Una con­vo­ca­to­ria con fuer­te olor a fra­ca­so – Gara

Los sin­di­ca­tos CCOO y UGT han hecho públi­ca su inten­ción de con­vo­car una huel­ga gene­ral en el Esta­do espa­ñol en una fecha que darán a cono­cer hoy. La refor­ma del mer­ca­do labo­ral dise­ña­da por Madrid, que recor­ta­rá de nue­vo los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y aba­ra­ta­rá el des­pi­do, se cons­ti­tu­ye en el moti­vo cen­tral por el que las cen­tra­les lla­man a un paro que ya ha sido cri­ti­ca­do tan­to por la patro­nal como por el Gobierno del PSOE, que coin­ci­den en cali­fi­car la con­vo­ca­to­ria de «irres­pon­sa­ble». De esta mane­ra, y al menos en apa­rien­cia, se rom­pe la deno­mi­na­da «paz social» que ha acom­pa­ña­do a Rodrí­guez Zapa­te­ro en su mandato.

Una «paz social» que ha logra­do sos­te­ner­se de for­ma incom­pren­si­ble a pesar de los cin­co millo­nes de para­dos que exis­ten en el Esta­do, del pro­gre­si­vo dete­rio­ro de las con­di­cio­nes labo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res en los últi­mos años e inclu­so de los drás­ti­cos recor­tes socia­les que el Eje­cu­ti­vo espa­ñol ha deci­di­do recien­te­men­te. Al pare­cer, la refor­ma labo­ral ha ter­mi­na­do por col­mar un vaso que pare­cía no tener fon­do y aho­ra los dos escle­ro­ti­za­dos sin­di­ca­tos se enfren­tan a esta con­vo­ca­to­ria con el las­tre del des­cré­di­to y la debi­li­dad que les con­fie­re la abu­lia de la que han hecho gala has­ta aho­ra. Una acti­tud que encuen­tra en el ejem­plo grie­go la ver­da­de­ra medi­da de su irresponsabilidad.

Hoy se cono­ce­rá la fecha de esa huel­ga y todo indi­ca que no será en junio, por lo que se desa­rro­lla­rá con pos­te­rio­ri­dad a la con­vo­ca­to­ria hecha por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca para el 29. Es de pre­ver que, tal y como ocu­rrie­se con la huel­ga en el sec­tor públi­co, será la con­vo­ca­to­ria lide­ra­da por LAB y ELA la que logre movi­li­zar a los tra­ba­ja­do­res, y no por­que se lle­ve a cabo antes, sino por­que han sido las cen­tra­les aber­tza­les las úni­cas que des­de el comien­zo de la depre­sión eco­nó­mi­ca han hecho fren­te con con­tun­den­cia a los ata­ques con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Las úni­cas que han lide­ra­do una diná­mi­ca de res­pues­ta tan­to a la patro­nal como a las admi­nis­tra­cio­nes en su deplo­ra­ble ges­tión de la cri­sis. Y las úni­cas que pro­po­nen una alter­na­ti­va sóli­da de futu­ro, empe­zan­do por el mar­co vas­co de rela­cio­nes laborales.

Fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.