Legí­ti­mo y jus­to ejer­ci­cio de dere­cho (Decla­ra­cion de la RDP de Corea)

Para eli­mi­nar el peli­gro de una gue­rra nuclear y cons­truir un nue­vo mun­do pací­fi­co resul­ta impor­tan­te que los paí­ses posee­do­res de armas nuclea­res y en par­ti­cu­lar Esta­dos Uni­dos, el mayor arse­nal nuclear del mun­do, aca­ten con leal­tad sus debe­res de desar­me.

Es natu­ral que tal deman­da se plan­tee en la octa­va con­fe­ren­cia de revi­sión del Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear (NPT en siglas ingle­sas), que comen­zó en la ONU el pasa­do 3 de mayo.

En 1978 EE.UU., la ex Unión Sovié­ti­ca y Gran Bre­ta­ña, depo­si­ta­rios del NPT, publi­ca­ron una “decla­ra­ción” en que ase­gu­ra­ron, aun­que de for­ma con­di­cio­nal, no usar armas nuclea­res con­tra paí­ses no nuclea­res inte­gran­tes del Tra­ta­do.

Lás­ti­ma que tal prin­ci­pio no se man­ten­ga debi­da­men­te en la are­na inter­na­cio­nal.

Nor­te­amé­ri­ca, en total igno­ran­cia de sus debe­res ante el Tra­ta­do, adop­tó el ata­que nuclear pre­ven­ti­vo como polí­ti­ca esta­tal. Y mien­tras toma la delan­te­ra en la sus­ti­tu­ción de vie­jos arte­fac­tos nuclea­res, el mejo­ra­mien­to de su capa­ci­dad y su cons­tan­te per­fec­cio­na­mien­to, decla­ra abier­ta­men­te que el NPT no “prohí­be la moder­ni­za­ción de fuer­zas de com­ba­te nuclea­res”.

No es otro sino ese país el que nos obli­gó a desin­te­grar­nos del NPT.

Ha incre­men­ta­do la ame­na­za nuclear con­tra noso­tros, a pesar de nues­tro cons­tan­te esfuer­zo para con­ver­tir la Penín­su­la Corea­na en una zona des­nu­clea­ri­za­da.

Nues­tra Repú­bli­ca brin­dó su acti­vo apo­yo a la OIEA en sus seis ins­pec­cio­nes ad hoc entre mayo de 1992 y febre­ro de 1993, en fiel aca­to al artícu­lo corres­pon­dien­te del NPT. Pero aun antes de que ter­mi­na­ran las ins­pec­cio­nes, EE.UU., ale­gan­do la sos­pe­cha sobre nues­tro “desa­rro­llo nuclear”, inci­tó a indi­vi­duos des­ho­nes­tos de la Orga­ni­za­ción a fabri­car una “reso­lu­ción sobre la ins­pec­ción espe­cial” que tuvo como blan­cos no sólo nues­tras ins­ta­la­cio­nes nuclea­res sino ade­más los sen­si­ti­vos obje­tos mili­ta­res. Asi­mis­mo exte­rio­ri­zó más su chan­ta­je nuclear con el reini­cio de los tem­po­ral­men­te sus­pen­di­dos ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos Team Spi­rit.

Un típi­co ejem­plo de que el NPT está sien­do abu­sa­do como un medio que jus­ti­fi­ca las arbi­tra­rie­da­des yan­quis, lejos de con­tro­lar­las.

Par­tien­do de tal situa­ción, el 12 de mar­zo de 1993 la RPDC decla­ró su reti­ra­da del Tra­ta­do y lo noti­fi­có a los depo­si­ta­rios, a fin de pre­ser­var su sobe­ra­nía y segu­ri­dad nacio­na­les. Pos­te­rior­men­te, vien­do que EE.UU. acce­día al diá­lo­go bila­te­ral, tomó la medi­da de decla­rar una mora­to­ria para su reti­ra­da del NPT duran­te el perio­do de las con­ver­sa­cio­nes.

Tan pron­to como lle­gó al poder, la Admi­nis­tra­ción Bush sus­pen­dió uni­la­te­ral­men­te el “Acuer­do Bási­co RPDC-EE.UU.” docu­men­to que vio su luz duran­te la Admi­nis­tra­ción Clin­ton con el fin de resol­ver el pro­ble­ma nuclear de la Penín­su­la Corea­na, nos nom­bró como “eje del mal” y publi­có el “infor­me de la pos­tu­ra nuclear” en el cual desig­nó a la RPDC como un “obje­ti­vo de ata­que nuclear pre­ven­ti­vo”.

En un acto de legí­ti­ma defen­sa, el 10 de enero de 2003, la RPDC tuvo que poner fin a la mora­to­ria que man­tu­vo duran­te diez años, se sepa­ró defi­ni­ti­va­men­te del Tra­ta­do y comen­zó a poseer armas nuclea­res, como legí­ti­mo y jus­to ejer­ci­cio de dere­cho ante la vio­la­ción de su sobe­ra­nía por Esta­dos Uni­dos y sus segui­do­res.

La RPDC está téc­ni­ca­men­te en gue­rra con Nor­te­amé­ri­ca. Por con­si­guien­te no le que­da otro reme­dio que res­pon­der con los mis­mos medios a la ame­na­za nuclear de su con­trin­can­te que ha anu­la­do uni­la­te­ral­men­te su “garan­tía de no usar armas nuclea­res”.

En su recien­te “infor­me de la pos­tu­ra nuclear”, la Admi­nis­tra­ción Oba­ma exclu­yó a la RPDC, Irán y unos otros paí­ses de la “lis­ta de paí­ses con­tra los cua­les no se usa­rán arte­fac­tos nuclea­res”. Esto com­prue­ba que su polí­ti­ca no difie­re en abso­lu­to de la de su ante­ce­sor.

El con­ti­nuo chan­ta­je nuclear jus­ti­fi­ca nues­tro deber de no debi­li­tar la fuer­za de disua­sión nuclear, un medio de defen­sa pro­pia.

EE.UU. es el que más habla de la “no pro­li­fe­ra­ción nuclear” y al mis­mo tiem­po quien más pro­mue­ve la “pro­li­fe­ra­ción nuclear”.

Mien­tras no des­apa­rez­ca su chan­ta­je nuclear, el mun­do pro­se­gui­rá la carre­ra arma­men­tis­ta nuclear, lo quie­ra o no.

A esta altu­ra en que muchos paí­ses del orbe con­si­de­ran el uso pací­fi­co de la ener­gía nuclear como indis­pen­sa­ble opción estra­té­gi­ca para su desa­rro­llo sos­te­ni­do, la octa­va con­fe­ren­cia de revi­sión del NPT debe­ría ser una opor­tu­ni­dad para pro­du­cir posi­ti­vos resul­ta­dos en mate­rias del desar­me, la obser­va­ción de la pro­me­sa de la no pro­li­fe­ra­ción nuclear, la cons­truc­ción de zonas no nuclea­res y el uso pací­fi­co de ener­gía nuclear, sobre los prin­ci­pios de igual­dad e impar­cia­li­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *