Iber­dro­la- Mikel Arizaleta

La torre Iber­dro­la es un ras­ca­cie­los de 165 metros de altu­ra. Su arqui­tec­to se lla­ma César Pelli y es argen­tino. Comen­zó su cons­truc­ción en Bil­bao en mar­zo de 2007 y se espe­ra que esté ter­mi­na­da en los pri­me­ros meses de 2011. Se tra­ta de un edi­fi­cio des­ti­na­do por ente­ro a ofi­ci­nas y su for­ma es de trián­gu­lo isós­ce­les con lados curvos.

Iber­dro­la es una empre­sa “que gene­ra, dis­tri­bu­ye y comer­cia­li­za elec­tri­ci­dad y gas natu­ral. Ope­ra en 28 paí­ses y cuen­ta con 16 millo­nes de clien­tes. Posee tam­bién intere­ses en tele­co­mu­ni­ca­cio­nes”, se lee en Wiki­pe­dia en espa­ñol. Pero, ¡ojo!, prque la ver­sión en espa­ñol de Wiki­pe­dia, según el estu­dio publi­ca­do por el Cole­gio Libre de Emé­ri­tos, “es la menos fia­ble. La pági­na ale­ma­na de la enci­clo­pe­dia libre, que se pre­sen­ta en ocho idio­mas dife­ren­tes, sería la más seria”.

El 13 de junio de 2010 se nos fue la luz a las 11 de la noche con un gran estruen­do en Bil­bao. Nos cos­tó poner­nos en con­tac­to con Iber­dro­la, que nos con­tes­tó des­de Argen­ti­na con voz dul­ce. Tuvi­mos que dele­trear­le Bil­bao a la ope­ra­do­ra. Su res­pues­ta: que lla­má­ra­mos a un elec­tri­cis­ta por­que pudie­ra ser que la ave­ría fue­ra com­pe­ten­cia veci­nal. El elec­tri­cis­ta cer­ti­fi­có su ubi­ca­ción en el tren­za­do, debía inter­ve­nir Iber­dro­la. Lle­ga­ron dos téc­ni­cos de la empre­sa de la torre a las 12 del medio­día. Y repa­ra­ron, y hubo luz en la casa y en el fri­go­rí­fi­co, que empe­za­ba a oler. Pero no fir­ma­ron el papel, que se les pre­sen­tó en el que se reco­no­cía que la ave­ría era com­pe­ten­cia de Iber­dro­la. No esta­ban auto­ri­za­dos por la empre­sa y su sumi­sión era alta. Tras dos horas de espe­ra ‑por­que en esta empre­sa, tam­bién de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, los PCs son medie­va­les y len­tos- nos sella­ron el docu­men­to de recla­ma­ción, por­que, como nos dijo la agra­da­ble voz argen­ti­na anó­ni­ma des­de lejos, si es cul­pa de Iber­dro­la la minu­ta del elec­tri­cis­ta la abo­na­rían ellos. A nues­tra comu­ni­ca­ción el elec­tri­cis­ta dibu­jó una son­ri­sa iró­ni­ca no exen­ta de experiencia.

Y noso­tros, vis­to lo vis­to y la des­aten­ción al nume­ro­so públi­co en las ofi­ci­nas, tam­po­co nos fia­mos en dema­sía. Pero el 29 hay huel­ga en Eus­kal Herria o, lo que es lo mis­mo, para ganar y reci­bir lo mere­ci­do hay que pelear. Tam­bién con Iber­dro­la, aun­que ten­ga torre entre noso­tros y nos res­pon­dan con voz dul­ce des­de ultra­mar. O, más bien, su res­pues­ta y tra­to leja­nos y dis­pli­cen­tes le exi­ge torre for­ti­fi­ca­da entre sus clientes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.