Fal­so diag­nós­ti­co y pro­pues­tas injus­tas, la rece­ta de Patxi López para dar cober­tu­ra a las medi­das de Zapa­te­ro- LAB Sin­di­ka­tua

Los peo­res augu­rios se ven cum­pli­dos tras la com­pa­re­cen­cia de Patxi Lopez en el Par­la­men­to de Gas­teiz para ven­der las medi­das de Zapa­te­ro. Des­de LAB valo­ra­mos las pro­pues­tas del señor López como segui­dis­tas, injus­tas y con­tra­pro­du­cen­tes.
El diag­nós­ti­co que rea­li­za de la situa­ción de la CAPV es fal­so. La fal­ta de recau­da­ción no es con­se­cuen­cia de la cri­sis finan­cie­ra gene­ra­da en EEUU, es con­se­cuen­cia de una nefas­ta polí­ti­ca fis­cal que ha hecho que los ricos cada vez paguen menos y pue­dan defrau­dar con más como­di­dad. La ciu­da­da­nía no ha gas­ta­do por enci­ma de nues­tras posi­bi­li­da­des; el Esta­do ha entre­ga­do a los ban­cos miles de millo­nes de euros sin nin­gu­na con­tra­par­ti­da y han ori­gi­na­do una deu­da públi­ca del 65% del PIB.

Han mal­ven­di­do el sec­tor y los ser­vi­cios públi­cos para que unos pocos hagan nego­cio con los dere­chos de la mayo­ría. Han legis­la­do para aumen­tar la pre­ca­rie­dad, el des­em­pleo y dis­mi­nuir las pres­ta­cio­nes socia­les; han hun­di­do la deman­da inter­na por medio de polí­ti­cas de aus­te­ri­dad exi­gi­das por los ban­que­ros. La UE y el FMI están sim­ple­men­te dan­do dine­ro a los espe­cu­la­do­res para gene­rar mayo­res bene­fi­cios por la com­pra de la deu­da públi­ca.
Las medi­das plan­tea­das sólo sir­ven para que las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vas­cos y la ciu­da­da­nía en gene­ral pague­mos los pla­tos rotos de su polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria y fis­cal injus­ta. Zapa­te­ro pre­ten­de que noso­tras y noso­tros pague­mos a esco­te los efec­tos desas­tro­sos de su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca basa­da en la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, los pelo­ta­zos inmo­bi­lia­rios, la ven­ta a pre­cio de sal­do del sec­tor públi­co y la ges­tión par­ti­dis­ta de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas.
Se va a apli­car la reba­ja de los sala­rios reco­gi­da en el decre­to del Gobierno espa­ñol en los tér­mi­nos reco­gi­dos en él. La reduc­ción del 5% de la masa sala­rial va a supo­ner ade­más la pér­di­da de empleo públi­co, el incre­men­to de la acu­mu­la­ción de tareas y el dete­rio­ro de la pres­ta­ción de los ser­vi­cios: se dice que de for­ma inme­dia­ta se amor­ti­za­rán 1.500 pla­zas.
Con­ge­lar las pen­sio­nes e incre­men­tar el pago de los medi­ca­men­tos por par­te de los pen­sio­nis­tas; redu­cir las pres­ta­cio­nes socia­les y «ade­cuar» la Ley de Ser­vi­cios Socia­les en fun­ción de las dis­po­ni­bi­li­da­des pre­su­pues­ta­rias; impul­sar estra­te­gias de copa­go de los ser­vi­cios públi­cos; aca­bar con las rei­vin­di­ca­cio­nes sala­ria­les de homo­lo­ga­ción con las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de los ser­vi­cios públi­cos; crear una «comi­sión de pro­duc­ti­vi­dad» del sec­tor públi­co… Esta es la apues­ta por lo públi­co, pri­va­ti­zar aún más los ser­vi­cios. Esto es lo que Patxi López va a rea­li­zar de inme­dia­to, redu­cir los sala­rios y las pres­ta­cio­nes y ser­vi­cios públi­cos.
Res­pec­to a la actua­ción fun­da­men­tal, la injus­ta polí­ti­ca fis­cal, sólo dice que hay que «rea­li­zar una refle­xión sere­na»; habla del frau­de pero no toma ni una sola medi­da para per­se­guir­lo; habla de la espe­cu­la­ción finan­cie­ra pero se limi­ta a decir que no pue­de hacer nada al res­pec­to.
Todo lo demás, diá­lo­go, con­sen­so, crea­ción de empleo y mejo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad, mejo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad… Nada de nada. Pala­bre­ría sin nin­gu­na con­cre­ción más allá de decir que a esto se va a dedi­car lo que sobre del «aho­rro» y los «ingre­sos extra­or­di­na­rios».
Una pro­pues­ta de estas carac­te­rís­ti­cas que nada tie­ne que ver ni con la reali­dad de la eco­no­mía vas­ca, ni con las nece­si­da­des de su ciu­da­da­nía sólo pue­de ser impues­ta aquí des­de los intere­ses de un esta­do que se ha gana­do a pul­so su quie­bra y pre­ten­de que noso­tras y noso­tros pague­mos sus pla­tos rotos.
El Lehen­da­ka­ri ele­gi­do gra­cias a la exclu­sión de dece­nas de miles de votan­tes del pro­ce­so elec­to­ral, está cum­plien­do a raja­ta­bla el encar­go de Zapa­te­ro. No se podía espe­rar otra cosa.
Pero aquí y aho­ra, en Eus­kal Herria, se nece­si­ta otro tipo de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca; una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que pon­ga a las per­so­nas por delan­te del mer­ca­do, una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca cen­tra­da en mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de las per­so­nas y no en el nego­cio de los ban­cos. Una polí­ti­ca socio­la­bo­ral para garan­ti­zar nues­tros dere­chos bási­cos, la crea­ción de empleo de cali­dad y el desa­rro­llo de ser­vi­cios públi­cos para la ciu­da­da­nía. Unas ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas con ple­na capa­ci­dad para deci­dir las polí­ti­cas públi­cas.
Estas fue­ron jun­to al recha­zo a las medi­das las razo­nes de la con­vo­ca­to­ria de la huel­ga del Sec­tor Públi­co y estas siguen sien­do las razo­nes que nos obli­gan a seguir pro­fun­di­zan­do y apos­tan­do por la exten­sión y con­tun­den­cia de nues­tra res­pues­ta. No nos dejan otra alter­na­ti­va.
Eus­kal Herria, 27 de mayo de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *