46 Años de bata­llar por una Nue­va Colom­bia- ABP

agrandar

Lan­zan­do una de las más duras ofen­si­vas de este año las FARC-EP con­me­mo­ran 46 años de exis­ten­cia y lucha gue­rri­lle­ra. En comu­ni­ca­do envía­do a la redac­ción de ABP Noti­cias, las FARC evo­can las cau­sas que die­ron ori­gen a su sur­gi­mien­to, su com­pro­mi­so his­tó­ri­co con la paz con bien­es­tar para el pue­blo; pre­sen­tan el balan­ce de su cre­ci­mien­to como fuer­za insur­gen­te en con­tras­te con la vio­len­ta pre­ci­pi­ta­ción de un gobierno que bajo la pro­me­sa del exter­mi­nio gue­rri­lle­ro come­tió los más terri­bles crí­me­nes con­tra el pue­blo. Sobre el actual deba­te elec­to­ral las FARC-EP afir­man: «(…)está sig­na­do por la into­le­ran­cia y la pug­na­ci­dad que impu­so la auto­cra­cia Uri­bis­ta», A con­ti­nua­ción trans­cri­bi­mos el comu­ni­ca­do de las FARC-EP en su tota­li­dad.

Hace cua­ren­ta y seis años que la oli­gar­quía más reac­cio­na­ria, san­gui­na­ria, terro­ris­ta y sumi­sa a la estra­te­gia impe­ria­lis­ta de los Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, deci­dió empu­jar a la nación por el pavo­ro­so camino de la gue­rra, hacien­do oídos sor­dos a las miles de voces que cla­ma­ban por el impe­ra­ti­vo del dia­lo­go y las sali­das polí­ti­cas por enci­ma de las agre­sio­nes mili­ta­res con­tra los cam­pe­si­nos de Mar­que­ta­lia. Y el poder de la vio­len­cia y el terror, agi­ta­dos en la bilio­sa y pro­vo­ca­do­ra pala­bra del sena­dor Álva­ro Gómez Hur­ta­do quien nun­ca iría a la gue­rra, y que obnu­bi­la­do por el terror de las falan­ges fran­quis­ta en Espa­ña, ambien­tó, sobre la men­ti­ra, la nue­va jus­ti­fi­ca­ción del nue­vo ciclo de vio­len­cia como meto­do­lo­gía para arra­sar al opo­si­tor polí­ti­co.
La demen­cia del poder decre­tó pocas sema­nas para arra­sar la resis­ten­cia enca­be­za­da por el más gran­de y sos­te­ni­do coman­dan­te gue­rri­lle­ro de todos los tiem­pos, Manuel Maru­lan­da Vélez y su nacien­te Esta­do Mayor, con Jaco­bo Are­nas, Isaías Par­do, Her­nan­do Gon­za­les, Jose­lo Loza­da, Ciro Tru­ji­llo, Miguel Pas­cuas, Fer­nan­do Bus­tos y Jai­me Gua­ra­cas que jun­tos, con los demás bra­vos agra­ris­tas, que no sobre­pa­sa­ban las 46 volun­ta­des, enfren­ta­ron al terror bipar­ti­dis­ta repre­sen­ta­do en el exclu­yen­te pac­to del fren­te nacio­nal, que engen­dró esta gue­rra que ya alcan­za el medio siglo.
Des­de el ini­cio de la cam­pa­ña oli­gár­qui­ca y mili­ta­ris­ta, aus­pi­cia­da y pla­ni­fi­ca­da por el impe­ria­lis­mo para jus­ti­fi­car el terror con­tra el movi­mien­to agra­rio de Mar­que­ta­lia y Rio­chi­qui­to y has­ta el día que ini­cia­ron la agre­sión, nues­tra voz, jun­to a la de muchas orga­ni­za­cio­nes y per­so­na­li­da­des nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, vibró de cor­du­ra pro­po­nien­do sali­das incruen­tas y cons­truc­to­ras de demo­cra­cia, de desa­rro­llo humano, de for­ta­le­ci­mien­to de la pro­duc­ción ali­men­ta­ria, de equi­li­brio ambien­tal, de reco­no­ci­mien­to a la cos­mo­vi­sión de las comu­ni­da­des indí­ge­nas y a las negri­tu­des, de par­ti­ci­pa­ción equi­ta­ti­va en la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de la rique­za. Pero la cegue­ra del poder y la genu­fle­xa pos­tu­ra ante las miga­jas del amo impe­rial, de la oli­gar­quía crio­lla, des­ca­li­fi­có y silen­cio estas voces. Su cuen­to ha sido el enri­que­ci­mien­to, a cual­quier pre­cio, a base del terror y el des­po­jo.
Las FARC-EP, naci­mos empu­ja­dos por la into­le­ran­cia, la exclu­sión y la per­se­cu­ción vio­len­ta de las cas­tas que osten­tan el poder y esta­ble­cen los gobier­nos, “hemos sido víc­ti­mas de la furia lati­fun­dis­ta y cas­tren­se, por­que aquí, en esta par­te de Colom­bia, pre­do­mi­nan los intere­ses de los gran­des seño­res de la tie­rra y los intere­ses en cade­na de la reac­ción más oscu­ran­tis­ta del país. Por eso nos ha toca­do sufrir en la car­ne y en el espí­ri­tu, todas las bes­tia­li­da­des de un régi­men podri­do que bro­ta de la domi­na­ción de los mono­po­lios finan­cie­ros entron­ca­dos con el impe­ria­lis­mo.” mani­fes­ta­mos en el Pro­gra­ma Agra­rio. No inven­ta­mos esta gue­rra, ni fui­mos a ella como aven­tu­ra para homo­lo­gar epo­pe­yas reden­to­ras de la pobre­ría, asu­mi­mos con dig­ni­dad y serie­dad el des­tino polí­ti­co que le impu­so el abo­mi­na­ble poder oli­gár­qui­co a la nación, como lo seña­la­mos en esa épo­ca en el Pro­gra­ma Agra­rio «somos revo­lu­cio­na­rios que lucha­mos por un cam­bio de régi­men. Pero que­ría­mos y luchá­ba­mos por ese cam­bio usan­do la vía menos dolo­ro­sa para nues­tro pue­blo: la vía pací­fi­ca, la vía demo­crá­ti­ca de masas. Esa vía nos fue cerra­da vio­len­ta­men­te con el pre­tex­to fas­cis­ta ofi­cial de com­ba­tir supues­tas “Repú­bli­cas Inde­pen­dien­tes” y como somos revo­lu­cio­na­rios que de una u otra mane­ra juga­re­mos el papel his­tó­ri­co que nos corres­pon­de, nos tocó bus­car la otra vía: la vía revo­lu­cio­na­ria arma­da para la lucha por el poder».
Así fue que los poten­ta­dos del terror, nos trans­for­ma­ron en com­ba­tien­tes de la resis­ten­cia que la sabi­du­ría del pue­blo ha nutri­do en este cer­cano medio siglo de accio­nar por la dig­ni­dad, la paz y la sobe­ra­nía. Hemos cre­ci­do al calor del bata­llar polí­ti­co-mili­tar, afe­rra­dos al lega­do his­tó­ri­co que nos deja­ron las comu­ni­da­des indí­ge­nas en la resis­ten­cia con­tra el inva­sor espa­ñol, las luchas con­tra ese mis­mo poder por negros y cima­rro­nes, el levan­ta­mien­to gue­rri­lle­ro de los comu­ne­ros con José Anto­nio Galán, Loren­zo Alcan­tuz y Manue­la Bel­trán; de los for­ja­do­res de las movi­li­za­cio­nes por la pri­me­ra inde­pen­den­cia del colo­nia­je Espa­ñol hace dos­cien­tos años con Don Anto­nio Nari­ño; por el fue­go patrió­ti­co y sobe­rano que nos irra­dia el pen­sa­mien­to y el ejem­plo del liber­ta­dor Simón Bolí­var. Hemos espi­ga­do en la expe­rien­cia de los gue­rri­lle­ros de los mil días, en el nove­cien­tos, con­tra el “rege­ne­ra­dor” Rafael Núñez. Nos hemos refren­da­do en la lucha con­tra la bar­ba­rie, ondean­do la memo­ria de los ase­si­na­dos por el ejér­ci­to ofi­cial al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo en la masa­cre de las bana­ne­ras, el 6 de diciem­bre de 1928 en Cié­na­ga depar­ta­men­to del Mag­da­le­na, en el com­pro­me­ti­do recuer­do con todos los lucha­do­res vic­ti­mi­za­dos por el Esta­do y sus estruc­tu­ras para­le­las para el terror. Pero tam­bién hemos cre­ci­do con la crí­ti­ca, el reco­no­ci­mien­to, el abra­zo, el amor y la ter­nu­ra de una impor­tan­te mul­ti­tud de com­pa­trio­tas que nos alien­tan con su pro­pio sacri­fi­cio en la lucha por trans­for­mar el mode­lo eco­nó­mi­co y las cos­tum­bres polí­ti­cas implan­ta­das.
En estos 46 años de ardua lucha, hemos cre­ci­do en razo­nes y en el com­pro­mi­so de lucha con los cada vez más nume­ro­sos cam­pe­si­nos sin tie­rra por el des­pla­za­mien­to y que ya sobre­pa­san la infa­me cifra de los 4 millo­nes por el terror para­es­ta­tal; con los millo­nes de des­te­cha­dos y con los más de 20 millo­nes de pobres que se esfuer­zan por rom­per el impe­rio de la des­igual­dad; con los más de 20 millo­nes de des­em­plea­dos con­de­na­dos al rebus­que y con los millo­nes de jóve­nes que no tie­nen acce­so a la edu­ca­ción; con la memo­ria de todas las víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do en todos estos años de terror y que a dia­rio cla­man jus­ti­cia, así como los más de 2.500 ase­si­na­dos por la fuer­za públi­ca y pre­sen­ta­dos bajo el eufe­mis­mo de “fal­sos posi­ti­vos” en este gobierno de Uri­be Vélez; con las muje­res que tejen espe­ran­zas de igual­dad ante una vio­len­cia que les opri­me y nie­ga posi­bi­li­da­des de vida dig­na. Hemos cre­ci­do en el fra­gor del com­ba­te y en la expe­rien­cia orga­ni­za­ti­va ante cada arre­me­ti­da mili­ta­ris­ta y ante cada ciclo por des­ca­li­fi­car­nos y exter­mi­nar­nos. El Plan Colom­bia no ha dis­mi­nui­do nues­tra for­ta­le­za, ni nues­tra moral; fra­ca­só ante las inocul­ta­bles razo­nes del alza­mien­to y por el vio­len­to auto­ri­ta­ris­mo que sus­ten­ta la polí­ti­ca de segu­ri­dad del gobierno que ter­mi­na; se estre­lló por la men­ti­ra, el cri­men y la corrup­ción que cons­ti­tu­yen su ver­da­de­ra natu­ra­le­za.
La esca­la­da mili­tar impe­ria­lis­ta en nues­tra patria, tam­bién fra­ca­sa­rá ante la capa­ci­dad de lucha y resis­ten­cia de la insur­gen­cia y la movi­li­za­ción de nues­tro pue­blo. La defen­sa de la sobe­ra­nía patria es un impe­ra­ti­vo en este tiem­po de reve­ren­cia oli­gár­qui­ca ante los intere­ses del gobierno esta­dou­ni­den­se.
Nues­tra dis­po­si­ción a cons­truir cami­nos de paz es un com­pro­mi­so de siem­pre; por la sali­da polí­ti­ca nos la hemos juga­do con serie­dad, con pon­de­ra­ción, sin ilu­sio­nar a las mayo­rías nacio­na­les, sin poli­ti­que­rías, sin marru­lle­rías en todos los esce­na­rios. Así fue con el gobierno de Beli­sa­rio Betan­cur y Vir­gi­lio Bar­co en Casa Ver­de, o en Cara­cas y Tlax­ca­la con Cesar Gavi­ria, o en el últi­mo inten­to en el Caguan con Andrés Pas­tra­na. Pero la exclu­yen­te mino­ría de polí­ti­cos, empre­sa­rios, lati­fun­dis­tas y nar­co­tra­fi­can­tes que osten­tan el poder, han colo­ca­do zan­ca­di­llas para posi­cio­nar sus intere­ses, solo han bus­ca­do abrir espa­cio para recom­po­ner sus estruc­tu­ras de repre­sión esta­tal bajo órde­nes y finan­cia­ción del impe­rio, como la implan­ta­ción del fra­ca­sa­do Plan Colom­bia para impo­si­bi­li­tar cual­quier avan­ce de la paz demo­crá­ti­ca e impo­ner el len­gua­je del terror y el chan­ta­je para des­ca­li­fi­car los movi­mien­tos de resis­ten­cia y libe­ra­ción nacio­nal, así como des­es­ta­bi­li­zar la región ante los vien­tos de cam­bio y sobe­ra­nía que acom­pa­ñan al con­ti­nen­te.
El gobierno que ago­ni­za, pro­me­tió el ani­qui­la­mien­to de las FARC-EP, como una irre­fu­ta­ble estra­te­gia de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca de la opi­nión, para exce­der­se en todas las for­mas en el poder. Y con su extra­va­gan­te auto­ri­ta­ris­mo ocul­tar sus crí­me­nes, sus víncu­los con el nar­co­trá­fi­co y el para­mi­li­ta­ris­mo, así como la corrup­ción que bor­bo­tea por todos los rin­co­nes del pala­cio pre­si­den­cial. Jamás se borra­rá de la his­to­ria de Colom­bia este perío­do oscu­ro y letal del fatuo poten­ta­do que cul­mi­na su gobierno, con una pro­fun­da cri­sis estruc­tu­ral, y con más de 100 miem­bros de su ban­ca­da par­la­men­ta­ria com­pro­me­ti­dos con la para-polí­ti­ca; la Yidis-polí­ti­ca y la feria de nota­rias. Y los escán­da­los dolo­sos como Cari­ma­gua, Agro­in­gre­so Segu­ro, los decre­tos de la emer­gen­cia social, las zonas fran­cas para incre­men­tar el patri­mo­nio fami­liar, las per­se­cu­cio­nes “chu­za­das” del DAS a opo­si­to­res, sin­di­ca­lis­tas y acti­vis­tas de dere­chos huma­nos, la per­se­cu­ción a las cor­tes, las reunio­nes pala­cie­gas con nar­co­tra­fi­can­tes, la obce­ca­ción por impo­ner un fis­cal de bol­si­llo, la agre­sión al terri­to­rio de los paí­ses her­ma­nos vio­lan­do todas las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal, la ame­na­za a perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, los “fal­sos posi­ti­vos” y la entre­ga del terri­to­rio nacio­nal para la ope­ra­ción de fuer­zas mili­ta­res de ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­nas.
El deba­te elec­to­ral que cul­mi­na su pri­me­ra vuel­ta este 30 de mayo, está sig­na­do por la into­le­ran­cia y la pug­na­ci­dad que impu­so la auto­cra­cia Uri­bis­ta. Las pro­pues­tas, pro­gra­mas y com­pro­mi­sos con la nación han sido rem­pla­za­dos por el ata­que gro­tes­co y vul­gar, por la pro­pa­gan­da negra en esfuer­zo des­pia­da­do por pre­sen­tar a uno u otro de los can­di­da­tos, como la opción más reac­cio­na­ria y auto­ri­ta­ria que la que encar­nó el man­da­ta­rio salien­te. Todos se esfuer­zan por demos­trar sumi­sión ante el impe­rio, asu­mien­do posi­cio­nes cho­vi­nis­tas con­tra los veci­nos y con la rodi­lla en el sue­lo ante el impe­rio del nor­te, como afir­mó Gai­tán. Nin­guno ha plan­tea­do los temas vita­les que tie­nen a la nación en el pro­fun­do abis­mo de las des­igual­da­des y el terror. Todos al uní­sono pro­me­ten más gas­to mili­tar y más gue­rra. Es oscu­ro el hori­zon­te que deli­nean estos aspi­ran­tes y por estas razo­nes esta­mos con­vo­can­do a la abs­ten­ción, con­ven­ci­dos que solo la fuer­za de la movi­li­za­ción de todos los colom­bia­nos, podrá impo­ner un des­tino cier­to de paz y de jus­ti­cia que retor­ne a los pri­sio­ne­ros de gue­rra a sus hoga­res, libe­re a gue­rri­lle­ros y a los miles de pre­sos polí­ti­cos que se pudren en las cár­ce­les del Esta­do, recon­ci­lie y recons­tru­ya a Colom­bia. Solo la lucha orga­ni­za­da de las mayo­rías levan­ta­das, como hace dos­cien­tos años, para lan­zar el segun­do gri­to por nues­tra defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia, devol­ve­rá la tie­rra para pro­duc­ción cam­pe­si­na, resol­ve­rá la cri­sis ambien­tal que gene­ra cons­tan­tes desas­tres natu­ra­les en cada cam­bio de esta­ción y la ali­men­ta­ria que mata a la nación. Y solu­cio­na­ra defi­ni­ti­va­men­te el dra­ma de los des­pla­za­dos; garan­ti­za­ra el acce­so a la edu­ca­ción en todos los nive­les, a la salud inte­gral, a la vivien­da dig­na, al empleo bien remu­ne­ra­do y ase­gu­ra­ra el ejer­ci­cio pleno e inte­gral de los dere­chos huma­nos. Solo la uni­dad de todos los revo­lu­cio­na­rios y demó­cra­tas de la patria, movi­li­za­dos jun­to a las gran­des mayo­rías, nos per­mi­ti­rá sacar­la de la horri­ble noche en que la dejó aba­ti­da el Uri­bis­mo y redi­mir a la gene­ra­ción del bicen­te­na­rio.
En este 46 ani­ver­sa­rio, rati­fi­ca­mos nues­tro com­pro­mi­so con la patria gran­de y el socia­lis­mo, con la paz demo­crá­ti­ca como con­di­ción esen­cial para la recons­truc­ción y recon­ci­lia­ción de todos los colom­bia­nos. Con la memo­ria viva de todos los lucha­do­res por una nue­va Colom­bia, con la fuer­za moral del pen­sa­mien­to de Bolí­var, Manuel Maru­lan­da Vélez, Jaco­bo Are­nas, Raúl Reyes, Iván Ríos, y Efraín Guz­mán, las FARC-EP pone­mos todos nues­tros recur­sos huma­nos por el acuer­do huma­ni­ta­rio y la paz de Colom­bia.
Com­pa­trio­tas.
Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP Modi­fi­ca­do el ( ABP 05/​26/​10 )

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *