Iber­dro­la- Mikel Ari­za­le­ta

La torre Iber­dro­la es un ras­ca­cie­los de 165 metros de altu­ra. Su arqui­tec­to se lla­ma César Pelli y es argen­tino. Comen­zó su cons­truc­ción en Bil­bao en mar­zo de 2007 y se espe­ra que esté ter­mi­na­da en los pri­me­ros meses de 2011. Se tra­ta de un edi­fi­cio des­ti­na­do por ente­ro a ofi­ci­nas y su for­ma es de trián­gu­lo isós­ce­les con lados cur­vos.

Iber­dro­la es una empre­sa “que gene­ra, dis­tri­bu­ye y comer­cia­li­za elec­tri­ci­dad y gas natu­ral. Ope­ra en 28 paí­ses y cuen­ta con 16 millo­nes de clien­tes. Posee tam­bién intere­ses en tele­co­mu­ni­ca­cio­nes”, se lee en Wiki­pe­dia en espa­ñol. Pero, ¡ojo!, prque la ver­sión en espa­ñol de Wiki­pe­dia, según el estu­dio publi­ca­do por el Cole­gio Libre de Emé­ri­tos, “es la menos fia­ble. La pági­na ale­ma­na de la enci­clo­pe­dia libre, que se pre­sen­ta en ocho idio­mas dife­ren­tes, sería la más seria”.

El 13 de junio de 2010 se nos fue la luz a las 11 de la noche con un gran estruen­do en Bil­bao. Nos cos­tó poner­nos en con­tac­to con Iber­dro­la, que nos con­tes­tó des­de Argen­ti­na con voz dul­ce. Tuvi­mos que dele­trear­le Bil­bao a la ope­ra­do­ra. Su res­pues­ta: que lla­má­ra­mos a un elec­tri­cis­ta por­que pudie­ra ser que la ave­ría fue­ra com­pe­ten­cia veci­nal. El elec­tri­cis­ta cer­ti­fi­có su ubi­ca­ción en el tren­za­do, debía inter­ve­nir Iber­dro­la. Lle­ga­ron dos téc­ni­cos de la empre­sa de la torre a las 12 del medio­día. Y repa­ra­ron, y hubo luz en la casa y en el fri­go­rí­fi­co, que empe­za­ba a oler. Pero no fir­ma­ron el papel, que se les pre­sen­tó en el que se reco­no­cía que la ave­ría era com­pe­ten­cia de Iber­dro­la. No esta­ban auto­ri­za­dos por la empre­sa y su sumi­sión era alta. Tras dos horas de espe­ra ‑por­que en esta empre­sa, tam­bién de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, los PCs son medie­va­les y len­tos- nos sella­ron el docu­men­to de recla­ma­ción, por­que, como nos dijo la agra­da­ble voz argen­ti­na anó­ni­ma des­de lejos, si es cul­pa de Iber­dro­la la minu­ta del elec­tri­cis­ta la abo­na­rían ellos. A nues­tra comu­ni­ca­ción el elec­tri­cis­ta dibu­jó una son­ri­sa iró­ni­ca no exen­ta de expe­rien­cia.

Y noso­tros, vis­to lo vis­to y la des­aten­ción al nume­ro­so públi­co en las ofi­ci­nas, tam­po­co nos fia­mos en dema­sía. Pero el 29 hay huel­ga en Eus­kal Herria o, lo que es lo mis­mo, para ganar y reci­bir lo mere­ci­do hay que pelear. Tam­bién con Iber­dro­la, aun­que ten­ga torre entre noso­tros y nos res­pon­dan con voz dul­ce des­de ultra­mar. O, más bien, su res­pues­ta y tra­to leja­nos y dis­pli­cen­tes le exi­ge torre for­ti­fi­ca­da entre sus clien­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *