece­si­ta­mos.

¿La ausen­cia de res­pues­ta a la últi­ma huel­ga en el sec­tor públi­co de Comi­sio­nes Obre­ras y UGT pone en evi­den­cia el fra­ca­so de una polí­ti­ca sin­di­cal cer­ca­na a los pode­res polí­ti­cos?
La cla­ve para que los tra­ba­ja­do­res secun­den un lla­ma­mien­to es la cre­di­bi­li­dad de los con­vo­can­tes. Es fácil decir a la gen­te que haga lo que tú no estás dis­pues­to a hacer, pero es muy difí­cil con­ven­cer­la. No se le pue­de decir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que debe salir a la calle, poner­se en fren­te del Gobierno y de la patro­nal para defen­der median­te la movi­li­za­ción nues­tros intere­ses, cuan­do tú no has esta­do dis­pues­to a levan­tar­te de la mesa y hacer lo pro­pio sabien­do en qué iba a ter­mi­nar esta refor­ma. Yo no sé qué valo­ra­ción hacen de la huel­ga que con­vo­ca­ron pero está cla­ro que la estra­te­gia de dar cober­tu­ra duran­te años a las polí­ti­cas que han gene­ra­do esta cri­sis des­mo­vi­li­za y res­ta cre­di­bi­li­dad.

¿Las medi­das de ajus­te han pues­to en cues­tión el diá­lo­go social?
El fra­ca­so del dia­lo­go social lo cons­ta­ta­mos en la fase de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, y el aná­li­sis es sen­ci­llo. Si estás vien­do que por mucha rique­za que se gene­ra esta­mos per­dien­do poder adqui­si­ti­vo, que cada vez es menor el peso de las ren­tas de tra­ba­jo y mayo­res los bene­fi­cios empre­sa­ria­les, que las polí­ti­cas públi­cas sólo bene­fi­cian a una de las par­tes, sólo pue­des lle­gar a la con­clu­sión de que los ins­tru­men­tos que tie­nen la fun­ción de que ocu­rra lo con­tra­rio, como era el diá­lo­go social, han deja­do de fun­cio­nar.

¿Qué les diría a los sin­di­ca­tos que fir­ma­ron el con­ve­nio mar­co de la Fun­ción Públi­ca con López?
Recha­za­mos en su día el acuer­do y hoy no pode­mos más que cons­ta­tar que ese mar­co no es un ins­tru­men­to váli­do para defen­der las con­di­cio­nes labo­ra­les en la fun­ción públi­ca y mejo­rar los ser­vi­cios públi­cos. Fui­mos muy crí­ti­cos con que se le rega­la­ra a Patxi López una foto tan impor­tan­te sabien­do que no hay por par­te de este gobierno nin­gu­na apues­ta por mejo­rar el sec­tor públi­co y lo ha vuel­to a demos­trar con sus nue­vos recor­tes. Aho­ra, lo impor­tan­te es abor­dar el deba­te de cuál es la línea sin­di­cal más efec­ti­va en el sec­tor públi­co y que ese mal acuer­do no sea un las­tre para con­cre­tar esa línea de for­ma con­jun­ta.

¿CC.OO. les acu­sa de hacer con­tra­pro­gra­ma­ción de las huel­gas?
La dife­ren­cia sin­di­cal se cons­ta­ta en nues­tro mode­lo y estra­te­gia que esta vez se ha con­cre­ta­do en la huel­ga gene­ral, pero sobre todo en nues­tra posi­ción ante ins­ti­tu­cio­nes y patro­nal y en nues­tra inter­ven­ción sin­di­cal dia­ria. De todas for­mas, lo que noso­tros deci­di­mos en su día era res­pon­der des­de y en Eus­kal Herria a una cri­sis que no hemos gene­ra­do y defen­der nues­tros dere­chos movi­li­zán­do­nos y pre­sen­tan­do una alter­na­ti­va. Ese es el com­pro­mi­so que asu­mi­mos con los tra­ba­ja­do­res y el camino que esta­mos hacien­do, con agen­da pro­pia, sin depen­der de un sin­di­ca­lis­mo que está hacien­do un camino que no com­par­ti­mos.

¿La cri­sis pue­de estar afec­tan­do a una des­mo­vi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res?
Hay cua­tro sec­to­res rea­li­zan­do huel­gas en defen­sa de con­ve­nios dig­nos, sali­mos a la calle en mar­zo, hemos sali­do hace dos sema­nas. El sec­tor públi­co res­pon­dió a los recor­tes, vamos a salir el 29 de junio. La reali­dad es que ha habi­do mucha más movi­li­za­ción sin­di­cal los últi­mos meses que en la fase ante­rior y eso sólo pue­de deber­se a que muchos tra­ba­ja­do­res ven la nece­si­dad de movi­li­zar­se en defen­sa de sus dere­chos. El pro­ble­ma no es que las movi­li­za­cio­nes no sir­ven, sino que tene­mos una cla­se polí­ti­ca que no quie­re escu­char, se nie­ga a aten­der a las deman­das de tra­ba­ja­do­res. Eso sólo se solu­cio­na sien­do cada vez más los que sali­mos a la calle y si es cada vez mayor nues­tra capa­ci­dad de movi­li­za­ción.

¿Los par­ti­dos polí­ti­cos vas­cos pue­den reba­jar la refor­ma labo­ral?
Lo que les pedi­mos es que recha­cen la refor­ma y exi­jan que se reti­re, que asu­man com­pro­mi­sos cla­ros ante los tra­ba­ja­do­res, que dicen repre­sen­tar, en ini­cia­ti­vas polí­ti­cas que nos per­mi­tan ver de una vez por todas que en las ins­ti­tu­cio­nes se toma algu­na deci­sión a favor de nues­tros intere­ses. Y pue­den y deben jugar un papel que es fun­da­men­tal ante Madrid, sea cual sea el pre­si­den­te de turno, y es defen­der el ámbi­to de deci­sión vas­co. Ésa es la res­pues­ta más efi­caz ante las pre­ten­sio­nes de Zapa­te­ro, la cues­tión es has­ta qué pun­to difie­ren las pre­ten­sio­nes de Zapa­te­ro de los intere­ses de los par­ti­dos vas­cos que van a par­ti­ci­par en la nego­cia­ción.

¿Detrás de la pan­car­ta del día 29 pue­de haber tam­bién otro tipo de rei­vin­di­ca­ción como la del Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les?
Detrás de la pan­car­ta del día 29 hay un decá­lo­go que se con­cre­ta en diez rei­vin­di­ca­cio­nes. Una alter­na­ti­va efi­caz para dar res­pues­ta a la situa­ción de la mayo­ría social tra­ba­ja­do­ra, que se basa en cam­biar las polí­ti­cas que han gene­ra­do esta cri­sis y que son medi­das que se pue­den adop­tar en las ins­ti­tu­cio­nes, si hubie­ra volun­tad polí­ti­ca. Y efec­ti­va­men­te, una de las medi­das es que se impul­se la con­fi­gu­ra­ción de un Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les que nos per­mi­ta deci­dir en nues­tro ámbi­to polí­ti­cas que son deter­mi­nan­tes para los tra­ba­ja­do­res. Tener esa capa­ci­dad no nos garan­ti­za que ten­ga­mos solu­ción a todos los pro­ble­mas, pero sí nos da la posi­bi­li­dad de gene­rar en Eus­kal Herria las res­pues­tas que la situa­ción eco­nó­mi­ca y social deman­da. No es lógi­co decir que es con­tra­rio a los intere­ses de Eus­kal Herria tener más ins­tru­men­tos de deci­sión e inter­ven­ción en nues­tra reali­dad.

¿Qué con­se­cuen­cias va a tener la refor­ma labo­ral?
La patro­nal está diri­gien­do todo el pro­ce­so de la refor­ma con sus deman­das. Hay dos cues­tio­nes que son deter­mi­nan­tes para los empre­sa­rios, faci­li­tar el des­pi­do bara­to y tener ins­tru­men­tos para neu­tra­li­zar o con­di­cio­nar la mejo­ra de las con­di­cio­nes labo­ra­les median­te la nego­cia­ción colec­ti­va. La refor­ma no va a gene­rar empleo por­que para eso, la cla­ve es inver­tir en ello y en la refor­ma solo se habla de cómo aba­ra­tar cos­tes labo­ra­les. Se tra­ta úni­ca y exclu­si­va­men­te de que las empre­sas sean más ren­ta­bles con menos tra­ba­ja­do­res y con menos cos­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *